Diabetes mellitus

15 enero 2019

Descubren un nuevo mecanismo por el cual la obesidad provoca resistencia a la insulina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:57

La obesidad cambia el perfil de microARN en los exosomas del plasma, según desvela un experimento con modelo murino de síndrome metabólico. El trabajo demuestra que, si se transfiere a ratones sanos los exosomas aislados de ratones obesos, se provoca intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina.
Gordo tomandose la presion
Un equipo de investigadores del Idibaps y del CiberDEM han demostrado uno de los mecanismos por los que la obesidad modula el metabolismo de la glucosa y de los lípidos en ratones. Lo hace a través de cambios en el contenido de microARN de los exosomas, vesículas que secretan todas las células y que se encuentran en la sangre. Estos cambios en el patrón de los microARN, pequeñas moléculas con capacidad para regular la expresión de determinados genes, provocan intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina. El estudio desenmascara un mecanismo patológico poco explorado hasta ahora y proporciona una nueva diana terapéutica para el tratamiento del síndrome metabólico.
La investigación, que se publicó en PNAS, lo ha coordinado Anna Novials, jefa del equipo Patogenia y Prevención de la Diabetes del Idibaps y jefa de grupo del CiberDEM. El primer autor del estudio es Carlos Castaño, investigador pre-doctoral del grupo, y la última autora del trabajo es Marcelina Párrizas, investigadora del equipo del Idibaps /CiberDEM.
Los cambios en el perfil de los microARN circulantes en la sangre se asocian a varias enfermedades, incluyendo las metabólicas. Estas moléculas se pueden utilizar como biomarcadores para mejorar el diagnóstico de las enfermedades y monitorizar la respuesta a los tratamientos.
Los investigadores han estudiado el papel de los microARN contenidos dentro de los exosomas en el síndrome metabólico. Lo han hecho con un modelo de ratón diabético que simula este síndrome. Mediante una dieta rica en grasas, los animales se hacen intolerantes a la glucosa -como un estado pre-diabético-, tienen el hígado graso y trastorno en el metabolismo de los lípidos.
Los investigadores analizaron el perfil de microARN que contienen los exosomas de estos ratones y obtuvieron un panel mediante un análisis bioinformático. Los resultados demuestran que la obesidad cambia el perfil de microARN en los exosomas del plasma en ratones. Pero lo más importante es que, si se trata a ratones sanos con los exosomas aislados de ratones obesos, se provoca intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina. Los investigadores también reprodujeron en el laboratorio el patrón de microARN asociados a la obesidad, y vieron que la transferencia a ratones sanos también les provocaba el mismo síndrome metabólico.
“En este estudio hemos explicado el papel que juegan los exosomas y determinados microRNAs relacionados con la obesidad en la aparición y desarrollo de la resistencia a la insulina y la diabetes. Ahora, el futuro, es conseguir bloquear estas moléculas para que no aparezca la enfermedad “, explica Anna Novials, que también es presidenta de la Sociedad Española de Diabetes
Fecha:8/1/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/descubren-un-nuevo-mecanismo-por-el-que-la-obesidad-provoca-resistencia-a-la-insulina.html

20 noviembre 2013

Síndrome metabólico en la infancia y adolescencia

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 12:16

Dr. Clemente Orellana Sáenz

El Síndrome Metabólico (SM) se define como un conjunto o acumulación ocasional, sucesiva o secuencial de síntomas o síndromes  de patogenia metabólica (por ejemplo, diabetes mellitus  tipo 2, obesidad) o no (hipertensión arterial), de alteraciones protrombóticas – hipofibrinolíticas y/o proinflamatorias y de coagulación, que se encuentran interrelacionados entre si. El síndrome metabólico es un concepto clínico.No es un padecimiento. Es una herramienta pedagógica útil para el médico de primer contacto.

La prevalencia es muy elevada en la población general, el 24% en población adulta mayor de 20 años y el 40% en población mayor de 60 años.Varían de acuerdo a la zona geográfica y origen étnico de la población estudiada.En población  mayor de 20 años en zonas urbanas, la  prevalencia desde el 8%(India) hasta el 24%(EE.UU.) para varones, desde el 7% (Francia) hasta el 43% (Irán) en mujeres. Aumenta desde el 7% en las personas de 20-29 años hasta el 44% en las de 60-69 años.Hay aumento de la prevalencia de SM  en adolescentes con obesidad.

La obesidad y el sobrepeso han sido utilizados como palabras intercambiables, pero estas no son sinónimos.El sobrepeso es el incremento en el peso corporal  con estándares arbitrarios  definidos en relación a la talla.Implica una excesiva acumulación de tejido adiposo(grasa)suficiente para dañar la salud.La obesidad es el resultado de un aumento  en el tamaño o la cantidad de células de grasa en una persona.(Orellana ,2012).Casi la mitad de los niños de Norteamérica y América del Sur tienen sobrepeso u obesidad para el año 2010.(IOTF,2010). Cada año son diagnosticados 6 millones de nuevos casos de diabetes mellitus.Existe una epidemia de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes que tiene directa relación con el incremento de la obesidad en estas edades.

La diabetes mellitus tipo 2  en jóvenes se ha incrementado en proporciones epidémicas.En América Latina en el año 2011 existen 25.1 millones de personas con diabetes mellitus y para el año 2030 serán 39.9 millones con un incremento del 59%. “La diabetes es una enfermedad crónica,debilitante y costosa,que tiene graves complicaciones,conlleva grandes riesgos para las familias,los Estados Miembros y el mundo entero y plantea serias dificultades para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente,incluidos los objetivos de desarrollo del Milenio” Resolución de la ONU 61/225 de 2006 sobre Diabetes

Decálogo de hábitos alimentarios saludables:1.- Cuanta mayor variedad de alimentos exista en la dieta,mayor garantía de que la alimentación es equilibrada y de que contienen todos los nutrientes necesarios.2.- Los  cereales (pan, pasta, arroz, etc),las patatas y legumbres, deben constituir la base de la alimentación, de manera que los hidratos de carbono representen entre el 50 y 60 % de las calorías de la dieta.3.- Se recomienda que las grasas no superen el 30% de la ingesta diaria, debiendo reducirse  el consumo de grasas saturadas y ácidos grasos trans.4.- Las proteínas deben aportar entre el 10 y el 15% de las calorías totales,debiendo combinar proteínas de orígenes animal y vegetal.5.- Se debe incrementar la ingesta diaria de frutas, verduras y hortalizas hasta alcanzar, al menos, 400 g/día. Esto es, consumir, como mínimo, 5 raciones al día de estos alimentos.6.- Moderar el consumo de productos ricos en azúcares simples, como golosinas, dulces y refrescos.7.- Reducir el consumo de sal, de toda procedencia, a menos de 5 g/día, y promover la utilización de sal yodada.8.- Beber entre uno y dos litros de agua al día.9.- Nunca prescindir de un desayuno completo, compuesto por lácteos, cereales (pan, galletas, cereales de desayuno…) y frutas, al que debería dedicarse entre 15 y 20 minutos de tiempo.10.- Involucrar a todos los miembros de la familia en las actividades relacionadas con la alimentación.(Estrategia NAOS,2006)

La prevención de la obesidad es una prioridad internacional de salud pública, dado que   la prevalencia de la obesidad y sobrepeso está elevándose en las poblaciones de niños en todo el mundo, impactando a corto y largo plazo la salud. Las estrategias de prevención de la obesidad para niños puede cambiar el comportamiento pero la eficacia en términos de prevención de la obesidad persiste pobremente entendida.  “El etiquetado de los alimentos” es un paso decisivo para combatir la epidemia de obesidad y diabetes en el Ecuador.

C_Orellana@hotmail.com

19 marzo 2013

Investigan nuevas causas del síndrome metabólico

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:16

Estudios relacionados con el síndrome metabólico (SM) se concentraban en la reducción de peso y de grasa corporal como principales factores ejecutores de ese mal, que contribuía al aumento de riesgo en el desarrollo de enfermedades como la diabetes mellitus tipo 2 y trastornos cardiovasculares.
Sin embargo, investigadores de la Universidad de Antioquia, en Colombia analizan que el problema no se limita al exceso de grasa en el abdomen u otra parte del cuerpo, sino que el síndrome metabólico está íntimamente ligado a la cantidad y calidad del tejido muscular.
Los científicos aseguran que estas complicaciones ocurren como consecuencia del estilo de vida moderno, inadecuados hábitos alimentarios, la obesidad y el sedentarismo.
Uno de los integrantes del grupo de investigación señaló que el problema es que el SM es una enfermedad que fácilmente puede mimetizarse o no ser diagnosticada claramente, y sobre la cual es necesario demostrar que a pesar de la relación que tiene con la obesidad y el sedentarismo, no es ocasionada solo por la acumulación de grasa en el organismo, sino también por el desarrollo muscular que pueda tener un individuo, y su calidad metabólica.
Los músculos pueden clasificarse como cardiacos, relacionados con el corazón; lisos, que están en el intestino, y músculos esqueléticos, generalmente pegados a los huesos. En este último se enfoca el estudio que inició la hipótesis de que el desarrollo muscular, en general y por segmentos corporales, se podría asociar con el SM.
Este trabajo, publicado por la revista europea Annals of Nutrition and Metabolism, indicó que las personas con SM tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 y de presentar eventos cardiovasculares que generan, a su vez, una alta incidencia de enfermedades, y que la ganancia de masa muscular, en algunos casos, es una condición vital para prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas.
http://www.juventudrebelde.cu/suplementos/en-red/probeta/2013-01-19/cientificos-investigan-nuevas-causas-del-sindrome-metabolico/

9 noviembre 2012

La ingesta de bebidas azucaradas incrementa el riesgo de síndrome metabólico

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:51
hombre-bebiendo-refresco-energetico
Un estudio de la Universidad de Navarra muestra que los participantes que aumentaron el consumo de refrescos presentaron un mayor riesgo de síndrome metabólico a seis y ocho años, en comparación con aquellos que habían reducido el consumo.
Un incremento en el consumo de bebidas azucaradas se asocia con un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico. Así lo destaca un estudio realizado por investigadores del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, que ha sido galardonado por la Sociedad Española de Epidemiología.
El trabajo, enmarcado en el proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra) y titulado ‘Cambio de consumo de bebidas azucaradas e incidencia de síndrome metabólico en una cohorte de graduados universitarios españoles’, recibió el premio SEE-CIBERESP, otorgado a las diez mejores comunicaciones de personal investigador joven presentadas en el XXX Congreso de esta Sociedad.
En el estudio participaron 8.157 personas libres de síndrome metabólico que fueron seguidas durante al menos seis años. Según explica la doctora Maira Bes-Rastrollo, primera autora, “los participantes que aumentaron el consumo de refrescos azucarados presentaron un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico a seis y ocho años de seguimiento, en comparación con aquellos que habían disminuido su consumo. Además, presentaron un mayor riesgo de hipertensión, obesidad central, hipertrigliceridemia e hiperglucemia”.
Según ha informado la Universidad de Navarra, la muestra del estudio se elaboró en el contexto de una población con un patrón de dieta mediterránea donde el consumo de este tipo de bebidas es menor. “Hasta la fecha, -apunta Bes-Rastrollo, solo hay tres estudios que hayan valorado esta hipótesis con anterioridad, pero ninguno de ellos lo hace en este contexto, y tampoco se evalúan los cambios en el consumo durante el seguimiento a largo plazo de los participantes”.
El consumo de bebidas azucaradas se midió a partir de un cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos previamente validado en España. El síndrome metabólico, según explica la doctora Bes-Rastrollo, se definió según cinco posibles criterios: circunferencia de la cintura, glucosa en sangre, triglicéridos, HDL colesterol y presión arterial.
El proyecto SUN está financiado por el fondo de investigaciones sanitarias (FIS) del Instituto de Salud Carlos III y el departamento de Salud del Gobierno de Navarra y cuenta con la participación voluntaria y anónima de más de 21.500 graduados universitarios.
Además de la doctora Bes-Rastrollo, participaron en el congreso los siguientes investigadores: Miguel Ruíz-Canela, Cristina López del Burgo, Silvia Carlos, Estefanía Toledo, Jorge Núñez, Juanjo Beunza y Miguel Angel Martínez-González.

7 marzo 2012

El 31% de la población adulta española padece síndrome metabólico

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:02
gordo_brit
El estudio DARIOS, realizado por el IMIM, muestra que, si bien la prevalencia de esta alteración es mayor entre los hombres, a partir de los 55 años se iguala, y a partir de los 64 años se duplica en las mujeres.
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) advierte de que el 31% de la población adulta española padece síndrome metabólico (SM), una agrupación no casual de diferentes factores de riesgo o alteraciones que aumenta la probabilidad de padecer diabetes o enfermedad cardiovascular asociada.
Así lo refleja un artículo publicado en la última edición de Revista Española de Cardiología (REC) sobre el estudio DARIOS. Este trabajo, liderado por el IMIM (Instituto de Investigación del Hospital del Mar, en Barcelona) y financiado mediante una ayuda no condicionada de AstraZeneca, se ha basado en once estudios poblacionales desarrollados en nuestro país en la primera década del siglo XXI, en los que han participado 24.670 personas de edades comprendidas entre los 35 y 74 años.
Se considera que una persona padece SM cuando presenta tres de los cinco criterios siguientes: glucemia elevada, presión arterial sistólica o diastólica elevada, HDL colesterol disminuido, triglicéridos elevados y medidas de perímetro abdominal por encima de los 102 cm en hombres y de los 88 cm en las mujeres.
Según explica el Dr. Daniel Fernández-Bergés, miembro de la SEC, cardiólogo del Hospital Don Benito-Villanueva de Badajoz y uno de los autores del estudio, “este síndrome también multiplica por 1,5 el riesgo de mortalidad por cualquier causa”.
Del total de población estudiada, 7.832 personas padecían SM, con una prevalencia superior en hombres (32% frente a 29% en mujeres). “Un aspecto que nos llamó la atención fue que, aunque la prevalencia era mayor entre los hombres, a partir de los 55 años se iguala, y a partir de los 64 años se duplica en las mujeres”, afirma el especialista. “Este hecho podría explicarse por la protección estrogénica del sexo femenino durante la etapa fértil, que desaparece a partir de la menopausia”.
Estudio del riesgo coronario
Otro aspecto importante que ha estudiado DARIOS es el riesgo coronario a diez años de las personas con SM, mayor en los hombres, con un 8%, que en las mujeres, con un 5%.
A pesar de ello, las mujeres que padecen SM tienen 2,5 veces más probabilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular que las que no lo padecen. Sin embargo, entre los hombres, esta probabilidad se multiplica únicamente por dos.
“Estos datos son de vital importancia, ya que se ha comprobado que la detección precoz de SM es muy útil en prevención primaria de eventos cardiovasculares. Muchas de las personas con SM hacen una vida normal y no tienen consciencia de que la suma de estos factores se traduce en un aumento considerable del riesgo de presentar una enfermedad cardiovascular o de desarrollar diabetes”, alerta el Dr. Fernández-Bergés.
Síndrome metabólico premórbido
El estudio DARIOS es el primero que ha actualizado la prevalencia de SM en España siguiendo la nueva definición del síndrome metabólico acuñada por la OMS, y que excluye a todos los individuos que ya padezcan o hayan padecido alguna enfermedad cardiovascular o diabetes.
Así, a partir de este criterio, por el que el SM pasa a llamarse síndrome metabólico premórbido, la prevalencia en España se sitúa en el 26% de los hombres y el 24% de las mujeres.
“Esta nueva definición permite centrar el uso clínico del síndrome en la prevención primaria de la diabetes y la enfermedad cardiovascular; además, reduce la población diana y la delimita a una edad más joven”, concluye el doctor.

30 noviembre 2011

Índice cintura-cadera contra perímetro cintura para el diagnóstico del síndrome metabólico en niños y adolescentes con familiares de primer grado diabéticos tipo 1

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:12

Eduardo Cabrera-Rode,I Yadenys Bioti Torres,II Sigrid Marichal Madrazo,III Judith Parlá Sardiñas,IV Celeste Arranz Calzado,V Raysa Olano Justiniani,VI Pedro González Fernández,VII Manuel Vera GonzálezVIII
IDoctor en Ciencias Biológicas. Investigador Titular. Jefe Departamento Inmunología. Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.
IIEspecialista de I Grado en Medicina General Integral. Residente de 3er. año de Endocrinología. Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.
IIIEspecialista de I Grado en Endocrinología. Hospital Pediátrico de Centro Habana. La Habana, Cuba.
IVEspecialista de I Grado en Endocrinología. Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.
VLicenciada en Bioquímica. Máster en Bioquímica Clínica e Inmunología. Asistente. Investigadora Auxiliar. Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.
VIEspecialista de I Grado en Medicina General Integral y Laboratorio Clínico. Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.
VIIEspecialista de II Grado en Endocrinología. Máster en Atención Integral al Niño. Investigador y Profesor Auxiliar. Hospital Pediátrico Docente “William Soler”. La Habana, Cuba.
VIIIEspecialista de II Grado en Endocrinología. Profesor e Investigador Auxiliar. Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.
Artículo de la Revista Cubana de Endocrinología

23 marzo 2011

Síndrome metabólico en niños y adolescentes hipertensos obesos

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 8:57
OQUENDO DE LA CRUZ, Yudalvis; PINEIRO LAMAS, Regino; DUARTE, María Caridad  y  GUILLEN DOSAL, Ana. Síndrome metabólico en niños y adolescentes hipertensos obesos. Rev Cubana Pediatr [online]. 2010, vol.82, n.4, pp. 31-40. ISSN 0034-7531.

4 septiembre 2010

Continuan las discusiones sobre el síndrome metabólico

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 17:45
 Años después de que el término síndrome metabólico fue acuñado continúa la controversia sobre la validez de nombrar y tratar a un cierto grupo de factores de riesgo como una condición específica. Aunque diferentes organizaciones usan diferentes definiciones, el síndrome metabólico se define generalmente como una condición que posee tres de los siguientes factores: circunferencia de la cintura aumentada, triglicéridos elevados, colesterol HDL reducido, presión sanguínea elevada, y glucosa en ayunas elevada.
Durante casi todo el tiempo que este síndrome se ha considerado, los desacuerdos sobre su relevancia han marcado las relaciones entre algunos de la comunidad de diabetes con otros de la de cardiología. Esto llegó a la cúspide en 2005 cuando la American Diabetes Association (ADA) y la European Association for the Study of Diabetes (EASD) publicaron una declaración que desaprobaba el uso del término síndrome metabólico, y unas semanas después, la American Heart Association (AHA) y el National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) publicaron su propia declaración aprobando el uso del concepto síndrome metabólico. Cinco años después, parece que muy poco ha cambiado y sigue habiendo discusiones sobre si tiene algún caso identificar y etiquetar a los individuos con este grupo de factores de riesgo.
Perspectiva de cardiología: Una herramienta que vale la pena
La mayor parte de los cardiólogos que contactó heartwire piensan que identificar a las personas con esta mezcla de factores de riesgo es un ejercicio valioso en tanto que es posible así hacerles recomendaciones más radicales sobre el estilo de vida. 
 Dr. Grundy
Dr Grundy
Uno de los médicos clave en el grupo que apoya el término síndrome metabólico es el Dr. Scott Grundy (University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas, EE UU), quien comentó a heartwire: “Creo que el concepto del síndrome metabólico es válido y la mayoría de las personas en el campo cardiovascular piensan así”. Calcula que en EE UU, al menos la mitad de la población tiene sobrepeso y probablemente el 40% tiene síndrome metabólico. “Tenemos que hacer algo al respecto, los médicos deben prestar atención a esta situación”.
Grundy afirma que la perspectiva opuesta que mantienen las organizaciones de diabetes es el resultado de una guerra territorial: “esta discusión tiene que ver con que las personas en el área de diabetes piensan que los cardiólogos están invadiendo su territorio; agregamos el síndrome metabólico a los lineamientos sobre colesterol y las personas en el campo de la diabetes se preocuparon”.
También sugirió que parte del problema tiene que ver con que el diagnóstico del síndrome metabólico no ha demostrado ser predictor de una enfermedad más seria. “No se supone que sea un predictor; en términos de una vida, el síndrome metabólico si tiene un gran poder predictivo de eventos cardiovasculares y diabetes pero no debe considerarse la principal herramienta predictiva. Un análisis basado en factores de riesgo tradicionales nos dirá si debemos recetar estatinas o no. Nunca se pensó que el síndrome metabólico haría eso, sino más bien que identificaría a un grupo de pacientes al que se le puede hacer recomendaciones más radicales sobre estilo de vida”.
Grundy argumenta que el “origen común” de los componentes del síndrome metabólico implica que los pacientes deben tratarse como una unidad y deben enfatizarse los cambios de estilo de vida, más que tratarlos como personas con componentes identificados por separado. “Los cambios en el estilo de vida pueden mejorar todos los factores a la vez. . . . Si, además, los pacientes tendrán que tomar medicamentos para reducir el colesterol o la presión arterial pero tal vez requerirán dosis más bajas si las combinan con dieta y ejercicio, con lo que al mismo tiempo mejorarán también los otros factores de riesgo”.
La presencia del síndrome metabólico se da cuando las preocupaciones respecto al peso dejan de ser cosméticas y empiezan a ser médicas
Usó el ejemplo de dos personas, una con sobrepeso y otra con peso normal, ambas con presión arterial alta. “Los cambios en estilo de vida serán más importantes en la persona gorda”, dijo llanamente. “Esto cambia la forma como tratamos a esa persona. Los médicos que sólo tratan factores de riesgo individuales no ven esto, pero si yo veo a una persona con el patrón de los factores de riesgo del síndrome metabólico juntos, enfatizaré el tratamiento del estilo de vida aun más”.

El Dr. Darren McGuire (University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas, EE UU), un cardiólogo con fuerte interés en la diabetes está de acuerdo con Grundy: “Creo que el constructo: síndrome metabólico es útil, ya que ayuda a identificar en la población general a aquellos con un riesgo mayor de desarrollar diabetes o enfermedad cardiovascular en un momento en que una intervención respecto al estilo de vida puede ser muy útil”, comentó a heartwire. 
 Dr. Darren McGuire
Dr McGuire
McGuire dice que la presencia del síndrome metabólico “se da cuando las preocupaciones respecto al peso dejan de ser cosméticas y empiezan a ser médicas”. Afirma que es aplicable especialmente en los cuidados de primer nivel, cuando el médico puede usar este grupo de factores de riesgo para hacer más consciente al paciente de la importancia de los cambios en el estilo de vida. “Los médicos en atención primaria son los que necesitan estar alerta al síndrome metabólico; necesitan herramientas simples que les ayuden a identificar pacientes a los que necesitan prestar más atención”.
También reconoce: “Probablemente los médicos de primer nivel están muy confundidos sobre el síndrome metabólico debido a los mensajes contradictorios que reciben de los especialistas.”
¿La suma o las partes individuales?
McGuire nota que la postura de la comunidad de diabetes, que dice que la suma no es más que las partes individuales juntas podrá ser una afirmación científica útil pero no es útil en la clínica. “Algunos de estos factores pueden ser altos pero no al nivel en que se identificarían individualmente; pero si hay tres factores ligeramente altos, eso podría ser una luz preventiva. Arbitrariamente hemos decidido qué lugar de la línea biológica recibe el nombre de enfermedad. Con el síndrome metabólico, como hay otros factores de riesgo, podemos pensar que en un punto anterior en la línea se nos indica que hay que empezar a hablar más seriamente con el paciente.”
Existe una anormalidad de la que tenemos que hablar. Esto hace que el paciente preste atención rápidamente
McGuire también enfatiza lo que él ve como una distinción importante: “Yo diría que el síndrome metabólico muestra un riesgo incrementado de desarrollar una enfermedad, más que ser una enfermedad en sí mismo. No creo que automáticamente se requiera una intervención farmacéutica para cada factor de riesgo, pero sabemos que una intervención enfática en relación al estilo de vida es beneficiosa para estos pacientes. Desde el punto de vista de cardiología, si no estuviera seguro si debo recetar aspirina y estatinas a un paciente, si tiene otros factores de riesgo, como en el síndrome metabólico, eso sería lo que me empujaría a empezar el tratamiento. Algunas veces usamos CRP [proteína C reactiva] o CAC [Calcio en las arterias coronarias], tamizando para tomar esta decisión, pero las pruebas del síndrome metabólico son generalmente más fáciles de hacer y más económicas”.
McGuire también afirma que el tener un síndrome específico también hace que el paciente preste más atención a las recomendaciones del médico: “Existe una anormalidad de la que tenemos que hablar. Esto hace que el paciente preste atención rápidamente.”
EASD: “El síndrome metabólico. . . está muerto” 
Presidente de la EASD 
Dr Jörgens Source: European Association for the Study of Diabetes]
En contraste con los cardiólogos, la comunidad de diabetes ha sido más rápida para negar la utilidad del concepto síndrome metabólico. El director ejecutivo de la EASD, el Dr. Viktor Jörgens resumió la firme perspectiva de la EASD y la ADA, diciendo: “La hipótesis de que el síndrome metabólico es una enfermedad está muerta. Está claro que no se obtiene un beneficio adicional al identificar estos grupos de factores de riesgo sobre el medir y tratar los factores de riesgo individuales.”
No se debe inventar una enfermedad que aplicaría a una cuarta o a una tercera parte de la población
Aseguró que demasiada gente caería en la categoría del síndrome metabólico; “No se debe inventar una enfermedad que aplicaría a una cuarta o a una tercera parte de la población. Para que una enfermedad se tome con seriedad necesita definirse de manera apropiada, y existen muchas definiciones de síndrome metabólico; además, es necesario demostrar que se obtiene una ganancia cuando la persona se etiqueta con esta condición, y esto no se ha demostrado. Sin esto, llamar a una colección de factores de riesgo síndrome no tiene sentido.”
Agregó que la EASD no tiene nada que agregar a su declaración del 2005, que concluye diciendo: “La información básica, clínicamente importante y críticamente insuficiente acerca del síndrome metabólico hace que se requiera un examen más serio para determinar si la ciencia médica está haciendo bien al atraer la atención de y etiquetar a millones de personas con una supuesta enfermedad cuya definición no está bien cimentada.” 
Dr. Bilous 
Dr Bilous
De la misma manera, el especialista en diabetes, el Dr. Rudy Bilous (Newcastle University, Reino Unido) resumió los argumentos contra el concepto de síndrome metabólico para heartwire de la siguiente forma: “Básicamente no existe información sólida que confirme que el síndrome metabólico es de hecho un verdadero síndrome. Muchos piensan que es un conjunto de características asociadas/factores de riesgo cardiovascular que se manifiestan juntos pero su asociación colectiva con la enfermedad cardiovascular no es más que la suma de sus partes. Así que llamarlo síndrome no agrega nada. Además, mucho del riesgo se asocia con hiperglucemia/intolerancia a la glucosa, obesidad e hipertensión. Finalmente, no hay tratamiento más que el manejo de cada factor de riesgo por separado. Así que no es un concepto muy útil [y] ha probado más bien ser un obstáculo que un avance en la medicina/ciencia clínica”.
“Una tormenta por nada” 
 Dr. Natahan
Dr Nathan
Sin embargo, no todos los especialistas en diabetes han adoptado la perspectiva oficial de la ADA/EASD. Uno de ellos, con una perspectiva más moderada es el Dr. David Nathan (Massachussets General Hospital, Boston, EE UU). El describe la situación como: “una tormenta por nada”.
Comentó a heartwire: “El síndrome metabólico surgió como un concepto en el área de la investigación e incluye una confluencia de condiciones clínicas que pueden ocurrir al mismo tiempo. Es un concepto importante desde la perspectiva de epidemiología y para la investigación sobre la existencia de una causa subalterna única de estas condiciones. Después se empezó a usar como una herramienta de diagnóstico y las discusiones comenzaron”.
Dice que las discusiones que se han dado son entre los “muéganos” y los “separatistas” (lumpers and sppliters). “Los muéganos gustan de juntar diferentes condiciones, mientras que a las personas que no aceptan el término les gusta separar y prefieren considerar cada condición por separado”.
Creo que el término tiene su uso, pero no es muy importante
“Puedo ver la utilidad de la herramienta para identificar al grupo de pacientes que podría tener un riesgo alto; ya que estos individuos tienen varios factores de riesgo, se les podría tratar de manera más radical. No entiendo las razones para que la ADA y la EASD se indignen tanto por esto”, dijo.
Nathan agregó: “Supongo que no es un término muy riguroso; existen muchas definiciones distintas que consideran diferentes constelaciones de factores de riesgo y los diferentes subgrupos que se forman podrían ser muy diferentes entre sí, dependiendo de qué factores específicos se han considerado. De cualquier modo, me parece que están haciendo una tormenta en un vaso de agua. Creo que el término tiene su uso, pero no es muy importante.”
Una perspectiva diferente: ¿Son los triglicéridos y la cintura la clave? 
 Dr. Despres
Dr Després
Un grupo en Quebec ha tomado una perspectiva un poco diferente del síndrome metabólico; ellos piensan que hay que focalizar la atención en dos componentes esenciales de la condición: la medida de la cintura y los niveles de triglicéridos. El Dr. Jean-Pierre Després (Institut Universitaire de Cardiologie et de Pneumologie de Québec, QC, Canadá) explicó: “Se ha exagerado el uso de la idea de que si se tienen tres de los cinco factores de la lista, se forma parte de un grupo específico. Esto se ha tomado como el santo grial. El término: síndrome metabólico, es atractivo, pegajoso. Se le puede llamar de cualquier modo, lo importante es que es necesario identificar individuos con vida sedentaria, que no comen bien, y que debido a sus genes almacenan la grasa en el lugar equivocado: el hígado y el abdomen; más adelante, empiezan a desarrollar resistencia a la insulina. No es necesario hablar de tres de los cinco factores de riesgo”.
Després dice que la medida de la cintura y los niveles de triglicéridos pueden usarse para definir a este grupo de personas que tienen un incremento en el riesgo. “Algunas personas han dicho que puede haber individuos delgados que tengan el síndrome metabólico, pero no creo que esto sea cierto. Es cierto que hay personas que no son muy obesas pero almacenan la grasa en el lugar equivocado por lo que están en riesgo. Usando solamente la circunferencia de la cintura y los niveles de triglicéridos puede hacerse bien la selección. Estos son dos marcadores muy simples que pueden usarse para identificar a los individuos con cantidades altas de grasa visceral, lo que lleva a un aumento en el riesgo de la enfermedad cardiovascular y la diabetes”.
Després piensa que la resistencia a la insulina también es importante, dice que está asociada con la grasa visceral: “La resistencia a la insulina está asociada con la grasa visceral en el crimen. Lo que desconocemos son las contribuciones independientes que la grasa visceral y la resistencia a la insulina aportan a esta sopa de factores de riesgo que causan enfermedad cardiovascular y diabetes”.
También señala que de los cinco criterios del síndrome metabólico, tres (colesterol HDL, glucosa y presión arterial) se consideran cuando se evalúa el riesgo de enfermedad cardiovascular: “Si uno quiere saber su riesgo de IM en los próximos 10 años, Framingham lo indicará mejor que el criterio del síndrome metabólico. Sin embargo, la forma más prevalente de síndrome metabólico se encuentra en pacientes con grasa visceral que son sedentarios y comen mal. Nadie podrá convencerme de que no es así; la gente delgada que es activa físicamente simplemente no tiene el síndrome metabólico”. Agregó: “Estas personas pueden identificarse midiéndoles la cintura y los triglicéridos, y entonces pueden considerarse para recomendaciones radicales en el estilo de vida. En esto radica el valor del síndrome metabólico; uno no puede identificar a estos pacientes con los factores de riesgo tradicionales”.
La gente delgada que es activa físicamente simplemente no tiene el síndrome metabólico
Després dice que el [concepto de] síndrome metabólico es “un trabajo en progreso”.
En su opinión, “el término síndrome metabólico no le dice al médico cuál es el principal factor de riesgo. Creo que debería ser redefinido como una constelación de anormalidades metabólicas asociadas con la grasa visceral y la resistencia a la insulina. Esto simplificaría las cosas y aclararía en gran medida la confusión acerca de esto”.
Sin embargo, McGuire tiene una actitud reservada respecto a esta postura: “No creo en la idea de que se trata simplemente de la cintura y los triglicéridos; sabemos que cuando estos factores de riesgo se juntan el riesgo aumenta, pero no sabemos específicamente cuales son los más importantes. Existen muchas diferentes opiniones; algunas personas piensan que para tener síndrome metabólico es necesario que la glucosa esté fuera de lo normal. [Després] argumenta que es necesario tener una cintura aumentada; yo estoy de acuerdo con la perspectiva oficial que dice que tener tres de estos factores es un signo de incremento en el riesgo”.
29 de agosto de 2010 | Sue Hughes
(Artículo original en inglés, heartwire; 27 jul. 2010) Nueva York, NY, EE UU
http://www.theheart.org/article/1108665.do
2-9-10

6 abril 2010

Predicción en el síndrome metabólico

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 20:47

El síndrome metabólico y la carótida en adultos jóvenes

La obesidad, los niveles altos del colesterol asociado a lipoproteínas de baja densidad y la hiperinsulinemia predicen la progresión acelerada del espesor de la íntima y media de la carótida en los adultos jóvenes.

 

Dres. Koskinen J, Kähönen M, Juonala M y colaboradores

SIIC

Circulation 120(3):229-236, Jul 2009

10 febrero 2010

Síndrome metabólico y alteraciones ergométricas en pacientes adultos no diabéticos

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:41

Síndrome metabólico y alteraciones ergométricas

Dra. Mayra Sánchez León; Dr. José E. Fernández Britto Rodríguez; Dr Cs. Jorge Bacallao Gallestey; Lic. Caridad Robaína Mesa; Dra. Ileana Cabrera Rojas; Ana Liz Rodríguez Porto

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus