Carlos Manuel Ramírez Corría (1903-1977)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Marzo 28th, 2015 — 10:04 — Mirta Nuñez Gudas

Carlos Manuel Ramírez CorríaReconocido neurocirujano cubano. Nació en San Luis, en las provincias del oriente cubano. Comienza a estudiar medicina, costea sus estudios trabajando como analista de un Laboratorio Clínico y redactando conferencias de Matemáticas superiores.

En 1925 el eminente biólogo argentino Dr. Joaquín Llambías, rector de la Universidad de Buenos Aires, le ofrece el cargo de profesor del Instituto de Anatomía Patológica aún sin haber terminado la carrera y viaja hacia Buenos Aires. En 1924 es nombrado miembro fundador de la Sociedad Argentina de Biología y presenta en la primera sesión científica de esta sociedad el trabajo “Las formaciones braunerianas gástricas”, Ramírez Corría tenía entonces 24 años y aún no era médico graduado.

Regresa a Cuba y se termina la carrera en 1927, durante la tiranía de Machado militó en las filas revolucionarias, fue perseguido y tuvo que salir clandestinamente rumbo a Haití donde atiende a leprosos y hace profilaxis antituberculosa en zonas rurales apartadas.

A finales de esta década viaja a París para proseguir sus estudios, por su vinculación con la Anatomía Patológica se convierte en discípulo del Dr. Clovis Vincent del Hospital “La Pitie” de París, quien fuera posteriormente fundador de la neurocirugía en Francia. Esta relación decide su camino. Luego profundiza la especialidad en España con el histólogo Don Pío del Río Ortega y el fisiólogo Santiago Ramón y Cajal, en el Instituto de Anatomía Patológica de la Universidad Central de Madrid; y en Buenos Aires, con el Dr. Bernardo Houssay, estos dos últimos Premios Nobel de Medicina.

De regreso a Cuba, en 1934 consigue trabajar en el Hospital Universitario “General Calixto García” de la Habana. Entra a oposición por la Cátedra de Anatomía Patológica y en muy reñidas lides la gana. Allí trabajó en un sótano para las consultas y en un salón de operaciones. Creado un mínimo de condiciones comienza a formar especialistas en Neurocirugía, tan necesarios para un país subdesarrollado. Desde entonces y hasta su muerte se dedicó a la asistencia, docencia e investigación en varias ramas de la medicina, específicamente en técnicas de la naciente especialidad que hizo crecer. Día por día, después de su labor asistencial, docente e investigativa comenzaba la consulta que duraba hasta altas horas de la noche.

A lo largo de su vida fue Profesor consultante de la Universidad de La Habana e impartió numerosas conferencias en México, La Plata, Caracas y Los Andes.

Fue Ministro de Salud durante 1949, pero decide renunciar por no tener el apoyo del gobierno para solucionar los problemas de su Ministerio. Durante este año logra fundar el 1er Servicio de Neurocirugía en el Hospital Universitario “General Calixto García” que dirigió por el resto de su vida.

Mientras realizaba sus labores neuroquirúrgicas, llevó a cabo estudios interdisciplinarios que lo llevó a publicar el libro “Documentos para el estudio del eritrocito”, exhaustivo trabajo sobre estructura y patología de los glóbulos rojos. Por otro lado, dedicó largas jornadas de trabajo a la investigación de la Inmunología y elaboró varias vacunas personalmente con el fin de tratar diferentes enfermedades.

Como parte de su labor asistencial e investigativa en la Neurocirugía, diseñó múltiples instrumentos y técnicas quirúrgicas novedosas para Cuba, y en ocasiones para el mundo. Desarrolló algunas ideas y maquetas que sirvieron para la docencia de la anatomía vascular encefálica.

Realizó operaciones neuroendoscópicas con cistoscopios propios de los años 45. Con estos equipos logró visualizar los ventrículos cerebrales y fulgurar el plexo coroides como parte del tratamiento de la hidrocefalia.

A principios de la década del 60 confeccionó un pequeño equipo que se atornillaba al cráneo para obtener coordenadas estereotáxicas mediante radiografías ortogonales.

Diseñó y construyó varios separadores automáticos para la cirugía de columna. Fue el descubridor del empleo del Poliuretano para realizar plastias de duramadre. También elaboró un producto gelatinoso que servía para hacer hemostasia transquirúrgica.

Por primera vez en Cuba comenzó a realizar la angiografía carotídea. Al principio la realizaba a “cielo abierto”, pero posteriormente la desarrolló de forma percutánea.

Comenzó la cirugía aneurismática en la época en que el pobre desarrollo de la anestesia obligaba a realizar lobectomías frontales o temporales para poder disecar las arterias del Polígono de Willis. En aquellos tiempos se operaba sin el empleo de la microcirugía y con clips que después de cerrados no podían abrirse.

Como parte de su interés por la Inmunología trató de desarrollar vacunas a partir de células tumorales de los propios pacientes.

Postuló en 1971 teorías sobre el origen viral de la Esclerosis Múltiple. En este tema publica varios artículos donde propone esquemas de tratamiento.

A pesar de las numerosas ofertas de trabajo recibidas en el extranjero, al triunfo de la Revolución Cubana en 1959, prefirió permanecer en su país en una época que se caracterizó por el éxodo masivo de médicos y otros profesionales.

Al prestigio adquirido en Latinoamérica por el Profesor Ramírez-Corría se debe que el Instituto Neuro-Psiquiátrico de Yucatán, México, creado en 1954, lleve su nombre desde su fundación.

Realizó operaciones neuroendoscópicas con cistoscopios propios de los años 45. Con estos equipos logró visualizar los ventrículos cerebrales y fulgurar el plexo coroides como parte del tratamiento de la hidrocefalia.

A principios de la década del 60 confeccionó un pequeño equipo que se atornillaba al cráneo para obtener coordenadas estereotáxicas mediante radiografías ortogonales.

Otros avances de la Neurocirugía en los que participo el Profesor Ramírez, fueron el de la cirugía de acceso reducido, que realizaba con la ayuda de la magnificación e iluminación coaxial, antecedentes directos de las modernas técnicas de
mínimo acceso y microcirugía.

Fue un activo promotor del empleo de modelos para el entrenamiento en su escuela de neurocirujanos. Así se hacía menos peligrosa para el paciente la curva de aprendizaje. Pues, como a menudo decía, en un salón de operaciones el personaje más importante no es el cirujano, sino el paciente; lo que constituye una interpretación ejemplar de nuestra actual bioética médica.

Implantó en Cuba un sistema de enseñanza de la cirugía que se basaba en dejar hacer lo que los aprendices del oficio neuroquirúrgico conocieran teóricamente y hubieran practicado en modelos de aprendizaje.

Todos los maestros buenos nos marcan con sus huellas, pero algunos nos marcan más. Son aquellos que no solo nos dejaron residuos de enseñanzas del oficio, sino que sembraron en
nosotros muchas inquietudes y senderos para desarrollar nuestros pensamientos más elevados. Más que lo que nos dijeron, nos dejaron lo que quedó pendiente por meditar. Porque enseñar a
pensar, es más valioso que sólo enseñar a hacer.

Hombre de vasta cultura literaria, conocedor de los clásicos, unía a su saber científico una formación humanista crecida en el apasionado ejercicio de su profesión. Un factor que incidió favorablemente en su desarrollo profesional fue el de enfrentar los problemas científicos con imaginación creadora.

El 27 de marzo de 1977, a los 74 años de edad, como una de las grandes ironías del destino, el ilustre Padre de la Neurocirugía Cubana muere de una contusión cerebral severa como consecuencia de un trágico accidente automovilístico.

Fuente: Biografía del Profesor Carlos Manuel Ramírez Corría
Disponible en: http://neuroc99.sld.cu/biogra.htm

William Withering (1741-1799)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Marzo 17th, 2015 — 10:31 — Mirta Nuñez Gudas

William WitheringMédico, geólogo, químico y botánico, nacido en Escocia. Desde muy joven se interesó por la botánica y comenzó a estudiar los efectos medicinales de nuevas plantas introducidas por los botánicos.la botánica y comenzó a estudiar los efectos medicinales de nuevas plantas introducidas por los botánicos. Estudió medicina en la Universidad de Edimburgo, y trabajó como médico desde 1779 en el Birmingham General Hospital.

En 1775, uno de sus pacientes, enfermo del corazón, recurrió a Withering que no supo qué remedio administrarle para aliviarle. El paciente, que era un sujeto tenaz, recurrió entonces a una gitana que le administró un remedio a base de hierbas que le alivió notablemente de su hidropesía (edemas generalizados).

Enterado de ello Withering buscó durante varios días a la gitana por caminos y carreteras hasta encontrarla y convencerla de que le comunicase la fórmula de su remedio. Se trataba de una decocción de varias hierbas, entre ellas la digitalis purpúrea. Aunque esta planta era conocida desde los tiempos más remotos, se la consideraba como un poderoso veneno y sólo se utilizaba externamente para la cicatrización de heridas, Withering llegó a la conclusión que el producto eficaz en la hidropesia era la digitalis y experimentó con 163 pacientes diversas fórmulas y formas de administración con notable éxito.

Withering introdujo oficialmente en la farmacopea el digitalis en 1785 al publicar su obra “An Account of the Foxglove”.Withering no consiguió averiguar si la acción del digitalis era a nivel del corazón o del pulmón observando que la capacidad sanadora de la droga era desigual en las distintas formas de hidropesía: nula en la hidropesía cerebral (hidrocefalia) u ovárica (quiste ovárico) buena en otras formas. También advirtió de los serios efectos secundarios. De esta manera fue Withering quien añadió la digitalis como un medicamento útil para estabilizar y fortalecer la acción del músculo cardiaco.

 Establecido en Birmingham, alcanzó fama y riqueza siendo considerado como el médico más importante de su época fuera de Londres.

Además de su actividad médica Withering publicó un libro sobre la Flora Británica, que se imprimió en varias ediciones. Además publicó un trabajo de clasificación de Hongos pionero en su tiempo.

Durante años padeció de tuberculosis. Está enterrado en la iglesia vieja de “Edgbaston”, próxima a “hall”. Su lápida, que actualmente se ha trasladado al interior de la iglesia, tiene dedaleras grabadas en la parte superior, para recordar su descubrimiento. También es recordado por las “Piedras de la Luna” de la “Lunar Society Moonstones”, también en Birmingham.

Fuente: Today in Science
Disponible en: http://todayinsci.com/3/3_17.htm

¿Cómo surgió la palabra “higiene”?

Archivado en: ¿Sabía que...? — Febrero 28th, 2015 — 8:59 — Mirta Nuñez Gudas

HigiaAsclepio, hijo de Apolo, conocido por los latinos como Esculapio, era el dios griego de la medicina. Fue confiado por su padre al centauro Quirón, quien le enseñó el arte de curar enfermos, pero Asclepio fue más allá y aprendió a resucitar a los muertos. Zeus le dio muerte, receloso de que pudiera alterar el orden natural al poseer el dominio de este arte. El dios médico fue llevado al cielo, donde se convirtió en constelación, que hoy tiene el nombre de Serpiente.
Su hija Higia hermana de Yaso y Panacea, era la diosa de la curación, la limpieza y la sanidad,  heredó el arte de curar a los enfermos, una profesión a la que su padre la había destinado desde que le dio el nombre, que tomó de la palabra griega higieinós ‘sano’, proveniente del indoeuropeo su-gwiyes-ya, del mismo significado.

Ulf von Euler (1905-1983)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Febrero 7th, 2015 — 13:40 — Mirta Nuñez Gudas

Ulf von EulerMédico sueco graduado en el Instituto Karolinska de Estocolmo, allí impartió docencia, fue titular de la Cátedra de Fisiología durante cuarenta años.

Luego de graduarse amplió sus estudios en estancias en Inglaterra, Bélgica y Alemania. 

Este fisiólogo sueco compartió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1970 con Sir Bernard Katz y Julius Axelrod por su estudio independiente de los mecanismos de trasmisión de las neuronas.

Su descubrimiento más importante ocurrió en 1946, cuando consiguió aislar el neurotransmisor noradrenalina, y demostró que el neurotransmisor del sistema nervioso simpático no era la adrenalina, como se creía hasta entonces, sino la noradrenalina. Una vez identificada esta molécula, von Euler realizó interesantes estudios sobre su distribución en los nervios y órganos, su excreción y cuantificación en función de las diferentes condiciones fisiológicas y patológicas, su almacenamiento y su actuación en la propia transmisión.

Euler ya había descubierto en 1935 la prostaglandina.

Desde 1966 hasta 1975 ocupó el cargo de presidente de la Fundación Nobel.

Fuente: Biografías y Vida
Disponible en: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/e/euler_chelpin_ulf.htm

Eusebio Hernández Pérez (1853-1933)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Enero 18th, 2015 — 10:46 — Mirta Nuñez Gudas

Eusebio Hernández PérezNatural de Colón, Matanzas. Tuvo una activa participación en las tres guerras del siglo XIX y alcanzó el grado de General de Brigada.
Su actividad patriótica se desarrolla como colaborador de su amigo, el Lugarteniente General Antonio Maceo Grajales. Estuvo a las órdenes del Generalísimo Máximo Gómez, José Maceo y Calixto García.
En 1887 se gradúa como médico en Madrid y cursa estudios de Obstetricia en París, donde conoció al profesor Pinard, del cual fue un alumno prominente.
Cuando se vio frustrada la libertad en 1900, publicó diversos libros y dictó conferencias proclamando su interés de continuar luchando por la independencia de Cuba por encima de todo, incluso de su profesión. Fue un activo opositor de la Enmienda Platt.
Fue miembro de honor de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de Cuba, miembro fundador de la Academia de Historia y miembro de la Sociedad de Obstetricia de Francia.
Eusebio Hernández fue considerado un pedagogo innovador de la cátedra de Obstetricia a la que dedicó más de 30 años de su existencia. Por sus aportes a la especialidad fue considerado el Padre de la Obstetricia cubana.
Tuvo una vida plagada de actividades y actitudes que lo destacaron como un hombre de la Independencia, un patriota, un político, un científico, un académico y un reconocido docente.
Recibió numerosos homenajes y condecoraciones, incluyendo la Orden Carlos Manuel de Céspedes y de la Cruz Roja Cubana, hasta su deceso en La Habana a la edad de 80 años, el 23 de noviembre de 1933, siendo expuesto su cadáver en el Paraninfo de la Academia de Ciencias Médicas Físicas y Naturales. Sus restos mortales descansan hoy en el Panteón de los Veteranos de la Necrópolis de Colón.

Fuente: EnCaribe.org. Disponible en: http://www.encaribe.org/es/article/eusebio-hernandez-perez/1636
Gloria al doctor y general Eusebio Hernández Pérez. Disponible en: http://www.ohch.cu/noticias/gloria-al-doctor-y-general-eusebio-hernandez-perez

Herman Boerhaave (1668-1738)

Archivado en: ¿Sabía que...? — Diciembre 31st, 2014 — 15:04 — Mirta Nuñez Gudas

Herman BoerhaaveSe conoce como “El Hipócrates de Holanda”o “el Maestro de Europa”. Son pocas las personas que en vida tienen reconocimiento fuera de sus países. Una de esas figuras fue Herman Boerhaave, a quien en el siglo XVIII se le consideró la figura médica más respetable de Occidente y se le denominaba “el Maestro de Europa”, a pesar de que nunca salió de su Holanda natal. Resaltó la importancia del proceder sistemático y del criterio médico, lo que tuvo impacto en varias generaciones de médicos en todo el mundo.

Herman Boerhaave nació en Holanda en 1668. Era el mayor de nueve hermanos. Su padre era un pastor protestante, quien le enseñó desde la gramática hasta el trabajo en el campo. Estudió en la escuela pública de Leiden, donde fue el mejor alumno. La temprana muerte de su padre y las limitaciones económicas no fueron barrera para que fuera aceptado en la universidad, donde inició estudios de Teología y Filosofía. Su capacidad de trabajo y su brillo intelectual lo acercaron a los más famosos profesores. Se graduó en Filosofía en 1690.

Sin embargo, su deseo e interés profundo era estudiar Medicina. Comenzó como autodidacta, estudiando a Vesalio, a Bartholino y a Faloppio y asistiendo a las disecciones públicas. Así, siguiendo su vocación, en 1693 se graduó de médico, presentando una tesis en la que destacaba la exploración de los excrementos de los enfermos para definir mejor la enfermedad.

Se le describe como un hombre cariñoso, con sentido del humor y promotor de la alegría. Era una persona modesta pero que sabía ser firme, aunque sin dureza. Le gustaba cabalgar, trabajar la tierra, caminar y cuando estuvo débil, tocar el violín.

Se casó en 1710 con la hija de un rico comerciante. Tuvo una vida familiar tranquila a pesar de la pérdida de sus tres pequeños hijos hombres, sobreviviéndole solo una hija mujer.

Antes y durante sus estudios médicos se abocó al estudio de Química y Botánica, campos en los que se volvió un experto. Introdujo nuevas clasificaciones y convirtió el Jardín Botánico de Leiden en uno de los más admirados del mundo. En Química fue un cuidadoso experimentador y trabajó intensamente para desterrar algunos conceptos sin fundamento científico que se basaban en la alquimia. Logró inclusive aislar la urea de la orina.

En 1701, fue nombrado profesor en la universidad y, en 1714, catedrático en medicina clínica, cargo que ocupó hasta su muerte. Fue promotor de la enseñanza junto al enfermo y convirtió a la Universidad de Leiden en el centro europeo de la medicina.

Boerhaave tuvo muchos discípulos. Su capacidad pedagógica y su atractiva oratoria eran muy admiradas, al igual que su devoción por el trabajo. Fue pionero de los hospitales académicos, y así organizó en el hospital de su ciudad un sistema de doce camas para enseñar a los alumnos, donde combinaba la teoría con la práctica.

Sus clases en Leiden eran públicas y solían terminar en ovaciones. Llegaban estudiantes y médicos de todas partes a escuchar sus lecciones, de Oxford y Cambridge, de toda Europa e inclusive de Rusia y China. Así, se le considera el impulsor de las grandes escuelas médicas de Edimburgo y Viena. Pedro el Grande de Rusia lo honró con su visita y Federico el Grande de Prusia, ordenó que todos los médicos profesores enseñaran al estilo de Boerhaave. Fue elegido Miembro de la Academia de Ciencias de París y Fellow de la Real Sociedad Médica inglesa.

Restauró entre los estudiantes el prestigio de Hipócrates, a quien consideraba el padre de la Medicina y a su obra como el origen de todo el conocimiento médico. Admiró también a Thomas Sydenham, cuya obra leyó, releyó y siempre consultó. Solía mencionar que, luego de Hipócrates, nadie hizo descripciones clínicas tan cuidadosas como Sydenham.

Fue un promotor del trabajo sistemático y ordenó el caos que había a nivel médico científico en esa época. Recalcaba la importancia del uso de la razón, además de la observación, la comparación y la indagación.

Síndrome de Boerhaave
Es la ruptura espontánea del esófago que puede ocurrir después de esfuerzos violentos como vomitar tras comidas copiosas, en bulimia o por excesos de alcohol. Lleva a derrame del contenido gástrico en el mediastino, ocupación pleural, dolor intenso y estado de shock. Se debe administrar terapia intravenosa, antibióticos y proceder con la reparación quirúrgica de la lesión. Si no se opera de urgencia el paciente fallece.

Entre sus publicaciones destacan “Instituciones médicas” y “Aforismos sobre el diagnóstico y la curación de las enfermedades”, que fueron usadas durante muchas décadas como libros de referencia para los estudios médicos.

Salud personal y final
A pesar de ser un hombre alto, fuerte y atlético, su salud se vio afectada desde 1720 por un problema de gota. Fue empeorando con los años pero continuó trabajando en la enseñanza y atendiendo a pacientes que llegaban de toda Europa a buscar su opinión.

A mediados de 1737, Boerhaave comprendió que se aproximaba su final y describió con detalle los síntomas que lo iban afectando, tanto los dolores físicos como su agobio y ánimo cada vez más comprometido.

Contribución
Si bien los conocimientos de Boerhaave fueron excepcionales, estos quedan en un segundo lugar frente a sus cualidades humanas y su virtud. Esta unión de mente brillante y virtuosismo es lo que lo convierte en una personalidad excepcional y en un ejemplo de vocación para todos los médicos.

Fuente: Herman Boerhaave
“El Hipócrates de Holanda”o “el Maestro de Europa” (1668-1738)
Galenus. Revista para los médicos de Puerto Rico.
Disponible en: http://www.galenusrevista.com/Herman-Boerhaave.html

Entradas más antiguas »