Diabetes mellitus

30 noviembre 2018

Un nuevo paradigma para tratar la hipercolesterolemia

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:00

El hipolipemiante alirocumab demuestra una reducción de eventos cardiovasculares y de la mortalidad por cualquier causa.

Los resultados del estudio Odyssey Outcomes, publicado este mes de noviembre en The New England Journal of Medicine, certifican que la contundente reducción del colesterol LDL que ejerce el hipolipemiante alirocumab, de Sanofi, se traduce en prevención de la morbilidad cardiovascular y la mortalidad en pacientes de alto riesgo. El estudio corrobora la teoría lipídica sobre el beneficio de un descenso sustancial de los niveles de c-LDL, en particular en pacientes coronarios en los que se mantienen elevados a pesar de una terapia óptima con estatinas.
En este gran ensayo clínico, en el que han participado cerca de 19.000 pacientes que habían sufrido un síndrome coronario agudo (SCA) en el último año, el grupo tratado con alirocumab registró una reducción significativa (p<0,001) del 15 por ciento del riesgo de sufrir eventos cardiovasculares adversos mayores (MACE, por sus siglas en inglés), incluyendo infarto de miocardio, accidente cerebrovascular isquémico, muerte por enfermedad cardiaca coronaria y angina inestable que requirió hospitalización. Asimismo, la administración de alirocumab se asoció a un descenso también del 15 por ciento de la mortalidad por cualquier causa, un beneficio sólo demostrado antes con estatinas.
“Esta menor mortalidad total es realmente destacable, porque no se constataba desde el Heart Protection Study, en 2002, con una estatina. La diferencia es que, en los ensayos de esa época, la mortalidad en el brazo placebo era en torno al 12 por ciento, mientras que ahora, con los pacientes mucho mejor tratados, es del 4 por ciento. Esto nos indica que reducir la mortalidad es hoy mucho más difícil, y este fármaco lo ha conseguido”, subraya José Tuñón, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, y coordinador del estudio en España.
En el ensayo ‘Odyssey Outcomes’, el hipolipemiante fue más eficaz en pacientes
con colesterol LDL superior a 100 mg/dL
Los buenos resultados de este estudio en la prevención de la morbimortalidad suponen la culminación del programa clínico Odyssey, que ha constado de 16 ensayos clínicos con más de 23.500 pacientes. En el caso del Odyssey Outcomes han participado 18.924 pacientes provenientes de 1.297 centros de 57 países. Con 800, España ha sido el cuarto país con más casos reclutados.
Con anterioridad, para la autorización de alirocumab en la Unión Europea (2015) se evaluaron los datos de eficacia de diez ensayos clínicos de fase III, cinco controlados con placebo y cinco con ezetimiba, con más de 5.200 pacientes con hipercolesterolemia (familiar heterocigótica y no familiar) o dislipemia mixta. En estos ensayos a 24 semanas, la reducción de c-LDL con alirocumab fue un 39-62 por ciento mayor que con placebo y un 30 por ciento mayor que con ezetimiba.
Alirocumab, una nueva familia farmacológica
Alirocumab es un anticuerpo monoclonal de la nueva familia de hipolipemiantes inhibidores de PCSK9 (proproteína convertasa subtilisina/kexina tipo 9), que inhibe la unión de la PCSK9 con el receptor de las LDL (r-LDL), de modo que aumenta el número de r-LDL disponibles en la superficie de las células hepáticas y disminuye así la concentración plasmática de c-LDL.
En la Unión Europea alirocumab está indicado en adultos con hipercolesterolemia primaria o dislipemia mixta, en combinación con una estatina, e incluso con otros tratamientos hipolipemiantes, cuando no se alcanza el valor deseado de c-LDL con la dosis máxima tolerada de estatinas; o bien en monoterapia, cuando las estatinas no son toleradas o están contraindicadas.
Alirocumab se asoció a un descenso del 15 por ciento de la mortalidad por cualquier causa, un beneficio sólo mostrado antes con las estatinas
El Odyssey Outcomes es un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo en el que participaron pacientes de alto riesgo (infarto de miocardio o angina inestable en el último año; mediana de 2,6 meses) con un nivel de c-LDL superior a 70 mg/dL, de colesterol no HDL de al menos 100 mg/dL o de apolipoproteína B por encima de 80 mg/dL. Todos ellos recibían tratamiento con estatinas de alta intensidad o a las dosis máximas toleradas y fueron aleatorizados a recibir una dosis inicial de 75 mg de alirocumab (9.462 pacientes) o placebo (9.462 pacientes) cada dos semanas. El periodo de tratamiento fue de 2-5 años, con un seguimiento promedio de 2,8 años.
La dosis de alirocumab se ajustó durante el estudio, de forma ciega, para intentar lograr valores de c-LDL de entre 25 y 50 mg/dL mediante inyecciones de 75 mg o 150 mg. Partiendo de un nivel basal de c-LDL de 92 mg/dL, en el análisis por intención de tratar los niveles medios a los 4, 12 y 48 meses desde la aleatorización fueron de 40, 48 y 66 mg/dL, respectivamente, en el grupo alirocumab, y de 93, 96 y 103 mg/dL en el placebo. En el análisis por protocolo, los niveles medios de c-LDL en los mismos puntos de corte fueron de 38, 42 y 53 mg/dL en el grupo con tratamiento activo, un 62, 61 y 54 por ciento más bajos que en el grupo placebo.
Antoni Mixoy. Barcelona
Fecha:21/11/2018
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/cardiologia/un-nuevo-paradigma-para-tratar-la-hipercolesterolemia.html

17 julio 2015

Alimentos más eficaces para bajar el colesterol

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 20:13

alimentos-sanos

Una lista elaborada por la Harvard Medical School incluye los diez alimentos considerados como los más eficaces para ayudar a bajar el colesterol. Forman parte de ella desde las nueces y el pescado azul a otros alimentos menos reconocidos como la berenjena, la avena, la okra y algunas frutas. La Fundación Española del Corazón contribuye en el ámbito formativo e informativo con la publicación on line de dos semanas de menús adecuados para quienes tienen hipercolesterolemia. En las distintas comidas de cada día deberían estar presentes los alimentos “aliados”, combinados con el resto de los que conforman la dieta.
Los diez alimentos “anticolesterol”
Avena, cebada y otros granos integrales, las legumbres, la berenjena y la okra, los frutos secos, los aceites vegetales (se podría destacar el aceite de oliva), frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos, la soja, el pescado graso y, en caso preciso, los alimentos enriquecidos con esteroles y estanoles y los suplementos de fibra se incluyen en la lista de los alimentos “anticolesterol”. El mayor interés para el consumidor es conocer los componentes de los alimentos y los modos por los que estos son capaces de reducir el colesterol plasmático y, al mismo tiempo, aprender maneras de consumirlos, con el fin de integrarlos de forma habitual en los menús diarios.
-La avena. Aúna en su composición un conjunto de sustancias cuyo efecto ha demostrado la reducción de las tasas de colesterol plasmático: grasas insaturadas (no mucha cantidad, pero sí de buena calidad, como el ácido graso esencial linoleico), avenasterol, fibra y lecitina. El avenasterol es un fitosterol con capacidad de disminuir la absorción de colesterol en el intestino, al igual que la lecitina.
Ideas para consumir avena: la forma tradicional de comer avena es en copos, mezclada con frutas, leche o yogur. Los copos de avena sirven también para espesar cremas y purés y para dar sabor y consistencia a una sopa de verduras-    -La cebada. La cebada comparte con la avena su riqueza en un tipo de fibra soluble, los betaglucanos, que han demostrado ser eficaces en la reducción del colesterol-LDL, el perjudicial. Los efectos hipocolesterolemiantes del consumo de avena o cebada como alimento han sido poco evaluados; sí está más estudiado el efecto de los concentrados de betaglucano. Nuevas investigaciones se centran en el tocotrienol, una forma de vitamina E con potente efecto antioxidante, localizado en las cáscaras de los granos de cebada, avena y arroz, en este último cereal integral, es más abundante. Los ensayos clínicos con sendos compuestos se han realizado en forma de complemento dietético, no como alimento, si bien los consumidores habituales de arroz integral, de avena y de pan integral o de salvado, se beneficiarán de estos efectos.
Ideas de platos con cebada: a la cebada en grano se le puede dar el mismo tratamiento culinario que al arroz, aunque le cuesta más cocerse. Algunas propuestas para probar este saludable cereal son una menestra de verduras salteada con cebada, en ensalada con arroz salvaje, calabacín y bonito o en sopa con lentejas.
-Las legumbres. Algunos fitoquímicos de las leguminosas están implicados de forma directa en la reducción del colesterol sérico y en la prevención de la formación de la capa de ateroma que degenera en enfermedades cardiovasculares. Las lectinas favorecen el transporte de colesterol sanguíneo y su metabolismo y reducen así el riesgo de acumulación en las paredes de las arterias. Las saponinas disminuyen la absorción de colesterol en el tracto digestivo, por lo que su aportación también es beneficiosa. Además, las legumbres tienen fibra e isoflavonas con efectos positivos demostrados en las dislipemias.
Ideas para consumir legumbres: en ensalada, en sopas, cremas, en forma de paté vegetal como el humus elaborado con garbanzos, guarnición de carnes o pescados.
-La berenjena, la okra y frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos. El efecto hipocolesterolemiante de estos vegetales se debe en parte a su aporte de fibra, un compuesto que limita y retrasa la absorción intestinal del colesterol, al favorecer la mezcla con los ácidos biliares y que el conjunto se elimine por las heces. La okra es una hortaliza poco o nada conocida en nuestro entorno, que destaca por su riqueza en fibra soluble y mucílagos. Se come cocida, cruda en ensalada o deshidratada.
-Los frutos secos, en particular las nueces. Las nueces suponen un aporte interesante de ácido alfa-linolénico, que el organismo transforma en ácidos grasos omega-3 y contiene también fitosteroles, ambos reconocidos por su papel en la reducción del colesterol.
Ideas para consumir frutos secos a diario: además de comer un puñado de nueces a diario (4-6 unidades), hay otras formas apetitosas de incorporar y alternar los frutos secos a la dieta: añadirlos a las ensaladas, a platos de arroz, pasta y cuscús, probar las cremas de untar de frutos secos (cacahuete, avellana, semillas de sésamo), preparar dulces y postres que los lleven (bizcochos, magdalenas, compotas).
-Los aceites vegetales, entre los que destaca el aceite de oliva. Este último es rico en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico), vitamina E y fitosteroles, todos ellos compuestos cardioprotectores.
Idea sana: disponer en la despensa siempre de una botella de aceite de oliva virgen extra, el tipo de aceite de mayor calidad nutricional, y emplear un poco cada día para aliñar las ensaladas y las verduras, acompañar al pan tostado del desayuno, etc.
-La soja. El consumo habitual de soja como leguminosa (o como aceite) aporta una cantidad significativa de grasa de alta calidad nutricional -ácido linoléico y oleico-, lecitina e isoflavonas con repercusiones beneficiosas para el organismo por su eficacia reductora del colesterol sérico. Las isoflavonas, en especial la genisteína, una de las más abundantes en la soja, han demostrado ejercer una acción inhibitoria de la agregación plaquetaria y una actividad antioxidante sobre las lipoproteínas de alta densidad (LDL), lo que ayuda en la disminución del colesterol plasmático.
Ideas para consumirla: la soja en grano se puede preparar hervida o guisada, como cualquier legumbre. A partir de ella se obtienen multitud de derivados como los brotes germinados de soja, la bebida de soja, el tofu, el tempeh, el tamari o salsa de soja, el seitan -que por su aspecto se conoce como “carne vegetal”- o el miso o pasta fermentada, elaborada con las semillas de soja y que da sabor y cuerpo a sopas o cremas.
-El pescado graso. Los pescados azules tienen de media unos diez g de grasa rica en ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega-3, como el DHA (docosahexaenoico) y el EPA (eicosahexaenoico), reconocidos por su capacidad para disminuir los triglicéridos plasmáticos, aumentar la vasodilatación arterial, reducir el riesgo de trombosis y la tensión arterial. Todos estos efectos se postulan como protectores de las enfermedades cardiovasculares. No obstante, su efecto sobre los niveles de LDL-colesterol y HDL-colesterol depende del tipo de paciente y de sus niveles iniciales de colesterol.
Ideas para ingerir omega-3: los expertos nutricionistas aconsejan un consumo de pescado azul fresco de dos a tres veces por semana, de 140 g por ración por persona y día. Es obligada la presencia en los menús semanales de pescados azules como las sardinas, boquerones o anchoas, atún, bonito, salmón, verdel o chicharro.
ALIMENTOS ENRIQUECIDOS
Los alimentos enriquecidos o los complementos dietéticos con esteroles y estanoles y con fibra se pueden contemplar como coadyuvantes del tratamiento dietético para el control de la hipercolesterolemia límite o moderada (entre 200 y 249 mg/dl), siempre bajo asesoramiento facultativo. Conviene saber que al tomarlos no siempre se resuelve el problema y que se deben hacer analíticas periódicas para comprobar la evolución de la dislipemia.

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2011/08/05/202346.php

11 septiembre 2014

Beneficios de las estatinas superan por mucho a sus efectos secundarios

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:52

farmacos_280

Los beneficios del uso a largo plazo de las estatinas para reducir el colesterol superan por mucho los riesgos, según una revisión de las investigaciones publicadas durante 20 años.
Algunos expertos temen que las estatinas podrían ser usadas en exceso, pero estos nuevos hallazgos podrían ofrecer consuelo a los más de 200 millones de personas de todo el mundo que toman los fármacos, señalaron los autores de la nueva revisión. Entre las estatinas comunes se hallan Crestor, Lipitor y Zocor.
“Para la mayoría de pacientes en riesgo, los beneficios cardiovasculares superan por mucho a los riesgos”, afirmó en un comunicado de prensa del Hospital Johns Hopkins el autor del estudio, el Dr. Chintan Desai, cardiólogo del Hopkins.
Analizaron datos de estudios llevados a cabo desde 1994 que incluyeron a más de 150,000 hombres y mujeres de mediana edad y mayores que tomaban estatinas, y a quienes se dio seguimiento durante unos cinco años. Los resultados mostraron que el uso de estatinas a largo plazo solo aumentaba ligeramente el riesgo de algunos efectos secundarios, pero que no aumentaba el riesgo de otros.
Por ejemplo, hubo poca evidencia de dolores musculares y solo un pequeño aumento en el riesgo de inflamación muscular. Una afección grave en que el tejido muscular se descompone con rapidez se asoció sobre todo con unas dosis altas de estatinas que ya no se recomiendan.
El uso a largo plazo de las estatinas se asoció con un aumento modesto en el riesgo de diabetes tipo 2, pero solo en las personas que tenían otros factores de riesgo de la diabetes. Las personas que tomaron estatinas durante mucho tiempo tenían un aumento bajo en el riesgo de demencia, coágulos sanguíneos, cataratas y fatiga.
Los investigadores también hallaron que el uso de estatinas proveía cierta protección a las personas en riesgo de inflamación del páncreas y enfermedad renal provocada por el contraste usado en algunos procedimientos de imágenes médicas.
El estudio aparece en la edición del 31 de julio de la revista British Medical Journal.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Johns Hopkins Medicine, news release, Aug. 1, 2014

18 mayo 2014

Nuevo fármaco inyectable para reducir el colesterol

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:37

Un nuevo fármaco inyectable puede reducir incluso más el nivel de colesterol en las personas que toman estatinas, unos medicamentos para bajar el colesterol, según los resultados de un ensayo global.

Las personas que siguieron la nueva terapia junto con las estatinas disfrutaron de una reducción del 63 al 75 por ciento en sus niveles de colesterol LDL (el “malo”), además de la reducción provocada por las estatinas tradicionales, reportaron los investigadores. Los hallazgos aparecen en la edición del 14 de mayo del Journal of the American Medical Association.

“Este fármaco mejora la forma natural del cuerpo de reducir los niveles de LDL en el torrente sanguíneo”, señaló la autora líder, la Dra. Jennifer Robinson, profesora de epidemiología y cardiología del Colegio de Salud Pública de la Universidad de Iowa. “Nos permite tratar el colesterol realmente bien en personas con trastornos genéticos del colesterol, o en las personas que no pueden tomar niveles altos de estatinas”.

El evolocumab es lo que se conoce como un “anticuerpo monoclonal humano” que, de forma indirecta, mejora la capacidad del cuerpo de eliminar el colesterol del torrente sanguíneo.

Unas células localizadas principalmente en el hígado contienen receptores que se dirigen al colesterol LDL y lo eliminan del torrente sanguíneo. Pero el hígado también produce una proteína reguladora llamada PCSK9 que se vincula a estos receptores y los descompone, dijo Robinson.

Los anticuerpos del evolocumab están diseñados para interceptar la PCSK9, evitando que la proteína descomponga los receptores de LDL de las células, lo que les permite permanecer en circulación más tiempo y eliminar el colesterol LDL, explicó.

En ensayo clínico en fase 3 fue financiado por el fabricante del fármaco, Amgen, y se llevó a cabo en 198 centros de 17 países. En el transcurso de 12 semanas, poco más de 2,000 personas que tomaban dosis moderadas de estatinas se asignaron al azar para que también tomaran evolocumab, otro fármaco reductor del colesterol llamado ezetimiba (Zetia), o un placebo inactivo.

En comparación con el placebo, el evolocumab administrado cada dos semanas redujo los niveles de colesterol LDL entre un 66 y un 75 por ciento adicional, y tomado mensualmente, redujo el nivel entre un 63 y un 75 por ciento. En comparación, la ezetimiba proveyó una reducción adicional del colesterol de hasta un 24 por ciento, hallaron los investigadores.

Según los hallazgos, el evolocumab tuvo eventos adversos y efectos secundarios comparables con los experimentados por las personas que tomaban estatinas o ezetimiba. “Debido a que es un anticuerpo muy específico, parece ser bien tolerado sin ninguna interacción farmacológica ni efectos secundarios”, planteó Robinson.

El evolocumab será útil sobre todo para tratar a las personas con un trastorno genético que hace que tengan el colesterol alto, dijo Robinson. Alrededor de una de cada 500 personas sufren de ese trastorno, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

También podría ayudar a las personas con colesterol alto que no pueden tomar dosis altas de estatinas, añadió Robinson, y calculó que hasta el 10 por ciento de las personas con enfermedades cardiacas o diabetes no pueden tolerar la dosis recomendada de estatinas.

Pero una vocera de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) advirtió que el impacto del fármaco sobre el riesgo de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular aún no se ha evaluado.

La Dra. Mary Ann Bauman, quien también es directora médica de Salud de la Mujer y Relaciones Comunitarias de INTEGRIS Health en Oklahoma City, dijo que “creo que este estudio hizo lo que se suponía que debía hacer… mostrar que era seguro, razonablemente bien tolerado y que tenía un efecto sobre el colesterol LDL”.

Pero añadió que “la verdadera pregunta será si reducir los niveles de colesterol con este medicamento hace una diferencia en los eventos cardiovasculares”.

Se ha probado que las estatinas previenen los ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares, pero Bauman anotó que los ensayos clínicos sobre la ezetimiba han arrojado resultados mezclados. El fármaco reduce el colesterol, pero no necesariamente previene los ataques cardiacos.

Robinson apuntó que se está llevando a cabo un estudio de seguimiento para evaluar los resultados y la seguridad a largo plazo del fármaco. Pero si obtiene la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., el medicamento será caro, anotó. Ya se usan fármacos de anticuerpos similares para tratar a los pacientes de artritis, y pueden costar a los pacientes miles de dólares al año.

“No será para todo el mundo, pero para ciertas personas será muy importante”, como las que tienen trastornos genéticos del colesterol y las que no pueden tomar dosis altas de estatinas, añadió Robinson.

FUENTES: Jennifer Robinson, M.D., M.P.H., professor of epidemiology and cardiology, University of Iowa College of Public Health; Mary Ann Bauman, M.D., medical director, Women’s Health and Community Relations, INTEGRIS Health Inc., Oklahoma City, and spokeswoman, American Heart Association; May 14, 2014, Journal of the American Medical Association.

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=84086

9 febrero 2014

Mipomersen, un inhibidor de la síntesis de apolipoproteina B, reduce las lipoproteínas aterogénicas

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 18:16

Thomas GS, Cromwell WC, Ali S, et al. Mipomersen, un inhibidor de la síntesis de apolipoproteina B, reduce las lipoproteínas aterogénicas en pacientes con hipercolesterolemia severa y riesgo cardiovascular elevado: ensayo clínico controlado contra placebo, aleatorizado y a doble ciega. J Am Coll Cardiol. 2013 Dec 10;62(23):2178-84. doi: 10.1016/j.jacc.2013.07.081. Epub 2013 Sep 4. (Original) PMID: 24013058

OBJETIVOS: Este estudio fue desarrollado para examinar la eficacia y la seguridad de mipomersen  en  reducir los lípidos y las lipoproteínas aterogénicas  en pacientes con hipercolesterolemia.
ANTECEDENTES: Muchos pacientes en terapias para la disminución de lípidos siguen siendo incapaces de alcanzar los niveles adecuados en la  lipoproteína de baja densidad (LDL). El mipomersen, un inhibidor del oligonucleótido  anti sentido de la apolipoproteina B, reduce el colesterol de LDL y las lipoproteínas aterogénicas.
Métodos: Este estudio aleatorizado multicéntrico a doble-ciega, reclutó a 158 pacientes con niveles basales de LDL cholesterol mayor o igual a 100 mg/dl con un elevado riesgo para enfermedad coronaria, que habían recibido tratamiento con dosis máxima de fármacos antilipémicos. Los pacientes recivieron semanalmente 200 mg de  mipomersen  subcutáneo (n = 105) o placebo (n = 52) durante  26 semanas, con un periodo de seguimiento de  24-semanas. La randomización se estratificó en relación con pacientes que padecían diabetes tipo 2.
RESULTADOS: 60 pacientes con mipomersen y 44 con placebo  completaron el  tratamiento. La media basal de los niveles de  LDL cholesterol  fueron de   122.7  y 122.6 mg/dl  en el placebo y en los que recibieron el  mipomersen, respectivamente.  El mipomersen redujó el  LDL cholesterol  en -36.9% comparado con  el  placebo que disminuyó en  -4.5% (p < 0.001). La diana para el LDL cholesterol (<100 mg/dl) fue logrado en  el 76%  de los que recibieron el  mipomersen  y el 38% de los pacientes con placebos.  El mipomersen tambien redujo significantivamente la   apolipoproteina B (-38%)  y la  lipoproteina(a) (-24%) (p < 0.001).
Los eventos adversos más frecuentes fueron  reacción en el sitio de inyección (78% con mipomersen y 31% con el placebo) y síntomas similares a un resfriado  (34% con el mipomersen, 21% con el placebo). Las elevaciones en transaminasas y grasa en el hígado también ocurrieron en algunos pacientes, y estos niveles volvieron hacia los valores basales después de cesar el tratamiento.
CONCLUSIONES: El mipomersen redujo el LDL cholesterol significativamente  la  apolipoproteina  B, y la  lipoproteina(a) en pacientes con  hipercolesterolemia con  riesgo de  enfermedad cardiocoronaria  no controlada por las terapias  existentes .
(Safety and Efficacy of Mipomersen [ISIS 301012] as Add-On Therapy in High Risk Hypercholesterolemic Patients; NCT00770146).

21 noviembre 2013

Factores de riesgo más importante que los niveles de colesterol

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 17:39

¿Qué dicen las nuevas guías para el tratamiento del Colesterol?

Un cambio de paradigma: las recomendaciones se centran en los factores de riesgo del paciente más que en el nivel de colesterol.

Del Sitio IntraMed

9 abril 2013

Los efectos adversos de las estatinas pueden superarse

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:51

 Un estudio sugiere que la mayoría de los pacientes que suspenden el uso de las estatinas para reducir el colesterol por sus efectos adversos u otro motivo, podrían volver a utilizar el mismo fármaco o uno similar sin secuelas en el largo plazo.
 
Esto es importante porque si las personas que necesitan tomar estatinas suspenden el tratamiento tienen riesgo de padecer complicaciones cardíacas graves, de modo que los médicos y los pacientes deberían pensar con cuidado antes de suspender el tratamiento por reacciones adversas leves.
 
“Es muy común que los pacientes escuchen a amigos o lean en Internet sobre estos efectos adversos (…) y digan ‘Nunca volveré a tomar una estatina'”, dijo el doctor Alexander Turchin, coautor del nuevo estudio del Hospital de Brigham, Boston.
 
Pero aclaró que la mayoría de los efectos adversos “no son una contraindicación absoluta” de uso.
 
Un cuarto de los estadounidenses de 45 años o más utilizan estatinas para prevenir infartos o accidentes cerebrovasculares. Los fármacos están especialmente recomendados para diabéticos o personas con antecedentes cardiovasculares. Cuestan entre 11 y más de 200 dólares por mes.
 
El equipo de Turchin revisó las historias clínicas y las anotaciones clínicas de 108.000 pacientes a los que se les había recetado una estatina en uno de dos hospitales de Boston entre el 2000 y el 2008.
 
Unos 57.000 suspendieron el tratamiento por lo menos temporalmente durante el estudio. Menos de 19.000 tuvieron efectos adversos asociados con el fármaco utilizado, según constaba en sus historias clínicas, y 11.000 (10 por ciento de todos los pacientes) suspendieron la terapia por esas complicaciones.
 
Aun así, a la mayoría de los que habían suspendido las estatinas se le recetó el mismo fármaco o uno similar durante el año siguiente y más del 90 por ciento siguió utilizándolo.
 
Esto sugiere que los trastornos musculares y estomacales que sufren algunos usuarios no siempre se deberían sólo a los fármacos o que estarían asociados con un solo tipo de estatina, pero no con esa clase farmacológica, según publica el equipo en Annals of Internal Medicine.
 
“No se repetirían con otra dosis u otra estatina, de modo que habría que volver a intentarlo”, dijo Turchin. La excepción, según advirtió el autor, son los pacientes que desarrollan una reacción grave, riesgosa para la vida, como una enfermedad que causa necrosis muscular llamada rabdomiolisis, después de empezar a tomar las estatinas. Aclaró que en el estudio, ese tipo de reacciones fueron muy raras.
 
El doctor Dennis Ko, cardiólogo del Centro Schulich para el Corazón del Centro de Ciencias de la Salud de Sunnybrook, Toronto, mencionó que sería difícil utilizar las historias clínicas electrónicas para obtener información detallada sobre cuándo y por qué los pacientes suspenden los medicamentos, lo que es una limitación del nuevo estudio.
 
Pero coincidió con la conclusión general: que las estatinas merecen un segundo intento, a pesar de sus efectos adversos leves.
 
“Para los pacientes que se beneficiarán enormemente con estos fármacos, en especial aquellos con (antecedentes cardíacos) o con alto riesgo de padecer enfermedad coronaria, hay opciones para salir adelante y pienso que hay que insistir -sostuvo Ko, que no participó del estudio-. La mayoría de las veces, los efectos secundarios pasarán”.
 
Turchin recomendó que los pacientes que estén preocupados por los efectos adversos, conversen con sus médicos sobre otras opciones.
 By Genevra and Pittman
 
NUEVA YORK (Reuters Health)
FUENTE: Annals of Internal Medicine
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=79761

6 diciembre 2012

Las estatinas y hacer ejercicio son el mejor medio para bajar el colesterol

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:12

farmacos_280

 Las personas que hacen ejercicio y además toman estatinas para bajar los niveles altos de colesterol pueden ver reducido su riesgo de mortalidad de forma dramática, sugiere un nuevo estudio de gran tamaño.
“La reducción en el riesgo de muerte es independiente: lo que hacen las estatinas es independiente de lo que hace el ejercicio”, afirmó el investigador principal Peter Kokkinos, profesor del departamento de cardiología del Centro Médico de Asuntos de los Veteranos en Washington, D. C.
“Cuando se combinan los dos, se pueden obtener incluso mejores resultados”, señaló. “Si usted está tomando estatinas, su riesgo de mortalidad es alrededor del 35 por ciento más bajo que para aquellos que no las toman, pero si hace ejercicio, su riesgo de mortalidad desciende conforme su condición física mejora hasta el punto de que puede reducir en un 70 por ciento su riesgo de fallecimiento”.
Kokkinos se refiere a un ejercicio moderado con regularidad, no a grandes esfuerzos. “Andar con paso rápido treinta minutos al día, lo que no es demasiado”, aseguró.
Las estatinas son medicamentos que incluyen el Lipitor (atorvastatina), Lescol (fluvastatina), Pravachol (pravastatina), Crestor (rosuvastatina) y Zocor (simvastatina).
Hay personas que no pueden tomar estatinas por sus efectos secundarios, señaló Kokkinos. “Para esas personas, solo con el ejercicio se reduce el riesgo tanto como con las estatinas, si no más aún”, aseguró. Sin embargo, “no recomendamos que no tomen estatinas”, enfatizó.
El ejercicio somete al cuerpo a una tensión que lo fortalece, indicó Kokkinos. Proteger al cuerpo ante los factores estresantes cambiantes es una adaptación evolutiva, añadió.
“Salga del sofá y ande”, aconsejó Kokkinos. “Todo lo que necesita es andar con paso rápido unos 150 minutos a la semana”.
El informe aparece en la edición en línea del 28 de noviembre de la revista The Lancet.
Para realizar el estudio, el equipo de Kokkinos analizó los registros médicos de más de 10,000 veteranos con niveles de colesterol altos tratados en hospitales de Washington D.C. y de Palo Alto, California. 9,700 eran hombres y 343, mujeres.
Los investigadores evaluaron el nivel de forma física de los participantes a partir de los resultados de pruebas estándares de tolerancia al ejercicio, que se llevaron a cabo entre 1986 y 2011.
Hubo un menor número de fallecimientos en los participantes que tomaban estatinas y estaban en buenas condiciones físicas. Tras 10 años de seguimiento, los que contaban con un mejor estado físico tenían el menor riesgo de mortalidad, observaron los investigadores.
En realidad, estas personas en mejores condiciones físicas redujeron su riesgo de muerte en alrededor del 60 por ciento sin importar si estaban tomando o no estatinas, según el estudio.
Estas diferencias en el riesgo de mortalidad no se pudieron explicar por la edad, el peso, el grupo étnico, el historial de enfermedades cardiovasculares, los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares o por los medicamentos, aseguraron los investigadores.
De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., alrededor de 71 millones de estadounidenses tienen el colesterol alto, un factor de riesgo importante de enfermedades cardiacas, comentaron los autores.
Un experto, familiarizado con los nuevos hallazgos, advirtió que el ejercicio no es un sustituto de las estatinas en las personas con un colesterol alto. Los mejores resultados los obtienen aquellos que toman estatinas y que se encuentran en las mejores condiciones físicas, enfatizó.
“Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la causa principal de muerte y discapacidad en hombres y mujeres en Estados Unidos”, señaló el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y profesor de cardiología en la Universidad de California en Los Ángeles.
“Se ha demostrado en multitud de ensayos clínicos que la terapia de estatinas reduce de forma sustancial los problemas cardiovasculares y la mortalidad por cualquier causa tanto en hombres como en mujeres con riesgo de enfermedad cardiovascular”, afirmó.
Algunas personas han pensado que si realizan ejercicio con regularidad y se mantienen en forma físicamente puede que no obtengan beneficio alguno del tratamiento con estatinas y algunos médicos solo tienen en cuenta la terapia de estatinas para los pacientes que no han conseguido modificar su estilo de vida, comentó Fonarow.
Este nuevo estudio muestra que sea cual sea el nivel del estado físico, la terapia de estatinas estaba relacionada independientemente con un riesgo menor de muerte. Los mejores resultados obtenidos en 10 años fueron los de los hombres y mujeres que tomaban estatinas y que se encontraban en las mejores condiciones físicas, observó.
“Estos hallazgos refuerzan aún más la notable seguridad y efectividad clínicas en el mundo real de la terapia de estatinas para evitar y tratar las enfermedades cardiovasculares”, aseguró Fonarow.
MARTES, 27 de noviembre (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Peter Kokkinos, Ph.D., professor, Veterans Affairs Medical Center, Washington, D.C.; Gregg Fonarow, M.D., spokesman, American Heart Association, and professor, cardiology, University of California, Los Angeles; Nov. 28, 2012, The Lancet, online
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_131793.html

20 noviembre 2012

No hay necesidad de ayunar antes de una prueba del colesterol en sangre, según un estudio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 23:10
La práctica actual pide al paciente ayunar durante al menos ocho horas antes de medir los niveles de colesterol, pero investigadores canadienses informan que quizás eso no sea necesario.
“Para la evaluación de rutina, ayunar para el colesterol es mayormente innecesario” porque solo tiene un efecto ligero sobre los resultados de la prueba, apuntó el investigador líder, el Dr. Christopher Naugler, profesor asistente de patología clínica de la Universidad de Calgary, en Canadá. “Eliminar el ayuno como requerimiento general para las pruebas de colesterol podría aumentar grandemente la comodidad para los pacientes sin alterar significativamente los resultados”.
Sin embargo, algunos pacientes, como los que tienen triglicéridos anormalmente altos, podrían necesitar una segunda medición del colesterol en ayunas, apuntó Naugler.
El informe aparece en la edición en línea del 12 de noviembre de la revista Archives of Internal Medicine.
Para el estudio, Naugler y su colega, el Dr. Davinder Sidhu, observaron los datos de laboratorio de las pruebas del colesterol de más de 200,000 pacientes.
Los investigadores compararon el tiempo de ayuno con los niveles resultantes de colesterol. En general, hallaron que el tiempo de ayuno tenía poca influencia en la precisión de la prueba sanguínea. Los niveles de colesterol total y de HDL (el bueno) variaron en menos de dos por ciento con los distintos tiempos de ayuno.
Además, los niveles de colesterol LDL (el malo) variaron menos del diez por ciento, y los niveles de triglicéridos, un marcador relacionado con la inflamación, variaron menos del veinte por ciento, anotaron los investigadores.
“En nuestra opinión, los médicos y los proveedores de atención de salud pueden considerar realizar pruebas de lípidos sin ayuno, según la evidencia actual”, señaló la Dra. Samia Mora, profesora asistente de medicina del Hospital Brigham and Women’s en Boston y coautora de un comentario acompañante en la revista.
Las pruebas sanguíneas con o sin ayuno se pueden utilizar para evaluar el colesterol, aseguró Mora.
“Esto se basa en un creciente cuerpo de evidencia, que incluye al estudio actual y a varios estudios recientes más, de que el ayuno no afecta sustancialmente a los lípidos”, señaló.
Mora planteó que las pruebas sanguíneas de colesterol sin ayuno podrían tener varias ventajas.
“Es más fácil para los pacientes, y en general evita que tengan que volver una segunda vez tras ayunar. También es más fácil para los médicos, ya que pueden obtener los resultados más rápido”, señaló. “Y podría potencialmente ahorrar costos, ya que a veces los individuos tienen que repetir una prueba sanguínea solo por los lípidos si no habían ayunado la primera vez”.
Otro experto anotó que los resultados de las pruebas sin ayuno también podrían ser un predictor más fiable de los problemas cardiacos.
“Aunque la mayoría de directrices recomiendan obtener un panel lípido cardiovascular tras al menos ocho horas de ayuno, muchos estudios sugieren que para la mayoría de individuos un panel de lípidos sin ayuno provee valores similares de lípidos”, apuntó el Dr. Gregg Fonarow, director asociado de la división de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles. “Algunos análisis incluso han sugerido que los niveles de lípidos sin ayuno son más precisos en la predicción del riesgo de eventos cardiovasculares, en comparación con los obtenidos en ayunas”.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Christopher Naugler, M.D., assistant professor of clinical pathology, University of Calgary, Alberta, Canada; Samia Mora, M.D., assistant professor of medicine, Brigham and Women’s Hospital, Boston; Gregg Fonarow, M.D., director, Ahmanson-UCLA Cardiomyopathy Center, and associate chief, division of cardiology, University of California, Los Angeles; Nov. 12, 2012, Archives of Internal Medicine, online
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_131296.html

Nuevo medicamento puede ayudar a quienes no pueden tomar estatinas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 23:04
Un medicamento experimental puede ayudar a los pacientes con intolerancia a las estatinas a bajar el colesterol, según sugiere un nuevo estudio australiano.
El ensayo clínico de fase 2 de 12 semanas de duración fue realizado en 33 centros internacionales, e incluyó a adultos con problemas musculares al tomar estatinas, una clase de medicamentos para rebajar el colesterol entre los que se hallan Crestor y Lipitor. Se les inyectó un placebo o diferentes dosis de AMG145, un anticuerpo monoclonal humano.
Los anticuerpos monoclonales humanos son anticuerpos naturales del ser humano que han sido alterados genéticamente en el laboratorio, clonados en grandes cantidades e inoculados al paciente para que actúen en las zonas enfermas.
Los pacientes que tomaron AMG145 vieron reducido de un 41 al 63 por ciento el colesterol “malo”, la lipoproteína de baja densidad (LDL), y no experimentaron efectos secundarios significativos en los músculos, afirmaron el líder del estudio, el Dr. David Sullivan, del Real Hospital del Príncipe Alfredo en Australia, y colegas.
La reducción en el colesterol LDL en estos pacientes era comparable a la que experimentan los pacientes que toman las dosis más altas de las estatinas más efectivas, añadieron los investigadores.
Una experta encontró que los resultados eran prometedores.
“Para los pacientes con un LDL elevado y con intolerancia a las estatinas, esta podría ser una opción viable”, comentó Suzanne Steinbaum, cardióloga preventiva del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. Se necesitan más ensayos para este tratamiento único del colesterol, añadió.
El estudio fue publicado el 5 de noviembre en la edición en línea de la revista Journal of the American Medical Association, para hacerlo coincidir con una presentación planificada en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Los Ángeles.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Journal of the American Medical Association, news release, Nov. 5, 2012
Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus