Medicina Natural

26 marzo 2015

Comer vegetales es sano: cómo reducir la pérdida de nutrientes cuando toca cocinarlos

Filed under: noticias — mednat @ 20:37

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó en 2005 un consumo diario de al menos 600 gramos de frutas y hortalizas en adultos. Una cifra muy por encima de la media de los españoles, situada en los 208 gramos de fruta y 189 gramos de hortalizas, lo que supone un total de 397 gramos/día, según la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española (ENIDE) realizada en 2011.

Así que hay que comer más frutas y verduras frescas y comerlas bien; es decir, evitando en lo posible la pérdida de nutrientes. Sin pelar ni cocinar es lo idóneo para que su aporte nutricional permanezca intacto, pero no siempre es posible. Cuando toca encender los fogones, hay que tener en cuenta unas pautas para comerlos de maneras que los nutrientes no se pierdan.

Todo empieza en el supermercado. Como explican en una guía la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas y la Asociación para la Promoción del Consumo de Frutas y Hortalizas ‘5 al día’, si equilibramos el volumen de la compra con el ritmo del consumo del hogar, evitaremos que los alimentos permanezcan almacenados durante mucho tiempo, lo que merma sus propiedades nutritivas, e incluso que perezcan.

Una vez en la cocina, la máxima consiste en aprovechar las capas y hojas externas de frutas y verduras, siempre que sea posible. Cuando el vegetal no lo permite o nos desagrada su consumo con piel, debemos seguir estos consejos para su limpieza y manipulación:
•Lavar los vegetales enteros y cortarlos después.
•La luz, el calor, el oxigeno o un remojo dilatado pueden reducir las vitaminas y minerales, por ello, debemos evitar la exposición de frutas y verduras a estos elementos.
•Pelar y trocear el alimento justo antes de su consumo o preparación. Si al pelar una manzana, acto seguido se come, no dejamos tiempo a que la oxidación cause la pérdida de nutrientes.

Dicho ésto, ‘la pérdida de nutrientes por el método de manipulado no debe suponer una barrera para el consumo de frutas y verduras porque su ingesta siempre será beneficiosa’, advierte el dietista-nutricionista Manuel Moñino, presidente del comité científico.

Cocinando con agua. Durante el cocinado no se deben cortar en exceso porque ‘cuanto más partimos las verduras, más contacto hay con el agua y una mayor cantidad de los minerales y vitaminas se pierde en un proceso denominado lixiviación’, indica Moñino. Por ello, aconseja aprovechar el agua de la cocción para preparar salsas, sopas o purés; excepto cuando se trata de acelgas, espinacas o remolacha.

Cocer. La cocción se debe hacer en una cantidad mínima de agua, en un tiempo controlado y evitando el remojo.

Guisar. Provoca pérdidas significativas de nutrientes pero menores que al hervir frutas y hortalizas en abundante agua y durante un largo período de tiempo.

Cocer a presión. Si se realiza en la forma adecuada, el valor nutritivo se conserva mejor que con el hervido o guisado.

Hervir. Se deben agregar las verduras al agua hirviendo y no antes. Así, el tiempo de cocción se reduce considerablemente y va a haber mucho menos contacto con el agua.
•Someter a calor a un alimento puede malograr determinadas sustancias, pero también favorecer su aprovechamiento por el organismo aumentando su biodisponibilidad.
•Añadir vinagre o zumo de limón contribuye a ‘la conservación de las vitaminas y a la absorción de algunos minerales’ como el hierro. Ademas, es una forma de mantener el color de las verduras como por ejemplo con las alcachofas.
•Agregar bicarbonato de sodio para mantener el color de las verduras y disminuir su dureza, es una práctica poco recomendable porque destruye algunos nutrientes como la vitamina C.

Sin contacto directo con el agua

Estos procesos culinarios, según esta guía, son los mas respetuosos con los nutrientes presentes en las hortalizas pero conviene seguir algunos consejos para evitar perdidas innecesarias.

Cocción al vapor y en microondas. Situadas a la cabeza de las técnicas menos destructivas, tienen un impacto mínimo en los nutrientes. Por ejemplo, al cocinar al vapor el brócoli no afecta en gran medida a la vitamina C, una de las más termosensibles, mientras que cocerlo en agua reduce significativamente su contenido.

Horneado. Las temperaturas han de ser elevadas y los tiempos cortos. A su vez, los alimentos no se deben cortar en trozos pequeños.

Salteado. Esta técnica conlleva una pérdida de nutrientes baja ya que los alimentos se cocinan ligeramente.

Frituras. Si la temperatura, el aceite y la duración son adecuados, conserva muy bien las propiedades del alimento porque la costra que lo envuelve mantiene el agua dentro. Sin embargo, aumenta el valor calórico por la absorción del aceite.

Asado a la brasa. Hay dos vías que provocan la pérdida de nutrientes: la destrucción térmica y los jugos que se producen. En especial cuando hay llama se generan compuestos que adheridos al alimento pueden ser peligrosos para la salud si se toman en exceso. Se debe limitar, no más de una vez al mes.

Fuente: NoticiaSalud via OMS

El café mantiene sano el corazón

Filed under: noticias — mednat @ 20:30

El café puede prevenir el Alzheimer, el cáncer, puede ayudar contra la migraña o provocar hipertensión. Estas son sólo algunas de las opiniones y mitos sobre esta bebida caliente tan popular.

Ahora, en un nuevo estudio publicado por la revista “Heart” -que no demuestra ni excluye las teorías anteriores- se afirma que el consumo de café ayuda a prevenir la obstrucción de las arterias. De tres a cinco tazas al día son suficientes.

Para el análisis, investigadores del Hospital Kangbuk Samsung, en Corea del Sur, monitorearon a más de 25.000 personas que fueron sometidas a pruebas médicas en su lugar de trabajo. Las personas que consumieron café diariamente con moderación, es decir, las tres a cinco tazas mencionadas, mostraron menos síntomas de enfermedades cardiacas. Este hallazgo reanuda la discusión acerca de si el café es bueno o malo para el corazón. Y es que otros estudios han concluido que el café es un factor de riesgo, ya que eleva el colesterol y la presión sanguínea. Sin embargo, no hay evidencias tangibles. Tampoco para el nuevo estudio coreano.

Sorprendentes conexiones
En realidad, el café no era el foco central de este estudio. Los científicos comenzaron investigando las causas de enfermedades arteriales. Querían analizar más de cerca las obstrucciones de las arterias coronarias, las cuales pueden desencadenar, por ejemplo, un ataque al corazón. En una enfermedad cardiaca de ese tipo, las arterias se obstruyen por la supresión gradual de materia grasa. El resultado es que el corazón ya no puede ser suministrado con suficiente sangre rica en oxígeno. Por medio de exploraciones, los investigadores hicieron visibles diminutos depósitos de calcio en las paredes de las arterias coronarias, considerados como un primer indicio de la calcificación vascular.

En ninguno de los participantes del estudio coreano se identificaron signos concretos de una enfermedad coronaria. Sin embargo, al menos uno de cada diez mostró indicios de un comienzo de calcificación. Los investigadores combinaron los resultados con el consumo de café de cada uno de los participantes, además de otros factores potenciales de riesgo como el tabaquismo, el ejercicio o las predisposiciones familiares. El resultado: los participantes que bebieron unas cuantas tazas de café al día tenían menos depósitos de calcio que quienes tomaban más café que el promedio o nada. Es por ello que el estudio puede ser una buena noticia para los amantes del café. Sin embargo, hace falta confirmar esta hipótesis de manera definitiva. Para ello será necesario llevar a cabo más investigaciones, aseguraron los científicos. Así que, al final, le recomendamos que espere… y mejor beba té.

Fuente: DW Ciencia

La lactancia materna prolongada aumenta el cociente intelectual a largo plazo

Filed under: noticias — mednat @ 20:26

La lactancia materna prolongada mejora el rendimiento escolar, aumenta el cociente intelectual en el adulto y se relaciona con unos ingresos altos en el futuro, según un informe publicado hoy en la revista británica The Lancet. El estudio, que analizó a un grupo de casi 3.500 personas desde su nacimiento hasta que cumplieron los treinta años, muestra la primera evidencia de que la lactancia materna durante más de doce meses tiene un gran impacto en el desarrollo cognitivo.

“El efecto de la lactancia materna prolongada influye en el desarrollo cerebral y la inteligencia de los niños, pero estos efectos persisten también en la edad adulta”, señaló Bernardo Lessa Horta, de la Universidad Federal de Pelotas, en Brasil. Según el informe, un niño que reciba lactancia materna un mínimo de un año conseguirá con treinta años un cociente intelectual mejor, tendrá 0,9 años más de escolaridad y cobrará un salario de 98 euros más al mes que aquellos que no reciban la lactancia materna durante tanto tiempo.

Horta y su equipo analizaron los datos de cerca de 6.000 bebés que nacieron en el año 1982 en el municipio brasileño de Pelotas. Entre ellos, 3.493 realizaron un test de cociente intelectual a los 30 años. Los expertos dividieron a los participantes en cinco grupos, basándose en el tiempo en el que habían recibido la lactancia materna y controlaron diez variables sociales y biológicas que pueden contribuir al incremento del cociente intelectual. Algunos de esos factores son los ingresos familiares, el nivel de escolarización de los padres, la genética, la edad de la madre y si ha fumado durante el embarazo, el peso del bebé y el tipo de parto.

Los autores señalan que la leche materna tiene una composición única en la que destacan los ácidos grasos de cadena larga, “que son esenciales para el desarrollo cerebral”. “Hemos encontrado que la lactancia materna prolongada está ciertamente relacionada con el cociente intelectual en la edad adulta, lo que refleja que la cantidad de leche materna consumida juega un papel importante”, dijo Horta.

Según Erik Mortensen, de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, “con la edad, los efectos del desarrollo temprano pueden diluirse debido a factores ambientales posteriores, o mejorar como consecuencia de los logros educativos o profesionales”. Sin embargo, añade Mortensen, este estudio “sugiere que los efectos de la lactancia materna prolongada en el desarrollo cognitivo persisten en el adulto y son importantes para la salud”.

Los expertos concluyen que este estudio todavía necesita reforzarse con otras investigaciones futuras que se centren en los efectos a largo plazo derivados de la lactancia materna prolongada.

Fuente: ElMundo.es

Comer sin sufrir

Filed under: noticias — mednat @ 20:23

Ingerir alimentos de forma compulsiva puede enmascarar frustración, rabia o tristeza. Si es de las personas angustiadas con la comida y las dietas, siga algunos consejos para volver a disfrutar de la comida de forma relajada y en armonía.

“Tengo una terrible angustia que me lleva a comer de forma compulsiva. Me siento nerviosa, estoy frustrada en mi trabajo, llego a casa y todo son problemas: los niños y sus deberes, mi marido llega tarde porque está hasta arriba, no consigo seguir una dieta y estar motivada para perder peso, y me siento culpable cada vez que me salto el régimen. La ansiedad la calmo atracando el frigorífico. Pico sin ganas y me acabo las sobras de los niños de la cena. Me encantaría poder comer en paz, disfrutar de la comida en lugar de engullirla y saber parar cuando no tengo apetito. Quiero perder peso, pero estoy metida en un bucle que no me deja vivir”.

Comer de forma compulsiva puede ser un comportamiento sustitutivo. No siempre se realiza por el propio placer de comer, sino que se lleva a cabo para enmascarar emociones como la frustración, la rabia, la tristeza o la ansiedad provocadas por el estilo de vida, las circunstancias de cada uno o la forma de interpretar el entorno que está viviendo.

Comer puede ser, además de una conducta vital para la supervivencia, un placer. No solo el acto en sí, sino toda la parafernalia que conlleva: el arte de cocinar, compartir una velada con alguien, la sobremesa y sus temas de debate. Pero también puede convertirse en el enemigo; la nevera, el rival al que hay que derrotar; un cálculo matemático contando calorías, el desencadenante del sentimiento de culpabilidad por tomar lo prohibido y una verdadera lucha contra usted mismo.

¿Por qué la ansiedad o la tristeza llevan a comer alimentos calóricos, ricos en grasas e hidratos de carbono? Son muchos los estudios que demuestran que alimentos como el chocolate reducen el hambre, elevan el estado de ánimo y provocan un aumento de la activación. El consumo de carbohidratos lleva a estados de bienestar y tranquilidad, y el azúcar influye en la liberación de serotonina y de endorfinas. Pero no es oro todo lo que reluce, porque un artículo de la British Journal of Clinical Psychology afirmó que aunque el chocolate proporciona placer, este es de corta duración y va acompañado de sentimientos de culpa para aquellos que consideran que no lo deben tomar.

Serotonina y endorfinas desempeñan un papel fundamental en la regulación del bienestar. Las personas a las que su trabajo no les llena, que se sienten solas, que se atan a dietas imposibles de seguir o que viven otras situaciones frustrantes terminan por buscar consuelo en la comida en lugar de soluciones al problema de origen. Ahogar las penas abriendo la puerta de la nevera, mantener una lucha interna entre “quiero comerlo, pero no debo”, solo le lleva a parchear las emociones. Si realmente fuera eficaz, recuperaría su sonrisa y su tranquilidad. Pero lo cierto es que al rato se vuelve a estar tan triste y ansioso como antes de comer lo que no era una elección, sino un impulso por saciar su ansiedad.

La relación entre emociones y alimentación es bidireccional. Lo que se ingiere provoca cambios en la conducta: la cafeína del café excita y despierta, el azúcar y la glucosa dan energía y el consumo de alcohol desinhibe. Los estados de humor afectan también a los hábitos de alimentación. Una vida equilibrada favorece conductas saludables. Si alguien practica deporte, descansa de forma apropiada, disfruta con su trabajo, aprovecha su tiempo libre, dispone de tiempo para comer de forma pausada y cocinar sano, tenderá a alimentarse mejor. Una persona que se esfuerza por hacer ejercicio también se esforzará eligiendo alimentos saludables.

Otra de las variables que llevan a angustiarse con la comida es la necesidad absurda de responder a un canon de belleza que se relaciona con lo perfecto. Perder peso de forma sana, como aconsejan los nutricionistas y dietistas, es más de sentido común que de experimentos privativos que luego generan un efecto rebote y modifican su humor.

Vivir en paz para comer con tranquilidad. Si es de las personas angustiadas con las dietas y el peso y desea disfrutar de comer y hacerlo de forma relajada y con armonía, puede seguir los siguientes consejos:

Tenga paciencia y consiga un ritmo en el que todo fluya. Perder peso no es algo de hoy para mañana. Cuanto más exigente sea con su objetivo, mayor será la presión. Sea sensato, es mejor un objetivo a largo plazo, que le permita compaginar su vida con las relaciones personales y el trabajo.

No se trata de todo o nada. Lo que se quiere conseguir de forma inmediata puede generar un efecto rebote. No haga tonterías con la dieta. Consulte con un profesional que le aconseje. No hay milagros en la pérdida de peso.

No abuse del autocontrol. La investigación sobre la fuerza de voluntad y el autocontrol asegura que tener capacidad para decir no y decidir lo correcto es un factor de éxito. Pero si tensa la cuerda y no se permite de vez en cuando un margen de error, igual le llevará a un fracaso mayor.

Planifíquese. Si no quiere comer lo que no está en sus planes, tenga la despensa llena de lo que sí está en ellos. Póngaselo fácil. Es muy difícil tener hambre y no saber qué comer porque le falten los alimentos permitidos. No compre en el supermercado cuando tenga hambre.

Visualice dónde quiere llegar y cómo será su vida cuando consiga el objetivo. Imagine el tipo de ropa que se podrá poner o lo cómodo que se sentirá al caminar. Podrá empezar a practicar deportes que ahora le cuestan o dejará de tener dolores en articulaciones y complicaciones debidas al sobrepeso.

Sea flexible con usted mismo. No tiene que ser perfecto, exigirse mucho y no permitirse un margen de error elevará su nivel de ansiedad e insatisfacción. De vez en cuando, y de forma planificada, decida en qué va a transgredir la dieta: una comida con amigos, un tapeo el viernes por la noche o una celebración. Eso sí, no utilice el “capricho” para comer sin control tirando de la mítica frase “mañana empiezo otra vez”.

Busque argumentos. Las personas no tienden a empatizar con quien está siendo capaz de controlar una situación a base de sacrificio y renuncias. En muchos casos, su éxito es el fracaso de otros. Habrá mucha gente que le incite a romperlo, porque fracasar en la dieta y caer en lo que no debe le convierte en “uno de los nuestros”. Utilice la técnica del disco rayado. Consiste en repetir una y otra vez, con el mismo tono de voz, la misma frase: “Gracias, prefiero seguir la dieta”. No entre en justificarse, ni trate de convencerles. Cuando se den cuenta de que tiene las ideas claras y que no es débil, abandonarán la provocación.

Disfrute de la comida. Busque tiempo para comer tranquilo, aunque sea media hora. Prepare una ensalada atractiva. La comida nos atrae no solo por el gusto, sino también por la vista.

Retrase, no prohíba. Cuando sienta la necesidad imperiosa de lanzarse al dulce, no se martirice con un debate interno entre “venga, hombre, si no es nada” y “dónde vas con lo que llevas ya conseguido, ¡ni se te ocurra!”. Trate solo de retrasar el deseo en lugar de prohibirse el capricho. Lo prohibido es muy atractivo, mientras que retrasar el impulso hará que coja distancia con él y decida más tarde si de verdad le sigue apeteciendo o solo fue un deseo momentáneo. Calme durante esta espera su ansiedad con un té, una fruta y realice alguna conducta que le relaje.

Practique el buen humor y haga cosas que le plazcan. Disfrute de la vida. No todo es perder peso. Haga deporte, salga con amigos, lea y busque el placer en nuevos hobbies. Si su estado de ánimo es positivo, no necesitará acudir a la comida para sentirse mejor.

A veces no son los kilos los que pesan, sino la mochila llena de frustraciones, obligaciones, estar sometido al qué dirán o ser un actor de reparto en la película de la vida de cada uno. Antes de empezar a tachar alimentos de la lista, elimine lo que le aprieta en su vida.

Fuente: El País.com

Maca, el afrodisíaco de moda de los Andes peruanos

Filed under: noticias — mednat @ 20:15

“El ginseng andino”, le dicen. La incluyen en el variopinto grupo de los “superalimentos”. Y las publicidades más agresivas aseguran que es “la respuesta natural al Viagra”. Con todo ello se refieren a la maca, una planta que se cultiva en la región andina, principalmente en Perú, a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, y cuya raíz se consume en esa zona, según registros, desde el siglo XVII, y de acuerdo a varios investigadores, desde el año 8000 antes de Cristo.

Pero a pesar de crecer en áreas tan inhóspitas, está al alcance de cualquiera. No es difícil encontrarla en forma de polvo en tiendas de productos naturales. Y también la venden en internet, a un precio variable, entre US$25 y US$35 la bolsa de 500 gramos. Comienza a estar tan de moda que las exportaciones de maca peruana aumentaron en un 109% entre 2013 y 2014, y solo el año pasado sumaron US$28,7 millones. Un crecimiento que ha llevado a las autoridades a crear Promaca, una entidad con el objetivo de profesionalizar a los productores, impulsar la oferta a nivel internacional e incentivar su proceso de industrialización.

“Como sector asumimos el reto de apoyar el desarrollo y promoción a nivel internacional de la maca, nuestro producto bandera”, dijo el 12 de febrero la ministra de Comercio Exterior, Magali Silva Velarde-Álvarez, tras firmar un convenio de cooperación interinstitucional con ese fin.

A Estados Unidos, China y Japón
“Perú es el país del que procede entre el 90% y el 95% de la maca que se vende a nivel internacional, aunque también se produce, a una escala mucho menor, en Bolivia y Ecuador”, informó a BBC Mundo William Arteaga, coordinador del Departamento de Agronegocios de Promperú, la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo, ente dependiente del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. “Han salido noticias sobre que China está produciendo también maca; que importó semillas y que las está sembrando”, señaló. “Pero es un país hermético y no tenemos más información”.

En cuanto a la maca peruana, fue el polvo el formato cuya exportación más creció (US$17 millones en 2014), un 111% con respecto al año anterior, y a su vez representó el 58% de los envíos al mundo. Pero también se vende entera, en trozos o en cápsulas. Los países que más la demandaron fueron Estados Unidos (US$9,7 millones), Hong Kong (US$5,3 millones), China (US$5 millones) y Japón (US$1,49 millones).

Según Arteaga, estas cifras se deben en parte a la promoción y la presencia en eventos especializados como ferias de suplementos alimentarios, pero sobre todo a que se han “evidenciado las buenas propiedades”. Y de esas propiedades es experto Gustavo F. Gonzales Rengifo, biólogo y médico endocrinólogo, director del Laboratorio de Endocrinología y Reproducción de la Facultad de Ciencias y Filosofía de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Gonzales es especialista en salud reproductiva en altura, fisiología de la reproducción, plantas medicinales y salud ambiental y ocupacional. “Llevamos 15 años estudiando la maca y hemos descubierto que tiene muchas propiedades favorables para la salud”, le cuenta a BBC Mundo.

Energizante y ansiolítico
“En 2001 descubrimos que mejoraba la fertilidad tanto femenina como masculina”, señala. “Y en 2005 nos dimos cuenta que a las diferentes variedades, colores, les correspondían diferentes propiedades”. En base a ese descubrimiento, en el Instituto de Investigaciones de la Altura comenzaron a indagar en las cualidades de dos tipos en concreto: la maca negra y la roja. En varias investigaciones, “nos dimos cuenta que la variante negra favorecía la memoria y el aprendizaje, aumentaba la cantidad de espermatozoides y su movilidad, tenía propiedades energizantes y, en general, disminuía los estados de ansiedad”, explica. “Y en cuanto a la roja, encontramos que podía revertir la osteoporosis, entre otras cuestiones”.

El experto aclara que estos estudios los llevaron a cabo en animales, “aunque otros desarrollados en humanos en varias partes del mundo dieron unos resultados similares”, asegura. En 2010, sin embargo, investigaron los resultados del consumo de maca en personas. Lo hicieron en los Andes Centrales de Perú, una región productora de la planta. Los científicos tomaron una muestra de 1.000 habitantes de la zona, y compararon la salud de aquellos que no consumían maca y con la de los que la consumían. El puntaje de los consumidores habituales mayores de 75 años era tal que parecían que no habían envejecido, asegura Gonzales.

Afrodisíaco, no Viagra
En base a estos estudios, y por su propia experiencia, varios naturistas y médicos tratan a sus pacientes con maca. Algunos la recetan contra el insomnio, la fatiga o la ansiedad, también como complementaria de las terapias hormonales durante la menopausia o para aumentar la líbido.

“Sí descubrimos que mejora el deseo sexual”, dice en ese sentido Gonzales, haciendo referencia a una de las muchas investigaciones llevadas a cabo sobre la maca, se podría hablar de afrodisíaco, por lo tanto. “Pero no vimos que tenga ningún beneficio para la disfunción eréctil, tal como se ha indicado con frecuencia”. Así que lo del “Viagra andino” no es más que publicidad, de acuerdo a lo que dice el experto.

Sin embargo, el equipo de Gonzales no solo ha investigado las propiedades de este milenario producto andino, también su posible toxicidad. En un estudio de 2005 firmado junto al Luis G. Valerio, un toxicólogo del Centro para la Evaluación e Investigación de Fármacos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), Los aspectos toxicológicos de las hierbas de Sudamérica uña de gato (Uncaria tomentosa) y maca (Lepedium meyenii), concluían que las investigaciones hechas hasta la fecha mostraban poca toxicidad en animales y en laboratorio.

“Sin toxicidad”
Diez años después insiste en lo mismo. “No se ha encontrado nada que demuestre su toxicidad”, asegura Gonzales. Y para ello pone como ejemplo a los habitantes de los Andes Centrales que consumen hasta 40 o 50 gramos de la raíz al día, “30 veces más que cualquiera que se tome cápsulas o maca en polvo comprado en una tienda”. Según el experto, en ellos tampoco se ha visto que resulte tóxico.

En esa línea, dice que, en base a sus estudios, no puede hablar de contraindicaciones. “En cuanto a sus efectos negativos, mucho de lo que se tiene como cierto no se ha demostrado científicamente”, señala. Con ello se refiere a las sugerencias de no suministrar a mujeres embarazadas, niños o personas con hipertensión. Y añade: “Hasta el 2000 se decía que no la debían tomar los hipertensos, pero nosotros encontramos que disminuye la presión arterial”.

El experto cree que las virtudes de la planta se deben a las hostiles condiciones en las que crece. “Nace a 4.000 metros, donde nada crece. Llevan al menos 2.600 años cultivándola y eso significa que ha logrado sobrevivir en todo ese tiempo. Ha desarrollado unos químicos que lo han hecho posible”. Y es por esos compuestos que le permitieron sobrevivir por lo que la demandan cada vez más los consumidores. Tanto como para convertir la maca en el producto natural de moda.

Fuente: BBC Salud

IV Encuentro Iberoamericano y VIII Congreso Nacional de Alergología

Filed under: Eventos — mednat @ 19:32

 IV Encuentro Iberoamericano y VIII Congreso Nacional de Alergología

Taller Internacional Universidad Médica y Sociedad. SICAMAT 2015

Filed under: Eventos — mednat @ 19:30

 Taller Internacional Universidad Médica y Sociedad. SICAMAT 2015

Congreso Internacional de Estomatología 2015

Filed under: Eventos — mednat @ 19:26

 Congreso Internacional de Estomatología 2015

30 octubre 2014

Cuatro maneras de reducir el azúcar en nuestra dieta

Filed under: noticias — mednat @ 23:07

La Organización Mundial de la Salud recomendó recientemente que las personas traten de que sólo el 5% de su ingesta diaria de calorías proceda de productos dulces. Ahora algunos expertos se han mostrado más radicales y han aconsejado que se reduzca a un 3% o menos. Pero es más fácil decirlo que hacerlo.

Philip James, nutricionista de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, y uno de los expertos que han hecho la recomendación, dijo que para lograr reducir la ingesta a menos de un 3% ayudaría que se eliminaran las máquinas expendedoras que ofrecen dulces y bebidas azucaradas en escuelas y hospitales, por ejemplo.

También recomendó que los alimentos que tienen un contenido de azúcar superior al 2,5% sean etiquetados con una advertencia y se les imponga un impuesto por azúcar para reducir el consumo.

Pero, ¿qué podría hacer el consumidor para reducir la cantidad de azúcar que ingiere al día? Cuatro maneras para lograrlo:

Evita las bebidas azucaradas. Lo primero sería evitar refrescos y otras bebidas altas en calorías. Algunas latas de soda de 330ml llegan a tener 35g de azúcar. Además, según nutricionistas, no se disfrutan como los alimentos sólidos que poseen azúcar ni sacian de igual manera que éstos últimos.

Elabora tus propios dulces. En los alimentos elaborados industrialmente, además de los azúcares añadidos puede haber otros aditivos con azúcar o sustitutos que también poseen carbohidratos simples. Por lo tanto es preferible hacer dulces caseros para poder regular la cantidad de azúcar que se utiliza. A la hora de elaborar pasteles se puede sustituir el azúcar por puré de frutas que ofrecerán su fructosa natural y además, darán textura, humedad y ofrecerán nutrientes saludables a la receta. Otra opción es reducir a la mitad la cantidad de azúcar y resaltar el sabor con un poco de edulcorantes sin calorías.

No utilice azúcar si no es necesario. Por ejemplo, si se consumen cereales con leche, generalmente los cereales ya poseen azúcar. Algunos de ellos contienen hasta 37% de azúcar. Por ello es mejor no añadir más a la mezcla o sustituir los más azucarados por otros simples como la avena, según recomendaciones del sistema de salud público británico. Haciendo esto puede reducir la ingesta de azúcar en 70g en una semana. Lo mismo se puede hacer con el yogur o con un puré de frutas que no necesitan más azúcar, de lo contrario, se esconde su sabor natural. También se pueden emplear edulcorantes artificiales sin calorías si su paladar dulce se lo pide.

Evite la comida precocinada y condimentos y salsas. Estos alimentos generalmente son altos en azúcar y tentadores. Un tercio de un frasco de tamaño medio de salsa para pasta (aproximadamente 150g) puede contener más de 13g de azúcar, el equivalente a tres cucharaditas de azúcar. Los condimentos y salsas, como la salsa de tomate pueden tener hasta 23g de azúcar en 100g. Estos alimentos se sirven generalmente en pequeñas cantidades, pero si se comen todos los días, el recuento de azúcar pueden sumar.

Fuente: BBC Salud

El tomate ayuda a prevenir el cáncer de próstata

Filed under: noticias — mednat @ 22:53

El cáncer de próstata es el segundo más frecuente en hombres en todo el mundo. Solo en el Reino Unido, son 35.000 los casos nuevos que aparecen cada año, y la cifra de muertes está en torno a las 10.000. La incidencia de este tipo de cáncer es más alta en las naciones industrializadas, lo cual algunos expertos creen que está relacionado con el estilo de vida típico en esos países, dominado por una dieta cargada de grasas y un ocio esencialmente sedentario.

Los resultados de una investigación realizada por especialistas de las universidades de Cambridge, Bristol y Oxford, todas ellas en el Reino Unido, indican que el tomate ayuda a prevenir el cáncer de próstata. El equipo de Vanessa Er, de la Universidad de Bristol, y David Neal, de la de Cambridge, estudió las dietas y el estilo de vida de 1.806 hombres de edades comprendidas entre los 50 y los 69 años, con cáncer de próstata, y los comparó con 12.005 hombres sin él.

Los alimentos más beneficiosos para la prevención del cáncer de próstata resultaron ser los tomates y sus derivados, tales como zumo y salsa de tomate, encontrándose un riesgo un 18 por ciento inferior de padecer cáncer de próstata en los hombres que comían no menos del equivalente a 10 tomates medianos cada semana. Se cree que esto es debido al licopeno, un antioxidante que combate a las toxinas que pueden causar daños en el ADN y en la célula.

Aunque los resultados del estudio sugieren que los tomates son importantes en la prevención del cáncer de próstata, se necesita hacer estudios adicionales para confirmarlo. En cualquier caso, los hombres deberían comer una amplia variedad de frutas y verduras, mantener un peso saludable y mantenerse activos.

Fuente: NCYT

Página siguiente »

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art