IPK

20 agosto 2010

Ni el mínimo ni el máximo

Filed under: IPK en la prensa — ipk @ 12:47
El tema del dengue no pierde vigencia. La tesis doctoral a la que hoy nos acercamos, si bien someramente, es un resultado de investigación puntual, sobre todo desde la perspectiva de la consulta médica, pero incluye varias especialidades.

Por Kalika Kofi


Entre el charco y la laguna
se pasea sanquilarga
patitiesa, trajiamarga
buscapleitos, rompe luna
rayiblanca malacuna…
“Bandida” *

(Foto: René Gato)

El tema del dengue no pierde vigencia. La tesis doctoral a la que hoy nos acercamos, si bien someramente, es un resultado de investigación puntual, sobre todo desde la perspectiva de la consulta médica, pero incluye varias especialidades.

Este es el fruto de un grupo de investigadores cubanos que lucha por alcanzar mayor conocimiento de una de las formas clínicas de la enfermedad: la fiebre hemorrágica del dengue (FHD) o dengue hemorrágico, cuyo grado más severo es el Síndrome de Choque por Dengue (SCD). En ese valioso destacamento convergen clínicos, epidemiólogos, virólogos, inmunólogos, entomólogos y otros expertos.


Circunscrito a la epidemia capitalina de 2001-2002, el estudio evaluó los nexos entre la infección por el virus del dengue, serotipo 3, y el debut de los casos con FHD (y/o SCD). Entre otros factores de riesgo, se identificaron el género masculino, el asma cual anterior padecimiento de base y el prolongamiento del brote. Las manifestaciones predominantes fueron de índoles hemorrágicas y digestivas. Entre los síntomas precedentes al SCD despuntaron los dolores abdominales y torácicos, los vómitos y la irritabilidad.

Se estudió la convalecencia. En varios casos, la astenia o falta de fuerza, y los dolores de cabeza (cefalea) y articulares y musculares (artromialgias), se prolongaron por semanas o meses.

Los resultados obtenidos en principio son clínicos, mas trascienden la esfera del hospital. Los factores de riesgo tienen un componente epidemiológico y, además, repercuten en el modo en que se produce la enfermedad.



Diagnóstico precoz

Quedó comprobado que, en muchas infecciones, los pacientes aquejados de un anterior padecimiento de base, por lo general desarrollan cuadros más graves. La asociación asma/dengue, por ejemplo, es cosa peligrosa, indeseable. No es que los asmáticos sufran crisis bronquiales, se descompensen, ahoguen o mueran por asma durante la infección. De igual forma que el sistema inmune del asmático responde de forma exagerada ante los estímulos externos (el polvo, los cambios de temperatura, etc.), asimismo tiende a aumentar en ellos la permeabilidad vascular sintomática del dengue y son dados a sufrirlo con mayor severidad.

En Cuba hay muchos médicos abnegados, pero ¿emplean los útiles de la ciencia? ¿Descubren nuevas ideas científicas? Esta es una actitud inusual en los clínicos. Ellos prestan servicios de salud pública en todo el archipiélago. Por lo general, consagran la mayor parte de su tiempo a visitar y examinar a enfermos habituales y casos graves, y a ejercer docencia en los centros de enseñanza.

Sin embargo, una cosa es atesorar conocimientos y buenas prácticas para atender a los pacientes e instruir en el arte de la medicina, y otra tener la facilidad, destreza o pericia de recoger los pormenores asistenciales con ánimo de socializarlos.

Esa es la novedad de la tesis. Es uno de los trabajos más completos y protocolizados del cuadro clínico del dengue severo. Sus resultados enriquecen las guías cubanas para el manejo integral del paciente. Gracias a ella, al trabajo del aspirante — el clínico Daniel González, de la subdirección de Atención Médica del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) -, a la labor de la mencionada institución y de otros centros colaboradores, el mundo médico confirma una certeza: el tratamiento precoz del dengue salva vidas, evita complicaciones y sufrimientos humanos.


Sin término límite

Por intermedio del IPK, Cuba se convierte en el primer país que investiga y reporta la asociación del dengue hemorrágico con el asma, la diabetes o la sicklemia, y adelanta estudios que avalan protección o severidad, según el caso.

Es una fortuna para cualquier enfermo del que se sospeche que contrajo dengue, caer en manos de una institución que cuente con médicos de tamaña experiencia. El derecho que todos tenemos sobre esa aspiración será cada vez más palpable según crezcan la divulgación y generalización del estudio entre otros tantos colegas, y aumente su interés en aplicarlo, ahondar en él y darle continuidad.

El aspirante Daniel González admitió que, hallándose él y otros especialistas en el vórtice de la epidemia, ya los doctores en Ciencias Gustavo Kourí, María Guadalupe Guzmán y Eric Martínez les insistían en la idea de convertir la carga asistencial de aquellos días en una tesis doctoral. Acto seguido recordó que al cumplir el denominado “mínimo de la especialidad”, fue presto a comunicárselo al doctor Kourí. “Lo que quiero es que hagas el máximo”, le conminó el maestro, con lo que le infundió fortaleza.

Un año después, el día de la defensa del estudio, la doctora María Guadalupe Guzmán le alzó el listón: “Gustavo te dijo que debías hacer el máximo. Acabas de alcanzarlo. Mas está prohibido detenerse. ¡Hay que seguir!”

___________________________________________________________________________________________________________________________________________________

* Fragmento de una décima de la endocrinóloga Martha R. Fernández. Se “inspira” en la hembra del Aedes aegypti. Se publicó en la revista Pionero con el exergo “Con amor a la mosquita” (No. 104, enero/2008, p. 6). Cual sorpresa de luz y gracia, fue recitada al término de la defensa del aspirante Daniel González por su hija de nueve años Dania González Fernández.

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Más información


(Foto: Wildy)

Por primera vez un clínico de la subdirección de Atención Médica del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), expuso ante un tribunal académico, para optar por el grado de Doctor, una tesis caracterizadora del dengue hemorrágico en adultos. Master en Infectología Clínica y Enfermedades Tropicales, y especialista de 2do. grado en Medicina Interna, el aspirante Daniel González hizo objeto de su estudio a la epidemia que, provocada por el serotipo 3 del virus del dengue, atacó en la ciudad de La Habana, entre 2001 y 2002, a más de 12 000 personas. La investigación tuvo como asesores a los doctores en Ciencias Gustavo Kourí, María Guadalupe Guzmán y Eric Martínez, director general, jefa del departamento de Virología, y médico especialista de la subdirección Docente, en ese orden, del IPK.

El dengue es, para el hombre, entre las enfermedades virales transmitidas por artrópodos, la de mayor importancia médica. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año ocurren entre 50 y 100 millones de infecciones. De ellas, unos 500 mil casos requieren atención médica, y más de 15 000 terminan en la muerte. Es la fiebre hemorrágica viral más extendida. Se reporta en las zonas tropicales y subtropicales de la Tierra, donde viven unas 2 500 millones de personas. Dicha extensión se relaciona con el hábitat del vector, el Aedes aegypti. La hembra del mosquito, con su picada, transmite el germen de un sujeto afectado a otro sano.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Tomado de: Somos Jóvenes Digital – Semana 169
Ni el mínimo ni el máximo: http://www.somosjovenes.cu/index/semana169/dengue.htm
Más información: http://www.somosjovenes.cu/index/semana169/vininformac.htm

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Dejar un comentario

*

Autor: ipk | Contáctenos
Otro blog más de Art