Tag Archive 'profesor'

Viernes 2 / marzo / 2018

Dr.C Gilberto Pablo Pardo Gómez en su 92 aniversario

Filed under: ¿Sabía que...? — Mirta Nuñez Gudas — marzo 2nd, 2018 — 3:40 pm

profesor-gilberto-pardo-gomezEl 2 de marzo del año 2018, celebramos el aniversario 92 del natalicio de un destacado médico cirujano, profesor, revolucionario y excelente ser humano, el DrC. Gilberto Pablo Pardo Gómez.

Hijo de Gilberto Pardo Machado y de Catalina Gómez Torres, nació en la ciudad de Holguín, el 2 de marzo de 1926. Cursó los estudios primarios en su ciudad natal y los estudios secundarios y el bachillerato en el Colegio de “La Salle”, en El Vedado, en la capital del país.

Estimulado con el ejemplo de su padre, comenzó sus estudios de medicina en octubre de 1944, en la Universidad de La Habana. Fue Alumno Interno del Hospital “Las Animas” desde 1947 hasta 1949 y más tarde obtuvo una plaza de Alumno Interno en el Hospital “General Calixto García” para realizar los dos últimos años de la carrera, 6º y 7º, graduándose el 27 de octubre de 1951. Según él mismo confesara tuvo buenos maestros en la práctica quirúrgica y en la ética médica, los profesores: José Antonio Presno Albarrán y Roberto Guerra Valdés, quienes guiaron sus pasos al inicio y con su ejemplo le ayudaron a hacerse cirujano y luego le estimularon a hacerse profesor.

Obtuvo una plaza de médico interno de Cirugía en el propio hospital “General Calixto García”, cargo que desempeñó en la Clínica del Estudiante hasta 1953, en que obtuvo una plaza de Interno Rotativo, por un año, en el Hospital “Michael Reese”, en Chicago, Illinois, EUA.

De regreso a Cuba en 1955, obtuvo la plaza de Residente de Cirugía General en el Hospital “General Calixto García” y ese mismo año contrajo matrimonio con Irma Olivé Santana, con quien tiene tres hijos: Gilberto, Luis Manuel e Irma y tiene una nieta, Arianna y un biznieto, Rolando.

El triunfo revolucionario lo encontraría en el Hospital “General Calixto García”, donde ocupaba aun la plaza de Residente de Cirugía General y desde donde se había vinculado con la lucha clandestina contra la dictadura batistiana. Fue nombrado entonces como cirujano del Hospital de la Policía Nacional Revolucionaria, cargo que desempeñó hasta 1962, simultaneando esa actividad con la de Jefe de Cirugía del Hospital Nacional “Enrique Cabrera” desde 1960 hasta 1961 y cirujano del Hospital “General Calixto García”, desde 1961 hasta 1962 en que fue ubicado en el Hospital “Joaquín Albarrán”, donde permanece en la actualidad.

Pero el brillante cirujano no se dedicó a brillar solo, sino que ha dedicado la mayor parte de su vida profesional a formar a jóvenes cirujanos de diferentes promociones. Su desempeño en la docencia data del año 1960 y ha compartido sus saberes y habilidades, no solo con los estudiantes de pre y posgrado del antiguo Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana –hoy Universidad de Ciencias Médicas de La Habana- sino también con las Facultades de Medicina de Santiago de Cuba y de Santa Clara, en la antigua provincia de Las Villas.

El Profesor Pardo Gómez es especialista de II Grado en Cirugía General y Profesor Titular. Fue Miembro de la Comisión de Docencia de la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana, desde 1965 hasta 1969 y a lo largo de su trayectoria docente y científica ha asumido diversas responsabilidades, entre las que se destacan: Miembro del Comité de Convalidación de Especialidades Quirúrgicas (MINSAP – 1966), Miembro de la Comisión que elaboró y perfeccionó los programas de la Residencia de Cirugía General (1966, 1973, 1986 y 2008), Miembro del Tribunal para la ratificación y/o evaluación de las categorías de Profesor Auxiliar o Titular del personal nombrado con posterioridad al año de 1966 en la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana (1976), Miembro de la Comisión Asesora del Director de la Escuela de Medicina de la Universidad de la Habana (1968 – 1976), Presidente de un Tribunal Estatal de Cirugía de la Provincia de la Ciudad de La Habana (abril – octubre de 1975, 1976, 1977 y 1978), Miembro de la Comisión Central Metodológica del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (1977 – 1986), Miembro de la Comisión Nacional de Grados Científicos – Sección Biomedicina (1975- 2009), Autor del Programa de la asignatura Cirugía en el Plan de Estudios de Medicina, vigentes (1982) y del nuevo (2015), Miembro de la Comisión Nacional de Grados Científicos, que elaboró el programa para el examen de Candidatura de Especialidades Quirúrgicas (1983), Miembro del Tribunal de la Comisión de Grados Científicos – Sección Biomedicina, para hacer análisis de expedientes de aspirantes a convalidación de los grados de Candidato a Doctor y Doctor en Ciencias (enero 1983), Autor del programa de la parte de Cirugía del Internado General de Adultos (1983), Presidente de uno de los dos Tribunales para la Especialización de 2º grado en Cirugía General (1983 hasta la fecha), Miembro del Tribunal Permanente de Especialidades Quirúrgicas para obtener Grados Científicos (1985 hasta la fecha), Miembro de la Comisión que elaboró el programa de la Residencia de Cirugía Cardiovascular (1985), Presidente del CARE del ISCM-H hasta la actualidad y Presidente del Tribunal Permanente de Especialidades Quirúrgicas para obtener Grados Científicos (2006-2009).

A lo anterior se suma las actividades que ha realizado, dado su compromiso social y político, entre las cuales sobresalen: Director del Hospital Universitario “General Calixto García” (enero y febrero 1959), Jefe de la Unidad Quirúrgica (1960 – 1961) y Subdirector Facultativo del Hospital “General Calixto García” (1961 – 1962), Jefe de Departamento de Cirugía y Servicios (1962 – 1976), Subdirector Facultativo (1963 – 1965), Director  (1965 – 1967) y de nuevo Subdirector Facultativo del Hospital “Joaquín Albarrán” (1968 – 1970) y Jefe del Departamento Docente de Cirugía de la Facultad de Ciencias Médicas (1969 – 1976), responsabilidad que desempeñó simultáneamente con la de Subdirector Docente del Hospital “Joaquín Albarrán” (1970 – 1975) y Vice – Decano Docente de la Facultad # 3 “Finlay – Albarrán” (1976 – 1988). Es el Profesor Principal de Cirugía del antiguo ISCM-H –hoy UCM-H- desde 1977 hasta la actualidad.

El Profesor Pardo Gómez obtuvo el Grado Científico de Doctor en Ciencias Médicas el 10 de febrero de 1981, alcanzó la categoría de Profesor Consultante de Cirugía en 1997 y la categoría de Profesor de Mérito en el año 2002. Ha recibido 50 cursos de posgrado y ha impartido 55. Ha participado en 40 Tribunales de especialistas de I Grado, 20 de II Grado y 15 de Grados Científicos. Ha tutoreado 35 tesis, 30 para especialistas de Cirugía y 3 para Grados Científicos.

Fue Secretario del Grupo Nacional Cirugía desde 1968 hasta 2008 y desde esa fecha hasta la actualidad es el Jefe del Grupo Nacional de Cirugía y, en correspondencia con esa responsabilidad que ostenta, ha asumido otras responsabilidades, tales como: Secretario del Comité Organizador de la 2ª Jornada Nacional de Normación de Cirugía  (MINSAP, 1974), Presidente de la Comisión del problema de investigación “Diagnóstico precoz de las enfermedades” (MINSAP – 1978), Miembro de la Comisión del Vice – Ministerio de Asistencia del MINSAP para revisar el Reglamento Hospitalario (1990), Miembro del Jurado del Premio al mejor Trabajo Científico del MINSAP (mayo 1992) y Miembro del Tribunal de Cirugía General para evaluar los candidatos a la colaboración médica en la República de Sudáfrica (1995 – 1997).

Ha participado en 77 eventos nacionales y 30 internacionales, tiene en su haber científico 15 investigaciones y 59 publicaciones, de las cuales 10 son internacionales.

El Profesor Pardo Gómez es Miembro activo de diversas Sociedades Científicas, nacionales e internacionales. Entre las primeras destacan: Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Cirugía, Miembro Asociado de la Sociedad Cubana de Gastroenterología, Miembro Asociado de la Sociedad Cubana de Coloproctología, Miembro de la Sociedad Cubana de Infectología (desde 1996) y Director de la Revista Cubana de Cirugía desde 1991 hasta la fecha. Entre las Sociedades Internacionales están: Miembro correspondiente honorífico de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Granada, España, Miembro Titular de la Societé Internationale de Chirurghie (desde 1967 hasta la actualidad.), Miembro de la Federación Latinoamericana de Cirujanos (FELAC),  desde 1988 hasta la actualidad, Miembro fundador de la Asociación Mundial de Cirugía del Hígado, Páncreas y Vías Biliares (1986 – 1994), Miembro del Comité Internacional de la Sociedad Internacional de Cirugía (2001-2004), Delegado de Cuba en la Sociedad Internacional de Cirugía (1966 hasta 1991) y desde el 2001 hasta la actualidad y Miembro de la Asociación Internacional de Cirujanos y Gastroenterólogos (desde 2004).

Por su valiosa trayectoria laboral, profesional, profesoral, de la ciencia y como directivo, ha recibido numerosas distinciones y condecoraciones, entre las cuales destacan:

Nacionales: Diploma por haber cumplido la misión de trabajador internacionalista en Nicaragua, durante el terremoto de 1972; Distinción como Obrero Internacionalista (Nicaragua, 1972 – 1977); Medalla 250 Aniversario de la Universidad de La Habana (noviembre 1979); Medalla “Victoria de Playa Girón” (abril 1981); Medalla “José Tey” (enero 1983); Medalla “Manuel Fajardo” (diciembre 1983); Orden “Frank País” II Grado (diciembre 1992); Orden “Carlos J. Finlay” (marzo 1993); Diploma de la “Dignidad Universitaria” (diciembre 1994); Reconocimiento Al Mérito Docente; Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Cirugía (1999); Placa 70 años de la Sociedad Cubana de Cirugía y Placa del 20 aniversario del CIMEQ.

Internacionales: Placa de Miembro Honorífico correspondiente, de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Granada, España (2001); Condecoración del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, de primera clase, otorgada por la república Bolivariana de Venezuela y el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (noviembre 2004) y Placa de Reconocimiento, del Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” en Salud de Maracay, República Bolivariana de Venezuela (septiembre 2007).

Como hombre comprometido con su tiempo y con su Patria, ha sido también reconocido con varias distinciones, entre las que destacan: Medalla de la lucha Clandestina; Distinción “28 de Septiembre” CDR; Medallas Conmemorativas “30, 40 y 50 aniversario de las FAR”; Distinción Servicio en el MININT (10, 15 y 20 años); Sello conmemorativo de los Órganos de la Seguridad del Estado (20 y 30 años) y Sello conmemorativo 20 años de la Policía Nacional Revolucionaria.

Para finalizar esta semblanza biográfica de un hombre excepcional, no solo por sus amplios conocimientos y habilidades de su especialidad y su magisterio, sino también por los valores asumidos, que forman parte de su personalidad, sencilla y modesta, hacemos uso de las propias reflexiones del Profesor Pardo Gómez: “De mis años como interno y residente de Cirugía en el Hospital Universitario “General Calixto García”, guardo inolvidables recuerdos, de mis innumerables guardias y trabajo quirúrgico que me forjaron como médico y cirujano y en todos los demás aspectos de esta noble profesión y puedo decir plenamente que si volviera a nacer me haría nuevamente médico y cirujano, pues la sensación que uno percibe al salvar o aliviar la vida de un ser humano, es una emoción que pienso que no posee otra profesión. En el largo ejercicio de mi profesión he tenido momentos buenos como los que uno experimenta al salvar una vida y malos como cuando a pesar de todos nuestros esfuerzos muere un ser humano”.

¡Le deseamos muchas felicidades, Profesor, en este día, y deseamos que nos continúe acompañando por muchos más años!….

Colaboración: María del Carmen Amaro Cano
Vice-Presidenta Sociedad Cubana Historia de la Medicina

Comentarios desactivados

Sábado 30 / diciembre / 2017

Profesor Mariano Valverde Medel (1921-2006)

Filed under: ¿Sabía que...? — Mirta Nuñez Gudas — diciembre 30th, 2017 — 12:52 pm

Profesor Mariano Valverde MedelEminente urólogo cubano formador de generaciones de médicos y especialistas en Urología en el país.

Nació en Los Palacios, provincia de Pinar del Río, el 28 de mayo de 1921, miembro de una prestigiosa familia de médicos. Su padre, el doctor Armando M. Valverde Masino, ejerció por más de cuatro décadas en Los Palacios; su hermano, el doctor Armando C. Valverde Medel, ejerció como médico laboratorista en Artemisa y su tío segundo, el doctor Luis F. Ajamil Valverde, fue notable profesor de enfermedades de las vías urinarias en la Universidad de La Habana durante tres décadas.

El doctor Mariano Valverde cursó su enseñanza primaria en un colegio de su pueblo natal y en los Padres Escolapios de La Habana. Su primera actividad laboral fue como mozo de limpieza y mensajero de botica, a los 12 años de  edad. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de Pinar del Río (1940). Los estudios superiores los realizó en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, donde alcanzó el título de Doctor en Medicina (1948) con la tesis “Litiasis del uréter”, que mereció la calificación de sobresaliente y la recomendación de su publicación. En la universidad fue alumno interno de medicina por concurso    de oposición en el Instituto del Cáncer (1946-1948). Después de graduado pasó a ser cirujano urólogo en el Hospital de la Policía Nacional (1948-1956).

Desde estudiante trabajó con el profesor Ajamil Valverde en la cátedra Enfermedades de las Vías Urinarias y continuó, una vez graduado, para dar inicio tempranamente, en su querido Pabellón “Albarrán” del Hospital Universitario “General Calixto García”, sede de la cátedra, a su larga carrera docente: Adscripto (1950-1953), Instructor (1953-1956) y Asociado (1956-1960).

Al producirse la diáspora del profesorado universitario, el doctor Valverde ingresa oficialmente en el claustro de la Facultad de Medicina al ascender, por concurso de méritos, a Profesor Titular (1960) del entonces subdepartamento de Urología y al ponerse en vigor la Reforma Universitaria de 1962, ocupó el cargo de director de la Escuela de Medicina (1963-1965).

Al separarse los estudios médicos de la Universidad de La Habana, para crearse el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana (1976), continuó como Profesor Titular del departamento de Urología de la Facultad de Medicina “General Calixto García” y ascendió a jefe del departamento (1990), cargo que ocupó hasta su fallecimiento, ya como Profesor de Mérito (1986).

En su valiosa bibliografía científica figura, como coautor, en los libros: “Texto de Urología” (1960, 1965 y 1971), “Texto Básico de Urología” (1979) y “Urología” (1985) con reimpresiones en 1988 y 1990 y preparaba una nueva edición actualizada.

Entre sus artículos científicos son de destacar: “Epididimitis de esfuerzo” (1952), “Endometriosis vesical” (1953), “Estenosis cicatricial del cuello de la vejiga como complicación de la prostatitis retropúbica” (1953), “Cirugía conservadora del riñón” (1964), “Uretritis tuberculosa” (1964), “Tratamiento coadyuvante del cáncer de vejiga superficial con BCG“(1976), “Duplicación vesical: presentación de un caso” (2003) y “El Servicio de Urología del Hospital Clínico Quirúrgico Docente “General Calixto García” (1996), este último de singular valor histórico.

Entre los muchos cargos desempeñados figuran: alumno interno, por concurso, del Instituto del Cáncer de La Habana (1946-1948); cirujano urólogo del Hospital del Cáncer “Curie” (1948-1960); cirujano urólogo del Hospital de la Policía Nacional (1948-1952); jefe del servicio de Urología del Hospital Docente “Salvador Allende” (1970-1987); jefe del servicio de Urología del Hospital Universitario “General Calixto García” (1987-2006); miembro del Consejo Científico del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana; presidente del Consejo Científico del Hospital Universitario “General Calixto García” y presidente del Tribunal Permanente de Grados Científicos, Sección Quirúrgica, del Ministerio de Educación Superior.

Por su obra científica y docente alcanzó los grados de: Especialista de II Grado (Superior) en Urología (1967) y Doctor en Ciencias Médicas (1981). Mereció las siguientes medallas y condecoraciones: “Educación Cubana” (1983), “260 Aniversario de la Universidad de La Habana” (1988), “José Tey” (1989), “Piti ‘Fajardo” (1992), “Frank País” de Segundo Grado (1992), “25 Aniversario del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara” (1995) y “20 Aniversario del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Camagüey” (2000), entre otras.

En los últimos años de su vida y por su solo esfuerzo, reeditó la revista “Archivos del Hospital Universitario “General. Calixto García” (Segunda Época). El profesor Valverde falleció el 3 de noviembre del 2006.

Fuente:

  • Prof. Dr. C. Mariano E. Valverde Medel (1921-2006).
    Delgado García G y García Landa J. Educ Med Super 2007;21(2). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol21_2_07/ems13207.htm

 

Comentarios desactivados

Martes 12 / diciembre / 2017

Eduarda Ancheta Niebla (1940- ). Ejemplo de Profesional de la Enfermería Cubana

Filed under: ¿Sabía que...? — Mirta Nuñez Gudas — diciembre 12th, 2017 — 12:03 pm

Eduarda Ancheta NieblaNació en el pueblo de Caraballo, provincia Habana, el 5 de enero de 1940. Su padre Manuel Antonio era carpintero y su madre Juana María, costurera. Realizó sus primeros estudios en la Escuela Pública “Miguel Mateo” de su pueblo. La Secundaria Básica la hizo en el Colegio “Patria” del pueblo de San Antonio de Río Blanco, actual Provincia Mayabeque.

En 1957 matriculó en la Escuela de Enfermeras “Miss Mary O`Donnell” del hospital “Nuestra Señora de las Mercedes”, después de realizar el examen de ingreso donde obtuvo la plaza #9, en un grupo de más de 200 aspirantes. Comenzó el Cursillo de Aspirantes con una duración de tres meses y después de realizar un examen teórico-práctico, resultó elegida dentro de las 20 plazas que ofrecía la Escuela. Comenzó la carrera de Enfermería en julio de 1958; realizó Examen de Grado y se graduó en la Escuela de Medicina en julio de 1961. Realizó el Servicio Social en Victoria de las Tunas, Provincia Las Tunas. Estando en esta actividad participó en una movilización con un grupo de médicos y estudiantes de medicina, que venían de La Habana, para realizar consultas médicas y toma de muestras para distintas investigaciones clínicas a los campesinos de Monte Ruz, zona de Guantánamo.

Fue seleccionada para trabajar en el Hospital de Holguín en la 1ª Campaña de Vacunación Antipolio. Finalizó el Servicio Social en julio de 1962. A su regreso a La Habana fue nombrada en 1962, Jefa de la Central de Esterilización del Hospital Nacional (Hoy Hospital Clínico Quirúrgico Enrique Cabrera). Al salir la convocatoria del curso postbásico de Docencia, lo solicita y en 1963 comenzó dicho curso. El mismo debía terminar en el mes de diciembre, pero ello se pospuso, al partir Eduarda Ancheta, junto a un equipo de salud, hacia las serranías de Sagua de Tánamo a socorrer a los damnificados del Ciclón Flora. Al reanudarse el curso lo finaliza en enero de 1964.

Por necesidades de profesores de Enfermería es solicitada su colaboración y de 1964 a 1966 imparte clases en la Escuela de Enfermeras de Camagüey. Se le solicita otro año más y accede, terminando esta actividad se le reconoce su labor destacada durante este tiempo. A su regreso a La Habana es nombrada de 1966 a 1967 en la Dirección Provincial de Docencia. Comenzó a trabajar como metodóloga en la supervisión y orientación de los cursos de Auxiliares de Enfermería. Por necesidad de una profesora, es nombrada en 1967 en la Escuela de Enfermeras “Pelegrina Sardá Sardá”, del HCQ Calixto García. Por su destacada labor, la Dirección Nacional de Docencia la nombra en 1968 Directora de la Escuela de Enfermeras “Clara L. Mass” del HCQ “Dr. Carlos J. Finlay”. Solo permanece en este cargo un año, pues solicita la sustituyan por problemas de salud. Al incorporarse a trabajar es nombrada profesora desde 1968 a 1972 en la Escuela de Enfermeras “Mercedes Téllez Medina” del hospital “La Covadonga” (Hoy HCQ Salvador Allende). Durante esta década asiste a numerosos Talleres y Jornadas Científicas de Enfermería, así como a Concursos de Monitores y Alumnos Ayudantes de la Enseñanza Técnica. Participa como jurado en los Congresos, así como Asesora y Tutora de numerosos trabajos científicos.

Por necesidades de profesores en la Escuela de Enfermeras “María Cabrales” del Hospital Nacional (HCQ Enrique Cabrera); comienza a trabajar en ese centro en 1972, compartiendo esta actividad con sus funciones como Metodóloga de Enfermería en el Departamento de Docencia Médica Media Provincial, en calidad de prestación de servicio, hasta 1976, en que matriculó en la carrera de Licenciatura en Enfermería que recién se había abierto en la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana (UCMH). Se graduó en 1980. Una vez graduada como Licenciada recibe la Categoría Docente de Instructor en la Facultad “Finlay–Albarrán” (Designada por la Resolución Rectoral 249 de 1980). Imparte el Programa de Procederes Terapéuticos de Enfermería a 3er y 4º año de la carrera de Medicina hasta 1982.

De 1982 a 1984 trabaja en la Dirección de Docencia Médica Provincial como Metodóloga provincial, en la asesoría a los Politécnicos de la Salud y de Enfermería. En 1984 es profesora de los cursos de Licenciatura en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón”. En esta Facultad participa en la elaboración de numerosas Tesis para la obtención del título de Licenciada en Enfermaría, como Tutora o Asesora y en los tribunales de presentación y defensa de las tesis, como Presidenta, Secretaria o Vocal, u Oponente. Estuvo hasta 1987 en que se descentraliza la carrera y se imparte en todas la Facultades de Ciencias Médicas, pasando a trabajar a la Facultad “Enrique Cabrera” en el Departamento de Licenciatura de Enfermería como profesora hasta 1995 en que por problemas de salud solicita su jubilación.

Después de su jubilación no se ha desvinculado de las tareas docentes, asistenciales e investigativas. Asiste a múltiples actividades en calidad de ponente, delegada o invitada y pudo terminar su sueño dorado que consistía en publicar la “Historia de la Enfermería en Cuba”, tarea en la que estaba recopilando datos desde hacía casi 20 años. Fueron muchas las fuentes bibliográficas y lugares donde tuvo que buscar información para terminar esta Historia; la obra salió a la luz en el mes de febrero de 2004. Se hizo otra publicación en el 2006.

Desde el 2005 comenzó nuevamente a trabajar en la FCM “Dr. Enrique Cabrera” en el Departamento de Licenciatura de Enfermería, como Profesora de Historia de la Enfermería. En el 2008 obtiene la Categoría Docente Principal de Profesor Asistente; en el año 2011 obtiene la Categoría Docente Principal de Profesor Auxiliar. En el 2012 se gradúa de Master en Enfermería y en el 2013 obtiene la categoría docente especial de Profesor Consultante.

En el año 2015 obtiene el grado de Doctora en Ciencias de la Enfermería. Durante los primeros meses del año 2017, estuvo preparando los ejercicios para obtener las categorías de Profesor Titular e Investigador Titular, las cuales les fueron otorgadas en junio de 2017.

Ha participado en la confección de 9 textos en colectivos de autores, como autora principal; ha publicado más de 25 trabajos en revistas nacionales y extranjeras. Está integrada a 7 Sociedades científicas. Es miembro del Consejo Científico de Revistas Extranjeras: Consejo Editor de la Revista Temperamentum en Granada, España; del Comité Científico Internacional de la Revista Uruguaya de Enfermería (RUE), publicación oficial de la Facultad de Enfermería de la Universidad de la República y del Consejo Científico Internacional de la Revista Ser Enfermero, en Buenos Aires Argentina.

Es la coordinadora de la Red Nacional de Historia de la Enfermería. Ha participado en más de 174 Congresos y Jornadas Científicas nacionales e internacionales de Enfermería, así como de Historia y otras Ciencias, en calidad de autora, o delegada. Ha recibido múltiples reconocimientos, tanto por el Ministerio de Salud Pública, la Jefatura Nacional de Enfermería, así como por la Sociedad Cubana de Enfermería y en distintas instituciones de salud del país. Por destacar algunos, es válido mencionar que obtuvo el Premio Primer Lugar, otorgado por la Sociedad Cubana de Enfermería en ocasión del centenario de la Enfermería Profesional en Cuba, por su libro “Historia de la Enfermería en Cuba”, además Diploma de Reconocimiento del “Centro Internacional La Pradera”, también recibió el Reconocimiento “Facultad Internacional de Enfermería para El Caribe Mario Raudillo Fleitas Martínez” y en el Primer Festival de la Integralidad.

En la edición del 2005 del Premio Anual de Salud, Cuba, obtuvo Mención en la categoría de libro. Además le fue otorgado el Reconocimiento especial: “Formación de las nuevas generaciones” por el Sindicato de Trabajadores de la Salud (SNTS) y el Ministerio de Salud Pública de Cuba en diciembre del año 2015 y como colofón, un Reconocimiento Especial por obtener el Doctorado en Enfermería, de la Sociedad Cubana de Enfermería, Capitulo “La Habana” en Febrero 2016.

Ha recibido las siguientes Medallas y Condecoraciones: Medalla “Manuel Fajardo Rivero”, en 1983, por el SNTS; distinción por la Educación Cubana en 1989, por el Ministerio de Educación Superior, Medalla “José Tey” y Orden Frank País II Grado en 1994, por el Consejo de Estado de Cuba. El 19 de enero del año 2017 fue premiada por la Academia de Ciencias de Cuba como la Doctora en Ciencias de Mayor Ejecutoria Profesional, dicho premio le fue entregado en un acto solemne realizado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Como homenaje a su larga trayectoria profesional y a su condición de Historiadora de Enfermería, el Ministerio de Salud Publica le hace entrega de un Reconocimiento en mayo del 2017.

Fuente: Eduarda Ancheta Niebla. Ejemplo de Profesional de la Enfermería Cubana.
Fernández Hernández A , Reyes Figueroa MA , Rojas Fernández I , Jiménez Hernández J. Revista Uruguaya de Enfermería Montevideo, noviembre 2017, Vol 12, N° 2. ISSN On line: 2301-0371 331

Disponible en: http://rue.fenf.edu.uy/index.php/rue/article/view/238/230

Comentarios desactivados

Viernes 18 / agosto / 2017

Enrique Antonio González Corona

Filed under: ¿Sabía que...? — Mirta Nuñez Gudas — agosto 18th, 2017 — 7:31 pm

Enrique Antonio González Corona Figura representativa de la docencia médica santiaguera, que ha dedicado su vida a la atención de los niños y a la enseñanza de esta especialidad alcanzando la condición de profesor consultante e investigador. Fue fundador de la primera Escuela de Medicina fuera de la capital, fundador del Servicio Médico Rural, se destaca su trabajo como pediatra dentro y fuera del país. Ha sido un profesional sencillo, afable, responsable, patriota, exigente y reflexivo que lo convierten en un educador que constituye ejemplo para la formación de la nueva generación de profesionales de la salud.

González Corona nació el 3 de mayo del 1933 en la ciudad de Santiago de Cuba en el seno de una familia de la clase media, su padre era médico el Dr. Pedro Manuel González Guillart, su madre ama de casa, la señora Engracia Noelia Corona Rodríguez. Fue el segundo de tres hermanos.

El hermano mayor, Pedro, también estudio medicina y fue un destacado hematólogo y Jorge el último, economista y profesor universitario.

Los primeros grados de la  primaria, los realizó en la escuela pública no.2; continuó los estudios en el colegio privado ” Juan Bautista Sagarra” donde ingresó en el 2do.  grado, hasta la preparatoria que terminó con el mejor expediente del colegio,  recibiendo la medalla “Don José Maria Buch”,  aquí también hizo el 1er. y 2do. año del bachillerato y  a partir del 3er. año en el  Instituto de Segunda Enseñanza de Santiago de Cuba hasta graduarse de bachiller en Ciencias a los 18 años con notas sobresalientes  en 25 asignaturas de 34. Después de graduarse, en septiembre del 1951, se traslada a la Universidad de la Habana  a estudiar medicina, carrera que realizó durante 9 años, pues la Universidad de la Habana estuvo cerrada durante algunos años. Fue el tercer expediente en su graduación.

En los años en que estuvo cerrada la Universidad, Enrique regresa a Santiago de Cuba, donde  inicia la práctica médica en el hospital  “Saturnino Lora” e imparte las asignaturas de Anatomía y Fisiología a alumnos de bachillerato de la Escuela “Dolores”

Fue miembro de la juventud católica, realizó  seminarios en el Convento de la Iglesia del   Cobre, destacándose por su disciplina e inteligencia. En el año 1957 regresa a la Habana para continuar sus estudios, vivió en una casa de huéspedes, en el último año de su carrera y por los resultados académicos que tenía, se gana la plaza de alumno interno en el Hospital Universitario “General Calixto García” donde estuvo hasta mayo del 1960 en que se gradúa.

Regresó a la ciudad de Santiago de Cuba, siendo el tercero de su graduación con notas de sobresaliente en 28 asignaturas 5 notables y 8 premios  con un índice general de 4,84 (más ó menos según las calificaciones actuales).

En ese mismo año y durante los primeros de la década del 60 se produjo  en Cuba un gran éxodo de profesionales hacia EE.UU., pero fundamentalmente de médicos. Enrique González Corona,  que no se queda en la Capital, aunque lo podía hacer, por haberse ganado la Residencia en el Hospital “Calixto García” y por ser el 3er. expediente de su curso, regresa a Santiago de Cuba y va a realizar su Servicio Social Rural en Chivirico, un rincón olvidado de la antigua provincia de Oriente, con una alta mortalidad infantil y un abandono sanitario casi completo, pero que ya la Revolución había  empezado a atender.

Allí dio sus primeros pasos como médico en una casita (germen de lo que luego sería el Hospital de Chivirico) donde solo se realizaban consultas y visitas a pacientes de la localidad. Junto a su compañero, el Dr. Martínez Maceiras, dividieron la casita y habilitaron 3 camas  para realizar ingresos y hacer partos.

En febrero de 1961  regresa a la ciudad de Santiago de Cuba y empieza a trabajar como médico interno en el hospital infantil (ONDI), hoy Infantil Norte. Al mismo tiempo trabajaba también, como médico interno en el Hospital Oncológico y compartió con el padre su consulta privada hasta que ambos renunciaron a ella.

En 1961 ocupó la responsabilidad  de Subdirector y luego Director  del Hospital Infantil donde trabajaba. Fue de los primeros protagonistas del inicio en Santiago de Cuba, del Programa Nacional de lucha contra  la Gastroenteritis que era la primera causa de la mortalidad infantil en esos momentos.

En 1962 se hace un llamado a los médicos santiagueros para crear la primera Escuela de Medicina fuera de la Capital; muchos dudaron de la posibilidad de ese proyecto pero, Enrique sí creyó en él y cuando se inaugura el 10 de febrero,  allí estaba entre los tres primeros médicos santiagueros que iniciaron la docencia médica en Santiago de Cuba, junto a sus compañeros el Dr. Valón y el Dr. Araujo. Impartió la asignatura de Bioquímica, guiado por el Dr. Alberto Granado Jefe de la Cátedra.

En 1963 se creó el Servicio de Gastroenteritis con 3 salas de 40 camas cada una y él asume la jefatura de dos de ellas siendo además director del Hospital.

Su trabajo en este Servicio lo mantuvo hasta el año 1970 en que es trasladado al Hospital Infantil Sur (antigua Colonia Española) como Subdirector Docente Facultativo y Jefe de los Servicios de Gastroenteritis con 120 camas.

En 1965 se inició la docencia en el área clínica y con un grupo de compañeros que llegaron desde la ciudad de la Habana,  el Dr. González Corona imparte la asignatura de Pediatría.

En el año 1972 participa representando a Cuba en el  curso para profesores de Pediatría financiado por la  OMS-UNICEF en el Instituto de Salud del niño en la Universidad de Londres Inglaterra, este curso con una duración de 11 meses, se realizó en Inglaterra, Kenya y la India.

En julio del 1977 comienzan a funcionar los policlínicos comunitarios,  otra gran obra de la Revolución para llevar la salud a todo el pueblo y a todos los rincones del país y allí estaba el profesor González Corona para también ser fundador de esta importante actividad, fue el primer  director del policlínico comunitario 2 “José  Martí”. Allí permanece hasta el año  1979, donde pasa  a  ocupar la responsabilidad de Vice-Rector de Investigaciones y Educación de Postgrado del ISCM de Santiago de Cuba por solicitud de la institución, ya que este frente requería desarrollo y organización.

Ocupa ese cargo hasta 1990 donde acepta la propuesta de liberación para irse a cumplir misión internacionalista en Guyana, responsabilizándose con la brigada docente cubana y la docencia de Pediatría en la facultad de ciencias médicas de la universidad de Georgetown.

Al regresar vuelve al Hospital lnfantil Sur como profesor titular y jefe del grupo básico de trabajo docente del servicio de enfermedades diarreicas agudas hasta 1996, en que parte como colaborador médico a Sudáfrica, donde permanece hasta el año 1999.

En el año 2009, con 75 años de edad y 48 años de graduado  de médico, con 46 años de profesor de Medicina y 42 años como Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Pediatría,  es Presidente del Capítulo de Santiago de Cuba y Vicepresidente  de la Junta de Gobierno de la Sociedad.

Es también profesor  titular, consultante y de Mérito del  lSCM de Santiago  de Cuba, ha alcanzado los grados científicos de doctor en Ciencias Médicas y de Máster en Atención  Integral del Niño y el 2do. Grado de especialista en Pediatría

Pueden resumirse así algunos de los reconocimientos académicos,  científicos y profesionales recibidos

• Fundador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Oriente.
• Fundador del Servicio Médico Social Rural
• Fundador del Hospital infantil Docente Sur de Santiago de Cuba.
• Premio Anual Provincial de la Salud, Santiago de Cuba  en dos categorías 1993 (Investigación aplicada y Personalidad Científica Destacada)
• Premio  Anual  Provincial de la Salud  Santiago de Cuba 1994 en la categoría Personalidad Científica Destacada.
• Medalla  Distinción  por la Educación  Cubana.
• Medalla Manuel Fajardo.
• Trabajador Vanguardia Nacional de la Salud 1993 y 1994.
• Medalla  30, 40 y 45 Aniversario del lSCM-SSC.
• Medalla 28 de Septiembre.
• Medalla Trabajador internacionalista 1991.
• Medalla José Tey.
• Medalla y orden Carlos J. Finlay.
• Profesor de Mérito lSCM-SSC.

Tiene 15 publicaciones científicas, ha presentado trabajos en más de 34 eventos Nacionales e Internacionales y ha realizado más de 24 investigaciones. Ostenta, además,  la condición de militante del PCC desde 1969, Miembro de la CTC desde 1960, fundador de los CDR, fundador de las MNR, capitán de la reserva y desde 1992 miembro de la ACRC.

Aportes realizados al cuidado de los niños y adolescentes sanos:
– El Profesor ha trabajado en la Confección  y  uso  de  gráficos  de  peso  para  la  edad (Carnet  de  Salud  Infantil) en  el  Monitoreo  del  crecimiento  Físico  y  Prevención  de  la   Desnutrición  en  los  niños  menores de  5  años.

– Programa  de  atención  al  niño  menor  de 1 año  basado  en  la  evaluación  de  factores  de  riesgo  y  Monitoreo  del  Crecimiento  Físico.

– Prevención de Enfermedad Diarreica en la edad pediátrica. (Procedimientos  Diagnósticos  y  Terapéuticos  en  el  manejo  de  la Diarrea  Aguda  Infantil, Proposición  del  Tipo  Clínico de  Diarrea  Aguda  prolongada  o  Atípica  para la  Prevención  de  la  Diarrea  Persistente, Uso  racional  de  antibióticos  y  su impacto  económico  en  las  Enfermedades  Diarreicas  Agudas)

Este célebre pediatra cubano recibió el título de Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Pediatría en el XXVI Congreso Nacional de la especialidad, celebrado en Ciudad de La Habana en noviembre de 2008. Su vida constituye un ejemplo digno de imitar por las actuales y futuras generaciones de pediatras de nuestra Patria.

Hoy, con 84 años, el eminente pediatra y profesor Enrique Antonio González Corona vive en su amada Santiago de Cuba y continúa brindando su experiencia, ejemplo y conocimientos a la familia de la pediatría cubana.

Comentarios desactivados

Lunes 17 / julio / 2017

Víctor Severo Santamarina Salanueva (1903-1969)

Filed under: ¿Sabía que...? — Mirta Nuñez Gudas — julio 17th, 2017 — 5:44 pm

Victor SantamariaFue representante por Cuba para la reunión internacional en New York en la que se fundó la Organización Mundial de la Salud, de las Naciones Unidas. Fue el creador en en 1948 de las bibliotecas médicas en los hospitales de Cuba.

Natural de Caibarién, actual provincia de Villa Clara. Nació el 6 de noviembre de 1906.

Estudió Bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana y luego cursó los estudios de Doctor en Medicina en la Universidad de La Habana; al cerrar de la Universidad durante el gobierno del General Machado su graduación se retrasó por 3 años, por lo que terminó sus estudios universitarios en 1934.

Desde bien temprano se vinculó a lo que sería la pasión de toda su vida: en 1930 desarrolló el primer cursillo sobre Hidrología y Climatología Médica, en la Escuela de Medicina de la Universidad, y a partir de 1931 propuso e impulsó la creación de la Sociedad Nacional de Hidrología y Climatología. Desde su fundación en 1932 fue nombrado Secretario y, posteriormente, Presidente de esta sociedad.

En el período de 1932 al 37 publicó numerosos trabajos sobre estas materias en varias revistas médicas: Crónica Médico-Quirúrgica de La Habana, Vida Nueva, Archivos de Medicina y Cirugía de La Habana, y Medicina de Hoy. En uno de esos artículos, publicado en 1934 bajo el título: “Riqueza Turística: Hidrología y Climatología”, revela su temprana comprensión de las múltiples posibilidades que tiene el uso social de esos recursos.

Ya en esos años también se interesa por la estación termal de San Diego de Los Baños, en favor de cuyo mejoramiento y desarrollo despliega una sostenida labor durante toda su vida. En 1936 como consecuencia de una propuesta de Santamarina se crea la Sección de Hidrología y climatología de la corporación nacional de Turismo, de la que fue su delegado hasta la disolución de dicho órgano durante el último gobierno de Fulgencio Batista.

En 1937 publica su primer libro sobre estas materias, Hidrología y Climatología Médicas, en colaboración con otras personalidades cubanas.

En 1938 obtiene por concurso, una beca de la Asociación Médica Panamericana para realizar estudios de postgrado en varias universidades de los EE.UU.: Harvard, Columbia, Cornell y John Hopkins. En ese propio año ingresa como miembro Titular de la International Society of Medical Hydrology, y en 1940, a nombre del Servicio Técnico de Salubridad de Cuba, realiza una visita de estudios a los principales centros balneológicos y termales de los EE.UU.

En el período 1937-41 continúa publicando numerosos trabajos, en los que profundiza la integración de la razón científica del desarrollo balneológico, con su importancia económica y social; varios de estos artículos se condensan en el folleto “Riquezas Hidrológicas y Climáticas”, que aparece en 1941.

En 1941 realiza otro importante viaje de estudios a Saratoga Springs, EE.UU., esta vez para estudiar específicamente la organización técnico-administrativa de dicho balneario reconocido mundialmente como un modelo.

En 1942 fue nombrado asesor técnico del patronato del balneario de San Diego de los Baños, con carácter honorario, cargo que desempeñó hasta 1945; a su propuesta el Patronato crea el laboratorio de hidrología médica, y se le encomienda su organización.

En 1943 fue electo representante ante el Consejo Superior de la Corporación Nacional del Turismo y con posterioridad miembro de su Comité Ejecutivo, en lo que se desempeña hasta 1953.

En 1944 presenta un histórico trabajo ante el Comité Ejecutivo de la Federación Médica de Cuba, en el que explica la importancia científica, económica y social de la Hidrología y la Climatología Médicas, en el trabajo recabó apoyo y patrocinio a dichas ciencias, la tesis resultó aprobada.

La Junta de Economía de Guerra lo nombró miembro de la comisión para el estudio del turismo en la post guerra; y fue entonces que presentó su proyecto para la creación en Cuba de centros de rehabilitación de heridos de guerra, publicó varios trabajos con este tema.

En 1944 el patronato del balneario de San Diego acordó la publicación de su libro El Turismo, Industria Nacional considerado un verdadero clásico sobre el tema. Por su sostenida labor de años anteriores, en 1945 se crea el Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, que dirigiría desde su creación, con el cargo de director técnico, hasta su desaparición física en 1969, excepto en los años de la tiranía batistiana, 1952-58, en los que estuvo separado de dicha responsabilidad.

En julio de 1945, el balneario de San Diego de los Baños, por ser propiedad del Estado, fue adscripto al mencionado instituto, bajo la directa supervisión del Dr. Santamarina, lo que le permitió aplicar los principios que durante años había venido estudiando y promoviendo: rigurosa observación médica de cada enfermo, confección de hojas clínicas, exámenes de laboratorio, registro fotográfico y otras acciones, todo lo cual permitió acumular durante años de paciente y sostenido trabajo, un invalorable tesoro documental.

En 1946 realizó otro viaje al balneario de Saratoga Springs esta vez como delegado oficial del Ministerio de Salubridad, con vistas a la posible construcción de un moderno balneario en San Diego de los Baños, idea que venía argumentando sostenidamente desde hacía años.

En 1946 comienza la publicación de la Revista del Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, en la que a lo largo de varios años logró conformar una bibliografía verdaderamente clásica en los temas balneológicos, con amplio reconocimiento internacional. En 1947 realizó, como delegado oficial por Cuba un viaje de estudios para conocer la organización administrativa de varios balnearios en Argentina y Brasil, con vistas a la construcción de un moderno balneario en San Diego; durante dicho viaje es nombrado Miembro Honorario Extranjero de la Sociedad Argentina de Hidrología y Climatología Médicas.

En 1948, fue designado Presidente de Honor del Primer Congreso Médico de Brasil, que se efectuó en 1949, en este propio año también fue nombrado miembro honorario de la Liga argentina contra el reumatismo. En 1950 da lectura en la Universidad del Aire, al trabajo “Cómo estimular y proteger el desarrollo del turismo en Cuba”, que sería también publicado. La copiosa información científica y de tipo organizativo aportada por el Dr. Santamarina constituyó un pilar inapreciable para la concepción, el proyecto y la construcción del moderno balneario de San Diego de los Baños, verdadero modelo en su especialidad y orgullo de la balneología cubana.

En 1946 es nombrado delegado por Cuba para la reunión internacional en New York que crea la Organización Mundial de la Salud, de las Naciones Unidas. En 1946 es el delegado del Ministerio de Salubridad y Asistencia Social, en el Primer Congreso Médico Social Panamericano, que se celebra en La Habana y en el mismo año es nombrado vocal de la comisión cubana de enfermedades infecciosas.

En 1947 fue el delegado por Cuba ante la XII Conferencia Sanitaria Panamericana, que se celebró en Caracas, y en ese propio año representó nuevamente a Cuba en la reunión anual del comité ejecutivo de la oficina sanitaria panamericana en Buenos Aires.

En 1947 fue nombrado miembro honorario del Consejo de defensa social. Organizó en 1948 las primeras reuniones hospitalarias provinciales en Santa Clara, Santiago de Cuba y Pinar del Río. Reorganizó y creó en 1947 una comisión para estudiar un plan de reorganización hospitalaria, y otra para la reorganización total de la enseñanza de las profesiones de enfermeras y enfermeros. Publicó en esos años varios artículos y folletos referidos al tema hospitalario, y creó en 1948 las bibliotecas médicas en los hospitales de Cuba, año en el que también creó la Sociedad Cubana de Hospitales.

El campo científico de la Reumatología es otro terreno de particular dedicación de su desempeño profesional. En 1945 fundó la sección de reumatología dentro del Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, y en ese propio año también fundó, en el Balneario de San Diego de Los Baños, el primer centro antirreumático de Cuba, que lo dirigió hasta 1952.

En 1949 participó como delegado oficial por Cuba, en el VII Congreso Internacional de Reumatología en New York. En 1949 fundó la Sociedad Cubana de Reumatología, en 1951 la Liga cubana contra el reumatismo y en 1952 el Centro Antirreumático de Cuba, en el Hospital Reina Mercedes.

En 1950 realizó los primeros trabajos clínicos en Cuba sobre la aplicación del Cortisone en enfermos reumáticos, con permisos oficiales de los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, a solicitud de los Laboratorios Merck. Durante años publicó numerosos trabajos basados en sus investigaciones sobre el reumatismo, que aparecieron en revistas médicas y de circulación general, así como en folletos, no pocos de los cuales son también publicados en diversas publicaciones extranjeras.
A los pocos días del golpe de estado del 10 de marzo de 1952, el Dr. Víctor Santamarina es destituido de todos sus cargos oficiales, por no haber aceptado la pretendida legitimidad del nuevo gobierno encabezado por Batista, y se ve impelido al ejercicio privado de la profesión, en las especialidades de Reumatología y enfermedades artríticas en general.
No obstante, mantiene sus trabajos honorarios en las sociedades no gubernamentales que preside o en las que participa, y comienza a desarrollar una reconocida labor como profesor en los cursos de verano de la Universidad de La Habana, en carácter de posgrado, sobre Reumatología.
Se vinculó al Movimiento de Resistencia Cívica del “26 de Julio”, y colaboró de diversas maneras incluyendo la prestación de su consulta particular para celebrar reuniones conspirativas.
En esos años también trabajó como Director técnico del desarrollo de un nuevo balneario en Santa Fe, Isla de Pinos, propiedad de una firma privada cubano norteamericana. En esta instalación introdujo por primera vez en Cuba las más modernas tecnologías para la helioterapia, y sus consiguientes métodos de tratamiento. Durante sus regulares visitas de trabajo a la Isla de Pinos, logró la autorización del mando militar del Presidio Modelo para prestar servicios médicos a varios de los reclusos allí confinados por actividades revolucionarias.

El triunfo de la Revolución abre, también para el Dr. Víctor Santamarina, una nueva etapa. Una de las primeras decisiones del nuevo ministro de Salubridad de la Revolución, Comandante Dr. Julio Martínez Páez, el 20 de enero de 1959, fue restituir en su cargo al frente del Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, a su fundador y primer director. También asumió la dirección del balneario de San Diego de los Baños. En marzo de 1959 fue nombrado delegado por Cuba al segundo congreso panamericano de Reumatología, celebrado en Washington. A los pocos meses, en ese propio 1959, el Comandante en Jefe, de visita por Pinar del Río, lo manda a buscar al balneario de San Diego de los Baños donde se encontraba, y durante horas intercambiaron sobre diversos temas, inmersos en el hermoso escenario de los mogotes y Los Portales del río San Diego; estaban presentes su viejo amigo y compañero de afanes científicos, Antonio Núñez Jiménez, Celia Sánchez, y otros compañeros.
En este encuentro se definieron las proyecciones estratégicas para el desarrollo progresivo de la balneología sobre las bases científicas y socioeconómicas con que el Dr. Santamarina siempre había soñado, y que finalmente propiciaba la nueva situación del país. Con esa responsabilidad, visitó todos los centros balneológicos y termales del país, instalaciones rústicas en su gran mayoría, y comenzó una labor de integración de todas ellas en un sistema balneológico nacional, respetando sus necesarias particularidades, hidrológicas, termales y terapéuticas.

Por indicación del co. Fidel, a los pocos meses el Dr. Santamarina presidió la delegación que visitó los principales centros balneológicos de Estados Unidos, México y Francia, junto con el Comandante Feliberto Olivera; también integraba la misión el eminente geólogo cubano, ingeniero Jorge Broderman, y otros compañeros. Esta delegación, además del interés de estudio, llevaba el objetivo de promover relaciones científicas y de todo tipo del naciente sistema balneológico cubano.

Es en estos momentos donde el Dr. Santamarina se incorpora a la docencia médica universitaria. Es por ello que asume, a fines del 1959, la tarea de profesor de Medicina Interna en la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana, y de Profesor Titular de atención médica en los cursos de introducción a la administración sanitaria, en el Instituto Finlay. También en estos años de ingentes esfuerzos se vuelve a desempeñar en el campo de la organización hospitalaria: trabajó en la organización de los servicios de Reumatología, Medicina Interna, y Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Ortopédico Docente “Fructuoso Rodríguez”; así como del servicio de reumatología del hospital universitario “Cmdte. Manuel Fajardo”.

Realizó diversos trabajos para dar a conocer en Cuba la organización de la enseñanza médica y la terapéutica en las mejores universidades extranjeras, y de forma específica la enseñanza de la Reumatología, la Medicina Física y la Rehabilitación en las escuelas de medicina de los Estados Unidos, así como lo referente a la formación de técnicos en fisioterapia en este país. En este aspecto, presentó una propuesta para crear una escuela de técnicos en fisioterapia en nuestro país.
En 1960 encabezó una delegación oficial de Cuba que visitó la Unión Soviética y Checoslovaquia, con el propósito de conocer e intercambiar experiencias sobre la organización científico técnica, médico asistencial y administrativa en materias de la hidrología y climatología médicas, reumatología y la medicina física y rehabilitación, así como en lo tocante a la enseñanza de la medicina en general, y de la terapéutica en particular. Esta fue una de las primeras delegaciones cubanas que visitó la Unión Soviética tras el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Debido a la nueva situación social de Cuba a partir del triunfo revolucionario y por las nuevas instituciones que se van creando, 3 organismos se sienten lógicamente interesados en el desarrollo de la balneología y el termalismo: el Ministerio de Salud Pública, el Instituto Nacional de la Industria Turística, y la naciente Academia de Ciencias, de la que el Dr. Santamarina fue designado miembro fundador, y los 3 contribuyeron, de una y otra forma, con su apoyo decidido.
En sus vínculos con el Instituto Nacional de la Industria Turística estableció relaciones estrechas de trabajo y de amistad con su presidente, el Dr. Baudilio Castellanos, y con su vicepresidente, el Comandante Jesús Montané Oropesa.

Desde su creación, ingresa como miembro distinguido del consejo científico del Ministerio de Salud Pública.

Al momento de su fallecimiento trabajaba en el libro Reumatología, obra concebida por él para el médico general, profusamente ilustrada para la mejor comprensión del tema.

Luego de una vida dedicada a su profesión y a las ciencias, falleció repentinamente a los 63 años en La  Habana, en 1969, cuando desplegaba todas sus energías, conocimientos y prestigio, en favor del desarrollo de la salud en el país.

Fuente: RESUMED 2000;13(1):48-52
Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/res/vol13_1_00/res12100.htm

Comentarios desactivados

Martes 14 / marzo / 2017

Orlando Juan Ramos Prevez (1945- ): pilar de la medicina militar santiaguera

Filed under: ¿Sabía que...? — Mirta Nuñez Gudas — marzo 14th, 2017 — 12:02 pm

Tte. Coronel Dr. Orlando Juan Ramos Prevez (1945- )
hospital santiago de cubaEntre los más notables profesionales de la historia de la medicina militar cubana en Santiago de Cuba se destaca, con características propias, el Teniente Coronel y doctor Orlando Juan Ramos Prevez, quien además de su profunda formación científica es baluarte revolucionario y trabajador incansable, profesor humilde que desde los inicios de la campaña de alfabetización, aún deja su impronta imborrable en la consolidación y perfeccionamiento de los servicios médicos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR); valioso cubano, santiaguero, profesor auxiliar y consultante de la Universidad de Ciencias Médicas, que destaca facetas de vida meritorias en Cuba y el mundo. Los autores de esta investigación consideraron estas, razones suficientes para distinguir la figura ilustre de este eminente cardiólogo.

INICIOS Y TRAYECTORIA
Nace en Santiago de Cuba el 4 de agosto de 1945. Descendiente de la familia Ramos-Latour, cursó sus estudios primarios en los colegios Juan Bautista Sagarra (Laico) y el Instituto Martí (Bautista), los cuales no pudo culminar debido a la persecución policial que en la década del 50 del siglo XX fue sometida la familia, pues colaboraba con el movimiento revolucionario 26 de julio.

Al producirse el triunfo de la Revolución en enero de 1959, labora en la sección de asistencia técnica material y cultural del campesinado (SATMCC) y en el gobierno provisional revolucionario. En 1964 culmina sus estudios de bachiller. Fue fundador de las Milicias Nacionales Revolucionarias, la Asociación de Jóvenes Rebeldes y más tarde de la Unión de Jóvenes Comunistas.

En 1968 se inició como becario militar de medicina; se gradúa como médico en la escuela de medicina de Santiago de Cuba en el año 1972. Ya graduado y ascendido como oficial médico ejerció en las instituciones armadas del territorio oriental.

En 1976, prestó sus servicios médicos en la República Popular de Angola, ejerció la profesión en condiciones difíciles pero decisivas e incluyó a la población militar y civil durante numerosas campañas, laborando en extensas áreas de la geografía angolana desde el sur hasta la frontera con Namibia.

De regreso a Cuba inicia la residencia en cardiología (1978). Al término de sus estudios como especialista asume nuevas responsabilidades médicas, militares y políticas. Por su plena madurez vital e intelectual, participa en 2 congresos internacionales y otros entrenamientos profesionales en México y en la antigua Unión Soviética, entre 1985-1986.

Profesor auxiliar y consultante, especialista de II grado en Cardiología, el doctor Ramos ha tenido una amplia participación en exámenes de pre y posgrado de la Universidad de Ciencias Médicas, así como en eventos nacionales e internacionales. Ha impartido más de una treintena de cursos de posgrado y se ha desempeñado como tutor y asesor de numerosos proyectos científicos.

Su conocimiento y experiencia acumulada han fortalecido, por años, la medicina militar cubana. Se ha destacado por su pensamiento científico bien sustentado sobre la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares en personas con altas exigencias de preparación para escenarios de actuaciones convencionales y no convencionales. Fue Vicerrector Docente del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba; cumplió otras misiones internacionalistas, con más de 60 años de edad, en Burkina Faso y Pakistán, en esta última como miembro de la brigada Henry Reeve.

La total consagración al trabajo le ha permitido cumplir con todas sus obligaciones hasta su incorporación al servicio militar de reserva. En los espacios académicos aún cumple con sus labores docentes como profesor de Propedéutica Clínica y Medicina Interna; además, ha presidido uno de los tribunales estatales nacionales para especialistas de cardiología.

RECONOCIMIENTOS Y CONDECORACIONES

• Miembro de:
– Capítulo Santiago de la Sociedad Cubana de Cardiología
– Asociación de Pedagogos de Cuba
– Grupo de Investigaciones Cardiovasculares adscripto al Consejo Provincial de Sociedades Científicas
– Fundador del Contingente Henry Reeve

• Medallas
– Servicio Distinguido de las FAR
– “Ignacio Agramonte” de segunda y tercera clase
– “Manuel Piti Fajardo”
– Por la Alfabetización
– Cuba-República Popular de Angola
– X, XV y XX años de servicio en las FAR
– Servicio ejemplar en las FAR
– Combatiente Internacionalista Primera Clase

• Distinciones
– Por la Educación Cubana
– 28 de septiembre

• Destacado en la Producción y la Defensa
• Orden por la Abnegación y Sacrificio otorgada por la República de Pakistán

El doctor Orlando Juan Ramos Prevez es uno de los pilares de la cardiología en la medicina militar cubana. Se ha entregado en  cuerpo y alma a la solución de problemas de salud sensibles para los miembros de las fuerzas armadas en Cuba, y a lo largo de esa labor defendió un pensamiento preventivo y curativo que, en los escenarios docentes, enriquece los juicios de valor para la medicina, con lo cual fortalece los valores y principios de la salud pública cubana.

Fuente: Dr. Orlando Juan Ramos Prevez: eminente cardiólogo y médico militar.
Rosales Guibert EA, Guerra Cepena E.
MEDISAN. 2017:21(3)
Disponible en: http://www.medisan.sld.cu/index.php/san/article/view/938

Comentarios desactivados

Older Posts »