Archive for the 'Envejecimiento en Cuba'

Jueves 8 / octubre / 2015

Actualidad

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — octubre 8th, 2015 — 9:01

Actualidad envejecimiento en CUBAEmpoderar, desde la comunidad, a nuestros mayores

Porcentaje de adulto mayor de la población: 20,1 %. Esperanza de vida en Cuba asciende a 78,45 años:  76, 50 para los hombres y de 80, 45 para las mujeres.

Al cierre del trienio 2011-2013, la esperanza de vida al nacer de la población cubana en general llegó a 78,45 años, cifra que coloca a la Mayor de las Antillas entre las 25 naciones del mundo más aventajadas en ese importante indicador del progreso humano de una sociedad. El máster en Ciencias Juan Carlos Alfonso Fraga, director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo (Cepde) de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), manifestó a Granma que el mencionado valor representa una ganancia de 0,48 con respecto a la etapa 2005-2007, cuando el promedio fue de 77, 97 años. Todas las provincias experimentaron aumentos de la esperanza de vida para ambos géneros. De manera particular, las mujeres muestran una expectativa de 80,45 y los hombres de 76,50. Las tuneras, holguineras, villaclareñas y guantanameras sobrepasan los 81, mientras las nacidas en Artemisa, Camagüey, La Habana y Mayabeque no llegan a 80. Con relación a los hombres, solo los residentes en Las Tunas apuntan a poder alcanzar los 78 años. Resulta de interés mencionar que las provincias de Las Tunas y Holguín tienen una esperanza de vida al nacer de alrededor de 79,5 años, la más elevada a nivel nacional. Villa Clara, Sancti Spíritus, Guantánamo y Pinar del Río también superan los 79 años. Paradójicamente La Habana presenta el valor más bajo (ronda los 77,36), seguida de Artemisa, Mayabeque, Matanzas y Santiago de Cuba. Los datos expuestos forman parte de un estudio monográfico publicado el pasado año por especialistas del Cepde, a partir de la información recopilada en el Censo de Población y Viviendas 2012, y otras fuentes. Dicho trabajo contribuyó a la actualización del cuadro sociodemográfico del país. (anuario estadístico-2017)

Comentarios desactivados

Lunes 7 / septiembre / 2015

Hospitales crean mejores condiciones para adultos mayores

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — septiembre 7th, 2015 — 10:23

atencion_adulto_mayorEl Ministerio de Salud Pública (Minsap) emprende una serie de reparaciones en sus instalaciones para hacer más fácil el cuidado de la tercera edad, proceso en el que ha sido priorizada la capital por ser una de las ciudades más envejecidas del país.
En conversación con la AIN, Aldo Muñoz, director del hospital Manuel “Piti” Fajardo, destacó que ese centro asistencial brinda servicios principalmente a los 200 mil habitantes del municipio Plaza de la Revolución, el de mayor promedio de edad en toda la nación.
Además de remozar nuestra sala de Geriatría, reparamos los pisos dedicados a Angiología, Coronario, Ictus y Psiquiatría, especialidades todas vinculadas al cuidado de personas mayores, donde ubicamos pasamanos junto a las duchas, camas, sanitarios y lavamanos que facilitan el apoyo y la locomoción, apuntó.
El Programa de Mantenimiento del MINSAP está priorizando la geriatrización de las instituciones –destacó-, por eso también se han sustituido elevadores y eliminado barreras arquitectónicas, como mismo se están climatizando de manera progresiva algunas unidades de ingreso.
Este programa, que se desarrolla desde 2012, ha priorizado entre sus objetivos para este año el mantenimiento de casas de abuelos y hogares de ancianos, especialmente en municipios densamente poblados como Habana del Este y 10 de Octubre.
Pedro Núñez, administrador de la Casa de Abuelos de Cojímar, explicó que este lugar acoge mayormente a ancianos con amparo pero cuya familia no posee condiciones para cuidarlos durante el día por encontrarse trabajando, de ahí que constantemente les lleguen nuevas solicitudes.
El MINSAP y nuestro gobierno local nos han apoyado con todo lo que necesitábamos: televisores, ventiladores, mesas y sillones nuevos, y en un futuro pensamos expandir nuestra área techada hasta poder recibir a 35 abuelos, comentó.
Anahí Benítez, trabajadora social de la instalación, resaltó que allí los asistentes reciben servicios de Podología, Fisiatría, Psiquiatría, Estomatología y Nutrición, con el fin de que mejoren, mantengan o adquieran una buena calidad de vida.
Casi todos cuando llegan están un poco deprimidos porque les falta socialización y poder compartir experiencias con contemporáneos, pero aquí les organizamos excursiones, bailes, talleres de manualidades que les levantan el ánimo y que les permite una exitosa reincorporación a su familia.

La Habana, 30 jul (AIN)

Comentarios desactivados

Miércoles 13 / mayo / 2015

Envejecimiento poblacional en Cuba: ¿éxito o problema? (II)

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — mayo 13th, 2015 — 11:49

ancianos cubanosPor Lisandra Fariñas y Lauren Céspedes.

¿Cómo articular el proceso de desarrollo del país con el elevado índice de envejecimiento poblacional que caracteriza el escenario demográfico cubano? La disyuntiva es clara: ¿éxito o problema?
Para la investigadora del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana (Cedem), Grisell Rodríguez, Cuba debe atender esta dinámica demográfica desde la gestión y planificación de programas de desarrollo económico y social que consideren las características de este grupo poblacional.
Hay que darse cuenta que serán menos los trabajadores, que se necesitarán más servicios geriátricos que pediátricos y que es vital buscar fórmulas para aprovechar a esa población ya en edad avanzada, pero que todavía es útil. Sobran los ejemplos de personas entre 60 y 75 años que todavía están vinculadas laboralmente y aportando mucho. No se puede concebir a este grupo etario como carente, porque no lo es; no es solo una población que necesita atención, dijo a Granma la experta.
¿Qué debemos hacer? La premisa de acuerdo con varios expertos se sustenta en que el desarrollo tiene que estar no solo en función de satisfacer las necesidades de la población; sino en función de los cambios demográficos, si se quiere aprender a vivir en armonía con los ancianos.
Más de un desafío
El envejecimiento poblacional es un fenómeno característico de países con alto nivel de desarrollo económico y social. Por tanto es un desafío en estos dos órdenes y el último de ellos constituye un reto en particular dentro del ámbito educacional, en cuanto a la responsabilidad de la educación en la relación entre generaciones, y la convivencia familiar.
Así explicó el profesor Antonio Aja Díaz, director del Cedem, para quien en el plano económico están muchos de los obstáculos a sortear, partiendo de que aumentan los grupos de edades en 60 años y más, disminuyen los segmentos poblacionales más jóvenes y por tanto hay afectación sustantiva a las fuerzas de trabajo y a la capacidad productiva.
En una estructura económica de un país como Cuba, tener una población cada vez más envejecida significa más necesidades en el orden asistencial, de servicios de salud, de calidad y confort de vida. Pero también mayor consumo, y aumento en la demanda de transporte; y la necesidad de eliminar barreras arquitectónicas, por ejemplo. De ahí que el envejecimiento en este aspecto será un fenómeno más o menos problemático.
El entrevistado mencionó un tema esencial como el de los cuidados, donde llamó la atención sobre el papel que deben desempeñar las nuevas formas de gestión económica y figuras del trabajo por cuenta propia, además de las instituciones estatales. En este sentido, hoy el país tiene aprobada la actividad de cuidador de enfermos, personas con discapacidad y ancianos, que además se encuentra dentro del régimen simplicado de tributación, con una cuota mensual consolidada de 20 pesos*.
No es difícil imaginar lo que supone para la economía cubana, y la familiar, escenarios como los actuales y los que se avecinan.  Hoy un cubano trabaja como promedio para el sustento de cuatro o cinco personas; y se estima que estas cifras se dupliquen. Debemos habituarnos a que funcionaremos, incluso en el ámbito laboral, con una población de 60 años y más en su mayoría. La jubilación se corrió a los 65 años en los hombres y 60 en las mujeres; pero ello no es lo mismo para un obrero de la construcción o de la agricultura, que para un profesional que trabaje hasta avanzada edad. Se deben estudiar las particularidades de cada caso y, sobre todo, crear condiciones de vida y de trabajo favorables para la permanencia o reincorporación de quienes lo deseen.
En el desarrollo de políticas públicas articuladas está, según el profesor Aja, el camino para enfrentar este fenómeno. Al respecto co¬mentó lo acertado de aprobar por el Consejo de Ministros un conjunto de medidas para atender la dinámica demográfica, encaminadas a estimular la fecundidad, responder a las necesidades de la población de la tercera edad, así como promover el empleo mayoritario y eficiente de las personas aptas para el trabajo; lo cual está en sintonía además con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.
Otro de los retos recae en el sistema de salud y asistencia social, recargados ante el envejecimiento, que no puede ser visto solo desde lo asistencial, como una enfermedad. Por muchos años pusimos el énfasis en las especialidades de atención a los jóvenes y a los niños; y ahora tenemos que trasladar el énfasis hacia el adulto mayor, dijo el entrevistado.
No obstante, puntualizó que no puede descuidarse en términos de promoción, prevención y educación en salud a los jóvenes. Es esa juventud la que atenderá a los viejos de mañana, y si crece con enfermedades, malos hábitos de alimentación, alcoholismo, tabaquismo y poca práctica de ejercicios; pues ese es el envejecimiento que tendremos.
Siempre útiles
¿Cuánto pudieran  y pueden,  aportar los adultos mayores? Para el investigador del Cedem, José Luis Martín Romero, si bien la población laboral cubana está en pleno proceso de envejecimiento; y la edad promedio del trabajador está sobre los 40 años, no puede ser solo entendido como un proceso negativo. A esa edad, generalmente, hay una consolidación del conocimiento, las experiencias, se trabaja con mayor calificación y competencias.
Sin embargo, el especialista mencionó como uno de los mayores desafíos que tiene el país, el de crear y recuperar condiciones adecuadas de trabajo para que la generación de adultos mayores todavía útil se incorpore a la vida laboral desempeñando antiguos oficios, hoy desaparecidos.
Tenemos la fuerza de trabajo más calificada de América Latina, pero aún debemos ganar en cultura del trabajo. Debemos ver el envejecimiento de la fuerza de trabajo en relación con el movimiento de la sociedad y la economía, y partir de la premisa de que es necesario y prudente aprovechar esa fuerza, refirió.
Cuidados y feminización de la vejez
Sobre el tema de la mujer Grisell Rodríguez apunta que al mismo se le ha dado prioridad, pero aún de puertas hacia fuera.
Las posibilidades de incorporación social de la mujer han sido amplísimas, nuestra ley de maternidad es de las más progresistas del mundo y la mujer cubana gana lo mismo que un hombre en la misma plaza de trabajo, por ejemplo.
Pero, para la investigadora, el problema está de la puerta del hogar, los centros de trabajo y las escuelas hacia adentro, donde se han mantenido y se siguen reproduciendo un grupo de patrones de comportamiento de una sociedad machista, donde aún prevalece la sobrecarga de roles a la mujer.
Y es justamente en este escenario donde las féminas: cuidadoras por excelencia, como los propios estereotipos sociales las han acuñado, experimentan exceso de tareas, lo cual se agudiza en el caso de las propias adultas mayores cuidando a otros adultos mayores.
Al rol de ama de casa, madre-cuidadora de los hijos y esposa, se le añade entonces el de cuidadora de los mayores del hogar, lo cual es un elemento que los estudios han apuntado incide contra la decisión de una pareja de tener hijos.
La especialista significó la necesidad de crear más estructuras de apoyo para que la mujer y, en general la familia, tengan mayores facilidades que le permitan aportar a la sociedad mediante su trabajo y al mismo tiempo no desatender el cuidado al adulto mayor y a los menores. Sobre este aspecto en particular mencionó ejemplos como la adquisición de comida elaborada o semihecha, servicios de cuidado más allá de los horarios tradicionales, entre otros.
La sociedad necesita que esa mujer, la cual forma parte de la población joven en edad laboral y con mucho que aportar, pueda mantenerse económicamente activa.
Una sociedad sin gerontofobia.
La sociedad cubana debe plantearse urgentemente cambiar la relación que existe entre sus generaciones y fomentar un mayor respeto de los unos a los otros. Menos agresión verbal y ruido, mayor respeto a la individualidad, y a los ancianos y a la mujer. Mayor entendimiento entre los jóvenes, porque van a ser los ancianos del futuro; y para eso no hay que esperar desarrollo económico, sostiene el profesor Aja.
Muchas de esas normas de convivencia se han perdido en los últimos 30 años y eso hay que rescatarlo, porque una sociedad envejecida y además con disfunciones sociales como estas, puede convertirse en una sociedad caótica. No hay que esperar para que en los ómnibus de este país, los más jóvenes les den los asientos a los mayores, sea hombre, mujer o niño. No hay que aguardar por ningún otro recurso para que a través de la familia, los medios, las instituciones educativas, se llame al orden en ese sentido, porque es lo que transmitiremos de generación en generación, subrayó.
El mayor recurso de los países es su pueblo. Construir una sociedad amigable con los adultos mayores es entonces la mejor manera de cuidar nuestra gente.
* El régimen simplificado de tributación es aquel que se establece para aquellos trabajadores por cuenta propia que desarrollan las actividades de menor complejidad, que a estos efectos disponga el Ministro de Finanzas y Precios. Este régimen consiste en el pago unificado de los impuestos sobre las Ventas o sobre los Servicios y sobre los Ingresos Personales, a los que están obligados estos trabajadores, a través del aporte mensual de cuotas consolidadas. No es de aplicación el Régimen simplificado de Tributación cuando el trabajador por cuenta propia contrate más de una persona para el ejercicio de la actividad o desarrolle más de una de las actividades autorizadas.

Disponible en : http://www.granma.cu/cuba/2015-05-10/cuba-envejece-exito-o-problema-i
13 mayo 2015

Comentarios desactivados

Domingo 10 / mayo / 2015

Cuba envejece: ¿éxito o problema? (I)

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — mayo 10th, 2015 — 11:37

El país no cuenta con reemplazo generacional desde el año 1978, pues desde esta fecha la Tasa Global de Fecundidad es menor a los 2,1 hijos por mujer necesarios para alcanzar este relevo poblacional
Autor: Lauren Céspedes Hernández.  lauren@granma.cu
La tendencia actual muestra que las parejas se quedan con un solo hijo.
Basta solo mirar alrededor para que el índice de envejecimiento poblacional estimado ya en un 19 % de la población con 60 años y más, cuando el último Censo de Población y Viviendas del 2012 anunciaba un 18,3 %, deje de ser un frío número y tome rostro.
Cuba envejece y lo hace aceleradamente. Si países del primer mundo como Francia tardaron unos cuatro siglos para alcanzar estos indicadores, Cuba lo ha hecho en apenas cinco décadas. Es un hecho que coloca el país frente a múltiples desafíos, en tanto obliga a prestar mayor atención a las necesidades emergentes de una población de edad avanzada cada vez más numerosa.
Pero este fenómeno demográfico también exige replantearse disyuntivas: envejecemos, beneficio o problema.  Ambos, si asumimos que es el resultado del desarrollo social alcanzado.
De acuerdo con los estudiosos de este fenómeno, conceptualmente el envejecimiento poblacional pudiera ser reversible, pero no parece viable, al menos en el caso de Cuba. Resulta difícil que pueda producirse un aumento tan importante en la fecundidad capaz de revertir el efecto que una mayor sobrevivencia ejerce sobre la estructura por edad.
Cuba no cuenta con un reemplazo generacional desde el año 1978, pues desde esta fecha la Tasa Global de Fecundidad es menor a los 2,1 hijos por mujer necesarios para alcanzar este relevo poblacional. En el 2011, la Tasa Global de Fecundidad fue de 1,77 siendo la más alta de los últimos 24 años (comparada con 1,83 en 1990).
Según el Anuario Estadístico de Salud del 2014, este indicador disminuyó a 1,68 hijos por mujer; mientras la Tasa Bruta de Reproducción (cantidad de hijas por mujer) descendió de 1,80 en 1970 a 0,81 en el pasado año.

POR QUÉ NOS PONEMOS VIEJOS

La fecundidad cubana es baja, pero siempre lo ha sido. Las mujeres han tenido la expectativa de tener dos hijos; y en los últimos años uno solo, refirió Antonio Aja Díaz, director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana (Cedem).
Unido a lo anterior, el académico agregó que “nosotros perdemos anualmente alrededor de 38 000 efectivos de población, todos muy jóvenes, con una feminización muy alta, es decir mujeres en plena capacidad reproductiva. Esta dinámica es similar a la de muchos países desarrollados, con la particularidad de que esas naciones reciben emigración; que si bien no lleva al nivel de reemplazo, sí acumula un número de nacimientos significativos. En nuestro caso no es así, por tanto tenemos que trabajar también por retener población y ese es un tema pendiente. En un contexto demográfico como el cubano este es un elemento disfuncional, que no ayuda a ese desarrollo, porque se pierde población joven, en plena capacidad reproductiva, productiva y necesaria demográficamente hablando.
Para la investigadora Grisell Rodríguez Gómez, la principal causa del envejecimiento demográfico es la baja fecundidad; pero insistió en que los reducidos niveles de esta variable que tenemos hoy también constituyen un logro; en tanto son el resultado del ejercicio de un derecho de la mujer. Si la mujer, la pareja, la familia, está haciendo uso de este derecho al decidir cuántos hijos tener y el resultado es este nivel de envejecimiento, indirectamente es un logro.
La experta explicó a Granma que si bien la fecundidad es alta en países con bajo nivel de desarrollo económico y social, y baja en países del primer mundo al menos así empezó a comportarse en sus inicios ya hoy hay muchos países del cono sur latinoamericano, así como Cuba, que siendo subdesarrollados tienden al comportamiento bajo de esta variable.
A ello se suma, explicó, que la fecundidad cubana es temprana, pues el mayor peso está en los grupos de 20 a 24 años. Más del 60 % de nuestra fecundidad es en mujeres jóvenes menores de 30 años.
La Encuesta Nacional de Fecundidad del 2009, puso en evidencia que la mayoría de las féminas cubanas, al igual que los hombres, tienen un ideal de familia pequeña, pues prefieren tener uno o dos hijos, decisión en la cual influyen además de las aspiraciones profesionales, el ejercicio de sus derechos reproductivos.
Asimismo, sobre la decisión de tener hijos inciden otros factores como las carencias económicas, el limitado acceso a la vivienda y el elevado costo para la atención de los pequeños, a lo que se adiciona en muchos hogares la falta de servicios de apoyo a la familia y la coexistencia con adultos mayores que requieren cuidados.
Entre las causas fundamentales para el aplazamiento de la decisión de ser padres y madres, más del 35 % de los hombres y mujeres encuestados en la mencionada investigación alegaron la situación personal, familiar y económica, donde gravita el hecho de tener ya hijos pequeños o considerarse aún jóvenes para asumir el rol materno o paterno.
Los estudios no obstante muestran que no todo está perdido, pues si el ideal de las mujeres en Cuba es tener más de dos hijos, potencialmente estamos en el nivel de reemplazo; pero la realidad es que nos encontramos por debajo, subrayó Rodríguez Gómez.
De acuerdo con la entrevistada, en Cuba tenemos un patrón de fecundidad bajo desde inicios del siglo XX: cuando en 1910 las mujeres tenían cinco hijos promedio, en América Latina la media era de 14 por mujer. La tasa global de fecundidad de la mujer en Cuba nunca subió de esos porcientos. No se pueden tomar decisiones pasando por alto esta historia.
Hoy es una urgencia atender este tema. Se han pensado acciones desde las políticas gubernamentales que fueran en la línea de estimular la fecundidad, dijo; pero, hay que estar conscientes de que no hay recogido en la historia universal un patrón bajo que se haya movido a uno alto; porque toda la transición de esta variable en el mundo, siempre ha ocurrido a la inversa. Tampoco podemos dar la espalda a patrones culturales y comportamientos que ya la persona tiene asimilados e interiorizados.
Desde la academia defendemos la perspectiva de que la mujer cubana no abandona su intención de tener hijos. Al tener uno cumple con uno de los roles socialmente aceptados de la mujer (tener un hijo y hacerlo temprano); pero el segundo, el ideal, se posterga, se abandona la idea, o se tiene. Es ahí donde hablamos de que existe la reserva, porque está la intención, el deseo explícitamente reconocido de tenerlo por parte de muchas mujeres, pero no tienen condiciones materiales. Hacia ahí deben estar dirigidas las políticas, a apoyar, a acompañar a esas mujeres que quieren tener su segundo hijo pero no lo han hecho por esas razones, argumentó la especialista.
Hay otras que no lo tendrán aun recibiendo garantías y estímulos porque no les interesa, porque no está en sus planes, en su proyecto de vida; lo cual además es su derecho absoluto; como también es un derecho que se le acompañe y se le apoye para logar ese ideal de familia. Y las políticas que se tracen deben estar acordes con esos derechos.
Refirió la académica que las encuestas e investigaciones realizadas en este campo muestran que no está ocurriendo un proceso de toma de decisión en torno al momento de tener un hijo. Muchas veces la decisión se toma con el embarazo presente, pues se hace ante la falla o el no uso de los métodos anticonceptivos.
Muchos son, de acuerdo con la entrevistada, los elementos que intervienen en este proceso. Hay una valoración del costo de tener un hijo, en todos los sentidos, no solo en el económico, porque también se piensa en el costo-tiempo y el postergar otros planes y proyectos individuales.
En este contexto aparece el aborto, utilizado como alternativa anticonceptiva de alta recurrencia y no como fallo de estos métodos. Los estudios han demostrado que no hay una cultura en el uso y atención a la anticoncepción, que permita la planificación familiar.
Es este además un asunto marcado por las relaciones de género. La mujer siente que el hijo va a ser solo su responsabilidad, que le va a tocar a ella. Hoy esa mujer dice, entonces no, ahora no, agregó la experta.
En ese sentido, enfatizó en que cualquier política encaminada a elevar la fecundidad tiene que partir de un diagnóstico fidedigno de qué es lo que pasa hoy: qué roles están desempeñando la familia, la pareja, la mujer y las entidades públicas (Educación, Salud y Trabajo) y por qué. Qué se habla en las escuelas sobre este fenómeno. Aún no lo suficiente, por lo que sigue siendo un tema pendiente a incorporar en la vida de los niños y jóvenes. Cómo en el nivel primario de atención se aborda. Tienen que retomarse alternativas y estrategias desde la comunidad, pero no es un problema solo de salud pública.
Es una atención colegiada, y todas las instituciones tienen que trabajar en función de apoyar y acompañar a aquella pareja que sí quiere tener el hijo.
Eso es algo en lo que hay que avanzar, como mismo hay que trabajar en potenciar los roles de la responsabilidad materna y paterna, explicó.
Para la doctora Grisell Rodríguez Gómez, no se puede culpabilizar a la mujer o la familia porque no está teniendo hijos. Ello tiene que estar en el proyecto de la mujer, de la pareja, de la familia, y en ese espacio existe potencialidades.
De modo general, los especialistas alertan sobre las políticas de estimulación de la maternidad, en tanto estas no pueden abordarse de forma pragmática. Que la fecundidad aumente será un proceso de generaciones, que debe pasar el filtro sociológico, cultural, religioso, y de costumbres de la sociedad. Las investigaciones y las acciones que se propongan tienen que ser lo suficientemente rigurosas y contemplar la diversidad en la formación de las familias cubanas.
10 de mayo de 2015 18:05:27

Comentarios desactivados

Lunes 27 / abril / 2015

Los cuidados, ¿cómo enfrentar ese desafío?

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — abril 27th, 2015 — 11:54

Cuba es uno de los países más envejecidos de América Latina, y hacia el 2050 será una de las naciones que más número de adultos mayores tendría en el mundo
Autor: Lisandra Fariñas Acosta.  lisandra@granma.cu
Si el Censo de Población y Viviendas del año 2012 nos alertaba de que un 18,3 % de la población cubana tenía 60 años y más; y confirmaba que Cuba es uno de los países más envejecidos de América Latina, al tiempo que anunciaba sería hacia el 2050 una de las naciones que más número de adultos mayores tendría en el mundo; hoy las cifras van siendo alarmantes, por lo acelerado del proceso.
Estamos hablando hoy de un 19 % de envejecimiento poblacional, explicó a Granma el doctor Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, en el contexto de la Convención Internacional Cuba-Salud 2015, que acogió un foro sobre envejecimiento en esta región.

¿Cómo enfrenta el sistema de salud este fenómeno demográfico para el cual no fue diseñado ningún sistema?. Nos corresponde debatir y buscar soluciones en esa dirección, señaló.
Al respecto, refirió que son múltiples los escenarios a donde hay que voltear la mirada, y en ese sentido mencionó la atención primaria de salud como el principal de estos para la asistencia al adulto mayor, porque es donde ellos radican.
Desde la década del ochenta,  dijo, ya teníamos el programa del médico y la enfermera de la familia, y eso es un pilar esencial, pero lo que nos falta hoy es la capacitación de los recursos humanos para poder ofrecer una atención de calidad a este grupo poblacional. Se han incrementado tanto los servicios de geriatría en el país como el número de residentes en esta especialidad, lo cual constituye una gran fortaleza. Sin embargo, el mayor de los desafíos que tenemos todos, no solo el sector de la salud, es el tema de los cuidados, que lo asume fundamentalmente hoy el sistema sanitario a partir de las casas de abuelos y hogares de ancianos, donde se han implementado nuevas modalidades como las casas para personas con demencia, para apoyar en el cuidado y la estimulación cognitiva de estas personas, dijo el doctor Fernández Seco.
Enfrentar los cuidados en un grupo poblacional que se incrementa, donde se habla incluso según los resultados del Censo de que el 13 % de los adultos mayores vive solo; donde no solo aumentan las personas de 60 años, sino las mayores de 75, es un escenario de gran complejidad, subrayó el entrevistado.
Actualmente, cuando muchos países del mundo están abogando por la convención de derechos del adulto mayor, ya Cuba tiene su propio lineamiento (el número 144), donde se expresa claramente la necesidad de brindar particular atención al estudio e implementación de estrategias en todos los sectores de la sociedad para enfrentar los elevados niveles de envejecimiento poblacional; y ello es una gran fortaleza.
El entrevistado enfatizó en la necesidad de que desde la intersectorialidad, pueda materializarse la aspiración de tener servicios y ciudades amigables con los adultos mayores. Tenemos una población mayor que aumenta; y aún las calles carecen de iluminación y muchas de sus aceras no son transitables, y hay que pensar: ¿cuál es la población que camina por las calles de Cuba? ¿Está preparado, por ejemplo, el municipio de Plaza de la Revolución con un 25 % de personas de más de 60 años? Hablamos de viabilizar los trámites, pero, ¿cuánto le cuesta a los adultos mayores ir a una oficina a hacer trámites ? Son retos que quedan.
También refirió el doctor Fernández Seco, que una de las cuestiones que se están potenciando hoy son las escuelas de cuidadores. La aspiración es llegar este año al 50 % de los policlínicos del país con este servicio. A veces maltratamos por falta de conocimientos, y ello incluye preparar también a la persona que está cuidando, la cual lógicamente se desgasta.
El incremento de ayudas técnicas, por la alta demanda que existe, de productos como sillas de ruedas, camas fowler, colchón antiescaras, patos, andadores, es otra de las prioridades del sistema de salud, para crear condiciones a la comunidad y apoyar el cuidado de los adultos mayores, explicó.
Asimismo, el especialista enfatizó en la necesidad de cambiar la visión del envejecimiento, que tradicionalmente ha ubicado al adulto mayor en una posición de desventaja social, casi siempre como una persona dependiente, que no es capaz de tomar iniciativa y formar parte del desarrollo de la sociedad. Suponemos muchas veces la vejez como discapacitante, y hay que tener en cuenta que el envejecimiento no es una enfermedad, se puede llegar a edades avanzadas de la vida sin padecer discapacidades. Preparar a las nuevas generaciones, promover una vida sana que garantice una longevidad activa y satisfactoria es también otro desafío, comentó.
XIII SEMINARIO INTERNACIONAL DE LONGEVIDAD
Temas como los planteados por el doctor Fernández Seco, serán objeto de debate en el XIII Seminario Internacional de Longevidad, inaugurado este lunes en el Palacio de Convenciones de La Habana, y que propone intercambiar sobre el ¿Qué hacer para vivir 120 años y más con buena calidad de vida?
La cita, que se extiende hasta el día 30, bajo la organización de la Asociación Médica del Caribe (Ameca) y el Club de los 120 años, acoge además el IX Encuentro Internacional de Enfermería, el II Simposio de Salud Bucal en la Longevidad, y el XI Encuentro de Centenarios.
Temáticas como la Genética, Motivación, Nutrición y Alimentación, Salud, Actividad Física, Cultura, Sexualidad y Medio ambiente, ocuparán la agenda de estos días; un diálogo oportuno y necesario ante un fenómeno que exige pensar no solo cómo vivir más tiempo, sino que ello se traduzca en vivir mejor.
27 de abril de 2015 23:04:42

Comentarios desactivados

Martes 14 / abril / 2015

Actualizar criterios sobre envejecimiento tiene una significación especial

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — abril 14th, 2015 — 12:00

Entrevistador: Jorge Marques García
Entrevistado: Dr. Humberto Arencibia Pérez

Actualizar criterios sobre envejecimiento tiene una significación especial, aseguró el Dr. Humberto Arencibia.
Un foro dedicado al Envejecimiento tendrá lugar del 23 al 24 de abril en el Palacio de Convenciones de La Habana como parte de los foros satélite insertados en la Convención Internacional Cuba Salud 2015. Para conocer detalles sobre este evento, Infomed conversó con el Dr. Humberto Arencibia Pérez, presidente de la Sociedad Cubana de Gerontología y director del Centro de Investigaciones sobre: Longevidad, Envejecimiento y Salud. Cited, quien, además, coordina el mencionado foro.
En un ameno e instructivo diálogo, el Dr. Arencibia aborda los temas que se expondrán, los resultados del Programa de Atención Integral al Adulto Mayor en Cuba y la incidencia de las enfermedades crónicas no trasmisibles en este segmento poblacional.
¿Qué importancia le atribuye a la celebración de este foro?
El hecho de que nos hayan otorgado un espacio en esta convención tiene una significación especial, si tenemos en cuenta que se trata de uno de los eventos más importantes que se realizan hoy en el mundo. El envejecimiento en Cuba es una realidad y puedo decirte que al cierre del 2013 el número de personas con 60 años o más alcanzó el 18,3 % y el Ministerio de Salud Pública y las estructuras subordinadas tienen un plan de acción que cumplir para enfrentar la mencionada problemática.
Por tanto, será un espacio donde participarán un grupo de personalidades de Cuba y del extranjero tanto en el campo de la geriatría como en otras especialidades médicas. Tendremos un intercambio actualizado sobre la situación del envejecimiento en Cuba y en otros países, donde podemos exponer también qué está haciendo nuestro país en materia de investigaciones, formación de recursos humanos y servicios asistenciales para este grupo poblacional que tiene demandas muy específicas.
¿Puede referir algunas de los temas que se expondrán en el foro?
Con respecto a los ponentes cubanos tendremos al Lic. Juan Carlos Alfonso Fraga, de la Oficina Nacional de Estadísticas, quien expondrá el tema “Envejecimiento de la población cubana, un reto para la sociedad”. El especialista peruano José Parodi, profesor de la Academia Latinoamericana de Medicina del Adulto Mayor, tendrá a su cargo la conferencia “Investigación del envejecimiento. Actualidad y futuro”, mientras que la Dra. Patricia Solís, de la Organización Panamericana de la Salud, con sede en Washington, disertará sobre “Indicadores principales que se usan en el adulto mayor para medir la calidad”. Este último tema forma parte de una mesa redonda en la cual intervendrán integrantes de la Escuela Nacional de Salud Pública, y el entrevistado, en representación del Cited y de la Sociedad Cubana de Geriatría.
La Lic. Yusimí Campos, especialista del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social de Cuba se referirá a “Programas sociales dirigidos a la protección del adulto mayor” y el Dr. Alberto Fernández,  jefe del Dpto. del Adulto Mayor en el Ministerio de Salud Pública de Cuba, abordará los Servicios de salud para el adulto mayor.
Un tema muy importante guarda relación con la fragilidad de los ancianos y será presentado por el Dr.C. Julio Romero, destacado geriatra del hospital Gustavo Aldereguía Lima de Cienfuegos, y la Dra. María Caridad Machado, miembro de la junta directiva de la Sociedad Cubana de Geriatría, tratará: La coordinación de cuidados a largo plazo.
¿Cuáles son los principales resultados del Programa Integral de Atención al Adulto Mayor en Cuba?
Hay que decir que se ha fortalecido la red nacional de servicios desde el punto médico y social. Disponemos de más de 270 especialistas en geriatría en Cuba y eso representa que el país cuenta con una apreciable cantidad de especialistas por cada mil habitantes y que se han capacitado otros profesionales vinculados a la atención de personas de la tercera edad, me refiero a psicólogos, trabajadores sociales, enfermeras.
Tenemos un programa con los cuidadores, que abarca todo el país, y prácticamente tenemos finalizado un diplomado para especialistas relacionados con la atención al adulto mayor. En el Cited tenemos una escuela de cuidadores para enseñar a la familia cómo atender a los pacientes, vamos a editar un manual sobre esa materia y, además, entrenamos a facilitadores de las diferentes provincias y ellos imparten dicha preparación en sus respectivos territorios. Es una de las cosas más importantes que estamos realizando. Además, se están recuperando los servicios de geriatría; en el caso de La Habana hay un programa para recuperar 9 instalaciones, incluyendo el Cited. Esto permite regionalizar los servicios, dar consultas especializadas y acercar los servicios a la población.
Se trabaja en líneas de investigación referidas al deterioro cognitivo, que es muy importante, porque tenemos una población con una alta prevalencia de deterioro cognitivo y de demencia. Asimismo, se trabaja en temas relacionados con las reacciones adversas de medicamentos, con la caída de los ancianos, con estudios de longevidad excepcional y de rehabilitación cognitiva. En lo que concierne a los recursos humanos es oportuno mencionar que se forman residentes de la especialidad de Geriatría por parte del Cited no solo en La Habana, sino en otras provincias.
Estamos empezando a crear una cultura del envejecimiento para no verlo como una enfermedad. Alrededor del 70 % de las personas envejecen con un buen estado de salud y, por tanto, hay que desterrar ese concepto pesimista acerca del envejecimiento y hay que trabajar para llegar a esa etapa de la vida lo más saludable posible.
Este programa abarca la promoción y la prevención desde las edades más tempranas de la vida para llegar a las etapas más avanzadas con el mejor estado de salud posible. En Cuba hay muchas personas con 60 años o más que dan su contribución en las esferas de los servicios y de la producción. Tenemos que proseguir el trabajo para que la sociedad tenga una visión positiva del envejecimiento y, poco a poco, lo vamos a lograr. Hay ejemplos como los de la Cátedra del Adulto Mayor que demuestran la capacidad de esas personas para seguir aprendiendo.
Las enfermedades crónicas no trasmisibles constituyen un importante problema de salud en el mundo y en Cuba. Por diferentes vías, se realizan acciones de promoción y  prevención de salud dirigidas a contrarrestar sus efectos negativos. ¿Cómo valora esos propósitos?
El cuadro epidemiológico en Cuba y en otros países en desarrollo que han envejecido ha variado, y en la actualidad las enfermedades crónicas no trasmisibles constituyen la principal causa de mortalidad y morbilidad en el adulto mayor. Es necesario hacer labores de promoción y prevención desde edades tempranas para cuando la persona llegue a etapas avanzadas pueda evitar la discapacidad y la dependencia.
Por tanto, las personas deben desarrollar una cultura de salud. Cuando usted tiene una enfermedad crónica debe ser más cuidadoso con su estilo de vida. Estamos hablando de la diabetes, la hipertensión arterial y las afecciones oncológicas, las cuales tienen una gran incidencia en la discapacidad de los ancianos. Cuando usted vive más tiempo está más expuesto a los factores de riesgo y en el caso de las enfermedades oncológicas hay métodos de prevención, me refiero al cáncer de mama, de próstata, de colon, que cuando se atienden precozmente hay más posibilidades de alargar la vida.
Estas afecciones no se curan, hay que tratarlas y compensarlas, y evitar, sobre todo, la discapacidad y la dependencia, reafirmó.

(Lic. Jorge Noel Marqués, integrante del Centro Virtual de Convenciones de Salud, CNIMC-Infomed. Dpto. de Audiovisuales)
Fuente: Infomed. Red de salud de Cuba.
Disponible en:
http://www.sld.cu/entrevista/2015/04/14/actualizar-criterios-sobre-envejecimiento-tiene-una-significacion-especial

Comentarios desactivados

Lunes 19 / enero / 2015

Envejecimiento poblacional: ¿quién cuida a quién?

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — enero 19th, 2015 — 22:51

calle-obispo-habanaPor Lisandra Fariñas Acosta.   Cuba Contemporánea.
(…) Y sin embargo viejos
lo que se dice viejos
eso es solo un rumor de los muchachos
por ahora la clave es seguir siendo jóvenes
hasta morir de viejos.

Cuánto quisiera que fuese el espíritu de los versos de Benedetti lo que predomine en los más de 2 millones 41 392 adultos mayores (más de 60 años) que viven hoy en Cuba, y hacen de esta –con un índice de 18,3% de envejecimiento poblacional, según datos del último Censo de Población y Viviendas de 2012– una de las naciones más envejecidas de América Latina.

Este fenómeno demográfico, “avanzado”, pone en tensión los sistemas de salud y seguridad social de la Isla, ante lo que representa la disminución paralela de la población económicamente activa, y obliga a evaluar con sistematicidad y seriedad la cobertura y calidad de las instalaciones que existen para la atención a las personas de la tercera edad, y pensar en estrategias que garanticen la calidad de vida de esta población.

19 Ene 2015. Vínculo artículo completo

Comentarios desactivados

Miércoles 14 / enero / 2015

Notable mejoría en casas de abuelos y hogares de ancianos de Villa Clara

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — enero 14th, 2015 — 12:15

Entre los municipios más beneficiados están Santa Clara, Placetas, Cifuentes y Remedios, aunque en general todos los territorios recibieron algún tipo de favores en sus instalaciones
Autor: Ángel Freddy Pérez Cabrera.  freddy@granma.cu
El Estado cubano procura invertir en la mejoría de la calidad de vida de personas mayores.

SANTA CLARA.—Más de cinco millones de pesos fueron invertidos el pasado año en Villa Clara para mejorar un total de 41 instituciones de salud que atienden a personas de la tercera edad, discapacitados y asistenciados sociales, acción que permitió elevar la calidad de la atención ofrecida a ese segmento de la población.
De acuerdo con la explicación ofrecida por el doctor Osmany Quintanilla Opizo, jefe del departamento de atención al adulto mayor, asistencia social y discapacidad en la dirección provincial de salud, del total de obras ejecutadas, 16 fueron hogares de ancianos y 25 casas de abuelos, lo que permitió disminuir la lista de espera y recuperar un número significativo de capacidades que estaban inutilizadas.
Entre los municipios más beneficiados, el doctor Quintanilla mencionó a Santa Clara, Placetas, Cifuentes y Remedios, aunque en general todos los territorios recibieron algún tipo de favores en sus instalaciones, expresó el galeno, quien añadió que esas medidas están en correspondencia con el envejecimiento poblacional de Villa Clara, provincia que suma más de 170 000 personas con más de 60 años, es decir el 21,9 % de sus habitantes, el más elevado de Cuba.
A la par de esas labores constructivas y de mantenimiento, se produjo la entrega de un número significativo de equipos y mobiliario, entre los que se cuentan sillones, refrigeradores, freezers, cajas de agua, televisores, ventiladores, colchones antiescara, taquillas, batidoras y mesas con sus sillas, entre otros artículos que ya contribuyen a crear condiciones de vida más favorables para los ancianos y discapacitados que permanecen en esos sitios, señaló el directivo.
Detalló, asimismo, que también fueron entregados algunos módulos de juegos didácticos para favorecer la estancia de los ancianitos, además de culeros desechables, sillas de baño y sanitarias, explicó el funcionario, quien agregó que la inversión llegó igualmente a las salas de geriatría de los hospitales Arnaldo Milián Castro, de Santa Clara, y Mártires del 9 de Abril, de Sagua la Grande, instituciones que crecieron en sus capacidades.
Durante el 2015 tendrá continuidad la política gubernamental de mejorar el confort de dichas instancias, en cuyo contexto se producirá la reparación capital de los hogares de ancianos de Caibarién y Remedios, así como otras acciones de mantenimiento en el de Santa Clara.
14 de enero de 2015 23:11:33

Comentarios desactivados

Jueves 25 / diciembre / 2014

Anuncian medidas para mejorar la atención a los ancianos en Cuba

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — diciembre 25th, 2014 — 12:19

Por Leticia Martínez Hernández.

Es un hecho comprobado: Cuba está entre los países más envejecidos de Latinoamérica. El 18,3 % de su población, aproximadamente 2 millones 41 392 personas, suman en el calendario 60 años o más. En tanto, en algunas provincias, las cifras son superiores: Villa Clara, 22,1 %, Sancti Spíritus, 20 % y La Habana, 19,7 %. Tal situación, confirman los expertos, se acrecentará para el 2030, cuando los porcientos lleguen a 30,3, lo que significa 3 millones 304 685 adultos mayores.
Estos números ponen al Gobierno cubano frente a uno de los desafíos demográficos más difíciles, calificado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz como un “asunto serio, que debe analizarse en detalle, profundizar en sus causas y buscar soluciones porque la atención a los ancianos es una prioridad”.
Ante esta situación, el Consejo de Ministros aprobó una serie de medidas con el fin de mejorar el cuidado que se brinda en las Casas de Abuelos y los Hogares de Ancianos en todo el país, como paso inicial de una estrategia integral para atender la dinámica demográfica.
Las primeras medidas quedan ahora implementadas a través de siete resoluciones de los ministerios de Salud Pública, Finanzas y Precios, Trabajo y Seguridad Social, así como el Banco Popular de Ahorro, que se publican esta mañana en la Gaceta Oficial Extraordinaria 54.
En entrevista con Granma, el doctor Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, informó que en estos momentos se desarrolla en las Casas de Abuelos y los hogares de ancianos un programa para completar el mobiliario, así como otro de reparación y mantenimiento constructivo que permita recuperar y ampliar capacidades, el cual incluye la eliminación de barreras arquitectónicas para que más ancianos puedan acceder.
Para contribuir al aumento y mejoría de las capacidades fue asignado adicionalmente un presupuesto de 66 millones de pesos, comentó.
Estos recursos, dijo, se están destinando para resolver problemas en la carpintería, las redes hidrosanitarias, la albañilería e impermeabilización, entre otros. Además, respaldan la entrega, por ejemplo, de equipos para cocinar los alimentos, lavar la ropa, calentar o enfriar el agua, así como medios audiovisuales, todo ello sumado a la entrega de muebles, tanto clínicos como para la vida diaria.
Recordó, además, que en este año se abrió de manera experimental una Casa de Abuelos en el municipio habanero de Playa, destinada a los adultos mayores con deterioro cognitivo y demencia. En Cuba, alrededor de 130 000 personas padecen de Alzheimer, cifra que irá en aumento. De ahí que estos centros se extiendan luego a todo el país.
El objetivo es mejorar la atención a nuestros ancianos, al tiempo que contribuimos a que ninguna persona con plena capacidad para trabajar tenga que abandonar su empleo para cuidar a un adulto mayor.
Por otra parte, informó Fernández Seco, a medida que paulatinamente se optimice el bienestar, las condiciones de vida y la calidad de la atención en estas instituciones disminuirá el subsidio del Estado a través del incremento del pago por el servicio. En tal sentido, la Resolución 548 del Ministerio de Finanzas y Precios establece que en las Casas de Abuelos el pago ascenderá a 180 pesos mensuales y en los Hogares de Ancianos a 400; en tanto los se¬minternos en los Hogares pagarán 180 pesos también.
Para ello, y según la Resolución 867 del Ministerio de Salud Pública, se hace necesario establecer requisitos, facilidades constructivas y estándares asistenciales que certifiquen estas instalaciones. De tal manera, para que se puedan cobrar las nuevas tarifas, los directores provinciales de Salud de cada territorio ava¬larán que cumplan los requisitos establecidos.
En el caso de los Hogares de Ancianos deberán tener un estado constructivo que asegure el confort, habitaciones que cumplan con el índice de no hacinamiento, agua caliente para los baños y cobertura adecuada de muebles. En cuanto a los servicios a ofertar habrá mayor satisfacción con la atención médica integral, de enfermería y psicología, un departamento de rehabilitación, el asesoramiento de un dietista, un local para peluquería o barbería, una lavandería, entre otros servicios.
En tanto, las Casas de Abuelos, además, mantendrán un buen estado constructivo y de mobiliario. Se les garantizarán programas recreativos, actividades deportivas, servicios de alimentación, así como rehabilitación biológica, psicológica y social.
Aclaró el entrevistado que “los adultos mayores que necesiten acudir a estas instituciones y se demuestre en la investigación socioeconómica realizada por los trabajadores sociales la carencia de ingresos o que reciben pensiones mínimas de la Seguridad Social, y no cuenten con familiares en condiciones de prestarles ayuda, el pago total o parcial del servicio lo asumirá la Asistencia Social. Se harán análisis personalizados, caso a caso, para que ningún anciano quede sin amparo. Esto queda bien precisado en la Resolución 46 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
Igualmente, acotó, la Asistencial Social entregará 60 pesos mensuales a los abuelos sin ingresos que se encuentran en los Hogares de Ancianos, para sus gastos de bolsillo.
Por último, se elimina la entrega de tabacos y cigarros a los residentes en los Hogares de Ancianos por las afectaciones a la salud que produce este hábito en los adultos mayores y por el alto costo que ocasiona para el presupuesto del Estado.
Fernández Seco consideró que si bien las medidas ahora aprobadas contribuyen a la disminución de los subsidios estatales para la prestación de los servicios, el comportamiento de la dinámica demográfica exige el incremento sistemático de las capacidades y la calidad de la atención que se brinda en las Casas de Abuelos y los Hogares de Ancianos. De ahí que el presupuesto del Estado que se destina a estos fines continúe incrementándose.
Estas normas jurídicas, que aún no son suficientes y que conllevarán un seguimiento oportuno de las autoridades implicadas en su feliz aplicación, comienzan a desbrozar el camino hacia una mayor atención de nuestros abuelos, ese tesoro acumulado en canas por una Revolución que puso en el centro de su quehacer al ser humano. A la prioridad dada por el Gobierno cubano deberá sumarse también la sensibilidad de quienes tienen en sus manos el trato a los ancianos, dígase la sociedad toda, las familias, las instituciones, Cuba entera.
25 diciembre 2014

Comentarios desactivados

Miércoles 12 / noviembre / 2014

Cuba muestra indicadores demográficos de países desarrollados

Filed under: Envejecimiento en Cuba — Dra. Alina María González Moro — noviembre 12th, 2014 — 12:26

La población cubana resulta la más longeva de América, al reportar más de un 18 % de los habitantes en la tercera edad y la única con una economía subdesarrollada
Autor: AIN. internet@granma.cu

CIENFUEGOS.— Los análisis demográficos efectuados en Cuba evidencian indicadores comparables con países del primer mundo, logro que supone un reto adicional para la actualización del modelo económico de la Mayor de las Antillas.
Rafael Araujo González, especialista del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana (CEDEM), aseguró que esta es la única nación envejecida con una economía subdesarrollada.
El también coordinador del proyecto Dinámica poblacional y sus interrelaciones, dijo en esta ciudad que la población cubana resulta la más longeva de América, al reportar más de un 18 % de los habitantes en la tercera edad.
Araujo González, señaló que el incremento de la esperanza de vida, superior a los 79 años de edad, demuestra la capacidad de supervivencia de las personas mayores de 60, las cuales lideran las estadísticas en numerosos territorios.
Explicó que el CEDEM de la Universidad de La Habana en colaboración con el Fondo de Población de las Naciones Unidas potencia la atención a la investigación, la capacitación y la educación popular.
Durante el primer taller dedicado al tema en la Facultad de Ciencias Médicas en la provincia de Cienfuegos, el profesor universitario también llamó la atención acerca de la reducción de los índices de fecundidad.
La sociedad tiene un ideal reproductivo que retarda la procreación, asociado a factores de índole económico, social y de superación personal, entre otros, enfatizó. (AIN)

12 de noviembre de 2014 23:55:34

Comentarios desactivados

Older Posts »