Diabetes mellitus

17 septiembre 2017

Comer mucha carne aumenta el riesgo de diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:22

Carnes rojasEl nuevo estudio confirma los hallazgos anteriores que relacionan el consumo de carne con mayor incidencia de esta enfermedad.
Un equipo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke (EE. UU.) ha confirmado que un alto consumo de carne roja y aves de corral puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes. Por el contrario, los pescados y los mariscos, no representan ningún riesgo. Los resultados han sido publicados en la revista American Journal of Epidemiology.

¿Por qué comer demasiada carne puede predisponernos a la diabetes?

Los investigadores analizaron los datos del Estudio de Salud Chino de Singapur, en el que participaron 63.257 adultos de entre 45 y 74 años. Fueron seleccionados entre 1993 y 1998, y tuvieron un seguimiento continuo junto a dos entrevistas, la primera de 1999 a 2004 y la otra de 2006 a 2010. El objetivo era evaluar el vínculo entre la carne roja, las aves, los peces y los mariscos y la diabetes tipo 2, teniendo en cuenta el impacto del hierro hemo, que es el contenido de hierro absorbido por la ingesta de carne.

Los resultados determinaron que las personas con una mayor ingesta dietética de carne roja y aves de corral tenían un mayor riesgo de diabetes. Concretamente, comer más carne roja aumentaba el riesgo de diabetes un 23% y comer más carne de aves de corral aumentaba el riesgo de diabetes un 15%. Sin embargo, tanto el consumo de pescado como el de crustáceos no presentó ningún peligro.

No hay duda: La carne roja y las aves de corral aumentan el riesgo de diabetes
Afortunadamente, los investigadores también observaron que cuando la carne fue reemplazada por pescado y mariscos, el aumento del riesgo se redujo.

En este contexto, los expertos también examinaron el impacto del hierro hemo relacionado con el consumo de carne y la diabetes. Encontraron que una mayor ingesta de hierro hemo fue asociada a un mayor riesgo de desarrollar diabetes.

A continuación, evaluaron si ajustar o no el contenido de la ingesta de hierro hemo en las dietas de los individuos afectaría el riesgo de sufrir diabetes. Esto fue lo que descubrieron:

“Después de un ajuste adicional para la ingesta de hierro hemo, la asociación entre la ingesta de carne roja y el riesgo de diabetes se mantuvo estadísticamente significativa, mientras que la asociación con la ingesta de aves desapareció”, explican los autores.

Esto puede sugerir que hay sustancias presentes en la carne roja -y no en las aves de corral-, aparte del hierro-, que podrían ser responsables del mayor riesgo de diabetes. Sin embargo, en el caso de las aves de corral, el estudio sugiere que algunas partes del pollo pueden presentar menos riesgo que otras. La pechuga, por ejemplo, tiene un contenido de hierro hemo inferior a los muslos de pollo, por lo que puede ser más saludable a largo plazo.

Aunque no debemos renunciar a la carne, sí que deberíamos ser más conscientes de las cantidades y tipos de carne que integramos en las comidas.

“Los singapurenses sólo necesitan reducir la ingesta diaria, especialmente para la carne roja, y elegir la pechuga de pollo y el pescado o marisco, o los alimentos proteínicos a base de plantas y los productos lácteos, para reducir la ingesta diaria”, aclara Woon-Puay Koh, líder del trabajo.

El estudio, según los autores, es extrapolable a toda la población mundial.

Referencia: Meat, Dietary Heme Iron, and Risk of Type 2 Diabetes Mellitus: The Singapore Chinese Health Study. Mohammad Talaei Ye-Li Wang Jian-Min Yuan An Pan Woon-Puay Koh. 2017 American Journal of Epidemiology, doi.org/10.1093/aje/kwx156

Por: Sarah Romero
Fecha: 12/09/2017

https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/comer-mucha-carne-aumenta-el-riesgo-de-diabetes-921504857688?utm_source=Cheetah&utm_medium=emailMUY&utm_campaign=170911_Newsletter

19 abril 2017

El consumo de legumbres se asocia a un menor riesgo de diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:39

Legumbres 2Los últimos resultados del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) muestran una asociación protectora entre el consumo de legumbres, especialmente de lentejas, y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, después de más de cuatro años de seguimiento a 3.349 personas con alto riesgo cardiovascular.

Las legumbres constituyen un grupo de alimentos ricos en vitaminas del grupo B, contienen diferentes minerales beneficiosos para la salud (calcio, potasio y magnesio), grandes cantidades de fibra, y son consideradas un alimento con bajo índice glucémico; por lo tanto, dan lugar a un incremento más lento de los niveles de glucosa en sangre tras su ingesta. Debido a su valor nutricional, comer legumbres de forma regular podría mejorar la salud. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), declaró el año 2016 como el año internacional de las legumbres con el objetivo de concienciar a la población sobre sus beneficios nutricionales.
Hasta hoy, a pesar de que las legumbres se consideran uno de los factores dietéticos que pueden ofrecer protección frente a la diabetes tipo 2, que afecta a nivel mundial a más de 400 millones de personas (según datos de 2015), la asociación entre esta enfermedad y el consumo de legumbres (excluida la soja y sus derivados) ha sido poco estudiada.
Con la finalidad de incrementar el conocimiento en esta área, investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CiberObn) y de la Unidad de Nutrición Humana de la URV, con la colaboración de otros grupos de investigación del estudio Predimed, han evaluado la asociación entre el consumo de legumbres, sus distintos subtipos y el riesgo de desarrollar diabetes en individuos que presentan alto riesgo cardiovascular. También han evaluado el efecto que tiene sobre ese riesgo la sustitución de otros alimentos ricos en proteínas e hidratos de carbono por legumbres.
Los investigadores han analizado 3.349 participantes con alto riesgo cardiovascular que no tenían diabetes tipo 2 al inicio del estudio. Tras cuatro años de seguimiento, los resultados han revelado que, en comparación con los individuos que consumen legumbres -lentejas, garbanzos, alubias y guisantes- en menor cantidad (12,73 gramos/día, lo que equivale aproximadamente a 1,5 raciones a la semana de 60 g en crudo), los participantes que las consumían en mayor medida (28,75 gramos/día, lo que equivale a 3,35 raciones a la semana), presentaban un 35 por ciento de menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
En relación con los diferentes subtipos de legumbres, las lentejas son las que se han asociado a ese menor riesgo de desarrollar diabetes. Los individuos con una mayor ingesta de lentejas durante el seguimiento (aproximadamente 1 ración/semana), frente a los individuos que las consumían en menor cantidad (menos de media ración a la semana), presentaban un 33 por ciento de menor riesgo de desarrollar la enfermedad.
Asimismo, hay que subrayar que la sustitución de media ración al día de alimentos ricos en proteínas o hidratos de carbono (huevo, pan, arroz y patata hervida) por media ración al día de legumbres se asoció también a un menor riesgo de incidencia de la diabetes tipo 2. Los investigadores destacan la importancia del consumo de legumbres para la prevención de enfermedades crónicas, entre ellas la diabetes, pero afirman que se necesitan más estudios con otras poblaciones para confirmar estos resultados.
El estudio, publicado en la revista científica Clinical Nutrition, ha sido liderado por Nerea Becerra-Tomás, investigadora de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili, y el profesor Jordi Salas-Salvadó, investigador principal del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CiberObn) y jefe de la Unidad de Nutrición y jefe clínico del Hospital Universitario Sant Joan de Reus,ambos miembros del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV).
Fecha: 30/03/2017

http://www.diariomedico.com/2017/03/30/area-profesional/entorno/el-consumo-de-legumbres-se-asocia-a-un-menor-riesgo-de-diabetes

16 febrero 2016

La estatura influye en las enfermedades cardíacas, la diabetes y el cáncer.

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:17

Un artículo recientemente publicado saca a la luz la relación entre el aumento general de estatura en el mundo con el desarrollo de ciertas enfermedades. Para los autores de la investigación, las personas altas tienen menos riesgo de sufrir determinados problemas de salud, como trastornos cardiovasculares y diabetes de tipo 2, pero son más propensos al cáncer.
El estudio ha sido llevado a cabo por los profesores Norbert Stefan y Hans-Ulrich Häring, del Departamento de Medicina Interna de Tubinga (Alemania) y el Instituto de Investigación de la Diabetes y las Enfermedades Metabólicas de la Universidad de esa ciudad; el profesor Matthias Schulze, del Instituto Alemán de Nutrición Humana de Potsdam; y el profesor Frank Hu, de la Escuela de Medicina Pública de Harvard y la Escuela Médica de Boston (EE. UU.). Estos expertos analizaron los factores de la dieta y otros mecanismos que puedan explicar esta relación.
La estatura viene determinada en gran medida por la genética, pero en décadas recientes ha aumentado considerablemente en niños y adultos de todo el mundo de forma constante. Hoy, casi todos los hijos superan a los padres en estatura cuando llegan a adultos. El mayor crecimiento se ha dado en los Países Bajos: los hombres holandeses actuales son 20 cm más altos que los de hace 150 años. Curiosamente, el consumo per cápita de leche y productos lácteos en ese país es el más alto del mundo. Estas observaciones llevaron a los científicos a analizar las causas y los efectos médicos de este aumento de estatura.
Su estudio revela que la altura tiene un impacto importante en la mortalidad por algunas enfermedades comunes, independientemente del índice de grasa corporal y otros factores. Investigaciones precedentes ya habían establecido que los altos tienen menos riesgo cardiovascular y de diabetes que los bajitos pero mayor peligro de sufrir un cáncer. Concretamente, según Schulz, los datos epidemiológicos dicen que por cada 6,5 cm de estatura baja la mortalidad por enfermedades del corazón un 6 %, mientras que la muerte por cáncer aumenta un 4 %.
Los autores creen que el aumento de estatura es una señal de la sobrealimentación con comida calórica y rica en proteínas animales durante diferentes etapas del crecimiento. Sin embargo, ya en el útero materno se programan factores y hormonas de crecimiento a largo plazo como la insulina y el IGF-1/2. Entre otras consecuencias, la activación de estos sistemas vuelve al cuerpo más sensible a la acción de la insulina, que influye en el metabolismo de las grasas. De acuerdo con esa idea, el profesor Stefan afirma que “los datos que han recabado muestran que las personas altas son más sensibles a la insulina y tienen menos contenido graso en el hígado, lo que podría explicar por qué son menos propensos a los trastornos cardiovasculares y la diabetes tipo 2″. Este hallazgo coincide con otros estudios publicados que sugerían que los altos están mejor protegidos contra los desórdenes del metabolismo de los lípidos. Sin embargo, esta activación del sistema IGF-1/2 podría relacionarse con un mayor riesgo de sufrir ciertos cánceres, especialmente los de pecho, colon y piel (melanoma), ya que las células de crecimiento están permanentemente activadas, piensan los investigadores. Su conclusión es que se debería considerar el factor de crecimiento y la estatura en la edad adulta en la prevención de las enfermedades mencionadas.

Fuente: Revista Muy Interesante

25 septiembre 2015

La exposición a pesticidas se asocia con mayor riesgo de diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:10

Un meta-análisis de 21 estudios presentado en la reunión anual de este año de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes muestra que la exposición a los pesticidas se relaciona con un 61 por ciento más de riesgo de desarrollar diabetes, con diferentes tipos de pesticidas mostrando distintos niveles de riesgo. El estudio fue realizado por Giorgos Ntritsos, de la Universidad de Ioannina, en Grecia, y Ioanna Tzoulaki y Evangelos Evangelou, del Imperial College de Londres, en Reino Unido, y sus colegas.
El desarrollo de la diabetes se considera que es fruto de una interacción entre factores genéticos y ambientales y nuevas evidencias sugieren que los contaminantes ambientales-incluyendo los pesticidas- pueden desempeñar un papel importante en la patogénesis de esta patología. En este estudio, los autores realizaron una revisión sistemática y un meta-análisis de estudios observacionales que evaluaron la relación entre la exposición a los pesticidas y la diabetes.
Los investigadores examinaron la vinculación entre la exposición a cualquier plaguicida y todos los tipos de diabetes y realizaron análisis separados de investigaciones que estudiaron sólo a participantes con diabetes tipo 2 (DT2). Se identificaron un total de 21 estudios que evaluaron la asociación entre los pesticidas y la diabetes, que abarcaron a 66.714 individuos (5.066 casos/ 61.648 controles). La mayoría de las obras no informaban del tipo específico de diabetes examinado.
En casi todos los estudios de análisis, se determinó la exposición a plaguicidas mediante biomarcadores en la sangre o la orina, uno de los métodos más precisos. Los investigadores encontraron que la exposición a cualquier tipo de pesticida se asoció con un mayor riesgo de cualquier tipo de diabetes en un 61 por ciento.
En los 12 estudios que analizaron únicamente la diabetes tipo 2, el aumento del riesgo fue del 64 por ciento para las personas expuestas a pesticidas. En el caso de los plaguicidas individualmente, se identificó un incremento del riesgo en asociación con la exposición al clordano, oxiclordano, trans-nonacloro, DDT, DDE dieldrín, heptacloro y HCB.
“Esta revisión sistemática apoya la hipótesis de que la exposición a varios tipos de pesticidas aumenta el riesgo de diabetes. Los análisis de subgrupos no revelaron diferencias en las estimaciones de riesgo en función del tipo de estudios o la medición de la exposición. El análisis por separado de cada uno de los plaguicidas sugiere que algunos pesticidas son más propensos a contribuir al desarrollo de la diabetes que otros”, concluyen los autores.
No obstante, añaden que los resultados deben interpretarse con cautela debido a la naturaleza observacional de los datos que no prueba la causalidad de las asociaciones observadas. Ahora, estos expertos están realizando análisis adicionales de los datos y haciendo un mayor meta-análisis de la exposición a plaguicidas en relación con otros resultados, incluidos resultados neurológicos y varios tipos de cáncer.

Fuente: El Médico Interactivo

11 junio 2015

La hipercolesterolemia familiar parece reducir el riesgo de diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:05

Un estudio que se publica recientemente en JAMA revela que la prevalencia de diabetes tipo 2 es significativamente más baja en los más de 25.000 pacientes con hipercolesterolemia familiar(HF) analizados que en sus parientes no afectados con el trastorno metabólico. No obstante, las cifras varían en función de la mutación genética.
En concreto, la prevalencia de diabetes tipo 2 es del 1,75 % en los pacientes con HF, frente al 2,93 % entre sus familiares, lo que se traduce en una probabilidad de sufrir la entidad metabólica un 51 % menor.
Los autores del trabajo, cuyo primer firmante es John Kastelein, del Centro Médico Académico de Ámsterdam, creen que esta relación inversa podría deberse a un efecto del metabolismo intracelular del colesterol sobre la función de las células beta pancreáticas. En todo caso, subrayan que se trataría de uno más de los diversos factores implicados en el desarrollo de la diabetes tipo 2.

http://endocrinologia.diariomedico.com/2015/03/11/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/hipercolesterolemia-familiar-podria-reducir-riesgo-diabetes

14 marzo 2015

Consumir estatinas aumenta un 46 % el riesgo de desarrollar diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:52

Un estudio publicado en Diabetología muestra que el consumo de estatinas se asocia con un 46 % de aumento del riesgo de desarrollar diabetes, incluso después de haber incorporado los factores de desviación. El estudio ha sido realizado por Markku Laakso, del Instituto de Medicina Clínica, de la Universidad del Este de Finlandia.
Estudios previos ya habían sugerido que el aumento del riesgo de desarrollar diabetes se relacionaba con el uso de estos fármacos. Sin embargo, estos estudios tenían limitaciones, los individuos analizados habían sido seleccionados especialmente en pruebas sobre las estatinas que incluían pacientes con un alto riesgo de enfermedad cardiovascular. En consecuencia, el riesgo de diabetes en los ensayos clínicos era bastante diferente del riesgo para la población general. Muy a menudo los estudios previos sobre diabetes se habían basado en la evaluación de la diabetes o la medición rápida de la glucosa, tendiendo a una subestimación de número actual de casos de diabetes.
En este nuevo estudio el equipo investigó los efectos del tratamiento con estatinas en el riesgo de diabetes tipo 2 y el deterioro del control de la glucemia en 8.749 hombres sin diabetes durante un periodo de seguimiento de 6 años.
Se diagnosticó diabetes a 625 hombres con intolerancia a la glucosa, un nivel de 6,5 % o mayor de HbA1c, o bien con un tratamiento antidiabético empezado durante el seguimiento. La sensibilidad a la insulina y la secreción fueron evaluadas.
Los investigadores encontraron que después de ajustar los parámetros de edad, masa corporal, medida de la cintura, actividad física, tabaquismo, ingesta de alcohol, historial familiar de diabetes y beta-bloqueantes y tratamiento diurético, los pacientes tratados con estatinas eran un 46 % más propensos a desarrollar diabetes que aquellos que no habían sido tratados con estatinas.

http://endocrinologia.diariomedico.com/2015/03/05/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/un-estudio-muestra-que-el-consumo-de-estatinas-aumenta-en-un-46-por-ciento-el-riesgo-de-desarrollar-diabetes

12 mayo 2014

Beber café puede reducir el riesgo de padecer diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:06

cafe3

Beber más café podría reducir el riesgo de diabetes tipo 2, sugiere un nuevo estudio de gran tamaño de EE. UU.

Las personas que aumentaron su consumo de café en más de una taza durante cuatro años redujeron su riesgo de diabetes, mientras que los adultos que bebían menos café en ese periodo experimentaron un aumento en las probabilidades de diabetes, halló el estudio de más de 123,000 adultos.

“Parece que hay una relación que responde a la dosis entre aumentar el consumo de café y un riesgo más bajo de diabetes”, comentó el investigador líder, el Dr. Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

“Básicamente, cuanto más café, menor es el riesgo de diabetes”, señaló Hu. “Las personas que beben de tres a cinco tazas de café al día disfrutaron de una reducción significativa en el riesgo de diabetes tipo 2″.

Sin embargo, las personas pueden beber demasiado café, sobre todo las que no responden bien a la cafeína, advirtió Hu. La cafeína, un estimulante, puede mantener a algunas personas despiertas, y también puede hacer que el corazón se acelere.

“Es difícil precisar qué componentes del café podrían contribuir a un menor riesgo de diabetes tipo 2″, dijo Hu. “La opinión actual es que la responsabilidad de un riesgo más bajo de contraer diabetes la tiene la combinación de antioxidantes y otros nutrientes en el café”.

El estudio, que aparece en la edición en línea del 24 de abril de la revista Diabetologia, muestra una asociación entre más café y un menor riesgo de diabetes, pero no puede establecer que lo uno cause lo otro, comentó Hu. Pero experimentos en humanos y un pequeño ensayo con humanos sí halló una relación causal entre el café y una menor resistencia a la insulina, apuntó. La resistencia a la insulina es una señal de advertencia de la diabetes.

El café puede formar parte de una dieta saludable, pero las personas no deben considerarlo como una forma de prevenir la diabetes tipo 2, sentenció Hu. “Las personas deben seguir vigilando su peso y ser físicamente activas”, añadió.

Como Hu, otros expertos aún no están preparados para aconsejar a los pacientes que aumenten su consumo de café.

“A partir del estudio, parece que el café puede proteger a al menos algunas poblaciones de contraer diabetes tipo 2″, dijo el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

“Pero, al igual que con todo, el mensaje no es que beber café previene la diabetes, sino equilibrar todos los buenos elementos de la vida para que puedan ser usados y consumidos con moderación”, planteó.

El Dr. Spyros Mezitis, endocrinólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que una limitante del estudio es que todos los datos fueron reportados por los mismos participantes.

“No se sabe si dijeron la verdad”, lamentó.

Además, perder peso y hacer ejercicio son formas más efectivas de reducir el riesgo de diabetes que beber café, agregó Mezitis.

“No recomiendo que nadie beba café para prevenir la diabetes”, dijo.

Para el estudio, el equipo de Hu recolectó datos de tres importantes estudios de EE. UU.: el Estudio de salud de las enfermeras de 1986 a 2006 y de 1991 a 2007, y el Estudio de seguimiento de profesionales de la salud de 1986 a 2006.

Los participantes de los estudios completaron cuestionarios cada cuatro años, que incluían su ingesta de café y té. En general, se reportaron 7,269 casos de diabetes tipo 2.

Los investigadores calcularon que las personas que aumentaron su consumo de café en un más de una taza al día durante cuatro años redujeron el riesgo de contraer diabetes tipo 2 en los cuatro años siguientes en un once por ciento, en comparación con las que no aumentaron su ingesta diaria de café.

Pero las personas que bebieron al menos una taza menos de café o más al día durante los cuatro años tenían un riesgo un 17 por ciento más alto de diabetes en los cuatro años posteriores, señalaron los investigadores.

El grupo de Hu definió una taza de café como 8 onzas (24 centilitros) de café, negro o con una cantidad pequeña de leche y/o azúcar. Beber café cargado de azúcar o crema podría aminorar cualquier beneficio que el café podría tener en la reducción del riesgo de diabetes, advirtió Hu.

Los hallazgos solo aplicaron al café con cafeína. El café y el té descafeinados no se asociaron con cambios en el riesgo de diabetes tipo 2, dijeron los investigadores.

La Dra. Alyson Myers, endocrinóloga del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York, dijo que el café por sí mismo podría no explicar el riesgo reducido de diabetes.

“No está claro si la taza adicional de café podría hacer que estos pacientes coman menos, ya que quizá se sientan llenos antes”, planteó.

Myers anotó que el estudio contó con profesionales de la atención de la salud, por lo que los resultados quizá no reflejen la población completa. El estudio tampoco abordó la actividad física. “Quizá los que bebían café con cafeína tenían la energía para hacer más ejercicio”, comentó.

JUEVES, 24 de abril de 2014 (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Frank Hu, M.D., Ph.D., professor, nutrition and epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; Spyros Mezitis, M.D., endocrinologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Alyson Myers, M.D., endocrinologist, North Shore University Hospital, Manhasset, N.Y.; April 24, 2014, Diabetologia, online

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_145905.html

15 febrero 2014

El consumo de yogur puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:51

La reducción del riesgo es un 28 % menor en comparación con el grupo que no realizó ninguna ingesta de yogur.

Una nueva investigación publicada en ‘Diabetologia’ muestra que un elevado consumo de yogur, en comparación con ninguna ingesta, puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2 de reciente comienzo en un 28 %.

En concreto, científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) descubrieron que un mayor consumo de productos lácteos fermentados de bajo contenido en grasa, que incluyen todas las variedades de yogur y algunos quesos bajos en grasa, también disminuyen el riesgo relativo de diabetes en un 24 % en general.

La investigadora principal de este estudio, la doctora Nita Forouhi, del Consejo de Investigación Médica de la Unidad de Epidemiología de la Universidad de Cambridge, explica: “Esta investigación pone de manifiesto que determinados alimentos pueden tener un papel importante en la prevención de la diabetes tipo 2 y son relevantes para los mensajes de salud pública”.

Los productos lácteos son una fuente importante de proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales. Sin embargo, también son una fuente de grasa saturada, por lo que las directrices dietéticas actualmente aconsejan a la gente no consumir en grandes cantidades, en lugar de recomendar que consuman estos productos en las opciones bajas en grasa.

Estudios previos sobre los vínculos entre el consumo de productos lácteos (de alto contenido en grasa o bajo en grasa ) y la diabetes tuvieron resultados no concluyentes. Por lo tanto, la naturaleza de la asociación entre la ingesta de productos lácteos y la diabetes tipo 2 aún no está clara, lo que llevó a los autores a realizar esta nueva investigación, utilizando evaluación mucho más detallada del consumo de productos lácteos que la que se hizo en los análisis anteriores.

La investigación se basó en el estudio ‘EPIC-Norfolk’, que incluyó a más de 25.000 hombres y mujeres que viven en Norfolk, Reino Unido, y en ella se analizó un registro diario detallado de toda la comida y bebida consumida durante más de una semana en el momento del ingreso en el estudio entre 753 personas que desarrollaron diabetes tipo 2 durante más de 11 años de seguimiento con 3.502 participantes en el estudio seleccionados al azar. Esto permitió a los autores examinar el riesgo de diabetes en relación con el consumo de productos lácteos en total y los tipos de productos lácteos individuales.

El consumo de productos lácteos total (el total de productos lácteos de alto contenido graso o total de productos lácteos bajos en grasa) no se asoció con la diabetes de nueva aparición después de tener en cuenta factores importantes como estilos de vida saludables, educación, niveles de obesidad, otros hábitos alimenticios e ingesta total de calorías. La ingesta total de leche y queso tampoco se asoció con riesgo de diabetes.

Por el contrario, los participantes en el estudio que consumían más productos lácteos fermentados con bajo contenido en grasa (como yogur, queso fresco y requesón bajo en grasa) fueron un 24 por ciento menos propensos a desarrollar diabetes tipo 2 durante los 11 años, en comparación con los no consumidores.

Cuando se examinaron por separado los productos lácteos fermentados bajos en grasa, el yogur, que representa más del 85 por ciento de estos productos, se vinculó con un 28 % menos de riesgo de desarrollar diabetes. En concreto, se observó esta reducción del riesgo entre las personas que consumían un promedio de cuatro recipientes y medio estándar de 125g de yogur a la semana.

Lo mismo se aplica a otros productos lácteos fermentados bajos en grasa como quesos no madurados, incluyendo el queso fresco y el queso cottage o requesón. Otro hallazgo fue que el consumo de yogur en lugar de una porción de otros aperitivos como las patatas fritas también redujo el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Si bien este tipo de estudio no puede probar que el consumo de productos lácteos hace que el riesgo de diabetes se reduzca, los productos lácteos contienen componentes beneficiosos tales como la vitamina D, el calcio y el magnesio. Los productos lácteos fermentados pueden ejercer efectos beneficiosos contra la diabetes a través de las bacterias probióticas y una forma especial de la vitamina K (de la familia menaquinona) asociada con la fermentación.

Los autores reconocen las limitaciones de la investigación sobre la dieta que se basa en pedir a la gente que informe de lo que comen y no tener en cuenta el cambio en la dieta a lo largo del tiempo, pero señalan que su estudio era grande, con un seguimiento a largo plazo y había una evaluación detallada de las dietas de las personas que se recogió en tiempo real, en el momento en que la gente consume los alimentos, en lugar de depender de la memoria pasada.

Los autores concluyen que su estudio, por tanto, ayuda a proporcionar pruebas sólidas de que el consumo de productos lácteos fermentados con bajo contenido en grasa, en gran parte la ingesta de yogur, se relaciona con un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/124817/el-consumo-de-yogurt-puede-reducir-el-riesgo-de-diabetes-tipo-2

5 diciembre 2013

Características clínicas predicen el avance de la diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:23

Un estudio indica que la posibilidad de que las personas con diabetes tipo 2 necesiten insulina está asociada con varias características clínicas, pero no con factores genéticos.

Estudios previos habían sugerido que un índice de masa corporal (IMC) bajo, la edad joven al momento del diagnóstico y una baja función de las células beta estarían relacionados con un avance acelerado de la enfermedad, según publica el equipo en la revista Diabetes Care.

El doctor Ewan R. Pearson, de la Universidad de Dundee, en Gran Bretaña, y colegas utilizaron información de 5.250 pacientes con diabetes tipo 2 de Tayside, en Escocia.

El equipo definió la necesidad de insulina como el tratamiento con la hormona o un nivel de hemoglobina (Hb) A1c de por lo menos 8,5 por ciento (o 69 mmol/mol) con dos o más terapias no insulínicas para la diabetes.

Los autores usaron la Escala de Riesgo Genético (GRS, por su sigla en inglés) que cubre 61 variables conocidas para la diabetes tipo 2. Cada unidad de la GRS corresponde a un aumento de 2,72 puntos del riesgo genético esperado para la enfermedad.

Un IMC inferior a 24 y superior a 30, como así también un valor de referencia HbA1c por encima del 7 por ciento (53 mmol/mol) estuvieron significativamente asociados con un aumento del riesgo de necesitar tratamiento con insulina.

Otras características que estuvieron independientemente relacionadas con un avance acelerado de la necesidad de utilizar insulina fueron la menor edad al momento de diagnosticar la diabetes, el colesterol HDL bajo y los triglicéridos elevados.

Los resultados de la GRS para la diabetes tipo 2 no estuvieron asociados con el tiempo hasta empezar a necesitar insulina. Pero su aumento estuvo relacionado con una menor edad al momento del diagnóstico y de empezar a usar insulina (pero no con el intervalo entre el diagnóstico y la necesidad de utilizar insulina).

En un análisis secundario no surgió una relación significativa entre el valor GRS para las células beta o para la resistencia a la insulina y el avance de la enfermedad hasta necesitar utilizar insulina después del diagnóstico de la diabetes.

“Esta ausencia de asociación sugiere que los factores biológicos que captaron las variables de riesgo para la diabetes no tendrían un papel importante en los mecanismos biológicos que promueven el avance de la diabetes después del diagnóstico”, señala el equipo.

Los autores agregan que “existen mecanismos biológicos que explicarían esa diferencia”.

“Este estudio es interesante, pero diría que plantea hipótesis y no me haría modificar el manejo de mis pacientes con diabetes tipo 2″, dijo la doctora Christina Korownyk, de la Universidad de Alberta, en Edmonton, Canadá.

“Cuando hablamos de reducir el riesgo de que la enfermedad avance, a nuestros pacientes les preocupa más disminuir los resultados cardiovasculares que el nivel de A1c”, agregó Korownyk, que no participó del estudio.

Por lo tanto, opinó que “el tratamiento debería organizarse a partir del riesgo general, no de marcadores secundarios individuales (…) Tenemos algunas herramientas para predecir el riesgo cardiovascular general, que es, en definitiva, lo que queremos prevenir”.

Pearson no realizó comentarios sobre el estudio.

NUEVA YORK (Reuters Health) –

FUENTE: Diabetes Care, 2013

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_143051.html

20 junio 2013

Vinculan la carne roja con un mayor riesgo de diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 13:16

carnes-rojas 

Las personas que comen mucha carne roja están en mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, mientras que las que consumen menos carne roja reducen el riesgo.
Esos son los hallazgos de un nuevo estudio de gran tamaño en Singapur en que participaron 149,000 mujeres y hombres de EE. UU.
Los investigadores hallaron que aumentar el consumo de carne roja puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 48 por ciento.
“No hay necesidad de poner más carne roja en el plato: aumenta el riesgo de diabetes”, señaló el investigador líder An Pan, profesor asistente de la Facultad de Salud Pública Saw Swee Hock de la Universidad Nacional de Singapur.
“Es mejor reducir el consumo de carne roja, reemplazándola con otros alimentos sanos, como frijoles, legumbres, productos de soya, frutos secos, pescado, aves y granos integrales”, añadió.
El informe aparece en la edición en línea del 17 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.
Para el estudio, el equipo de Pan recolectó datos de tres grupos de estudios de la Universidad de Harvard: el Estudio de seguimiento de los profesionales de la salud, el Estudio de la salud de las enfermeras y el Estudio de la salud de las enfermeras II. Todos los participantes respondieron a preguntas sobre sus dietas cada cuatro años, lo que resultó en más de 1.9 millones de personas-años de seguimiento.
Hubo más de 7,500 casos de diabetes tipo 2, hallaron los investigadores.
Al comparar la dieta con los casos de diabetes, el grupo de Pan halló que las personas que aumentaron su consumo de carne roja en 0.5 porciones por día durante un periodo de cuatro años tenían un 48 por ciento más de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, en comparación con las personas que comían menos carne roja.
Además, las personas que redujeron su consumo de carne roja tenían un 14 por ciento menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, hallaron.
Sin embargo, expertos externos plantearon argumentos sobre los hallazgos.
“Los estudios epidemiológicos realizados mediante cuestionarios no son precisos, y nunca prueban causalidad, sin importar qué tan grandes son ni qué tan buenas son las estadísticas”, comentó el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.
La interacción de muchos factores genéticos y del estilo de vida que provocan la obesidad y la diabetes tipo 2 es sorprendentemente compleja, y aún se está estudiando, añadió Zonszein. “Realizar un análisis de sección cruzada o epidemiológico produce preguntas, pero no respuestas”, dijo.
Culpar a la carne roja de la diabetes es engañoso, apuntó William Evans, director de la Unidad de Rendimiento del Descubrimiento del Metabolismo Muscular de GlaxoSmithKline, y autor de un editorial acompañante en la revista.
Lo más probable es que la cantidad de grasa saturada que también se halla en muchos tipos de carnes sea la causa de la asociación entre la carne roja y el riesgo de diabetes, señaló.
“La carne roja no es el alimento malo que muchos dicen”, aseguró Evans. “Hay muchos cortes de carne de res que son carne roja y que tienen una cantidad de grasa igual que una pechuga de pollo, y el rojo de la carne provee la forma más disponible de hierro entre todos los alimentos que consumimos”.
Pero Samantha Heller, nutricionista clínica principal del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York, respondió que los estadounidenses comen demasiada carne roja.
“En 2012, los estadounidenses comieron un estimado de 166 libras (75 kilos) de carne por persona”, apuntó. “Se trata de una cantidad enorme de grasa saturada malsana y otros compuestos que se hallan en la carne, como el hierro, el zinc y el N-nitroso, compuestos que la investigación sugiere que se relacionan con un mayor riesgo de enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer”.
“Un plato lleno de carne tampoco deja espacio para las verduras, los granos integrales y otras comidas saludables”, lamentó Heller.
Zonszein tampoco culpa a la carne roja exclusivamente de la diabetes tipo 2.
“El mensaje de salud pública debe ser consumir una dieta saludable para el corazón y equilibrada con macronutrientes, y baja en grasas saturadas”, aconsejó.
Sin embargo, añadió que “la ingesta excesiva de calorías no es buena, pero de vez en cuando como un buen filete con papas y lo disfruto”.
“Si la causa del riesgo asociado es el contenido de grasa saturada y de grasas en total, el mensaje de salud pública debe ser reducir la ingesta de todas las fuentes, como el queso, la leche entera y la carne que sea rica en grasas saturadas, y no singularizar ningún tipo específico de carne debido a que sea roja”, apuntó Evans.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_137925.html
LUNES, 17 de junio (HealthDay News) –

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus