Medicina Natural

6 mayo 2011

La dieta en los primeros tres años de vida podría afectar el coeficiente intelectual

Filed under: noticias — mednat @ 16:53

Una dieta alta en grasas y azúcares durante los primeros años de vida podría afectar al desarrollo del coeficiente intelectual (CI) de los niños.
Así lo ha demostrado un estudio publicado en la Journal of Epidemiology and Community Health, y llevado a cabo por especialistas de la Universidad de Bristol, Reino Unido.
Los autores de la investigación basan sus conclusiones en el estudio ALSPAC (Avon Longitudinal Study of Parents and Children), que se realizó con 14 000 niños nacidos entre 1991 y 1992 y pretendía hacer un seguimiento a largo plazo de la salud y el bienestar de los participantes.
Con este objetivo, los padres completaron cuestionarios detallados sobre el tipo de comida y bebida que sus hijos consumían a los tres, cuatro, siete y ocho años y medio.
Periódicamente, se sometió a los niños a la prueba de inteligencia Wechsler, que reveló que aquellos que consumían una dieta poco sana presentaban un CI menor que los que se alimentaban bien.
Los patrones de alimentación entre los cuatro y los siete años no tuvieron impacto en el nivel de inteligencia de los niños pero sí su tipo de dieta entre los cero y los tres años.
En comparación, los niños que consumían dietas ricas en vitaminas y nutrientes mostraron tendencia a tener un CI más elevado, según los resultados que se publicaron en la versión digital de la Journal of Epidemiology and Community Health.
La investigadora principal Kate Northstone, de la Universidad de Bristol, dijo que una dieta nutritiva podría marcar una significativa diferencia en los registros del CI a lo largo del tiempo. Mientras apuntó que se requerían más estudios para confirmar estos hallazgos, dijo que los padres deben estar conscientes que una alimentación saludable tiene un impacto no solo sobre el peso corporal de los niños.
Los especialistas aclaran que estos estudios sugieren que “los efectos cognitivos relacionados con los hábitos alimentarios en los primeros años de vida podrían persistir aunque se cambiara la dieta”.
Sin embargo, los expertos también aclaran que estos resultados son “modestos” y recomiendan efectuar nuevas investigaciones para conocer mejor el efecto sobre la inteligencia que puede tener el tipo de dieta a una temprana edad.
Londres, febrero 7/2011 (EFE)

Nota: El artículo completo puede consultarse en la sección “Online First” de la edición de la revista del 7 de febrero del 2011, a través de Hinari.

22 marzo 2011

Recomienda la OMS controlar la publicidad de alimentos dirigida a los niños

Filed under: noticias — mednat @ 13:20

Más de 42 millones de menores de cinco años son obesos o sufren de sobrepeso y la tendencia mundial va en aumento, debido, en gran parte, al bombardeo de publicidad de productos malsanos dirigida a niños, algo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a tomar cartas en el asunto. “La dieta malsana es un factor de riesgo clave en las enfermedades no transmisibles que puede modificarse, pero actualmente, a nivel mundial, la mayoría de los mercados ofrecen una amplia variedad de alimentos y bebidas ricos en grasas, azúcar o sal”, advierte la OMS en un conjunto de recomendaciones destinado a orientar a los estados miembros en sus políticas sobre los mensajes publicitarios de alimentos dirigidos a los niños.
“La obesidad infantil se está incrementando, y lo peor es que 35 millones de los 42 millones de niños obesos viven en países en desarrollo”, señaló el doctor Tim Amstrong, coordinador de la OMS en materia de prevención.
Amstrong destacó que en el creciente contexto de globalización, los niños de todo el mundo están sometidos a publicidad y otras formas de mercadotecnia de alimentos y bebidas ricos en grasas, azúcar o sal, incluso con técnicas que consiguen llegar a los menores en escuelas y guarderías. El experto recordó que un niño obeso será un adulto enfermo con males no transmisibles como los cardiovasculares, el cáncer, diabetes o enfermedades respiratorias crónicas, que causan el 60% de las muertes a nivel mundial.
Las recomendaciones publicadas hoy fueron elaboradas con las aportaciones de los estados miembros y de otras partes interesadas -entre ellas importantes industrias alimentarias- durante la última Asamblea Mundial de la Salud celebrada en mayo del 2010.
Entre las empresas que participaron en los debates, Amstrong citó a grandes transnacionales como Coca Cola, Kellogs, McDonalds, Nestlé, Pepsico o Kraft, aunque no especificó sus posiciones.
Los países constataron que la publicidad de productos con grasas saturadas, ácidos grasos tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a niños es común en todo el mundo. Y diferentes estudios han demostrado que la publicidad televisiva influye en las preferencias alimentarias, las solicitudes de compra y las pautas de consumo de los niños.
Ningún país es ajeno a esta tendencia, y así, como destacó hoy el director general de Salud de Noruega, Bjorn-Inge Larsen, la obesidad infantil en su país se ha doblado en los últimos diez años. “Está comprobado que el marketing aumenta el consumo de tabaco y de alcohol, por lo que tenemos razones para pensar que lo mismo ocurre con este tipo de alimentos malsanos, por ello la política de Noruega quiere ir en la dirección de reducir esa publicidad”, señaló.
La globalización y el impacto de las nuevas técnicas y métodos publicitarios -como valerse de famosos, mascotas o actividades filantrópicas- no deja a salvo ni a países pequeños y perdidos en mitad del Pacífico, como Samoa.
“La población autóctona de Samoa era alta y fuerte, y ahora es gorda y obesa. Tenemos un creciente problema de obesidad infantil y las enfermedades no transmisibles son la principal causa de mortalidad”, constató la secretaria de Salud de Samoa, Toelupe Palantina.
“Aunque en el 2008 pudimos aprobar leyes para el control del tabaco, en el caso de estos alimentos y bebidas malsanas sufrimos una fuerte presión de las multinacionales, así como de la industria local”, agregó.
Las recomendaciones de la OMS son de carácter general, con el objetivo de que las políticas nacionales reduzcan el impacto de la promoción de estos alimentos. Ello puede hacerse a través de la reducción a la exposición de los niños, bien sea de forma integral restringiendo toda promoción de productos ricos en grasas, azúcares o sal, o legislando, por ejemplo, sobre canales u horarios televisivos en este sentido.
También recomienda la OMS que los entornos donde se reúnan niños, como colegios, lugares de juego, u otros, estén libres de toda forma de promoción de estos productos nocivos.
Ginebra, enero 21/2011 (EFE)

21 septiembre 2010

Dieta inadecuada y poca activad física podrían conducir al asma inducido por el metabolismo

Filed under: noticias — mednat @ 2:05

Septiembre, 2010

Una mala alimentación y la falta de ejercicio pueden causar un desequilibrio en el metabolismo que podría incrementar el riesgo de un niño de desarrollar asma, sugiere un nuevo estudio.

Esto es así incluso entre los niños que tienen un peso saludable, un hallazgo que pone en duda la creencia generalizada de que la obesidad es en sí misma un factor de riesgo para el asma, según los autores del estudio.

Los investigadores analizaron los datos de casi 18,000 niños, de 4 a 12 años, que participaron en el Proyecto de detección del riesgo para la arteria coronaria en las comunidades de los Apalaches (CARDIAC, por su sigla en inglés).

El equipo de investigación se centró en un grupo de marcadores de problemas metabólicos tempranos, incluyendo los niveles de triglicéridos (un tipo de grasa en la sangre) y la presencia de acantosis nigricans, protuberancias de color bronceado o marrón en la piel que a menudo son biomarcadores de la resistencia a la insulina y niveles excesivos de insulina en la sangre.

Tras controlar una serie de factores, los investigadores concluyeron que la prevalencia del asma entre los niños se relacionaba fuertemente con los niveles de triglicéridos y la presencia del trastorno de la piel acantosis nigricans, independientemente del índice de masa corporal.

Los hallazgos del estudio aparecen en una edición avanzada en línea de la próxima edición impresa de la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

“Nuestra investigación demostró que las anomalías tempranas en los lípidos y/o el metabolismo de la glucosa pueden estar relacionadas con el desarrollo del asma en la infancia”, señaló en un comunicado de la American Thoracic Society el autor principal, el Dr. Giovanni Piedimonte, profesor y director del departamento de pediatría en la Facultad de medicina de la Universidad de West Virginia (WVU), médico jefe en el Hospital Infantil de la WVU y director del Instituto de Investigación Pediátrica de la WVU.

“Nuestros hallazgos también implican una influencia fuerte y directa de las vías metabólicas en los mecanismos inmunitarios, tanto innato como adaptativo, que participan en el [desarrollo paso a paso la enfermedad] del asma en los niños”, agregó.

 

FUENTE: American Thoracic Society, Sept. 2010
HealthDay

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art