Diabetes mellitus

25 febrero 2016

Personalizar el tratamiento en diabetes, reto de la Endocrinología

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:21

La complejidad de la enfermedad y las múltiples opciones terapéuticas requieren que se analice la diabetes desde distintas perspectivas que permitan individualizar el manejo.
La complejidad del abordaje de la diabetes y sus diferentes posibilidades de evolución en cada paciente hacen que cada vez sea más necesario contar con un equipo de especialistas multidisciplinar que permita analizar la enfermedad desde todos los puntos de vista posibles. Así lo han puesto de manifiesto los más de 170 especialistas que se han dado cita en el XIII Curso de Formación Continuada en Endocrinología y Nutrición que la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), en colaboración con Lilly, ha celebrado  en días recientes en Madrid.
A lo largo de dos días de formación, los especialistas se han puesto al día de múltiples áreas relacionadas con la especialidad, “abordando aspectos de endocrinología, nutrición y diabetes, e incluyendo y haciendo énfasis en los últimos avances en diagnóstico y tratamiento de aquellas enfermedades que se tratan dentro de nuestra especialidad”, explica la doctora Carmen Fajardo, coordinadora del curso y vocal de formación continuada de la junta directiva de la SEEN.
“Pediatras, médicos de Atención Primaria, especialistas de laboratorio…son solo algunos ejemplos de todos los profesionales sanitarios que pueden estar implicados en algún momento concreto en el diagnóstico y tratamiento de un paciente con diabetes, por lo que es fundamental que todos ellos cuenten con formación precisa y actualizada sobre la enfermedad, de forma que podamos dar en cada caso la solución más adaptada”, comenta el doctor Miguel López, también coordinador del curso y vocal de formación continuada de la junta directiva de la SEEN.
A la hora de profundizar en los aspectos que más preocupan a los especialistas, la relación entre obesidad y diabetes ocupa un papel destacado, ya que son dos de las enfermedades más prevalentes en todo el mundo, y se prevé que lo sean cada vez más, haciendo honor al calificativo de “epidemia del siglo XXI” con que las ha calificado la Organización Mundial de la Salud. Solo en España hay más de 5.300.000 personas con diabetes[i] ; en todo el mundo el número asciende a más de 415 millones y se calcula que esta cifra alcanzará los 642 millones en 2040[ii], en gran medida por las altas tasas de obesidad, que se prevé que sigan aumentando en las próximas décadas.
En ese sentido, la doctora Fajardo explica que “esta prevalencia creciente de la diabetes tipo 2 y de la obesidad entre la población y sus repercusiones sobre la calidad y expectativa de vida de los pacientes, así como sobre el gasto sanitario, las han colocado dentro de las prioridades sanitarias”.
Por ello la investigación en diabetes pasa por hallar nuevas alternativas terapéuticas como las que han aparecido en los últimos años que, según el doctor Lopez, “facilitan la individualización del manejo terapéutico”. A ello se suma, según este experto, las bases de recomendaciones dietéticas y actividad física que suponen un avance en el tratamiento de la obesidad.
Referente en la formación continuada en Endocrinología y Nutrición
El curso cuenta desde su primera edición con la colaboración de Lilly, que de esta manera mantiene y refuerza su compromiso con la formación de los profesionales implicados en el tratamiento de las personas con diabetes y, con ello, con la mejora en la calidad de vida de los pacientes.
“Hoy por hoy, este curso se ha convertido en un referente dentro de la especialidad y su carácter anual permite actualizarnos en todas las novedades. Esto, junto con la calidad de las ponencias y ponentes, explica la gran demanda de asistencia que ha alcanzado en los últimos años”, explica la doctora Fajardo. Por su parte, el doctor López puntualiza: “Tras más de 13 años de trayectoria, en el caso de la formación continuada, y más de 20 en la formación específica para residentes, y gracias a la implicación y apoyo de Lilly, estos cursos son una cita clave para todos aquellos profesionales implicados de una u otra manera en el campo de la Endocrinología”.
“Gracias a las mejoras terapéuticas derivadas de la investigación y la implicación de todos los profesionales, la especialidad de Endocrinología y Nutrición es objeto de una constante actualización. Un curso como este supone un apoyo importante para los médicos de una especialidad compleja, que tratarán estas patologías y podrán atender a sus pacientes con un abordaje multidisciplinar, atención integral y considerando los últimos avances de la ciencia”, concluye el doctor Jesús Reviriego, director médico de Lilly Diabetes en España.
Referencias
[i] Prevalence of diabetes mellitus and impaired glucose regulation in Spain: the Di@bet.es Study. Diabetologia; January 2012, Volume 55, Issue 1, pp 88-93.
[ii] International Diabetes Federation. What is Diabetes?  IDF Diabetes Atlas, 2015.
Fuente: Vademecum es
Fecha:  16/02/2016

25 junio 2015

Cualquier azúcar añadido es azúcar malo

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 17:41

Contribuyen a la obesidad y a la diabetes
Cualquier azúcar añadido es azúcar malo
Algunos expertos piensan ahora que el azúcar de mesa y la miel son tan malsanas como el jarabe de maíz alto en fructosa.
En el sitio IntraMed

3 noviembre 2014

Un nuevo sensor elimina el análisis de glucosa en diabetes mellitus

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:50

El producto permite realizar mediciones para conocer la tendencia y los valores de glucosa sin pinchazos.

Un nuevo sistema de monitorización de glucosa permite eliminar los habituales pinchazos para determinar la glucosa en personas con diabetes y un mejor control de la patología. El sistema, que se denomina Free Style Libre, fue presentado ayer en Madrid por Abbott.
La Federación Internacional de Diabetetes cifra en 380 millones de personas las que padecen diabetes en el mundo. “En España la prevalencia en la población adulta es del 14 por ciento del que sólo el 8 por ciento está diagnosticado”, ha explicado Elías Delgado, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Central de Asturias. Delgado ha hecho hincapié en la necesidad de prevenir la tendencia en aumento de la prevalencia de diabetes ligada a la de obesidad, con ejercicio regular y alimentación saludable.
-Cada escaneo muestra el resultado de glucosa en tiempo real, y un historial del patrón para ayudar al paciente a determinar si debe modificar su dieta o sus hábitos
No obstante, una vez que está instaurada la enfermedad, tanto en su tipo 1 como en el 2, Delgado recomienda continuar con esas pautas saludables para poder establecer un buen control metabólico. “Sólo el 20 por ciento de los pacientes con diabetes hacen los suficientes controles capilares para llegar a ese buen control. Esa información que se obtiene con la sangre capilar es muy importante porque nos dice cómo se comporta nuestro cuerpo ante ejercicio, dieta y tratamiento, ya que cada organismo tiene una sensibilidad diferente”.
Claudia Fernández, de Abbott, ha explicado que el sistema permite medir de forma constante las variaciones de la glucosa, refleja la historia de las últimas 8 horas, permite almacenar los datos durante 90 días y descargar la información.
Aureliano Ruiz, paciente con diabetes, que lleva utilizando el sistema durante un mes y medio, ha explicado que el paciente con diabetes tipo 1 es un experto en su enfermedad: “Acaba siendo su propio médico y tiene que tomar decisiones a lo largo del día -sobre su alimentación y ejercicio-.Ver la tendencia permite decidir cuánta insulina necesitamos y controlar mejor la alimentación. Ayuda al autocontrol”.
Funcionamiento
FreeStyle Libre está formado por un sensor de pequeño tamaño -similar a una moneda de dos euros- que se coloca en la parte posterior del brazo y mide la glucosa en el líquido intersticial a través de un pequeño filamento que se inserta en la piel. Para obtener la información se debe pasar el lector por el sensor que ofrece el resultado de la glucosa. “El sensor no necesita calibración con pinchazos en los dedos y tiene una duración de 14 días. El lector no da indicación terapéutica, pero sí muestra áreas en las que hay que prestar atención por subidas o bajadas de la curva de la glucosa”. Ruiz ha destacado que la facilidad para las lecturas que pueden realizarse con el sistema permite al paciente realizar cuantas mediciones quiera para un mejor control.
El sistema puede adquirirse on-line en varios países europeos, incluido España, pero aún no se vende en farmacias.

Isabel Gallardo Ponce. Madrid | igallardo@diariomedico.com   |  29/10/2014 00:00

http://endocrinologia.diariomedico.com/2014/10/29/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/nuevo-sensor-elimina-analisis-glucosa-dm

26 septiembre 2014

Las estatinas pueden proteger contra la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:56

Las estatinas hipocolesterolemiantes pueden ayudar a proteger a las personas con diabetes de complicaciones importantes de la enfermedad, han revelado investigadores.
Los investigadores daneses dicen que sus hallazgos son “sorprendentes” pues se había pensado que las estatinas podrían incrementar las concentraciones de glucosa en el organismo.
La investigación indica que el empleo de estatinas está vinculado a una disminución de las tasas de ceguera y amputaciones de las extremidades en personas con diabetes.
Los hallazgos provienen de un estudio de 60.000 pacientes en Dinamarca. Alrededor de 15.679 habían utilizado estatinas con regularidad antes de diagnosticarles diabetes.
Los investigadores descubrieron que los usuarios de estatinas tenían 34% menos probabilidades que otros con diabetes de presentar neuropatía en el pie y 40% menos de probabilidades de presentar retinopatía. También tuvieron 12% probabilidades menos de presentar gangrena.
Los hallazgos se comunican en Lancet Diabetes & Endocrinology.
El investigador Profesor Borge Nordestgaard, de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, dijo ayer: “Es sorprendente pero los resultados demostraron que las estatinas disminuían en vez de aumentar el riesgo de estas complicaciones”.
El investigador postdoctoral Dr. Sune Nielsen dijo: «No encontramos evidencia de que el empleo de estatinas se asocie a un incremento del riesgo de microangiopatía».
“Independientemente de que las estatinas protejan o no contra algunas formas de microangiopatía, una posibilidad planteada por estos datos, y mediante cuál mecanismo, deberá abordarse en estudios similares al nuestro, o en estudios de aleatorización mendeliana, pero de preferencia en estudios aleatorizados comparativos”.
En la revista el Dr. David Preiss, de la Universidad de Glasgow, Reino Unido, dice que las estatinas pueden ayudar pues tienen efectos antiinflamatorios.
Añade: “Sin embargo, por ahora aún no se ha demostrado cualquier ventaja de las estatinas sobre las complicaciones microvasculares”.
Fuente: doctors.net.uk

http://www.medcenter.com/contentnews.aspx?pageid=128787&tax_id=275&id=206694&EMKT=1&email=ahyero@infomed.sld.cu&utm_source=Icommarketing&utm_medium=Email&utm_content=NL%202014%20Gral%2035%20LA2409&utm_campaign=Icommarketing%20-%20_NEWSLETTER%20GRAL%20HH%20-%20NL%202014%20GRAL%2035%20ES.LA&langtype=15370&esp_id=151

8 septiembre 2014

La obesidad fomenta un aumento en las tasas de diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:48

La epidemia de obesidad de EE. UU. está impulsando unas tasas crecientes de diabetes tipo 2, según un estudio reciente.
Los investigadores observaron datos de cinco encuestas nacionales que abarcaban de 1976 a 2010 para determinar qué tanto del aumento de la diabetes en el tiempo se podía explicar mediante factores como la distribución cambiante de la raza, la edad y la obesidad entre los adultos de EE. UU.
Los investigadores hallaron que la prevalencia de la diabetes entre los hombres aumentó de alrededor del 5 a más del 11 por ciento. En las mujeres, aumentó de poco menos del 6 a casi un 9 por ciento. Cuando los investigadores observaron los factores que podrían contribuir a las crecientes tasas de diabetes, solo la obesidad se destacó. Aunque para los hombres, apenas explicó alrededor de la mitad del aumento, según los investigadores.
“El sobrepeso y la obesidad explicaban la mayor parte del aumento en la prevalencia de la diabetes en EE. UU. en este periodo”, apuntó el investigador del estudio, Andy Menke, epidemiólogo de Social & Scientific Systems, una organización privada de investigación.
Los otros factores que observaron (la edad, la raza y la etnia) “tuvieron poca influencia sobre los cambios en la prevalencia de la diabetes [en el periodo del estudio]”, comentó.
El estudio aparece en la edición del 2 de septiembre de la revista Annals of Internal Medicine.
Más de 29 millones de estadounidenses tienen diabetes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La diabetes tipo 2 es por mucho el tipo más común de la enfermedad, según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA).
Los factores de riesgo conocidos de la diabetes tipo 2 incluyen el exceso de peso, un estilo de vida sedentario y la edad, según la ADA. La raza también es un factor de riesgo conocido, y los negros, los hispanos, los amerindios, los estadounidenses de origen asiático y los isleños del Pacífico tienen unas tasas más altas de diabetes tipo 2 que los blancos, anota la ADA.
El nuevo estudio incluyó información de las Encuetas nacionales de examen de salud y nutrición de EE. UU. que representaban a casi 24,000 hombres y mujeres de 20 a 74 años de edad.
“Los cambios con el tiempo en la distribución de la edad, la raza y la etnia, y la obesidad en la población explicaron todo el aumento en las mujeres, pero apenas la mitad del aumento en los hombres”, comentó Menke.
No puede explicar a partir de este estudio por qué las tasas de diabetes de los hombres están aumentando más que las de las mujeres, o exactamente qué factores subyacen a dicho aumento.
Dijo que tampoco se sabe por qué el peso desempeña un rol en que algunas personas contraigan diabetes, pero no en otras. “No está del todo claro por qué algunas personas que han mantenido un peso saludable todas sus vidas contraen diabetes tipo 2, mientras que otras personas que son obesas nunca la contraen”, señaló.
Menke y otros expertos creen que la genética podría desempeñar un papel más potente en algunas personas que en otras.
Tanto la genética como los factores ambientales fomentan el riesgo de diabetes, señaló el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York. “Ha habido un debate [continuo] sobre qué tanto es genético y qué tanto es ambiental”.
Pero es probable que la obesidad sea el mayor factor responsable por el aumento en la diabetes tipo 2, anotó Zonszein. También es importante porque es un factor de riesgo modificable, lo que significa que es un factor de riesgo que las personas pueden cambiar, según los autores del estudio.
Zonszein apuntó que el estudio tiene al menos una limitación: el uso del índice de masa corporal (IMC) como medida de la obesidad.
Los autores también anotaron que usar el IMC como medida de qué tanta grasa (también llamada adiposidad) tiene una persona es una limitación, y que otras medidas, como la circunferencia de la cintura, podrían vincularse de forma más firme con la diabetes. Pero las encuetas usadas solo medían el IMC, no la circunferencia de la cintura.
Según Zonszein, para predecir la diabetes con más precisión es mejor medir la adiposidad de otras formas, lo que incluye tomar en cuenta el tejido de “grasa buena” o grasa marrón, que se cree que no aumenta el riesgo de diabetes. Dijo que algunas mujeres quizá no tengan un IMC alto pero sí niveles altos de grasa abdominal, una “grasa mala” que se sabe que aumenta el riesgo de diabetes.
Otra limitación potencial del estudio es que los datos de las encuestas no permitieron a los investigadores controlar factores como la actividad física, que se sabe que afecta al riesgo de diabetes, según el estudio.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Andy Menke, Ph.D., senior research analyst and epidemiologist, Social & Scientific Systems, Silver Spring, Md.; Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; Sept. 2, 2014 Annals of Internal Medicine
HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_148195.html

16 abril 2014

Casi el 10 por ciento de los adultos de EE. UU. tienen diabetes actualmente, según un estudio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:52

glucometro-con-puncion-digital

Los investigadores hallaron un aumento nacional en la enfermedad respecto a finales de los 80, y un aumento paralelo en la obesidad.

El porcentaje de estadounidenses con diabetes se ha duplicado desde 1988, y casi uno de cada diez adultos tiene ahora un diagnóstico de la enfermedad,  informan los investigadores.

A finales de los 80 y principios de los 90, la tasa de diabetes diagnosticada y sin diagnosticar era del 5.5 por ciento en la población de EE. UU. Para 2010, esa cifra había aumentado hasta el 9.3 por ciento. Esto significa que 21 millones de adultos estadounidenses tenían diabetes confirmada en 2010, según los investigadores.

Pero el estudio arrojó varios hallazgos alentadores. Una proporción más baja de personas tienen diabetes sin diagnosticar, halló el informe, lo que sugiere que unas técnicas más nuevas de detección podrían ser más eficientes.

Y los investigadores hallaron que el control general del azúcar en sangre había mejorado, aunque la enfermedad estaba mucho menos bien controlada en algunos grupos minoritarios.

“La diabetes ha aumentado dramáticamente. Las tasas casi se han duplicado desde finales de los 80 y principios de los 90″, comentó Elizabeth Selvin, autora líder del estudio y profesora asociada de epidemiología de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

“Este estudio también resalta que el aumento en la diabetes realmente sigue muy de cerca a la epidemia de obesidad. La epidemia de diabetes en realidad es una consecuencia directa del aumento en la obesidad”, advirtió Selvin.

Hay dos tipos principales de diabetes: la tipo 1 y la tipo 2. La diabetes tipo 2 es el tipo mucho más prevalente de la enfermedad, ya que conforma entre el 90 y el 95 por ciento de todos los casos de diabetes, según el Programa Nacional de Educación sobre la Diabetes (National Diabetes Education Program).

Aunque ambos tipos de la enfermedad resultan en niveles más altos de lo normal de azúcar en sangre, cada uno tiene una causa distinta. El tipo 1 es una enfermedad autoinmune, y su desarrollo no está relacionado con el peso. No se conoce la causa exacta del tipo 2, pero se sabe que el peso excesivo y un estilo de vida sedentario tienen que ver con su desarrollo.

La diabetes mal controlada plantea graves problemas de salud, que incluyen enfermedades cardiacas, daño renal y ceguera.

Para el nuevo estudio, los investigadores usaron datos de la Encuesta nacional de entrevistas de salud y nutrición (NHANES, por su sigla en inglés), que incluyó a más de 43,000 adultos a quienes se dio seguimiento desde el primer periodo de la encuesta (de 1988 a 1994) hasta el más reciente (1999 a 2010).

En 1988 a 1994, la prevalencia de la diabetes diagnosticada era del 5.5 por ciento. Para la próxima encuesta en 1999 a 2004, esa cifra había aumentado hasta el 7.6 por ciento. En la encuesta final, realizada de 2005 a 2010, la prevalencia de diabetes diagnosticada era del 9.3 por ciento.

En el mismo periodo, los niveles de obesidad también aumentaron. Entre las personas sin diabetes, las tasas de obesidad aumentaron de alrededor del 21 por ciento en la primera encuesta a más del 32 por ciento en la última. Entre los diabéticos, casi el 44 por ciento eran obesos en la primera encuesta. Esa cifra aumentó a casi el 61 por ciento en la encuesta más reciente.

Las tasas de prediabetes también aumentaron de forma dramática, de menos del 6 a más del 12 por ciento, durante el periodo del estudio. Pero el número de personas con diabetes no diagnosticada se niveló durante el periodo del estudio, probablemente debido a unos mejores métodos de detección. En general, el número de personas con diabetes sin diagnosticar se redujo al 11 por ciento para 2010, según el estudio.

Otra noticia del estudio es que la gestión del azúcar en sangre mejoró en los blancos, aunque no se observaron avances en los negros ni en los estadounidenses de origen mexicano.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 15 de abril de la revista Annals of Internal Medicine.

“La realidad es que sabemos qué hacer para prevenir la diabetes tipo 2, pero hacerlo a nivel de la población es un desafío increíble”, apuntó Selvin. “Hay cierta evidencia de que la epidemia de obesidad podría haberse estabilizado, pero combatir el ambiente que contribuye a la obesidad es una dificultad inmensa”.

El Dr. Martin Abrahamson, vicepresidente principal de asuntos médicos del Centro Joslin de la Diabetes, en Boston, es coautor de un editorial que aparece en la misma edición de la revista.

“Este artículo es un recordatorio de que este problema no está desapareciendo, solo está empeorando”, advirtió Abrahamson.

Como Selvin, reconoció que saber que hay que perder peso y hacer más ejercicio, y tener éxito en la realización de esos cambios, es un desafío.

“Nuestra sociedad tiene muchas influencias que dificultan que las personas se adhieran a un régimen de estilo de vida. Se ha mostrado que llevar una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad reduce la diabetes, la hipertensión [presión arterial alta], el peso y el colesterol”, comentó Abrahamson.

“Entonces, ¿cómo se logra que las personas adopten cambios en el estilo de vida?”, añadió. “En realidad conllevará un esfuerzo en múltiples frentes que requerirá que las instituciones privadas y públicas realmente se unan y desarrollen una estrategia para avanzar el mensaje de que se debe vivir una vida sana”.

“También debemos comprometer a los profesionales de la atención de la salud a hacer un mejor trabajo al aconsejar los beneficios de los cambios en el estilo de vida”, dijo.

Abrahamson recomienda caminar 30 minutos al día a paso vivo, e intentar perder del 5 al 7 por ciento del peso corporal para ayudar a prevenir la diabetes tipo 2. Esto es particularmente importante si se le ha diagnosticado prediabetes.

Tanto Selvin como Abrahamson dijeron que los hallazgos de que el control general del azúcar en sangre ha mejorado en los blancos, pero no en las minorías, sugiere que se debe dirigir más dinero de salud pública a las comunidades minoritarias para prevenir, fomentar la concienciación y aumentar el acceso a la atención.

Traducido del inglés: martes, 15 de abril, 2014

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Elizabeth Selvin, Ph.D., associate professor, epidemiology and medicine, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Martin Abrahamson, M.D., senior vice president, medical affairs, Joslin Diabetes Center, and associate professor of medicine, Harvard Medical School, Boston; April 15, 2014, Annals of Internal Medicine

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_145705.html

9 marzo 2014

Desigualdades sociales y diabetes mellitus

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:38

Dra. Emma Domínguez Alonso

Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba

Revista Cubana de Endocrinología 2013;24(2):200-213

Un estudio muestra asociación entre la diabetes y los accidentes cerebrovasculares en mujeres pero no en hombres

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:32

sangre

El accidente cerebrovascular es más común entre los hombres, pero la gravedad del mismo suele ser mayor en las mujeres.

La diabetes en la mujer se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular (ACV), mientras que los datos no reflejan la misma asociación entre los hombres, según concluye un estudio publicado en “Diabetologia” y realizado por los doctores Zhao Wen-hui, Gang Hu y sus colegas del Centro de Investigación Biomédica Pennington, en Baton Rouge, Luisiana, Estados Unidos.

Ya se ha informado con anterioridad de diferencias en la incidencia y la mortalidad entre los sexos en varias condiciones, como el accidente cerebrovascular, de forma que más mujeres que hombres tienden a morir de un accidente cerebrovascular en los países desarrollados. Por ejemplo, en Estados Unidos, 77.109 mujeres y 52.367 hombres murieron a causa de apoplejía en 2010, representando las primeras el 60 por ciento de las muertes por accidente cerebrovascular en Estados Unidos en 2010, y en Reino Unido, 32.828 mujeres y 20.358 hombres murieron por una apoplejía en 2007.

Los autores investigaron prospectivamente la asociación específica del sexo de los diferentes niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c), que muestra el nivel promedio de glucosa en la sangre durante tres meses, con el riesgo de accidente cerebrovascular entre 10.876 hombres y 19.278 mujeres con diabetes tipo 2 en el ‘Louisiana State University Hospital-Based Longitudinal Study’ (LSUHLS). Durante un seguimiento de 6,7 años, se identificaron 2.949 casos de incidentes de derrame cerebral.

Los autores calcularon el riesgo de ACV asociado con diferentes niveles de HbA1c al inicio del estudio y entre los hombres, aunque hubo una tendencia hacia un mayor riesgo de accidente cerebrovascular conforme HbA1c aumenta, este incremento del riesgo no fue estadísticamente significativo. Sin embargo, en el caso de las mujeres, las que tenían un HbA1c elevado eran entre un 19 por ciento, un 32 y un 42 por ciento más propensas a sufrir un accidente cerebrovascular, dependiendo de sus niveles de HbA1c, que las mujeres con el azúcar en sangre normal del grupo.

Aun cuando los datos se ajustaron por raza y si las mujeres tomaban medicamentos antidiabéticos, esta relación graduada de HbA1c con un accidente cerebrovascular en las mujeres todavía estaba presente. Cuando se ajustó por edad, los investigadores hallaron que el riesgo de accidente cerebrovascular entre las mujeres diabéticas se elevó sustancialmente para las mayores de 55 años y más en comparación con las mujeres más jóvenes.

A nivel mundial, el accidente cerebrovascular es más común entre los hombres, pero las mujeres con accidente cerebrovascular parecen caer más gravemente enfermas después de un ictus. Estas diferencias sexuales tienen profundas implicaciones para la prevención y el tratamiento eficaz de los accidentes cerebrovasculares, por lo que conocer los factores de riesgo de ictus en la población, como el proporcionado por este estudio, puede conducir a una mejor prevención de los accidentes cerebrovasculares.

“Hay varios mecanismos que podrían explicar por qué la diabetes tiene un mayor efecto adverso en las mujeres que en los hombres. En la población general, se produce un mayor número de ACV en las mujeres que en los hombres al menos en parte atribuido a la mayor esperanza de vida de las mujeres”, explica el doctor Zhao.

“Algunos estudios han sugerido que la diferencia de sexo en el riesgo cardiovascular está mediada en gran parte por las divergencias en los niveles de los factores de riesgo cardiovascular, ya que las mujeres con diabetes tienen niveles significativamente más altos de presión arterial y lípidos que los hombres con diabetes”, agrega.

“Otros sugirieron que el mayor riesgo relacionado con la diabetes que se ve en las mujeres puede reflejar un sesgo de tratamiento que favorece a los hombres. Estudios recientes encontraron que los hombres con diabetes o enfermedad cardiovascular establecida son más propensos a recibir aspirina, estatinas o antihipertensivos que las mujeres”, detalla.

En relación al aumento del riesgo de accidente cerebrovascular en mujeres diabéticas mayores de 55 años y más, Hu dice: “Esto podría sugerir que un control de la glucosa en sangre pobre es más perjudicial en las mujeres de edad avanzada que en las más jóvenes. Una posible explicación puede ser el papel de los estrógenos. Tras el inicio de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno caen, la incidencia de la enfermedad cerebrovascular en las mujeres aumenta”.

“Estudios preclínicos en animales han indicado que el estrógeno es neuroprotector y reduce el volumen de infarto y derrame cerebral, pero los ensayos clínicos no presentaron este beneficio, por lo que hacen falta más investigaciones para aclarar esta asociación”, destaca, además de señalar que la falta de una asociación entre HbA1c y el riesgo de accidente cerebrovascular en los hombres con diabetes tipo 2 en el presente estudio podría deberse a que los individuos con valores de HbA1c elevados mueren por enfermedad.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/125278/un-estudio-muestra-asociacion-entre-la-diabetes-y-los-accidentes-cerebrovasculares-en-mujeres-pero-no-en-hombres

18 septiembre 2013

La diabetes, nueva entre las diez principales causas de muerte en el mundo, de las que sale la tuberculosis

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:04

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado su listado de las diez principales causas de muerte en el mundo, entre las que se mantienen varias enfermedades no transmisibles como las patologías coronarias, los accidentes cerebrovasculares, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). . .La diabetes aparece por primera vez en este ‘top ten’, del que sale la tuberculosis.

Este organismo de Naciones Unidas ha utilizado datos de 2011, año en que estiman que murieron en todo el mundo 55 millones de personas. Las enfermedades no transmisibles son responsables de dos de cada tres fallecimientos, más que hace diez años, cuando representaban el 60 por ciento de todas las muertes.

La primera causa de muerte siguen siendo las enfermedades cardiovasculares, que mataron a casi 17 millones de personas y representaron tres de cada diez fallecimientos. De ellos, unos 7 millones lo hicieron por una cardiopatía isquémica y 6,22 millones debido a un accidente cerebrovascular.

A ambas dolencias le siguen las infecciones de vías respiratorias inferiores (causantes de 3,2 millones de muertes), la EPOC (3 millones), enfermedades diarreicas (1,9 millones), el VIH/sida (1,6 millones), los cánceres de tráquea, bronquios o pulmón (1,5 millones), la diabetes mellitus (1,4 millones), los accidentes de tráfico (1,3 millones) y los nacimientos prematuros o el bajo peso al nacer (1,2 millones).

Precisamente la OMS destaca como de este ‘top ten’ sale la tuberculosis, que no obstante sigue entre las quince principales causas de muerte.

Países ricos y pobres: la causa de muerte cambia

El informe destaca que las causas de muerte pueden variar entre países de altos y bajos ingresos. Así, mientras que en los países ricos las enfermedades no transmisibles representan el 87 por ciento de todas las muertes, en los países de bajos ingresos apenas representan el 36 por ciento, y ganan protagonismo enfermedades como el VIH/sida, las enfermedades diarreicas, la malaria o la tuberculosis, con un tercio de todas las muertes en estos países. También hay diferencias en la edad de los fallecidos.

Muertes infantiles

Las complicaciones derivadas de un parto prematuro y la asfixia y las lesiones al nacer también se encuentran entre las principales causas de muerte. La OMS pone de relieve que de los 6,9 millones de niños que murieron antes de cumplir los cinco años en 2011, casi todos fueran de países de bajos y medianos ingresos. Además de las complicaciones al nacer, la neumonía o las enfermedades diarreicas, la malaria siguen siendo una importante causa de muerte a estas edades, especialmente en África subsahariana.

El tabaco sigue estando detrás de muchas muertes

La OMS destaca cómo el consumo de tabaco sigue siendo la principal causa de muchas enfermedades mortales, como la enfermedad cardiovascular, la EPOC o el cáncer de pulmón.  En total, el tabaco es responsable de la muerte de 1 de cada 10 adultos en todo el mundo, y la causa oculta de muchas enfermedades mortales.

También la OMS muestra su preocupación por el elevado porcentaje de muertes por accidente o lesión (9% del total). De todos ellos, los accidentes de tráfico siguen siendo la causa más frecuente, con casi 3.500 vidas perdidas cada día, unos 700 más que en el año 2000.

Fuente: Europa Press

20 junio 2013

Dispositivo musical no reduce la presión arterial en personas con diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:19
Un dispositivo que reproduce una melodía en un intento para hacer más lenta la respiración no logró reducir la presión sanguínea de un grupo de gente con diabetes, según un nuevo estudio.
 
“Dados estos resultados y los estudios disponibles, se puede concluir que no existen suficientes evidencias para usar este dispositivo”, dijo el doctor Gijs Landman, autor principal del estudio realizado por las Clínicas Isala, en Holanda.
 
En teoría, el dispositivo funciona midiendo la respiración del usuario y reproduciendo una melodía para reducir la cantidad de respiraciones por minuto, lo que relaja los vasos sanguíneos y, a la vez, reduce la presión sanguínea.
 
Sin embargo, estudios previos sobre el dispositivo RESPeRATE, que está probado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, han dado resultados dispares.
 
El año pasado, una revisión de ocho estudios que evaluaron el dispositivo halló que éste reduce la presión sanguínea de los participantes, pero que el beneficio desaparecía cuando los investigadores excluían estudios patrocinados por InterCure Ltd., fabricante de RESPeRATE.
 
Para el nuevo estudio, Landman y sus colegas reunieron a 24 adultos con diabetes y presión alta para utilizar el dispositivo 15 minutos diarios durante ocho semanas.
 
Otras 24 personas diabéticas e hipertensas actuaron como grupo de control al usar un dispositivo idéntico, pero sin la melodía terapéutica.
 
Al inicio del estudio, todos los participantes tenían un valor de presión sistólica (máxima) de alrededor de 151 milímetros de mercurio (mm Hg) y su presión sanguínea diastólica (mínima) era de cerca de 82 mm Hg.
 
La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que la presión sistólica no supere los 120 mm Hg y que la presión diastólica sea inferior que 80 mm Hg.
 
Al final del estudio, el equipo no halló diferencias significativas en los valores de presión de los dos grupos. Es más, tres participantes que utilizaron el dispositivo RESPeRATE no completaron el estudio. Dos abandonaron la experiencia por efectos secundarios posiblemente asociados con el dispositivo, según investigadores de JAMA Internal Medicine.
 
InterCure no realizó comentarios antes del cierre de esta edición. Landman dijo a Reuters Health que la empresa proporcionó los dispositivos a su equipo, que cuestan entre 300 y 420 dólares.
 
El doctor Kamal R. Mahtani, que no participó del estudio pero lideró el análisis del año pasado, opinó que los resultados respaldan sus hallazgos anteriores.
 
“No hay evidencias claras de un beneficio clínico y este nuevo estudio es interesante porque remarca un daño potencial”, indicó Mahtani, del Center for Evidence Based Medicine de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.
 
Agregó que no recomendaría el dispositivo a sus pacientes y alentó a consultar a un médico antes de usarlo.
 
Mahtani afirmó que el tratamiento para la alta presión arterial a menudo depende de el riesgo de enfermedad cardiaca de una persona, pero que podría incluir cambios en el estilo de vida o medicamentos.
 
Landman también dijo a Reuters Health que no recomendaría el dispositivo porque -además de no entregar beneficios- su uso toma tiempo.
 
“Hay que escuchar la música durante 15 minutos diarios (…) Pienso que no es viable”, sostuvo.
 Por Andrew W. Seaman / (Reuters Health)
FUENTE: JAMA Internal Medicine
Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus