Diabetes mellitus

24 octubre 2013

Descubren un reloj biológico capaz de medir la edad de la mayoría de tejidos humanos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:25

organelos

Los hallazgos podrían ofrecer información valiosa sobre el cáncer y la investigación con células madre.

Un estudio de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos, revela un reloj biológico incrustado en nuestro genoma que puede aclarar por qué nuestro organismo envejece y cómo frenar el proceso. Publicados en la revista Genome Biology,

Mientras que relojes anteriores se han relacionado con la saliva, las hormonas y los telómeros, la nueva investigación es la primera en identificar un reloj interno capaz de medir con precisión la edad de diversos órganos, tejidos y tipos de células. Inesperadamente, el reloj señala que algunas partes de la anatomía, como el tejido de mamario femenino, envejecen más rápido que el resto del cuerpo.

“Para luchar contra el envejecimiento, en primer lugar hay una forma objetiva de medirlo. Localizar el conjunto de biomarcadores que mantienen la hora en todo el organismo ha sido un desafío de cuatro años”, explicó Steve Horvath, profesor de Genética Humana en la Escuela de Medicina de UCLA y de Bioestadística en la Escuela de Salud Pública Fielding de UCLA. “Mi meta en la detección de este reloj es ayudar a los científicos a mejorar su comprensión de qué acelera y ralentiza el proceso de envejecimiento humano”, destacó.

Para crear el reloj, Horvath se centró en la metilación, un proceso natural que altera químicamente el ADN. Este experto tamizó 121 conjuntos de datos previamente recogidos por los investigadores que han estudiado la metilación en los tejidos humanos sanos y cancerosos. Recogiendo información de cerca de 8.000 muestras de 51 tipos de tejido y células de todo el organismo, trazó cómo la edad afecta a los niveles de metilación de ADN desde el prenacimiento a los 101 años.

Para identificar el reloj, se concentró en 353 marcadores que cambian con la edad y están presentes en todo el cuerpo. Horvath probó la eficacia del reloj mediante la comparación de la edad biológica de un tejido a su edad cronológica y, cuando el reloj resultó exacto en varias ocasiones, quedó muy contento pero también un poco aturdido.

“Es sorprendente que se pueda desarrollar un reloj que marca el tiempo con fiabilidad a través de la anatomía humana”, admitió. Si bien la mayoría de las edades de las muestras biológicas coincidieron con su edad cronológica, otras divergieron considerablemente.Por ejemplo, Horvath descubrió que las edades de tejido mamario de la mujer son más elevadas que las del resto de su organismo.

“El tejido mamario sano es de dos a tres años mayor que el resto del cuerpo de una mujer, cifró Horvath. Si una mujer tiene cáncer de mama, el tejido sano cerca del tumor es de un promedio de 12 años más viejo que el del resto de sus tejidos”. Los resultados podrían explicar por qué el cáncer de mama es el más común en las mujeres y también podría explicar por qué la edad es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer en ambos sexos.

Horvath analizó también las células madre pluripotentes. “Mi investigación muestra que todas las células madre son recién nacidas”, sentenció, agregando que el proceso de transformación de células de una persona en células madre pluripotentes reajusta el reloj de las células a cero.

En principio, el descubrimiento prueba que los científicos pueden retroceder el reloj biológico del organismo y restaurarlo a cero, pero, a su juicio, la gran pregunta es si el reloj biológico controla un proceso que conduce al envejecimiento. “Si es así, el reloj se convertirá en un biomarcador importante para el estudio de nuevos enfoques terapéuticos para mantenernos jóvenes”, auguró este investigador.

Por último, Horvath descubrió que el ritmo del reloj se acelera o ralentiza en función de la edad de una persona. “El paso del tiempo en  no es constante, explicó. Es mucho más rápido cuando nacemos y durante el crecimiento de niños a adolescentes y luego disminuye a un ritmo constante al llegar a los 20 años.

En un hallazgo inesperado, las células de niños con progeria, enfermedad genética que causa envejecimiento prematuro, parecían normales y reflejaban su verdadera edad cronológica. UCLA ha solicitado una patente provisional para el reloj de Horvath y sus siguientes estudios se centrarán en examinar si al parar el reloj del organismo se detiene el envejecimiento o aumenta el riesgo de cáncer.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/122445/descubren-un-reloj-biologico-capaz-de-medir-la-edad-de-la-mayoria-de-tejidos-humanos

8 febrero 2012

Desacreditan un estudio que relacionaba el vino tinto con la ralentización del envejecimiento

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:42
Se descubre que el trabajo, realizado por un investigador de la Universidad de Connecticut, incluía al menos 145 datos inventados.
Un equipo de investigadores de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos, ha puesto en duda la existencia de un vínculo entre el resveratrol -una sustancia contenida en el vino tinto- y la ralentización del envejecimiento, tras descubrir datos falsos en un estudio que acreditaba dicha relación.
El investigador Dipak K. Das, que había dirigido el Centro de Investigación Cardiovascular de la universidad mencionada, afirmó en un estudio sobre el resveratrol que “la pulpa de la uva era tan cardiosaludable como su piel, aunque poseía diferentes propiedades antioxidantes”.
Una denuncia anónima llevó a la apertura de una investigación sobre el trabajo de Das, que contenía al menos 145 inclusiones de datos inventados o falsificados.
La universidad ha decidido no aceptar los 890.000 dólares (unos 697.618 euros) que le fueron concedidos en ayudas federales, según señalan en un comunicado, y ha comenzado ya los procedimientos para realizar las destituciones pertinentes.
Asimismo, los responsables del centro han alertado del suceso a las 11 revistas que publicaron los datos del estudio de Das, entre ellas Antioxidants & Redox Signaling, donde Das desempeñó el cargo de editor jefe.
La investigación de Das fue promovida por una compañía que fabrica resveratrol bajo el nombre de “Longevinex”. De hecho, el propio Das aparecía en un vídeo en que publicitaba este compuesto como la próxima “Aspirina”.

25 enero 2012

El envejecimiento según Lewis Wolpert

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 10:36
Lewis Wolpert, un reconocido biólogo inglés, relata en su último libro los más recientes y sorprendentes hallazgos científicos del proceso de envejecimiento.
Para Lewis Wolpert hay cuatro etapas en la vida de un ser humano: la infancia, la adultez activa, la madurez y, finalmente, la que él llama “te ves muy bien” en alusión a esa frase que las personas como él, de más de 60 años, intercambian entre sí cuando se encuentran después de mucho tiempo. La vejez, como a la mayoría de mortales, le tomó a él por sorpresa y hoy se pregunta cómo pudo un joven de 18 convertirse en un viejo de 81, su edad actual. “Este tema nunca hizo parte de mi agenda cuando joven. Y por eso cuando llegué a esta edad todo me pareció una revelación”, dice.
Motivado por su experiencia y conocimiento sobre biología celular, Wolpert recopiló en un libro todas las evidencias que lo asombraron en su propia búsqueda de lo que significa envejecer y las compiló en el libro “You’re looking very well”, que ha sido un éxito en Gran Bretaña.
Y una de las primeras sorpresas para él es que no hay ninguna evidencia de que la vejez mate, porque no es una enfermedad. Muchos médicos todavía dicen que la gente muere de vieja, pero según Wolpert esto no es cierto y siempre hay una explicación para el fallecimiento de alguien, así sea un nonagenario. Lo que sí viene con los años es una incapacidad del organismo para luchar contra cualquier enfermedad, especialmente aquellas que aparecen por la senectud. El autor explica que durante toda la vida se van acumulando daños moleculares en las células, y esto ocurre porque el mecanismo de reparación de estas averías se debilita con el tiempo. “Envejecemos por el uso y el desgaste, en una manera no muy distinta a la de cualquier otra máquina”.
Nunca antes la humanidad había logrado vivir tanto. En Inglaterra, dice Wolpert, hay más gente mayor de 65 años que niños menores de 16 años y esta situación será común en la mayoría de países en un par de décadas. El perfil de los viejos ha variado tanto que Wolpert se atreve a sugerir que se establezca el término ‘cuarta edad’, para referirse a aquellos individuos mayores de 80, que sí podrían estar afectados por la vejez. “En la etapa que hoy se conoce como tercera edad, los pensionados todavía gozan de muy buena salud y están muy activos socialmente”, dice.
Pasar de una esperanza de vida de 25 años a 80 en dos siglos ha sido posible más a los avances en medicina y salubridad que a revolucionarios descubrimientos en el proceso intrínseco de envejecer. No obstante, estudios en animales han demostrado que manipular la genética para prolongar la vida podría ser una realidad. Gracias a estos trabajos, los científicos han podido incrementar cinco veces el periodo de vida de la mosca de la fruta o del gusano C. elegans. Al extrapolar esos resultados a los humanos resulta que la especie podría vivir 400 años, máximo 600. Sin embargo, hoy todavía no se vislumbra en el horizonte un método para alargar la juventud. Se sabe de personas con una versión de ciertos genes, como uno llamado Peter Pan, que viven más que aquellos que no la tienen. Pero manipular todas las piezas del rompecabezas de este proceso está aún a años luz. La meta es, entonces, llegar a viejos sin achaques.
Hay que admitir que lograrlo no es nada fácil. Los más longevos son ricos, educados e inteligentes, pues un coeficiente intelectual alto es garantía de que la persona va a cuidar más de su salud y se involucrará menos en comportamientos riesgosos. Ser optimista también es clave. En un estudio científico, aquellas mujeres que se mostraron positivas frente a su futuro tuvieron 14 por ciento menos posibilidad de morir de cualquier causa que las mujeres más negativas. También está comprobado que hacer ejercicio y no tener sobrepeso prolonga la existencia. La dieta ideal para reducir el riesgo de demencia incluye frutas, vegetales, cereal y mucho pescado. El alcohol contribuye a llegar a la tercera edad en buen estado, pero solo si es en dosis bajas. Profesar una fe ayuda a encontrarle sentido a la vida y a manejar el estrés de esta etapa, lo cual es positivo para la salud. Aprender a esta edad mejora el bienestar mental y físico, por lo cual Wolpert sugiere abrirles espacios a los viejos en las universidades. Como estar activo mentalmente es tan importante, Wolpert también sugiere aplazar el momento del retiro profesional, o, en algunas profesiones, incluso abolirlo. “Trabajar no solo ayuda a su bienestar, sino a sus finanzas: diez años más de trabajo dobla el valor de una típica pensión privada”, dice el experto. Curiosamente, suplementos y productos anti-envejecimiento, incluido el mundialmente conocido gingko biloba, son totalmente ineficaces, según la investigación de Wolpert.
El libro también ha dado al traste con muchos mitos sobre la vejez. Es cierto que las capacidades mentales disminuyen porque los viejos olvidan más y son más lentos. Pero el conocimiento adquirido permanece intacto por lo cual una de las grandes ventajas de envejecer es la sabiduría y experiencia acumulada. “Los viejos son mejores para comprender preguntas y detectar cosas absurdas, así como para atender tareas complejas”, dice. Otra buena noticia es que con los años no disminuye la actividad sexual. Un estudio citado por Wolpert muestra que 90 por ciento de los hombres y mujeres casados entre 60 y 64 años en Estados Unidos son activos sexualmente. La ciencia también ha mostrado que la mujer vieja no tiene limitaciones físicas para alcanzar un orgasmo pero los hombres gozan siete años más de vida sexual que ellas. Esto se debe a que las mujeres se casan con hombres mayores y ellos mueren primero. El fallecimiento de sus cónyuges implica para muchas el final de su vida sexual. En general, se ha comprobado que la frecuencia de los encuentros sexuales declina muy poco entre los 50 y los 70 años y muchos continúan gozando de los placeres del sexo incluso hasta los 80.
Otra sorpresa para Wolpert es que la felicidad, que para muchos parecía ser esquiva en la vejez, tiene su pico máximo a los 74 años. Los miembros de la tercera edad tienen menos eventos estresantes en el trabajo y menos conflictos con sus parejas y, lo mejor de todo, no sienten necesidad de agradarles a los demás, todo lo cual quita un gran peso de encima. Si se compara con los jóvenes, que tienen metas muy amplias, los viejos han logrado estrechar sus objetivos y estos son casi siempre mucho más significativos. La creencia de que los viejos son depresivos no resulta ser cierta, como tampoco lo es la asociación juventud-felicidad. Tampoco son más depresivos que los jóvenes. De hecho, esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia alrededor de los 45 años.
Según Wolpert, los estudios muestran reiteradamente que los jóvenes no son mejores que los viejos en el trabajo y no hay diferencias significativas en sus habilidades. La percepción de la vejez determina en alto grado la expectativa de vida de un individuo y la manera como los miembros de una sociedad cuidan a sus adultos mayores. Quienes temprano en la vida ven la vejez como una pesadilla tienen, cuando viejos, más riesgo de infarto y otros problemas cardiacos. Por el contrario, quienes la ven con buenos ojos viven en promedio siete años más. Y aquellos que se sienten y se ven más jóvenes de lo que indica su cédula tienen mejor salud que los que se perciben más viejos. Los jóvenes calculan que la vejez empieza a los 68 años, mientras que los más viejos piensan que es a los 75. Pero curiosamente, un estudio mostró que solo 35 por ciento de quienes tienen 75 se sienten viejos. De hecho, los médicos utilizan la percepción de la edad y cómo luce la persona como un indicador de su salud. Cuando se ven jóvenes y saludables para la edad es una señal clara de que van a vivir más allá de los 70 años.
 
Por eso, dice Wolpert, si un viejo conocido en la calle le dice “cómo te ves de bien”, créale, disfrute el piropo y dese por bien servido.
Fuente: You’re looking very well. Lewis Wolpert
 
 
 

4 enero 2012

¿Cuándo eres viejo?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:41
 Depende a qué edad lo preguntes
¿Cuándo eres viejo?
“Todo el mundo tiene una opinión diferente sobre lo que es ser mayor”.
anciano-y-comida
Reuters
 
NUEVA YORK (Reuters) – En un momento en el que los 40 se consideran los nuevos 30 y los miembros de la generación del “baby boom” están redefiniendo la percepción de hacerse mayor, ¿cuándo se es viejo?
La respuesta parece depender de la edad de la persona a la que se pregunte, según un nuevo sondeo realizado entre los estadounidenses.
Para los llamados “millennials” -aquellos nacidos en las décadas de 1980 y 1990-, los 62 años ya se consideran ser viejo, pero los de la llamada Generación X -cuya fecha de nacimiento se sitúa entre 1964 y 1970- no creen que alguien sea anciano hasta que llegue a 71 años, según una encuesta del instituto de opinión pública Marist.
Los del “baby boom” sugieren que ser viejo es una descripción que encaja para los mayores de 77 años, mientras que los integrantes de la llamada Gran Generación, que vivieron durante la Segunda Guerra Mundial, no creen que se pueda aplicar hasta que no llegas a los 81 años.
“Todo el mundo tiene una opinión diferente sobre lo que es ser mayor, cuándo empieza la vejez”, dijo Roger Baumgart, presidente ejecutivo de Home Instead Senior Care, que encargó la encuesta telefónica entre 1.235 estadounidenses en todo el país.
“Hay una disparidad de 19 años entre lo que los Millennials y la Gran Generación piensan que es la vejez”, añadió. “Al hacerte mayor, tu percepción de hacerse mayor cambia”, sostuvo.
Aunque el ámbito entre lo que se considera ser viejo es de casi dos décadas, la edad a la que ambos grupos dijeron querer vivir era más consistente, con entre 89 y 92 años.
A pesar de pensar que a los 62 años se es viejo, los nacidos al final del milenio pasado querrían llegar hasta los 90.
“Están pronosticando que pasarán alrededor de un tercio de su vida siendo ancianos”, dijo Baumgart.
La encuesta también reveló una diferencia en la percepción de las edades entre los sexos, con las mujeres llevando los límites más allá. Ellas no se ven a sí mismas o a los hombres como viejos hasta los 75 y 74 años, respectivamente, mientras que para los hombres la cifra cae a 70 para ellos y 69 para las mujeres.
 02 ENE 12 |
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=74045
« Página anterior

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus