Diabetes mellitus

24 enero 2018

Un apósito acelera la cicatrización de la úlcera neuroisquémica por pie diabético

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:46

Podologia pie diabeticoUn apósito con octasulfato de sacarosa (UrgoStart Contact, Laboratoires Urgo Medical) muestra perspectivas favorables como una opción para tratar las úlceras neuroisquémicas por pie diabético, revela nueva investigación.[1]
Los resultados de un estudio aleatorizado controlado doble ciego, de 20 semanas, fueron publicados en versión electrónica el 20 de diciembre en The Lancet Diabetes & Endocrinology por el Dr. Michael Edmonds, de la King’s College Hospital Diabetic Foot Clinic en Londres, Reino Unido, y sus colaboradores.
En la actualidad no se cuenta con tratamientos comprobados para las úlceras neuroisquémicas, las que se definen como aquellas que surgen en pacientes con neuropatía periférica junto con arteriopatía periférica, y en las que el último trastorno agrava significativamente el pronóstico.
“En general, las úlceras neuroisquémicas constituyen alrededor de 50% de todas las úlceras por pie diabético y se deberían beneficiar del octasulfato de sacarosa”, dijo el Dr. Edmonds a Medscape Medical News.
La sal potásica del octasulfato de sacarosa actúa al nivel del tejido inhibiendo las metaloproteinasas de la matriz excesivas, que impiden la cicatrización de la herida por la degradación de los factores de crecimiento y la destrucción de la matriz extracelular. La sustancia también actúa restableciendo la función del factor del crecimiento y la formación de tejido.
Un estudio en el que se comparó el apósito con octasulfato de sacarosa y el apósito placebo en 240 pacientes con úlceras neuroisquémicas por pie diabético, la cicatrización de la herida mejoró significativamente entre los pacientes a los que se aplicó el apósito con el compuesto activo.
“El apósito de octasulfato de sacarosa es eficaz e inocuo, y su uso es fácil de implementar por todos los profesionales de la salud. Este apósito podría formar una parte importante del manejo multidisciplinario moderno de las úlceras neuroisquémicas por pie diabético”, escriben los autores.
En un editorial complementario, la Dra. Frances L. Game, del Departamento de Diabetes y Endocrinología, en el Derby Teaching Hospital NHS Foundation Trust, en Derby, Reino Unido, comenta: “Los apósitos con octasulfato de sacarosa al parecer son un componente promisorio adicional a nuestras estrategias de tratamiento actuales para las úlceras por pie diabético situadas lejos del talón, que no han demostrado una reducción importante en el área pese a una buena eliminación de la carga y otros mejores procedimientos terapéuticos, y en las que los pacientes también han tenido arteriopatía periférica que no se está considerando para intervención vascular”.[2]
Sin embargo, también cuestionó la posibilidad de generalizar los hallazgos, dado que algunos de los criterios de exclusión del estudio se basaron en la ubicación y en el tamaño de la úlcera, así como en la existencia de infección.
Mayor cierre de la herida y con más rapidez
El estudio fue realizado en 43 hospitales con clínicas de pie diabético especializadas en Francia, España, Italia, Alemania y el Reino Unido. Entre marzo de 2013 y marzo de 2016, un total de 126 pacientes con úlceras neuroisquémicas por pie diabético no infectadas mayores de 1 cm2 fueron aleatorizados para recibir apósitos con octasulfato de sacarosa y 114 para recibir apósitos sin compuesto activo. Por lo demás, todos los pacientes recibieron el mismo patrón de tratamiento (incluyendo un dispositivo para eliminar la carga durante el periodo de cribado de 2 semanas y el estudio de 20 semanas.
Los apósitos fueron aplicados por personal de enfermería o por familiares del paciente, y la frecuencia de los cambios del apósito se determinó en forma individual con base en el estado de la herida. La mediana de duración del tratamiento fue 115 días para el apósito con octasulfato de sacarosa y 135 días para los controles.
El criterio principal de valoración, cierre de la herida en la semana 20, se alcanzó en 48% del grupo que recibió tratamiento con octasulfato de sacarosa en comparación con 30% de los controles, lo que dio un odds ratio (OR) ajustado de 2,6 (p = 0,002).
La única otra variable significativa que predijo el criterio principal de valoración fue la duración de la herida antes del tratamiento. Los pacientes cuyas heridas tenían más de 6 meses de evolución obtuvieron una tasa mucho más baja de cierre de la herida en la semana 20 que aquellos cuyas heridas habían estado presentes durante menos de 6 meses (OR: 0,27; p < 0,001).
“Se lograron mejores resultados en las heridas que tenían una duración de menos de 6 meses. Aunque no efectuamos un análisis de la significancia a causa del tamaño pequeño de los subgrupos, parece aceptable recomendar el tratamiento de las heridas lo más pronto posible”, señalan el Dr. Edmonds y sus colaboradores.
El tiempo estimado hasta el cierre de la herida también fue significativamente más breve con el tratamiento activo que con el placebo: 120 frente a 180 días (p = 0,029).
También se observaron mayores reducciones en el área de superficie de la herida absoluta y relativa y una reepitelización más rápida de la herida a la semana 20 en el grupo que recibió octasulfato de sacarosa en comparación con los controles.
Desventajas
La calidad de vida, evaluada mediante el cuestionario EuroQol-5D-5L, fue similar entre los grupos en la semana 20 y permaneció insatisfactoria en general. Este desenlace se explica principalmente por los dos dominios del cuestionario de movilidad y actividad. Los otros tres dominios son autocuidado, dolor/malestar y ansiedad/depresión.
El Dr. Edmonds dijo a Medscape Noticias Médicas: “La reducción global de la calidad de vida en estos pacientes puede no estar tan relacionada con la úlcera, sino más con la diabetes subyacente, la neuropatía periférica y la arteriopatía periférica que no se habrían modificado por el apósito o la cicatrización de la úlcera”.
Además, señaló, las úlceras neuroisquémicas por lo general no son dolorosas a causa de la neuropatía asociada, a menos que se infecten, y las úlceras infectadas no se incluyeron en el estudio. Por consiguiente, la cicatrización real de la úlcera puede no haber afectado significativamente las puntuaciones de calidad de vida.
En los dos grupos, el efecto adverso más frecuentes fue la infección de la herida elegida como objetivo, que ocurrió en 28% de los pacientes que recibieron octasulfato de sacarosa, frente a 20% de los controles. Se reportaron amputaciones menores en 1% de pacientes con el tratamiento, frente a 2% en los controles.
¿Qué tan generalizables son los resultados?
El Dr. Edmonds resalta que los hallazgos son relevantes para los pacientes con úlceras neuroisquémicas por pie diabético y no pies críticamente isquémicos, para los cuales es necesaria la revascularización urgente.
En su editorial, la Dra. Game comenta: “Un apósito con octasulfato de sacarosa no necesariamente podría ser adecuado para todas las úlceras por pie diabético”, pues este estudio ha excluido úlceras situadas en el talón, úlceras infectadas y las que tienen menos de 1 cm2 de tamaño.
En la National Diabetes Foot Audit (NDFA) de 2016 de Inglaterra y Gales, estos trastornos se presentaron en 20%, 43% y 52% de todas las úlceras, hizo notar.
Sin embargo, el Dr. Edmonds puntualiza que casi un tercio de las úlceras en la NDFA son isquémicas más que neuroisquémicas. Por otra parte, otros datos como los del estudio Eurodiale parecen indicar que la ubicación en el talón puede comprender solo 11% y un tamaño de herida promedio también puede ser más pequeño que el reportado por la NDFA.[3]
“No podemos estar seguros de que la diferencia significativa de los resultados comunicados en este estudio pueda extrapolarse a pacientes con úlceras neuroisquémicas por pie diabético de menos de 1 cm2. Sin embargo, la posibilidad de generalizar el protocolo probablemente es mayor que lo que indicaría la NDFA”, dijo a Medscape Noticias Medicas.
De hecho, a la vez que afirmó que se necesita confirmar la posibilidad de generalización del estudio, la Dra. Game comentó: “Los resultados ciertamente son más alentadores que los hallazgos para la mayor parte de las intervenciones que se han comunicado hasta la fecha. Además, aunque se esperan los resultados de un análisis completo de economía sanitaria, es evidente que el apósito con octasulfato de sacarosa es fácil de aplicar y, por consiguiente, aparte del apósito en sí, no debería haber costos adicionales en el trayecto clínico del paciente tratado”.
UrgoStart Contact se comercializa en algunos países europeos y en el Reino Unido, pero todavía no en Estados Unidos.
Laboratoires Urgo Medical planea solicitar la aprobación de UrgoStart Contact en Estados Unidos este año, utilizando el presente estudio como fundamento para la solicitud.
El estudio fue financiado por Laboratoires Urgo Medical. El Dr. Edmonds refiere recibir honorarios personales de Edixomed, Knox technologies y Crawford. La Dra. Game ha informado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.
Miriam E. Tucker
Fuente: Un apósito acelera la cicatrización de la úlcera neuroisquémica por pie diabético – Medscape
Fecha: 8 /01/2018.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5902243?nlid=119796_4001&src=WNL_esmdpls_180115_mscpedit_gen&uac=120961CT&impid=1534549&faf=1

Referencias
1.Edmonds M, Lázaro-Martínez JL, Alfayate-García JM, Martini J, y cols. Sucrose octasulfate dressing versus control dressing in patients with neuroischaemic diabetic foot ulcers (Explorer): an international, multicentre, double-blind, randomised, controlled trial. Lancet Diabetes Endocrinol. 10 Dic 2017. pii: S2213-8587(17)30438-2. doi: 10.1016/S2213-8587(17)30438-2. PMID: 29275068. Resumen
2.Game F. Treatment strategies for neuroischaemic diabetic foot ulcers. Lancet Diabetes Endocrinol. 20 Dic 2017. pii: S2213-8587(17)30439-4. doi: 10.1016/S2213-8587(17)30439-4. PMID: 29275069. Editorial
3.Prompers L, Huijberts M, Apelqvist J, Jude E, y cols. High prevalence of ischaemia, infection and serious comorbidity in patients with diabetic foot disease in Europe. Baseline results from the Eurodiale study. Diabetologia. Ene 2007;50(1):18-25. doi: 10.1007/s00125-006-0491-1. PMID: 17093942. Artículo

17 julio 2015

El pie de riesgo de acuerdo con su estratificación en pacientes con diabetes mellitus

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 20:20

Rev Cubana Endocrinol vol.26 no.2 Ciudad de la Habana mayo.-ago. 2015

Dr. Eduardo Álvarez Seijas(I), MSc. Karel Mena Bouza(II), Dr. Orestes Faget Cepero(I), Dra. Ana Ibis Conesa González(I), Dra. Emma Domínguez Alonso(III)
I)Centro de Atención al Diabético de La Habana (CAD) del Instituto Nacional de Endocrinología (INEN). La Habana, Cuba.
II)Hospital Clinicoquirúrgico “Agustino Neto”. Guantánamo, Cuba.
III)Instituto Nacional de Endocrinología (INEN). La Habana, Cuba.

18 mayo 2014

Identificación de las deformidades podálicas en personas con diabetes mellitus, una estrategia para prevenir amputaciones

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:54

MSc. Dr. Abel Estévez Perera, Dra. Yudit García García, Dr. Manuel Emiliano Licea Puig, MSc. Dr. Andrés Alfonso Fundora, Dr. Héctor Álvarez Delgado

Revista Cubana de Endocrinología

22 agosto 2012

Ecuatorianos se benefician con producto cubano Heberprot-p

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:53
El producto cubano Heberprop-p, para atender afecciones derivadas de la diabetes, es recibido hoy en Ecuador con beneplácito por los resultados que reportan los pacientes de este país suramericano con tratamiento.
  Bajo el título El pie diabético puede ser tratado con otra medicina, el diario El Telégrafo describe los efectos de la aplicación de este compuesto químico para evitar la amputación de las extremidades inferiores de los afectados.
En Ecuador, el fármaco se suministra gratuitamente en los hospitales públicos de las provincias de Chimborazo, Santo Domingo, Azuay, Loja, Imbabura, Pichincha, Guayas y Manabí.
El medicamento evita complicaciones derivadas de las úlceras del pie diabético, que azota a más del seis por ciento de la población nacional, ocasiona la discapacidad y es una de las cinco afecciones más comunes en este país.
La fórmula está basada en el Factor de Crecimiento Epidérmico Humano Recombinante, Heberprot-p 75 y fue desarrollada en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Cuba.
Se informó que la fase de estudio concluyó oficialmente aquí y en dos meses se iniciará un programa nacional entre el Ministerio de Salud Pública y la Empresa Pública de Fármacos Enfarma, para lo cual se importaron nueve mil dosis destinadas a 500 pacientes.
El siete por ciento de las muertes registradas aquí por enfermedades se produce a causa de complicaciones de la diabetes, que padecen en Ecuador unas 840 mil personas.
Según los testimonios recogidos por el rotativo, los pacientes de distintas edades agradecen el avance de la cura de su afección con el Heberprot-p, que comenzó a utilizarse aquí desde octubre del año pasado.
Los especialistas reconocen la cicatrización acelerada de las heridas y la reducción en un gran por ciento de la posibilidad de la intervención quirúrgica para amputaciones en los miembros inferiores.
Quito, 13 ago (PL)

15 febrero 2012

El 15% de los diabéticos corre riesgo de amputación de un pie

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:45
Este trastorno, responsable del 70% de las amputaciones de pie en Europa, acaba dañando los nervios y afectando al riego sanguíneo, hasta el punto de provocar la pérdida de sensibilidad en las extremidades inferiores.
El 15% de las personas con exceso de glucosa en la sangre -hiperglucémicos- corren el riesgo de sufrir pie diabético, es decir, una destrucción de los tejidos de las extremidades inferiores producida por los daños que esta enfermedad provoca en el sistema nervioso y vascular, según expuso el doctor Javier Aragón, responsable del Área de Pie Diabético del II Congreso Nacional de Heridas, que se celebra estos días en Madrid.
Este trastorno, responsable del 70% de las amputaciones de pie en Europa, acaba dañando los nervios y afectando al riego sanguíneo, hasta el punto de provocar la pérdida de sensibilidad en estas extremidades inferiores.
Estas complicaciones del sistema circulatorio, que se manifiestan en el pie por ser la extremidad más alejada del corazón, debilitan y resecan la piel, favoreciendo que cualquier roce, por pequeño que sea, acabe por producir una herida, caldo de cultivo de infecciones.
Según el doctor Aragón, “un golpe, una piedrecita que entra en el zapato o, sin ir más lejos, las clásicas rozaduras producidas por el calzado generan a estos diabéticos una herida que incluso no advertirán por la pérdida de sensibilidad; al no tratar la lesión, las bacterias colonizarán la zona, destruyendo el tejido y haciendo muy complicada la cicatrización”.
La mejor medida para prevenir complicaciones crónicas graves, como la enfermedad arterial y la neurológica, es llevar a cabo un control muy estricto de la diabetes, la tensión y los niveles de colesterol, así como no fumar. “Descuidar estos aspectos lleva a la aparición de estos dos factores de riesgo, principales responsables de la producción de úlceras, las cuales preceden al 85% de las amputaciones de pie”, apuntó este experto.
JANO.es • 08 Febrero 2012 10:32
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/15/diabeticos/corre/riesgo/amputacion/pie/_f-11+iditem-16237+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+08%2F02%2F2012

27 diciembre 2011

Pié diabético, ¿qué hacer?

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:57
Entrevista al Dr. Amilcar Sosa
Pié diabético, ¿qué hacer?
La opinión de un experto acerca de un problema frecuente en la consulta cotidiana. La prevención, el diagnóstico y el tratamiento.
Dr. Amilcar Sosa

8 octubre 2011

Las tasas de amputaciones por diabetes son variables en Estados Unidos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:13
04 OCT 11 | Notables diferencias regionales
Las tasas de amputaciones diabéticas varían en EEUU
En algunas partes del país, esa tasa podría hasta duplicar el promedio nacional.
 Las tasas de amputaciones de pies y piernas en los diabéticos de Estados Unidos variaría enormemente según el sitio donde viven.
Unos 26 millones de estadounidenses son diabéticos y a unos 65.000 se les amputó un miembro inferior en el 2006, el año de las últimas estadísticas disponibles.
Los resultados del estudio, publicado en la revista Diabetes Care, sugieren que en algunas partes del país, esa tasa podría hasta duplicar el promedio nacional, por lo menos entre los adultos mayores.
La amputación es una complicación de la diabetes, una enfermedad que causa daño nervioso en el tiempo. Cuando la persona pierde sensibilidad en los pies y las piernas, puede sufrir una lesión con más facilidad y es menos propensa a darse cuenta hasta que la lesión está infectada.
Esas heridas son difíciles de curar porque la diabetes reduce la circulación sanguínea a las piernas. En los casos más graves, los médicos preferirían amputar el pie o la pierna para evitar una infección sistémica peligrosa.
El estudio halló que en el 2008, ciertos lugares de Arkansas, Louisiana, Mississippi, Oklahoma y Texas registraron las tasas más altas de amputaciones asociadas con la diabetes en los beneficiarios de la cobertura federal Medicare (siete u ocho de cada 1.000), comparado con la tasa nacional (4,5 de cada 1.000) del mismo año.
Y ciertas áreas, como Arizona, Florida, Michigan y Nueva México, registraron tasas especialmente bajas. Allí, la tasa de amputaciones en adultos mayores diabéticos fue de 2,4 a 3,5 de cada 1.000.
“La tasa de amputaciones realmente varía mucho”, dijo el doctor David J. Margolis, de la University of Pennsylvania en Filadelfia. Factores como la prevalencia de la diabetes, la cantidad de personas con úlceras diabéticas en los pies, el ingreso económico promedio y la mezcla étnica de cada zona, explicarían en parte la variación geográfica, pero no toda.
Margolis advirtió que las tasas relativamente altas de amputaciones en ciertas regiones no quieren decir necesariamente que sean muy elevadas. “No sabemos si se están haciendo ‘demasiadas’ de esas cirugías. Por lo que sabemos, se estaría haciendo la cantidad necesaria”, indicó.
No existen guías unificadas sobre cuándo realizar una amputación en pacientes con úlceras diabéticas graves, de modo que todo depende de la decisión del médico y de cada paciente.
Los resultados surgen de los registros del período 2006-2008 en una base de datos de Medicare, el programa nacional de cobertura médica para adultos mayores de Estados Unidos. Cada uno de esos años, unos 5 millones de beneficiarios tenían diabetes.
Por ahora, los expertos en diabetes aseguran que los pacientes pueden tomar medidas para proteger las extremidades. Recomiendan controlarse los pies todos los días para detectar cortes, inflamación u otras lesiones, además de la revisación que el médico debe realizar una vez por año.
El daño nervioso que produce la diabetes suele causar dolor primero, según indicó Margolis. Pero también puede modificar la forma de los pies. Por eso, en algunos casos, el médico puede recomendar zapatos especiales.
FUENTE: Diabetes Care, online 20 de septiembre del 2011
Reuters.  Por Amy Norton
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=73011

1 junio 2011

La terapia celular es segura en el pie diabético de alto riesgo

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:08

ENSAYO EN FASE II CON CÉLULAS MADRE
La terapia celular es segura en el pie diabético de alto riesgo
Un ensayo clínico coordinado por el Hospital Universitario Reina Sofía, de Córdoba, ha demostrado que la terapia celular puede dar una respuesta a los pacientes con pie diabético que se hallan en situación extrema al haberse agotado todos los tratamientos tradicionales.
Juana Jiménez Alcalá. Córdoba – Viernes, 20 de Mayo de 2011 – Actualizado a las 00:00h. 
 equipo-de-trabajo-celulas-madre-pie-diabet
Antonio Chacón, Miguel Canis, Concepción Herrera y José García-Revillo, autores del estudio.
 
El estudio ha incluido a sesenta pacientes: cuarenta del Hospital Reina Sofía; once del Hospital Morales Messenguer, de Murcia; cuatro del Hospital San Cecilio, de Granada; tres del Hospital Virgen de las Nieves, también de Granada, y dos, del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla. Todos ellos han tenido unos resultados muy buenos con la terapia celular, “sin que se hayan registrado reacciones graves”, ha explicado Concepción Herrera, directora de la Unidad de Terapia Celular del Reina Sofía, y una de las responsables del ensayo, que se encuentra en la fase II. “El objetivo a medio plazo es convertirlo en un tratamiento normal de la cartera de servicios de cualquier hospital público”.
El proyecto continuará con otro ensayo, donde se incluirá a más pacientes, pero todo hace indicar que se abre una vía muy importante para los enfermos diabéticos. “La diabetes es una enfermedad sistémica muy grave que conlleva otras complicaciones, como la del pie diabético y la insuficiencia renal”, recuerda Herrera, quien se muestra a favor de la investigación “seria” con células adultas.
Al hospital cordobés sólo le falta un último trámite para poner en marcha las dos salas blancas de terapia celular, que prevén tener activas a finales de este año, puesto que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha emitido hasta el momento informes favorables. En estas salas se investigará con células mesenquimales; uno de los primeros proyectos de trabajo está relacionado con la esclerosis múltiple y las enfermedades neurodegenerativas, entre otras.
El ensayo sobre tratamiento del pie diabético no ha requerido de la utilización de estas salas, porque las células madre empleadas procedían de la propia médula ósea de los pacientes, que se aplican en la zona afectada (por debajo de la rodilla) por vía intraarterial, para propiciar el crecimiento de los vasos sanguíneos, escasos en estos enfermos y promover la fabricación de otros nuevos. El ensayo ha confirmado que esta estrategia es útil para mejorar la regeneración de los tejidos, pues en estos pacientes se han creado arterias nuevas.
Infusión y alta, en un día
En el trabajo, denominado Angiogénesis terapéutica con células mononucleares de médula ósea autóloga en pacientes diabéticos con isquemia crónica crítica de miembros inferiores no revascularizables, una vez extraídas las células madres de la médula ósea del paciente diabético, se trataron las células durante más o menos tres horas en el Laboratorio de Terapia Celular; siguiendo el criterio de densidad, sólo se aprovecharon las células madre. Después, las células eran inyectadas al paciente a través de un catéter hasta la rodilla en las salas de radiología vascular intervencionista. Normalmente, al día siguiente el paciente recibía el alta médica.
Los pacientes se asignaron a diversos grupos: a uno se le inyectaban 100 millones de células madre; otro recibía una infusión de 500 millones, y finalmente a otro se le inyectaban 1.000 millones; de esta forma los investigadores podían evaluar el impacto de la cantidad en los pacientes.
El trabajo se incluye en la línea de investigación que tiene abierta el hospital cordobés desde hace cinco años sobre pie diabético de alto riesgo y los pacientes que se han incluido -con edades comprendidas entre los 18 y los 80 años- son revisados hasta en ocho ocasiones en el laboratorio vascular del centro.
Financiación
Además, el estudio, que cuenta con una cofinanciación de 431.000 euros por parte del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, se enmarca en la Iniciativa Andaluza en Terapias Avanzadas y colaboran en su desarrollo profesionales de la Fundación Progreso y Salud y del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer).
Los profesionales del Reina Sofía se encuentra entre los primeros en estudiar las células madre en el ámbito de la cardiología hace siete años y han desarrollado ya numerosos trabajos con buenos resultados en infarto agudo de miocardio, cardiopatía isquémica crónica y miocardiopatía dilatada.
http://endocrinologia.diariomedico.com/2011/05/20/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/la-terapia-celular-es-segura-en-el-pie-diabetico-de-alto-riesgo

30 marzo 2011

Clínica de Pie Diabético

Filed under: Pie diabético — Arturo Hernández Yero @ 8:30
Clínica Integral de Prevención y Tratamiento del Pie Diabético
clinica-pie-diabetico
¿Qué somos ?
La Clínica Integral de Prevención y Tratamiento del Pie Diabético es un servicio  especializado del Centro de Atención al Diabético (CAD) del Instituto Nacional de Endocrinología (INEN) que se dedica a la prevención, educación y tratamiento de las personas con Pie Diabético.
¿Dónde radicamos ?
La Clínica radica en el Centro de Atención al Diabético del INEN, ubicada en la calle 17 #  409,  entre D y E, La Habana.
¿Cuáles son nuestros objetivos?
Reducir los índices de amputación en personas con diabetes en nuestro país y por ende mejorar la calidad de vida de estas personas .
Brindar educación  terapéutica del paciente con diabetes, familiares y/o cuidadores, para el correcto cuidado de los pies.
Identificar y tratar tempranamente los pacientes con pie de riesgo.
Perfeccionar el sistema de detección y tratamiento precoz de cualquier lesión activa en el pie, especialmente úlceras en personas con diabetes mellitus.
               ¿Cuáles son las funciones de la Clínica?
Para lograr nuestros objetivos, la Clínica tiene entre sus funciones: Brindar una atención integral a los diabéticos con pie de riesgo y a los que presenten una lesión ulcerosa. Brindar una educación terapeútica especialmente sobre los cuidados del pie a las personas con diabetes y a sus familiares; así como su orientación social. Contribuir a la formación docente del personal médico y paramédico y apoyar mediante la divulgación de su experiencia al Programa Nacional de Atención Integral al Diabético.
¿Quiénes integran nuestro equipo de trabajo?      Para brindar nuestros servicios contamos con un equipo multidisciplinario integrado por dos endocrinólogos, un angiólogo, dos podólogos, un neurofisiólogo, una enfermera especializada en diabetes y un técnico en electro-hemodinámica.
¿Qué pacientes son atendidos en la Clínica?
Son atendidos los diabéticos con Pie de Riesgo o con lesión ulcerosa Grado l a IV de acuerdo a la clasificación de Wagner, y que son remitidos por los endocrinólogos de las diferentes consultas de diabetes del CAD, los del  (INEN) y por los médicos de atención primaria. Las urgencias del pie diabético,
( úlceras profundas con afección ósea, gangrena extensa, y otras) deben ser remitidas al servicio de angiología del área de salud que le corresponda al paciente.
¿Qué servicios brindamos?
Diariamente de lunes a viernes, ofrecemos una consulta  de podología de 8.00am. a 12.00 m. y de 1.00pm. a 4.00pm; los jueves de 1.00pm. a 4.00 pm.e, brindamos una consulta especializada del pie diabético , las reconsultas se programan de acuerdo al grupo de riesgo en que fue clasificado el pie. En cada consulta se hace un estricto control metabólico y se confecciona al paciente una  historia clínica especialmente diseñada al efecto, que contempla el examen del pie y extremidades inferiores y que hace especial énfasis en el examen vascular periférico y neurológico; de considerarse necesario se  indica índice tobillo/brazo y/o estudio de neuroconducción . Los lunes, miércoles y viernes de 8.00 am a 12.00 m hacemos tratamiento con Heberprot-p®  a pacientes con úlceras isquémicas y/ o neuropáticas  grados I -IV, de acuerdo a la clasificación de Wagner y  con un área mayor de  1 cm2  Todos los miércoles, en el horario de la tarde se imparte educación  terapeútica a personas con diabetes,  familiares y equipos de salud  a fin de entrenar a estas personas en todos los aspectos relacionados con el cuidado de los pies y con la conducta a adoptar ante la presencia de cualquier alteración de los mismos.
La actividad docente se realiza mediante la preparación teórica y  práctica de los médicos  residentes de endocrinología y médicos de  atención primaria que rotan todos los meses por nuestro servicio; así como al personal paramédico.
Fuente: Dr.Orestes Faget Cepero
Especialista de 2do Grado en Endocrinología
Centro de Atención al Diabético

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus