Tag Archive 'vacunas'

Sábado 3 / octubre / 2015

Dr. Miguel Galindo Sardiñas (1932- )

Filed under: ¿Sabía que...? — Mirta Nuñez Gudas — octubre 3rd, 2015 — 11:02 am

Miguel Galindo SardiñasDestacado salubrista cubano encargado por años del Programa Nacional de Inmunización, destino al que verdaderamente se ha consagrado como higienista social.

Nació el 29 de septiembre de 1932, en la Finca Tínima, del barrio Céspedes, en el municipio Manguito de la provincia Matanzas. Por azares de la vida, en 1852, también un 29 de septiembre, nació un gran salubrista cubano, el doctor Diego Tamayo Figueredo, eminente discípulo de Luis Pasteur, a quien se reconoce como el “padre de la microbiología cubana”. Tamayo Figueredo tuvo a su cargo la organización de los servicios sanitarios de Cuba y, entre otras importantes responsabilidades, fue Presidente de la Cruz Roja y de la Academia de Ciencias Médicas Físicas y Naturales de La Habana y Fundador de la Sociedad Cubana de Medicina Tropical.

Gracias al Dr. Gregorio Delgado García, Presidente de la Sociedad Cubana de Historia de la Medicina, que tuviera la encomienda de hacer el Elogio al Dr. Miguel Galindo Sardiñas, cuando fue propuesto como Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Salud Pública, en septiembre del año 1999, hemos podido conformar esta semblanza biográfica.

Desde muy pequeño, Galindo dio muestras de su amor al estudio y cursó la primera enseñanza en las escuelas públicas de la finca Tínima y del central azucarero Washington; la enseñanza primaria superior en la Academia Mederos del poblado de Santo Domingo, en la antigua provincia de Las Villas; el bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Santa Clara, dirigido entonces por el destacado pedagogo doctor Pedro Monteagudo, donde se graduó en  1951 y la carrera de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, donde finalmente se graduó después del Triunfo de la Revolución, en 1960, con la calificación de excelente.

Cumplió el Servicio Médico Social Rural en el Hospital “Héroes del Baire”, en Isla de Pinos, actual municipio especial Isla de la Juventud, donde comenzó su larga y provechosa carrera como salubrista. Allí, donde supuestamente estaría un año, permaneció durante algo más de ocho, primero como médico y director del Hospital “Héroes del Baire” y después como Director Regional de Salud Pública.

Ya con cinco años de práctica en el primer escalón del Sistema Nacional de Salud, tomó el Curso de Administración de Salud en la Escuela de Salud Pública de La Habana -fundada en 1965 y dirigida entonces por su fundador, el inolvidable doctor Carlos Martínez Reyes- donde se graduó con el trabajo “Información básica del Área de Salud de Isla de Pinos”, lo que unido a sus años de experiencia, le permitieron alcanzar el título de Especialista de Primer Grado en Epidemiología, y regresar a su puesto de Director Regional de Isla de Pinos por otros tres años.

En agosto de 1969 es nombrado Jefe del Departamento de Epidemiología de la Dirección Regional de Salud Pública de Guanabacoa y algo más de un año después pasa, con igual cargo, a la Dirección Regional de Salud Pública de Marianao donde llega a desempeñar el cargo de Subdirector de Higiene y Epidemiología.
 
Comienza en 1971 su labor como profesor de Epidemiología en la Facultad de Medicina No. 3 (luego, Facultad “Finlay-Albarrán”) del entonces Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, labor que desempeñó hasta 1984.

Entre tanto, a sabiendas de la necesidad de ampliar y profundizar conocimientos, así como su actualización, recibe dos cursos: “Epidemiología de las enfermedades crónicas” (1972) en Cuba y “Aseguramiento higiénico epidemiológico a eventos masivos” (1976) en Berlín, capital de la entonces República Democrática Alemana.

Ya con una sólida formación teórico-práctica en epidemiología, lograda en más de una década de intenso trabajo en la dirección y de estudio y enseñanza de tan valiosa rama de la medicina social, asciende en enero de 1977 a Jefe del Departamento de Epidemiología del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología de la capital.

Al año siguiente es seleccionado como  Jefe de la Delegación Médica en Guinea Bissau, África Occidental, a sólo cuatro años de su liberación del colonialismo portugués. En ese país desarrolló una notable labor, no sólo como jefe de la misión médica cubana, sino también como Asesor del Viceministro de Higiene y Epidemiología, como profesor de Epidemiología en el Hospital Simao Méndez y como ponente en la V Asamblea Nacional de Asuntos Sociales con el tema “Cuadro Epidemiológico Nacional”. Allí estaba cuando en noviembre de 1980 se produce la violenta deposición del Presidente Luis Cabral.

De regreso a Cuba en diciembre de ese año, se incorpora como Jefe del Departamento de Desinfección, Desratización y Desinsectación del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología de la capital, donde luego de cinco meses de labor fue llamado al Viceministerio de Higiene y Epidemiología para ocupar la plaza de epidemiólogo a cargo del Programa Nacional de Inmunización, destino al que verdaderamente se ha consagrado como higienista social.

El doctor Galindo ha sido fiel a la tradición histórica de la medicina cubana en este campo. Baste recordar que el 4 de febrero de 1802 la Real Sociedad Patriótica de La Habana encargó al doctor Romay, su más relevante figura científica entonces, que emitiera opinión sobre el inmortal trabajo en el que Edward Jenner, en 1798, anunció al mundo el descubrimiento de la eficaz inoculación preventiva contra la viruela. El informe favorable de Romay dio inicio a activas acciones que permitieron, en febrero de 1804, comenzar su aplicación en La Habana y su distribución a distintas poblaciones de la colonia.

Tiempo después, en 1886, a sólo dos años de que Louis Pasteur probara la vacunación antirrábica en el perro, el Gobernador General de Cuba designó una comisión de médicos cubanos, integrada por los doctores Diego Tamayo Figueredo y Pedro Albarrán Domínguez, entre otros, para que estudiaran la vacunación antirrábica con Pasteur en París y la aplicaran en Cuba.

A inicios del siglo XX, en 1911, el doctor Juan Guiteras, entonces Director Nacional de Sanidad, envió al doctor Recio a los Estados Unidos a que estudiara con Russell la vacuna preparada por éste y el 9 de febrero del año siguiente comenzaba la vacunación en el Ejército Nacional, dirigida por el doctor Ferrer, entonces alto oficial de la Sanidad Militar.

Al triunfo de la Revolución, se hizo realidad la vacunación contra la poliomielitis, la tuberculosis, el tétanos, la difteria, la tosferina, la fiebre tifoidea, el sarampión, la rubéola, la parotiditis, la hepatitis B, la meningoencefalitis por meningococos B y C, materializando el sueño de los salubristas cubanos, del pasado y del presente, entre los que se encuentra el doctor Miguel A. Galindo Sardiñas, quien al frente del Programa Nacional de Inmunización ha realizado una destacada labor durante las últimas tres décadas, cuyo valor ha sido reconocido nacional e internacionalmente.

Con gran sentido de responsabilidad y compromiso social ha expuesto lo que Cuba ha logrado en este campo en sus informes y ponencias presentadas en más de un centenar de eventos científicos en Cuba y una veintena de otros países. Algunas de esas ponencias en eventos han aparecido luego en publicaciones nacionales e internacionales, que no sólo tienen valor científico y social, sino también –como bien ha expresado el Historiador Oficial de Salud Pública- como documentos primarios para la historiografía de la salud pública cubana, entre los cuales destacan:  “Antecedentes del Programa Nacional de Inmunización en Cuba” (1984); “Impacto del Programa Nacional de Inmunización sobre las enfermedades prevenibles por vacunas desde 1959 hasta 1987” (1989); “Informe preliminar del MINSAP de Cuba para optar por el Certificado de Erradicación de la Poliomielitis” (1994); “La inmunización en Cuba. Sus estrategias” (1997); “Programa Nacional de Control del Sarampión, Rubéola y Parotiditis. Logros alcanzados” (1986); “Estrategia cubana para el control de la Hepatitis B” (1998) y “Experiencia nacional e internacional en el empleo de la vacuna cubana antimeningocóccica B y C” (1993), entre otras.

El profesor Galindo ha llevado sus conocimientos a todo el sistema nacional de enseñanza médica superior, impartiendo cursos de posgrado sobre actualización en inmunología y en vacunación en las Facultades de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y en Centros Provinciales de Higiene y Epidemiología de Pinar del Río, La Habana, Matanzas y Guantánamo, en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” y otros.

Por su prestigio profesional y profesoral, la Organización Panamericana de Salud (OPS) lo nombró Asesor Temporero en los Estados Unidos en 1981; se le otorgó por concurso el título de Especialista de Segundo Grado en Epidemiología en 1985; la Academia de Ciencias de Cuba evaluó los informes finales de investigaciones suyas, en 1991, 1994 y 1997, como resultados científico-técnicos destacados y lo nombró Miembro del Grupo de Expertos de Vacuna; el Ministerio de Salud Pública de Cuba lo nombró Presidente del Grupo Técnico Asesor y lo declaró Trabajador de Mérito de la Salud Pública en 1997 y la Organización Panamericana de Salud (OPS) reconoció su notable labor al otorgarle su Premio de Inmunización 1999.

Por su parte, la Sociedad Dominicana de Pediatría lo designó Miembro Honorari; la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología le entregó su Diploma de Mérito Profesional por más de treinta años de labor en la especialidad con relevante dedicación a la docencia, investigación y administración y la Sociedad Cubana de Salud Pública, con el co-auspicio de la Sección de Medicina Social del  Ateneo “Juan César García”, del Hospital Universitario “General Calixto García” y de la Representación en Cuba de la OPS/OMS testimoniaron su alto reconocimiento a tan representativa personalidad de la epidemiología de nuestro país otorgándole la categoría de Miembro de Honor, el 16 de septiembre de 1999.

Hasta hoy, el infatigable médico, profesor e investigador Miguel Galindo Sardiñas, continúa su obra a favor de la salud de los cubanos y otros ciudadanos del mundo. ¡Gracias por estar con nosotros!

Colaboración: María del Carmen Amaro Cano
Vice-Presidenta Sociedad Cubana Historia de la Medicina

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
Delgado García, G. Elogio al Dr. Miguel Galindo Sardiñas, propuesto como Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Salud Pública. Conferencia en la Sesión extraordinaria, 16 septiembre 1999.

Galindo Sardiñas, Miguel. C-Vitae. FCM “Finlay-Albarrán. UCM-H.

Galindo Sardiñas, Miguel. Expediente Estudiante No. 72598 Archivo Histórico UH.
García Mayo M. La introducción de la vacuna en Cuba. La Habana. Ed. Alfa, 1938.
Quintana Rodríguez J. Louis Pasteur y los médicos cubanos. Revista Bohemia. La Habana. 1949; 40: 116-119 y 123.
Roig de Leuchsenring Emilio. Juan Guiteras Gener: uno de los higienistas más notables del mundo. La Habana: Editorial Alfa. 1938. pp 12-4.

Comentarios desactivados

Viernes 3 / enero / 2014

Adjuvants are key factors for the development of future vaccines: lessons from the Finlay adjuvant platform

Filed under: Autores cubanos en revistas extranjeras — Mirta Nuñez Gudas — enero 3rd, 2014 — 10:50 am

Adjuvants are key factors for the development of future vaccines: lessons from the Finlay adjuvant platform
Frontiers in InmunologyPérez O, Romeu B, Cabrera O, González E, Batista-Duharte A, Labrada A y cols.  Front. Immunol. Diciembre 2013; doi: 10.3389/fimmu.2013.00407
Las experiencias y potenciales aplicaciones de los adyuvantes desarrollados por el Instituto Finlay a partir de las estructuras derivadas de la membrana de Neisseria meningitidis se revisan por investigadores de varios centros científicos cubanos y del Reino Unido los que nos brindan un novedoso abordaje para el desarrollo de adyuvantes nuevos y efectivos.

Comentarios desactivados

Viernes 21 / diciembre / 2012

Tackling Meningitis in Africa

Filed under: Revistas núcleo — Mirta Nuñez Gudas — diciembre 21st, 2012 — 1:23 pm

Tackling Meningitis in Africa
Thorsteinsdóttir H, Sáenz TW. Science 21 December 2012;338(6114):1546-47.DOI: 10.1126/science.1233318

ScienceLa revista Science destaca en su edición de hoy el desarrollo de una vacuna contra la meningitis -específica para los serotipos A y C- un biológico a la medida de un problema africano para el cual se unieron Cuba y Brasil. Este es uno de los logros más importantes de la colaboración sur-sur, señala la reconocida publicación.

A mediados de 2006, la farmacéutica Sanofi-Pasteur, único fabricante de un inmunógeno contra ese mal anunció que dejaría de producirlo. Fue entonces cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS), hizo un llamado para la producción de un compuesto destinado al cinturón de la meningitis en África.

En esta franja que se extiende desde Senegal, en el oeste, a Etiopía, en el este, donde viven unos 300 millones de personas, mueren miles de seres humanos a causa de la dolencia y otros miles más sufren afectaciones importantes.

Al pedido de la OMS respondieron dos entidades públicas, el Instituto Finlay de Cuba y el Instituto de Tecnología en Inmunobiológicos, Bio-Manguinhos, de Brasil.

No fue ninguna compañía multinacional de países ricos, fueron dos países latinoamericanos quienes acudieron al llamado, de manera rápida y efectiva, algo más meritorio si se tiene en cuenta que en ninguno de los dos circulan esas cepas de la meningitis, destaca el artículo.

Sin embargo fueron capaces de responder ante un brote así en otra parte del mundo, agrega.

Desde entonces se han suministrado unos 19 millones de dosis, distribuidos por la OMS, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Cruz Roja Internacional, entre otras organizaciones de atención sanitaria.

Cuba tiene un importante historial en este campo, ejemplo de ello es la vacuna sintética contra el Haemophilus influenzae type b (Hib), y contra la meningitis BC, desarrolladas en la isla, y su profesionalidad ha sido clave para proveer el ingrediente activo de la vacuna contra la meningitis AC, agrega.

La producción industrial es el fuerte de Brasil. Las capacidades productivas han permitido proporcionar una vacuna relativamente barata -0.95 centavos de dólar- comparado con otras formulaciones cuyos precios oscilan entre los 15 y 20 dólares, incluso algunas más específicas que llegan a los 80 dólares.

Pero esta no es la única colaboración entre Cuba y Brasil que ha beneficiado a un tercero. Ambas naciones promueven también proyectos de salud y desarrollo en Haití, que incluye construcción de hospitales, apoyo a programas de inmunización, fortalecimiento de laboratorios, resalta el texto.

Esto es una muestra de las diferentes maneras de tratar el asunto entre los sistemas de colaboración norte-sur y sur-sur, en este último prevalece la solidaridad, resalta el informe elaborado por los doctores Halla Thorsteinsdóttir y Tirso W. Sáenz.

Los miembros de la Red de Infomed pueden leer el artículo a texto completo a través del enlace a Hinari

Fuente: Prensa Latina

Comentarios desactivados

Domingo 31 / octubre / 2010

The Art and Science of Tuberculosis Vaccine Development

Filed under: General,Presentación de libros — Mirta Nuñez Gudas — octubre 31st, 2010 — 12:28 pm

Presentación de libro sobre el desarrollo de vacunas antituberculosis
La Biblioteca Virtual en Vacunas (BVV) ofrece el libro The Art and Science of Tuberculosis Vaccine Development, editado por esfuerzo conjunto de investigadores cubanos y malayos.
esta obra es un proyecto sin fines de lucro, que reúne a renombrados científicos y artistas plásticos, y cuenta con 28 capítulos que explican varias maneras de desarrollar vacunas contra la tuberculosis. Este es el producto de un empeño mancomunado entre la Universidad Sains Malasia y el Instituto Finlay de Cuba.

No responses yet

Domingo 31 / octubre / 2010

Filed under: Presentación de libros — Mirta Nuñez Gudas — octubre 31st, 2010 — 11:34 am

Presentación de libro sobre el desarrollo de vacunas antituberculosis
La Biblioteca Virtual en Vacunas (BVV) ofrece el libro The Art and Science of Tuberculosis Vaccine Development, editado por esfuerzo conjunto de investigadores cubanos y malayos.
esta obra es un proyecto sin fines de lucro, que reúne a renombrados científicos y artistas plásticos, y cuenta con 28 capítulos que explican varias maneras de desarrollar vacunas contra la tuberculosis. Este es el producto de un empeño mancomunado entre la Universidad Sains Malasia y el Instituto Finlay de Cuba.

No responses yet

Domingo 1 / agosto / 2010

Randomized controlled clinical trial of fractional doses of inactivated poliovirus vaccine administered intradermally by needle-free device in Cuba

Filed under: Autores cubanos en revistas extranjeras — Mirta Nuñez Gudas — agosto 1st, 2010 — 8:37 am

Randomized controlled clinical trial of fractional doses of inactivated poliovirus vaccine administered intradermally by needle-free device in Cuba
The Journal of Infectious DiseasesResik S, Tejeda A, Lago PM, Díaz M, Carmenates A, Sarmiento L et al. J Infect Dis. 201;201(9):1344-52.
En 1988 se emitió un llamado para erradicar la poliomielitis en el mundo para el año 2000. Mediante la implementación de estrategias de interrupción de la transmisión viral, con el tiempo, muchos países lograron erradicar la enfermedad. No obstante, al final del 2009, todavía en determinadas zonas circulaban el poliovirus tipo 1 y el 3. Entre las estrategias actuales de erradicación, existe la disposición de interrumpir del uso de vacunas orales con virus atenuados, y el desarrollo y empleo de nuevas formulaciones vacunales con poliovirus inactivos. En la siguiente publicación se presentan los resultados de un ensayo clínico cubano, con una vacuna intradérmica con poliovirus inactivo, por investigadores del Instituto de Medicina Tropical «Pedro Kourí» (IPK) y de la Dirección Provincial de Salud de Camagüey, con la participación de miembros de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud. En este estudio se evaluaron la respuesta humoral, la respuesta inmunológica dosis-específica y la seguridad de esta vacuna.

No responses yet

Older Posts »