La genialidad de Carlos Juan Finlay Barrés

Posted at — Mirta Nuñez Gudas — diciembre 3rd, 2019 — 8:00 am under ¿Sabía que...?

Dr. Carlos Juan Finlay. Foto: Archivo de GranmaHombre perseverante, acucioso observador e infatigable investigador, Finlay enunció por primera vez el 18 de febrero de 1881, ante la “V Conferencia Sanitaria Internacional” celebrada en Washington, su teoría del contagio de la fiebre amarilla a través de la presencia de un agente biológico intermediario, capaz de transmitir la enfermedad de un individuo enfermo a uno sano.

Tal postulado representó una ruptura de las concepciones epidemiológicas prevalecientes hasta entonces en la Medicina, según las cuales las dolencias solo podían diseminarse por contacto directo entre las personas o debido a la influencia de un factor ambiental.

Seis meses más tarde, en una sesión de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, celebrada el 14 de agosto de 1881, esbozó la hipótesis de que el agente transmisor debía ser un mosquito, probablemente la hembra de la especie hoy denominada Aedes aegypti.

Carlos Juan Finlay Barrés (1833-1915)

Eminente epidemiólogo y microbiólogo cubano. Nació en la ciudad de Puerto Príncipe (actual Camagüey), Cuba, el 3 de diciembre de 1833, y falleció en la ciudad de La Habana, el 19 de agosto de 1915.

En una conferencia internacional celebrada en Washington, EE.UU., en febrero de 1881, Finlay señaló que todas las evidencias indicaban que la fiebre amarilla sólo podía ser trasmitida por un “agente intermediario”. En agosto del mismo año, en conferencia pronunciada en la Academia de Ciencias de La Habana, identificó a dicho agente como el mosquito hoy conocido como Aedes aegypti.

Este trabajo fue publicado en los Anales de dicha institución ese mismo año. Posteriormente, se dedicó a comprobar su teoría mediante la realización de experimentos; pero no logró que ningún investigador independiente repitiera sus trabajos. También indicó, desde los años ochenta, que la enfermedad podía ser controlada mediante la eliminación de las larvas de mosquito en los depósitos de agua.

En el año 1900 explicó a una comisión estadounidense, presidida por el cirujano Walter Reed, los detalles de su teoría y le entregó los resultados de sus experimentos, así como los huevos del mosquito identificado por él.

La teoría de Finlay fue comprobada oficialmente en 1900 por experimentos preliminares realizados por Jesse Lazear (con mosquitos adultos, procedentes de los huevos suministrados por el propio Finlay), uno de los miembros de dicha comisión, quien falleció como resultado de las inoculaciones experimentales, y en 1901, por una serie de detallados experimentos dirigidos por Reed.

Como reseña su biógrafo, el desaparecido doctor José López Sánchez, tan significativos aportes se inscriben entre las grandes conquistas científicas de todos los tiempos, pues en ningún caso anterior a Finlay la historia de la Medicina registra el hecho de un investigador que formulara una concepción teórico-práctica, cuya aplicación ofrecería resultados sumamente exitosos.

No menos notable fue que logró producir formas atenuadas de la fiebre amarilla en las personas, algo que le posibilitó estudiar en mejores condiciones y comprobar la veracidad de sus ideas, abriendo el promisorio camino de la medicina preventiva.

Igualmente, tuvo la genialidad de diseñar y proponer las recomendaciones higiénicas destinadas a la eliminación del mosquito en los propios criaderos, deviniendo en precursor de la lucha antivectorial.

La comprobación de que el mosquito en cuestión era el único trasmisor de la fiebre amarilla en Cuba se produjo mediante la virtual eliminación de la enfermedad en La Habana, gracias a una campaña, basada en las recomendaciones de Finlay y dirigida por el médico estadounidense William Gorgas, llevada a cabo 1901. La enfermedad fue definitivamente eliminada en La Habana en 1905 y, en Cuba, en 1909, en campañas dirigidas por el propio Finlay.

El Dr. Finlay fue Secretario de Correspondencia de la academia habanera durante 14 años y sus trabajos sobre la transmisión de la fiebre amarilla eran internacionalmente conocidos.

Fue propuesto para el premio Nóbel por dos ganadores del mismo, Ronald Ross (de Inglaterra) y Auguste Laverán (de Francia); pero en esa época el premio sólo se adjudicaba a científicos europeos. Recibió, no obstante, importantes distinciones comola Medalla “Mary Kingsley”, conferida por el Instituto de Medicina Tropical de Liverpool en 1907, la más importante institución del mundo en Infectología, y un año más tarde la “Orden de la Legión de Honor”, otorgada por el Gobierno de Francia.

Si bien durante muchos años hubo malintencionados intentos de silenciar su monumental obra y arrebatarle la paternidad de la teoría del mosquito como vector transmisor de la fiebre amarilla, el “XIV Congreso Internacional de Historia de la Medicina”, celebrado en Roma en 1954, ratificó una vez más que solo a Finlay le corresponde el mérito de haber logrado el trascendental descubrimiento y la aplicación de su doctrina en el saneamiento del trópico.

Edición: Lic. Tania izquierdo Pamias y Dra. Mirta Núñez Gudás

Fuentes y referencias:

- Red Cubana de la Ciencia. Noticias. Desentrañar la verdad para combatir el Aedes aegypti 19/08/2019

- EcuRed. Carlos Juan Finlay

- Periódico Granma. La grandeza de Finlay. Por: Orfilio Peláez 7/12/2018

No responses yet