Medicina Natural

26 febrero 2012

Desestiman efectos tonificantes del café matutino

Filed under: noticias — mednat @ 23:31

La estimulación del café matutino podría ser generada por la mente, afirman especialistas en un reciente estudio, cuyo principal objetivo era demostrar si la cafeína tiene un efecto en la atención y estado de ánimo.

Publicado en la revista Appetite, que aborda investigaciones sobre nutrición, el estudio incluyó voluntarios adultos entre 18 y 47 años.

Como parte de la metodología investigativa, los científicos dividieron a los participantes en dos grupos, uno consumiría café con cafeína y otro desprovisto del estimulante.

Tanto el café con su principio activo, así como las expectativas de haber consumido cafeína mostraron una mejora en la atención y en la velocidad psicomotora, explicó en su artículo Lynne Dawkins, autora principal.

Los miembros de su equipo de la Escuela de Psicología de la Universidad del Este de Londres comprobaron además que los participantes sufrieron depresión, pero aquéllos que ingirieron cafeína o creyeron que la consumieron, dijeron que presentaban menos síntomas de esa patología nerviosa.

A juicio de los especialistas, el estudio demuestra que quizás esperamos mucho del café matutino sin embargo, cualquier bebida, incluso las descafeinadas, pueden ayudarnos a empezar el día.
Septiembre 3/2011 Washington, (PL)

26 mayo 2011

El sueño, la depresión y el estrés influyen en la pérdida de peso

Filed under: noticias — mednat @ 17:23

Un nuevo estudio, publicado recientemente en la versión en línea de International Journal of Obesity indica que el sueño, la depresión y el estrés son componentes fundamentales de un programa de intervención para bajar de peso.

Se considera que la actual epidemia de obesidad en Estados Unidos obedece a diversos elementos contribuyentes, entre ellos, factores genéticos, ambientales y relacionados con el estilo de vida, tales como las alteraciones en los patrones de sueño. Múltiples estudios han demostrado una relación inversa entre la duración del sueño y el aumento de peso.

Para comprender mejor los efectos del sueño, la duración del sueño, la depresión y el estrés sobre el éxito para bajar de peso, los investigadores, dirigidos por el Dr. Charles Elder del Kaiser Permanente Center for Health Research, Portland, Oregon (Estados Unidos), llevaron a cabo un estudio clínico aleatorio de fase 2.

La fase 1 comprendió una intervención conductual no aleatoria para bajar de peso durante seis meses en la que participaron 472 adultos con obesidad (índice de masa corporal, 30 a 50 kg/m2). La fase 2 incorporó el mantenimiento de la pérdida de peso. El estudio actual se enfoca en los resultados de la fase 1.

La intervención de la fase 1 comprendió 22 sesiones de grupo, dirigidas por un psicoterapeuta conductual, que se llevaron a cabo durante el curso de 26 semanas. A los participantes se les recomendó que redujeran el consumo de alimentos en 500 calorías al día, que adoptaran el tipo de alimentación DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension -Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión- y que realizaran un mínimo de 180 minutos de ejercicio por semana.

La media de la pérdida de peso durante la fase 1 fue 6,3 ± 7,1 kg y 285 participantes (60%) que tuvieron una pérdida mínima de 4,5 kg fueron seleccionados de manera aleatoria para la fase 2. Los participantes asistieron a un promedio de sesiones de 73,1% ± 26,7%. Llenaron 5,1 ± 1,9 registros de alimentos diarios por semana y comunicaron 195,1 ± 123,1 minutos de ejercicio por semana.

Se demostró que el estrés y la duración del sueño eran factores importantes para participar en la fase 2. Un cambio de un punto en la Escala de Estrés Percibido se acompañó de oportunidades relativas de 0,966 (más eficacia asociada a menos pérdida de peso, intervalo de confianza del 95%: 0,937 a 0,995; p =0,024). Los participantes con una tendencia cuadrática en la duración del sueño tuvieron oportunidades relativas de 0,797 (intervalo de confianza del 95%: 0,649 a 0,978; p = 0,030). Los participantes que dormían seis a siete horas o siete a horas tuvieron más posibilidades de reunir los requisitos para la fase 2 que los pacientes con otras duraciones de sueño.

Al ingresar en el programa, un menor estrés se relacionó con más pérdida de peso subsiguiente (declive: 0,132; EE: 0,054; t = 2,42; p = 0,021).

Las modificaciones de los factores pronósticos iniciales durante el programa tuvieron repercusiones importantes en el éxito. La reducción del estrés entre el ingreso al estudio y una consulta de seguimiento de pérdida de peso posterior según se midió mediante la Escala de Estrés Percibido conllevó una mejor reducción de peso (r = 0,159; p = 0,048). Se observó una tendencia similar en la depresión según se midió mediante el Cuestionario de Salud Personal -Subescala de Presión (r = 0,223; p = 0,035).

Los investigadores no demostraron ninguna correlación entre el tiempo de detección y el éxito para bajar de peso. La asistencia a las sesiones se correlacionó positivamente con la eficacia en la reducción de peso (r = -0,621), lo mismo que el ejercicio (r = -0,361) y en los registros de alimentos (r = -0,501; todas las p < 0,001).

Los autores del estudio terminaron diciendo que “estos resultados indican que los médicos y los investigadores podrían evaluar poner en práctica medidas dirigidas al sueño, la depresión y el estrés como parte de intervención conductual para bajar de peso”.

Este estudio fue patrocinado por el National Center for Complementary and Alternative Medicine, National Institutes of Health.
abril 25/2011 (Medscape) (Registrarse en el sitio)

C R Elder1, C M Gullion1, K L Funk1, L L DeBar1, N M Lindberg1 and V J Stevens. Impact of sleep, screen time, depression and stress on weight change in the intensive weight loss phase of the LIFE study. Journal of Obesity. Publicado en versión preliminar marzo 2011.

6 abril 2011

Vinculan insomnio con el desarrollo de depresión y ansiedad

Filed under: noticias — mednat @ 15:30

Depresión, ansiedad, deficiencias del sistema inmunológico y enfermedades cardiovasculares constituyen algunos de los principales problemas de salud presentes al sufrir de insomnio, demuestra una reciente investigación. Esa incapacidad de conseguir el sueño conduce además a dificultades en las relaciones humanas, bajos niveles de energía e incapacidad para lograr la concentración entre otros trastornos, destacan los autores en un artículo publicado en la revista Sleep Matters.
La privación de sueño es mucho más que una pequeña irritación. Quienes lo experimentan pueden encontrarse en una espiral descendente de falta de sueño y mala salud, de la cual algunas personas nunca logran recuperarse, señaló Dan Robotham, uno de los autores.
El estudio, que involucró a unas 7000 personas, comprobó que los individuos privados de sueño tienen cuatro veces más probabilidades de tener problemas de pareja, tres veces más riesgo de depresión y probabilidades de experimentar falta de concentración. Otras situaciones asociadas son la incapacidad para finalizar tareas, tanto en el trabajo como en la vida diaria, subrayan los especialistas.
Estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que más del 90% de la población experimenta algún grado de privación de sueño en algún momento de su vida. En Gran Bretaña, por ejemplo, la Fundación de Salud Mental, que encabeza el estudio, comprobó que el 30% de la población de ese país sufre de esta afección o algún trastorno relacionado al sueño.
Aunque el insomnio es la dificultad para iniciar el sueño, esta situación se manifiesta de diversas maneras, una de ellas son los problemas para conciliar el sueño al acostarse, o sea, el insomnio inicial. En la clasificación se incluye además los despertares frecuentes durante la noche, el insomnio intermedio y los despertares muy temprano por la mañana, antes de lo planeado, el llamado insomnio terminal. Entre sus consecuencias se encuentran la recuperación que el cuerpo necesita durante el descanso nocturno, que ocasiona somnolencia diurna, baja concentración e incapacidad para sentirse activo durante el día.
Londres, enero 28/2011 (PL)

3 enero 2011

La depresión podría modificar la supervivencia de pacientes con cáncer mamario

Filed under: noticias — mednat @ 23:20
Diciembre 2010
 
El diagnóstico de cáncer de mama alterará el ánimo de la mujer, pero las que pueden superar la depresión inicial tendrían una mayor supervivencia. Un equipo investigador, de la University of Calgary, Canadá, halló que las pacientes con mejor ánimo durante el año posterior al diagnóstico de cáncer de mama avanzado sobrevivieron más que aquellas con síntomas depresivos cada vez más graves durante más de dos años.
Sin embargo, los investigadores señalan que la conexión mente-cuerpo aún no está confirmada y se está muy lejos de poder afirmar que la depresión es la causa de una menor supervivencia.
La depresión afecta al organismo de muchas maneras asociadas con el avance tumoral, desde reducir la función inmunológica hasta aumentar la inflamación, detalló la autora principaldel estudio, Janine Giese-Davis. “Cuando esos cambios fisiológicos se vuelven crónicos, creemos que agotarían los recursos del organismo, lo que dificultaría la recuperación de las pacientes”, manifestó.
El equipo de Giese-Davis identificó a más de 100 mujeres del área de la Bahía de San Francisco a las que recientemente se les había diagnosticado cáncer de mama, que comenzó a diseminarse a otras partes del cuerpo. Aleatoriamente, casi la mitad de las mujeres recibió terapia de apoyo grupal una vez por semana. A todas se les entregó material educativo y las pacientes informaron sobre síntomas de depresión a los cuatro, ocho y 12 meses. La mitad de las participantes con reducción de esos síntomas en el primer año vivió por lo menos otros 4,5 años, a diferencia de los dos años que sobrevivió la mitad con síntomas cada vez más graves.
La mejoría de la depresión aumentó un 68% la supervivencia más allá de 14 años, según publicaron los autores en Journal of Clinical Oncology. Aun así, el equipo no halló una relación entre la gravedad de la depresión al inicio del estudio y la supervivencia con el paso del tiempo; la terapia grupal o el uso de antidepresivos no modificaron la supervivencia. “Lo único importante fue la reducción en el tiempo de los síntomas depresivos”, precisó Giese-Davis.
Fuente: JANO.es ·
Journal of Clinical Oncology 2010;doi:10.1200/JCO.2010.28.4455

1 octubre 2010

La meditación calma a los pacientes de esclerosis múltiple

Filed under: noticias — mednat @ 10:44

Septiembre, 2010

 
Un nuevo estudio suizo reporta que una forma de meditación que se conoce como práctica reflexiva y atenta (mindfulness) podría ayudar a los pacientes de esclerosis múltiple (EM), que con frecuencia sufren de depresión y ansiedad.

El estudio es pequeño y únicamente comparó a pacientes de EM que meditaban con pacientes de EM que no lo hacían. Aún así, la meditación es segura y más barata que los fármacos que toman los pacientes de la enfermedad, señaló el Dr. Moses Rodriguez, un neurólogo que conoce los hallazgos del estudio.

“Los pacientes deberían probarlo y ver si les ayuda”, añadió Rodriguez, profesor de neurología e inmunología de la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota.

Investigaciones anteriores han sugerido que la mitad de los pacientes de EM sufren de depresión durante sus vidas, y que la ansiedad afecta a uno de cada cuatro. Alrededor de dos tercios afirman sentirse fatigados y hasta el 50 por ciento afirma que la fatiga es su síntoma más debilitante.

Investigadores del Hospital Universitario de Basilea asignaron al azar a 150 pacientes para participar en un programa de meditación de ocho semanas basado en la práctica reflexiva y atenta, o a recibir la atención médica normal. El estudio definió la meditación, que incluía yoga, como “una conciencia sin juicio de la experiencia del momento”.

Los participantes en el programa de meditación reportaron niveles más bajos de fatiga y depresión durante hasta seis meses, en comparación con los que recibieron la atención estándar, y tenían una mejor calidad de vida, según los hallazgos del estudio, que aparece en la edición del 28 de septiembre de la revista Neurology.

De hecho, los que participaron en el programa de meditación mejoraron en casi todas las medidas de fatiga, depresión, ansiedad y calidad de vida, mientras que los que recibieron la atención médica usual declinaron ligeramente en la mayoría de medidas.

En un comentario acompañante en la revista, dos médicos de la Clínica Cleveland de Ohio anotaron que los hallazgos el estudio, que calificaron como “de diseño sólido”, eran limitados porque los investigadores no compararon la meditación con otra forma de tratamiento adicional. Eso hace que sea difícil comprender si la meditación confiere algún beneficio exclusivo, escribieron.

Pero la Dra. Jinny Tavee, neuróloga y una de las autoras del comentario, dijo que ha observado efectos positivos de la práctica reflexiva y atenta en su propio consultorio. Señaló que el problema con los fármacos es que a los pacientes se les dice que “tomen unos medicamentos que les causan tristeza, cansancio y depresión, pero que no los curarán. Se quedan sin tratamientos efectivos”.

Hasta la práctica reflexiva y atenta. “Se aprende a ser objetivo sobre lo que se siente, ya sea dolor, ansiedad o depresión, y a verlo como una entidad separada que no es parte de uno mismo. Ayuda a desapegarse”, afirmó Tavee. “Se llega al núcleo del síntoma en lugar de encubrirlo con medicamentos”.

Tavee comentó que a veces los pacientes expresan escepticismo al escuchar sobre este método. “Pero es algo gratis”, enfatizó. “Uno puede aprender a hacerlo solo. No tiene efectos secundarios, y si no le funciona, no se ha perdido nada. Es una de esas cosas que puede ayudar y que no hace daño”.

 

FUENTES: Neurology
                HealthDay

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art