Profesor José Antonio Presno Albarrán (1916-1978)

Filed under: ¿Sabía que...? — septiembre 16th, 2016 — 11:38 — Patricia Alonso Galbán

José Antonio Presno Albarrán Considerado el más destacado cirujano de vías digestivas de América Latina en su época. Profesor Titular en 1960 y Jefe del Departamento de Cirugía en 1961. Více-Decano en 1962 y Decano de la Facultad de Medicina en 1963. Primer Cirujano de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Miembro Extranjero Activo de la Academia de Ciencias de la antigua URSS. Miembro Titular y Presidente del Capítulo Cubano de la Sociedad Internacional de Cirugía.

Nació en La Habana, el 3 de julio de 1916, hijo del destacado médico y cirujano general, José Antonio Presno y Bastiony (1876-1953) y de María Albarrán Machín –hija del eminente urólogo y cirujano Pedro Albarrán Domínguez (1854-1911)- por lo que era nieto y sobrino nieto de dos grandes de la Urología, Pedro y Joaquín Albarrán Domínguez.

La familia Presno –según la bibliografía que recoge la historia y el escudo de ese apellido- tuvieron radicación, entre otros lugares, en Galicia, Asturias y Portugal. Esta rama de los Presno pertenecía a uno de los 19 barrios de la Parroquia del Concejo de Castropol, situada en la parte occidental del Principado de Asturias, muy cerca de la provincia de Lugo.

Realizó sus estudios médicos en la Universidad de La Habana, obteniendo 31 sobresalientes, de 32 asignaturas y 14 premios ordinarios.

En su época de estudiante, la Universidad fue un foco revolucionario importante y Presno no fue ajeno a ese proceso, participando en la distribución de propaganda y en la huelga general del año 1935.

De 1935 a 1937 trabajó como alumno externo, cargo que obtuvo por concurso en el Hospital Universitario “General Calixto García”. De 1937 a 1940 fue alumno interno por su expediente.

Se graduó en 1940, y ese propio año, por su expediente, obtuvo el cargo de Médico Interno, plaza que desempeñó hasta 1942. Este mismo año obtuvo por oposición la categoría de Médico Residente, y se mantuvo en ella por espacio de dos años.

Inició su carrera docente en la Cátedra de Clínica Terapéutica y Operaciones: De 1944 a 1946 Profesor Adscripto, de 1946 a 1950 Instructor, de 1950 a 1954 Asociado. Este año 1954, dos años después que su padre alcanzara la categoría de Profesor Emérito, realizó ejercicios de oposición en los que obtuvo la plaza de Profesor Agregado, primer paso de la por entonces carrera profesoral universitaria. A partir de ese momento comienza su carrera ascendente al ser nombrado Cirujano Jefe de la Sala Mestre del Hospital Universitario “General Calixto García”.

Simultáneamente con dichas actividades, desde 1946 se desempeñaba como Cirujano Auxiliar en la Clínica “La Milagrosa”, fundada y dirigida por su padre, en la cual ascendió a Cirujano Titular en 1950 y a Jefe de Cirugía, en 1952, donde permaneció hasta 1960.

Tras el cuartelazo del 10 de marzo –inicio de la dictadura batistiana- formó parte del núcleo de Profesores de la Facultad de Medicina adscrito al Movimiento de Resistencia Cívica, dirigido por el entonces Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Profesor Titular de Historia de las Doctrinas Sociales, Doctor Raúl Roa García. Participó en la recolección y envío de instrumental y medicinas a los frentes de combate, y brindó atención médica a revolucionarios heridos.

En marzo de 1958 denunció ante el Tribunal Supremo, la prensa nacional, el Colegio Médico y los organismos internacionales, los atropellos cometidos por la dictadura en la persona de la distinguida pedagoga, Dra. Esterlina Milanés Dantín.

Durante la Huelga del 9 de abril de 1958, brindó sus servicios personales como cirujano, así como su consulta para hospital de sangre.

Al triunfo de la Revolución, integró la Comisión de Gobierno de los Hospitales Universitarios, desde 1959 hasta 1963, en que se incorporaron al Ministerio de Salud Pública.

Al producirse el éxodo de profesores, integró junto a Eugenio Torroella Mata, Roberto Guerra Valdés, Enrique J. Echevarría Vaillant, Eugenio Torroella Martínez – Fortún y Carlos Ramírez Corría, el grupo que garantizó la continuidad de la Escuela Cubana de Cirugía.

En 1960 ascendió a Profesor Titular. Dedicó gran parte de su esfuerzo a la urgente tarea de reformar los hospitales universitarios y el propio Plan de estudios de la Facultad de Medicina, que culminaría con la Reforma Universitaria de 1962.

De 1961 a 1967, fue Jefe del Departamento de Cirugía, estructura que se adoptó tras la unificación de las antiguas Cátedras de Patología Quirúrgica, Clínica Terapéutica Quirúrgica y Operaciones, Clínica Quirúrgica 1° Curso y Clínica Quirúrgica 2° Curso.

En franco abandono de los intereses de la clase burguesa -a la que pertenecía- ingresó en 1960 en las Milicias Médicas Revolucionarias. Poco después fue ascendido a Capitán y Primer Cirujano de los Servicios Médicos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

En 1961, integra las filas de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), en 1963, miembro del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC) y en 1966 del Partido Comunista de Cuba (PCC).

El alto nivel de su compromiso social le mueve a aceptar en el período 1962-63, el Vicedecanato de la Facultad de Medicina y en el período 1963-64 asumió las funciones de Decano. Fue miembro del Consejo de la Facultad, responsable de superación profesoral y miembro de la Comisión para el estudio de la Formación de Investigadores, en la propia institución docente.

Pero ni sus responsabilidades docentes ni políticas le hicieron abandonar la práctica de su especialidad, en la que había adquirido y consolidado saberes en el orden teórico y grandes habilidades quirúrgicas. Realizó 7 701 intervenciones quirúrgicas, de ellas 6 537 de cirugía mayor. Contribuyó al desarrollo de la Cirugía Experimental y del Trasplante de Órganos en Cuba.

Su espíritu solidario y de justicia social se puso también de manifiesto en su responsabilidad de compartir sus conocimientos por medio de las publicaciones científicas. Publicó 12 libros, 5 monografías, 10 folletos, 45 trabajos científicos y 12 no científicos. Sus trabajos aparecieron en diversas publicaciones como: la Revista de Medicina y Cirugía de La Habana; los Archivos Médicos de San Lorenzo; los Archivos del Hospital Universitario; la Revista Cubana de Gastroenterología; y la Revista Cubana de Cancerología, entre otras.

Presentó 38 trabajos en Congresos nacionales e internacionales.

En 1972 sufre un infarto de miocardio y luego de su recuperación, se sintió obligado a retirarse de la práctica quirúrgica, decisión que asumió con gran pesar; pero con mucha entereza y, sobre todo, con un alto nivel de ética profesional, pues estaba consciente del peligro al que podía exponer a un paciente si él continuaba ejerciendo la cirugía y, en medio de un acto quirúrgico sufría otro infarto.

Desde el año anterior había iniciado estudios de Cibernética aplicada a la Medicina y había presidido la primera Comisión de Computación que se dedicó al estudio de las necesidades de desarrollo de la Informática en la Salud Pública cubana. Comenzaba así otra etapa de su fructífera trayectoria científica y docente.

Luego de recuperarse del infarto de miocardio sufrido, asumió la responsabilidad fundacional, en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana, del Departamento de Computación Aplicada a la Biomedicina, que se oficializó en 1973. Esta institución se convierte, por ley oficial del Estado de fecha 1976, en Centro de Cibernética Aplicada a la Medicina (CECAM), subordinada al entonces Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana –hoy Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. Desde los inicios del CECAM, fungió como su Director, hasta su fallecimiento.

Desde su surgimiento, el trabajo del Centro se proyectó hacia la creación de una cultura computacional entre los profesionales de la salud y por tanto, de un lenguaje común que facilitara el desarrollo de la computación en el sector salud en general y en la especialidad de cirugía en particular, a partir de investigaciones en el campo de la modelación matemática y del desarrollo de aplicaciones en el campo de la Salud realizadas bajo la dirección del Profesor Presno, quien propuso un proyecto de automatización de salas de cirugía, con el apoyo del Director del Instituto Vishniesky de Moscú. Este proyecto no cristalizó, a pesar de su denodado esfuerzo, por inconvenientes burocráticos.

En 1975, el Centro que dirigía, CECAM, propuso la creación de la especialidad de Informática Médica o de Computación Aplicada a la Medicina (nombre que recibía en la década de los años 70s), pero no fue aprobada en esos momentos por el Ministerio de Salud Pública.

Perteneció a 9 Sociedades Científicas nacionales y a 7 extranjeras. Fue Miembro Titular y de Honor (1966) de la Sociedad Cubana de Cirugía, así como Miembro Titular y Presidente del Capítulo Cubano de la Sociedad Internacional de Cirugía.

En 1965 recibió el título de Miembro Extranjero Activo de la Academia de Ciencias de la antigua URSS. En Cuba, también recibió Órdenes y Condecoraciones, en reconocimiento a sus aportes, entre ellas, las más relevantes: Medalla “Manuel Fajardo” por más de 25 años de trabajo en el sector salud, Orden “Frank País”, por su dedicación a la docencia y Medalla del “250 Aniversario de la Fundación de la Universidad de La Habana.”

Falleció en la misma ciudad donde nació, el 14 de octubre de 1978.

ALGUNOS TÍTULOS DE SU BIBLIOGRAFÍA ACTIVA:

  • “Concepto actual del Shock: su diagnóstico precoz, diagnóstico diferencial y tratamiento”. Compañía Editora de libros y folletos, La Habana, 1943
  • “Pancreatitis agudas”. Compañía Editora de libros y folletos, La Habana, 1944
  • “Sarcoma neurogénico abdominal”. Compañía Editora de libros y folletos, La Habana, 1947
  • “Comunicación previa sobre la relación del asa aferente con las molestias post prandiales del gastrectomizado”. s/e, La Habana, 1951
  • “Moral Médico Quirúrgica”. Editorial Unión Americana. La Habana, s/a.
  • “Técnicas especiales en las resecciones gastroduodenales”. Instituto Cubano del Libro. La Habana, 1963.
  • En colaboración con Selman-Houssein Abdo Eugenio, García Gutiérrez Alejandro y Miyares Ibarra Carlos. “Esofagocoloplastia retroesternal extrapleural”. Revista Cubana de Cirugía. 1964;3(5):513-23.
  • Teniendo como colaboradores a Selman-Houssein Eugenio, García Gutiérrez Alejandro y Miyares Ibarra Carlos. “La esofagogocoloplastia en los procesos benignos y malignos del esófago”. Instituto Cubano del Libro. La Habana, 1966.
  • Teniendo como colaboradores a García Gutiérrez Alejandro, Rojas Hernández Marino, Pérez Oramas Hernán, Mederos Pazos Guillermo, Sainz Menéndez Benito. “Empleo de los instrumentos de sutura mecánica en la cirugía del aparato digestivo”. Revista Cubana de Cirugía. 1966;5:277-317.
  • Teniendo como colaboradores a García Gutiérrez Alejandro, Pérez Oramas Hernán, Pascual Chirino Claudio. “Transplante e interposición yeyunal con ayuda de un aparato de sutura mecánica”. Revista Cubana de Cirugía. 1967;6:299-306.
  • Teniendo como colaborador a Selman-Houssein Abdo, Eugenio. “Esofagocoloplastia retroesternal extrapleural en los procesos benignos y malignos del esófago”. Revista Cubana de Cirugía. 1967;6:497-502.
  • Teniendo como colaboradores a García Gutiérrez Alejandro, Pérez Oramas Hernán, Rojas Hernández Marino, Del Sol Castañeda Octavio. “Empleo del aparato PKS-25 en la cirugía del tractus digestivo”. Revista Cubana de Cirugía. La Habana, 1967;6:306-73.
  • “Cirugía de guerra. Doctrina única de tratamiento”. Servicios Médicos del MINFAR. La Habana, 1969.
  • En colaboración con otros autores. “Normas de Cirugía” Ministerio de Salud Pública. Editorial Científico-Médica. La Habana, 1969.

Fuente: Colaboración de la profesora MSc. María del Carmen Amaro Cano. Vice-Presidenta Sociedad Cubana Historia de la Medicina

Pedro Antonio López Saura (1947-2016)

Filed under: General,¿Sabía que...? — septiembre 5th, 2016 — 18:22 — Mirta Nuñez Gudas

Pedro-Lopez-SauraLa Ciencias Médicas, las Ciencias Biológicas y la Biotecnología cubanas perdieron el 17 de junio del 2016 a uno de sus más brillantes exponentes, Pedro Antonio López Saura.

López Saura nació en La Habana, el 26 de septiembre de 1947. En 1961 participó en la Campaña de Alfabetización como alfabetizador “Conrado Benítez” Cursó los estudios de medicina en La Habana donde se graduó en 1969. Desde sus inicios en la carrera de medicina Pedro se vinculó a la investigación y a la docencia.

Al graduarse, fue ubicado en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas, CENIC. Tuvo una ininterrumpida e intensa formación posgraduada, de modo que a los dos años de egresado de la Universidad, Pedro era especialista de primer grado en Bioquímica Clínica y en 1973, maestro en ciencias mediante su tesis “Estudio Bioquímico de los Organelos Subcelulares de células de Hepatoma de Rata en Cultivo de Tejidos”.

Su formación continúa con el Premio Nobel Prof. Christian de Duve durante 1971-1972, en el Instituto de Química Fisiológica, Universidad Católica de Lovaina, Bélgica en el campo del fraccionamiento subcelular, y prosigue en los campos de purificación y cinética enzimáticas, con el Prof. Anton Horn en la Universidad “Friedrich Schiller” de Jena y con el Prof. Klaus Thielmann en el campo de Sistemas Ultramicroanalíticos en Bioquímica Clínica, en la Academia Médica de Erfurt, ambos en la República Democrática Alemana.

Cuando en 1978 Pedro obtenía su doctorado en ciencias biológicas en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas en Cuba, con el trabajo “Diagnóstico de las enfermedades lisosomales en Cuba. Caracterización de un caso de deficiencia de N-acetil-beta-D-Hexosaminidasa mediante el empleo de un sistema ultramicroanalítico”, nada le hacía suponer que muy pronto su vida daría un giro laboral inesperado y le llevaría a asumir tareas de excepción para un joven investigador: en 1981 fue uno de los seis compañeros seleccionados para integrar el grupo fundador de la Biotecnología Cubana, trabajando directamente bajo la orientación del Comandante en Jefe Fidel Castro.

Esa etapa fundacional se inicia con un corto entrenamiento con el Prof. Kari Cantell en el Laboratorio Central de Salud Pública en Helsinki, Finlandia, en la producción de interferón alfa, producto pionero de la incipiente biotecnología mundial, cuya técnica de obtención solo era dominada por pocos laboratorios del mundo. A su regreso de esta misión, el pequeño grupo recién entrenado se instala en una casa de viviendas, que debió ser adaptada rápidamente para transformarla en un laboratorio. El grupo trabajó a tiempo completo, lo que en el estilo de trabajo del Comandante en Jefe significa 24 horas, todos los días de la semana, bajo su diaria supervisión, y el 28 de mayo de 1981 el grupo obtuvo el interferón natural leucocitario, cuya calidad y efecto prueban en ellos mismos. Es el primer producto biotecnológico cubano, marcando el nacimiento de la industria biotecnológica nacional.

El pequeño laboratorio da lugar a un nuevo centro, el Centro de Investigaciones Biológicas, inaugurado en enero de 1982 por el Comandante en Jefe.

Pedro ocupó responsabilidades de dirección durante toda su vida profesional, entre ellas, fue Jefe del Departamento de Bioquímica y de Bioquímica Clínica, y Jefe del Departamento de Postgrado en el CENIC (1979-1981). Al crearse el Centro de Investigaciones Biológicas fue su Subdirector de Producción desde 1982 hasta 1986 y luego su Director, responsabilidad que ocupa con rango de Subdirector del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), inaugurado en julio de 1986.

El desarrollo de nuevos productos, ahora en el CIGB, a partir de las tecnologías de recombinación de ADN, hizo necesario el desarrollo de los registros sanitarios de productos biotecnológicos, campo lleno de especificidades, en el que no existían antecedentes ni experiencia en nuestro país. Para esta tarea se requieren características humanas particulares: un extraordinario sentido de la disciplina y la organización, un rigor inviolable, y profundos conocimientos en los campos de las ciencias biológicas y médicas, pero a la vez en los campos de la producción de productos biotecnológicos.

Fue sin dudas un privilegio para el CIGB y para nuestro país haber contado con Pedro, que excepcionalmente reúne en una sola personalidad todas estas características. López Saura asume la responsabilidad de iniciar el sistema de registros sanitarios de los productos del CIGB, asume la dirección de estudios clínicos y preclínicos, y deviene director de asuntos regulatorios y ensayos clínicos del CIGB.

Ya dentro del sector biotecnológico sus investigaciones abordaron la producción de interferones, (1981-1989), los estudios relacionados con el sistema interferón en pacientes tratados y mecanismo de acción de interferones; la producción y caracterización de factor de transferencia de leucocitos. (1985-1989), la aplicación clínica de interferones y otros productos biotecnológicos; la coordinación y evaluación de ensayos clínicos y el desarrollo clínico de los siguientes productos: estreptoquinasa recombinante, supositorios de estreptoquinasa, interferón alfa-2b recombinante, interferón alfa-2b recombinante líquido sin albúmina y liofilizado sin albúmina, interferón alfa-2b recombinante peguilado, interferón gamma recombinante, factor de crecimiento de colonias de granulocitos, eritropoyetina recombinante, factor de crecimiento epidérmico recombinante tópico para quemaduras y heridas agudas e intralesional para úlceras de pie diabético, y vacunas recombinantes.

Académico de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba, y Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Inmunología, fue autor de 258 artículos científicos en revistas arbitradas internacionales.

Una anécdota ilustra el sentido de disciplina y rigor de su trabajo: no le bastaba saber que sus artículos habían aparecido publicados internacionalmente, él verificaba si cada uno había sido citado adecuadamente en MEDLINE. Y en más de una ocasión detectó omisiones que pudo enmendar por su perspicacia.

Recibió 17 premios nacionales de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), fue autor de 59 logros institucionales del CIGB, 14 premios en Fórum de Ciencia y Técnica. Los miembros de la Academia de Ciencias siempre recordarán sus intervenciones equilibradas, objetivas, caracterizadas por la sólida sustentación en datos que lo convertían en un referente obligado, por ejemplo, durante los análisis de los premios anuales de ciencias y los premios anuales del MINSAP.

Su currículo -que es reflejo de su extraordinaria organización y disciplina-, recoge los títulos de 305 conferencias impartidas en Cuba y en el exterior, y su papel fundamental en la organización de talleres y congresos nacionales. Fue autor de 7 patentes de productos farmacéuticos y biotecnológicos y en 9 ocasiones recibió el Premio del Concurso Anual de Salud del MINSAP.

Pedro López Saura cumplió 94 misiones oficiales en el extranjero, en el campo de la biotecnología. Entre ellas, se destacan su labor como miembro del Comité Preparatorio para el Establecimiento del Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología, organizado por la ONUDI, su actividad en el Comité Directivo Regional del Programa de Biotecnología para América Latina y el Caribe, PNUD/ONUDI/UNESCO, y las numerosas misiones para el registro, la coordinación de ensayos clínicos y la comercialización de productos del CIGB en el exterior.

Fue un permanente formador de jóvenes científicos, dirigió 37 tesis de maestría o doctorado, impartió sistemáticamente docencia a médicos y biotecnólogos en instituciones del sistema nacional de salud, del Polo Científico y de educación médica. López Saura es considerado un pionero en la realización de ensayos clínicos de productos biotecnológicos cubanos y de la preparación de los registros tanto para Cuba como para autoridades regulatorias en el exterior, y es reconocido como una autoridad nacional en ese campo.

En el 2014 se jubiló y es contratado como Profesor Principal de Morfofisiología I y IV en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana y en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) en los cursos 2013-14, 14-15 y 15-16.

Su extraordinaria modestia, la sencilla forma en que mesuradamente defendía sus criterios mediante una solidez argumental difícilmente rebatible y ajena a cualquier apasionamiento, su devoción por sembrar entre sus subordinados con su ejemplo, siempre con su ejemplo y nunca con la imposición, el sentido de disciplina y el compromiso ante las tareas, nos conmueven profundamente y nos hacen más dolorosa la muy injusta y abrupta pérdida.

Para Pedro, no hubo tarea pequeña o menor: todas las abordó con igual rigor.

Para Pedro, el compromiso no estaba en acometer la tarea, sino en lograr su éxito.

Gracias, Pedro, por todo lo que nos enseñaste y por lo que nos permitiste aprender de ti.

Curriculum Vitae

Fuente: Colaboración personal. Nelia Marín Olazabal (esposa).

Dr. Alberto Oscar Ibietatorremendía Vega (1917-2004)

Filed under: ¿Sabía que...? — agosto 2nd, 2016 — 9:13 — Mirta Nuñez Gudas

Alberto-Oscar_IbietarremendiaIbietatorremendía Vega nació el 13 de septiembre de 1917 en Jagüey Grande, Matanzas, sus padres fueron Alberto Ibietatorremendía y Brito y Dolores Vega Gómez, ambos naturales de este territorio.

Los estudios primarios y secundarios los realizó en la Escuela Pública Municipal de Jagüey Grande, el Colegio Minio, la Academia Bravo y la Escuela Progresista de Cárdenas. Culminó el preuniversitario en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, donde se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias el 13 de agosto de 1938.

Se inscribió en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana en el curso académico 1938-1939, a pesar de múltiples dificultades familiares y socioeconómicas; se sobrepuso a estas y se graduó con la calificación de sobresaliente, otorgándosele el título de Doctor en Medicina el 23 de febrero de 1950, registrado al folio 6 número 1770 de su expediente universitario y con la tesis titulada: “El peritaje médico legal en los accidentes de trabajo”.

Ejerce su profesión como médico en diferentes instituciones de la capital, entre las que se encuentran el Hospital Universitario “Calixto García”, Hospital “Reina Mercedes” (hoy Comandante Manuel “Piti” Fajardo) y el Hospital Ortopédico “Fructuoso Rodríguez”.

Se inicia en la vida política en La Joven Cuba junto al líder antiimperialista Antonio Guiteras Holmes desde junio de 1934; reparte proclamas en actos públicos, veladas artísticas, teatros y en cualquier acto público que tuviera la oportunidad de divulgar su sentido revolucionario.

Perteneció al Partido Auténtico y a la Juventud Ortodoxa (donde conoció a Fidel Castro). Finalmente ingresa al Movimiento del 26 de Julio, del que fue responsable y su tesorero en Jagüey Grande; participó en la gestión de bonos del Movimiento 26 de Julio, adquisición de dinamita y su traslado a Matanzas; sabotaje a la Compañía Eléctrica de Jagüey; lanzamiento de cadenas a redes eléctricas para provocar apagones, y de tachuelas y alcayatas en carreteras.

Como evidencia de estos hechos, en abril de 1953 tuvo lugar en su casa de la calle 11 No. 5417 de este municipio, una reunión con destacados miembros de la juventud ortodoxa, dirigidos por Fidel Castro Ruz y acompañado de Abel Santamaría, Pedro Miret, Antonio “Ñico” López, Boris Luis Santa Coloma y el también colega matancero Dr. Mario Muñoz Monroy. Actualmente en este inmueble radica la biblioteca pública municipal “Antonio Maceo”.

Debido a su actividad política estuvo en prisión en Jagüey, Jovellanos y Matanzas, por lo cual tuvo que vivir en la clandestinidad en múltiples ocasiones en La Habana hasta su incorporación a la Sierra Maestra, de la cual se relata el siguiente testimonio:

“(…) Con él trabajaba un muchacho que le decían el ‘gallego’ Valdés y entonces a través del actualmente magistrado Humberto Hernández, que tenía un hijo, el cual habían detenido por allá, volví a establecer contacto con el ‘gallego’ y un día por la tarde me vinieron a buscar Humberto y otro joven más, me llevaron a Rancho Boyeros y cogí el avión para Santiago de Cuba. Entonces yo llegué a Santiago y yo llevaba la identificación metida en el forro de una cuchilla niquelada, que me valió de mucho en la Sierra después y me sirvió de bisturí”.

Ya en la Sierra Maestra es recibido por un grupo de escopeteros en cuyo frente se encontraba el ‘Chino’ Figueredo y conducido a la Comandancia de La Plata (Columna No. 1). Allí trabajó en la construcción del hospital de dicha comandancia y curó a heridos vestidos de verde y amarillo. De su primer paciente dejó la siguiente evidencia:

“(…) Tan pronto llegué allí fue mi primer choque con los heridos. Era un tiro que por suerte para ella, tenía un orificio de entrada y de salida, no interesaba más que planos musculares, no interesaba planos óseos, vasos ni nervio y simplemente con cuchilla, la hervimos un poco, le hicimos una escisión de los que estaban un poco necrosados y con dos apósitos, en un lado y otro, la compañera curó enseguida”.

Otro relato de su andar en los lomeríos de la Sierra Maestra demuestra la sencillez del Dr. Ibietatorremendía:

“(…) Yo estaba bastante gordo y como expresara el compañero La O, el temor mío siempre fue no poder caminar en la Sierra y el acicate mío no lo fue la compañera Vilma, el acicate mío lo fue en La Plata el compañero Martínez Páez, porque yo lo veía con la agilidad que él caminaba; y yo me caía en todos los ríos, tenía una protección de fango en la región glútea, en el pantalón, de caerme constantemente; resbalaba por la Sierra”.

Entre otras actividades participó en la entrega de los soldados heridos en el combate de Las Mercedes, hasta que es asignado definitivamente como médico a la columna del Comandante Juan Almeida Bosque, en III Frente Oriental. Su impresión del lugar, su labor como médico y otras consideraciones, las expresó en los siguientes argumentos:

“(…) Eso fue a principio de agosto cuando llegamos a Aguarrevés, allí estaba guardada la comida y el río se metió y viró aquello, lo único que encontramos fue una latica de leche condensada, era toda la comida que llevábamos para toda la tropa durante el resto del tiempo. Nos cruzamos con el compañero Vilo Acuña, que ya lo habíamos conocido; el primer tiro que yo tiré en la Sierra lo tiré con el rifle de Vilo, que me lo prestó para que tirara un tiro”.

Entre las intervenciones quirúrgicas que realizó se recogen dos amputaciones. La primera realizada en conjunto con el Dr. Páez Inchausti a un compañero apodado ‘Pepe’ con una gangrena producida por un tiro en una pierna; y la otra, de más complejidad técnica, del miembro superior al entonces Capitán Gener Luna, el cual fue herido en el ataque al Puente Gladys. Los sucesos al respecto fueron:

“Lo sorprendió la avioneta y lo hirió con fragmentos de granada; le hirió en el brazo, en el tórax, penetrándole los fragmentos, rozándole la pleura y las rodillas; en esta operación administró la anestesia con pentotal pues su ayudante no estaba apto en la canalización de venas y además le sacó las esquirlas de la pleura, el fragmento de metralla en la rodilla y la amputación con su regulación del muñón fue excelente, lo cual fue evaluado por galenos en Alemania”.

Además de sus compañeros y población en general, atendió a varios prisioneros, entre ellos al Teniente Coronel de la dictadura Nelson Carrasco Artiles, de un tiro en el tobillo y fue operado satisfactoriamente con morfina como único anestésico. Prestó apoyo médico en diversos combates, como Puerto de Moya, Contramaestre, Caney del Sitio, Dos Palmas, Palma Soriano, y al rendirse la guarnición de El Cobre ocupó el Hospital Ambrosio Grillo.

Al triunfo de la revolución, y junto a la caravana de la victoria, solicita permiso para ocupar su ciudad natal, asignándosele un escuadrón al mando del carismático ‘Patifino’, reuniéndose finalmente con su columna y ocupando el campamento militar de Managua. Se le designaron varias responsabilidades, tesorero-pagador del Ejército Rebelde y del Movimiento 26 de Julio, y Jefe del Cuerpo Médico del Ejército de Occidente.

Por sus antecedentes en la lucha insurreccional y méritos obtenidos hasta la victoria del Ejército Rebelde, el 13 de junio de 1959 fue ascendido a Comandante.

En el campamento militar de Managua participa en todos los acuartelamientos y movilizaciones; durante el ataque a Playa Girón permanece como reserva, no obstante, el apoyo médico a las unidades de tanques partió de allí.

Durante la Crisis de Octubre es movilizado a la provincia de Oriente a una unidad en la costa norte de Las Tunas en un hospital de campaña, y en la lucha contra bandidos en la Sierra del Escambray se alistó en el hospital del Salto del Hanabanilla donde formó parte del Estado Mayor de las fuerzas que dirigía el Comandante Filiberto Olivera.

De su desempeño como docente se señala que durante la migración masiva de los profesores universitarios para sabotear la enseñanza superior, ante el llamado de Fidel para cubrir las plazas dejadas por ellos, se desenvuelve inicialmente como Profesor Instructor y después como Auxiliar en el Hospital Ortopédico Fructuoso Rodríguez. Al regresar de la misión internacionalista en Argelia es designado Jefe del Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Universitario “Calixto García”; también labora en el Hospital Militar “Carlos J. Finlay”, en la antigua Clínica Dependientes (hoy Hospital General Clínico Quirúrgico 10 de Octubre), hospital de la Prisión del Príncipe, y por diversas razones apoya a hospitales de otras provincias.

Al respecto, Delgado García, historiador del Ministerio de Salud Pública, escribe:

“El 5 de enero de 1962, al proclamarse la Reforma Universitaria, la cátedra convertida en Subdepartamento de Ortopedia y Traumatología del Departamento de Cirugía, contaba con los siguientes profesores: equivalentes a titulares, doctores Julio Martínez Páez y Antonio Ponce de León Carrillo y profesores auxiliares, doctores Gustavo Mestas Pujol, Alberto Ibietatorremendía Vega y Horacio Tabares Ventura”.

Cumplió además con diversas responsabilidades administrativas y científicas, entre las que se destacan: director e instructor de la Escuela de Inseminación artificial de “El Dique” (hoy Centro Nacional de Inseminación Artificial) donde terminó la primera planta de inseminación que allí funcionó, y director de veterinaria del INRA.

Realizó varios viajes al continente europeo como embajador itinerante en España, Bélgica, Holanda, Alemania, Dinamarca y Suecia; nuevamente visita ciudades de esta geografía acompañado de prestigiosos profesores de Ortopedia y Traumatología, como Ceballos, Tabares y Monreal Acosta. En 1962 viaja a Moscú como miembro de la delegación cubana al Congreso Mundial por la Paz.

Cumple dos misiones internacionalistas entre 1967-1969, en la República Popular de Argelia y Nicaragua, al frente del contingente de Santiago de Cuba, segundo en arribar a dicho país al triunfo del Movimiento Sandinista.

En sus tareas partidistas se afirma que en enero de 1974 es trasladado al Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) de Oriente como Jefe de la Sección de Salud Pública del Departamento de Consumo y Servicios. En 1975 es elegido delegado al Primer Congreso del PCC.

Fue un deportista de alto rendimiento, principalmente en esgrima. Con el equipo de la Universidad de La Habana ganó diferentes eventos, tanto en florete como sable, su arma favorita; equitación y tiro; participó como parte del equipo en un evento deportivo con la Universidad de Columbia en Nueva York.

A los 50 años de edad debuta con una diabetes mellitus, enfermedad que va deteriorando su salud de forma insidiosa; culmina con la amputación de los miembros inferiores a los 80 años de edad, situación que enfrentó con gran estoicismo y espíritu. Fallece siete años después, el 16 de agosto del año 2004, en su casa de Nuevo Vedado en La Habana al cuidado de su familia.

Fuente: Semblanza del Comandante Dr. Alberto Oscar Ibietatorremendía Vega. 

Villaplana Santaló CA. Rev. Hum. Med. 2015;15(3)
Disponible en: http://humanidadesmedicas.sld.cu/index.php/hm/article/view/633/550

Nurys Nirma Diéguez Andrés (1951-2016)

Filed under: ¿Sabía que...? — julio 21st, 2016 — 12:09 — Mirta Nuñez Gudas

Nuris-dieguezLa doctora Nurys Nirma Diéguez Andrés es una de las personalidades destacadas de las últimas cuatro décadas de la medicina en la provincia cubana de Las Tunas.

Nació en la ciudad de Las Tunas el 15 de junio de 1951.

Inició sus estudios universitarios en 1969 en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba; allí fue alumna ayudante de Fisiología. Se trasladó al Hospital General Docente “Vladimir Ilich Lenin”, de la provincia de Holguín, en el año 1972 para cursar el ciclo clínico, y pasó a ser ayudante de Medicina Interna, iniciando así su indestructible vínculo con la clínica.

Titulada en 1975, cumplió con el servicio posgraduado en el policlínico de Buena Vista, en su ciudad natal; curiosamente, en esos dos primeros años de trabajo se desempeñó como pediatra, según dijo, por necesidades del sector.

Se vinculó definitivamente a la atención de la población adulta a partir de 1976, cuando pasó a laborar en el Policlínico “Manuel Piti Fajardo”. El 14 de junio de 1980 se inauguró el Hospital General Docente “Dr. Ernesto Guevara de la Serna” y al año siguiente comenzó allí la formación de especialistas que demandaba un sistema de salud totalmente renovado y ampliado.

Así que en 1981, como residente de Medicina Interna, entró en el que sería su centro de trabajo de toda la vida. En su examen final para obtener el título de especialista, realizado en 1983, obtuvo las máximas puntuaciones en los ejercicios práctico y teórico. A partir de entonces, nunca abandonaría la medicina interna, en la que obtuvo el II Grado de especialización en el año 1999, pero de inmediato iniciaría un nuevo capítulo en los servicios de salud del territorio: la medicina intensiva.

Las sólidas bases de conocimientos y prácticas que aportan la medicina interna fueron esenciales para su desempeño como intensivista; a partir de septiembre de 1984, y durante un año, recibió un entrenamiento en el capitalino Hospital “Hermanos Ameijeiras”. Ello se repetiría en 1986, pero en el Hospital “Saturnino Lora” de Santiago de Cuba. Fue miembro de la Comisión Provincial de atención al paciente grave, Jefa del Grupo Provincial de la especialidad e integrante de la Comisión Nacional de Cuidados Intensivos entre los años 1992 y 2000.

Venció los exámenes para el II Grado en Medicina Intensiva y Emergencias en 2000. Es en esas funciones es que su nombre se asocia a otro hecho fundacional de la salud pública tunera: la consolidación definitiva, en los finales de los años 90, de la extracción de órganos para enfermos que los necesitaban en todo el territorio nacional, para lo cual fue preparada en el Instituto de Nefrología, de La Habana.

También introdujo la utilización de las computadoras en la Unidad de Cuidados Intensivos, entre los años 2001 y 2002. A su polifacética actuación médica unió tempranamente sus deseos de participar en la
formación de nuevos profesionales de la salud.

Presentó su solicitud para obtener una plaza como docente a mediados de 1984 y fue nombrada Instructora el 4 de febrero de 1985; escalaría a Asistente en 1992 y llegó a Profesora Auxiliar en el 2001. Su extensa carrera pedagógica abarcó la formación de estudiantes de Medicina y Licenciatura en Enfermería; preparó a numerosos alumnos ayudantes, fue tutora de diversos trabajos científicos estudiantiles, elaboró varios materiales didácticos para las actividades docentes al tiempo que diseñó e impartió cursos electivos. Fue reiterada su presencia en los tribunales para los exámenes estatales, tanto en Las Tunas como en Camagüey.

Todas las generaciones de médicos intensivistas de Las Tunas fueron moldeadas por la Dra. Nurys. Ella participó en la reestructuración del plan de estudios de esa residencia, fue Profesora Principal del Diplomado Nacional de Cuidados Intensivos en la provincia, miembro permanente y presidenta de los tribunales de exámenes estatales de especialización, del tribunal para la obtención del II Grado y de la Maestría en Ciencias en Urgencias Médicas; asimismo, tutora de muchos de esos profesionales.

Impartió numerosos cursos y diplomados especializados en las emergencias, el control del medio interno, la ventilación, la respuesta inflamatoria sistémica, los estudios hemogasométricos, la utilización de antibióticos, entre otros. Se ocupó de la atención a los residentes de otras especialidades que rotaban por su servicio, como Medicina Interna, Anestesiología, Cirugía, Medicina General Integral y tantas más.

Su dedicación a la docencia fue reconocida muchas veces, y en su expediente docente se repiten las evaluaciones anuales con categoría de excelente. Las cifras pueden ser ilustrativas de la labor formativa
de la Profesora Nurys para el sistema de salud en Las Tunas: 107 másteres graduados en Urgencias Médicas, decenas de especialistas de I grado en Medicina Interna y Medicina Intensiva, 28 especialistas de II Grado en esa última rama y más de 200 enfermeros intensivistas examinados.

Su actividad científica fue amplia y precoz, pues desde enero de 1982 obtuvo la condición de miembro adjunto de la Sociedad Cubana de Medicina Interna, cuando aún era residente de la especialidad; dirigió el capítulo provincial de la Sociedad Cubana de Medicina Intensiva y Emergencias desde 1990 hasta el 2000.

Fue autora de un capítulo dedicado a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en un libro de texto sobre la enfermería en los cuidados intensivos. Publicó artículos sobre variados temas de la medicina intensiva: las infecciones nosocomiales en los pacientes ventilados o con accidentes vasculares encefálicos; la monitorización de la presión intracraneal; las complejidades de la atención a las puérperas y a los enfermos críticos por causas quirúrgicas, ya fueran heridas, traumas u otra lesión. Implementó estudios de costos hospitalarios, tanto en el paciente quirúrgico crítico como en el infarto agudo del miocardio. Sobre este último tema versó el trabajo que presentó a la edición del concurso provincial del Premio Anual de la Salud en el año 1998.

Abordó igualmente los aspectos bioéticos vinculados a la muerte encefálica. Trabajó en la aplicación de la plasmaféresis en los pacientes con leptospirosis complicada, como línea de investigación para la obtención del grado científico de doctor en ciencias; en sus últimos años se interesó en las aplicaciones de las nuevas tecnologías imagenológicas en los trastornos vasculares encefálicos.

Obtuvo premios en el Fórum de Ciencia y Técnica. El 20 de noviembre de 2006 aprobó los exámenes para el grado de Máster en Ciencias en Urgencias Médicas. Asistió a eventos sobre emergencias, ventilación
artificial, muerte encefálica, alimentación parenteral y terapia intensiva, entre los que se destacan el I Congreso Cubano de Medicina Crítica y Cuidados Intensivos en 1989 y el II Congreso Internacional y I
Encuentro Virtual de Urgencias, Emergencias y Medicina Intensiva URGRAV 2002. Fue seleccionada para participar en septiembre de 1999 en el Seminario Internacional de Ventilación Mecánica celebrado en el Hospital Carlos Haya, de Málaga, España.

La Dra. Nurys se desempeñó como Presidenta del Consejo de la Calidad de su hospital. En el año 1995 recibió el reconocimiento del Programa de Atención Materno-Infantil de la provincia por sus resultados
en la atención a las gestantes admitidas en el servicio de cuidados intensivos. Fue varias veces designada como Mejor Jefe de Servicio de la Vice Dirección de Urgencias de la institución. Durante dos
años consecutivos, 1998 y 1999, obtuvo la condición de Vanguardia Nacional del Sindicato de los Trabajadores de la Salud de Cuba.

Su nombramiento como Profesora Consultante el 7 de diciembre de 2007 fue el clímax de su dedicación a la educación, que solo terminó cuando se apagó su existencia.

Recibió, en ceremonia solemne celebrada en su localidad natal, el Escudo de la Ciudad en el 2005. La doctora Nurys Nirma Diéguez Andrés falleció el miércoles 23 de marzo de 2016, en el hospital al que dedicó toda su vida profesional, atendida por los médicos a los que formó, premio mayor para los que se entregan a la preparación de otros. Su nombre está definitivamente ligado a la medicina intensiva en la provincia cubana de Las Tunas y es nuestro deber encontrar todas las vías para tornar su legado en esencia y expresión del ejercicio de excelencia de la práctica clínica.

Fuente: Serrano Barrera OR. Doctora Nurys Diéguez Andrés (1951-2016), pilar de la medicina intensiva en Las Tunas. Revista Electrónica Dr. Zoilo E. Marinello Vidaurreta. 2016;41(7). Disponible en: http://revzoilomarinello.sld.cu/index.php/zmv/article/view/833

Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología: 30 aniversario

Filed under: ¿Sabía que...? — julio 2nd, 2016 — 17:29 — Mirta Nuñez Gudas

cigb

Símbolo de un asombroso despegue

Inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro el primero de julio de 1986, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología devino en institución de referencia por sus notables aportes a la salud de la población y las crecientes exportaciones a más de 30 países

Con alrededor de 1 600 trabajadores, el CIGB es hoy un gran complejo científico productivo de primer nivel mundial.

En enero de 1981 dos investigadores cubanos fueron enviados a un reconocido centro científico de la ciudad de Texas, en Estados Unidos, con el propósito esencial de conocer los usos del interferón, una sustancia que dado sus potenciales efectos antivirales y antitumorales, abría pro­misorias perspectivas terapéuticas contra diversas enfermedades.

Semanas antes el Comandante en Jefe Fidel Castro había sostenido en La Habana una entrevista con el on­cólogo norteamericano Ran­dolph Lee Clark para interesarse sobre el empleo del mencionado producto, encuentro que propiciado por el congresista Mickey Leland posibilitó con­cebir la idea de aquel viaje.

Más allá del objetivo principal de conocer la forma en que se estaba usando el interferón, nuestros compatriotas trataron de adquirir algunas cantidades con la finalidad de traerlas a Cuba cuando regresaran. Sin em­bargo, ello no fue posible porque la institución estadounidense solo disponía de un limitado volumen destinado a los ensayos clínicos, recibido del laboratorio del profesor Kari Can­tell, en Helsinki, Finlandia.

Para aprender a hacer el interferón, en marzo de 1981 seis jóvenes científicos partieron hacia la nación europea, siendo entrenados por el eminente especialista finlandés. In­tegraron aquel grupo fundacional Manuel Limon­ta Vidal, Ángel Agui­lera Rodríguez, Eduardo Pentón Arias, Victoria Ra­mírez Albajes, Sil­vio Barcelona Her­nández, y el re­cientemente fallecido doctor Pedro López Saura.

Tan pronto volvieron comenzaron a trabajar intensamente junto a una colaboradora de Cantell en un pequeño laboratorio situado en la casa número 149 del capitalino re­parto Atabey, donde el 28 de mayo de 1981 lograron producir a partir de glóbulos blancos el primer interferón cubano en menos de 45 días, hecho considerado una verdadera proeza científica. En opinión de los estudiosos del tema el hecho marcó el punto de partida del desarrollo de la biotecnología nacional.

Ya en el mes de julio empezó a aplicarse en pacientes contagiados por el virus del dengue tipo 2, y me­ses más tarde en el enfrentamiento a la epidemia de conjuntivitis hemorrágica, registrándose resultados positivos en ambas dolencias.

Durante el acto de constitución del Destacamento de Ciencias Mé­dicas Carlos Juan Finlay el 6 de enero de 1982, Fidel expresaría que “entre el momento que oímos ha­blar del Interferón de glóbulos blancos y el momento en que se produjo el primer interferón en Cuba no pa­saron cuatro meses”.

Ese propio año y con la misión de asumir las incipientes producciones del citado medicamento, quedó inau­gurado el Centro de Investigaciones Biológicas, a cuya apertura asistieron el Comandante en Jefe y Kari Cantell. El paso dado puso de manifiesto la voluntad del Estado cubano por im­pulsar la biotecnología como una de las principales industrias del futuro progreso de la nación.

Dotado del más avanzado equipamiento tecnológico del mo­mento y de una revolucionaria forma de concepción del trabajo a ciclo completo de investigación-producción y comercialización, el primero de ju­lio de 1986 abrió sus puertas el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), obra completamente financiada por el Gobierno revolucionario.

Para un país bloqueado y de limitados recursos se trataba de un hecho insólito, pues en aquellos tiempos incursionar en esa disciplina científica era un privilegio casi exclusivo de determinadas naciones altamente desarrolladas.

Al hablar en el acto de apertura de la flamante instalación, Fidel expresó con optimismo visionario: “el centro es grande, pero yo espero que sean grandes también los resultados científicos que obtengan en este centro”.

Luego surgieron nuevas instituciones dirigidas a fomentar el naciente sector, como los centros biotecnológicos de Camagüey y Sancti Spíritus en 1989 y 1990, respectivamente, y el Centro de In­mu­nología Molecular en 1994. Incluso a pesar de la severa crisis económica sufrida en los comienzos de la década del 90 a causa de la desaparición de la Unión Soviética y el campo socialista europeo, junto al recrudecimiento del bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos, esta pujante in­dustria basada en el conocimiento científico creció rápidamente y multiplicó las exportaciones en apenas unos pocos años.

Hoy el CIGB es un gran complejo científico productivo en el cual laboran alrededor de 1 600 trabajadores con la misión de lograr vacunas humanas y veterinarias, medios diagnósticos, anticuerpos monoclonales y proteínas por vía recombinante para usos terapéuticos, además de impulsar otros renglones vinculados con la biotecnología de las plantas y la acuicultura.

Su colectivo de investigadores y técnicos dispone de una sólida preparación profesional, lo que unido al estricto cumplimiento de los indicadores internacionales de buenas prácticas, sustenta la confiabilidad, elevada calidad, seguridad y competitividad de los resultados.

El doctor Manuel Raíces Pérez Castañeda, del departamento de Productos Estratégicos de la entidad perteneciente al Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica, BioCubaFarma, dijo a Granma que más de una docena de productos desarrollados en el CIGB han tenido un impacto notable en el mejoramiento de la salud de la población cubana.

Figuran en la relación la estreptoquinasa recombinante que contribuye a restablecer el flujo sanguíneo en pacientes con infarto del miocardio y previene la necrosis isquémica del corazón (su uso se generalizó en 1993 y salva de 200 a 400 vidas cada año), y la vacuna contra la infección por el virus de la hepatitis B, capaz de reducir las consecuencias potenciales de esa enfermedad, entre ellas las hepatitis agudas y crónicas, la cirrosis hepática y el hepatocarcinoma primario. Vale resaltar que debido a la aplicación masiva de ese medicamento nuestro país no reporta casos de he­patitis B aguda en niños por debajo de cinco años desde 1999, condición que a partir del 2006 también se extendió a los menores de 15.

También sobresale la vacuna pen­tavalente líquida (Heberpenta) para la difteria, tétano, tosferina, he­patitis B y la Haemophilus influenzae tipo B, que en el 2009 pasó a formar parte del programa de vacunación infantil del Ministerio de Salud Pública y ha beneficiado a más de 600 000 niños.

Indispensable citar, además, al Heberprot-P liofilizado, único de su tipo en el mundo y actualmente el producto líder del centro, destinado a la terapia de la úlcera del pie diabético en estadios avanzados, que aplicado en más de 55 000 pacientes cubanos desde el 2007 evitó alrededor de 12 000 amputaciones de di­verso grado.

Sobresale, asimismo, la nueva va­cuna terapéutica HeberNasvac contra la hepatitis B crónica administrada por vía nasal, registrada en el 2015. Según los expertos podría convertirse en el mejor tratamiento disponible en el mundo para esa dolencia.

Dentro de las novedades más pro­metedoras, el doctor Manuel Raí­ces mencionó las investigaciones en ejecución con el CIGB-500, nuevo fármaco en desarrollo que muestra un significativo efecto cardioprotector, el péptido antitumoral CIGB-300 con buenos resultados a nivel de laboratorio y clínicos, y el Heber­ferón, una combinación del interferón-alfa 2b y gamma recombinante, para tratar cáncer de la piel no melanoma y otras enfermedades oncológicas, actualmente en estudio.

En el sector agropecuario y la acuicultura destacan el producto ecológico HerberNem, destinado al control de nematodos en varios cultivos, y el Acuabio 1, estimulador del crecimiento y el sistema inmune en organismos marinos, aplicado de manera experimental con resultados favorables en el cultivo del camarón y el salmón, principalmente.

Tres décadas de fecunda labor validan la estratégica decisión de fundar el CIGB. Los resultados creados aquí no solo salvan vidas y eliminan enfermedades, sino que con sus crecientes exportaciones contribuyen a la economía del país. El de­sa­fío inmediato radica en obtener nuevos productos innovadores de alto valor agregado en beneficio de la salud del pueblo y llegar a insertarlos en los mercados más exigentes del orbe.

Por: Orfilio Peláez
Fuente: Granma. Disponible en: http://www.granma.cu/ciencia/2016-07-01/simbolo-de-un-asombroso-despegue-01-07-2016-21-07-30

DrC. José Emilio Fernández-Britto Rodriguez (1935- )

Filed under: ¿Sabía que...? — mayo 22nd, 2016 — 14:04 — Mirta Nuñez Gudas

DrC. Jose E. Fernández BrittoDrC. José Emilio Fernández-Britto Rodriguez, nació el 22 de mayo de 1935 en Ciudad de La Habana. Cuenta hoy con 81 años.

Graduado de Doctor en Medicina en 1960, de Especialista de Primer Grado en Anatomía Patológica en 1965 y de Especialista de Segundo Grado en 1979.

Nombrado Profesor Titular en 1976 e Investigador Titular en 1981. Obtuvo el Grado Científico de Doctor en Ciencias Médicas en 1985 y de Doctor en Ciencias en 1987 en la Universidad de Humboldt de Berlín, Alemania.

Es Profesor Consultante del Instituto de Patología Rudolf Virchow House, de la Facultad de Medicina Charité de la Universidad de Humboldt de Berlín Alemania.

Es también Miembro de la Academia de Ciencias de Cuba desde 1998 y de la Real Academia de Medicina de Andalucía, España desde el 2000.

Nombrado Profesor Consultante de la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana en el 2000, Doctor Honoris Causa del Instituto Mexicano de Enseñanza e Investigación en Medicina, Avalado por el Instituto Politécnico Nacional de México.

Investido como Doctor Honoris Causa dela Universidad mayor de San Marcos, Perú 2006.

Investigador de Mérito del Ministerio de Salud Pública de Cuba. Profesor de Mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana 2008

A lo largo de su vida profesional, profesoral y científica ha realizado importantes aportes a las ciencias médicas y a la salud pública de Cuba y de otras regiones del mundo, que le han hecho merecedor de la categoría de Miembro de Honor de 26 Sociedades Científicas nacionales e internacionales.

Su producción científica se expresa de la forma siguiente:
Cursos de Educación Continuada recibidos: 42; impartidos: 71; investigaciones oficiales terminadas: internacionales 5; nacionales 15. Publicaciones: Artículos Científicos: 171, 83 en Revistas Cubanas y 76 en Internacionales, 25 artículos en MEDLINE; Tesis como Tutor o Asesor de especialistas: 121. Tesis como Tutor de Maestrías: 21.

Innovaciones: Autor del Sistema Aterométrico y sus modificaciones. Conjunto de Métodos y Procedimientos considerados idóneos para la caracterización de la lesión aterosclerótica, reconocido y aplicado por la OMS. Coautor del MADIP, sistema morfométrico de digitalización de imágenes.

Eventos Científicos: más de 900 y como Presidente de Congresos Internacionales 8. Participa activamente en tribunales de pase de año de los residentes, estatales, de categoría docente, ratificación de categoría  y categorías científicas.

En la actualidad es el Director del Centro de Investigaciones y Referencias de Aterosclerosis de la Habana (CIRAH) de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y Presidente del Consejo Científico de esta Universidad así como Vicecoordinador de la Rama de Biomedicina de la Academia de Ciencias de Cuba

Reconocimientos y distinciones:
– Medalla 250 Aniversario de la Universidad de La Habana,
– Medalla Manuel Fajardo,
– Medalla José Tey,
– Orden Frank País,
– Orden Carlos J. Finlay,
– Premio Internacional Cátedra Robert Koch (Alemania),
– Doctor Honoris Causa del Instituto Mexicano de Enseñanza e Investigación en Medicina,
– Medalla Don Santiago Ramón y Cajal del Colegio Nacional de Bariatría, México y
– Orden y medalla Demetrio Sodí Pallares de la Asociación Mexicana para el estudio de la Aterosclerosis y el Síndrome Metabólico.
– Doctor Honoris Causa del Instituto Mexicano de Enseñanza e Investigación en Medicina y de la Universidad Mayor de San Marcos, Perú.

Older Posts »