Archive for the 'noticia'

Jueves 15 / enero / 2015

La hipertensión podría aumentar el riesgo de glaucoma

Filed under: noticia — Mario Hernández Cueto — enero 15th, 2015 — 7:13

Fotografía del ojo humano

La hipertensión podría aumentar el riesgo de glaucoma

Robert Preidt

Un estudio halla que el daño en los vasos sanguíneos por una presión arterial elevada aumenta las probabilidades de la enfermedad ocular.
La hipertensión a largo plazo podría aumentar el riesgo de glaucoma, una enfermedad de los ojos, según un estudio reciente.

Los investigadores dijeron que sus hallazgos sugieren que los médicos deben tomar en cuenta la presión arterial de un paciente cuando gestionen el glaucoma, la segunda causa principal de ceguera en todo el mundo.

El glaucoma ocurre cuando una presión excesiva dentro del ojo hace retroceder a la sangre que intenta ingresar en el ojo. Se pensaba que dado que la hipertensión (presión arterial alta) garantiza que la sangre pueda entrar al ojo, debería contrarrestar la presión ocular alta que provoca glaucoma.

Pero este estudio de hipertensión a plazo corto (una hora) y largo (cuatro semanas) en ratas con una presión ocular elevada halló que la hipertensión a largo plazo en realidad aumenta el riesgo de glaucoma.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Investigative Ophthalmology & Visual Science.

“Cuando aumentamos la presión arterial… durante cuatro semanas, no obtuvimos la misma protección contra la elevación de la presión ocular que en el caso [de una hora]”, señaló en un comunicado de prensa de la revista el autor del estudio, Bang Bui, del departamento de optometría y ciencias de la vista de la Universidad de Melbourne, en Australia.

“Lo que esto significa es que tener hipertensión durante más tiempo dañaba la capacidad del ojo de afrontar una presión ocular alta”, explicó Bui. “Parece que la hipertensión podría dañar los vasos sanguíneos del ojo de forma que no puedan compensar los cambios en el flujo sanguíneo cuando la presión ocular aumenta”.

Estos hallazgos podrían ayudar a los médicos a tratar a las personas con glaucoma. En lugar de considerar a la hipertensión como beneficiosa para los pacientes de enfermedad ocular, se debe considerar como un factor de riesgo de glaucoma, planteó Bui.

Se necesita más investigación para determinar la mejor forma de tratar la hipertensión en personas que también contraigan glaucoma, según los investigadores.

Los científicos señalan que frecuentemente la investigación con animales no produce resultados similares en humanos.

Fuente: Medlineplus. 12 de enero de 2015.

Comentarios desactivados

Martes 11 / noviembre / 2014

Muchos médicos no aconsejan a los adultos jóvenes con hipertensión

Filed under: noticia — Mario Hernández Cueto — noviembre 11th, 2014 — 14:18

Muchos médicos no aconsejan a los adultos jóvenes con hipertensión

Medir la presión arterialApenas uno de cada dos adultos jóvenes estadounidenses con hipertensión recibe consejos del médico respecto a los cambios en el estilo de vida, encuentra un estudio reciente.

Los cambios en el estilo de vida son esenciales para ayudar a los adultos jóvenes a controlar la presión arterial, y pueden cubrir áreas como el ejercicio, perder peso y comer de forma saludable, apuntaron los investigadores.

Entre los estadounidenses de 18 a 39 años, se estima que el 9 por ciento de los hombres y el 7 por ciento de las mujeres tienen hipertensión. De éstos, casi el 60 por ciento no controlan bien su presión arterial, añadieron los autores del estudio.

En este estudio, los investigadores observaron las tasas de consejería sobre el estilo de vida entre 500 adultos jóvenes con hipertensión que recibían tratamiento en un gran hospital académico del oeste medio.

Apenas el 55 por ciento de los pacientes recibieron educación sobre el estilo de vida en un plazo de un año tras ser diagnosticados con hipertensión, halló el estudio. El tema más común fue el ejercicio, seguido de consejos sobre dejar de fumar. A apenas el 25 por ciento se les aconsejó sobre cómo reducir la presión arterial mediante cambios en la dieta.

El estudio aparece en la edición en línea del 6 de noviembre de la revista Journal of General Internal Medicine.

Los más propensos a recibir consejos sobe el estilo de vida fueron las mujeres, los pacientes que iban con regularidad al médico para gestionar problemas de salud a largo plazo, los que antes habían sido diagnosticados con colesterol alto, y las personas con antecedentes familiares de hipertensión o enfermedad del corazón.

Los hallazgos muestran que los médicos están pasando por alto demasiados “momentos aleccionadores” sin aconsejar a los jóvenes adultos con hipertensión sobre los cambios en el estilo de vida, lamentó en un comunicado de prensa de la revista la autora del estudio, Heather Johnson, de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin.

Fuente: HealthDay News

Comentarios desactivados

Martes 23 / septiembre / 2014

Policomprimido: ¿quimera o realidad?

Filed under: noticia — Mario Hernández Cueto — septiembre 23rd, 2014 — 8:48

Policomprimido: ¿quimera o realidad?

polipildoraPor: Ginés Sanza, José M. Castellanoa y  Valentín Fustera.   Rev Esp Cardiol. 2014;67:689-92 – Vol. 67 Núm.09.

La idea de incluir varios fármacos en una combinación a dosis fijas para prevención cardiovascular nació a principios de este siglo. Aunque inicialmente recibió escasa atención, la publicación del trascendental trabajo de Wald y Law en 2003, en el que aparecía el término polypill («policomprimido», en su traducción al castellano), atrajo el interés de investigadores y medios de comunicación, al tiempo que se iniciaba una importante controversia, que todavía hoy continúa1. Para algunos profesionales de la salud, la idea de un policomprimido para prevención cardiovascular no es más que una idea interesante, pero de escasas utilidad y aplicabilidad, una quimera, que la Real Academia Española de la Lengua describe como «aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo».

Comentarios desactivados

Miércoles 27 / agosto / 2014

¿Estamos exagerando con las restricciones de la sal?

Filed under: noticia — Mario Hernández Cueto — agosto 27th, 2014 — 10:21

¿Estamos exagerando con las restricciones de la sal?

SALHace mucho que se sabe que comer demasiada sal aumenta la presión arterial, pero un estudio global integral afirma ahora que una falta de sal en la dieta también puede dañar la salud del corazón.
Parece haber un “punto perfecto” de consumo diario de sodio de entre 3 y 6 gramos, lo que equivale a entre 7.5 y 15 gramos de sal, asociado con un riesgo más bajo de muerte y enfermedades cardiacas que un consumo más elevado o más bajo, informan los investigadores.

“Hallamos que unos niveles demasiado altos de sodio son nocivos, pero también es nocivo comer un nivel bajo de sodio”, señaló el coautor Andrew Mente, profesor asistente de epidemiología clínica y bioestadística de la Universidad de McMaster, en Ontario. “Tener un nivel moderado de ingesta se asocia con el menor grado de daño”.

Los hallazgos contradicen las directrices actuales para la prevención de las enfermedades cardiacas, que recomiendan una ingesta máxima de entre 1.5 y 2.4 gramos al día. Eso equivale a poco menos de media cucharadita de sal de mesa al día.

“Apenas una de cada 20 personas en el mundo comen lo que se recomienda ahora”, apuntó Mente. “Esto indica que hacemos recomendaciones que la mayoría de personas no pueden cumplir. No es una recomendación práctica. Esto sugiere que en lugar de enfocarnos en el sodio, debemos enfocarnos en comer una dieta saludable en general y en buscar cambios saludables en el estilo de vida”.

Limitar el consumo de sal es difícil, dado que el 80 %  de la ingesta diaria de sal de una persona proviene de la comida que consume, y no del salero, apuntó.

Los hallazgos de los investigadores se incluyen en unos artículos que aparecen en la revista New England Journal of Medicine (doi: 10.1056/NEJMe1407695). Uno examina la relación entre la ingesta de sal y la presión arterial, mientras que el otro observa a la sal y el riesgo de muerte por una enfermedad del corazón.

Más de 100 000 personas de 18 países participaron en el estudio. Los estimados sobre la ingesta de sal se basaron en análisis de orina, que mostraban la cantidad de sodio excretada por los participantes. El estudio se conoce como la investigación Epidemiología urbana y rural prospectiva (PURE, por su sigla en inglés).

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), cuestiona la validez de los estudios. Afirma que seguirá respaldando su recomendación actual de menos de 1.5 gramos al día para una salud cardiaca ideal.

“A la AHA le preocupa la calidad de estos estudios, y cree firmemente que otros tipos de evidencia, sobre todo la relación bien documentada en ensayos clínicos entre la ingesta de sodio y la presión arterial, proveen la mejor base científica para guiar las políticas”, afirmó el Dr. Elliott Antman, presidente de la asociación cardiaca. “La mayoría de las evidencias disponibles hasta la fecha muestran que una reducción en la ingesta de sodio se asocia con una presión arterial más baja, lo que en sí se asocia con una reducción en los eventos cardiovasculares”.

Antman apuntó a un tercer estudio en la revista, que afirmaba que el consumo excesivo de sal podría provocar 1.65 millones de muertes por enfermedad cardiovascular cada años. En ese estudio, dirigido por el Dr. Darius Mozaffarian de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, las muertes se vincularon con una ingesta de sodio superior a 2 gramos al día, el límite fijado por la Organización Mundial de la Salud.

“Tan solo en EE. UU., casi 57 600 muertes cardiovasculares se atribuyen cada año a la ingesta de sodio a ese nivel”, dijo Antman.

Al observar el vínculo entre la sal y la presión arterial, Mente dijo que a sus colegas del PURE les sorprendió no hallar una relación lineal recta. Reducir la sal de la dieta más allá de cierto punto parece no ser bueno para la presión arterial, y podría incluso ser malo.

“Hallamos que si se consume una cantidad alta de sodio, reducir el sodio tiene un gran efecto sobre la presión arterial”, dijo. “Pero si tiene una dieta con un sodio promedio, reducir el sodio más no tendrá mucho impacto sobre la presión arterial”.

Un exceso de sal aumenta la presión arterial al hacer que el cuerpo retenga agua, apuntó la Dra. Suzanne Oparil, directora del programa de biología vascular e hipertensión de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama, en Birmingham.

El agua adicional hace que el volumen sanguíneo se expanda, lo que aumenta la presión interna sobre los vasos sanguíneos. Esa presión puede hacer que las arterias se endurezcan, lo que a su vez aumenta el riesgo de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular.

Los investigadores del PURE verificaron que un exceso de sal aumenta el riesgo de una persona de enfermedad cardiaca y muerte. En particular, el exceso de sal daña la salud de las personas con hipertensión, obesas o mayores.

Pero muy poca sal en la dieta también parece ser nociva, hallaron. Una ingesta de sodio inferior a 3 gramos al día se vinculó con un aumento del 27 %  en el riesgo de muerte y enfermedad cardiaca, según sus hallazgos.

“Nadie sabe el motivo exacto”, dijo Oparil, que escribió un editorial que acompaña a los estudios. “Quizá se necesite un cierto volumen sanguíneo, y una presión arterial demasiado baja puede ser nociva, o quizá sea otra cosa”.

A Oparil no le sorprende que la asociación cardiaca dispute los hallazgos. “Creen en limitar la sal”, dijo, y añadió que estos nuevos estudios indican que las personas por lo demás sanas quizá no deban controlar su ingesta de sodio.

“Si no tienen hipertensión y no son obesas, y son más jóvenes, en realidad no deben preocuparse demasiado por la sal”, afirmó. “Deben hacer otras cosas buenas, como tener unos niveles altos de actividad física y consumir una dieta saludable. La reducción extrema de sodio no tiene un beneficio demostrable y no deberíamos enfocarnos en eso”.

(Fuente: (MedlinePlus) (Noticias al día)

Suzanne Oparil.Low sodium intake–cardiovascular health benefit or risk?.N Engl J Med. 2014 Ago 14;371(7):677-9.

Comentarios desactivados

Older Posts »