DrCs. Eric Martínez Torres (1943-)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Enero 16th, 2016 — 13:11 — Mirta Nuñez Gudas

Eric Martínez TorresEl profesor de mérito DrCs. Eric Martínez Torres es uno de nuestros más célebres pediatras.

Ha consagrado toda su vida profesional a mejorar los indicadores de la salud infantil en Cuba y en muchos otros lugares del mundo, especialmente por las investigaciones realizadas sobre dengue. Ha recibido  múltiples reconocimientos otorgados por organismos nacionales e internacionales por los logros alcanzados en las tareas asistenciales, docentes y de investigación.

Nació en Güines, el 26 de junio de 1943. Allí cursó los estudios primarios y secundarios en escuelas públicas. Se graduó de doctor en Medicina en la Universidad de La Habana en 1969 y desde ese año, hasta 1973, ejerció como pediatra en la provincia de Las Tunas. Allí fue jefe de servicio y responsable regional de Pediatría.

Obtuvo el título de especialista de primer grado en Pediatría en 1975,
tras concluir la residencia en el hospital pediátrico “Dr. Ángel Arturo
Aballí Arellano” de La Habana.

Luego fue subdirector facultativo del Hospital Pediátrico Universitario “William Soler” (1977-85) y de Docencia (1985-95). Se diplomó en Infectología Pediátrica en México en 1988. En ese mismo año obtuvo el título de Doctor en Ciencias Médicas y en el 2003 el de Doctor en Ciencias. Fue jefe del
grupo nacional de Pediatría en 1997. Es miembro titular de la Sociedad Cubana de Pediatría y perteneció a su junta directiva de 1995 al 2005.
Es también miembro de la Sociedad Latinoamericana de Pediatría, de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, de la Asociación Panamericana de Infectología y de la Sociedad Cubana de Educadores de la Salud. Es miembro de honor de las sociedades de Infectología Pediátrica de la República Dominicana, de El Salvador y de Ecuador.

Fue director del Hospital Pediátrico Universitario “Juan Manuel Márquez” (1995-1997) y Director Nacional de Investigaciones del Minsap (1997-2004). Desde 2005 labora en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kouri” (IPK), donde ostenta las categorías de Investigador Titular y Profesor Titular. Allí fue Presidente del Comité de Ética de la Investigación de 2008 al 2010.

Fue nombrado Profesor de Mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana en el año 2008 y designado Investigador de Mérito por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Medio Ambiente de Cuba en el 2010. Fue miembro titular de la Academia de Ciencias de Cuba desde 1996 hasta el 2012 y es miembro de la Sección de Biomedicina de la Comisión Nacional de Grados Científicos de Cuba desde el 2005.

De noviembre de 2010 a diciembre 2011 fue asesor del Programa de Dengue del Ministerio de Salud de Brasil, en su carácter de Consultor Internacional para Dengue en OPS/OMS, y ha sido consultor de la OPS-OMS para esa enfermedad en 15 países de América.

Ha ejercido como profesor en más de 100 cursos nacionales y 200 eventos científicos en Cuba.

Ha participado en cursos, congresos y otros eventos científicos en 36 países de América, Europa, África y Asia. Ha sido tutor o asesor de más de 30 tesis de terminación de residencia, maestría o doctorado.

Es vicepresidente del Tribunal Permanente de Infectología y Medicina Tropical de la Comisión Nacional de Grados Científicos y miembro del Grupo Internacional Estrategia de Gestión Integrada-Dengue de la OPS y del Grupo de expertos de Dengue del TDR/OMS.

Es autor de más de 120 artículos científicos y capítulos de libros, así como de seis ediciones del libro DENGUE, una de ellas en portugués publicada por la Editora FIOCRUZ, en Rio de Janeiro, en 2005.

Algunos de los múltiples reconocimientos recibidos
• Premio Anual de la Salud al Mejor Trabajo Científico (1999).
• Menciones de Honor en Premio Anual en 1985 y 1991.
• Primera Mención de Honor del IV Congreso Latinoamericano de Infectología Pediátrica (Chile, 1991) por el trabajo: Resultados de la aplicación masiva de la vacuna contra el meningococo B en niños cubanos.
• Premio de la Academia de Ciencias de Cuba (1995) como colaborador del resultado: Contribución del Centro Colaborador de la OPS/OMS de Virología del IPK en el estudio del Dengue en nuestra región y antes lo obtuvo en 1988, por su libro sobre Dengue.
• Resultado Relevante en el XI Fórum Nacional de Ciencia y Técnica (1996) como colaborador de: Introducción de la vacuna antimeningocóccica cubana en América Latina.
• “Distinción Especial” como ponencia más Relevante XIII Fórum Nacional de Ciencia y Técnica (2001) por el trabajo sobre la Brigada Médica Cubana durante la epidemia de Dengue Hemorrágico en El Salvador del año 2000.
• Premio a la Mejor Tesis doctoral que le fue otorgado por la Comisión Nacional de Grados Científicos en el 2005.

Algunas de las condecoraciones recibidas
• Distinción “POR LA EDUCACION CUBANA” que otorga el MES (1990)
• Medalla XV Aniversario de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (1995)
• Orden del Buen Tiempo entregada por el Primer Ministro de Nova Scotia, Canadá, a los miembros de la delegación del Minsap (1996)
• Medalla por el Centenario del nacimiento del Profesor Pedro Kourí (2000)
• Medalla “Piti Fajardo” por 30 años de trabajo en el Sector de la Salud (2002)
• Medalla “José (Pepito) Tey” (2002)

Además posee múltiples diplomas de reconocimiento por logros en tareas asistenciales, docentes y de investigación otorgados por diversos organismos nacionales e internacionales.
Es militante del Partido Comunista de Cuba, ha estado casado por más de 46 años, es hijo único, padre de una hija única (Rebeca) y abuelo de un nieto único (Diego).
Para concluir, podemos decir: Muchas Gracias, Profesor DrCs. Eric Martínez Torres, por la obra de toda su vida y por su entrega sin límites a la salud infantil en Cuba y en tantos otros lugares del mundo, que lo han hecho también acreedor del título de pediatra célebre cubano.

Fuente: Pediatría. Infomed
Disponible en DrCs. Eric Martínez Torres

Juan José Faura Monserrat (1916-1991)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Enero 3rd, 2016 — 12:56 — Mirta Nuñez Gudas

Juan Faura MonserratEl primero de enero de 2016, se cumplieron 100 años del nacimiento del eminente y querido Profesor Dr. Juan Faura Monserrat, Profesor de Embriología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Habana primero y fundador del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón” donde laboró mostrando su sapiencia y bondad hasta su fallecimiento.

Nació el 1ro. de enero de 1916, en el Central Constancia, en Abreus antigua provincia de Las Villas, actualmente perteneciente a Cienfuegos. Sus padres eran españoles, el padre, Juan, dirigía el central azucarero y adquirió la nacionalidad cubana, la madre, Josefa, de profesión maestra no se adaptó a la vida en el central y regresó con su pequeño hijo a España, radicándose en Barcelona, donde Juan José cursa su enseñanza hasta los estudios superiores.

Realizó estudios en Barcelona y en Madrid, obteniendo varios títulos universitarios: el de Odontólogo en la Universidad de Madrid en 1941, Licenciado en Medicina y Cirugía en Barcelona en 1946, obtiene el grado de Licenciatura en 1950 en Barcelona, más tarde, ya en Cuba, realiza convalidaciones de sus títulos de Doctor en Cirugía Dental en 1956 y de Doctor en Medicina en 1963 ambos en la Universidad de La Habana.

Inicia su vida laboral en España como clínico en un sanatorio para enfermos mentales, allí conoce a la que sería su esposa, Cándida Fernández, catalana de profesión enfermera que trabaja en el mismo sanatorio, con la cual contrae matrimonio en 1952 y en ese mismo año, la pareja viaja a Cuba instalándose en la Ciudad de La Habana, donde vivirá el resto de su vida; de su matrimonio nacieron 5 hijos.

En Cuba comienza a trabajar como viajante de libros mientras realiza las convalidaciones de sus títulos universitarios para poder ejercer en su país natal. En 1956 al aprobar su primera convalidación, establece su gabinete privado de Odontólogo en la Habana Vieja donde trabaja hasta 1961, año en que renuncia al ejercicio privado de su profesión.

Al triunfo de la Revolución en 1959, simultáneamente con el trabajo en su gabinete privado, trabaja como Odontólogo para el Ministerio de Salud Pública, ejerciendo en localidades apartadas de la ciudad, como por ejemplo en Managua. Tuvo una gran participación en todas las actividades del país. En 1961 ante el abandono de las cátedras docentes por un gran grupo de profesores, es convocado por el profesor de Histología, doctor Monteros Valdivieso y se incorpora a la enseñanza médica en la antigua Escuela de Medicina de J y 25 en el Vedado, en las cátedras de Histología y Embriología. Un año más tarde al crearse el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón”, en octubre de 1962, pasa a este contándose entre sus profesores fundadores.

Sin embargo resulta imprescindible recordar a este hombre bondadoso y culto en el centenario de su nacimiento. Recordar a alguien que fue ejemplo de comportamiento cívico y de conducta ética que trasmitió a todos los que tuvieron el honor de ser sus alumnos pero que además constituyó un mito para todos aquellos que poblaron las aulas y pasillos de Girón y lo vieron con su andar pausado pero constante y con su bata larga flotando al viento.

Recordarlo es también la manera de sentir que su ejemplo sigue vivo y que lo necesitamos para que con su espíritu sincero y apacible seguir brindándonos sus conocimientos y podamos cada día decirle: Gracias Profesor.

Colaboración: Dr. Orlando M. Tomé López
Más información en : Dr. Juan Faura Monserrat, paradigma en la enseñanza médica http://www.bvs.sld.cu/revistas/ems/vol22_1_08/ems08108.htm

Pura Avilés Cruz (1935- )

Archivado en: General, ¿Sabía que...? — Diciembre 12th, 2015 — 15:16 — Mirta Nuñez Gudas

Pura Avilés CruzNació en Holguín el 19 de febrero de 1935 es doctora en ciencias médicas y profesora Titular de la Facultad de Ciencias Médicas “Mariana Grajales Coello”, de Holguín.

Especialista de segundo grado en anestesiología y reanimación y en cuidados intensivos y emergencias. Héroe de la República de Cuba. Es además presidenta del tribunal estatal para otorgar el grado de especialista en anestesiología y cuidados intensivos.

Es fundadora del hospital “Vladimir Ilich Lenin”.

Su niñez transcurrió en un central azucarero llamado Delicias, vivía en un barrio muy pobre donde el estado higiénico epidemiológico era muy deplorable. Enfermedades como el tétanos, la difteria, el paludismo, la tuberculosis y el parasitismo, que tenían una alta incidencia en la población y que mucho influyeron en su decisión de hacerse médico.

Por tales lares solamente vivía un médico que no alcanzaba para atender los enfermos; atendía cuando existía dinero para pagar sus honorarios y muchas veces apelando a su generosidad y vocación de servicio, pero una vez con la indicación para el fármaco, la cuestión era con qué comprarlo. “En la botica del barrio, quizá por temor del dueño a las deudas incobrables, no fiaban. Y por ese camino las muertes alimentaban el Campo Santo”.

Pura se graduó de sexto grado en la escuelita pública del barrio y sus padres, en supremo gesto, decidieron enviarla hacia Holguín para seguir los estudios, con el apoyo de familiares en la Ciudad de los Parques, tan pobres como ellos, pero dispuestos a ofrecer cobija humilde, aunque amorosa”. “Tiempos aquellos en que recibía con alegría y semanalmente, los 20 centavos que los padres podían apartar para que merendara en la escuela. Así venció los estudios secundarios y el bachillerato en Ciencias y Letras”.

De ahí decidió estudiar medicina pero con los pocos recursos familiares era casi imposible. Afortunadamente una señora de Delicias, tenía una casa de hospedaje en La Habana y pudo negociar “cariñosamente” su estancia en la capital, pero había que pagar la matrícula que costaba 60 pesos, en tanto el costo de los libros asustaba, pues sólo el compendio de Anatomía ascendía a 60 pesos, y además debía concebir las meriendas, gastos de transporte y otros. En esa circunstancia conoció el verdadero valor de un centavo”.

Comenzó a estudiar medicina en el año 1955-56, en la Universidad de La Habana. Coincidió este momento con los días del cierre de la Universidad por las luchas estudiantiles. Volvió a Delicias y para no perder el vínculo con la medicina, aprovechó el tiempo en el cercano hospital de Puerto Padre, donde laboró en el laboratorio e hizo funciones de enfermera en el Salón de Operaciones.

En cuanto pudo, volvió a las aulas. Desde el principio de la carrera y para no agobiar más a la ya agobiada familia, comenzó a buscar empleo remunerado y tuvo la suerte de obtenerlo en el hospital Curie, hoy Oncológico, donde se desempeñó como alumna ayudante de Anestesiología.

Pero en ese hospital no permitían la presencia de negros en el personal, por lo que estaba obligada a ser la primera en entrar y la última en salir, para que el tapabocas y el gorro que nunca se quitaba, impidieran apreciar sus facciones claramente negroides. Allí le autorizaron almuerzo y comida en el hospital, y más tarde una habitación en el internado, ambos ambos constituyeron un alivio a la tensión financiera que existía.

En 1963, ya con una amplia experiencia hospitalaria, realizó el internado en el Instituto Nacional de Cirugía y Anestesiología (INCA), institución de reciente creación y allí se graduó como médico en el año 1964”.

La Dra. Avilés es poseedora de una vasta obra científica al servicio de la humanidad y la Revolución, llevada a cabo en su mayoría en el Hospital Provincial Docente “V. I. Lenin” de su ciudad natal. Posee las categorías docente de Profesor Titular y Profesor Consultante, además del Grado científico de Doctor en Ciencias médicas. Una de las figuras más descollantes de la Medicina en el territorio y la nación, diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular y combatiente internacionalista, que defendió su Tesis para optar por el grado de Doctor en Ciencias Médicas con un trabajo relacionado con, “La aplicación de la técnica de abdomen abierto en pacientes con peritonitis”.

Posee múltiples artículos publicados en revistas nacionales e internacionales, tesis tutoradas y un libro donde se presentan las características de un paciente politraumatizado, exponiendo los cuidados de enfermería a este tipo de paciente desde el punto de vista metabólico, hemodinámico, cardio-respiratorio y del sistema nervioso central.

- Algunas consideraciones sobre bacteriología y antibioticoterapia en pacientes tratados por laparotomía en la Unidad de Cuidados Intensivos.
- Alteraciones de la coagulación en el transplante ortotópico de hígado sin fase duhepática.
- Alteraciones del ritmo cardíaco durante la amigdalectomía.
- Abdomen abierto: aspectos importantes en su tratamiento.
- Análisis de las necropsias por peritonitis durante 3 años de trabajo en el servicio de Cuidados Intensivos del hospital V. I. Lenin.
- Anestesia en la cirugía de quemados bajo la técnica quirúrgica activa.
- Antibioticoterapia y aspectos bacteriológicos en la sepsis intrabdominal.
- Cardioversión eléctrica.
- Conducta anestésica en el paciente oncológico.
- Importancia del monitoreo de la temperatura durante el trans-operatorio en el recién nacido.
- Peritonitis en Cuidados Intensivos: consideraciones sobre los criterios de reintervención.

Son numerosas las investigaciones realizadas relacionadas con “La Peritonitis”, “Seguimiento, evolución y pronóstico de la técnica de abdomen abierto” así como los grandes éxitos alcanzados en el caso de la separación de las siamesas.

Reconocimientos
1977 Medalla de Combatiente Internacionalista.
1984 Medalla Piti Fajardo, 25 años en el sector de la Salud.
Distinción Octubre Rojo.
1989 Medalla de la Victoria Cuba - República Popular de Angola.
1990 Medalla 23 de agosto de la FMC.
Aldabón de La Periquera.
1991 Medalla Vanguardia Nacional.
Sello Aniversario 80 Lázaro Peña.
Sello 15 años de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR).
1992 Orden Lázaro Peña de 3er grado.
Hacha de Holguín.
Moneda conmemorativa 30 aniversario Academia de Ciencias.
Medalla Vanguardia Nacional ANIR.
Distinción 25 Aniversario del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara
Sello conmemorativo del hospital Gustavo Aldereguía en Cienfuegos.
1993 Orden Carlos J. Finlay.
Medalla Vanguardia Nacional. Sindicato de la Salud.
1994 Orden Lázaro Peña de 2do grado.
Sello 20 Aniversario de la Escuela de Medicina Mariana Grajales.
1995 Orden Ana Betancourt.
Distinción en la preparación para la defensa.
1996 Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba.
Orden Lázaro Peña de 1er grado.
Sello XX Aniversario de la Educación Superior en Cuba.
1997 Sello 30 Aniversario de la Caída del Che y sus Compañeros.
1999 Placa conmemorativa 270 Aniversario de la Universidad de la Habana.
Sello 60 Aniversario de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).
2003 La ANIR le entrega Sello Conmemorativo 8 de octubre
Forma parte del directorio “Quién es quién en las Ciencias en Cuba” repertorio que constituye una valiosa fuente de información referencial y una herramienta para la toma de decisiones en política de Ciencia y Tecnología.

Ernesto de la Torre Montejo (1929- )

Archivado en: ¿Sabía que...? — Noviembre 14th, 2015 — 11:36 — Mirta Nuñez Gudas

Ernesto de la Torre MontejoEl Dr. Ernesto de la Torre Montejo recibió el Premio al Mérito Científico por la obra de toda la vida en la 40 edición del Concurso Premio Anual de la  Salud 2015
Edad: 86 años (1929- )
Natural de la provincia Camagüey

El Profesor De la Torre se graduó como médico en 1954, es especialista en Pediatría y Hematatología, en su amplio currículo profesional ostenta el haber sido el primer viceministro de Docencia Médica en Cuba y el privilegio de participar en la reorganización de los servicios de la Salud en Cuba.

Ha tenido una significativa trayectoria en el área médica, de la docencia y la investigación. Fue organizador del Instituto de investigaciones de Hematología e Inmunología en áreas del Hospital pediátrico “William Soler”. Ha sido asesor de Revistas Médicas Cubanas.

Publicaciones
Autor principal el libro “Salud para todos sí es posible”
Es uno de los editores científicos del libro de Pediatría.

Especialidad: Especialista Primer y Segundo grado en Pediatría. Especialista de Segundo grado en Hematología. Graduado en Ciencias Sociales en la Escuela Superior del Partido “Ñico López”

Categoría científica:
Doctor en Ciencias. Doctor Honoris Causa en Ciencias Médicas, otorgado por las Universidades de  Ciencias Médicas de Camagüey y de Santiago de Cuba.

Categoría docente:
Profesor de Mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba. Profesor Consultante de la Facultad Enrique Cabrera, de La Habana

Categoría investigadora: Investigador de Mérito. Miembro de Honor y Académico Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Miebro de Honor y Titular de varias Sociedades científicas de la Salud. Presidente del Consejo Nacional de Sociedades Científicas de la Salud desde el año 2009 a la actualidad.

Otros Premios: Ha recibido numerosos premios, distinciones y condecoraciones. Posee la Orden Carlos J. Finlay, otorgada por el Consejo de
Estado.

Trabajos en eventos nacionales e internacionales: Ha participado en numerosos eventos científicos nacionales e internacionales.

Publicaciones: Ha publicado numerosos trabajos científicos relacionados con la Hematología, la Administración en Salud, la Educación Médica y la At
ención Primaria de Salud.

Principales aportes al Sistema Nacional de Salud: Iniciador de los servicios pediátricos y de la docencia médica en el Hospital “William Soler”, del cual fue su director. Fue el director fundador del Instituto de Hematología e Inmunología, con relevante contribución científica y docente al desarrollo de esta especialidad en el país.

De amplio recorrido y trascendencia en la dirección en Salud con aportes importantes a la Educación Médica cubana y a la Dirección en Salud. Ocupó en el sector responsabilidades como Viceministro de Docencia e Investigaciones, y posteriormente como Viceministro Primero.

Fue el gestor y fundador del Premio Anual de Salud.

Integró el Equipo de Coordinación y Apoyo del Comandante en Jefe durante muchos años, con importantes aportes para el desarrollo del sector de la salud.

Fue Diputado a la Asamblea Nacional (1993 – 1998) y Presidente de la Comisión de Salud, Deporte y Medio Ambiente de la Asamblea (1995 – 1998).

Ha sido Asesor Temporero de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Integra el Consejo Académico de MEDICC desde su fundación en 1998.

Hospital ginecobstétrico “Eusebio Hernández Pérez”

Archivado en: ¿Sabía que...? — Octubre 24th, 2015 — 11:00 — Mirta Nuñez Gudas

Hospital Ginecobstétrico Eusebio Hernández PérezLa edificación fue diseñada por el arquitecto Emilio de Soto Segura, la construcción del inmueble comenzó en abril de 1939. Poco menos de dos años fueron suficientes para concluir al edificio que tomaría el nombre de Clínica de Maternidad Obrera.

Su inauguración oficial se efectuó el 20 de septiembre de 1941 y en la misma participó el general Fulgencio Batista y Zaldívar quien era el Presidente de la República. Batista fue acompañado por gran parte de su gabinete y por miembros del Estado Mayor del Campamento de Columbia (Hoy Ciudad Escolar Libertad), instalación militar cercana al hospital que poseía monumentos y edificios majestuosos.

Con su poderosa estructura la Maternidad Obrera forma parte de un conjunto de notables exponentes del Art Deco en la Habana encabezados por el Edificio Bacardí, el edificio López Serrano y América, el Fausto, el Casino Español y también el Hospital “América Arias”.

Representación auténtica de su estilo monumental, el edificio sugiere su grandeza con solo observar su grandioso pórtico, coronado por una escultura de una madre con su hijo hecha en cerámica blanca, trabajo del artista cubano Teodoro Blanco (1902-1972) y creador de otras obras como el monumento a Mariana Grajales, el Mausoleo de Antonio Guiteras y el Panteón del Cacahual.

Con el objetivo de engrandecer la perspectiva de la galería principal de la instalación, de Soto Segura rodeó al lobby con curvaturas que sugieren una proyección de movimiento hacia los espacios exteriores.

En el año 1966 la edificación fue renombrada y desde entonces se denomina Hospital Ginecobstétrico “Eusebio Hernández Pérez” quien fuera un general de la Guerra de Independencia y Profesor de Obstetricia y Ginecología en 1900. No obstante, el pueblo en el lenguaje callejero lo sigue llamando Maternidad Obrera.

En su 74 aniversario el hospital es atiende a las mujeres de los municipios de La Lisa, Playa y Marianao y cuenta con más de 200 camas y especialistas preparados para asumir los alumbramientos, cesáreas, otros tipos de cirugías o cualquier complicación ginecobstétrica. Mantiene desde hace tres años la tasa de mortalidad materna en cero. Este indicador muestra la ardua tarea de quienes laboran en ese centro asistencial, uno de los mayores del país.

Este año 2015 registran más de 3 720 nacimientos, con una mortalidad infantil de 3,2.

Dr. Miguel Galindo Sardiñas (1932- )

Archivado en: ¿Sabía que...? — Octubre 3rd, 2015 — 11:02 — Mirta Nuñez Gudas

Miguel Galindo SardiñasDestacado salubrista cubano encargado por años del Programa Nacional de Inmunización, destino al que verdaderamente se ha consagrado como higienista social.

Nació el 29 de septiembre de 1932, en la Finca Tínima, del barrio Céspedes, en el municipio Manguito de la provincia Matanzas. Por azares de la vida, en 1852, también un 29 de septiembre, nació un gran salubrista cubano, el doctor Diego Tamayo Figueredo, eminente discípulo de Luis Pasteur, a quien se reconoce como el “padre de la microbiología cubana”. Tamayo Figueredo tuvo a su cargo la organización de los servicios sanitarios de Cuba y, entre otras importantes responsabilidades, fue Presidente de la Cruz Roja y de la Academia de Ciencias Médicas Físicas y Naturales de La Habana y Fundador de la Sociedad Cubana de Medicina Tropical.

Gracias al Dr. Gregorio Delgado García, Presidente de la Sociedad Cubana de Historia de la Medicina, que tuviera la encomienda de hacer el Elogio al Dr. Miguel Galindo Sardiñas, cuando fue propuesto como Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Salud Pública, en septiembre del año 1999, hemos podido conformar esta semblanza biográfica.

Desde muy pequeño, Galindo dio muestras de su amor al estudio y cursó la primera enseñanza en las escuelas públicas de la finca Tínima y del central azucarero Washington; la enseñanza primaria superior en la Academia Mederos del poblado de Santo Domingo, en la antigua provincia de Las Villas; el bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Santa Clara, dirigido entonces por el destacado pedagogo doctor Pedro Monteagudo, donde se graduó en  1951 y la carrera de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, donde finalmente se graduó después del Triunfo de la Revolución, en 1960, con la calificación de excelente.

Cumplió el Servicio Médico Social Rural en el Hospital “Héroes del Baire”, en Isla de Pinos, actual municipio especial Isla de la Juventud, donde comenzó su larga y provechosa carrera como salubrista. Allí, donde supuestamente estaría un año, permaneció durante algo más de ocho, primero como médico y director del Hospital “Héroes del Baire” y después como Director Regional de Salud Pública.

Ya con cinco años de práctica en el primer escalón del Sistema Nacional de Salud, tomó el Curso de Administración de Salud en la Escuela de Salud Pública de La Habana -fundada en 1965 y dirigida entonces por su fundador, el inolvidable doctor Carlos Martínez Reyes- donde se graduó con el trabajo “Información básica del Área de Salud de Isla de Pinos”, lo que unido a sus años de experiencia, le permitieron alcanzar el título de Especialista de Primer Grado en Epidemiología, y regresar a su puesto de Director Regional de Isla de Pinos por otros tres años.

En agosto de 1969 es nombrado Jefe del Departamento de Epidemiología de la Dirección Regional de Salud Pública de Guanabacoa y algo más de un año después pasa, con igual cargo, a la Dirección Regional de Salud Pública de Marianao donde llega a desempeñar el cargo de Subdirector de Higiene y Epidemiología.
 
Comienza en 1971 su labor como profesor de Epidemiología en la Facultad de Medicina No. 3 (luego, Facultad “Finlay-Albarrán”) del entonces Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, labor que desempeñó hasta 1984.

Entre tanto, a sabiendas de la necesidad de ampliar y profundizar conocimientos, así como su actualización, recibe dos cursos: “Epidemiología de las enfermedades crónicas” (1972) en Cuba y “Aseguramiento higiénico epidemiológico a eventos masivos” (1976) en Berlín, capital de la entonces República Democrática Alemana.

Ya con una sólida formación teórico-práctica en epidemiología, lograda en más de una década de intenso trabajo en la dirección y de estudio y enseñanza de tan valiosa rama de la medicina social, asciende en enero de 1977 a Jefe del Departamento de Epidemiología del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología de la capital.

Al año siguiente es seleccionado como  Jefe de la Delegación Médica en Guinea Bissau, África Occidental, a sólo cuatro años de su liberación del colonialismo portugués. En ese país desarrolló una notable labor, no sólo como jefe de la misión médica cubana, sino también como Asesor del Viceministro de Higiene y Epidemiología, como profesor de Epidemiología en el Hospital Simao Méndez y como ponente en la V Asamblea Nacional de Asuntos Sociales con el tema “Cuadro Epidemiológico Nacional”. Allí estaba cuando en noviembre de 1980 se produce la violenta deposición del Presidente Luis Cabral.

De regreso a Cuba en diciembre de ese año, se incorpora como Jefe del Departamento de Desinfección, Desratización y Desinsectación del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología de la capital, donde luego de cinco meses de labor fue llamado al Viceministerio de Higiene y Epidemiología para ocupar la plaza de epidemiólogo a cargo del Programa Nacional de Inmunización, destino al que verdaderamente se ha consagrado como higienista social.

El doctor Galindo ha sido fiel a la tradición histórica de la medicina cubana en este campo. Baste recordar que el 4 de febrero de 1802 la Real Sociedad Patriótica de La Habana encargó al doctor Romay, su más relevante figura científica entonces, que emitiera opinión sobre el inmortal trabajo en el que Edward Jenner, en 1798, anunció al mundo el descubrimiento de la eficaz inoculación preventiva contra la viruela. El informe favorable de Romay dio inicio a activas acciones que permitieron, en febrero de 1804, comenzar su aplicación en La Habana y su distribución a distintas poblaciones de la colonia.

Tiempo después, en 1886, a sólo dos años de que Louis Pasteur probara la vacunación antirrábica en el perro, el Gobernador General de Cuba designó una comisión de médicos cubanos, integrada por los doctores Diego Tamayo Figueredo y Pedro Albarrán Domínguez, entre otros, para que estudiaran la vacunación antirrábica con Pasteur en París y la aplicaran en Cuba.

A inicios del siglo XX, en 1911, el doctor Juan Guiteras, entonces Director Nacional de Sanidad, envió al doctor Recio a los Estados Unidos a que estudiara con Russell la vacuna preparada por éste y el 9 de febrero del año siguiente comenzaba la vacunación en el Ejército Nacional, dirigida por el doctor Ferrer, entonces alto oficial de la Sanidad Militar.

Al triunfo de la Revolución, se hizo realidad la vacunación contra la poliomielitis, la tuberculosis, el tétanos, la difteria, la tosferina, la fiebre tifoidea, el sarampión, la rubéola, la parotiditis, la hepatitis B, la meningoencefalitis por meningococos B y C, materializando el sueño de los salubristas cubanos, del pasado y del presente, entre los que se encuentra el doctor Miguel A. Galindo Sardiñas, quien al frente del Programa Nacional de Inmunización ha realizado una destacada labor durante las últimas tres décadas, cuyo valor ha sido reconocido nacional e internacionalmente.

Con gran sentido de responsabilidad y compromiso social ha expuesto lo que Cuba ha logrado en este campo en sus informes y ponencias presentadas en más de un centenar de eventos científicos en Cuba y una veintena de otros países. Algunas de esas ponencias en eventos han aparecido luego en publicaciones nacionales e internacionales, que no sólo tienen valor científico y social, sino también –como bien ha expresado el Historiador Oficial de Salud Pública- como documentos primarios para la historiografía de la salud pública cubana, entre los cuales destacan:  “Antecedentes del Programa Nacional de Inmunización en Cuba” (1984); “Impacto del Programa Nacional de Inmunización sobre las enfermedades prevenibles por vacunas desde 1959 hasta 1987” (1989); “Informe preliminar del MINSAP de Cuba para optar por el Certificado de Erradicación de la Poliomielitis” (1994); “La inmunización en Cuba. Sus estrategias” (1997); “Programa Nacional de Control del Sarampión, Rubéola y Parotiditis. Logros alcanzados” (1986); “Estrategia cubana para el control de la Hepatitis B” (1998) y “Experiencia nacional e internacional en el empleo de la vacuna cubana antimeningocóccica B y C” (1993), entre otras.

El profesor Galindo ha llevado sus conocimientos a todo el sistema nacional de enseñanza médica superior, impartiendo cursos de posgrado sobre actualización en inmunología y en vacunación en las Facultades de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y en Centros Provinciales de Higiene y Epidemiología de Pinar del Río, La Habana, Matanzas y Guantánamo, en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” y otros.

Por su prestigio profesional y profesoral, la Organización Panamericana de Salud (OPS) lo nombró Asesor Temporero en los Estados Unidos en 1981; se le otorgó por concurso el título de Especialista de Segundo Grado en Epidemiología en 1985; la Academia de Ciencias de Cuba evaluó los informes finales de investigaciones suyas, en 1991, 1994 y 1997, como resultados científico-técnicos destacados y lo nombró Miembro del Grupo de Expertos de Vacuna; el Ministerio de Salud Pública de Cuba lo nombró Presidente del Grupo Técnico Asesor y lo declaró Trabajador de Mérito de la Salud Pública en 1997 y la Organización Panamericana de Salud (OPS) reconoció su notable labor al otorgarle su Premio de Inmunización 1999.

Por su parte, la Sociedad Dominicana de Pediatría lo designó Miembro Honorari; la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiología le entregó su Diploma de Mérito Profesional por más de treinta años de labor en la especialidad con relevante dedicación a la docencia, investigación y administración y la Sociedad Cubana de Salud Pública, con el co-auspicio de la Sección de Medicina Social del  Ateneo “Juan César García”, del Hospital Universitario “General Calixto García” y de la Representación en Cuba de la OPS/OMS testimoniaron su alto reconocimiento a tan representativa personalidad de la epidemiología de nuestro país otorgándole la categoría de Miembro de Honor, el 16 de septiembre de 1999.

Hasta hoy, el infatigable médico, profesor e investigador Miguel Galindo Sardiñas, continúa su obra a favor de la salud de los cubanos y otros ciudadanos del mundo. ¡Gracias por estar con nosotros!

Colaboración: María del Carmen Amaro Cano
Vice-Presidenta Sociedad Cubana Historia de la Medicina

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
Delgado García, G. Elogio al Dr. Miguel Galindo Sardiñas, propuesto como Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Salud Pública. Conferencia en la Sesión extraordinaria, 16 septiembre 1999.

Galindo Sardiñas, Miguel. C-Vitae. FCM “Finlay-Albarrán. UCM-H.

Galindo Sardiñas, Miguel. Expediente Estudiante No. 72598 Archivo Histórico UH.
García Mayo M. La introducción de la vacuna en Cuba. La Habana. Ed. Alfa, 1938.
Quintana Rodríguez J. Louis Pasteur y los médicos cubanos. Revista Bohemia. La Habana. 1949; 40: 116-119 y 123.
Roig de Leuchsenring Emilio. Juan Guiteras Gener: uno de los higienistas más notables del mundo. La Habana: Editorial Alfa. 1938. pp 12-4.

Entradas más antiguas »