Ernest H. Starling y William M. Bayliss

Archivado en: ¿Sabía que...? — Agosto 27th, 2015 — 14:48 — Mirta Nuñez Gudas

Hace 110 años comenzaron a utilizar el término hormona para definir al mensajero químico que originado en un tejido, viaja a través de la circulación para alcanzar otro tejido distante y ejercer un efecto específico.

Fue Ernest H. Starling quien presentó en junio de 1905 las Conferencias Croone en las que desarrolló la teoría del control químico del organismo como una culminación de las investigaciones que había realizado en colaboración con el fisiólogo inglés William M. Bayliss sobre la fisiología del corazón, el intercambio capilar, la reabsorción tubular del glomérulo renal y el peristaltismo intestinal.

La primera hormona recibió el nombre de secretina y su descubrimiento desencadenó un incontable número de investigaciones multidisciplinarías que han permitido el avance en el conocimiento de la biología molecular y particularmente en el área de la endocrinología.

Fuente: El centenario de las hormonas. Un recuerdo de Ernest H. Starling y William M. Bayliss.
Arturo Zárate A y Saucedo R. Gac Méd Méx. Sept-Oct 2005;141(5)
Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0016-38132005000500013&script=sci_arttext

Nibaldo Basilio Hernández Mesa (1943- )

Archivado en: General, ¿Sabía que...? — Agosto 8th, 2015 — 11:29 — Mirta Nuñez Gudas

Nibaldo Hernández MesaNibaldo Hernández Mesa nació en Jovellanos, Matanzas, el 25 de marzo de 1943.  Allí cursó la enseñanza primaria. Hizo los estudios secundarios en el Instituto de Segunda Enseñanza de Cárdenas.

Comenzó a estudiar Medicina en 1962, el mismo año de creación del Instituto de  Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón”. Se graduó de doctor en Medicina en 1968 y comenzó a trabajar en este mismo centro docente donde ha permanecido hasta el presente.

En 1981, obtuvo el grado científico de Doctor en Ciencias Médicas. En 1986 es promovido a Profesor Titular y después a Profesor Consultante. Recientemente recibió el reconocimiento de Profesor de Mérito.

Ha publicado numerosos trabajos y participado en eventos científicos nacionales e internacionales.

Hombre sencillo, modesto, afable, trabajador incansable, investigador tenaz, inteligente, Nibaldo debe ser un ejemplo para las nuevas generaciones de profesionales de la salud en Cuba.

Fue alumno ayudante de Neuroanatomía Funcional desde el primer año de la carrera de medicina, tuvo la suerte de contar con profesores como José Estrada y Jesús Pérez, profundos conocedores de la especialidad y practicantes cotidianos de esta especialidad en el Hospital Neurológico. Se vio obligado a compartir su tiempo entre el estudio de las disciplinas curriculares y sus responsabilidades como alumno ayudante que en aquellos tiempos eran casi las de un profesor.

En 1968 recibió el título de Doctor en Medicina otorgado por la Escuela de Medicina de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana.

Entonces comenzó una carrera ascendente tanto en el campo académico como en el científico. Trabajó  intensamente junto con su gran amigo y profesor Dr. José Aquino Cías en un modelo de aprendizaje pasivo en ratas al tiempo que se desempeñaba como docente de Neuroanatomía funcional.

En 1975, obtuvo el certificado de Especialista de Primer Grado en Fisiología Normal y Patológica. Defendió su tesis “Efectos de focos epilépticos subclínicos sobre el aprendizaje pasivo de evitación en ratas durante el desarrollo ontogenético postnatal” para optar por el grado de Candidato a Doctor en Ciencias ante un tribunal formado por Bjor Holmgren, Thalia Harmony, Alexei Buliguin y Diego González Martín.

En 1983 recibe el certificado que lo acredita como Especialista de Segundo Grado en Fisiología Normal y Patológica y en 1986 obtiene por oposición la categoría docente principal de Profesor Titular.

Convencido de la necesidad del conocimiento de la Física para profundizar en la Neurofisiología se gradúa de Licenciado en la especialidad de Física y Astronomía en la Facultad de Física del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”, en 1987.

Es nombrado Profesor Titular adjunto de la Escuela de Biología de la Universidad de La Habana en 1984, Profesor Invitado de la Universidad Estatal de Santander, Bucaramanga, en 1996. Ha desempeñado su labor docente en las Facultades de Medicina de Las Villas y Pinar del Río, Centro de Neurociencias de Cuba, Facultad de Medicina de la Universidad de Aden (Yemen del Sur) y Facultad de Biología de la Universidad de Cali, Colombia.

Ha laborado en varios temas de investigación, entre ellos, epilepsia experimental, lateralización motora, efectos autonómicos de la alergia, actividad física y aterosclerosis. Como resultado de esos trabajos tiene más de ochenta publicaciones en revistas nacionales e internacionales y ha participado en numerosos eventos, entre los que se destacan los Congresos Mundiales de Fisiología en Budapest, en 1980; Vancouver, en 1984; International Brain Research Organization (IBRO) Budapest, 1987; Montreal, 1991 y Kyoto, 1995.

También ha participado en la elaboración de libros y materiales para la docencia y grabación de teleconferencias para el Proyecto del Policlínico Universitario.

Simultáneamente, ha desempeñado diferentes responsabilidades relacionadas con la actividad docente y científica, Jefe del departamento de Neuroanatomía Funcional, Director del Instituto de Investigaciones Fundamentales del Cerebro (ACC), Secretario del Programa Nacional de Neurociencias del CITMA, Vicepresidente de la Sociedad de Neurociencias de Cuba y miembro del Consejo de Gobierno de la IBRO.

En el 2008, como reconocimiento a toda una vida dedicada a la actividad académica y sin descuidar sus deberes con la sociedad, por la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana y el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón” le fue conferida la categoría docente especial de Profesor Consultante y más recientemente fue exaltado a la condición excepcional de Profesor de Mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana. A esto se suman numerosos reconocimientos y condecoraciones.

Fuente: Dr. Nibaldo Basilio Hernández Mesa: un científico exitoso.
Hernández Fernández RA. Revista Habanera de Ciencias Médicas. 2013;14(4).
Disponible en: http://www.revhabanera.sld.cu/index.php/rhab/article/view/222/166

Gabriel Casuso Roque (1850-1923)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Julio 12th, 2015 — 10:28 — Mirta Nuñez Gudas

Dr. Gabriel Casuso Cirujano, ginecobstetra. Una de las más importantes personalidades de la medicina cubana. El maestro absoluto de la ginecología en Cuba.

Nació en Guamutas, provincia de Matanzas, el 6 de febrero de 1850. Se graduó de bachiller en artes en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana el 29 de marzo de 1867. Luego comienza los estudios de medicina en la Universidad de La Habana.

En los primeros meses de 1869 interrumpió sus estudios y se incorporó en Nassau a la expedición del general de brigada Rafael de Quesada Loynaz y desembarcó en Cuba para formar parte del Ejército Libertador. A principios de 1872 fue hecho prisionero en grave estado de salud, por lo que fue deportado a España pensándose que padecía una tuberculosis pulmonar muy avanzada. En Madrid sufre una vómica, al abrírsele en los bronquios un absceso hepático, que era realmente la dolencia que le aquejaba y mejora después rápidamente.

Recuperada su salud solicita a la Universidad de La Habana el certificación de sus estudios para continuarlos en España. En la Universidad Central de Madrid se graduó de licenciado en medicina y cirugía en 1874. En la propia universidad madrileña se graduó de doctor en medicina en 1875. Para ampliar sus conocimientos médicos marchó a París y trabajó en el servicio de ginecología del doctor Tillaux, hospital de Lariboisiere, y en la clínica quirúrgica del profesor Verneuil, hospital de La Pitie, donde adquiere una sólida formación en cirugía y ginecología y en la universidad se doctora en medicina en 1878 con la tesis “Ensayo sobre el tratamiento de las fístulas vésico- vaginales por la reunión inmediata secundaria” en 1878.

Terminada la Guerra de los Diez Años regresa a Cuba; es autorizado a ejercer por el Gobernador General e incorpora sus títulos en la Universidad de La Habana en 1879. Muchos años más tarde se doctoró en Cirugía Dental en la Universidad de La Habana (1915), cuando tenía 65 años, obteniendo 11 sobresalientes en 12 asignaturas e igual calificación en los ejercicios del grado.

Al llegar a la Isla a finales de 1878 inició una brillante labor en la cirugía general y la ginecología y obstetricia en particular que hizo que su nombre quedara grabado en nuestra historia médica.

Introdujo en Cuba la antisepsia y se convirtió en un verdadero apóstol en nuestro medio de las ideas de Senmelweiss, de Holmer, de Pasteur y de Lister, lo que redundó en una gran disminución de la mortalidad posquirúrgica y por fiebre puerperal. Es de los cirujanos de la época que con más éxito realizó arriesgadas intervenciones quirúrgicas abdominales.
Obtuvo por oposición la plaza de cirujano del Hospital “San Felipe y Santiago” (1879), que mantuvo al trasladarse dicha institución para nuevo local con el nombre de “Nuestra Señora de las Mercedes” (1886). Estableció con el doctor Ramón Claudio Delgado Amestoy un servicio de ginecología en el Hospital de Higiene de La Habana donde realizó notable labor. Fundó con el propio doctor Delgado y Amestoy en 1893, en La Habana, barriada de Jesús del Monte, la primera Clínica Ginecológica Privada de Cuba y logró reunir en ella a un numeroso grupo de notables médicos, entre ellos los doctores Julio San Martín Carriere, Rafael Bueno y Real de Azúa, Braulio Sáenz Yánez, Manuel Ruiz Casabó, Enrique Núñez de Villavicencio, José Casariego Landa, Gaspar Rafael Weis Verson, Enrique Fortún André y Alberto Sánchez de Bustamante Sirvén, para convertirse en el maestro absoluto de la ginecología en Cuba.

Al iniciarse la última de las guerras independentistas contra España fue detenido y deportado. Fundó con el doctor Braulio Sáenz Yánez la importante revista El Progreso Médico (1889-1896 y 1898-1902). Miembro titular fundador de la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana y académico de número de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana (1885). Presidió el III Congreso Médico Nacional (1914).

Su carrera docente comenzó en agosto de 1882 cuando concurrió a ejercicios de oposición para cubrir la plaza de catedrático de Clínica de Obstetricia. Por oficio del Gobernador General de 10 de diciembre de 1884 fue nombrado catedrático auxiliar de la Facultad de Medicina, encargado de las suplencias del grupo de cirugía y tomó posesión ocho días después. Suprimida la plaza anterior por Real Orden de mayo de 1885, se prestó a servirla gratuitamente, oferta que le fue aceptada por el Gobernador General y confirmado por Real Orden de 6 de octubre de 1885, mientras recibió las gracias por el celo y desinterés en pro de la enseñanza.

Por fallecimiento del doctor Miguel Núñez Rossie, catedrático auxiliar de Obstetricia, Patología General de las Mujeres y los Niños, en 1887, fue confirmado en el cargo de catedrático auxiliar.

En esta plaza se mantuvo ininterrumpidamente hasta el 17 de julio de 1896, en que por sus actividades conspirativas a favor de la independencia de Cuba fue detenido y recluido en la Fortaleza de la Cabaña, donde se le siguió proceso por la jurisdicción de guerra. Por comunicación del Gobernador General de 9 de septiembre de 1896 se le separó de su cátedra, lo que fue confirmado por Real Orden de 13 de noviembre siguiente y un tiempo después le hicieron abandonar la Isla. Consumada oficialmente la derrota española en la última de las guerras por la independencia en el pasado siglo, el 24 de agosto de 1898, el doctor Casuso Roque regresó a Cuba para hacerse cargo de su cátedra nuevamente el 15 de octubre de ese año.

Por su gran prestigio científico y sus indiscutibles acciones patrióticas, a partir de entonces se convirtió en una figura importante en la dirección de la Universidad de La Habana y la gobernación de la nueva República. En las primeras elecciones municipales celebradas en Cuba después del cese de la dominación española fue electo concejal del Ayuntamiento de La Habana. Electo Decano de la Facultad de Medicina en 1901, reelecto en 1904 renunció a su cargo en 1905 en que tomó posesión de la Secretaría de Agricultura, Industria y Comercio en el gobierno de don Tomás Estrada Palma.

Aunque pudiera sorprender este nombramiento, tan alejado de los quehaceres científicos del doctor Casuso, se debió a los conocimientos que éste poseía sobre cuestiones agrícolas (era un próspero hacendado) y que había fundado en 1903 la Liga Agraria, que presidía, para promover el desarrollo de la agricultura en el país y la conservación de la tierra en manos cubanas como principio de defensa de la nacionalidad.

A la caída del gobierno de Estrada Palma, como consecuencia de la guerra civil de agosto de 1906 el doctor Casuso Roque renunció la Secretaría de Agricultura en 1906.

Electo nuevamente Decano de la Facultad de Medicina en 1908. Reelecto en 1913 se mantuvo en el cargo hasta 1915 en que tomó posesión del Rectorado de la Universidad de La Habana. Su reelección en 1918 causó tan serios disgustos en nuestra primera institución docente superior que tardaron muchos años para que fueran superados y dieron motivos a la sonada renuncia del doctor Francisco Domínguez Roldán como Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes y al alejamiento definitivo de éste de la enseñanza universitaria.

El doctor Casuso Roque cumplió su segundo período rectoral en 1921.

Casuso Roque fallece a los 71 años de edad ya resentida su salud por tan larga e intensa actividad desarrollada desde su más temprana juventud, presentó la renuncia a su cátedra para acogerse a jubilación en 1922. Poco más de un año después, el 17 de mayo de 1923, fallecía en la capital de la República tan eminente figura de la medicina cubana.

Obras destacadas
El doctor Casuso tradujo del francés, en colaboración con el doctor Gaspar Rafael Weiss Verson, la obra del profesor A. Auvard “La antisepsia en Ginecología y Obstetricia”, la que fue publicada en la revista “El Progreso Médico”, entre los años 1890 y 1892. Su bibliografía, tanto en cirugía como en ginecología, es muy valiosa y en esta última se destaca por su importancia histórica “Progresos de la Ginecología en Cuba”, trabajo leído ante la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, el 18 de mayo de 1887 y publicado ese año en los Anales de la institución, en el que menciona las grandes operaciones ginecológicas practicadas en Cuba de 1882 a 1887.

Entradas más antiguas »