Diabetes mellitus

4 julio 2012

La mitad de la población española tiene el colesterol elevado

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:17
Según el Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular (ENRICA), del 46,4% de españoles que sufre hipercolesterolemia, sólo la mitad lo sabe.
La mitad de la población española padece colesterol elevado o hipercolesterolemia, y entre quienes presentan esta dolencia, sólo el 46,4% es consciente de ello. El dato corresponde a un artículo publicado en la Revista Española de Cardiología (REC) que analiza los resultados del estudio ENRICA (Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular de España), el primero realizado en España que permite extrapolar los datos a toda la población, y que incluye información de 11.554 pacientes.
Según se desprende de dicho trabajo, sólo el 23,7% de las personas que muestran cifras elevadas de colesterol están tratadas y el 13,2% se mantienen bien controladas. “Este escaso control es todavía más preocupante entre las personas diabéticas y las que ya padecen una enfermedad cardiovascular, ya que en su caso es el 40,5% y el 43,6% respectivamente los que están bien controlados”, avisa la Dra. Pilar Guallar-Castillón, miembro del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, miembro del CIBER de Epidemiología y Salud Pública y una de las autoras del trabajo.
Este estudio constata que 17,3 millones de españoles tienen elevado el colesterol LDL, que 10 millones tienen el colesterol HDL bajo y que 6,7 millones de españoles tienen los triglicéridos elevados. Por comunidades autónomas, las que presentan mejores cifras de colesterol y triglicéridos son el País Vasco, Navarra, Madrid y Valencia, mientras que Galicia, Canarias, Extremadura y Murcia son las que tienen peores cifras.
Dieta y actividad física
“Llama la atención que el 46% de los hipercolesterolémicos desconoce serlo, aunque el 64% de ellos refirió haberse medido el colesterol en el último año”, señala la Dra. Guallar-Castillón. “Creemos que este hecho podría deberse a que los médicos sólo informaban a los pacientes de este problema cuando superaban los antiguos puntos de corte, que consideraba ‘elevado’ el colesterol cuando éste era superior a los 240 mg/dl, aunque también puede deberse a problemas de comunicación médico-paciente”,, explica.
“En definitiva, este artículo pone de manifiesto una importante oportunidad de mejora porque se dispone de tratamientos eficaces y seguros para controlar la colesterolemia elevada y el riesgo cardiovascular asociado. Además, la oportunidad de mejora en el manejo higiénico-dietético también es importante, ya que la dieta y la actividad física pueden ayudar a normalizar la colesterolemia o reducir la necesidad de fármacos. Sólo el 76% de los hipercolesterolémicos diagnosticados refirieron recibir y seguir consejo dietético, y menos de la mitad, consejo sobre actividad física y control del peso. Por ello, todos los pacientes hipercolesterolémicos deberían recibir consejo estructurado y entrenamiento en cómo modificar su estilo de vida en una sociedad donde la dieta mediterránea tradicional se está deteriorando y aumenta el sedentarismo”, concluye la Dra. Guallar-Castillón.

18 abril 2012

La hipercolesterolemia persistente es más frecuente en países con sistemas de atención a la salud más deficientes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:03
- En un estudio global de pacientes ambulatorios con alto riesgo de aterotrombosis, la hipercolesterolemia persistente fue más probable en personas que vivían en países con ingresos nacionales brutos más bajos, más desembolsos en atención a la salud y sistemas de atención a la salud menos eficientes [1].
Los investigadores analizaron datos del registro Reducción de Aterotrombosis para la Salud Continuada (REACH, por sus siglas en inglés). Este estudio se publicó el 9 de abril de 2012 en la versión en línea de Circulation.
La investigadora principal Dra. Elizabeth Magnuson (Saint Luke’s Mid America Heart Institute, Kansas City, MO) dijo a heartwire: “Después del ajuste con respecto a factores de riesgo al nivel del paciente e ingesta de materia grasa en los alimentos, observamos una variación significativa de las tasas de hipercolesterolemia y diversos factores al nivel del país fueron pronosticadores significativos de un incremento del riesgo”.
Dijo que el estudio tuvo un carácter explorador y no fue concebido para demostrar una relación causal, reconoció. Sin embargo, los hallazgos ayudan como guía para las decisiones de políticas por las autoridades sanitarias nacionales y resaltan la necesidad de «convocar el apoyo gubernamental a programas y políticas tendientes a prevenir el aumento persistente de la incidencia de enfermedades cardiovasculares».
La procuración de un menor riesgo de ECV
El registro REACH brindó una oportunidad para analizar de qué manera las cifras de colesterol total se relacionaban con seis variables de la economía nacional y de la asistencia sanitaria, incluidos dos índices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
REACH incorporó pacientes ambulatorios que tenían un mínimo de 45 años de edad y un riesgo de aterotrombosis debido a enfermedades establecidas (arteriopatía coronaria, ECV o arteriopatía periférica) o tres o más factores de riesgo cardiovasculares. El estudio actual comprendió 53.570 pacientes de Australia y de otros 35 países, entre ellos, de Asia, Oriente Medio, Europa, Norteamérica y Sudamérica, que contaban con datos sobre el colesterol total e índices económicos.
Se definió la hipercolesterolemia como una cifra de colesterol total de >200 mg/100 ml y se definió un antecedente de hiperlipidemia como un diagnóstico previo documentado de hiperlipidemia o el empleo notificado de tratamiento hipolipidemiante al incorporarse en el estudio.
Al inicio, 38% de los pacientes del registro REACH – que fluctuaban desde 24% de los pacientes de Finlandia hasta 73% de los pacientes de Bulgaria – presentaban hipercolesterolemia.
Por lo que respecta a los pacientes sin antecedente de hiperlipidemia, los investigadores no demostraron ninguna interrelación entre la hipercolesterolemia y las variables de desempeño económico al nivel del país y de eficiencia de los servicios de atención a la salud.
Sin embargo, en los pacientes con un antecedente de hiperlipidemia, las tasas de colesterol tendían a incrementarse conforme descendían la eficiencia de los servicios de atención a la salud y los índices económicos.
Las tasas de hipercolesterolemia en el estudio fueron muy altas en los países de Europa Oriental: Bulgaria, Hungría, Lituania, Rumanía, Rusia y Ucrania. Estos países también tuvieron peores calificaciones de desarrollo económico e índices de asistencia sanitaria de la OMS.
Los Estados Unidos mostraron las tasas más bajas de hipercolesterolemia, que fueron similares a los de otros países desarrollados, pero los gastos en atención a la salud fueron mucho más altos.
El portavoz y ex presidente de la AHA, Dr. Robert Bonow (Northwestern University, Chicago, IL) dijo a heartwire que el estudio “resalta una vez más que las enfermedades cardiovasculares representan un problema global”. Algunos de los países tuvieron tamaños de muestra pequeños (88 pacientes de Lituania frente a más de 21.000 pacientes en Estados Unidos) y el estudio no incluyó datos de India o de África, donde las enfermedades cardiovasculares son problemáticas.
El Dr. Steven Jones (Johns Hopkins University, Baltimore, MD), quien no colaboró en el estudio, dijo a heartwire: “Lo que me sorprendió fue que en Europa Oriental las cifras fueron terribles — probablemente impulsadas más por problemas de salud pública que por el acceso a los médicos”. Las tasas de hipercolesterolemia más bajas en los países occidentales al parecer reflejan medidas de salud pública que han instado a las personas a consumir menos grasas saturadas y eliminar las grasas trans.
El problema es complejo y se necesitan políticas más firmes
Aun cuando casi todos los pacientes con un antecedente de hiperlipidemia (91%) comunicaron utilizar estatinas, 31% de ellos tenían hiperlipidemia persistente, posiblemente debido a que la dosis era demasiado baja o el costo del desembolso era demasiado bajo o los pacientes no cumplían con el tratamiento, dijo Magnusson.
La Iniciativa del Millón de Corazones [2,3]- que comprende la meta de aumentar la tasa de tratamiento eficaz de la hipercolesterolemia desde 33% hasta 65% – es un buen ejemplo de una política de salud pública para abordar la morbilidad de las enfermedades cardiovasculares, terminó diciendo Magnuson. El grupo afirma:”Los esfuerzos de esta naturaleza son decisivos”.
Artículo original en inglés, heartwire; 9 abr. 2012) Kansas City, EE UU 
  10 ABR 2012 09H56 EST
Referencias
1. Venkitachalam L, Wang K, Porath A, et al on behalf of the REACH Registry Investigators. Global variation in the prevalence of elevated cholesterol in outpatients with established vascular disease or 3 cardiovascular risk factors according to national indices of economic development and health system performance. Circulation 2012; DOI:10.1161/CIRCULATIONAHA.111.064378. Disponible en: http://circ.ahajournals.org.
2. Department of Health and Human Services. New public-private sector initiative aims to prevent 1 million heart attacks and strokes in five years [press release]. September 13, 2011.
3. Frieden TR, Berwick DM. The “Million Hearts” initiative — preventing heart attacks and strokes. N Engl J Med 2011; DOI:10.1056/NEJMp1110421.
« Página anterior

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus