Instituto de Hematología e Inmunología

28 octubre 2014

La psicología positivista y el humor

Filed under: Especial — ihi @ 14:28

Desde el punto de vista de la Psicología positiva, el sentido del humor no se trata de un mero remedio para prevenir o ayudar a superar la enfermedad, sino una virtud que fomenta un mayor bienestar y disfrute de la vida, e incluso, como hemos visto, el crecimiento hacia una mayor humanidad y plenitud.

NO debemos olvidar y le recordamos que el Estado de Salud, eso que siempre decimos, lo importante es tener salud, lo demás viene después, pues hoy en día la Organización Mundial de la salud lo ha definido como un estado de bienestar físico y mental, de ese sentir un estado de gozo y no limitarlo a una simple ausencia de enfermedad. Podemos incluso padecer de una enfermedad crónica, de por más en fase terminal y si somos capaces de lograr ese estado de bienestar físico y mental, hablamos de tener Estado de Salud.

Un sentido del humor positivo, en su máxima expresión, permite al ser humano afrontar los problemas y desajustes de la vida porque pone su vida entera en perspectiva. El ego, y todas sus ataduras, se observan con distancia, como si el mundo fuera un gran teatro y el individuo pudiera disfrutar el espectáculo desde las butacas. Puede reírse de sí mismo y de todo, porque entiende que nada es tan importante como parece.

Desde ese punto de vista, los pequeños y grandes problemas, los errores e imperfecciones, los desastres y las amenazas, ya no asustan ni intimidan. Desde ese estado de sabiduría, todo es vanidad, todo es ridículo, y las mayores logros y hazañas de la humanidad no es más que el trabajo de minúsculas e inocentes hormiguitas en un universo que escapa por completo a su limitada comprensión. Como dijo Charles Chaplin, “La vida es una tragedia en el primer plano, pero una comedia en el plano general”. Oscar Wilde dijo también que es demasiado importante para tomarla en serio y yo les añado, que la vida en primer orden es un privilegio de nosotros los humanos, pero además es un misterio porque dentro de ella podemos hurgar y encontrar lo mejor y lo peor, pero mucho más que todo esto, la vida es demasiado corta para hacerla tan pequeña”.

Es necesario e importante, reírse cuando usted lo crea oportuno y necesario, pero propiciando cada vez mas que le sea oportuno y necesario, porque llenar la vida de momentos felices la engrandece y hablando ya en buen cubano, es muy importante no gastar las baterías cuando no sea necesario, nosotros somos como las lámparas esas que se cargan en la corriente eléctrica para cuando no haya luz. Si usted gasta las baterías cuando hay luz, el día que le llegue el apagón, las baterías están descargadas y entonces tiene que andar a tientas en la oscuridad y eso le roba tiempo y le empequeñece la vida.

Otro elemento importante va dirigido a aquellas personas que padecen de enfermedades crónicas que como bien sabemos no tienen curación, pero la evolución de estas o en caso de que irremediablemente nos lleve a una fase terminal, el buen estado de ánimo determina en el funcionamiento del sistema inmunológico, pero además de todo esto, el enfermo crónico necesita el mejor estado de ánimo para asumir la misma, y no quiero decir con esto que nos riamos de nuestro estado, muchas veces precario, ni tampoco que solo con buen humor y risa la enfermedad se puede curar, pero si, se ha demostrado que determina en la mejor evolución del enfermo que por supuesto, tiene el tratamiento farmacológico o de otro tipo indicado en cada caso.

Por otra parte, no es que siempre nos estemos riendo, ni no tomando en serio las diversas situaciones que la vida nos proponga, pero si hay un hecho innegable, tomarlo con mal carácter, no propicia que las cosas se resuelvan de forma adecuada.

Entonces, solo nos queda asumir la vida aplicando la dosis exacta y efectiva que el humor le puede insuflar como forma definitiva de contribución a andar con mejores y más seguros pasos por la vida, esa que les reitero, es demasiado corta para hacerla tan pequeña y al buen decir de Oscar Wilde, es demasiado importante para tomársela tan en serio o como nos enseñara Sartre, “Lo importante no es lo que la vida nos hace sino lo que cada quien hace con lo que la vida le hace”.

Ideas

Filed under: Reflexiones — ihi @ 14:23

“Lo que conduce y arrastra al mundo no son las máquinas sino las ideas”.

Víctor Hugo.

Ictus y anemia falciforme

Filed under: De interés — ihi @ 14:22

Especialistas aseveran que una cuarta parte de los pacientes con drepanocitosis presenta manifestaciones neurológicas y el 8  10 % de los niños sufrirá un ictus.

El hombre de Neandertal

Filed under: Conozca que... — ihi @ 14:20

La palabra Neandertal se escribe con inicial mayúscula cuando forma parte de la expresión hombre de Neandertal, pero en minúscula cuando se emplea como nombre común para designar a los miembros de esa especie extinta: los neandertales.

En los medios de comunicación es frecuente leer frases como «El hombre de neandertal se extinguió hace 40 000 años», «Humanos modernos y el hombre de Neanderthal llegaron a convivir» o «Los últimos neandertahles».

Según el Diccionario panhispánico de dudas, Neandertal es la adaptación a la ortografía española del nombre del valle alemán que da nombre a esa especie y la forma recomendada frente a la grafía alemana Neanderthal.

Por tanto, se escribe con inicial mayúscula cuando forma parte de la expresión hombre de Neandertal, ya que alude en ese caso al valle, mientras que si se emplea como nombre común lo adecuado es escribirlo con minúscula inicial, como señala la misma obra académica: un neandertal, los neandertales…

Así, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «El hombre de Neandertal se extinguió hace 40 000 años», «Humanos modernos y el hombre de Neandertal llegaron a convivir» y «Los últimos neandertales».

Colaboración de los Servicios Informativos de INFOMED.

Inmunodeficiencia en bebés

Filed under: Novedades — ihi @ 14:19

La revista JAMA publica el resultado de estudio realizado por investigadores de la Universidad de California (EEUU), sobre la incidencia de SCID en niños recién nacidos, con el objetivo de  d.iagnosticar la enfermedad a una edad temprana

Autor: ihi | Contáctenos
Nuestro compromiso: salud y calidad de vida.