X Aniversario del fallecimiento del Dr. Sergio del Valle (1927-2007)

Filed under: ¿Sabía que...? — noviembre 14th, 2017 — 2:30 pm — Mirta Nuñez Gudas

Dr. Sergio del Valle Jiménez

Tal y como expresara Fidel, el 26 de marzo de 1962, en una comparecencia en TV,  “Sergio del Valle, médico que después de los combates se quedaba con los heridos, sin escolta, rodeado de tropas de la tiranía, atendiendo a los enfermos, salvando vidas, sumándose después a la fuerza de combate, marchando junto a Camilo Cienfuegos como Segundo Jefe de la Invasión Gloriosa, ganándose el prestigio y la admiración de todos”.

Terminó la guerra con el grado de capitán y en el año 1959 fue ascendido a Comandante. Ocupó diversas responsabilidades, cumpliendo cabalmente cada una de las misiones: Director del Hospital Clínico Quirúrgico, más tarde subsecretario de Salud Pública, luego Jefe de Sanidad Militar. Tiempo después, Jefe Militar de Matanzas. Desempeñó también la Jefatura de la Fuerza Aérea Revolucionaria y del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Más tarde asumiría responsabilidades como Ministro del Interior y después Ministro de Salud Pública.

Desde esta última responsabilidad, dedicó especial atención a la celebración del I Congreso de la Sociedad Cubana de Enfermería, en 1980; fundó la Oficina de Atención al Pueblo, ese mismo año 1980; enfrentó con coraje y transparencia, junto a Fidel, la epidemia de dengue hemorrágico de 1981 y dictó la Resolución por la cual se constituyó la primera Comisión Nacional de Ética Médica, en 1983, entre otras actividades destacadas.

Fundador del Partido Comunista de Cuba, miembro de su Buró Político, Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y miembro del Consejo de Estado.

Alguien dijo un día que era “el Ministro caballero” y no le faltaba razón. Un hombre educado, de hablar bajo y suave, aun para dar órdenes, respetuoso de todos, aunque exigente consigo mismo y con sus subordinados en aras del cumplimiento del deber. Este revolucionario admirable se destacó siempre por su honestidad, sencillez, modestia y sensibilidad, y también por su valentía política y su fidelidad a la Revolución y a Fidel.  ¡Un verdadero ejemplo de ética social, profesional y de la gestión!

Quienes tuvimos el privilegio de trabajar a su lado y de aprender de su ejemplo, con Fidel, repetimos: “Ministro, sus lecciones y ejemplo perdurarán. ¡Rendimos también tributo a su memoria!”

Profesora María del Carmen Amaro Cano
Sociedad Cubana Historia de la Medicina

 Más información.

Sergio del Valle Jiménez. Ecured
Honrar, honra, Sergio del Valle Jiménez, un hombre de pueblo, ejemplo de valentía, modestidad y fidelidad
Sergio del Valle: Lecciones y ejemplo que perduran

Rafael Ángel Castañeda Barbán (1942-2016)

Filed under: ¿Sabía que...? — noviembre 3rd, 2017 — 10:41 am — Mirta Nuñez Gudas

rafael-castañeda-barbanEl Dr. Castañeda nació el 9 de marzo de 1942 en la ciudad de Santiago de Cuba.

En noviembre de 1958, con solo 16 años de edad, se incorpora a la Columna 17 “Abel Santamaría” en el Segundo Frente Oriental “Frank País”, bajo el mando del Comandante Abelardo Colomé Ibarra y participa como soldado en la lucha insurreccional contra Batista. Luego de la toma del poblado de San Luis, integra la Policía Provincial y, posteriormente, comienza a trabajar en el Ayuntamiento de San Luis como Secretario.

En 1961, se traslada a La Habana para trabajar, estudiar, integrar la Campaña de Alfabetización e incorporarse al curso de pre-médico. En 1963, inicia sus estudios en la Carrera de Estomatología de la Universidad de La Habana, y se gradúa como estomatólogo en 1967. Realizó el Servicio de posgraduado en el Hospital Rural “Gran Tierra”, Municipio de Baracoa, durante 1967 y 1968, donde adquiere la militancia de la UJC.

Por su destacada labor en el Servicio de Posgraduado, es seleccionado en 1969 para laborar en la Escuela de Estomatología de Santiago de Cuba, donde imparte docencia en el Departamento de Patología, así como en el Hospital Oncológico de esa ciudad.

En 1972, va a cursar la residencia en el Hospital Universitario “General Calixto García” y regresa a Santiago de Cuba atendiendo a la necesidad de especialistas. En el hospital santiaguero “Saturnino Lora” lo nombran Jefe del Servicio de Cirugía Maxilofacial, tarea que desempeñaría hasta 1977, desde donde partió a cumplir Misión Internacionalista en la República Popular de Angola hasta 1979. Durante su estancia en esta atendió a cientos de combatientes cubanos y angolanos, siendo su presencia imprescindible en este Servicio por su capacidad, profesionalismo y abnegación.

A su regreso, se traslada a La Habana donde, después de pasar varios cursos de actualización, funda el Servicio de Cirugía Maxilofacial en el Hospital Universitario “Miguel Enríquez” de La Habana, en este servicio se mantuvo durante 32 años. Trabajó arduamente para que su Servicio fuera Centro de Referencia de diagnóstico y tratamiento para la articulación temperomandibular y las técnicas de artroscopía y lavado de la articulación. Fue responsable de impartir el Programa General de los residentes, cuya labor fue meritoria en la formación de los futuros especialistas; así como destacable fue también en la impartición de los cursos para estomatólogos generales relacionados con la traumatología maxilofacial y la celulitis facial odontógena. En el Hospital “Miguel Enríquez” también fungió como director del policlínico de este hospital.

Profesor del Departamento de Cirugía Maxilofacial de la Facultad de Estomatología “Raúl González Sánchez” impartió diversas actividades académicas para estudiantes de la Carrera de Estomatología. Se desempeñó como Jefe del Grupo Provincial de Cirugía Maxilofacial de La Habana y como Jefe del Grupo Nacional de la especialidad, en los tres últimos años de su vida.

Como docente, vinculado a la Facultad de Estomatología “Raúl González Sánchez” de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana contribuyó a la formación de decenas de generaciones de estomatólogos y cirujanos maxilofaciales hasta el momento de su fallecimiento.

En 1990, obtiene el Segundo Grado de la Especialidad y la categoría de Profesor Auxiliar. En 1998 y 1999 cumplió misión internacionalista en Haití, así como colaboró en la docencia en Yemen de 2003 a 2005.

Su extensa hoja de servicios a la patria contempla varias Condecoraciones Distinciones y Reconocimientos por su labor como combatiente, docente e internacionalista entre las que se encuentran las Medallas “Combatiente de la Guerra de Liberación”, las conmemorativas XXX y LX Aniversario de las FAR, y medallas “Piti Fajardo”, “Por la Educación Cubana” y “Pepito Tey”.

Desde la fundación en 2002 de la Revista Habanera de Ciencias Médicas de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, el Profesor Castañeda Barbán formó parte de su Comité Editorial; fue uno de sus principales árbitros en el campo de la Cirugía Maxilofacial, desarrolló una labor encomiable e importante en la revista.

El doctor Rafael A. Castañeda Barbán al fallecer el 18 de mayo de 2016, nos dejó el legado de profesar un inmenso amor a la familia, su modestia y sencillez en el trato a pacientes, compañeros de trabajo y amigos.

Fuente: Profesor Rafael Ángel Castañeda Barbán, ejemplo de modestia y amor a la docencia y la Cirugía Maxilofacial
Castañeda Rodríguez G, Grau León I, Cathcart Roca F. Profesor Rafael Ángel Castañeda Barbán, ejemplo de modestia y amor a la docencia y la Cirugía Maxilofacial. Revista Habanera de Ciencias Médicas. 2017;16(4). Disponible en: http://www.revhabanera.sld.cu/index.php/rhab/article/view/2093

Dr. Julio Rafael Alfonso Medina (1951-1978)

Filed under: ¿Sabía que...? — octubre 9th, 2017 — 6:05 pm — Mirta Nuñez Gudas

Julio Rafael Alfonso MedinaEl Dr. Julio Rafael Alfonso Medina; hombre que llena de gloria la histografía de médicos matanceros combatientes en las luchas independentistas como lo fueron Pedro Betancourt Dávalos, Martín Marrero, Eusebio Hernández Pérez, Juan Guiteras Gener, que supieron dar respuesta al momento histórico que les tocó vivir.

Nació en la ciudad de Matanzas, el 24 de enero de 1951. Sus padres fueron Fulgencio Rafael Alfonso Cartaya e Iraida Medina Suárez. Sin embargo, debido a cuestiones económicas fue inscripto en el poblado de Cidra.

Su infancia se desarrolló junto a sus padres, tíos y hermana. Su padre, de procedencia campesina, con 14 años contrajo matrimonio con su madre. Se trasladaron a la ciudad y se alistó en el Ejército durante casi 13 años. Después trabajó como estibador y sufrió un accidente que lo invalida parcialmente, dedicándose al comercio asociado a otros compañeros. Al triunfo de la Revolución, trabajó como responsable de fertilizantes en el Instituto Nacional de la Reforma Agraria (INRA), teniendo una postura de avanzada hasta su jubilación.(1)

La madre, por su parte, realizó labores domésticas de la época para sustentar a la prole: coser, planchar, lavar ropas; ayudó a su esposo en el cafetín hasta su retiro, por padecer una patología renal.

Su vida estudiantil
Realizó estudios primarios en la Escuela Pública Eusebio Guiteras, destacándose por su disciplina, conducta y aplicación. Posteriormente, cursó estudios secundarios en la Escuela Secundaria Básica Julio B. Moreno, hoy Héroes del Moncada. Se destacó como monitor de Biología, formó parte del coro y del equipo de pelota. También, integró las filas de la Unión de Estudiantes Secundarios, después de las Brigadas Estudiantiles José A. Echeverría, donde ocupó cargos de emulación y propaganda.

Por su buen expediente, se le otorgó una beca para realizar el preuniversitario en la Ciudad escolar Tarará, y luego lo trasladaron a la escuela Héroes de Yaguajay, con disciplina militar. Fue allí donde comenzó su itinerario militar, al simultanear el Servicio Militar Obligatorio con los estudios. Formó parte del pelotón de mando de una unidad de artillería y participó en maniobras militares en diferentes provincias. El último año del Servicio Militar lo pasó en una unidad de artillería antiaérea. Asimismo, participó en la zafra de 1970 y obtuvo la Orden “Guerrillero Heroico”.

Por selección, se le otorgó la continuidad de estudios universitarios en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón, en La Habana, en el año 1971; y en segundo año comenzó el Plan Estudio-Trabajo en el hospital Quinta Dependiente. En 1973 continuó sus estudios en la entonces Sede Universitaria de Matanzas.

Desde los primeros años de la carrera de Medicina se destacó por su capacidad docente, y además, por su carácter aglutinador y ejemplar, ocupó diferentes cargos como dirigente político en su brigada o comisión de año.

En 1973 fue seleccionado para integrar las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas y ocupó el cargo de secretario general hasta el quinto año de la carrera. Fungió como delegado al Pleno Provincial de la Federación de Estudiantes Universitarios, celebrado en Jagüey Grande, y estableció relaciones con los familiares de los caídos en Playa Girón; experiencia que lo marcó hondamente.

Al culminar el quinto año de la carrera, en los meses vacacionales, fue citado para una misión internacionalista con plazo de 48 horas, la cual aceptó. Aunque posteriormente fue aplazada, se le otorgó un diploma como soldado internacionalista.

Escogió la especialidad como interno vertical en Ginecobstetricia y obtuvo el tercer expediente de su curso, graduándose como médico en el año 1975. Durante su vida universitaria fue alumno ayudante en diferentes materias, y se destacó en diferentes jornadas estudiantiles, y en congresos internacionales.

En medio de su carrera, contrajo matrimonio con la Dra. Dra. Mercedes Alonso Alpízar, y de la unión matrimonial, nació su único hijo Anier.

Su vida laboral y social
Al graduarse de médico participó en la construcción de la Escuela Militar “Camilo Cienfuegos”, de la ciudad yumurina, dando respuesta a las orientaciones de la Facultad de Medicina.

Estudió el primer año de residencia de la especialidad durante el curso académico 1976-77, terminando con máximas calificaciones. Durante sus años como residente se destacó como orientador político de su Comité de Base y fue reconocido con los sellos “Emulación por el 26 de julio” y “XI Festival Mundial de la Juventud”, en 1978.

Ese mismo año le solicitaron su aval para el Partido, aprobado por el Comité Municipal de la UJC. En la autobiografía que escribiera para la solicitud de integrar el Partido Comunista de Cuba, con la modestia y honestidad que le caracterizaron apuntó: “[…] durante mi tiempo como responsable en la secretaría de la UJC jamás he sido sancionado y siempre he alcanzado evaluaciones satisfactorias, excepto en una evaluación trimestral que se me dio regular por la tardanza en la entrega de un acta”.(2) Este hecho demuestra la seriedad, responsabilidad y sentido de crítica que tenía. No conoció su admisión producto de su pronto fallecimiento y lo recibió post mortem.

En el año 1978, comenzó su segundo año de residencia en el Hospital Ginecobstétrico de Matanzas. Ese mismo año fue designado por el Comité Militar para cumplir misión internacionalista en la República Popular de Angola, con la responsabilidad de director en el Hospital General de Menongue. En un corto período desarrolló una reconocida labor médico–social.

El 31 de octubre, como parte de una caravana militar fue alcanzado por una mina en el transporte en que viajaba en la parte posterior, terminando así su fecunda vida.(3)

Sus restos fueron trasladados al Cementerio San Carlos de su ciudad natal, donde descansan en el Panteón de los Mártires. Recibió honores militares el 7 de diciembre de 1989.

El 30 de julio de 1996 se decidió que el Hospital Provincial Ginecostétrico de la ciudad de Matanzas llevara su nombre.

La vida sencilla de este médico y mártir internacionalista matancero, cada año es evocada por los compañeros que lo conocieron, con el fin de que sirva de ejemplo a las nuevas generaciones de médicos y, sobre todo, a la cantera de jóvenes que estudian en el Hospital Ginecostétrico de Matanzas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1. Alfonso Medina JR. Biografía. En: Sitial histórico del Hospital Provincial Ginecobstétrico Docente. Matanzas.
2. Alfonso Medina JR. Autobiografía. Matanzas: Hospital Provincial Ginecobstétrico Docente Julio R. Alfonso Medina.
3. ¡Si me matan, serás la madre de un héroe! en Recuerdos de Girón. Granma.  6 Abr 2011: 3.

Fuente:
Dávila Albuerne B, Hernández Cabrera J, García León L
. Julio Rafael Alfonso Medina: médico y mártir internacionalista matancero. Rev Méd Electrón [Internet]. 2012 Mar-Abr;34(2). Disponible en: http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202012/vol2%202012/tema15.htm

Marjorie Moore Reynolds (1920-2003)

Filed under: ¿Sabía que...? — septiembre 7th, 2017 — 4:31 pm — Mirta Nuñez Gudas

Marjorie MooreLa Profesora Marjorie Moore Reynolds nació el 24 de noviembre de 1920, en Peoria, Illinois, Estados Unidos de América, hija de Harley Moore Crouch e Ida Reynolds Bacon; de padre profesional, abuelos terratenientes y dueños de negocios, creció en un ambiente burgués.

Cursa los primeros estudios (1926-1934) en distintas escuelas, el High School (1934-1938) en el Central High School y matricula Humanidades en Bradley College, en Peoria, Illinois (1938-1940) sin graduarse; posteriormente, estudia Literatura Inglesa durante el curso académico 1945-1946 en Columbia University, New York.

Trabaja como escritora de la radio en su país. Se traslada definitivamente a La Habana, Cuba, en 1950, después de contraer matrimonio con Luis Ríos Valdés, hombre de negocios cubano y de esa unión nacen dos hijas, Pamela y Susana. Trabaja como maestra de inglés en las escuelas privadas, Lafayette (1957-1959) y Buenavista (1960-1961).

En 1959, comienza a ejercer voluntariamente la función de traductora-intérprete de Inglés-Español, profesión adquirida mediante la práctica, en el Ministerio de Relaciones Exteriores, para ayudar a la Revolución Cubana durante varios meses y luego a insistencia del Ministro, Raúl Roa, es nombrada oficialmente.

El 4 de febrero de 1964 el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón” contrata sus servicios para la enseñanza del idioma inglés a los alumnos de primer y segundo años de la carrera de Medicina. Simultáneamente, trabajó como correctora de estilo para el periódico Granma en inglés, de 1964 a 1966. 

Desde su incorporación a la docencia, imparte cursos de pregrado y postgrado; ya en 1968 elabora un libro para el estudio del inglés en postgrado y posteriormente lo hace para el pregrado, con lo cual realiza un intenso trabajo pedagógico. Es nombrada Jefa del Departamento de Idiomas del ICBP “Victoria de Girón” en 1975 hasta 1978 en que de acuerdo con la ley vigente de esa época solo podía ejercer el cargo un ciudadano cubano.

Profesora Titular desde 1977 impartió numerosos cursos y estudios de postgrado para el entrenamiento de profesores de la asignatura en el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana y el Ministerio de Salud Pública, así como cursos para Internos, Residentes, Especialistas y Candidatos a Doctor en Ciencias de práctica integral, Lingüística, Técnicas de Lectura y Redacción en el Centro y diferentes universidades del país. Propuso la utilización de un nuevo procedimiento para la enseñanza del idioma en las Ciencias Médicas, consistente en la utilización del método estructura-función en el inglés científico-médico para lograr un aprovechamiento de mayor calidad por parte del alumnado.

Durante su larga trayectoria como Profesora Principal de la asignatura, intervino en las convalidaciones de exámenes de suficiencia, clases de pregrado, cursos básicos; dirigió la actividad pedagógica de los instructores graduados, coordinó exámenes de categoría docente, presidió y fue secretaria de tribunales científicos y de categoría docente; Presidenta del Tribunal Plan Talento en La Habana, Villa Clara, Camagüey y Santiago de Cuba.

Impartió cursos a distancia para profesores de otras regiones (Distance Learning Course). Confeccionó el Plan de Estudio del idioma inglés de varios quinquenios propuestos para  los Institutos Superiores de Ciencias Médicas del país. Con resultados de Excelencia en los controles a clases y el cumplimiento de las consultas docentes, fue un modelo para sus alumnos. Tutora de más de 50 tesis de postgrado, presidenta de exámenes a 75 investigadores de Biotecnología, Centro Nacional de Investigaciones Científicas e Inmunoensayo.

Prestó asesoría técnica y elaboró el material de estudio utilizado para cursos destinados al personal médico internacionalista (médicos y enfermeras, 1978), solicitado por los rectores del Instituto Superior Pedagógico de Lenguas Extranjeras y el Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.

En 1979, es Profesora Principal de postgrado. En 1981, Miembro de la Subcomisión Nacional para la elaboración de Programas de Cursos de Mínimo Candidato Inglés y en 1984-1992, Miembro de la Comisión Metodológica Nacional del Idioma Inglés del MINSAP. Ya en 1988-1989, había asumido el cargo como Responsable del Colectivo de Profesores de idioma Inglés del MINSAP. Fue catalogada como una profesora muy crítica, sus opiniones siempre estaban encaminadas a mejorar el trabajo, y esto la hizo merecedora de gran prestigio y autoridad.

Supervisó reuniones metodológicas y controles a clases, elaboró guiones para las clases filmadas por el Ministerio de Salud Pública, en la docencia de pregrado. Otra de sus actividades destacadas fue la colaboración en cursos de perfeccionamiento del idioma para Cuadros de Dirección de Educación Superior y la confección de cursos de verano de diálogos. Dictó conferencias en otros centros de Educación Superior como el ISPJAE “José Antonio Echeverría”, la Universidad de La Habana y el Instituto Superior Pedagógico de Lenguas Extranjeras e hizo coordinaciones para los exámenes de ruso y alemán en este último Centro y en el Instituto Pushkin para el proceso de categoría docente de algunos de nuestros profesores.

Contribuyó en un proyecto de formación avanzada para profesores de inglés en Medicina de alcance nacional, en 1989, y junto a Joan Cutting realizó el Advance studies for the teaching of English que tenía tres niveles: el primero, a larga distancia; el segundo, con estancia en La Habana y el tercero, en Escocia; elaboraron los criterios para la selección de los profesores y propusieron el otorgamiento de becas a dos profesores cubanos en la Universidad de Edimburgo al año, teniendo en cuenta conceptualmente que se hicieran Tesis de Maestría como primer proyecto en la enseñanza del inglés, para lo cual se seleccionaron los materiales para el desarrollo del programa, adquiridos en Escocia con el apoyo de Adrienne Hunter. La propuesta fue aprobada por el MINSAP; los primeros alumnos viajaron en 1990 y eran procedentes de Camagüey y Holguín; el segundo grupo de Granma y Las Tunas y el tercero, de La Habana; desde entonces viajaba un profesor de la capital y otro, de otras provincias. Este programa se mantuvo hasta 2015.

Asimismo, fue Miembro del Consejo Científico del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón”; Miembro fundador de la Asociación de Lingüistas de Cuba, adjunta a la Academia de Ciencias de Cuba y Miembro ejecutivo de GELI (Asociación Nacional de Profesores de Inglés). 

Intervino en varias investigaciones, como fueron, entre las más importantes: “Efectividad de la repetición intensiva del discurso auténtico en la comprensión auditiva de idiomas extranjeros”; “Perfeccionamiento de los métodos de enseñanza idiomas extranjeros en cursos de postgrado de menos de un año”; “Resultados del Plan Nacional de Superación para Profesores de Inglés en los Centros de Educación Médica Superior”; “Resultados de exámenes realizados a 273 profesionales de la salud que viajaron al extranjero, referente a la habilidad de redacción en inglés”; “Aspectos metodológicos de la enseñanza de idiomas extranjeros” y “¿Traducción o comprensión directa? Un estudio”.

Tuvo una amplia profusión en sus publicaciones. En 1968, sería coautora del texto básico de postgrado English second course de la Universidad de La Habana; coautora de cuatro textos básicos de pregrado para el  MINSAP, en 1979, Inglés I, Inglés II e Inglés III y en 1980, el de Inglés IV. En 1985, el Texto básico de postgrado: Using English.

En 1984, había publicado en la Revista Cubana de Educación Superior, el artículo: “La efectividad de la práctica intensiva en el aprendizaje auditivo de un idioma” y en 1989: “La lingüística aplicada y la enseñanza del idioma” (Sociolinguistic and LanguajeTeaching).

En 1990, publica por la Editorial Pueblo y Educación: An internacionalist nurse, así como  un folleto que anunciaba el Programa ASTE (Maestría internacional) para la UDUAL.

También en 1991 publicaría en la Revista Estudio de Lingüística Aplicada, No. 3, Universidad Nacional Autónoma de México, el Plan Nacional de Especialización para Profesores de Inglés de Ciencias Médicas de Cuba. Trabajó voluntariamente en la traducción al inglés de varios resúmenes de la Revista de Ciencias Sociales de la ACC y revisó el libro Searching III, a solicitud del Instituto Pedagógico Superior de Villa Clara.

A partir de su jubilación, tradujo para distintas revistas como Monthly Review, entre otras, y ya en 1997 se editaría por Lupus Publications en Canadá, Seven Women and the Cuban Revolution, que a su vez fue publicado y traducido al español con el título homónimo Siete Mujeres y la Revolución Cubana, presentado por la Editorial de Ciencias Sociales, Instituto Cubano del Libro, en la Feria Internacional del Libro en La Habana, en 2003.

Su participación fue amplia en eventos nacionales e internacionales celebrados en el país, donde presentó múltiples trabajos de corte pedagógico como ponente, profesora de cursos pre-eventos o tribunal. Igualmente, participaría en las Jornadas Científicas Pedagógicas del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, Jornadas Científicas Estudiantiles anuales en el ICBP “Victoria de Girón”, Jornadas Científicas de Residentes. I Taller Metodológico Nacional de Profesores de Inglés. Fue asistente al Fórum Científico-Metodológico Provincial del ISPLE y al II Simposio de Comunicación Social de la Academia de Ciencias de Cuba, así como al I Seminario de Superación para Profesores de Inglés en Centro de Estudios Turísticos y el Seminario Nacional sobre Métodos Activos de Enseñanza en la Educación de Postgrado del MES.

Fue asidua asistente a las conferencias científicas como la I Conferencia de Educación Médica Superior del ISCMH y la V Conferencia Científica-Metodológica del ICBP “Victoria de Girón”; participante activa en Expolingua Habana 92 (Encuentro Internacional de Lenguas y Culturas).

Fue muy importante su estancia, en noviembre-diciembre de 1982, en la Universidad de Semmelweiss, Hungría, para el intercambio de experiencias y selección de información para la Tesis de Candidatura, así como su viaje en agosto-septiembre de 1979 a la Universidad de Edimburgo, Escocia,  para actualizar conocimientos.

En nuestro país, participa en la Campaña de Alfabetización en Bainoa, Provincia Habana, como brigadista “Conrado Benítez”, y sería responsable de un grupo de alfabetizadores desde agosto hasta diciembre de 1961, en que reanuda su labor en el MINREX, donde había sido designada Representante del Comité Pro-Trato Justo para Cuba desde 1960 hasta 1962, año en que comienza a trabajar como profesora de inglés del Pre-Médico, ubicado en el edificio Somellán. También fue fundadora de los Comités de Defensa de la Revolución y mantuvo el cargo de Responsable de Evacuación durante algunos años. Se incorpora a las Milicias Nacionales Revolucionarias en la crisis de octubre, pasa entrenamiento y es movilizada por la organización en varias ocasiones.

La Profesora Marjorie Moore Reynolds examinó las especialidades de Lingüística y Pedagogía con el fin de optar por el grado de Candidata a Doctora en Ciencias Pedagógicas, diploma que recibió a los 70 años de edad con la Tesis Sociolinguistics and Language Teaching, otorgado por la Comisión Nacional de Grados Científicos a propuesta del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”, el 21 de febrero de 1990, fruto de su preparación y profundo dominio de la enseñanza del idioma inglés.

Entre otras condecoraciones ostentó la Medalla de Alfabetización, la Medalla José Tey, Distinción Manuel Fajardo Rivero, Profesor Titular Destacado, Profesor Distinguido del ISCM-H, Mejor Trabajador Municipal, Medalla Juan Tomás Roig. Fue Vanguardia Nacional y se le otorgaría post mortem la Medalla conmemorativa Aniversario 40 del  ICBP “Victoria de Girón”.

Consideraciones finales

Marjorie Moore fue modelo de organización, calidad y eficiencia pedagógicas. Ha sido considerada una de las mejores profesoras de inglés en el país. Magnífica persona, sus relaciones con alumnos y compañeros fueron excelentes, querida y respetada, su trabajo tuvo una repercusión encomiable en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón” y otros centros de Educación Superior. Sus compañeros de la GELI la describieron y catalogaron como profesora de “visión larga y rápida para entender, implementar y diseminar nuevas ideas”.

Ciudadana norteamericana que llegara a Cuba en la lejana fecha de 1950, construyó un hogar y una familia en esta tierra que la recibiera generosamente y  medla viera morir el 12 de agosto de 2003.

Sus cualidades y virtudes han quedado fehacientemente reflejadas en las palabras de su hija, Pamela Ríos Moore:

Marjorie abrazó la causa revolucionaria y junto a mi padre permaneció en Cuba. En los primeros años le ofrecieron acogerse a la categoría de Técnico Extranjero y no lo aceptó, alegó que se quedaba en Cuba para vivir como cualquier cubano. Mis padres vieron en la Revolución la posibilidad de vivir y trabajar para algo más que obtener beneficios materiales, vieron la posibilidad de vivir por una causa de alcance social y justa. Marjorie fue una mujer de principios sólidos, y consecuente con ellos. Ni en los tiempos difíciles los abandonó.

Fuente:

Alonso Bermúdez G, Torres Pérez M, Estrada Hechavarría LE. Marjorie Moore, Profesora distinguida de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana.
Revista Habanera de Ciencias Médicas [revista en Internet]. 2017 [citado 2017 Sep 7];16(3):[aprox. 0 p.].
Disponible en: http://www.revhabanera.sld.cu/index.php/rhab/article/view/2017

Enrique Antonio González Corona

Filed under: ¿Sabía que...? — agosto 18th, 2017 — 7:31 pm — Mirta Nuñez Gudas

Enrique Antonio González Corona Figura representativa de la docencia médica santiaguera, que ha dedicado su vida a la atención de los niños y a la enseñanza de esta especialidad alcanzando la condición de profesor consultante e investigador. Fue fundador de la primera Escuela de Medicina fuera de la capital, fundador del Servicio Médico Rural, se destaca su trabajo como pediatra dentro y fuera del país. Ha sido un profesional sencillo, afable, responsable, patriota, exigente y reflexivo que lo convierten en un educador que constituye ejemplo para la formación de la nueva generación de profesionales de la salud.

González Corona nació el 3 de mayo del 1933 en la ciudad de Santiago de Cuba en el seno de una familia de la clase media, su padre era médico el Dr. Pedro Manuel González Guillart, su madre ama de casa, la señora Engracia Noelia Corona Rodríguez. Fue el segundo de tres hermanos.

El hermano mayor, Pedro, también estudio medicina y fue un destacado hematólogo y Jorge el último, economista y profesor universitario.

Los primeros grados de la  primaria, los realizó en la escuela pública no.2; continuó los estudios en el colegio privado ” Juan Bautista Sagarra” donde ingresó en el 2do.  grado, hasta la preparatoria que terminó con el mejor expediente del colegio,  recibiendo la medalla “Don José Maria Buch”,  aquí también hizo el 1er. y 2do. año del bachillerato y  a partir del 3er. año en el  Instituto de Segunda Enseñanza de Santiago de Cuba hasta graduarse de bachiller en Ciencias a los 18 años con notas sobresalientes  en 25 asignaturas de 34. Después de graduarse, en septiembre del 1951, se traslada a la Universidad de la Habana  a estudiar medicina, carrera que realizó durante 9 años, pues la Universidad de la Habana estuvo cerrada durante algunos años. Fue el tercer expediente en su graduación.

En los años en que estuvo cerrada la Universidad, Enrique regresa a Santiago de Cuba, donde  inicia la práctica médica en el hospital  “Saturnino Lora” e imparte las asignaturas de Anatomía y Fisiología a alumnos de bachillerato de la Escuela “Dolores”

Fue miembro de la juventud católica, realizó  seminarios en el Convento de la Iglesia del   Cobre, destacándose por su disciplina e inteligencia. En el año 1957 regresa a la Habana para continuar sus estudios, vivió en una casa de huéspedes, en el último año de su carrera y por los resultados académicos que tenía, se gana la plaza de alumno interno en el Hospital Universitario “General Calixto García” donde estuvo hasta mayo del 1960 en que se gradúa.

Regresó a la ciudad de Santiago de Cuba, siendo el tercero de su graduación con notas de sobresaliente en 28 asignaturas 5 notables y 8 premios  con un índice general de 4,84 (más ó menos según las calificaciones actuales).

En ese mismo año y durante los primeros de la década del 60 se produjo  en Cuba un gran éxodo de profesionales hacia EE.UU., pero fundamentalmente de médicos. Enrique González Corona,  que no se queda en la Capital, aunque lo podía hacer, por haberse ganado la Residencia en el Hospital “Calixto García” y por ser el 3er. expediente de su curso, regresa a Santiago de Cuba y va a realizar su Servicio Social Rural en Chivirico, un rincón olvidado de la antigua provincia de Oriente, con una alta mortalidad infantil y un abandono sanitario casi completo, pero que ya la Revolución había  empezado a atender.

Allí dio sus primeros pasos como médico en una casita (germen de lo que luego sería el Hospital de Chivirico) donde solo se realizaban consultas y visitas a pacientes de la localidad. Junto a su compañero, el Dr. Martínez Maceiras, dividieron la casita y habilitaron 3 camas  para realizar ingresos y hacer partos.

En febrero de 1961  regresa a la ciudad de Santiago de Cuba y empieza a trabajar como médico interno en el hospital infantil (ONDI), hoy Infantil Norte. Al mismo tiempo trabajaba también, como médico interno en el Hospital Oncológico y compartió con el padre su consulta privada hasta que ambos renunciaron a ella.

En 1961 ocupó la responsabilidad  de Subdirector y luego Director  del Hospital Infantil donde trabajaba. Fue de los primeros protagonistas del inicio en Santiago de Cuba, del Programa Nacional de lucha contra  la Gastroenteritis que era la primera causa de la mortalidad infantil en esos momentos.

En 1962 se hace un llamado a los médicos santiagueros para crear la primera Escuela de Medicina fuera de la Capital; muchos dudaron de la posibilidad de ese proyecto pero, Enrique sí creyó en él y cuando se inaugura el 10 de febrero,  allí estaba entre los tres primeros médicos santiagueros que iniciaron la docencia médica en Santiago de Cuba, junto a sus compañeros el Dr. Valón y el Dr. Araujo. Impartió la asignatura de Bioquímica, guiado por el Dr. Alberto Granado Jefe de la Cátedra.

En 1963 se creó el Servicio de Gastroenteritis con 3 salas de 40 camas cada una y él asume la jefatura de dos de ellas siendo además director del Hospital.

Su trabajo en este Servicio lo mantuvo hasta el año 1970 en que es trasladado al Hospital Infantil Sur (antigua Colonia Española) como Subdirector Docente Facultativo y Jefe de los Servicios de Gastroenteritis con 120 camas.

En 1965 se inició la docencia en el área clínica y con un grupo de compañeros que llegaron desde la ciudad de la Habana,  el Dr. González Corona imparte la asignatura de Pediatría.

En el año 1972 participa representando a Cuba en el  curso para profesores de Pediatría financiado por la  OMS-UNICEF en el Instituto de Salud del niño en la Universidad de Londres Inglaterra, este curso con una duración de 11 meses, se realizó en Inglaterra, Kenya y la India.

En julio del 1977 comienzan a funcionar los policlínicos comunitarios,  otra gran obra de la Revolución para llevar la salud a todo el pueblo y a todos los rincones del país y allí estaba el profesor González Corona para también ser fundador de esta importante actividad, fue el primer  director del policlínico comunitario 2 “José  Martí”. Allí permanece hasta el año  1979, donde pasa  a  ocupar la responsabilidad de Vice-Rector de Investigaciones y Educación de Postgrado del ISCM de Santiago de Cuba por solicitud de la institución, ya que este frente requería desarrollo y organización.

Ocupa ese cargo hasta 1990 donde acepta la propuesta de liberación para irse a cumplir misión internacionalista en Guyana, responsabilizándose con la brigada docente cubana y la docencia de Pediatría en la facultad de ciencias médicas de la universidad de Georgetown.

Al regresar vuelve al Hospital lnfantil Sur como profesor titular y jefe del grupo básico de trabajo docente del servicio de enfermedades diarreicas agudas hasta 1996, en que parte como colaborador médico a Sudáfrica, donde permanece hasta el año 1999.

En el año 2009, con 75 años de edad y 48 años de graduado  de médico, con 46 años de profesor de Medicina y 42 años como Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Pediatría,  es Presidente del Capítulo de Santiago de Cuba y Vicepresidente  de la Junta de Gobierno de la Sociedad.

Es también profesor  titular, consultante y de Mérito del  lSCM de Santiago  de Cuba, ha alcanzado los grados científicos de doctor en Ciencias Médicas y de Máster en Atención  Integral del Niño y el 2do. Grado de especialista en Pediatría

Pueden resumirse así algunos de los reconocimientos académicos,  científicos y profesionales recibidos

• Fundador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Oriente.
• Fundador del Servicio Médico Social Rural
• Fundador del Hospital infantil Docente Sur de Santiago de Cuba.
• Premio Anual Provincial de la Salud, Santiago de Cuba  en dos categorías 1993 (Investigación aplicada y Personalidad Científica Destacada)
• Premio  Anual  Provincial de la Salud  Santiago de Cuba 1994 en la categoría Personalidad Científica Destacada.
• Medalla  Distinción  por la Educación  Cubana.
• Medalla Manuel Fajardo.
• Trabajador Vanguardia Nacional de la Salud 1993 y 1994.
• Medalla  30, 40 y 45 Aniversario del lSCM-SSC.
• Medalla 28 de Septiembre.
• Medalla Trabajador internacionalista 1991.
• Medalla José Tey.
• Medalla y orden Carlos J. Finlay.
• Profesor de Mérito lSCM-SSC.

Tiene 15 publicaciones científicas, ha presentado trabajos en más de 34 eventos Nacionales e Internacionales y ha realizado más de 24 investigaciones. Ostenta, además,  la condición de militante del PCC desde 1969, Miembro de la CTC desde 1960, fundador de los CDR, fundador de las MNR, capitán de la reserva y desde 1992 miembro de la ACRC.

Aportes realizados al cuidado de los niños y adolescentes sanos:
– El Profesor ha trabajado en la Confección  y  uso  de  gráficos  de  peso  para  la  edad (Carnet  de  Salud  Infantil) en  el  Monitoreo  del  crecimiento  Físico  y  Prevención  de  la   Desnutrición  en  los  niños  menores de  5  años.

– Programa  de  atención  al  niño  menor  de 1 año  basado  en  la  evaluación  de  factores  de  riesgo  y  Monitoreo  del  Crecimiento  Físico.

– Prevención de Enfermedad Diarreica en la edad pediátrica. (Procedimientos  Diagnósticos  y  Terapéuticos  en  el  manejo  de  la Diarrea  Aguda  Infantil, Proposición  del  Tipo  Clínico de  Diarrea  Aguda  prolongada  o  Atípica  para la  Prevención  de  la  Diarrea  Persistente, Uso  racional  de  antibióticos  y  su impacto  económico  en  las  Enfermedades  Diarreicas  Agudas)

Este célebre pediatra cubano recibió el título de Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Pediatría en el XXVI Congreso Nacional de la especialidad, celebrado en Ciudad de La Habana en noviembre de 2008. Su vida constituye un ejemplo digno de imitar por las actuales y futuras generaciones de pediatras de nuestra Patria.

Hoy, con 84 años, el eminente pediatra y profesor Enrique Antonio González Corona vive en su amada Santiago de Cuba y continúa brindando su experiencia, ejemplo y conocimientos a la familia de la pediatría cubana.

Víctor Severo Santamarina Salanueva (1903-1969)

Filed under: ¿Sabía que...? — julio 17th, 2017 — 5:44 pm — Mirta Nuñez Gudas

Victor SantamariaFue representante por Cuba para la reunión internacional en New York en la que se fundó la Organización Mundial de la Salud, de las Naciones Unidas. Fue el creador en en 1948 de las bibliotecas médicas en los hospitales de Cuba.

Natural de Caibarién, actual provincia de Villa Clara. Nació el 6 de noviembre de 1906.

Estudió Bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana y luego cursó los estudios de Doctor en Medicina en la Universidad de La Habana; al cerrar de la Universidad durante el gobierno del General Machado su graduación se retrasó por 3 años, por lo que terminó sus estudios universitarios en 1934.

Desde bien temprano se vinculó a lo que sería la pasión de toda su vida: en 1930 desarrolló el primer cursillo sobre Hidrología y Climatología Médica, en la Escuela de Medicina de la Universidad, y a partir de 1931 propuso e impulsó la creación de la Sociedad Nacional de Hidrología y Climatología. Desde su fundación en 1932 fue nombrado Secretario y, posteriormente, Presidente de esta sociedad.

En el período de 1932 al 37 publicó numerosos trabajos sobre estas materias en varias revistas médicas: Crónica Médico-Quirúrgica de La Habana, Vida Nueva, Archivos de Medicina y Cirugía de La Habana, y Medicina de Hoy. En uno de esos artículos, publicado en 1934 bajo el título: “Riqueza Turística: Hidrología y Climatología”, revela su temprana comprensión de las múltiples posibilidades que tiene el uso social de esos recursos.

Ya en esos años también se interesa por la estación termal de San Diego de Los Baños, en favor de cuyo mejoramiento y desarrollo despliega una sostenida labor durante toda su vida. En 1936 como consecuencia de una propuesta de Santamarina se crea la Sección de Hidrología y climatología de la corporación nacional de Turismo, de la que fue su delegado hasta la disolución de dicho órgano durante el último gobierno de Fulgencio Batista.

En 1937 publica su primer libro sobre estas materias, Hidrología y Climatología Médicas, en colaboración con otras personalidades cubanas.

En 1938 obtiene por concurso, una beca de la Asociación Médica Panamericana para realizar estudios de postgrado en varias universidades de los EE.UU.: Harvard, Columbia, Cornell y John Hopkins. En ese propio año ingresa como miembro Titular de la International Society of Medical Hydrology, y en 1940, a nombre del Servicio Técnico de Salubridad de Cuba, realiza una visita de estudios a los principales centros balneológicos y termales de los EE.UU.

En el período 1937-41 continúa publicando numerosos trabajos, en los que profundiza la integración de la razón científica del desarrollo balneológico, con su importancia económica y social; varios de estos artículos se condensan en el folleto “Riquezas Hidrológicas y Climáticas”, que aparece en 1941.

En 1941 realiza otro importante viaje de estudios a Saratoga Springs, EE.UU., esta vez para estudiar específicamente la organización técnico-administrativa de dicho balneario reconocido mundialmente como un modelo.

En 1942 fue nombrado asesor técnico del patronato del balneario de San Diego de los Baños, con carácter honorario, cargo que desempeñó hasta 1945; a su propuesta el Patronato crea el laboratorio de hidrología médica, y se le encomienda su organización.

En 1943 fue electo representante ante el Consejo Superior de la Corporación Nacional del Turismo y con posterioridad miembro de su Comité Ejecutivo, en lo que se desempeña hasta 1953.

En 1944 presenta un histórico trabajo ante el Comité Ejecutivo de la Federación Médica de Cuba, en el que explica la importancia científica, económica y social de la Hidrología y la Climatología Médicas, en el trabajo recabó apoyo y patrocinio a dichas ciencias, la tesis resultó aprobada.

La Junta de Economía de Guerra lo nombró miembro de la comisión para el estudio del turismo en la post guerra; y fue entonces que presentó su proyecto para la creación en Cuba de centros de rehabilitación de heridos de guerra, publicó varios trabajos con este tema.

En 1944 el patronato del balneario de San Diego acordó la publicación de su libro El Turismo, Industria Nacional considerado un verdadero clásico sobre el tema. Por su sostenida labor de años anteriores, en 1945 se crea el Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, que dirigiría desde su creación, con el cargo de director técnico, hasta su desaparición física en 1969, excepto en los años de la tiranía batistiana, 1952-58, en los que estuvo separado de dicha responsabilidad.

En julio de 1945, el balneario de San Diego de los Baños, por ser propiedad del Estado, fue adscripto al mencionado instituto, bajo la directa supervisión del Dr. Santamarina, lo que le permitió aplicar los principios que durante años había venido estudiando y promoviendo: rigurosa observación médica de cada enfermo, confección de hojas clínicas, exámenes de laboratorio, registro fotográfico y otras acciones, todo lo cual permitió acumular durante años de paciente y sostenido trabajo, un invalorable tesoro documental.

En 1946 realizó otro viaje al balneario de Saratoga Springs esta vez como delegado oficial del Ministerio de Salubridad, con vistas a la posible construcción de un moderno balneario en San Diego de los Baños, idea que venía argumentando sostenidamente desde hacía años.

En 1946 comienza la publicación de la Revista del Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, en la que a lo largo de varios años logró conformar una bibliografía verdaderamente clásica en los temas balneológicos, con amplio reconocimiento internacional. En 1947 realizó, como delegado oficial por Cuba un viaje de estudios para conocer la organización administrativa de varios balnearios en Argentina y Brasil, con vistas a la construcción de un moderno balneario en San Diego; durante dicho viaje es nombrado Miembro Honorario Extranjero de la Sociedad Argentina de Hidrología y Climatología Médicas.

En 1948, fue designado Presidente de Honor del Primer Congreso Médico de Brasil, que se efectuó en 1949, en este propio año también fue nombrado miembro honorario de la Liga argentina contra el reumatismo. En 1950 da lectura en la Universidad del Aire, al trabajo “Cómo estimular y proteger el desarrollo del turismo en Cuba”, que sería también publicado. La copiosa información científica y de tipo organizativo aportada por el Dr. Santamarina constituyó un pilar inapreciable para la concepción, el proyecto y la construcción del moderno balneario de San Diego de los Baños, verdadero modelo en su especialidad y orgullo de la balneología cubana.

En 1946 es nombrado delegado por Cuba para la reunión internacional en New York que crea la Organización Mundial de la Salud, de las Naciones Unidas. En 1946 es el delegado del Ministerio de Salubridad y Asistencia Social, en el Primer Congreso Médico Social Panamericano, que se celebra en La Habana y en el mismo año es nombrado vocal de la comisión cubana de enfermedades infecciosas.

En 1947 fue el delegado por Cuba ante la XII Conferencia Sanitaria Panamericana, que se celebró en Caracas, y en ese propio año representó nuevamente a Cuba en la reunión anual del comité ejecutivo de la oficina sanitaria panamericana en Buenos Aires.

En 1947 fue nombrado miembro honorario del Consejo de defensa social. Organizó en 1948 las primeras reuniones hospitalarias provinciales en Santa Clara, Santiago de Cuba y Pinar del Río. Reorganizó y creó en 1947 una comisión para estudiar un plan de reorganización hospitalaria, y otra para la reorganización total de la enseñanza de las profesiones de enfermeras y enfermeros. Publicó en esos años varios artículos y folletos referidos al tema hospitalario, y creó en 1948 las bibliotecas médicas en los hospitales de Cuba, año en el que también creó la Sociedad Cubana de Hospitales.

El campo científico de la Reumatología es otro terreno de particular dedicación de su desempeño profesional. En 1945 fundó la sección de reumatología dentro del Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, y en ese propio año también fundó, en el Balneario de San Diego de Los Baños, el primer centro antirreumático de Cuba, que lo dirigió hasta 1952.

En 1949 participó como delegado oficial por Cuba, en el VII Congreso Internacional de Reumatología en New York. En 1949 fundó la Sociedad Cubana de Reumatología, en 1951 la Liga cubana contra el reumatismo y en 1952 el Centro Antirreumático de Cuba, en el Hospital Reina Mercedes.

En 1950 realizó los primeros trabajos clínicos en Cuba sobre la aplicación del Cortisone en enfermos reumáticos, con permisos oficiales de los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, a solicitud de los Laboratorios Merck. Durante años publicó numerosos trabajos basados en sus investigaciones sobre el reumatismo, que aparecieron en revistas médicas y de circulación general, así como en folletos, no pocos de los cuales son también publicados en diversas publicaciones extranjeras.
A los pocos días del golpe de estado del 10 de marzo de 1952, el Dr. Víctor Santamarina es destituido de todos sus cargos oficiales, por no haber aceptado la pretendida legitimidad del nuevo gobierno encabezado por Batista, y se ve impelido al ejercicio privado de la profesión, en las especialidades de Reumatología y enfermedades artríticas en general.
No obstante, mantiene sus trabajos honorarios en las sociedades no gubernamentales que preside o en las que participa, y comienza a desarrollar una reconocida labor como profesor en los cursos de verano de la Universidad de La Habana, en carácter de posgrado, sobre Reumatología.
Se vinculó al Movimiento de Resistencia Cívica del “26 de Julio”, y colaboró de diversas maneras incluyendo la prestación de su consulta particular para celebrar reuniones conspirativas.
En esos años también trabajó como Director técnico del desarrollo de un nuevo balneario en Santa Fe, Isla de Pinos, propiedad de una firma privada cubano norteamericana. En esta instalación introdujo por primera vez en Cuba las más modernas tecnologías para la helioterapia, y sus consiguientes métodos de tratamiento. Durante sus regulares visitas de trabajo a la Isla de Pinos, logró la autorización del mando militar del Presidio Modelo para prestar servicios médicos a varios de los reclusos allí confinados por actividades revolucionarias.

El triunfo de la Revolución abre, también para el Dr. Víctor Santamarina, una nueva etapa. Una de las primeras decisiones del nuevo ministro de Salubridad de la Revolución, Comandante Dr. Julio Martínez Páez, el 20 de enero de 1959, fue restituir en su cargo al frente del Instituto Nacional de Hidrología y Climatología Médicas, a su fundador y primer director. También asumió la dirección del balneario de San Diego de los Baños. En marzo de 1959 fue nombrado delegado por Cuba al segundo congreso panamericano de Reumatología, celebrado en Washington. A los pocos meses, en ese propio 1959, el Comandante en Jefe, de visita por Pinar del Río, lo manda a buscar al balneario de San Diego de los Baños donde se encontraba, y durante horas intercambiaron sobre diversos temas, inmersos en el hermoso escenario de los mogotes y Los Portales del río San Diego; estaban presentes su viejo amigo y compañero de afanes científicos, Antonio Núñez Jiménez, Celia Sánchez, y otros compañeros.
En este encuentro se definieron las proyecciones estratégicas para el desarrollo progresivo de la balneología sobre las bases científicas y socioeconómicas con que el Dr. Santamarina siempre había soñado, y que finalmente propiciaba la nueva situación del país. Con esa responsabilidad, visitó todos los centros balneológicos y termales del país, instalaciones rústicas en su gran mayoría, y comenzó una labor de integración de todas ellas en un sistema balneológico nacional, respetando sus necesarias particularidades, hidrológicas, termales y terapéuticas.

Por indicación del co. Fidel, a los pocos meses el Dr. Santamarina presidió la delegación que visitó los principales centros balneológicos de Estados Unidos, México y Francia, junto con el Comandante Feliberto Olivera; también integraba la misión el eminente geólogo cubano, ingeniero Jorge Broderman, y otros compañeros. Esta delegación, además del interés de estudio, llevaba el objetivo de promover relaciones científicas y de todo tipo del naciente sistema balneológico cubano.

Es en estos momentos donde el Dr. Santamarina se incorpora a la docencia médica universitaria. Es por ello que asume, a fines del 1959, la tarea de profesor de Medicina Interna en la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana, y de Profesor Titular de atención médica en los cursos de introducción a la administración sanitaria, en el Instituto Finlay. También en estos años de ingentes esfuerzos se vuelve a desempeñar en el campo de la organización hospitalaria: trabajó en la organización de los servicios de Reumatología, Medicina Interna, y Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Ortopédico Docente “Fructuoso Rodríguez”; así como del servicio de reumatología del hospital universitario “Cmdte. Manuel Fajardo”.

Realizó diversos trabajos para dar a conocer en Cuba la organización de la enseñanza médica y la terapéutica en las mejores universidades extranjeras, y de forma específica la enseñanza de la Reumatología, la Medicina Física y la Rehabilitación en las escuelas de medicina de los Estados Unidos, así como lo referente a la formación de técnicos en fisioterapia en este país. En este aspecto, presentó una propuesta para crear una escuela de técnicos en fisioterapia en nuestro país.
En 1960 encabezó una delegación oficial de Cuba que visitó la Unión Soviética y Checoslovaquia, con el propósito de conocer e intercambiar experiencias sobre la organización científico técnica, médico asistencial y administrativa en materias de la hidrología y climatología médicas, reumatología y la medicina física y rehabilitación, así como en lo tocante a la enseñanza de la medicina en general, y de la terapéutica en particular. Esta fue una de las primeras delegaciones cubanas que visitó la Unión Soviética tras el establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Debido a la nueva situación social de Cuba a partir del triunfo revolucionario y por las nuevas instituciones que se van creando, 3 organismos se sienten lógicamente interesados en el desarrollo de la balneología y el termalismo: el Ministerio de Salud Pública, el Instituto Nacional de la Industria Turística, y la naciente Academia de Ciencias, de la que el Dr. Santamarina fue designado miembro fundador, y los 3 contribuyeron, de una y otra forma, con su apoyo decidido.
En sus vínculos con el Instituto Nacional de la Industria Turística estableció relaciones estrechas de trabajo y de amistad con su presidente, el Dr. Baudilio Castellanos, y con su vicepresidente, el Comandante Jesús Montané Oropesa.

Desde su creación, ingresa como miembro distinguido del consejo científico del Ministerio de Salud Pública.

Al momento de su fallecimiento trabajaba en el libro Reumatología, obra concebida por él para el médico general, profusamente ilustrada para la mejor comprensión del tema.

Luego de una vida dedicada a su profesión y a las ciencias, falleció repentinamente a los 63 años en La  Habana, en 1969, cuando desplegaba todas sus energías, conocimientos y prestigio, en favor del desarrollo de la salud en el país.

Fuente: RESUMED 2000;13(1):48-52
Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/res/vol13_1_00/res12100.htm

Older Posts »