Diabetes mellitus

10 junio 2016

¿Estar algo obeso es más sano?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:51

Gordo al agua

Según un estudio realizado por científicos daneses, si tienes sobrepeso es más probable que vivas más. Uno de los números que más nos aterran en esta época de dietas es el Índice de Masa Corporal, que se calcula dividiendo el peso en kilos por el cuadrado de la altura en metros. Se trata de una medida grosera de la cantidad de grasa que poseemos en nuestro cuerpo y que en función de la cifra nuestro médico de cabecera nos dirá si estamos en la zona ideal (entre 18,5 y 24,9), tenemos sobrepeso (entre 25 y 29,9) o, por el contrario, somos obesos (por encima de 30). Comparados los datos de distintos años encontramos que noe hemos ido engordando a razón de 1,5 kg por década: en 2014 más de 640 millones de hombres y mujeres eran obesos comparados con los 105 millones de 1975.

Ahora bien, a la naturaleza le gusta enfrentarnos a situaciones que desafían nuestras presunciones médicas, y resulta que en el mismo periodo la esperanza de vida ha saltado de los 57 años en 1975 a más de 71 en 2014. Como comentó el epidemiólogo George Davey Smith de la Universidad de Bristol, “el mundo es a la vez más gordo y más sano”.

Desde hace un tiempo muchos médicos están llamando la atención sobre el error que significa usar el IMC como factor predictivo de riesgo de tener problemas de salud, pues van apareciendo estudios que apuntan en sentido contrario a lo que se ha estado creyendo hasta ahora. Así, un estudio publicado en agosto de 2012 en la revista médica JAMA encontraba que, en pacientes con diabetes tipo 2, aquellos que estaban en su peso normal tenían más probabilidades de morir que aquellos que tenían sobrepeso o eran obesos. Por otro lado, un meta-análisis realizado en 2013 sobre 97 estudios publicados encontró que tener sobrepeso implicaba un menor riesgo a morir que si se tenía un IMC normal.
El estudio danés publicado el pasado 10 de mayo, que ha seguido a más de 100.000 adultos de Copenhague durante 15 años, abunda en este dato: el IMC más sano se encuentra en torno a 27. Pero, cuidado, esto no significa que puedas comer todo lo que quieras. Lo que indica es que aquellos un poquito gorditos no deben temer por su salud, como se ha estado diciendo con machacona insistencia durante los últimos años.
MA. Sabadell

Fuente: Revista Muy Interesante

17 febrero 2016

Algunos aspectos de interés relacionados con la obesidad sarcopénica

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:16

Hernández Rodríguez, José; Licea Puig, Manuel Emiliano; Castelo Elías-Calles, Lizet.

Rev Cubana Endocrinol vol.26 no.3 Ciudad de la Habana dic. 2015

1 diciembre 2015

Los alimentos ultra procesados son motor de la epidemia de obesidad en América Latina

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 15:25

comiendo-chatarraLos alimentos procesados industrialmente, las bebidas azucaradas y la comida rápida están desplazando a las dietas tradicionales más nutritivas, lo que genera efectos alarmantes en la salud. Los expertos señalan que se necesita regular el mercado para revertir esta tendencia en América Latina y en todo el mundo.

Del Sitio IntraMed

24 noviembre 2015

Balón gástrico en forma de pastilla para bajar de peso

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:46

Se están realizando pruebas que evaluan el potencial de un balón gástrico que se encuentra dentro de una cápsula de tamaño habitual vinculada a un pequeño catéter.

Cuando se traga y la cápsula se instala en el estómago, el recubrimiento se disuelve y es cuando el balón liberado se llena de agua destilada tamponada a través del catéter, que se saca por la boca. El balón alcanza unas 19 onzas( 56 centilitros) de agua y crea sensación de saciedad.

Pasado unos cuatro meses, el balón se desinfla automáticamente, momento en el cual su delgado recubrimiento se excreta de forma natural.

El dispositivo, llamado Elipse y fabricado por Allurion Technologies de Wellesley, Massachusetts, aún tiene que ser evaluado en pacientes estadounidenses para que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. le otorgue su aprobación. Los investigadores dicen que en el mejor de los casos no estará disponible en Estados Unidos hasta dentro de dos o tres años.

Pero una investigación inicial con 34 pacientes de la República Checa y Grecia sugiere que la intervención no invasiva parece ser segura y efectiva.

En cuatro meses, los pacientes perdieron en promedio un 37 % de su exceso de peso (unas 22 libras [10 kilos] cada uno), informan los investigadores.

El dispositivo se considera como un adyuvante para perder peso, no una cura, anotaron los expertos.

________________________________________
FUENTES: Ram Chuttani, M.D., director, endoscopy, and chief, interventional gastroenterology, Beth Israel Deaconess Medical Center, Boston; John Morton, M.D., president, American Society for Metabolic and Bariatric Surgery, and chief, bariatric and minimally invasive surgery, Stanford University; Nov. 5, 2015, presentation, Obesity Week, Los Angeles

19 septiembre 2015

Nueva vía que controla el metabolismo para almacenar o utilizar la grasa

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:06

adelgazando

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Facultad de Medicina de Harvard han publicado un nuevo estudio en que dan a conocer una nueva vía que controla el metabolismo humano por estimulación de los adipocitos para almacenar grasa o quemarla.
“La obesidad ha sido vista tradicionalmente como el resultado de un mal equilibrio entre la cantidad de comida que ingerimos y cuanto nos ejercitamos, pero esta visión ignora la contribución de la genética para el metabolismo de cada individuo”, aseguró Manolis Kellis, miembro de Ciencias de la computación y del Laboratorio de Inteligencia Artificial (CSAIL, en sus siglas en inglés) del MIT y del Instituto Broad.

La gran asociación con la obesidad reside en una región genética conocida como FTO, la cual ha sido el foco de escrutinio intenso desde su descubrimiento en 2007. Sin embargo, estudios previos han fracasado para encontrar un mecanismo que explique cómo las diferencias genéticas en la región dirigen a la obesidad.
Estudios previos han intentado relacionar la región FTO con la parte del cerebro que controla el apetito y el ejercicio, pero Melina Claussnitzer, profesora visitante del CSAIL e instructora en medicina del Centro Médico Beth de Israel y de la Facultad de Medicina de Harvard, asegura que: “Nuestros resultados indican que la región asociada a obesidad actúa primeramente en las células progenitoras de los adipocitos en un vía cerebral independiente”.
Los investigadores encontraron evidencias de un mayor control de la centralita en células progenitoras de adipocitos en humanos que sugieren que las diferencias genéticas podrían afectar al funcionamiento de las reservas de grasa.
Alterando IRX3 e IRX5
Para estudiar estas diferencias genéticas en adipocitos, los investigadores reunieron muestras de adipocitos de europeos saludables con riesgo o sin riesgo. Encontraron que la versión de riesgo activó un mayor control de la región de las células progenitoras de adipocitos, las cuales resultaron ser dos genes distantes, IRX3 y IRX 5. Siguientes experimentos demostraron que actúan como controladores maestros de un proceso conocido como termogénesis, por el cual los adipocitos disipan energía en forma de calor, en lugar de reservarlo como grasa.
La termogénesis puede ser desencadenada por ejercicio, la dieta o la exposición al frío, y ocurre en adipocitos marrones ricos en mitocondrias que están relacionadas con el músculo, y en adipocitos beige que están relacionados con las reservas de energía en lugar de los adipocitos blancos. Los primeros estudios sobre la termogénesis se centraron en la grasa marrón que juega un importante papel en los ratones, pero no existe virtualmente en los humanos adultos. Claussnitzer considera que “esta nueva vía controla la termogénesis en lugar de las más abundantes reservas de grasa blanca, y su asociación genética con la obesidad indica que afecta al equilibrio global de la energía en humanos”.
Los investigadores predijeron que una diferencia genética de solo un nucleótido es responsable de la asociación a obesidad. Cuando una timina es reemplazada por una citosina, se interrumpe la represión de la región control y vuelve al IRX3 y IRX5, lo que inactiva la termogénesis.
Previsión terapéutica
“Conocer la variante causal subyancente a la asociación de obesidad permitiría editar el genoma somático como camino terapéutico para individuos que llevan el alelo de riesgo”, subrayó Kellis. “Pero más importante es el descubrimiento de circuitos celulares que nos permitirían marcar un interruptor maestro metabólico para ambos individuos de riesgo y no riesgo, como un medio para contrarrestar ayudantes medioambientales, de estilo de vida o genéticos a obesidad”. De este modo demostraron que podrían incluso manipular esta nueva vía de obesidad en células humanas y de ratones.
En adipocitos primaros de individuos de riesgo y no riesgo, alterando la expresión del IRX3 y del IRX5 que modificó las funciones de reserva de energía de los adipocitos blancos y las funciones de la quema de energía de los adipocitos beige.
La represión del IRX3 en adipocitos de ratones dirige a cambios dramáticos en todo el equilibrio de la energía del cuerpo, dando lugar a una reducción del peso corporal y a mayores reservas de grasa, y resistencia completa a una dieta alta en grasas.
“Por manipulación de esta nueva vía, podríamos cambiar las reservas de energía y los programas de disipación de energía a niveles celulares y de organismo, proporcionando nueva esperanza para una cura contra la obesidad”, concluyó Kellis.
Fuente: Diario Médico

Alimentos ultraprocesados responsables de la obesidad en América Latina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:37

Según un reporte de la Organización Mundial de la Salud, los alimentos ultraprocesados constituyen un motor de la epidemia de obesidad en la región
Autor: Lisandra Fariñas Acosta | lisandra@granma.cu
9 de septiembre de 2015 23:09:29
comiendo-chatarra
No hay más que detenerse a observar qué es lo que las personas generalmente prefieren comer, para corroborar la certeza de un nuevo reporte de las Organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) que alerta sobre el peligro de los alimentos ultraprocesados como motor de la epidemia de obesidad en América Latina.
Nuestro propio entorno es un indicador suficiente, si tenemos en cuenta que de acuerdo con los resultados de la III Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, realizada en el año 2010, más del 40,4 % de la población cubana de 15 años y más, no realiza actividad física suficiente, y la obesidad en su forma global, que incluye el sobrepeso, representa un 43,8 %, teniendo entre sus condicionantes los hábitos no saludables de alimentación.
Justamente, según refiere el texto de la OPS/OMS los alimentos procesados industrialmente, las bebidas azucaradas y la comida rápida están desplazando a las dietas tradicionales más nutritivas, lo que genera efectos alarmantes en la salud.
De ahí que los expertos señalen la urgente necesidad de regular el mercado para revertir esta tendencia en la región y en todo el mundo, ante el incremento constante de las ventas de este tipo de productos.
El nuevo informe Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas -y que incluye el estudio en 13 países de la región- muestra que del 2000 al 2013 las ventas per cápita de estos productos aumentaron en América Latina, aun cuando las ventas de los mismos estaban disminuyendo en América del Norte. “El incremento del consumo se correlaciona fuertemente con el aumento del peso corporal promedio, lo que indica que estos productos son un importante motor en el crecimiento de las tasas de sobrepeso y obesidad en la región”, refiere.
De acuerdo con Enrique Jacoby, asesor sobre Nutrición y Actividad Física de la OPS/-OMS, “estos productos no están diseñados para satisfacer las necesidades nutricionales de las personas; sino para que se conserven por mucho tiempo en los estantes”. “Generan deseos incontrolados de consumo que llegan a dominar los mecanismos innatos de control del apetito y hasta el deseo racional de dejar de comer. Por eso resultan doblemente perjudiciales: son casi adictivos y eso lleva aumentar el sobrepeso y la obesidad, al tiempo que sustituyen los alimentos frescos, que son la base de una dieta natural rica en nutrientes”, añadió Jacoby.
El informe examina las ventas de productos, incluyendo las bebidas carbonatadas no alcohólicas, refrigerios dulces y salados, cereales de desayuno y barras, golosinas, helados, bebidas deportivas y energéticas, jugos de frutas y vegetales, té y café embotellados, pastas para untar, salsas y comidas preparadas.
Asimismo, el reporte sostiene que estas tendencias son el resultado de cambios en el sistema internacional de alimentos traídos por la globalización y la desregulación del mercado, que han aumentado la penetración de las corporaciones alimentarias extranjeras y multinacionales en los mercados nacionales. El informe presenta los datos de 74 países en el mundo, que muestran una fuerte correlación entre las ventas de productos de alimentación ultraprocesados y la desregulación del mercado.
En ese sentido Jean-Claude Moubarac, un experto en nutrición de la Universidad de São Paulo que realizó el estudio encargado por la OPS/OMS, explica que “América Latina y otras regiones en desarrollo se han convertido en atractivos mercados para los fabricantes de alimentos industriales, especialmente cuando los mercados de altos ingresos se saturan o incluso empiezan a reducir el consumo de estos productos”.
“Estos mercados se están expandiendo debido al crecimiento demográfico, la urbanización y el aumento de los ingresos. Pero el comercio de los países, las políticas fiscales y de regulación son igualmente importantes. Ellos determinan la fijación de precios, la disponibilidad y asequibilidad de los alimentos. Junto con la comercialización y los cambiantes estilos de vida, estos son los principales factores determinantes de lo que la gente elige para comer”, señaló.
América Latina es el cuarto mayor mercado del mundo en ventas per cápita de productos alimenticios y bebidas ultraprocesadas, después de América del Norte, Oceanía y Europa Occidental, según este informe.
Entre las recomendaciones del estudio para frenar el aumento del consumo de alimentos ultraprocesados y las crecientes tasas de obesidad y sobrepeso en América Latina, el informe propone que los gobiernos, la comunidad científica y las organizaciones de la sociedad civil apoyen e implementen políticas para proteger y promover la elección de alimentos saludables.
“Estas políticas pasan por campañas de información y educación, pero también por la aprobación de normativas sobre precios, incentivos, agricultura y comercio para proteger y promover la agricultura familiar, los cultivos tradicionales, la inclusión de los alimentos frescos de origen local en los programas de almuerzo escolar, y la promoción de las habilidades domésticas de preparación de alimentos y cocinar. Estas medidas están en consonancia con el Plan de Acción para la Prevención de la obesidad en niños y adolescentes de la OPS/OMS que se aprobó en el 2014 y también llama a establecer límites estrictos a la comercialización de productos alimenticios poco saludables para los niños”, detalla el texto.
“No es demasiado tarde para cambiar estas tendencias”, afirmó Jacoby. “Las culturas alimentarias basadas en las comidas en familia y en alimentos no procesados o mínimamente procesados viven y gozan de buena salud en América Latina, aunque enfrentan una seria amenaza debido a la comercialización muy agresiva y a los cambios en el estilo de vida”, añadió.
“Necesitamos consumidores educados para crear demanda de alimentos mejores y más saludables, y necesitamos que los gobiernos desempeñen un papel activo en la creación de este tipo de sistemas a través de reglamentos e incentivos. Estas acciones son fundamentales para revertir el impacto negativo en la dieta y la salud de la globalización”, concluyó.

http://www.granma.cu/cuba/2015-09-09/alimentos-ultraprocesados-responsables-de-la-obesidad-en-america-latina

4 julio 2015

Alarmantes cifras de sobrepeso y obesidad en Estados Unidos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:36

obesidad_pabdominal

Apenas el 25 por ciento de los hombres y el 33 por ciento de las mujeres tienen un peso saludable.

Menos de una tercera parte de los estadounidenses tienen actualmente un peso saludable, y el resto de la población tiene sobrepeso o es obesa, según un informe reciente.

Alrededor del 35 por ciento de los hombres y el 37 por ciento de las mujeres son obesos. Además, el 40 por ciento de los hombres y el 30 por ciento de las mujeres tienen sobrepeso, señalaron los investigadores en la edición del 22 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.

“La obesidad no está mejorando. Está empeorando, y es realmente aterrador. Esto no tiene un buen aspecto”, dijo Lin Yang, asociada postdoctoral de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

La obesidad se ha vinculado con varias afecciones crónicas de salud, entre ellas la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiaca, ciertos cánceres y la artritis, advirtió Yang.

“Esta generación de estadounidenses es la primera que tendrá una esperanza de vida más corta que la generación anterior, y la obesidad es uno de los factores contribuyentes más importantes a esta menor esperanza de vida, porque está fomentando muchas afecciones crónicas de salud”, comentó.

El nuevo informe usó datos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición, reunidos entre 2007 y 2012 sobre más de 15,000 hombres y mujeres a partir de los 25 años de edad.

Según los datos, los investigadores calculan que más de 36 millones de hombres y casi 29 millones de mujeres de EE. UU. tienen sobrepeso actualmente. Unos 32 millones de hombres y 36 millones de mujeres son obesos, encontraron los investigadores.

El sobrepeso se define como tener un índice de masa corporal (IMC) de entre 25 y 29.9, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El IMC se calcula comparando el peso de una persona con su estatura.

Por ejemplo, un hombre de 5 pies y 9 pulgadas (1.74 metros) que pese 169 libras (casi 77 kilos) y una mujer de 5 pies y 4 pulgadas (1.60 metros) que pese 146 libras (unos 66 kilos) tendrían un IMC de 25 y se considerarían de peso normal, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Los CDC definen la obesidad como un IMC de 30 o más. Un hombre de 5 pies y 9 pulgadas que pese 203 libras (92 kilos) o más se considera obeso, al igual que una mujer de 5 pies y 4 pulgadas que pese 175 libras (79 kilos) o más.

La mayoría de estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos hoy en día, en comparación con los datos de las encuestas federales reunidos entre 1988 y 1994, apuntó Yang.

En ese entonces, el 63 por ciento de los hombres y el 55 por ciento de las mujeres tenían sobrepeso o eran obesos, con un IMC de 25 o más. Hoy día, alrededor del 75 por ciento de los hombres y más o menos el 67 por ciento de las mujeres tienen sobrepeso o son obesos, según el estudio.

Las nuevas cifras sobre la obesidad no sorprendieron al Dr. Elliott Antman, presidente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

“Concuerda con lo que ya sabíamos, y ofrece algunas cifras sobre la magnitud del problema”, dijo Antman sobre el nuevo estudio. “Identifica el problema, que es significativo”.

La obesidad se vincula con aumentos en la diabetes, la hipertensión y el colesterol elevado, “que convergen en un aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular”, advirtió.

El problema del peso de EE. UU. no se resolverá mediante una solución solo médica, dijeron Yang y Antman. Los políticos y autoridades a nivel federal, estatal y local tendrán que intervenir con políticas que aumenten el número de calorías que las personas queman y que reduzcan la cantidad de alimentos malsanos que consumen.

Por ejemplo, las comunidades deben adoptar planes que faciliten que la gente se desplace a pie o en bicicleta, en lugar sentarse en el coche, planteó Yang.

“EE. UU. es un país que depende mucho del coche. Sabemos que conducir el coche es una conducta sedentaria importante”, dijo. “Caminar o montar bicicleta con más frecuencia aumentaría la actividad física de todo el país”.

Los legisladores deben también encontrar formas de mejorar la disponibilidad de comida saludable y barata, dijo Antman. Ahora mismo, las comidas procesadas y las comidas rápidas que son ricas en azúcar, sal y grasas malsanas tienden a ser más asequibles y a estar más disponibles en las comunidades estadounidenses que las opciones más saludables.

“Las comidas rápidas son menos caras, de forma que los individuos que intentan alimentar a una familia grande podrían tender a comprarlas en lugar de los alimentos frescos, que son más difíciles de comprar y más costosos, y por tanto menos atractivos desde el punto de vista económico”, comentó.

FUENTES: Lin Yang, Ph.D., postdoctoral research associate, Washington University School of Medicine, St. Louis, Mo.; Elliott Antman, M.D., president, American Heart Association JAMA Internal Medicine

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=87167&uid=445164&fuente=inews

25 junio 2015

Cualquier azúcar añadido es azúcar malo

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 17:41

Contribuyen a la obesidad y a la diabetes
Cualquier azúcar añadido es azúcar malo
Algunos expertos piensan ahora que el azúcar de mesa y la miel son tan malsanas como el jarabe de maíz alto en fructosa.
En el sitio IntraMed

11 junio 2015

¿Engordamos porque comemos más o comemos más porque engordamos?

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 16:46

barriga

Un punto de vista alternativo al grave problema de la obesidad

Décadas de fracaso obligan a explorar conceptos alternativos basados en hipótesis científicas plausibles que ofrecen explicaciones muy diferentes a la del balance energético y el control del comportamiento alimentario como únicas herramientas para controlar el peso corporal.
Autor: David S . Ludwig , MD, PhD, Mark I. Friedman , PhD Fuente: JAMA. 2014;311(21):2167-2168. doi:10.1001/jama.2014.4133. Increasing Adiposity. Consequence or Cause of Overeating?

En el sitio IntraMed

Los estrógenos regulan el peso corporal y pueden disminuir la conducta de comer compulsivamente

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:15

adelgazar1

En el marco del 57 Congreso anual de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), que se celebró del 27 al 29 de mayo en Madrid
“Los estrógenos son capaces de regular el peso corporal y se ha descubierto, recientemente, que pueden también disminuir la conducta de comer compulsivamente”. Así lo ha puesto de manifiesto el Dr. Rubén Nogueiras, Profesor titular del Departamento de Fisiología de la Universidad de Santiago de Compostela, durante la conferencia Las hormonas sexuales sí importan: riesgo cardiovascular, obesidad e hipogonadismo, celebrada en el marco del 57 Congreso anual de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).
“Hay numerosos trabajos que demuestran que los estrógenos reducen el peso, al disminuir la ingesta e incrementar el gasto energético. Asimismo, la disminución o ausencia de las hormonas, como por ejemplo en la menopausia, induce la ganancia de grasa”, ha explicado este experto, a la vez que ha asegurado que “las hormonas realizan estas acciones –que se producen a través de los efectos que los estrógenos ejercen en diferentes tejidos, en especial en el encéfalo- regulando la ingesta y las calorías que gastamos, además de regular la distribución de la grasa corporal”.
“Otro trastorno hormonal frecuente en obesidad es la falta de testosterona que se asocia a alteraciones del colesterol, diabetes y elevada tensión arterial. Todo ello provoca mayor mortalidad cardiovascular”, según la Dra. Silvia Pellitero, del Hospital Germans Trias i Pujol.
En esta línea, esta experta ha trasladado las últimas novedades sobre el problema del hipogonadismo, afección en la cual los testículos en los hombres producen pocas o ninguna hormona sexual. “La mejoría del hipogonadismo se ha asociado a la reducción ponderal o de peso, bien con dieta o con cirugía”, ha explicado.
Según los datos que ofrece esta experta, “la asociación entre hipogonadismo y obesidad es de hasta un 50%-70% en los pacientes con obesidad grave, incluso existen datos de una mayor prevalencia (75%), aunque varían en función de la metodología con que se ha determinado la testosterona en cada laboratorio. Sin embargo, la asociación es elevada (50% de la población con obesidad frente al 2% en población general)”.
Si bien, la mejoría del hipogonadismo resulta más efectiva tras la cirugía de la obesidad (bariátrica), ya que, tal y como apunta, “la pérdida de peso y las consecuencias negativas de la obesidad se revierten de manera más sostenida”.

El problema de la obesidad
Desde hace tiempo, la obesidad se ha asociado más a problemas como la diabetes y no tanto a otros ejes hormonales. En este sentido, para la Dra. Pellitero, “un mayor conocimiento de la relación entre obesidad e hipogonadismo por parte de los pacientes, podría motivar nuevos intentos de reducción de peso”.
Pero como indica el Dr. Nogueiras, “la obesidad es una enfermedad en la que influyen múltiples factores, desde cambios genéticos hasta factores ambientales y, en muy poco tiempo, en muchos países hemos pasado a tener fácil acceso a alimentos hipercalóricos, y nuestro organismo, en general, no está preparado para soportar la gran cantidad de calorías que ingerimos, sobre todo si no gastamos esas calorías debido a nuestra vida sedentaria”.
Actualmente, existen muy pocos tratamientos farmacológicos contra la obesidad y, en general, la eficacia de estos fármacos suele ser limitada y algunos solo se permiten cuando el paciente tiene una obesidad mórbida con enfermedades asociadas. Por este motivo, en opinión del Dr. Nogueiras, “el tratamiento más efectivo es la cirugía bariátrica, pero lógicamente es una opción válida solo para algunos casos. Lo mejor que podemos hacer hoy en día es tratar de prevenir la obesidad, y para ello existen programas en diferentes lugares de nuestro país que tratan de concienciar a la población, y en especial a los niños, de que la obesidad no es un simple problema estético, sino que es un problema sanitario”.

Fuente: Berbés Asociados

http://www.vademecum.es/noticia-150529-los+estr+oacute+genos+regulan+el+peso+corporal+y+pueden+disminuir+la+conducta+de+comer+compulsivamente_9062?utm_source=boletin%20N%BA303&utm_medium=correo%20electr%C3%B3nico&utm_term=Los+estr%26oacute%3Bgenos+regulan+el+peso+corporal+y+pueden+disminuir+la+conducta+de+comer+compulsivamente&utm_campaign=9062

« Página anteriorPágina siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus