Diabetes mellitus

17 agosto 2017

Los edulcorantes artificiales engañan al cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:02

Edulcolorantes-150x120El sabor azucarado puede provocar un aumento en la respuesta metabólica.
Una nueva investigación podría explicar el vínculo reportado entre el uso de los edulcorantes artificiales y la diabetes, señalan unos científicos.
Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale afirman que en la naturaleza la intensidad de la dulzura refleja la cantidad de energía presente. Pero en la vida moderna, el metabolismo del cuerpo resulta engañado cuando una bebida es demasiado dulce o no suficientemente dulce para la cantidad de calorías que contiene.
Eso significa que una bebida de sabor dulce baja en calorías puede provocar una respuesta metabólica mayor que una bebida con más calorías, apuntaron.
“Una caloría no es una caloría”, explicó la autora principal del estudio, Dana Small, profesora de psiquiatría.
“La suposición de que más calorías provocan una respuesta metabólica y cerebral mayor es errónea. Las calorías son solo la mitad de la ecuación; la percepción del sabor dulce es la otra mitad”, planteó Small en un comunicado de prensa de la universidad.
Cuando ocurre una “falta de concordancia”, los circuitos de recompensa del cerebro no registran las calorías que se han consumido, señalaron los investigadores. Muchos alimentos procesados tienen esa falta de concordancia, por ejemplo el yogurt con edulcorantes bajos en calorías.
“Nuestros cuerpos evolucionaron para utilizar con eficiencia las fuentes de energía disponibles en la naturaleza”, dijo Small. “Nuestro ambiente alimentario moderno se caracteriza por fuentes de energía que nuestros cuerpos no han visto nunca antes”.
Small y sus colaboradores dijeron que el estudio podría ayudar a explicar el vínculo entre algunos edulcorantes artificiales y la diabetes descubierto en investigaciones anteriores. Pero el tema sigue siendo controversial, y los expertos concuerdan en que se necesitan más investigaciones.
El estudio aparece en la edición del 10 de agosto de la revista Current Biology.
________________________________________

Fecha:18/07/2017
FUENTE: Yale University / Integration of Sweet Taste and Metabolism Determines Carbohydrate Reward
Maria Geraldine Veldhuizen5 , Richard Keith Babbs5 , Barkha Patel , Wambura Fobbs , Nils B. Kroemer, Elizabeth Garcia, Martin R. Yeomans , Dana M. Small6,’Correspondence information about the author Dana M. SmallEmail the author Dana M. Small. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2017.07.018

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=91327&uid=445164&fuente=inews

25 julio 2017

Edulcorantes no calóricos se vinculan a aumento de peso

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:52

Edulcolorantes-150x120Los edulcorantes no calóricos suelen encontrarse en una amplia gama de productos, desde los refrescos hasta los yogures, e incluso en analgésicos pediátricos.
Una revisión sistemática y metanálisis de parte de la evidencia parece indicar que podrían vincularse a un aumento de peso, lo que se contrapone a uno de los principales motivos para su introducción.[1]
Los edulcorantes no calóricos son compuestos que ofrecen la dulzura del azúcar, sin las mismas calorías. Pueden ser de 30 a 8000 veces más dulces que el azúcar.
Debido a que ofrecen un sabor dulce, pueden elegirse como alternativa al azúcar, pues se considera que generan menos aumento de peso.
Por tanto, no es sorprendente que esté aumentando el consumo de aspartame, sacarina, ciclamato, y productos similares.
¿Baja de peso o aumento de peso?
Sin embargo, estudios previos han señalado que los edulcorantes pueden interferir en la capacidad del cuerpo para metabolizar azúcar, al igual que con los microorganismos intestinales y el control del apetito. Algunos estudios en animales han informado que su uso a largo plazo puede aumentar el consumo de alimentos, el aumento de peso y los lípidos corporales.
Para tratar de explicar la contradicción, un equipo de la University of Manitoba, en Canadá, analizó los resultados de 7 estudios de gran calidad en los que participaron 1003 individuos que fueron objeto de seguimiento por un promedio de 6 meses.
La revisión informó que de los estudios clínicos aleatorizados no se encontró un efecto estadísticamente significativo, entre el uso de edulcorantes no nutricios sobre el índice de masa corporal (IMC) (diferencia media: -0,37 kg/m2; IC 95%: -1,10 a 0,36; I 2: 9%; 242 individuos).
Por otro lado, en el análisis de los estudios de cohorte su consumo se asoció a un incremento moderado en el IMC (correlación media: 0,05; IC 95%: 0,03 a 0,06; I 2: 0%; 21256 individuos).
Los autores concluyeron que la evidencia de los estudios aleatorizados controlados no es prueba clara de que los edulcorantes no calóricos sean útiles para el control de peso.
Cardiopatía, diabetes e hipertensión arterial
Los ensayos clínicos aleatorizados no informaron efectos en medidas de composición corporal o cambios en los desenlaces secundarios (peso, obesidad, efectos cardiometabólicos).
Mientras que los estudios observacionales más prolongados, aunque menos rigurosos, señalaron un vínculo entre un consumo regular de edulcorantes no calóricos, y un incremento a largo plazo en el peso y el índice de masa corporal, así como un mayor riesgo de obesidad, diabetes de tipo 2, cardiopatía e hipertensión arterial.
Sin embargo, el estudio publicado en Canadian Medical Association Journal señala que “estos vínculos no se han confirmado en estudios experimentales, y pueden estar influidos por un sesgo de publicación”.
Los autores recomiendan más estudios para analizar la composición de diferentes tipos de edulcorantes y comparar su efecto con el azúcar.
Reacción de la industria
Al comentar sobre los hallazgos en una declaración enviada por correo electrónico, Gavin Partington, director general de la British Soft Drinks Association, expresa: “Las principales autoridades sanitarias en el mundo, incluyendo la European Food Safety Authority, han considerado inocuos los edulcorantes hipocalóricos y no calóricos”.
Asimismo, Gavin Partington comenta que la última investigación contradice la mayor parte de la demás evidencia sobre los edulcorantes no nutritivos.
El estudio no recibió financiación específica para su realización. Ryan Zarychanski recibió un premio de investigación de Canadian Institutes of Health Research (CIHR). Jon McGavock realiza estudios sobre resilencia y obesidad infantil por parte de CIHR Applied Public Health. Canadian Institutes of Health Research no tuvo ningún papel en el diseño, conducción o los informes del estudio.
-Referencias
Azad MB, Abou-Setta AM, Chauhan BF, Rabbani R, y cols. Nonnutritive sweeteners and cardiometabolic health: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trial and prospective cohort studies. CMAJ. 17 Jul 2017;189:E929-39. doi: 10.1503/cmaj.161390. Artículo
Peter Russell

Fecha:20 de julio de 2017

Fuente: Edulcorantes no calóricos se vinculan a aumento de peso – Medscape – 20 de jul de 2017.

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5901685?nlid=116389_4001&src=WNL_esmdpls_170724_mscpedit_gen&impid=1395841&faf=1

26 septiembre 2014

Los edulcorantes artificiales pueden acelerar la intolerancia a la glucosa

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:34

edulcolorantes-150x120

Los edulcorantes artificiales, utilizados como ayuda para perder peso y prevenir la diabetes, en realidad podría acelerar el desarrollo de intolerancia a la glucosa y la enfermedad metabólica al cambiar la composición y función de la microbiota intestinal, la importante población de bacterias que residen en nuestros intestinos, según concluye una investigación realizada en modelos experimentales y seres humanos y que se publica en la revista ‘Nature’.
Entre otras cosas, según explica el director de la investigación, el doctor Eran Elinav, del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann, en Israel, junto con el profesor Eran Segal, del Departamento de Matemática Aplicada e Informática, el uso generalizado de los edulcorantes artificiales en las bebidas y los alimentos pueden contribuir a la obesidad y la epidemia de diabetes que está afectando a gran parte del mundo.
Durante años, los investigadores han estado desconcertados por el hecho de que los edulcorantes artificiales no calóricos no parecen ayudar en la pérdida de peso y algunos estudios han sugerido que incluso pueden tener un efecto contrario. Por lo general, se cree que la intolerancia a la glucosa ocurre cuando el cuerpo no puede hacer frente a grandes cantidades de azúcar en la dieta, siendo el primer paso en el camino hacia el síndrome metabólico y la diabetes del adulto.
El estudiante de posgrado Jotam Suez en el laboratorio de Elinav, quien condujo el estudio, colaboró con los estudiantes de posgrado Tal Korem y David Zeevi, en el laboratorio de Segal, y Gili Zilberman-Shapira en el laboratorio de Elinav, en el descubrimiento de que los edulcorantes artificiales, a pesar de no contener azúcar, tienen un efecto directo sobre la capacidad del cuerpo para utilizar la glucosa.
Los científicos suministraron a modelos experimentales agua mezclada con los tres edulcorantes artificiales más utilizados en las cantidades equivalentes a los permitidos por la agencia estadounidense del medicamento (FDA). Éstos desarrollaron intolerancia a la glucosa en comparación con lo que bebieron agua o, incluso, agua de azúcar. Repetir el experimento con diferentes tipos de modelos y distintas dosis de los edulcorantes produjo los mismos resultados: estas sustancias inducen de alguna manera intolerancia a la glucosa.
A continuación, investigaron la hipótesis de que la microbiota intestinal está involucrada en este fenómeno y pensaron que las bacterias pueden hacer esto por reacción a las nuevas sustancias como edulcorantes artificiales, que el propio organismo no puede reconocer como “alimento”. De hecho, los edulcorantes artificiales no son absorbidos en el tracto gastrointestinal, pero al pasar por él encuentran billones de bacterias de la microbiota intestinal.
Los investigadores trataron a los modelos con antibióticos para erradicar muchas de sus bacterias intestinales, lo que provocó una reversión completa de los efectos de los edulcorantes artificiales sobre el metabolismo de la glucosa. Después, transfirieron la microbiota de los que consumieron edulcorantes artificiales a modelos experimentales libres de gérmenes, lo que resultó en una transmisión completa de la intolerancia a la glucosa a los receptores.
Esto, en sí mismo, era una prueba concluyente de que los cambios en las bacterias intestinales son directamente responsables de los efectos nocivos para el metabolismo de su anfitrión. Incluso, el equipo encontró que la incubación de la microbiota fuera del cuerpo, junto con edulcorantes artificiales, fue suficiente para inducir la intolerancia a la glucosa en los modelos estériles.
Un análisis detallado de la microbiota en estos modelos reveló cambios profundos en sus poblaciones bacterianas, incluyendo nuevas funciones microbianas que son conocidas por inferir una propensión a la obesidad, la diabetes y las complicaciones de estos problemas en ratones y seres humanos.
Para ver si esto sucedía también en el microbioma humano, Elinav y Segal analizaron los datos recogidos de su Proyecto de Nutrición Personalizada, el mayor ensayo en humanos hasta la fecha para ver la conexión entre la nutrición y la microbiota. Aquí, descubrieron una asociación significativa entre el consumo de edulcorantes artificiales, configuraciones personales de las bacterias intestinales y la propensión a la intolerancia a la glucosa.
Después, estos expertos llevaron a cabo un experimento controlado, pidiendo a un grupo de voluntarios que por lo general no comen o beben alimentos endulzados artificialmente que los consumieran durante una semana y luego les realizaron pruebas para ver sus niveles de glucosa, así como sus composiciones de microbiota intestinal.
Los hallazgos mostraron que muchos, pero no todos, los voluntarios habían empezado a desarrollar intolerancia a la glucosa después de sólo una semana de consumo de edulcorantes artificiales. La composición de su flora intestinal explicó la diferencia: los investigadores hallaron dos poblaciones diferentes de bacterias del intestino humano, una que induce intolerancia a la glucosa cuando se expone a los edulcorantes y otra sin ningún efecto en ambos sentidos.
Elinav cree que ciertas bacterias intestinales de las personas que desarrollaron intolerancia a la glucosa reaccionaron a los edulcorantes químicos mediante la secreción de sustancias que luego provocan una respuesta inflamatoria similar a la sobredosis de azúcar, promoviendo cambios en la capacidad del cuerpo para utilizar el azúcar.
“Los resultados de nuestros experimentos resaltan la importancia de la medicina personalizada y la nutrición para nuestra salud en general. Creemos que un análisis integrado de grandes datos individualizados de nuestro genoma, microbioma y los hábitos alimenticios podría transformar nuestra capacidad de entender cómo los alimentos y los suplementos nutricionales afectan a la salud y el riesgo de la enfermedad de una persona”, sugiere Segal.
“Nuestra relación con nuestra propia mezcla individual de bacterias intestinales es un factor muy importante en la determinación de cómo los alimentos que comemos nos afectan. Especialmente interesante es la relación entre el uso de edulcorantes artificiales, a través de las bacterias intestinales, con una tendencia a desarrollar los mismos trastornos para los que fueron diseñados para evitar, lo que exige una reevaluación del consumo masivo de hoy en día sin supervisión de estas sustancias”, concluye Elinav.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/128994/los-edulcorantes-artificiales-pueden-acelerar-la-intolerancia-a-la-glucosa

29 abril 2014

Un edulcorante a partir de la planta de tequila puede ayudar a reducir la diabetes

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 16:09

Un edulcorante creado a partir de la planta que se utiliza para fabricar tequila podría disminuir los niveles de glucosa a los pacientes que padecen diabetes tipo 2, así como ayudar a los obesos a bajar de peso, según concluye un equipo de investigadores

La razón principal podría ser que los agaves, una forma natural de azúcar que se encuentra en la planta ‘Agave tequilana’, no son digeribles y pueden actuar como una fibra dietética, sin elevar la glucosa en sangre, como informan estos expertos en la 247 Reunión Nacional de la Sociedad Química Americana, que se celebra en Dallas, Estados Unidos.

“Hemos encontrado que con los agaves se reducen los niveles de glucosa y aumentan los de GLP-1 [péptido similar al glucagón tipo 1], pero también sube la cantidad de insulina”, explica Mercedes G. López, del Centro de Investigación y Estudios Avanzados en Biotecnología y Bioquímica en Irapuato, Guanajuato, México. El péptido similar al glucagón tipo 1 es una hormona que retarda el vaciado del estómago, estimulando así la producción de insulina.

Esta experta agregó que los ‘agavins’ no son caros y no tienen efectos secundarios conocidos, a excepción de las pocas personas que no pueden tolerarlos. “Los agaves, al igual que otros fructanos, que están hechos de azúcar fructosa, son los mejores edulcorantes para ayudar a apoyar el crecimiento de microbios saludables en  boca e intestino”, añade, destacando también que pueden ayudar a las personas a sentirse más llenas, haciéndoles comer menos.

Contienen fructosa, lo que plantea la pregunta de si son como el jarabe de maíz alto en fructosa, un edulcorante procesado que ha tenido recientemente muy mala prensa. López detalla que el jarabe de maíz de alta fructosa contiene fructosa y, por lo tanto, puede elevar los niveles de azúcar en sangre, pero que los agaves son fructanos, que son fructosas unidas entre sí en largas cadenas ramificadas, que el organismo humano no puede utilizar con esa configuración, de modo que no afectan al azúcar en sangre.

Además, esta experta y su equipo agregan que los agaves derivados de la planta del tequila son mejores que los edulcorantes artificiales, que son absorbidos por el organismo y pueden causar efectos secundarios.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/125725/un-edulcorante-a-partir-de-la-planta-de-tequila-puede-ayudar-a-reducir-la-diabetes

16 febrero 2013

Vinculan por primera vez la diabetes con el consumo de bebidas light

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:23
nina-tomando-refresco
Investigadores franceses publicaron en la edición de febrero de la revista American Journal of Clinical Nutrition los resultados de un estudio epidemiológico que asocia, por primera vez, el consumo regular de bebidas light al riesgo -superior al doble- de contraer diabetes tipo 2.
El resultado es sumamente relevante ya que contradice lo que uno creería naturalmente: el riesgo es más grave para los grandes consumidores de bebidas con edulcorantes que para aquellos que toman bebidas con azúcar.
Los autores de la investigación trabajaron con un grupo de 66.118 mujeres, a las que siguieron de cerca durante catorce años. Sólo tuvieron en cuenta los casos de diabetes aparecidos durante el seguimiento -entre 1993 y 2007-. Sus resultados asocian un consumo promedio de bebidas con edulcorante superior a 1,5 litro por semana -es decir, alrededor de cinco latitas- con un riesgo aumentado de un 130% de contraer diabetes Tipo 2, en contraste con las personas que no las consumen.
Este riesgo sube nada más que un 50% para el caso de un nivel de consumo equivalente de bebidas con azúcar. En tanto que el consumo de frutas exprimidas -sea cual sea su nivel- no fue vinculado con ningún riesgo mayor de diabetes.
Los autores de este estudio, que fue dirigido por Francoise Clavel-Chapelon y Guy Fagherazzi (Inserm, Institut Gustave-Roussy y Universidad Paris-Sud), se esforzaron por corregir los efectos de otros parámetros susceptibles de influir en la aparición de la diabetes azucarada: edad, tabaquismo, actividad física, régimen alimentario, etc. A falta de un mecanismo consensuado capaz de explicar la conexión estadística, los investigadores no pretenden demostrar con estos resultados una relación de causalidad estricta entre el consumo de edulcorantes y el aumento de riesgo de diabetes.
“No hicimos más que constatar una conexión estadística en una población grande”, resumió Fagherazzi. “Un mecanismo posible es que el cerebro, engañado por el gusto azucarado de los edulcorantes, ponga en marcha la secreción de insulina, que hace bajar las tasas de glucemia, equivocadamente, porque no hubo aporte de azúcares. Esta baja artificial podría favorecer la toma posterior de azúcares para compensar. Pero esto es nada más que una hipótesis”.
La sucursal francesa de la Asociación Internacional para los Edulcorantes (ISA Frances) reaccionó enérgicamente el jueves pasado frente a estos trabajos franceses. Los consideró “dignos de interés” pero llamó a considerarlos “con prudencia”.
La publicación de estos trabajos aparece en un mal momento para la Autoridad Europea de Seguridad de los Alimentos (EFSA). Esta hizo pública, en enero pasado, la versión preliminar de su primera evaluación completa sobre los riesgos del aspartame, el principal edulcorante utilizado por la industria agroalimentaria.
Los especialistas de la agencia de Parma (Italia) consideran que por lo que se sabe el aspartame no presenta peligro, pero su opinión está abierta a los comentarios de las partes involucradas -asociaciones, industriales, científicos- hasta el 15 de febrero. La opinión definitiva de la EFSA, que tendrá en cuenta todos los comentarios de los interesados, debe darse a conocer en la próxima primavera boreal.
Traducción: Silvia Simonetti
LE MONDE. ESPECIAL
 http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=79204&uid=445164&fuente=inews

8 agosto 2012

La stevia permite endulzar los alimentos sin inducir una respuesta glucémica a pacientes con diabetes, según estudio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:40

stevia-yerba1

   El extracto de stevia, arbusto autóctono del noroeste de Paraguay que se caracteriza por su hoja dulce, ha demostrado su potencial para dar dulzor a los alimentos sin necesidad de causar un mayor aporte calórico o ni inducir una respuesta glucémica, lo que permitiría su uso en pacientes con diabetes.
   Así se desprende de los resultados de un informe elaborado por la doctora Viviana Loria, experta en Nutrición y Dietética, Nutricionista Senior en el Instituto IMDEA de Alimentación, que considera que su consumo no afecta al índice glucémico ni a la hipertensión, además de ofrecer un efecto antioxidante, antiinflamatorio y anticancerígeno.
   Las hojas de la stevia contienen varios compuestos glicósidos que son los que otorgan el sabor dulce. No obstante, y aunque el género stevia incluye más de 200 especies, sólo dos de ellas contienen glicósidos de esteviol, siendo la ‘stevia rebaudiana Bertoni’ la variedad que contiene los compuestos más dulces, los glicósidos de steviol, que no pueden ser degradados por las enzimas digestivas y, por tanto, no aportan calorías.
   El informe ha revelado que su consumo no afecta al nivel de ingesta de la comida siguiente, ya que tras su consumo por adultos normopeso o con sobrepeso, ambos informaron niveles similares de hambre y saciedad, y no aumentaron su ingesta calórica en la siguiente comida.
   Además, también ha demostrado no tener potencial de riesgo para desarrollar caries dental, lo que tiene especial interés en personas con elevada tendencia a la caries dental o cuando se consumen determinados fármacos que aumentan la susceptibilidad a su desarrollo.
   Las pruebas toxicológicas han demostrado que estas sustancias no son genotóxicas ni carcinogénicas, ni están vinculadas a efectos adversos sobre el sistema reproductivo humano o para el desarrollo del niño.
   Actualmente, la stevia cuenta con la opinión científica positiva de la EFSA, máxima autoridad europea en Seguridad Alimentaria y la aprobación de la Unión Europea desde 2011, donde Azucarera la comercializa bajo el nombre comercial de ‘Truvia’. La ingesta diaria admitida sería de 4 miligramos por kilo de peso corporal y día.
http://www.europapress.es/salud/noticia-stevia-permite-endulzar-alimentos-inducir-respuesta-glucemica-pacientes-diabetes-estudio-20120712144839.html

18 julio 2012

Asociaciones médicas apoyan a los edulcorantes como una ayuda en la dieta

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:20

planta-de-estevia

 Los edulcorantes no nutritivos como Splenda, Equal y Sweet’N Low podrían tener un papel a desempeñar en el mantenimiento del peso, o incluso en perderlo, siempre y cuando las personas no los usen como excusa para luego permitirse alimentos ricos en calorías.
El respaldo de seis substitutos del azúcar como ayuda dietaria proviene de una declaración científica publicada el lunes por dos importantes organizaciones, la American Heart Association y la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).
“Podría haber un beneficio entre las personas que los usan con inteligencia y que no compensan luego en el día y anulan el beneficio”, señaló Christopher Gardner, autor líder de la nueva declaración científica.
Según la información de respaldo del documento, que aparece simultáneamente en las revistas Circulation y Diabetes Care, unos 6,000 alimentos y bebidas del mercado de EE. UU. contienen al menos uno de los seis edulcorantes no nutritivos disponibles.
Cuatro de ellos, la sucralosa (Splenda), el acesulfamo K, el neotame (fabricado por NutraSweet) y la sacarina (Sweet’N Low), son edulcorantes artificiales, y la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) los regula como aditivos alimentarios. El aspartamo (Equal o NutraSweet) se compone de tres aminoácidos y la stevia es un derivado de una planta, así que técnicamente ninguno de los dos se considera “artificial”, pero sí cuentan con la aprobación de la FDA, explicó Gardner.
Independientemente de dónde provienen, los edulcorantes no nutritivos se han hecho cada vez más populares. En 1965, apenas tres por ciento de los estadounidenses los usaban en sus dietas. Para 2004, esa cifra alcanzaba el quince por ciento.
Sin embargo, su aumento en popularidad no ha sido acompañado por una reducción en el consumo de azúcares añadidas, que contribuyen a la obesidad, la diabetes y a muchos problemas de salud más, anotó la declaración científica.
En general, la literatura científica sobre los edulcorantes no nutritivos es escasa, pero hay cierta evidencia de que beber refrescos de dieta con cero calorías en lugar de refrescos azucarados podría ayudar a reducir las calorías.
Ninguno de los tipos de bebida tiene ningún valor nutricional, pero las personas que beben refrescos de dieta no tienden a compensar con galletas u otras calorías vacías más tarde, apuntó Gardner.
Por otro lado, añadió que las personas que comen comidas que contienen edulcorantes no nutritivos son más propensas a compensar con artículos ricos en azúcar más tarde.
En este momento, no está claro qué efectos los edulcorantes no nutritivos podrían tener sobre la pérdida o aumento reales de peso, sobre la ingesta total de calorías o carbohidratos, o si tienen algún efecto sobre otros factores de riesgo de la enfermedad cardiaca y la diabetes.
Pero hay cierta evidencia (mayormente anecdótica) de que consumir productos con edulcorantes no nutritivos puede ayudar a las personas con diabetes a vigilar su ingesta de azúcar, un componente clave de la gestión de la enfermedad, apuntó Gardner.
“Elegir refrescos de dieta en lugar de refrescos o incluso elegir alimentos con edulcorantes no nutritivos puede tener un impacto directo sobre la ingesta de azúcar y [se puede usar] como una herramienta viable para lograr que las personas vigilen su ingesta de azúcar”, aseguró.
De forma similar, si se va a tomar ese café de cualquier forma, “usar un paquetito azul, amarillo o rosa ayuda”, comentó Gardner.
Pero en general, los edulcorantes no nutritivos probablemente no sean la respuesta final para mantener un peso saludable y permanecer sano.
“No creo que sean la cura mágica para perder peso”, comentó Nancy Copperman, directora de iniciativas de salud pública del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Great Neck, Nueva York.
Gardner, autor de la declaración, se mostró de acuerdo. “Si las personas cuentan que esto sea la forma de controlar las calorías y el azúcar, no es así”, advirtió. “El impacto mayor tiene que provenir de una dieta sana en general. Nunca convertirá la comida basura en comida sana simplemente por eliminar el contenido de azúcar. Nunca encontrará edulcorantes no nutritivos en las zanahorias, el brócoli ni los frijoles, todas las cosas que les decimos a las personas que coman”.
LUNES, 9 de julio (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Christopher Gardner, Ph.D., associate professor of medicine, Stanford University School of Medicine, Stanford, Calif.; Nancy Copperman, M.S., R.D., C.D.N., director of public health initiatives, North Shore-LIJ Health System, Great Neck, N.Y.; July 9, 2012, Circulation/Diabetes Care online
HealthDay
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_127101.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus