La primera mujer profesora universitaria en Cuba fue Luisa Martina Pardo Suárez

Filed under: ¿Sabía que...? — enero 1st, 2017 — 2:33 pm — Mirta Nuñez Gudas

Luisa Pardo Suárez se graduó de doctora en Medicina en la Universidad de La Habana en 1904. Ella fue la primera representante femenina en el ámbito de la Educación Superior, quien además fuera históloga y se desempeñó en la docencia de esta ciencia morfológica.Luisa Martínez Pardo Suárez

Nació en La Habana el 25 de abril de 1878, con el nombre de Luisa Martina Antonia Ermina, sus padres eran españoles: Vinte Pardo Rodríguez, natural de Galicia y Carmen Suárez Suárez, natural de Valencia. Eran dueños de una mueblería. Además de Luisa, tenían un hijo, Jesús y otra hija, América.

Se graduó de Bachiller en Artes a los 17 años en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana (1895). Debido a las costumbres de la época, sus padres se oponían a que Luisa estudiara medicina, por considerarlo inadecuado para una mujer. Ella se construyó un pequeño estudio en la azotea de la casa, y estudiaba a la luz de un quinqué. Muchos de los libros de medicina se escribían en francés, y así también estudio ese idioma. Se graduó de Doctora en Medicina en la Universidad de La Habana a los 26 años (1904).

En 31 asignaturas obtuvo 31 sobresalientes, 4 premios ordinarios y una mención honorífica. Unos días después de finalizada su carrera, el 3 de noviembre de 1904, obtuvo por oposición la plaza de ayudante graduada de la cátedra de Histología Normal y Anatomía e Histología Patológicas.

Este cargo lo mantendría por oposiciones anuales hasta el 20 de marzo de 1924 en que fue nombrada por concurso profesora auxiliar interina de la cátedra de Anatomía e Histología Patológicas. El 27 de enero de 1927 obtuvo también por concurso la plaza de profesora auxiliar interina de la cátedra de Histología Normal, cargo que mantuvo hasta el 28 de octubre de 1931.

Luisa  se casó con el doctor Valentín Castañedo Sansores, profesor de la misma cátedra. Carlos Castañedo Pardo, su único hijo, estudió Medicina y al graduarse se especializó en Dermatología.

La familia Pardo se caracterizaba por el talento, el amor a la Medicina, la lectura, y el carácter fuerte. Luisa fue una mujer de principios, muy recta en su vida personal y familiar, y de vanguardia profesionalmente. Dejó un ejemplo importante para las futuras generaciones de mujeres profesionales.

Luisa murió en 1958 a los 80 años de leucemia crónica en el Hospital Calixto García, donde era amada y respetada por todos.

Fuente: Iglesias Ramírez BZ, Rodríguez Pérez Id, Pomares Bory E. Luisa Martina Pardo Suárez: Primera mujer profesora universitaria en Cuba. Revista Habanera de Ciencias Médicas. 2016;15(6).
Disponible en: http://www.revhabanera.sld.cu/index.php/rhab/article/view/1542/1507

50 aniversario de la Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara

Filed under: ¿Sabía que...? — diciembre 18th, 2016 — 12:15 pm — Mirta Nuñez Gudas

universidad-ciencias-medicas-villa-claraLa Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara “Dr. Serafín Ruiz de Zárate Ruiz” festejó el pasado 21 de noviembre su 50 aniversario. Luego de 48 graduaciones y más de 26 mil egresados, la Universidad exhibe una imagen madura. Es una institución acreditada y certificada tras rigurosas evaluaciones por la Junta de Acreditación Nacional del Ministerio de Educación Superior. Muestra con orgullo a su carrera de Medicina también certificada por dos etapas consecutivas y la de Estomatología que logró convertir en su segunda evaluación la certificación en excelencia.

En la actualidad, se forman en sus aulas estudiantes cubanos y de varias naciones del Planeta.

Aquel lunes, 21 de noviembre de 1966 en horas de la noche, en el salón de espera de la consulta externa del Hospital Provincial Clínico Quirúrgico de Santa Clara se efectuó el acto de inauguración de la docencia médica en la provincia de Villa Clara. El el acto hizo uso de la palabra el Dr. Ricardo Jorge Oropesa, el Dr. Eustaquio Remedios de los Cuetos, la alumna Deysi Ferrer y el compañero Sidroc Ramos, Rector de la Universidad Central quien dejó oficialmente inaugurada la escuela.

Estaban presentes los estudiantes y profesores que iniciaban el curso, gran parte de los médicos del hospital, representantes de las organizaciones políticas y de masas de la Universidad Central, así como representantes del Partido Comunista de Cuba de la región y del municipio, los estudiantes de la Escuela de Enfermería y dirigentes del Ministerio de Salud Pública.

El día 22 de noviembre se impartió en la escuela la 1ra clase por el Dr. Ricardo Jorge Oropesa quien fungía además, como coordinador del curso.
El número exacto de estudiantes que comenzaron la docencia en esta etapa fundacional discrepa en tanto la fuente consultada, de tal modo que el periódico Vanguardia repota 93 estudiantes, en un documento de la Universidad de Las Villas se reconocen 88, mientras que la tradición ha reconocido siempre a 86 y algunos de los profesores o estudiantes de aquella etapa refieren que la cifra fue menor (alrededor de 79).

De estos alumnos, los becarios varones se alojaron inicialmente en los altos de la Policlínica existente en lo que es hoy el Cardiocentro, ellos compartían el alojamiento con los profesores provenientes de la Escuela de Medicina de La Habana, posteriormente pasaron a vivir todos a la Clínica del Maestro (actual área 4 del Hospital Infantil), y finalmente los profesores fueron hospedados en la casa de visita del Minsap y los alumnos en la Clínica “Marta Abreu”. Las muchachas tenían su alojamiento en el área de becas de la  Universidad Central “Marta Abreu”.

Como toda obra que da sus primeros pasos, este año fue de grandes esfuerzos por parte de profesores y alumnos, en todo momento se mantuvo una actitud de cooperación para enfrentar las dificultades, vale destacar el trabajo de los dirigentes de la FEU y la UJC: Deysi Ferrer, Esther Cabrera, Teresita Leyva y Julio Aguilar, ellos desempeñaron un papel muy importante en el convencimiento a los demás estudiantes para que se trasladaran a Las Villas y luego en el enfrentamiento de las dificultades iniciales.

En los primeros momentos, la dirección de la Escuela funcionó en un local contiguo al vestíbulo del Hospital que da hacia la calle Cuba; allí en un espacio reducido trabajaba el director y la secretaria, posteriormente la dirección fue trasladada hacia otro local amplio, más cerca de la antigua entrada del Hospital “San Juan de Dios”, en el entrepiso donde hoy radica el denominado Salón Rojo mientras que en el local contiguo, que es hoy el Salón Verde, estaba el laboratorio donde iniciaron sus primeras prácticas los estudiantes de 3er. año del curso 1966-67; y en el lugar que actualmente ocupa el Laboratorio de Hematología radicaba “el aula”. El entonces Salón de Actos se convirtió en la actual Sala 9.

Las asignaturas que se impartieron durante este primer curso fueron:

  • Medicina Interna
  • Anatomía Patológica
  • Radiología
  • Laboratorio Clínico
  • Microbiología
  • Parasitología

Es de destacar que, paralelamente, durante el curso 1966-67 se realizaron los preparativos para el inicio de la docencia en los demás hospitales provinciales (Pediátrico, Gineco-Obstétrico y Psiquiátrico) así como en los Policlínicos Chiqui Gómez, José R. León Acosta y Capitán Roberto Fleites.

Profesores fundadores de Villa Clara

Medicina Interna:
Dr. Ricardo Jorge Oropesa
Dr. Rafael González Rubio
Dr. Antonio Artiles Artiles
Dr. Osvaldo Carbó Bobiá
Dr. José Fco. Martínez Delgado
Dr. Rolando Cuadrado Machado
Dr. Angel Medel Díaz Alba
Dr. Mario Borges Borges
Dr. Berna Miguel Dupuy Esquiroz

Anatomía
Dr. René Guarnalusse Brooks
Dr. Antonio Graciano de Armas

Radiología:
Dr. Héctor Alemany Briganty
Dr. Luis Quevedo Acevedo
Dr. Luis Pedroso

Laboratorio Clínico:
Dr. Esmildo Machado Pérez
Dr. Rafael Machado García-Siñeriz

Microbiología:
Dr. Ignacio Fajardo Toledo
Dr. Alain Ruíz de Zárate

 

AUXILIARES TÉCNICOS DOCENTES:

Osvaldo González Artiles
Gustavo Mendoza Pascual
Roberto Hernández Naranjo
Orlando Valentín Conejero

Trabajadores administrativos y de servicios

Oficina:
Rosa Morera Fernández
Minerva Jiménez

Albergues. Cocina Comedor:
Gonzalo Gutiérrez Gutiérrez
Gloria Mondéjar Ojito
Ernestina Tejeda Torres
Eulalia Ríos Nazco

Choferes:
Alberto Santos
Ramiro

Profesores de la Escuela de Medicina de La Habana

Junto con los profesores que enfrentaron por primera vez la docencia en la región y abrieron el camino por el que hoy andamos, justo es reconocer a los profesores de la Universidad de la Habana que prestaron su valiosa colaboración en aquel empeño.

Anatomía Patológica
Dr. Israel Borrajero
Dr. Hilario Gómez Barry

Radiología
Dr. Francisco Conde Otero
Dr. Rolando Pereiras

Laboratorio Clínico
Dr. Julio C. Más Martín
Dr. Miguel de Julién Zamora
Dra. Irma Vidal Vidal

Microbiología
Dr. Rodríguez Malagamba

Parasitología
Dr. Federico Sotolongo
Dra. Aida Jaime

Alumnos que iniciaron la docencia médica en la región. Curso 1966-67

1. Acosta Cánova, Nancy Orema
2. Agüero García, Berta Nila
3. Aguilar Valdés, Julio Antonio
4. Albert Andrés
5. Amado Donéstevez, Alfredo R.
6. Alfonso Cruz, Eloina
7. Aragón Rojas, Felipe Genaro
8. Arrieta Medina, María del Pilar
9. Bacallao Cabrera, Iris Susana
10. Bernia González, Armando
11. Bonachea Hernández, Jesús Nelson
12. Bravo, Oscar
13. Brito Valle, María Josefa
14. Cabrera Benítez, Esther
15. Cardoso Díaz, Héctor
16. Casas Ercia, Ana Herminia
17. Cuéllar, María del Carmen
18. Chaviano Gálvez, Adalio
19. Dávila Cabo de la Vila, Evangelina
20. Depestre Pérez, Cecilia
21. Díaz Machado, Otmara
22. Díaz Sampayo, Juan Manuel
23. Durán, Milagros
24. Fernández López, Lázaro C.
25. Fernández Núñez, Nora María
26. Fernández Sosa, José Antonio
27. Ferrer Marrero, Daysi
28. Figueroa Hernández, Reinerio
29. García Caballero, Gilda Cira
30. Garrido Arce, Carmen
31. Gómez Cabalé Eddy
32. Góngora Castillo, Carlos Quintiliano
33. González Borges, Maricela
34. González Lucas, Norma del Carmen
35. Guerrero López, Francisca S
36. Hernández Amador, Benito O.
37. Hernández Monteagudo, Mara
38. Herrera Monteagudo, Lida
39. Lastayo Casanova, Ramona
40. Leyva Sánchez, Teresa A.
41. Mainieri Varcacia, Antonio
42. Marín Hautrive, Raúl
43. Martínez Ordóñez, Héctor M.
44. Martínez Ravelo, Roberto J.
45. Mazorra Romero, Alcides
46. Moro Rodríguez, Rubén
47. Moya Núñez, Luciano Oscar
48. Ortega, Irma
49. Oquendo Rodríguez, José Raimundo
50. Pérez Casals, Jaime
51. Pérez Navarro, María Danny
52. Pérez Pérez, Alirio
53. Pérez Rodríguez, Tomás
54. Pérez Velazco, Angela
55. Peruyera Moreira, Irma Amparo
56. Pino Pérez, Oscar Higinio
57. Plasencia, Mario
58. Ponce, Froilán
59. Quintana, Pedro
60. Rodríguez Alvarez, Gilberto
61. Rodríguez Fernández, Magda
62. Rodríguez Santos, Irene
63. Ruiz Gómez, Marcos Andrés
64. Sánchez Brito Diego Juan
65. Sedano Gutierrez, Carlos Alberto
66. Segura, Angela
67. Sierra Alemán, María Mireya
68. Sosa Marrero, Ubaldo Vicente
69. Sosa, Leandro
70. Soto Marcelo, Mercedes
71. Ugalde Castillo, Pedro
72. Valdés, Magalys
73. Valdés Gómez, Mercedes
74. Valdés Porro, Norma
75. Valdesuso Hernández, Orfilio
76. Vázquez Hernández, Iraida
77. Vera Cabezas, Oscar
78. Viera Piña, Minerva
79. Vigueras Fajardo, Magdalena

Del mismo grupo pero con su incorporación pospuesta:

1. Eirín González, Juan W.
2. Márquez Borroto, Manuel
3. Rielo López, Rigoberto

 

Alumnos no fundadores, incorporados posteriormente y también graduados en 1969-70

1. Alfonso Prada, Olga
2. Borrás Vázquez, Diana
3. Calderón Tardío, Antonio Ramón
4. Castellón Mortera, José
5. De Sola Rodríguez, Fe
6. Enrique Guerra, Justo
7. Hernández Rodríguez, Hilario Noel
8. Ibáñez Zamora, Enriqueta
9. Morgado Rodríguez, Carmen
10. Paseiro Ariosa, Rafael
11. Peña Alonso, Leopoldo Jorge
12. Rosales Rivero, Francisco

Fuente: Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara. Historia
Disponible en: http://instituciones.sld.cu/ucmvc/historia/

Filed under: ¿Sabía que...? — diciembre 18th, 2016 — 12:01 pm — Mirta Nuñez Gudas

universidad-ciencias-medicas-villa-claraLa Universidad de Ciencias Médicas de Villa Clara “Dr. Serafín Ruiz de Zárate Ruiz” festejó el pasado 21 de noviembre su 50 aniversario. Luego de 48 graduaciones y más de 26 mil egresados, la Universidad exhibe una imagen madura. Es una institución acreditada y certificada tras rigurosas evaluaciones por la Junta de Acreditación Nacional del Ministerio de Educación Superior. Muestra con orgullo a su carrera de Medicina también certificada por dos etapas consecutivas y la de Estomatología que logró convertir en su segunda evaluación la certificación en excelencia.

En la actualidad, se forman en sus aulas estudiantes cubanos y de varias naciones del Planeta.

Aquel lunes, 21 de noviembre de 1966 en horas de la noche, en el salón de espera de la consulta externa del Hospital Provincial Clínico Quirúrgico de Santa Clara se efectuó el acto de inauguración de la docencia médica en la provincia de Villa Clara. El el acto hizo uso de la palabra el Dr. Ricardo Jorge Oropesa, el Dr. Eustaquio Remedios de los Cuetos, la alumna Deysi Ferrer y el compañero Sidroc Ramos, Rector de la Universidad Central quien dejó oficialmente inaugurada la escuela.

Estaban presentes los estudiantes y profesores que iniciaban el curso, gran parte de los médicos del hospital, representantes de las organizaciones políticas y de masas de la Universidad Central, así como representantes del Partido Comunista de Cuba de la región y del municipio, los estudiantes de la Escuela de Enfermería y dirigentes del Ministerio de Salud Pública.

El día 22 de noviembre se impartió en la escuela la 1ra clase por el Dr. Ricardo Jorge Oropesa quien fungía además, como coordinador del curso.
El número exacto de estudiantes que comenzaron la docencia en esta etapa fundacional discrepa en tanto la fuente consultada, de tal modo que el periódico Vanguardia repota 93 estudiantes, en un documento de la Universidad de Las Villas se reconocen 88, mientras que la tradición ha reconocido siempre a 86 y algunos de los profesores o estudiantes de aquella etapa refieren que la cifra fue menor (alrededor de 79).

De estos alumnos, los becarios varones se alojaron inicialmente en los altos de la Policlínica existente en lo que es hoy el Cardiocentro, ellos compartían el alojamiento con los profesores provenientes de la Escuela de Medicina de La Habana, posteriormente pasaron a vivir todos a la Clínica del Maestro (actual área 4 del Hospital Infantil), y finalmente los profesores fueron hospedados en la casa de visita del Minsap y los alumnos en la Clínica “Marta Abreu”. Las muchachas tenían su alojamiento en el área de becas de la  Universidad Central “Marta Abreu”.

Como toda obra que da sus primeros pasos, este año fue de grandes esfuerzos por parte de profesores y alumnos, en todo momento se mantuvo una actitud de cooperación para enfrentar las dificultades, vale destacar el trabajo de los dirigentes de la FEU y la UJC: Deysi Ferrer, Esther Cabrera, Teresita Leyva y Julio Aguilar, ellos desempeñaron un papel muy importante en el convencimiento a los demás estudiantes para que se trasladaran a Las Villas y luego en el enfrentamiento de las dificultades iniciales.

En los primeros momentos, la dirección de la Escuela funcionó en un local contiguo al vestíbulo del Hospital que da hacia la calle Cuba; allí en un espacio reducido trabajaba el director y la secretaria, posteriormente la dirección fue trasladada hacia otro local amplio, más cerca de la antigua entrada del Hospital “San Juan de Dios”, en el entrepiso donde hoy radica el denominado Salón Rojo mientras que en el local contiguo, que es hoy el Salón Verde, estaba el laboratorio donde iniciaron sus primeras prácticas los estudiantes de 3er. año del curso 1966-67; y en el lugar que actualmente ocupa el Laboratorio de Hematología radicaba “el aula”. El entonces Salón de Actos se convirtió en la actual Sala 9.

Las asignaturas que se impartieron durante este primer curso fueron:

  • Medicina Interna
  • Anatomía Patológica
  • Radiología
  • Laboratorio Clínico
  • Microbiología
  • Parasitología

Es de destacar que, paralelamente, durante el curso 1966-67 se realizaron los preparativos para el inicio de la docencia en los demás hospitales provinciales (Pediátrico, Gineco-Obstétrico y Psiquiátrico) así como en los Policlínicos Chiqui Gómez, José R. León Acosta y Capitán Roberto Fleites.

Profesores fundadores de Villa Clara

Medicina Interna:
Dr. Ricardo Jorge Oropesa
Dr. Rafael González Rubio
Dr. Antonio Artiles Artiles
Dr. Osvaldo Carbó Bobiá
Dr. José Fco. Martínez Delgado
Dr. Rolando Cuadrado Machado
Dr. Angel Medel Díaz Alba
Dr. Mario Borges Borges
Dr. Berna Miguel Dupuy Esquiroz

Anatomía
Dr. René Guarnalusse Brooks
Dr. Antonio Graciano de Armas

Radiología:
Dr. Héctor Alemany Briganty
Dr. Luis Quevedo Acevedo
Dr. Luis Pedroso

Laboratorio Clínico:
Dr. Esmildo Machado Pérez
Dr. Rafael Machado García-Siñeriz

Microbiología:
Dr. Ignacio Fajardo Toledo
Dr. Alain Ruíz de Zárate

 

AUXILIARES TÉCNICOS DOCENTES:

Osvaldo González Artiles
Gustavo Mendoza Pascual
Roberto Hernández Naranjo
Orlando Valentín Conejero

Trabajadores administrativos y de servicios

Oficina:
Rosa Morera Fernández
Minerva Jiménez

Albergues. Cocina Comedor:
Gonzalo Gutiérrez Gutiérrez
Gloria Mondéjar Ojito
Ernestina Tejeda Torres
Eulalia Ríos Nazco

Choferes:
Alberto Santos
Ramiro

Profesores de la Escuela de Medicina de La Habana

Junto con los profesores que enfrentaron por primera vez la docencia en la región y abrieron el camino por el que hoy andamos, justo es reconocer a los profesores de la Universidad de la Habana que prestaron su valiosa colaboración en aquel empeño.

Anatomía Patológica
Dr. Israel Borrajero
Dr. Hilario Gómez Barry

Radiología
Dr. Francisco Conde Otero
Dr. Rolando Pereiras

Laboratorio Clínico
Dr. Julio C. Más Martín
Dr. Miguel de Julién Zamora
Dra. Irma Vidal Vidal

Microbiología
Dr. Rodríguez Malagamba

Parasitología
Dr. Federico Sotolongo
Dra. Aida Jaime

Alumnos que iniciaron la docencia médica en la región. Curso 1966-67

1. Acosta Cánova, Nancy Orema
2. Agüero García, Berta Nila
3. Aguilar Valdés, Julio Antonio
4. Albert Andrés
5. Amado Donéstevez, Alfredo R.
6. Alfonso Cruz, Eloina
7. Aragón Rojas, Felipe Genaro
8. Arrieta Medina, María del Pilar
9. Bacallao Cabrera, Iris Susana
10. Bernia González, Armando
11. Bonachea Hernández, Jesús Nelson
12. Bravo, Oscar
13. Brito Valle, María Josefa
14. Cabrera Benítez, Esther
15. Cardoso Díaz, Héctor
16. Casas Ercia, Ana Herminia
17. Cuéllar, María del Carmen
18. Chaviano Gálvez, Adalio
19. Dávila Cabo de la Vila, Evangelina
20. Depestre Pérez, Cecilia
21. Díaz Machado, Otmara
22. Díaz Sampayo, Juan Manuel
23. Durán, Milagros
24. Fernández López, Lázaro C.
25. Fernández Núñez, Nora María
26. Fernández Sosa, José Antonio
27. Ferrer Marrero, Daysi
28. Figueroa Hernández, Reinerio
29. García Caballero, Gilda Cira
30. Garrido Arce, Carmen
31. Gómez Cabalé Eddy
32. Góngora Castillo, Carlos Quintiliano
33. González Borges, Maricela
34. González Lucas, Norma del Carmen
35. Guerrero López, Francisca S
36. Hernández Amador, Benito O.
37. Hernández Monteagudo, Mara
38. Herrera Monteagudo, Lida
39. Lastayo Casanova, Ramona
40. Leyva Sánchez, Teresa A.
41. Mainieri Varcacia, Antonio
42. Marín Hautrive, Raúl
43. Martínez Ordóñez, Héctor M.
44. Martínez Ravelo, Roberto J.
45. Mazorra Romero, Alcides
46. Moro Rodríguez, Rubén
47. Moya Núñez, Luciano Oscar
48. Ortega, Irma
49. Oquendo Rodríguez, José Raimundo
50. Pérez Casals, Jaime
51. Pérez Navarro, María Danny
52. Pérez Pérez, Alirio
53. Pérez Rodríguez, Tomás
54. Pérez Velazco, Angela
55. Peruyera Moreira, Irma Amparo
56. Pino Pérez, Oscar Higinio
57. Plasencia, Mario
58. Ponce, Froilán
59. Quintana, Pedro
60. Rodríguez Alvarez, Gilberto
61. Rodríguez Fernández, Magda
62. Rodríguez Santos, Irene
63. Ruiz Gómez, Marcos Andrés
64. Sánchez Brito Diego Juan
65. Sedano Gutierrez, Carlos Alberto
66. Segura, Angela
67. Sierra Alemán, María Mireya
68. Sosa Marrero, Ubaldo Vicente
69. Sosa, Leandro
70. Soto Marcelo, Mercedes
71. Ugalde Castillo, Pedro
72. Valdés, Magalys
73. Valdés Gómez, Mercedes
74. Valdés Porro, Norma
75. Valdesuso Hernández, Orfilio
76. Vázquez Hernández, Iraida
77. Vera Cabezas, Oscar
78. Viera Piña, Minerva
79. Vigueras Fajardo, Magdalena

Del mismo grupo pero con su incorporación pospuesta:

1. Eirín González, Juan W.
2. Márquez Borroto, Manuel
3. Rielo López, Rigoberto

 

Alumnos no fundadores, incorporados posteriormente y también graduados en 1969-70

1. Alfonso Prada, Olga
2. Borrás Vázquez, Diana
3. Calderón Tardío, Antonio Ramón
4. Castellón Mortera, José
5. De Sola Rodríguez, Fe
6. Enrique Guerra, Justo
7. Hernández Rodríguez, Hilario Noel
8. Ibáñez Zamora, Enriqueta
9. Morgado Rodríguez, Carmen
10. Paseiro Ariosa, Rafael
11. Peña Alonso, Leopoldo Jorge
12. Rosales Rivero, Francisco

Juan Santos Fernández Hernández (1847-1922)

Filed under: ¿Sabía que...? — noviembre 15th, 2016 — 11:55 am — Mirta Nuñez Gudas

juan-santos-fernandez-hernandezUna de las más prominentes figuras médicas de Cuba, destacado en la medicina y cirugía oftalmológica.

Nació en el ingenio Atrevido, en la parroquia de Alacranes (actual Unión de Reyes), perteneciente a la provincia de Matanzas, el 22 de julio de 1847.

Cursó sus primeros estudios en una escuela rural en la misma provincia y a los 13 años se trasladó hacia La Habana, para estudiar la segunda enseñanza en el colegio Belén.

Matriculó Medicina en la Real y Literaria Universidad de San Gerónimo de La Habana en el curso 1865-1866, pero los concluyó en el Colegio de Medicina de San Carlos, Madrid, en 1872. En la capital española conoció y entabló amistad con el desterrado político y también estudiante José Martí Pérez.

Inmediatamente después de graduado pasó a entrenarse como cirujano oftalmólogo en París, hasta 1875. En marzo de ese año, hallándose aún en Francia, fue electo miembro corresponsal de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana. En Francia llegó a ser, por sus méritos, el primer ayudante de Javier Galessowski, el más notable especialista de aquella época y a quien en 1879 dedicó la memoria titulada Clínica de las enfermedades de los ojos.

Ejerció por primera vez como oftalmólogo en Castillo de Bayuela, provincia de Toledo, España, donde operó en muy poco tiempo más de 200 pacientes con cataratas. Los resultados y experiencias obtenidas las registró en un documento al cual tituló “Memorias clínicas” y que le sirvió para su nombramiento de socio corresponsal de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

Su labor asistencial fue intensa y mantuvo la costumbre de anotar los nombres y confeccionar la historia clínica de todos sus pacientes. Atendió cerca de 63 500 casos en los 50 años que ejerció la profesión; entre ellos, a José Martí  y a su madre, Leonor Pérez. Por ello, el Maestro le envió una carta de agradecimiento el 18 de noviembre de 1894.

En la historia clínica de Martí, en la visita realizada el 22 de enero de 1877, consta el diagnóstico de “conjuntivitis catarral crónica en ambos ojos” y “flictena conjuntival en el ojo derecho”.

En la historia clínica de Leonor Pérez aparece registrado que operó de cataratas su ojo derecho, el 14 de septiembre de 1896, y el izquierdo, el 13 de febrero de 1904.

Desde su regreso a la patria instaló una consulta de oftalmología, que en poco tiempo le permitió ganar el respeto y la admiración, no solo de sus pacientes, sino también de todos los médicos y personalidades que lo conocieron, llegando a convertirse en toda una autoridad. Obtuvo una reputación que traspasó las fronteras cubanas y se extendió por todos los países civilizados de su tiempo, al punto de llegar a ser el especialista de enfermedades de los ojos de más relieve en todos los dominios de la colonia española, incluida la propia España; a la vez que el más conocido en el extranjero durante la segunda mitad del siglo XIX.

En 1887 creó el Laboratorio Histoquímico Bacteriológico e Instituto de Vacunación Antirrábica de La Habana, tomando como modelo el laboratorio de Luis Pasteur en París. Probablemente, ese  fue el primer laboratorio de esas características fundado en América.

Para garantizar el rigor científico en esa institución, Fernández comisionó a los médicos cubanos Diego Tamayo, Francisco I. Vildósola y Pedro Albarrán para que realizaran una estancia en el laboratorio de Pasteur, en París, y además financió, con sus propios recursos, el equipamiento y funcionamiento del laboratorio habanero, donde se obtuvo, por primera vez en América Latina, el suero antirrábico, el mismo año de su fundación y el suero antidiftérico, antes de transcurrir una década de su establecimiento (1894-1895).

Su vida profesional no estuvo aislada de diversos compromisos, tanto en el área médica en particular, como en el contexto científico y cultural en general. Participó activamente en diversas instituciones sociales y científicas, como el hecho de haber sido vocal de la Junta Superior de Instrucción Pública de la Isla de Cuba, en 1881; fundador de la Liga contra la Tuberculosis de Cuba, en 1901; creador del Comité de la Prensa Médica, en 1903, de la cual fue su primer presidente; Presidente de Honor del Primer Congreso Médico Nacional, en 1905; socio fundador de la Sociedad de Medicina Tropical de la República de Cuba, en 1908, y presidente del Primer Congreso de la Prensa Médica, en 1911.

En el mismo año de su regreso a Cuba (1875), luego de terminar sus estudios de especialización en cirugía oftalmológica en París, cuando todavía no había cumplido los 28 años de edad,  fundó la revista Crónica Médico Quirúrgica de La Habana, que llegó a alcanzar prestigio internacional y se publicó hasta 1940. En el trabajo de esta revista, durante los 66 años que circuló, logró reunir un grupo importante de médicos cubanos que publicaron sus experiencias clínicas y aportes en el campo de la cirugía, incluidas novedosas técnicas quirúrgicas.

La Revista Crónica Médico Quirúrgica de La Habana, por su contenido, presentación y formato, ganó premios en exposiciones internacionales celebradas en las ciudades de Amsterdam en 1883, París en 1900, Buffalo en 1901, Charleston en 1902 y Saint Louis en 1904. Él mismo fue autor de un gran número de artículos e informes científicos, principalmente sobre oftalmología, pero también sobre el muermo, la tuberculosis y la fiebre amarilla, entre otras enfermedades. Su bibliografía activa incluía, en 1916, 928 títulos.

De miembro corresponsal de la Academia de Ciencias Médicas Físicas y Naturales de La Habana, que era desde el 14 de marzo de 1875, cuando estudiaba la especialidad oftalmológica en París, pasó a miembro numerario, en diciembre del mismo año.

En 1877, propició la fundación de la Sociedad Antropológica de la Isla de Cuba. En 1893 fue designado para representar a la Academia en el Primer Congreso Médico Panamericano, que tuvo lugar en Washington y tres años más tarde es nuevamente elegido para representar a la Academia en el Segundo Congreso Médico Panamericano, celebrado en Ciudad de México.

En 1897 alcanzó la distinción de Miembro de Mérito de la Academia y, en dos oportunidades, entre los años 1897-1899 y 1901-1922, resultó electo presidente de la referida institución. Como presidente de la Academia le correspondió devolver al saliente gobernador hispano las insignias españolas (bandera, escudo) que hasta entonces habían presidido la sala de reuniones de la Academia. Para ello se escogió el 27 de noviembre de 1898, aniversario del fusilamiento de los estudiantes de Medicina.

Por el prestigio alcanzado como médico-cirujano oftalmólogo, fue admitido en 1899 como colaborador de Annals of Ophtalmology, de Chicago; en 1906, como socio fundador de la Sociedad de Oftalmología Hispanoamericana con sede en Madrid; en 1907, vocal del Comité Ejecutivo en La Habana del XVI Congreso Internacional de Medicina, que tuvo lugar en Budapest; en 1916, Miembro de Honor de la Sociedad Oftalmológica de Filadelfia, y en 1921, miembro corresponsal de la Sociedad Médico-Quirúrgica de Amazonas, en Brasil.

Falleció en La Habana el 6 de agosto de 1922, a los 75 años de edad. Su deceso fue una gran pérdida para la nación cubana, de la cual se hicieron eco tanto la prensa nacional como extranjera.

Fuente: En Caribe
Disponible en: http://www.encaribe.org/es/article/juan-santos-fernandez-hernandez/1487

Joaquín Pascual Gispert (1913-2005)

Filed under: ¿Sabía que...? — noviembre 1st, 2016 — 10:50 am — Mirta Nuñez Gudas

Joaquín Pascual GispertMédico pediatra, profesor, considerado el padre de la neuropediatría cubana, realizó aportes científicos vinculados al diagnóstico y tratamiento de la epilepsia, errores congénitos del metabolismo, retraso mental, defectología y autismo.

Nació el 10 de abril de 1913 en Colón, Matanzas. Su padre fue médico y director del hospital de Colón por muchos años.

Pascual comenzó a estudiar Medicina en la década del 30 en la Universidad de La Habana. Tuvo que interrumpir sus estudios cuando la universidad fue cerrada por órdenes del tirano Machado. En ese período trabajó como técnico azucarero en su provincia natal. Posteriormente fue técnico de laboratorio clínico en la provincia de Camagüey.

Una vez reabierta la universidad regresó a la capital para continuar sus estudios, al mismo tiempo ocupó una plaza de técnico de laboratorio clínico en el hospital “Calixto García” y posteriormente en el hospital municipal de la infancia, que después se llamó hospital “Pedro Borrás Astorga”.

Desde su vida de estudiante comenzó a investigar y a hacer algunos aportes a la Ciencias. Publicó junto al eminente profesor Angel Arturo Aballí (1936) el estudio de un caso de una enfermedad genética no diagnosticada antes en Cuba y con muy pocos pacientes reportados en el mundo. A pesar de ser al mismo tiempo trabajador y estudiante fue el primer expediente de su curso, pero no pudo disfrutar de la beca que se le otorgaría para los Estados Unidos por turbias decisiones movidas por la corrupta política imperante en esa época.

Se graduó de médico en el año 1941. Alcanzó una plaza de residente en el hospital “Calixto García”. Tuvo que abandonar sus estudios de posgrado porque debió regresar a su natal Colón para ocuparse de la numerosa familia de su hermano, que había sido hospitalizado fuera de Cuba por una dolencia pulmonar grave.

Se casó en esa época con María Teresa López, maestra normalista, permaneció por un año en Colón y posteriormente se traslada a la ciudad de Matanzas. Allí ejerció como médico pediatra. Ocupó una plaza en el hospital provincial hasta que por causa de sus luchas clandestinas contra la dictadura de Batista queda cesante y sólo pueden vivir del salario de su esposa y de los pacientes que podían pagarle la consulta o las visitas a domicilio. Antes de haber sido cesanteado tuvo una intensa actividad médica y científica en el hospital de Matanzas, introdujo los llamados “staff meeting” para la presentación y discusión colectiva de casos.

Al triunfo de la Revolución, en 1959, fue designado director del hospital provincial de Matanzas. Realizó grandes cambios en el orden médico y académico, mientras se mantenía como pediatra activo, y no dejó de publicar y de realizar diversas actividades científicas en el mismo hospital.

Reabrió las puertas de la escuela de enfermería de la provincia de Matanzas, que fue fundada en 1900, y había sido cerrada en los últimos años de la dictadura batistiana. Durante la invasión por playa Girón fungió como director del hospital terminal durante los días de la guerra.

Al producirse un éxodo masivo de profesores y médicos de la Universidad de La Habana se le solicitó su incorporación como profesor de Pediatría. Así en 1961 se traslada nuevamente a la capital, donde además de las actividades docentes, asume el cargo de director en el hospital infantil “Pedro Borrás”, un tiempo después fue nombrado director del hospital pediátrico “William Soler” de Altahabana. Allí creó un servicio de Neuropediatría, desarrolló los medios diagnósticos necesarios para las enfermedades genéticas en coordinación con el Centro Nacional de Investigaciones Científicas. Impartió clases como profesor titular de Pediatría tanto en el pregrado como en el postgrado en diferentes facultades de medicina de la Universidad Médica de La Habana y fue fundador de las escuelas de Medicina de Santiago de Cuba y de Santa Clara.

Después de dejar el cargo de director pasó a trabajar como jefe del servicio de Neuropediatría, especialidad de la Pediatría de la que se le considera el padre en nuestro país. En los años ochenta ocupa la jefatura del servicio de Neurología Pediátrica del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía. Al mismo tiempo realiza consultas en el hospital pediátrico de Centro Habana y asiste como neurólogo consultante al primer servicio de Neurodesarrollo de neonatos de alto riesgo que fue creado en el hospital ginecobstétrico “González Coro”

A finales de los años ochenta se le solicitó su traslado como profesor al recién inaugurado hospital pediátrico “Juan Manuel Márquez” de la capital, centro de referencia a nivel nacional para las enfermedades neurológicas de la infancia. Desde este centro contribuyó, a través del diplomado en Neuropediatría, a la formación de una importante masa crítica de neuropediatras que han laborado en todo el país. El diplomado fue impartido durante toda la década de los noventa hasta pocos días antes de su muerte acaecida a los 92 años de edad.

Hizo aportes importantes en el diagnóstico de enfermedades raras, no descritas en el país. Realizó más de 200 publicaciones en revistas y textos nacionales y extranjeros. Dentro de estas se encuentra la primera descripción del Síndrome de West en Cuba, así como diversos textos para la enseñanza de la Neuropediatría. Durante los últimos años de su vida, aún habiendo sufrido una pérdida total de la visión, nunca dejó de estudiar, ni de asistir a pacientes en su calidad de profesor consultante. Esto fue posible dada su fuerza de voluntad, persistencia de superación e inmenso valor personal que le hicieron acreedor de reconocimientos, distinciones y premios que le fueron otorgados a lo largo de su fructífera vida científica. Entre los que se encuentran, la medalla “Carlos J. Finlay” y el título de Profesor Emérito de la Universidad Médica de La Habana.

La obra de la vida del profesor Dr. Joaquín Pascual Gispert constituye un ejemplo digno a imitar para todos los pediatras cubanos del presente y los de las futuras generaciones.

Pascual Gispert fallece el  17 de marzo del 2005 a los 92 años de edad.

Pedro Kourí Esmeja (1900-1964)

Filed under: ¿Sabía que...? — octubre 16th, 2016 — 11:30 am — Mirta Nuñez Gudas

pedro-kouri-esmejaLa familia Kourí Esmeja compuesta por prestigiosos médicos procedentes del Líbano se asentaron inicialmente en Port-au-Prince, capital de la República de Haití y más tarde emigraron a nuestra isla, en los comienzos del siglo xx estableciéndose en Santiago de Cuba.

Esta familia era de origen muy humilde, el padre Santiago Kourí Bschara, comerciante y la madre María Antonia Esmeja Cheadi eran analfabetos. El matrimonio tuvo diez hijos: Juan Bautista, Julia, Manuel, Miguel, Pedro, María, Rosa, Esperanza, Mercedes y Luis.

El doctor Pedro Kourí Esmeja nació en Port-au-Prince el 21 de agosto de 1900. La familia se traslada para Santiago de Cuba y allí realizó todos los estudios primarios y el bachillerato  en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de la capital de la antigua provincia de Oriente.

En este centro de enseñanza preuniversitaria va a comenzar su brillante carrera profesoral al desempeñar el cargo, por oposición, de alumno ayudante del grupo de cátedras de Física, Química y Ciencias Naturales en los dos últimos años, hasta su graduación. Esta temprana función docente dará nacimiento en él a una vocación por la botánica y la zoología en general, que lo llevará más tarde a matricular en la Facultad de Ciencias de la Universidad de La Habana el doctorado en ciencias naturales (1933-1934), pero el cierre universitario de 1935-1937 y sus muchas responsabilidades docentes y científicas evitaron que concluyera dichos estudios.

En la Escuela de Medicina de la Facultad de Medicina y Farmacia de la Universidad de La Habana dejará una estela de brillantez académica, pocas veces lograda, que se continuará ininterrumpidamente con su carrera docente de 39 años, donde alcanzará los cargos y grados más sobresalientes.

En las dos primeras asignaturas que examinó en el año inicial, Anatomía Descriptiva 1º. curso y Ejercicios de Disección 1º. curso, solamente logrará la calificación de aprobado, pero a partir de entonces alcanzará la nota de sobresaliente en las siguientes 31 asignaturas, con 24 premios ordinarios, el premio extraordinario “Dr. Alberto Inclán” de la cátedra de Ortopedia y el prestigioso premio extraordinario “Clin” (1925), para merecer la denominación de Alumno Eminente con el Premio Beca de Viaje, que no pudo disfrutar, sin embargo, por no contar la Universidad, por esos años, con suficiente presupuesto para sufragarla.

Es de señalar que el doctor Kourí cursó dos asignaturas que por ser del nuevo plan de estudios de 1924 no tenía que cursar y que fueron Ortopedia y Parasitología y Enfermedades Tropicales, en las que alcanzó sobresaliente y en la primera los premios ordinario y extraordinario.

Los ejercicios para el grado de Doctor en Medicina los realizó el doctor Kourí el 9 de julio de 1925 en el salón de actos del Hospital Docente “General Calixto García” en los que alcanzó la nota de sobresaliente ante un tribunal integrado: como presidente, por el doctor Eusebio Hernández Pérez, profesor eminente de Obstetricia, y General de Brigada del Ejército Libertador de Cuba; como vocal por el doctor Antonio M. Valdés-Dapena Victorio, notable profesor de Terapéutica y como secretario el doctor Emilio Martínez y Pérez Vento, entonces joven y prometedor profesor auxiliar de Enfermedades de la Laringe, Oídos y Fosas Nasales, hijo del Padre de la Oncología Cubana doctor Emilio Martínez y Martínez.

Durante la carrera desempeñó los cargos asistenciales de alumno interno, por concurso, primero del Hospital Docente “Nuestra Señora de las Mercedes” y después del Hospital Docente “General Calixto García”, así como también la plaza de alumno ayudante de la cátedra No. 8 Clínica Médica, la que obtuvo por pruebas de oposición el 17 de marzo de 1924 y desempeñó hasta su graduación.

Publicó su primer trabajo científico siendo aún estudiante con el título “Contribución al estudio del sistema nervioso de la vida vegetativa (Estudio anatómico y fisiopatológico del gran simpático)” (1922) las que al parecer realizaba junto a su hermano el doctor Juan B. Kourí Esmeja, entonces joven cirujano, pero ya profesor auxiliar de Anatomía Topográfica o Anatomía Quirúrgica y que corrobora su segundo artículo “Un caso de sinfisiotomía subcutánea” (1924), en colaboración con el después profesor titular de Fisiología doctor José A. González-Rubiera Cortina, en aquellos momentos también estudiante, en el que describen la operación practicada por primera vez en nuestro país, un año antes, por el ayudante graduado de Obstetricia doctor Julio Ortiz Pérez.

A pesar de su entrenamiento quirúrgico y clínico su vocación por las investigaciones de laboratorio lo llevó a la infectología. Por su expediente obtiene la plaza de médico interno del Hospital Docente General “Calixto García” que ejerce en el Laboratorio Central del que llega a ser jefe y apenas dos meses y medio después de su graduación obtiene, por prueba de oposición, la plaza de ayudante graduado de la cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales, en la que voluntariamente había cursado sus materias en el primer año lectivo de dicha cátedra (1924-1925). Estas plazas duraban solamente un bienio por lo que tuvo que realizar, para conservar la suya, pruebas semejantes el 25 de junio de 1927 y el 26 de junio de 1929, en las que salió victorioso.

Durante estos años va a desarrollar una capacidad de trabajo con la que asombraría siempre a sus colaboradores. Gana por oposición la plaza de médico interno de la Casa de Salud “Covadonga” del Centro Asturiano; parasitólogo y después director del Laboratorio Martínez Domínguez, fundado y dirigido por el destacado infectólogo, desaparecido prematuramente, doctor Manuel C. Martínez Domínguez; parasitólogo del Laboratorio Llanio-Embil, fundado por el profesor auxiliar de Parasitología y Enfermedades Tropicales doctor Enrique Llanio del Castillo y el farmacéutico y académico doctor Juan Embil Bollada y clínico de enfermedades parasitarias y tropicales en la Clínica Kourí, de su hermano el doctor Juan B. Kourí Esmeja.

Como ayudante graduado en activo (1925-1930) imparte las clases prácticas a todos los alumnos de los cursos y prepara el material docente utilizado en ellas con solo la ayuda de su fiel técnico señor Silvano Rodríguez.

En 1927 y 1928 publica en dos partes en la Revista de Medicina y Cirugía de La Habana su monografía “Estudio de la hipertrofia difusa bilateral de la mama en la pubertad”, que es quizás lo mejor que da a la imprenta en los años de la década de 1920 y a esta se unen su folleto “Presencia de huevos infecundos de Ascaris lumbricoides en las heces fecales. Su importancia clínica”, La Habana (1931), su magnífica monografía “Amebiasis cutánea por Entamoeba histolytica” (1933) en colaboración con el doctor José M. Bolaños Ramírez, publicada también en la Revista de Medicina y Cirugía de La Habana y sus artículos aparecidos en la revista Vida Nueva “Valor de la coloración por el método de Gram en la investigación de los protozoarios parásitos” (1930) y “Dos casos de distomatosis hepática humana producida por la Fasciola hepática” (1931) en colaboración con el doctor Rogelio Arenas Martorell.

El profesor titular fundador de la cátedra doctor Andrés García Rivera, publicó las “Lecciones de Parasitología y Enfermedades Tropicales, La Habana, Cultural S. A., dos tomos, 1509 páginas y 398 figuras, con la colaboración del profesor auxiliar doctor Enrique Llanio del Castillo y del ayudante graduado doctor Pedro Kourí. La colaboración de este último, consistió en la preparación de casi la totalidad de las ilustraciones. Esta obra mereció felicitaciones especiales del Consejo Universitario, de la Asamblea General de la Federación Médica de Cuba y de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, así como de los profesores Gustavo Pittaluga Fattorini, entonces en la Universidad Central de Madrid y Salvá Navarro de la Universidad de Barcelona.

Publica su primer libro “La distomatosis hepática en Cuba”, La Habana, Cultural S. A., en 1932, en colaboración con el doctor Arenas Martorell y reúne gran parte de sus artículos en colaboración con los doctores José G. Basnuevo Artiles y Arenas Martorell en un segundo libro “Trabajos de Parasitología”, La Habana, Cultural S. A., 1934.

El Consejo Universitario sacó a concurso la plaza de profesor auxiliar interino el 18 de noviembre de 1933 el doctor Kourí obtuvo por su expediente universitario 201 puntos y en total 563 puntos. Al tomar posesión de su nueva plaza el 22 de enero de 1934 pasó automáticamente a desempeñar las funciones de profesor titular interino jefe de la cátedra y en dicha ocasión expresó este juramento:

“Yo, doctor Pedro Kourí Esmeja, nombrado para el cargo de Profesor Auxiliar interino, de la Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales, de la Escuela de Medicina, de la Facultad de Medicina y Farmacia de la Universidad de La Habana, juro solemnemente que guardaré las Leyes de la República de Cuba, contra todo enemigo nacional o extranjero, que profesaré verdadera fe y lealtad a la misma y que me obligo libremente, sin reservas mentales y que no me anima ningún propósito de evadir este juramento. Así Dios me ayude”.

Completamente formado como infectólogo y con casi 9 años de experiencia en la docencia de su cátedra, llega a la jefatura de la misma, a la que llama a colaborar a dos de sus más fieles seguidores los doctores José G. Basnuevo Artiles y Federico Sotolongo Guerra, con los que integrará la triología mayor de la parasitología médica cubana en los años posteriores.

Bajo su dirección la cátedra abandona la enseñanza enciclopédica de marcado acento taxonómico que incluía las especies de cualquier lugar del planeta de protozoos, helmintos, artrópodos y hongos parásitos al hombre, así como de algunos parásitos vegetales, expuesta en conferencias magistrales y poca enseñanza práctica, para adoptar una metodología basada en el estudio teórico, en la observación práctica y en el hacer manual, para llegar a comprender y conocer la ciencia objeto de estudio y saber desarrollar en la práctica su tecnología.

Redujo, la materia a enseñar, comprendiendo en ella solamente las especies endémicas en el país y de posible penetración, pero la amplió con el conocimiento clínico de las enfermedades que producen en el hombre y su tratamiento, sometido este último a constantes cambios.

Así es que emprende la redacción de sus conferencias de clases, con el nuevo enfoque, que serán recopiladas y editadas para hacerlas llegar al alumnado, por el entonces estudiante y después destacado laboratorista clínico doctor Guillermo Anido Fraguio. Muchas de estas conferencias, más revisadas, aparecerán bajo el título general de “Lecciones de Parasitología” en la revista Crónica Médico Quirúrgica de La Habana durante los años 1934 y 1935.

En 1936 funda, junto al Laboratorio de Investigaciones de la cátedra, la Consulta Externa de Parasitología, primera de su clase en Cuba y ambos serán el embrión que dará nacimiento, por acuerdo de la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina y el Consejo Universitario de 8 de diciembre de 1937, al Instituto de Medicina Tropical, primer centro de investigaciones en la larga historia de la Universidad de La Habana.

Comienza entonces la etapa más brillante de la parasitología médica en Cuba. Tanto en lo docente como en las investigaciones los resultados muy relevantes. El mismo año de la fundación del Instituto, en el Pabellón “Domingo Cubas” del Hospital Docente “General Calixto García”, comenzarán los cursos de posgrado, que a partir de 1942 se incorporan a la recién creada Escuela de Verano y se mantienen ininterrumpidamente hasta la suspensión de actividades en la Universidad de La Habana, en diciembre de 1956.

Los cursos de posgrado de la cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales y el Instituto de Medicina Tropical desde un principio tuvieron una proyección internacional con alumnos, médicos y profesores de las Universidades de Cornell y New York de Estados Unidos, en forma permanente y muchos de países latinoamericanos como República Dominicana, Guatemala, Honduras, México o europeos como España.

La docencia de pre y posgrado y las investigaciones que citaremos más adelante le traerán al doctor Pedro Kourí y a sus instituciones un reconocimiento absoluto por parte de las mayores personalidades de la parasitología médica mundial.

Pero quizá lo que más consolidó el prestigio de su labor docente e investigativa fue su libro de texto. A partir de las copias mimeografiadas de sus conferencias y las más elaboradas publicadas en la revista Crónica Médico Quirúrgica de La Habana da a la imprenta con sus colaboradores Lecciones de Parasitología y Medicina Tropical, La Habana, El Siglo xx, 1940, en tres tomos. Los dos primeros que comprenden Generalidades y Helmintología Humana, respectivamente, aparecieron ese año y al siguiente el tercero, que en esta primera edición incluye Protozoología y Artropodología Médica, en total con 853 páginas y 343 figuras, en su mayoría originales.

En 1944 se hace una segunda edición de los dos primeros tomos y una tercera ampliada en 1948-1949, el primero Generalidades con 194 páginas y 35 figuras y el segundo Helmintología Humana con 771 páginas, 426 figuras casi todas originales y un cuestionario, que comprende los dos tomos, con 1196 preguntas. Del tercero se hizo una segunda edición con solamente Protozoología Médica en 1947 con 90 páginas y 27 figuras y se anuncia en él un cuarto tomo con Entomología Médica, que nunca se llegó a publicar, aunque quedó terminado con todas sus figuras intercaladas en el texto y del que se dio a la estampa un extracto en edición mimeografiada con el título Nociones Elementales de Entomología Médica, La Habana, 1962, 20 páginas y 5 figuras.

Por esta misma época dará a la imprenta en folleto Cátedra de Parasitología y Enfermedades Tropicales. Programa y Cuestionario. Curso Académico 1947-1948, 1ª Ed. La Habana, El Siglo XX, 1947, 31 páginas, en el que divide la materia a enseñar en dos parciales, en el primero agrupa: Generalidades y Nemathelmintes y en el segundo: Platyhelminthes, Protozoarios y Artrópodos, para finalizar con un cuestionario de 1262 preguntas. Del citado folleto se hicieron varias ediciones.

Su amor a la Universidad de La Habana lo llevó a ocupar importantes cargos en momentos difíciles de la historia del alto centro docente. Por Decreto Rectoral de febrero 10 de 1938 se le nombra profesor titular, cargo del que toma posesión.

En 1940 por su personalidad científica y limpia ejecutoria cívica es electo miembro encargado de Asuntos Hospitalarios en la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina. En el trienio 1943-1946 es electo Vice Decano encargado de Asuntos Hospitalarios, cargo para el que es reelecto en 1946, 1949 y 1952, pero en estos tres trienios encargado de Escuelas Anexas. En 1955 el doctor Kourí es electo Decano, cargo que ocupaba cuando por acuerdo del Consejo Universitario de noviembre de 1956 se suspenden indefinidamente las actividades académicas y en el que permanece hasta 1958 en que se cumple su mandato, convaleciente de una grave hepatitis.

La obra científica y su proyección social

Aunque sus trabajos científicos eran muy solicitados por las principales revistas médicas de Cuba el doctor Kourí quiso siempre contar con su propio órgano publicitario y así en 1935 funda junto a sus colaboradores la Revista de Medicina Tropical y Parasitología, Bacteriología, Clínica y Laboratorio y en 1940 la revista Avance Medical, las que en 1945 se funden en la Revista Kuba de Medicina Tropical y Parasitología, la que existió hasta 1960.

Conjuntamente con uno de sus más cercanos colaboradores, el doctor José G. Basnuevo, fundó el Laboratorio Kuba, de productos farmacéuticos, sobre todo antiparasitarios, de gran prestigio dentro y fuera de Cuba, y reunió una gran biblioteca y hemeroteca parasitológicas que después donó al Instituto.

En esos órganos publicitarios, principalmente y en otras numerosas revistas extranjeras, aparecerá la totalidad de sus artículos científicos y los de sus colaboradores, que en el caso del doctor Kourí pasan de la cifra de trescientos. Algunos de los más importantes logros alcanzados en ella son los siguientes:

Junto a originales observaciones clínicas de fascioliasis estudia la histología y ovogénesis del parásito para comprobar, lo que es reconocido internacionalmente, que la cubierta externa del huevo de Fasciola hepática esta formada por las células vitelógenas y no por la glándula coclear como se aceptaba hasta entonces y crea una técnica efectiva para la búsqueda de huevos en la bilis obtenida por intubación duodenal.

La presencia en la ciudad de San Cristóbal en 1944 y en la de Pinar del Río en 1948 de cuadros epidémicos de un síndrome eosinofílico febril llevó al doctor Kourí y otros investigadores a realizar notables trabajos que demostraron definitivamente la etiología fasciolar del síndrome, que llegó a afectar a más de 60 personas en la primera de dichas ciudades y a más de 600 en la segunda.

Describió los primeros casos en Cuba, conjuntamente con el doctor Eduardo Ortiz Rivas, de giardiasis vesicular a través del sondaje duodenal y publicó una serie de trabajos bellamente ilustrados del ciclo evolutivo del Strongyloides stercoralis y su tratamiento con violeta de genciana.

Son muy originales y sorprendentes sus observaciones sobre el papel patógeno del Trichuris trichiura, sobre su biología, los aspectos clínicos del cuadro que designó como trichuriasis masiva infantil y sobre el tratamiento del mismo.

Acerca del Diphyllobothrium latum demostró el mecanismo de formación del huevo así como la localización en testículos, en oposición a los admitido clásicamente.

Descubrió y describió un nuevo parásito humano el Inermicapsifer cubensis que fue motivo de varias publicaciones y de interesantes intervenciones, aportes y discusiones entre los más destacados parasitólogos del mundo, sobre su nomenclatura y clasificación, que aún hoy perduran.

En 1935 describió por primera vez en Cuba, con el doctor Alejandro Frade Meneses, el Clonorchis sinensis y publicó una estadística según la cual el 49 % de los chinos enfermos residentes en Ciudad de La Habana estaban parasitados con él y llevó a cabo interesantes estudios morfológicos, estructurales e histológicos sobre dicho helminto.

Informa con los doctores Federico Sotolongo y Vicente Anido Fraguio el primer caso de botriocefalosis encontrado en nuestro país y sobre las lesiones perianales de aspecto canceroso alerta a los clínicos sobre la posible etiología amebiana.

Pero de lo más importante de su obra fueron los estudios hechos en colaboración con el doctor Basnuevo sobre terapéutica antiparasitaria que incluyeron investigaciones farmacológicas experimentales en animales y clinicoterapéuticas en el hombre.

A la malacología médica dedicó numerosos artículos sobre índices endémicos de infestación trematódica, hallazgos de furcocercaria en el molusco Drepanotremalucidum y otros en que estudió los caracoles como hospederos intermediarios de trematodes.

Por último, el campo de la parasitología veterinaria, que tanto prestigió en Cuba su gran amigo el también sabio profesor universitario doctor Ildefonso Pérez Vigueras, lo abordó con originales investigaciones sobre parasitismo intestinal del perro y del cerdo, entre las que se destacan las que llevó a cabo sobre coccidiosis canina, piroplasmosis canina y Dipylidium caninum.

Estos trabajos científicos hacen que en diciembre de 1938 sea designado miembro del Comité de Lucha Contra el Parasitismo Intestinal, la Mortalidad Infantil y el Paludismo de la Federación Médica de Cuba.

A partir de entonces el doctor Kourí y sus colaboradores recorrieron toda la Isla en un plan de divulgación médica que no tuvo paralelo. Finalizado el ciclo programado por la Federación Médica, el equipo de parasitólogos continuó la divulgación antiparasitaria en pueblos y ciudades, a través de periódicos, revistas y de transmisiones radiales, para llevar a todas las familias cubanas los conocimientos elementales que les sirvieran para defenderse contra el parasitismo.

Últimos años

Completamente recuperado de la grave hepatitis que lo había alejado del Decanato de la Facultad de Medicina comienza entonces en la colina universitaria los doctores Kourí, Basnuevo y Sotolongo, tres de los más prestigiosos profesores de la Facultad de Medicina fueron del grupo de los ejemplares Maestros que permanecieron fieles a su pueblo en aquellos momentos de grandeza y peligro de nuestra historia y con ellos todo su personal técnico y de servicio.

Los cambios frecuentes de planes de estudios en aquellos años pusieron a prueba la maestría pedagógica del doctor Kourí y sus colaboradores para llevarlos a la práctica sin sacrificar la alta calidad de su docencia que siguió siendo de las mejores del mundo.

Fue en una reunión en el Ministerio de Salud Pública, en su viejo edificio de la calle Belascoaín, el 16 de octubre de 1964, después de una brillante exposición sobre la preparación de docentes para la Facultad de Ciencias Médicas, en la que también expuso la pertinencia de su viejo proyecto de lucha antiparasitaria, fallecía repentinamente el doctor Pedro Kourí, no sólo una de las figuras mayores de la parasitología médica mundial sino también uno de los más importantes higienistas sociales de nuestra historia.

La posteridad esta siendo justa con su memoria, lo que no siempre ocurre con los grandes hombres. Su obra sigue reconocida en los más exclusivos círculos parasitológicos del mundo, pero lo que hubiera sido mucho más importante para él, es que la misma se ha continuado en la labor de sus hijos y descendientes, de sus viejos colaboradores, de sus discípulos, de las muevas generaciones de infectólogos cubanos y que el Instituto que él fundara, con su nombre desde 1964, es uno de los más importantes del mundo y constituye el verdadero símbolo de la grandeza de la medicina cubana de hoy.

Fuente: Dr. Pedro Kourí Esmeja, Profesor Extraordinario: en el centenario de su nacimiento (1900-2000). Cuadernos de Historia de la salud Pública 2001 (90). http://bvs.sld.cu/revistas/his/cua_90/his0890.htm
Dr. Gregorio Delgado García
Conferencia  leída  en  acto  central  por  el  Centenario  del  Nacimiento  del  Dr.  Pedro Kourí.  Teatro  del  Instituto  de  Medicina  Tropical  “Pedro  Kourí”  (IPK).  La  Habana, agosto  21  del  2000

Older Posts »