Diabetes mellitus

19 julio 2019

Una nanomedicina pudiera curar la diabetes tipo 1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:10

Un nuevo tipo de nanofármacos busca corregir la anomalía del sistema inmune que permite el ataque a las células pancreáticas. Combinados con otras estrategias, aproximan el objetivo de lograr la curación de la diabetes tipo 1.

A pesar de los avances en la tecnología de dispositivos médicos y en los análogos de insulina, aún no existe un tratamiento curativo de la diabetes tipo 1 (DM1), lo que no significa que se haya abandonado esa tentativa en diferentes líneas de investigación. Una de las que cobra fuerza es la modulación del sistema inmune a través de la nanomedicina, según lo expuesto en el XXX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED), que se celebró recientemente en Sevilla.
Desde hace catorce años, el grupo de Pere Santamaría, en el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps), en Barcelona, junto a científicos de la Universidad de Calgary, trabaja en una nueva clase de fármacos basados en nanopartículas recubiertas por determinados antígenos a su vez reconocidos por los linfocitos T que dañan al páncreas. En esencia, la inyección sistémica intravenosa de esas nanomedicinas consigue actuar solo sobre los linfocitos causantes de la enfermedad, de forma que los reprograman para que induzcan tolerancia específica que bloquee el ataque autoinmune a las células pancreáticas productoras de insulina; en resumen, corrigen el error del sistema inmune cuando decide atacar de forma anómala a los propios órganos o tejidos.
Como ha expuesto Santamaría a DM, “estas nanomedicinas pueden diseñarse de forma específica para diferentes enfermedades autoinmunes, además de la diabetes tipo 1, cambiando los péptidos que se expresan en el tejido atacado”. De hecho, las han estudiado en modelos experimentales de artritis reumatoide, esclerosis múltiple (EM), enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad autoinmune hepática, “y en todos ellos han funcionado”.
A través de la spin-off de la Universidad de Calgary, Parvus Therapeutics, estos investigadores ultiman el salto a la clínica, con un próximo inicio de ensayos, si bien Santamaría no oculta la ardua labor necesaria para el desarrollo de un fármaco first-in-class. “Estos agentes terapéuticos funcionarían en los pacientes cuando la enfermedad ha debutado. Son capaces de suprimir por completo la patología, sin el riesgo de afectar a la capacidad protectora del sistema inmunitario frente a infecciones o cáncer. No obstante, el daño que se haya causado en el tejido pancreático no se revierte. Lo que no sabemos es si los pacientes en los que se logre suprimir la inflamación serán capaces de regenerar células beta a lo largo del tiempo. Si se actúa de forma ágil, en el inicio de la enfermedad, sí habría oportunidades para recuperar la actividad funcional del páncreas”.
Las nanomedicinas pueden diseñarse de forma específica para revertir diferentes patologías autoinmunes, como la EM y la artritis
En esa recuperación funcional podrían ser de gran ayuda estrategias de la medicina regenerativa, como la basada en el trasplante de células productoras de insulina. Rosa Gasa, también investigadora del Idibaps, ha presentado en el congreso un protocolo de transdiferenciación para generar células productoras de insulina (similares a las células beta pancreáticas) a partir de fibroblastos humanos. Este abordaje, a su juicio, “tiene implicaciones clínicas muy interesantes, ya que abre la posibilidad de realizar autotrasplantes de células productoras de insulina generadas a partir de una biopsia de piel del propio paciente”. Una de las ventajas, ha indicado Gasa, es que “no se necesita tratamiento immunosupresor para evitar el rechazo del injerto”.
Reprogramación directa
Además, se está evaluando la posibilidad de reprogramar los fibroblastos directamente, sin convertirlos primero en una célula pluripotente (similar a las células madre embrionarias), ya que, de esta manera, se evitaría el riesgo de formación de tumores ligado a la pluripotencia.
Para la científica del Idibaps, “esta línea de trabajo puede suponer el punto de partida para el desarrollo de protocolos de transdiferenciación hacia células productoras de insulina a partir de células adultas de fácil obtención”, convirtiéndose así en una vía alternativa a la producción de células beta a partir de células madre.
Probablemente, un futuro tratamiento de la DM1 consistirá en una terapia combinada de estas dos aproximaciones, junto con la del abordaje propuesto también en el congreso por Benoit Gauthier, investigador principal del Departamento de Regeneración y Terapia Celular del Centro Andaluz de Biología Molecular & Medicina Regenerativa. La apuesta del grupo de Gauthier consiste en la reeducación del sistema inmune y en promover mecanismos de “transregeneración” para restablecer la población de células beta secretoras de insulina; a su juicio, “las terapias factibles y con potencial éxito para la DM1 requieren este abordaje simultáneo”. En este sentido, se considera clave la activación del receptor homólogo hepático 1 (LRH-1) con un agonista, lo que facilitaría el “diálogo” entre el sistema inmune y los islotes pancreáticos, permitiendo alcanzar ambos objetivos: recuperar con éxito la tolerancia inmunológica y la restauración de una masa funcional de células beta pancreáticas.
Se trata, en definitiva, de transformar un entorno destructor de células inmunitarias proinflamatorias en un entorno antiinflamatorio que facilite la supervivencia de células beta y estimule su regeneración. La activación del LRH-1 sería, por lo tanto, la diana de nuevos agentes terapéuticos inmunorregenerativos para la DM1, una clase de fármacos sin precedentes. En los trabajos de Gauthier se ha identificado al LRH-1 (también conocido como NR5A2) como un objetivo farmacológico que permite (tanto in vitro como in vivo) restaurar el control glucémico en varios modelos de ratón de DM1 y mejorar la supervivencia de los islotes humanos. De hecho, “es factible el desarrollo de agonistas de LRH-1 de segunda generación más potentes y estables que se pueden administrar por vía oral en lugar de inyecciones diarias intraperitoneales”.
Para el investigador, “tarde o temprano llegará la cura para la DM1. Nosotros tenemos ese sueño, compartido por asociaciones de pacientes y familiares, con los que tenemos el compromiso de trabajar para lograrlo”.
Sonia Moreno
Fecha: 29/4/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/nace-una-nanomedicina-con-el-objetivo-de-curar-la-diabetes-tipo-1.html

11 agosto 2017

El riesgo de diabetes tipo 1, relacionado con los virus intestinales

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:25

Una investigación llevada a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, han hallado la posibilidad de que los virus del intestino provoquen diabetes tipo 1.

Una nueva investigación desarrollada en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en Saint Louis (Estados Unidos), ha encontrado que los virus intestinales pueden influir en la posibilidad de que una persona desarrolle diabetes tipo 1.
Así, los niños cuyas comunidades víricas intestinales, o viroma, son menos diversas, tienen más probabilidades de generar anticuerpos autodestructivos que pueden conducir a la diabetes tipo 1. Al mismo tiempo, aquellos que portaban un virus específico perteneciente a la familia circoviridae tenían menos probabilidades de desarrollarla que los que portaban un grupo diferente de virus.
“Hemos identificado un virus que se asocia significativamente con riesgo reducido y otro grupo de virus que asociado a un mayor riesgo de desarrollar anticuerpos contra las propias células de los niños”, explica Herbert Skip Virgin IV, jefe de Patología e Inmunología, y autor principal del estudio. “Parece que el equilibrio de estos dos grupos de virus puede controlar el riesgo de desarrollar los anticuerpos que pueden conducir a la diabetes tipo 1″, explica.
Los resultados, publicados recientemente en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), sugieren que puede tratarse de una manera de predecir, e incluso prevenir, el diagnóstico de esta enfermedad.
Los investigadores recogieron muestras de heces mensualmente de los niños desde el nacimiento hasta los tres años y analizaron el desarrollo de autoanticuerpos. En un pequeño grupo de niños que desarrollaron diabetes tipo 1, el equipo observó alteraciones significativas en la diversidad de especies bacterianas en el intestino antes del diagnóstico. Pero este estudio sólo miraba las bacterias intestinales, no los virus.
El papel de los circovirus
Un virus previamente desconocido relacionado con circovirus se encontró en cinco de los 11 niños que no desarrollaron autoanticuerpos, pero en ninguno de los niños que sí lo hicieron. Los circovirus son pequeños virus que infectan a una variedad de mamíferos, pero que rara vez están relacionados con la enfermedad viral.
“A los circovirus nunca se les había asociado con enfermedades en personas”, recuerda Guoyan Zhao, profesor asistente de Patología e Inmunología en la Universidad de Washington y primer autor del estudio. “Varias líneas de evidencia apoyan la asociación inversa entre el virus que encontramos y el desarrollo de autoanticuerpos. Esto sugiere que tener un circovirus puede ser una buena cosa para las personas con un alto riesgo de diabetes”.
Los investigadores también encontraron diferencias en un grupo de virus llamados bacteriófagos que infectan las bacterias en el intestino, pero no las células humanas. “Estudios anteriores habían encontrado que los cambios en las especies de bacteroides están asociados con el desarrollo de diabetes tipo 1, y aquí encontramos que los virus que infectan bacteroides se asocian con el desarrollo de autoanticuerpos”, explica Virgin. “Nuestros hallazgos apoyan la idea de que los bacteroides u otras bacterias, y los virus que las infectan, juegan un papel en el proceso patológico que conduce a la diabetes”.
Cuando la población viral de cada niño se analizó como un todo, los investigadores encontraron que los niños que dieron un primer paso hacia la diabetes tenían menos y un rango más estrecho de virus que los que no lo hicieron.
“Tenemos que hacer muchas verificaciones aún -avanza Virgin -. Necesitamos ver si podemos reproducir estos hallazgos en otro grupo de niños, y luego tenemos que mostrar la causalidad en un modelo animal. Pero si estos resultados se mantienen, algún día podremos ser capaces de prevenir la diabetes tipo 1 a través de tratamiento con circovirus”.
Fecha:7/08/2017

http://endocrinologia.diariomedico.com/2017/08/07/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/el-riesgo-de-diabetes-tipo-1-relacionado-con-los-virus-intestinalescf-los-virus-intestinales-podrian-influir-en-el-desarrollo-de-diabetes-tipo-1

22 noviembre 2016

Los biomarcadores de riesgo marcan el futuro en diabetes infanto-juvenil

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 22:16

EL XLII Congreso Anual de la Sociedad Internacional de Diabetes Pediátrica y en Adolescentes (ISPAD por sus siglas en inglés) ha reunido en dias pasados en el Palacio de Congresos de Valencia a más de 1500 profesionales de todo el mundo (pediatras endocrinos y diabetólogos, educadores, nutricionistas, psicólogos y otros especialistas), para tratar las últimas novedades en el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad entre la población más joven.
Según Luis Castaño, pediatra del Instituto Biocruces (Barakaldo) y presidente del comité organizador del evento, la definición de marcadores de riesgo y diagnóstico precoz y marcan el futuro del abordaje de la diabetes infantil-juvenil.
Autoanticuerpos circulantes
En lo relativo al diagnóstico precoz a través de marcadores inmunológicos, “se han planteado estudios en población general infantil para detectar personas de riesgo y proponer distintos ensayos clínicos de prevención. La doctora A. Ziegler, de Munich, ha presentado datos preliminares del estudio Frlda, que pretende realizar pruebas de detección de autoanticuerpos anti-célula beta pancreática (marcadores de la diabetes tipo 1) en 100.000 niños de la población general. El 0,3 % de los niños analizados muestran autoanticuerpos circulantes y, consecuentemente, riesgo a diabetes”, ha comentado Castaño, profesor de la UPV/EHU e investigador del Centro en Investigación Biomédica en red de Diabetes (Ciberdem).
También se ha analizado la experiencia a medio plazo en el tratamiento de diabetes monogénica neonatal con antidiabéticos orales. “Un estudio multicéntrico europeo con una muestra de 100 niños con diabetes neonatal por alteraciones genéticas en los canales de potasio y que han seguido tratamiento con sulfonilureas durante más de 10 años, se aprecia que el control metabólico es muy adecuado -superior al obtenido con insulina (mejoran los niveles de HbA1c)-, sin observar complicaciones agudas a medio plazo por el tratamiento”.
Autocontrol y nuevas tecnologías
Dos elementos claves que han centrado el evento son “la educación como base del autocontrol que deben llevar las personas con diabetes y las nuevas tecnologías, reflejo de los avances que en los últimos años se van consiguiendo para mejorar el control y el tratamiento de la enfermedad”.
Existen diversos factores claves para un adecuado autocontrol, destacando la educación diabetológica de niños y padres -incluyendo también de la sociedad en la que se mueve el niño, como los colegios-. También ha hecho hincapié en “la monitorización frecuente de las glucemias capilares y que el niño y sus padres sean capaces de tomar decisiones del tratamiento en función de ellas” y la necesidad de una formación en dieta, que incluye “el conocimiento de la ingesta contabilizando las raciones de carbohidratos y la influencia de otros alimentos. Asimismo, son elementos esenciales conocer bien los tipos de insulinas y las pautas adaptadas a cada paciente, la influencia del ejercicio y otras situaciones habituales de la vida (como el estrés) en el control glucémico y “adecuar la insulinoterapia a la ingesta, la actividad física y la glucemia”.
Respecto a las nuevas tecnologías, “en los últimos años, se ha avanzado mejorando la calidad de vida de los pacientes con diabetes tipo 1 a través del uso de dispositivos, como los sistemas de monitorización continua de glucosa, las bombas de infusión continua de insulina o los dispositivos que integran ambos sistemas”. En su opinión, su utilización en casos concretos (como los niños pequeños, inestables) puede ofrecer ventajas en el control frente al tratamiento convencional previo, “pero su uso debe ser siempre personalizado”.

http://endocrinologia.diariomedico.com/2016/10/31/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/los-biomarcadores-de-riesgo-marcan-el-futuro-en-diabetes-infanto-juvenil-

28 septiembre 2016

Los pilotos que reciben terapia con insulina pueden pilotar aviones comerciales de forma segura, según un estudio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:03

Los pilotos de aerolíneas comerciales que reciben terapia con insulina y que mantienen su diabetes bajo un control estricto pueden realizar su trabajo sin problemas de seguridad, concluye un nuevo estudio británico.
Pero en Estados Unidos, los pilotos con diabetes dependiente de la insulina tienen prohibido pilotar naves comerciales, dijeron los investigadores. Una preocupación es que los vuelos largos pueden interrumpir las rutinas de alimentación y tratamiento, y podrían conducir a niveles bajos de glucemia.
Dos países, Reino Unido y Canadá, permiten a las personas con diabetes tratada con insulina pilotar naves comerciales, si pueden mostrar que comprenden su afección y la tienen bajo un control excelente, según los autores del estudio.
Esos pilotos son supervisados por la Autoridad de Aviación Civil (Civil Aviation Authority, CAA) de Reino Unido y la Autoridad de Aviación Irlandesa.
“Una creciente cantidad de pilotos tratados con insulina han solicitado con éxito las licencias de piloto comercial en Reino Unido, y más recientemente en Irlanda”, apuntó la Dra. Julia Hine, del Hospital Real del Condado de Surrey, en Inglaterra.
“Hasta la fecha, se ha mostrado que el protocolo de la CAA funciona bien en la cabina, sin problemas de seguridad reportados y sin un deterioro del control de la diabetes”, señaló Hine en una nota de prensa de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (European Association for the Study of Diabetes, EASD).
Actualmente, Reino Unido tiene la mayor cantidad de pilotos dependientes de la insulina, permitiéndoles encontrar trabajos como pilotos y también volar como actividad recreativa, anotaron los investigadores. Los pilotos deben monitorizar la glucemia antes de y durante los vuelos.
“El chequeo regular de la glucosa en la sangre en la cabina garantiza que cualquier variabilidad en la glucemia se detecte y se pueda corregir pronto”, aseguró Hine.
“Si los pilotos no pueden revisar su glucosa en sangre debido a las exigencias operativas, el protocolo dicta que deben consumir 15 mg de carbohidratos como medida de precaución(para evitar los niveles bajos de esta) y entonces realizar la prueba en un plazo de 30 minutos”, comentó.
El equipo de investigadores británicos revisó la efectividad de esos requisitos y la seguridad del programa que permite a las personas que toman insulina pilotar aviones comerciales.
El estudio incluyó a 26 pilotos varones que usaban terapia de insulina. Los investigadores comprobaron la edad, el tipo de diabetes, el régimen de tratamiento y otros problemas de salud de los participantes. También compararon los niveles de azúcar en la sangre antes de y durante el vuelo de los pilotos.
Los pilotos tenían una edad promedio de 41 años. La mayoría tenían diabetes tipo 1. La duración promedio de la diabetes era de ocho años. Esos pilotos no presentaron un cambio significativo en sus niveles promedio de azúcar en sangre a tres meses (HbA1c) antes y después de recibir su licencia.
Tras examinar casi 9,000 revisiones individuales del azúcar en la sangre registradas durante 4,900 horas de vuelo, el estudio encontró que prácticamente todas estuvieron en niveles seguros. Ninguno de los niveles de azúcar en la sangre hubiera afectado la capacidad de pilotar de los pilotos, mostraron los hallazgos.
El estudio fue presentado en la reunión anual de la EASD en Múnich, Alemania. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.
“Varios estados europeos han mostrado interés en el programa. La posición de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) es que la evaluación individual de las personas con diabetes es el método adecuado para determinar si una persona está calificada para realizar ciertas actividades”, comentó Hine.
“La [EASD] está desarrollando recomendaciones para compartir las con la Administración Federal de Aviación (FAA) de EE. UU. que permitirían a la FAA identificar a los pilotos que no tienen un riesgo más alto de incapacidad que cualquier otro piloto”, añadió.
Fecha:13 de septiembre de 2016

FUENTE: European Association for the Study of Diabetes, news release, Sept. 12, 2016
HealthDay

21 septiembre 2016

Eficacia y seguridad de la liraglutida asociada a la insulina en el tratamiento de la diabetes tipo 1

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 18:29

Mathieu C, Zinman B, Hemmingsson JU, et al. Efficacy and Safety of Liraglutide Added to Insulin Treatment in Type 1 Diabetes: The ADJUNCT ONE Treat-To-Target Randomized Trial. Diabetes Care. 2016 Aug 9. pii: dc160691. (Original) PMID: 27506222

OBJETIVO: Investigar si la liraglutida asociada a la insulina de mejora el control glucémico, y reduce requerimientos de insulina y el peso corporal en pacientes con diabetes tipo 1.
DISEÑO Y MÉTODOS DE LA INVESTIGACIÓN: Se realizó ensayo a doble-ciega durante 52-semanas, que implicaba a 1.398 adultos seleccionando al azar 3:1 para recibir una vez al día inyecciones subcutáneas de liraglutida (1.8, 1.2, o 0.6 mg) o el placebo asociados a la insulina.
RESULTADOS: El nivel de HbA1c se redujo 0.34-0.54% (3.7-5.9 mmol/mol) desde una media basal de 8.2% (66 mmol/mol), y significativamente más para el liraglutida 1.8 y 1.2 mg comparado con el placebo (diferencias de tratamiento estimadas [DTEs]: 1.8 mg liraglutida -0.20% [95% CI -0.32; -0.07]; 1.2 mg liraglutida -0.15% [95% CI -0.27; -0.03]; 0.6 mg liraglutida -0.09% [95% CI -0.21; 0.03]). La dosis de insulina fue reducida al adicionar la liraglutida 1.8 y 1.2 mg contra placebo (índice estimados de tratamiento : 1.8 mg liraglutida 0.92 [95% CI 0.88; 0.96]; 1.2 mg liraglutida 0.95 [95% CI 0.91; 0.99]; 0.6 mg liraglutida 1.00 [95% CI 0.96; 1.04]). La media de peso corporal se redujo significativamente en todos los grupos con liraglutida comparado con el placebo DTEs (1.8 mg liraglutida -4.9 kg [95% CI -5.7; -4.2]; 1.2 mg liraglutida -3.6 kg [95% CI -4.3; -2.8]; 0.6 mg liraglutida -2.2 kg [95% CI -2.9; -1.5]). La tasa de hipoglucemias sintomáticas se increment en todos los grupos con liraglutida (cocientes estimados: 1.8 mg liraglutida 1.31 [95% CI 1.07; 1.59]; 1.2 mg liraglutida 1.27 [95% CI 1.03; 1.55]; 0.6 mg liraglutida 1.17 [95% CI 0.97; 1.43]), e hiperglucemia con cetosis se incrementó significativamente para la liraglutida 1.8 mg solamente (cociente de eventos 2.22 [95% CI 1.13; 4.34]).
CONCLUSIONES: La liraglutida asociada a la terapia con insulina redujo los niveles de HbA1c, la dosis total de insulina , y el peso corporal en una población representativa de pacientes con diabetes tipo 1, con incremento de la tasa en hipoglucemias sintomáticas e hiperglucemia con cetosis, de tal modo que limitaría el uso clínico en este grupo.

http://plus.mcmaster.ca/EvidenceUpdates/NewArticles.aspx?Page=1&ArticleID=70972#Data

Fecha: 12 de septiembre de 2016

8 abril 2016

Disfunción sexual en mujeres con diabetes mellitus tipo 1, frecuencia y características clínicas

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 20:55

Autores: Dra. Yuandia Pacheco González. (*),Dra. Rosa María Real Cancio. (**),Dr. Manuel Emiliano Licea Puig. (***) y Dra. Maricela Nuez Vilar. (****)
(*) Especialista en Medicina General Integral. Especialista de 1er Grado en Endocrinología. Hospital Clínico Quirúrgico Julio Trigo López. La Habana.
(**) Especialista de 1ro y 2do Grado en Endocrinología. Dra.CM. Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeira. La Habana.
(***) Especialista de 1ro y 2do Grado en Endocrinología. Investigador Titular. y De Mérito. Profesor Auxiliar y Consultante. INEN.
(****) Especialista de 1ro y 2do Grado en Endocrinología. Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeira. La Habana.
La Habana. 2014.

RESUMEN
Antecedentes: La disfunción sexual femenina se asocia a la DM tipo1. Sin embargo, ha sido poco estudiada.
Objetivo general: Identificar si la DS se asocia con mayor frecuencia a la DM tipo 1 en un grupo de mujeres sexualmente activas y en edad reproductiva. Material y métodos: A las mujeres con y sin DM se les realizó una historia clínica completa, una entrevista que incluye: ocupación, color de la piel, edad, escolaridad, índice de masa corporal, estado civil, creencias religiosas, primera menstruación, primera relación sexual, tiempo con la pareja, antecedentes patológicos personales, consumo de medicamentos, relación de pareja, hábitos tóxicos, frecuencia sexual, zonas erógenas, etapas de la respuesta sexual, y estudios complementarios: hormona estimuladora del tiroides, hormona tetraiodotirosina, colesterol, triglicéridos, hemoglobina glicosilada, glucemia en ayunas.
Resultados: La presencia de DS en las mujeres sin DM fue 33,3% y con DM 40%. Los tipos de alteración atendiendo a la ausencia o presencia de DM, fueron: Deseo sexual disminuido (31,6 % versus 23,3%), alteración de la excitación (8,3% versus 23,3%), con una p<0,0244, y mixtas (6,6% versus 15%). El 100% de mujeres con DM tipo1 y DS presentó alguna complicación de la DM. Predominó la polineuropatía, en aquellas con DS (100%) con una p< 0,0002.
Conclusiones: La DS es muy frecuente en mujeres con o sin DM en edad fértil. Los trastornos de la excitación predominan en la mujer con DM tipo 1, asociado a la neuropatía y no influyó el control metabólico.
Palabras claves: Diabetes mellitus tipo 1, disfunción sexual.
INTRODUCCION:
La sexualidad adquiere una connotación individual de acuerdo con las condiciones socio-culturales, biológicas y ambientales. Además, tiene una complejidad que trasciende las diferencias corporales y también al individuo. El ciclo de respuesta sexual, con el orgasmo como último punto y en la actualidad con la satisfacción sexual incluida, está interrelacionado e integrado a la condición de la existencia humana. Muchas variables mediatizan el funcionamiento sexual, entre ellas: la diversidad de valores, intereses y capacidades sexuales entre los distintos individuos, la pareja sexual, el concepto idealizado de belleza física, juventud, salud, enfermedad, así como las expectativas individuales o de pareja en relación con la actividad sexual. (1)
Las alteraciones en la función sexual y los diferentes aspectos que la integran provocan desequilibrio en la pareja, y repercuten de diversas formas en la calidad de vida. La salud sexual es un aspecto central de la vida de la mujer y es reflejo del bienestar físico, psicológico y social. Sin embargo, es frecuente ver en la práctica médica problemas con el enfoque desde el punto de vista clínico, diagnóstico y terapéutico de los trastornos de la respuesta sexual.(2)
La función sexual en la mujer con DM ha sido poco estudiada. Publicaciones en relación con la sexualidad en personas con DM, hacen referencia con mayor frecuencia a los aspectos de la función sexual del hombre. Sin embargo, estudios recientes, reportan que las alteraciones de la función sexual en la mujer tienen mayor frecuencia que en el hombre e incluso se involucran mecanismos etiopatogénicos similares. (3)
Las definiciones iniciales de la disfunción sexual femenina (DSF) estaban basadas en el modelo lineal de la respuesta sexual humana, propuesto por Master y Johnson. (4) Este modelo asume una progresión lineal, y fue enriquecido por los aportes realizados por Kaplan(5) quien planteó por primera vez la existencia del deseo sexual como parte de la Respuesta Sexual Humana (RSH) seguido por la excitación, con énfasis en la tumefacción y lubricación genital, posteriormente el orgasmo y finalmente la resolución. La evidencia actual revela que múltiples aspectos de la función sexual femenina varían con respecto al modelo descrito anteriormente.
Las definiciones tradicionales de DSF asumen que la respuesta sexual normal siempre comienza con el deseo, pensamientos y fantasías sexuales, y que su ausencia es evidencia de un trastorno. En la actualidad se define como el deterioro persistente o intercurrente de la respuesta sexual que provoca malestar y angustia personal. Incluye a mujeres que presentan una o más de las siguientes alteraciones: disminución o inhibición del deseo sexual, trastornos de la excitación sexual, anorgasmia, vaginismo, dispareunia y trastornos de la satisfacción sexual. (6)
La DM es un síndrome crónico multisistémico, en la que se producen daños en el territorio vascular y neuropático que se relacionan con las alteraciones del metabolismo glucídico y lipídico que ocurren en esta enfermedad .Sin embargo, los trastornos de la función sexual en mujeres con DM son frecuentes, en particular los trastornos de la excitación, el deseo y el orgasmo. Algunos autores señalan que estas alteraciones son independientes del estado de control metabólico y de la presencia de complicaciones, otros no lo consideran de este modo. (7, 8, 9,10)
La etiología de la disfunción sexual (DS) tanto en hombres como en mujeres de manera tradicional se analizó teniendo en cuenta la presencia de una causa orgánica o psicológica, olvidando que existen determinados aspectos fisiológicos que pueden involucrarse en el origen de la DS; a pesar de que en la práctica clínica diaria resulta difícil establecer esta clasificación. En la actualidad es de poca utilidad la clasificación antes mencionada, aunque nos orienta en el diagnóstico. Sin embargo, conocemos que son múltiples y diversos los factores que intervienen en el origen de la DS y estamos convencidos que la etiología es multifactorial. La forma clínica de presentación más frecuente son los trastornos mixtos. Pensamos que en la DSF existe una interacción psiconeuroinmunoendocrina, lo cual toma mayor valor en la mujer con DM, si tenemos en consideración la repercusión que produce esta enfermedad en los diferentes sistemas (neurológico, endocrino, e inmunológico), así como en la vida psicosocial de quienes la padecen. (11)
La comunidad médica internacional ha dedicado importantes esfuerzos y ha proyectado estudios epidemiológicos con el objetivo de determinar la prevalencia de la DS en la población femenina. Estudios multicéntricos reportan una prevalencia de DSF de un 35% en Estados Unidos (12), de 34 % en Inglaterra (13), 58,7% en Egipto (14), 31,5% en Irán (15), 73,2% en la India. Estudios realizados recientemente en Cuba reportan una prevalencia del 42%.(16) Estos resultados demuestran la elevada frecuencia de DSF en la población femenina. Aunque vale aclarar que no se conoce la prevalencia de la DS en la mujer con DM.
El objetivo de este estudio con el objetivo de identificar si la disfunción sexual (DS) se asocia con mayor frecuencia a la DM tipo 1(DM) en un grupo de mujeres sexualmente activas, en edad reproductiva y caracterizarla clínicamente.

MATERIAL Y METODO
Se realizó un estudio prospectivo, transversal, observacional y correlacional en el servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Quirúrgico ¨Hermanos Ameijeiras¨ (HHA) de La Habana, en el período de tiempo comprendido desde Enero del año 2011 hasta Mayo del 2013.
El universo de trabajo estuvo conformado por todas las mujeres entre 15 y 45 años con diagnóstico de DM tipo1 (n=60) que fueron atendidas consecutivamente en el servicio de Endocrinología del Hospital Clínico Quirúrgico ¨Hermanos Ameijeiras¨ y se comparó con un grupo control de mujeres trabajadoras de la institución con vida sexual activa, sin DM de edades similares, sanas (n=60) escogidas al azar, durante el período de estudio. La selección de la muestra tuvo en consideración los siguientes criterios de inclusión: Mujeres con diagnóstico de DM tipo 1, y sin DM sanas con vida sexual activa y edades comprendidas entre 15 y 45 años. Los criterios de exclusión: Pacientes con enfermedades malignas, degenerativas o caquectizantes, en la etapa de la menopausia (de cualquier causa), embarazadas, con discapacidad física o mental que les impida conducirse por sí mismas en la sociedad.
A todas las mujeres con DM y sin DM se les realizó una historia clínica (HC) completa y una entrevista que incluye los siguientes ítems: ocupación, color de la piel, edad, escolaridad, índice de masa corporal, estado civil, creencias religiosas, primera menstruación, primera relación sexual, tiempo con la pareja, antecedentes patológicos personales, consumo de medicamentos, relación de pareja, hábitos tóxicos, frecuencia sexual, zonas erógenas, etapas de la respuesta sexual, y estudios complementarios: hormona estimuladora del tiroides, hormona tetraiodotirosina, colesterol, triglicéridos, hemoglobina glicosilada, glucemia en ayunas.
Para el diagnóstico y complicaciones de la DM se adoptó los criterios del Grupo de Expertos OMS/ADA(17)[Organización Mundial de la Salud/Asociación Americana de Diabetes] y el diagnóstico de DSF se realizó teniendo en cuenta la clasificación establecida por el consenso de expertos de la Fundación Americana de Enfermedades Urológicas que establece las siguientes categorías.(18)

RESULTADOS
En las mujeres sin DM y sin DS la edad fue de 36,7±6,6 años y en aquellas con DS fue de 36,3±6,6. En las que tenían DM sin DS fue de 32,7±8,2 años y en las que tenían DS fue de 32,8±8,1 años, sin diferencias estadísticamente significativas. En las mujeres sin DM, la DS predominó en el grupo de edad de 30 a 39 años (9/20 mujeres), seguido del grupo de 40- 45 años (7/20 mujeres). En aquellas con DM, la DS predominó en el grupo de edad de <30 años (10/24 mujeres), seguido del grupo de edad de 30 a 45 años. (Tabla 1)

Tabla 1
Tabla 1. Distribución de mujeres con y sin diabetes (DM tipo 1) según grupos de edades y presencia de disfunción sexual (DS).

La presencia de alteración de la función sexual en las mujeres sin DM fue 33,3% y en el grupo con DM 40%, sin diferencias estadísticamente significativas. Los tipos de alteración atendiendo a la ausencia o presencia de DM, fueron: Deseo sexual disminuido (31,6 % versus 23,3%), alteración de la excitación (8,3% versus 23,3%), con una diferencia estadísticamente significativa, p<0,0244, y mixtas (6,6% versus 15%), la Dispareunia solo se observó en las mujeres con DM. (Gráfico 1)

En las mujeres con DM sin DS, los valores de HbA1c fueron de 7,28±0,84%. En aquellas con DS fueron de 7,34±1,27%. La glucemia en ayunas en las que no tenían DS fue de 9,57±4,76 mmol/l y en aquellas con DS de 10,19±5,45 mmol/l. La evolución de la DM en las que no tenían DS fue de 11,06±5,16 años y en aquellas con DS de 12,02±5,86 años. (Gráfico 2)
Gráfico 2. Distribución de mujeres con diabetes (DM tipo 1) según tiempo de evolución, control metabólico y la presencia de disfunción sexual (DS).

En las mujeres con DM tipo1 y sin DS, el 55,5% tuvo alguna complicación de la enfermedad de base y en el 100% de las mujeres con DM y DS estuvo presente una o varias complicaciones de la DM. Al comparar las mujeres con DM tipo1 (sin y con DS) atendiendo a la presencia de complicaciones, predominó la polineuropatía diabética, en aquellas sin DS (52,7%) y con DS (100%) con una diferencia estadísticamente significativa, p< 0,0002, seguida de la retinopatía (13,8 versus 29,1%), la nefropatía (11,1% versus 20,8%) y por último la enfermedad arterial periférica (8,3%) que solo se presentó en las mujeres sin DS. No se confirmó la presencia de enfermedad cardiovascular, ni cerebrovascular en ninguno de los grupos (sin y con DM).

DISCUSIÓN:
La DS en la mujer con DM tipo1 ha sido poco estudiada y a este tipo de DM corresponde aproximadamente un 10-20 % de todos los casos de DM. En Cuba la prevalencia de DM en el año 2012 según la Dirección Nacional de Estadísticas fue de 50,7 x 1000 habitantes, predominando el sexo femenino con 60,9. Se prevé que existan en Cuba para el año 2030 una cifra de 855 mil casos y en su mayoría mujeres. (19)
En este estudio la edad promedio de las mujeres incluidas en el grupo sin DM no tuvo diferencias significativas entre las mujeres sin y con DS. Sin embargo, aquellas mujeres con DM tenían una edad promedio menor que la del grupo sin DM, sin diferencias significativas. Este trabajo muestra que la edad pudiera influir en la aparición de la DSF.
En este estudio, al igual que refiere la literatura actual, las disfunciones sexuales en mujeres que no presentan DM se presentó con mayor frecuencia en las que se encontraban entre 30 y 45 años de edad. En el grupo de mujeres que tenían DM tipo 1 se presentó mayor frecuencia de DS, con una edad promedio menor, este comportamiento puede estar relacionado con el hecho que la DM tipo1 se presenta en edades más tempranas de la vida y su influencia sobre la función endotelial, y su repercusión sobre la función sexual puede ser un factor que determine la aparición de DS en edades más tempranas en estas mujeres, que en aquellas mujeres sin DM. Sin embargo, no se demostró diferencias significativas de las edades promedio al comparar mujeres sin y con DM. Existen varios estudios internacionales que coinciden con los resultados obtenidos. (20, 21,22)
Las investigaciones en relación a la DS en la mujer con DM son escasas. Sin embargo, se conoce que la DM está relacionada con la disminución del deseo, los trastornos del orgasmo y de la excitación en la mujer, equivalentes al trastorno eréctil del varón y dificultades para la lubricación vaginal durante el acto sexual. Probablemente estas alteraciones sean resultado del daño vascular y neuropático (neuropatía autonómica) que se produce en esta enfermedad. También, la alteración en la producción de ON parece estar involucrada en la fisiopatogenia de la DS en las pacientes con DM. (23)
El deseo sexual inhibido puede ser la disfunción más importante o la consecuencia del malestar emocional producido por las alteraciones de la excitación y el orgasmo. Sin embargo, existen individuos con deseo sexual inhibido que conservan la capacidad de experimentar una excitación y un orgasmo normal en respuesta a la estimulación sexual. Es importante en este trastorno encontrar causas orgánicas como la DM y sus complicaciones que pueden producir un efecto nocivo no específico sobre el deseo sexual. (24)
La prevalencia de DS en la mujer es elevada según se reporta en estudios realizados por la comunidad médica internacional, como es el caso de China que estimó una frecuencia de (56,8%). (25), en el sur de la India (73,2%) (26) y en Italia (61%). (27) Trompeter SE y colaboradores (28) en un trabajo realizado reportó que el 40% de las mujeres del estudio dijeron que nunca sentían deseo sexual, y un tercio de las mujeres sexualmente activas reportaron poco deseo sexual. En un estudio realizado en Brasil donde participaron 26 mujeres el 35% presentaron disfunción del deseo y 35% trastorno del orgasmo. (20)
En el presente trabajo se estudiaron las formas aisladas de presentación de las disfunción sexual, así como las formas mixtas o combinadas, en el caso de las formas aisladas predominó la disminución del deseo y la excitación con igual porcentaje de presentación, seguido de la dispareunia (en el grupo de mujeres con DM tipo1; en las mujeres sin DM predominó el deseo sexual disminuido, seguido de los trastornos en la excitación que tuvo menor porcentaje de presentación en el grupo con DM, coincidiendo los resultados con otros estudios realizados. (16, 29)
La valoración del problema es polémica y a la evidencia le están faltando casos y estudios multicéntricos y cada día este aspecto es más importante, porque las mujeres afectadas con DM tipo 1 son generalmente mujeres jóvenes, que deben enfrentar los retos del inicio y desarrollo de la etapa sexual y reproductiva, por tanto es importante conocer como repercute la DM en general y en especial la DM tipo 1 sobre la esfera de la sexualidad y la reproducción, considerando que la salud sexual y reproductiva son indicadores de calidad de vida. El conocimiento del comportamiento clínico y epidemiológico de los trastornos de la función sexual en mujeres con DM es el primer paso para enfrentar y manejar de forma adecuada la DS, como problema de salud en mujeres con características especiales. (30,31)
La totalidad de las mujeres incluidas en el estudio, no presentaron anorgasmia y refirieron satisfacción en cuanto a la valoración de la relación sexual con su pareja. Coinciden estos resultados con lo reportado en la literatura donde se plantea que las disfunciones sexuales más frecuentes de la mujeres con DM son los trastornos de la excitación expresados a través del déficit de lubricación y los trastornos del deseo, así como los trastornos dolorosos asociados de manera frecuente a la sequedad vaginal; los trastornos del orgasmo están descritos en DM pero se reportan con menor frecuencia y generalmente se combinan con otras formas clínicas de DS. Los trastornos mixtos en las mujeres con DM del estudio representó un mayor porcentaje que en el grupo sin DM.
En esta investigación en las mujeres con DM tipo 1 existió un ligero incremento en la HbA1c en las mujeres con DS en relación con las que no la tenían, pero en valores considerados como control metabólico aceptable, según el valor de la glicemia en ayuna el control fue malo y existió cifras más elevadas para las mujeres que tenían DS, sin existir diferencias estadísticamente significativas. Estos resultados pueden estar en relación con que la glucemia en ayunas evalúa el control de ese momento y en los pacientes con DM tipo1 es muy variable y no evalúa el control en el tiempo, por el contrario la HbA1c permite evaluar el control a mediano y largo plazo. Se ha descrito en la literatura la memoria hiperglucémica que se presenta en los pacientes con DM, donde existe una persistencia o progresión de las alteraciones microvasculares inducidos por la hiperglucemia durante los períodos posteriores con una homeostasis normal de la glucosa. (32)
En cuanto al tiempo de evolución de la DM tipo 1, existió un ligero aumento en las mujeres con DS con respecto a las que no tenían DS, sin existir diferencias estadísticamente significativas, lo que puede estar relacionado con el tratamiento con múltiples dosis de insulina, con lo cual ha logrado un mejor control metabólico y reducción del progreso o la aparición de las complicaciones. (33)
La neuropatía diabética constituye un conjunto de síndromes clínicos que afectan a diferentes regiones del sistema nervioso, de forma aislada o combinadas. Los síntomas y signos clínicos pueden ser inespecíficos e insidiosos, y la progresión puede ser lenta. La neuropatía puede ser silente y pasar inadvertida, mientras sigue haciendo sus estragos, o puede manifestarse con síntomas y signos clínicos que simulan otras enfermedades. (34, 35,36)
La insuficiencia renal crónica, se conoce que produce anorgasmia, disminuye el deseo sexual y trae consigo trastornos del componente objetivo de la excitación, la lubricación vaginal sobre todo en la mujer en diálisis. (37) En ninguna de las mujeres del estudio sin y con DM, se confirmó esta complicación.
En nuestro estudio, la totalidad de las mujeres con DM tipo1 y DS presentó una o varias complicaciones de la DM, siendo estadísticamente significativo a expensas de la polineuropatía que estuvo presente en todas las mujeres que tenían DS. Algunos estudios coinciden con el nuestro y ponen de manifiesto una estrecha relación entre la glucemia y la aparición de complicaciones por microangiopatía diabética, tanto en la DM tipo1 como en la DM tipo2. En la DM aunque todas las células están expuestas a una concentración elevada de glucosa en plasma, la hiperglucemia queda limitada a los tipos celulares (como las células endoteliales) que desarrollan hiperglucemia intracelular, suficiente para producir los daños histológicos en la DM, este daño del endotelio vascular, seguido del daño neuropático parecen ser los causantes de la DS en las mujeres con DM tipo 1. Otros autores no asocian los trastornos neuropáticos de la DM con la aparición de disfunción sexual. (38)
Como era de esperar la cardiopatía isquémica y la enfermedad cerebrovascular estuvieron ausentes en el total de la muestra. Nos explicamos estos hallazgos por el hecho de ser la DM tipo 1 menos frecuente y presentarse en jóvenes, donde es menos frecuente la macroangiopatía.
CONCLUSIONES:
La DS es muy frecuente en mujeres (diabéticas y no diabéticas) en edad fértil (< 45 años). Los trastornos de la excitación son más frecuentes en mujeres con DM tipo1, el resto de los trastornos sexuales no muestran diferencias entre mujeres con o sin DM tipo 1.La Polineuropatía se asocia a la presencia de DS en mujeres con DM tipo 1. A diferencia de lo que esperamos, el control metabólico (expresado por los valores de HbA1c y la glucemia en ayunas) no influyó en la mayor frecuencia de DS en las mujeres con DM tipo 1.
CONFLICTO DE INTERESES:
Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.
BIBLIOGRAFIA:
1-Gallardo L, Francisco J, Escolano LV. Informe diversidad afectiva sexual en la formación de docentes. Evaluación de contenidos LGTB. [Internet]. Facultad CCEE de Malaga: España; 2009. [Citado 2013 Nov 25].Disponible en: http: //www.fundaciontriangulo.org/…/informe%20de%20a%20diversidad.pdf‎.
2-López F. Para comprender la sexualidad. 5ed. Navarro: Editorial Verbo Divino; 1994. p. 7-16.
3- Ogbera AO, Chinenye S, Akinlade A, Eregie A, Awobusuyi J. Frequency and correlates of sexual dysfunction in women with diabetes mellitus. J Sex Med. 2009; 6:3401-6.
4- Masters WH, Johnson WE, Kolodny RC. La sexualidad humana: Perspectivas clínicas y sociales. Editorial Grijalbo: Barcelona; 1986. p. 91.
5- Kaplan HS. La nueva terapia sexual. Editorial Alianza: Barcelona; 1986. p. 9-39. T- 1.
6- Basson R, Leiblum S, Brotto L, Derogatis L, Fourcroy J, Fugl-Meyer K, et al. Definitions of women’s sexual dysfunction reconsidered: advocating expansion and revision. J Psychosom Obstet Gynaecol. 2003; 24:221-9.
7- van Lunsen RH, Laan E. Genital vascular responsiveness and sexual feelings in midlife women: psychophysiologic, brain, and genital imaging studies. Menopause. 2004; 11:741-8.
8- Erol B, Tefekli A, Ozbey I, Salman F, Dincag N, Kadioglu A, et al. Sexual dysfunction in type II diabetic females: a comparative study. J Sex Marital Ther. 2002;28(Suppl 1):55-62.
9- Buse JB, Kenneth S, Polonsky CH F. Diabetes mellitus tipo 2. En: Wilson JD, Foster DW, Kronenberg HM, Larsen PR. Williams tratado de endocrinología. 11 ed. Elsevier: España; 2009. p. 1341-87.
10- Alberti KG, Zimmet PZ. Definition, diagnosis and classification of diabetes mellitus and its complications. Part 1: diagnosis and classification of diabetes mellitus provisional report of WHO consultation. Diabet Med. 1998;15(7):539-53.
11- Arce Bustabab S. Inmunología clínica, psiconeuroendocrinoinmunología y regulación neuroinmune. Definición y consideraciones generales. Editorial Ciencias Médicas. La Habana. 2007. p. 11-35.
12- Laumann EO, Park A, Rosen RC. Sexual dysfunction in the United States: prevalence and predictors. JAMA. 1999; 281: 537- 44.
13- Hayes RD, Bennett CM, Fairley CK. What can prevalence studies tell us about female sexual difficulty and dysfunction?. J Sex Med. 2006; 3:589-95.
14- Elnashar AM, El-Dien IM, El-Desoky MM, Ali OM, El-Sayd Mohamed HM. Female sexual dysfunction in lower Egypt. BJOG. 2007; 114:201-6.
15- Safarinejad SR. Female sexual dysfunction in a population- based study in Iran: Prevalence and associated risk factors. Int J Impot Res 2006; 18:382-95.
16- Real RM. Estudio epidemiológico de la disfunción sexual femenina: asociación con otras enfermedades y factores de riesgo. [Tesis Doctoral]. La Habana: Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras; 2012.
17- American Diabetes Association. Standards of Medical Care in Diabetes. Classification and diagnosis. Diabetes Care. 2013; 36: (Suppl.1):S11.
18- Geiss IM, Umek WH, Dungl A, Sam C, Riss P, Hanzal E. Prevalence of female sexual dysfunction in gynecologic and urogynecologic patients according to the international consensus classification. Urology. 2003;62(3):514-8.
19- Anuario estadístico de salud 2012. ISSN: 1561-4425.
20- Piassarolli VP, Hardy E, Andrade NF, Ferreira NO, Osis MJD.Treinamento dos músculos do assoalho pélvico nas disfunções sexuais femininas. Rev Bras Ginecol Obstet. 2010; 32(5):234-40.
21- Aisuodionoe-Shadrach OI.Perceptions of female sexual health and sexual dysfuntion in a cohort of urban profesional women in Abuja, Nigeria. Niger J Clin Pract. 2012;15(1):80-3.
22- Diehl A, Silva,Laranjeira R.Female sexual dysfunction in patients with substance-related disorders.Clinics(Sao Paulo).2013;68(2):205-12.
23- Burnett AL, Calvin DC, Silver RI. Inmunohistochemical description of NO synthase isoforms in human clitoris – J Urol. 1997; 158:75-8.
24- Sultán FE, Chambless DL. Funcionamiento sexual de la mujer. Curso de sexualidad positiva. [Internet] 2008. [Citado 2013 Nov 25]. Disponible en: http://www.uned.es/master-psicologia-deporte/sp/pdf/fsmuj.pdf.
25- Zhang AX, Pan LJ, Chen XY, Pan F, Kan YJ. An investigation on female sexual dysfunction among urban Chinese women in Nanjing. Zhonghua Nan Ke Xue. 2011; 17(6):488‐91.
26- Singh JC, Tharyan P, Kekre NS, Singh G, Gopalakrishnan G. Prevalence and risk factors for female sexual dysfunction in women attending a medical clinic in south India. J Postgrad Med. 2009; 55(2):113‐20.
27- Pace G, Silvestri V, Gualá L, Vicentini C. Body mass index, urinary incontinence, and female sexual dysfunction: how they affect female postmenopausal health. Menopause, 2009; 16(6):1188‐92.
28- Trompeter SE, Bettencourt R, Barrett Connor E. Connor sexual activity and satisfaction in healthy community dwelling older women. Am J Med. 2012;125(1):37-43.
29- Brotto L. The DSM Diagnostic criteria for hypoactive sexual desire disorder in women. Archives of Sexual Behavior. 2010; 39(2):221–39.
30- Echeverry MC, Arango A, Castro B, Raigosa G. Study of the Prevalence of Female Sexual Dysfunction in Sexually Active Women 18 to 40 years of Age in Medellin, Colombia. J Sex Med. 2010; 7(8):2663-9.
31- Angel K, Moynihan R, Mintzes B. Sex, lies and pharmaceuticals: how drug companies plan to pofit from female sexual dysfunction, psychology and sexuality. Psychol Sex. 2013; 4(3): 207-9.
32- Brownlee M, Aiello Ll. Complicaciones de la diabetes mellitus.En: Williams Tratado de Endocrinología. 11 ed. Elsevier: España; 2009: P.1431.
33- Giraldi A, Kristensen E. Sexual dysfunction in women with diabetes mellitus. J Sex Res. 2010;47(2):199-211.
34- Kazem M. Azadzoi, Mike B. Siroky. Neurologic factors in female sexual function and dysfunction. Korean J Urol. 2010; 51:443-9.
35- Esposito K, Maiorino MI, Bellastella G, Giugliano F, Romano M, Giugliano D. Determinants of female sexual dysfunction in type 2 diabetes. Int J Impot Res. 2010; 22(3):179-84.
36- Erol B, Tefekli A, Sanli O, Ziylan O, Armagan A, Kendirci M, et al. Does sexual dysfunction correlate with deterioration of somatic sensory system in diabetic women?. Int J Impot Res. 2003; 15:198-202.
37- Kettas E, Çayan F, Efesoy O, Akbay E, Çayan S. The effect of renal transplantation for end-stage renal disease on female sexual function and depression. J Sex Med. 2010;7:(3):3963-8.
38- Brownlee M, Aiello Ll. Complicaciones de la diabetes mellitus.En: Williams Tratado de Endocrinología. 11 ed. Elsevier: España; 2009: P.1431.

11 mayo 2015

Insulina en cápsulas para prevenir la diabetes tipo 1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:18

foto-ninos-campamento-1

En un pequeño estudio preliminar, cápsulas con altas dosis de insulina indujeron de manera segura lo que parecer ser una respuesta inmunitaria protectora en niños con alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 1.

Un grupo de investigadores señaló que si estos resultados se corroboran en estudios más grandes realizados durante periodos prolongados de tiempo, el tratamiento podría prevenir el desarrollo de la diabetes tipo 1 en niños de alto riesgo, de la misma forma en que las inyecciones contra las alergias pueden preparar al sistema inmunitario para no reaccionar ante alérgenos inofensivos.

“Hemos presentado un paradigma relativamente nuevo, que es exponer activamente el cuerpo a una de sus propias proteínas antes de que este tenga la oportunidad de considerarlo ajeno y eliminarlo como a un virus, cosa que pasa en los niños que desarrollan diabetes tipo 1″, dijo el autor principal del estudio, Ezio Bonifacio, subdirector del Centro DFG de Terapias Regenerativas en Dresde, Alemania.

Los resultados del estudio se publicaron en el número del 21 de abril de la revista Journal of the American Medical Association.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que se desarrolla cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error las células beta del páncreas que producen insulina. Eso hace que los niños y los adultos sean incapaces de generar insulina, o de generarla en cantidades suficientes. La insulina es una hormona necesaria para convertir el alimento en combustible para las células del cuerpo y el cerebro, de acuerdo con la investigación de antecedentes del estudio.

Sin insulina de reemplazo, que actualmente se suministra en forma de inyecciones o de una bomba de insulina, la gente con diabetes tipo 1 moriría.

Equilibrar la dosis adecuada de insulina es difícil puesto que las necesidades de las personas cambian diariamente, incluso de una hora a otra. La dificultar para manejar la diabetes tipo 1 es la razón principal por la que se desea prevenir la enfermedad, según Bonifacio.

Los autores del estudio señalaron que estudios previos con animales han señalado que la insulina por vía oral puede ayudar a prevenir la diabetes tipo 1.

Para el nuevo estudio, los investigadores reclutaron a 25 niños de entre 2 y 7 años de edad. Todos ellos tenían fuertes antecedentes familiares de diabetes tipo 1 y se les consideraba en riesgo de desarrollar el padecimiento por causas genéticas.

Sin embargo, los niños aún no mostraban ninguna actividad dañina del sistema inmunitario. Esto significa que aún no tenían anticuerpos que destruyen la insulina.

Quince niños recibieron cápsulas de insulina diariamente con distintas dosis por entre 3 y 18 meses, de acuerdo con el estudio. Diez niños recibieron cápsulas inactivas de un placebo.

Casi todos (83 por ciento) los que recibieron la cápsula con una alta dosis de insulina mostraron una respuesta protectora del sistema inmunitario. Algunos niños que tomaban dosis más bajas mostraron también una respuesta, pero esto sucedió en un tercio o menos de los niños de esos grupos, según hallaron los investigadores.

Bonifacio dijo que se espera que quienes tengan una respuesta a las cápsulas de insulina creen células protectoras inmunoreguladoras que reconozcan la insulina y comprendan que no es una amenaza que deben atacar.

El investigador explicó que se trata de una premisa similar a la que está detrás de las terapias de desensibilización a las alergias.

Bonifacio añadió que la terapia pareció ser segura, pues no causó reacciones alérgicas o menores niveles de azúcar en la sangre. “Pero el tratamiento debe ser puesto a prueba por mucho más tiempo y en muchos más niños antes de que en verdad podamos decir que es seguro”, dijo.

Aún hay muchas preguntas. No está claro por cuánto tiempo sería necesario suministrar la terapia para inducir una respuesta inmunitaria protectora. Y, ¿sería suficientemente robusta la respuesta protectora para superar la respuesta agresiva que se ha observado en el desarrollo de la diabetes tipo 1?

También existe preocupación de que dar insulina por vía oral de manera proactiva podría inducir el proceso mismo que está intentando evitar, si bien Julia Greenstein, vicepresidenta de investigación de descubrimientos en la JDRF (antes conocido como la Fundación para la Investigación de la Diabetes Infantil), dijo que no había señales de que eso esté sucediendo en este estudio temprano. JDRF proporcionó una subvención que financió parcialmente esta investigación.

El doctor Jay Skyler, subdirector del Instituto de Investigación sobre la Diabetes (Diabetes Research Institute) y autor de un editorial acompañante en la revista, dijo que los investigadores mostraron señales de “una respuesta inmunitaria protectora que podría compensar la respuesta inmunitaria destructiva continua” que desencadena la diabetes tipo 1.

Sin embargo, añadió que “la ciencia avanza lentamente… no busquemos resultados inmediatos”.
________________________________________
FUENTES: Ezio Bonifacio, PhD, subdirector, Centro DFG de Terapias Regenerativas en Dresde, y profesor de la facultad de medicina, Universidad de Tecnología de Dresde, en Dresde, Alemania; Jay Skyler, M.D., subdirector de programas académicos y de investigación clínica, Instituto de Investigación sobre la Diabetes y profesor de medicina pediátrica y psicología, Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami; Julia Greenstein, PhD, vicepresidenta de investigación de descubrimientos en la JDRF; Journal of the American Medical Association

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=86767&uid=445164&fuente=inews

30 abril 2015

Los niños con diabetes tipo 1 se enfrentan a un mayor número de hospitalizaciones

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:34

Los niños con diabetes tipo 1 tienen casi cinco veces más probabilidad de ser hospitalizados que aquéllos que no sufren este padecimiento, según informó un nuevo estudio británico.

El riesgo es más alto para los niños en edad preescolar y los de bajos recursos.

Los niños con diabetes sufren un riesgo inaceptablemente alto de ser hospitalizados, dijo John Gregory, profesor y especialista en endocrinología pediátrica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Cardiff, en un comunicado de prensa de la universidad.

Puede ser que la situación no sea muy distinta para niños estadounidenses, de acuerdo a una experta.

Es probable que los resultados sean similares en los Estados Unidos, dijo la doctora Sofia Shapiro, endocrinóloga pediátrica en el Hospital Westchester en Mount Kisco, Nueva York. Los niños pequeños con diabetes tipo 1 tienen más visitas a la sala de urgencias y hospitalizaciones, comparados con niños más grandes o adolescentes.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que destruye las células que producen insulina en el páncreas. Un 5 por ciento de todos los casos de diabetes son del tipo 1.

En su estudio, el equipo del doctor Gregory revisó estadísticas de casi 1,600 bebés y niños de hasta 15 años en Gales, todos con diabetes tipo 1. El estudio descubrió que estos niños tenían casi cinco veces más probabilidad de ser hospitalizados que niños sin este padecimiento.

Los científicos notaron que el riesgo más alto de hospitalización en niños con diabetes tipo 1 fue para aquellos de 5 años o menores. Pasada esta edad, el riesgo de hospitalización cayó un 15 por ciento por cada incremento de cinco años en la edad al momento del diagnóstico.

Los niños con diabetes tipo 1 que provenían de familias con menos recursos estaban en un riesgo particularmente alto de ser hospitalizados, según el estudio publicado el 13 de abril en la revista BMJ Open.

Según esta evidencia, los servicios clínicos deben buscar nuevas maneras de apoyar al cuidado de quienes están en mayor riesgo: los más chicos y de familias de menos recursos, dijo el doctor Gregory.

Shapiro dijo que la edad es un factor importante para determinar la probabilidad de que un niño con diabetes tipo 1 necesite atención hospitalaria.

Es probable que los niños más chicos tengan menos reservas de glucosa y no sean muy capaces de detectar las bajas de glucosa en sangre, explicó. También les puede ser más difícil comunicar a sus padres o a otros los síntomas de una complicación común y peligrosa de la diabetes tipo 1, la cetoacidosis diabética, dijo Shapiro. Estos síntomas incluyen dolor abdominal o náuseas, explicó.

La doctora Patricia Vuguin es una endocrinóloga pediátrica en el Centro Médico Infantil Cohen en New Hyde Park, Nueva York. Ella apuntó que la incidencia de la diabetes tipo 1 en la infancia está aumentando entre tres y cuatro por ciento por año, sobre todo en niños pequeños, lo que lleva a mayores demandas de servicios y mayores gastos médicos.

Según Vuguin, el padecimiento está ligado a otros malestares, como cetoacidosis diabética, enfermedades cardiacas, nefropatías, enfermedades de la vista y problemas crónicos de pies.

Añadió que en los Estados Unidos ha aumentado el esfuerzo por brindar mejores cuidados a niños con diabetes tipo 1 como pacientes ambulatorios. Sin embargo, no se ha visto cambio alguno en el ritmo de admisión a través del tiempo, a pesar de la existencia de nuevos tratamientos y recomendaciones más estrictas sobre el cuidado del padecimiento, dijo Vuguin.
________________________________________
FUENTES: Sofia Shapiro, M.D., endocrinóloga pediátrica en el Hospital Westchester en Mount Kisco, Nueva York; Patricia Vuguin, M.D., endocrinóloga pediátrica en el Centro Médico Infantil Cohen en New Hyde Park, Nueva York. Universidad de Cardiff

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=86693&uid=445164&fuente=inews

14 marzo 2015

Un nuevo medicamento podría regenerar las células pancreáticas dañadas en diabéticos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:13

Entre un espectro de más de 100.000 medicamentos, sólo uno, la harmina, consigue que las células beta de islotes pancreáticos se multipliquen.

De acuerdo con el estudio publicado por el Icahn School of Medicine at Mount Sinai, en Nueva York, EEUU y publicado en Nature Medicine la harmina conduce a la división sostenida y la multiplicación de células beta adultas en cultivo de humano, una proeza eludida durante años. Además, el tratamiento con harmina triplica el número de células beta y conlleva un mejor control de la glucemiae en tres grupos de ratones modificados para reproducir la diabetes humana.
La pérdida de células ha sido la causa conocida de la diabetes tipo 1, en la que el sistema inmunitario equivocadamente ataca y destruye las células beta. En los últimos años, los investigadores han concluido que la deficiencia del funcionamiento de las células beta también contribuye a la diabetes tipo 2. Por ello, el desarrollo de medicamentos que puedan incrementar el número de células beta sanas es la prioridad en la investigación de la diabetes.
Durante años el equipo de investigadores desentrañó los genes y señaló las patologías que conducen a la multiplicación de células beta, y confirmaron la propuesta de un abordaje con terapia génica. Conforme al último estudio, se cree que una enzima particular, DYRK1A (dual specificity tyrosine-regulated kinase-1a) es el objetivo de la harmina. Con este descubrimiento, la enzima, conocida en los estudios anteriores por llevar a la división celular de otros tipos de células, se convierte en el objetivo del desarrollo de medicamentos.
Los investigadores diseñaron un sensor que se ilumina cuando algún componente activa el fragmento de ADN promotor responsable de activar el gen c-myc. De entre los más de 10.000 componentes analizados por un sistema robótico de alta velocidad, la harmina es la causante del 86 por ciento de la luminosidad más brillante, y fue la única que causaba la proliferación de células beta. Aunque estudios previos parecían concluir la imposibilidad de usar esta sustancia por causar la muerte celular, el último descubrimiento concluye que la harmina sólo causa un aumento de los niveles de c-myc y no la muerte de células beta.
El estudio ahora se centra en realizar cambios en la harmina y sus semejantes para encontrar un medicamento cuyo objetivo sean sólo las células beta.
Redacción. Madrid   |  09/03/2015 18:00

http://endocrinologia.diariomedico.com/2015/03/09/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/nuevo-medicamento-podria-regenerar-celulas-pancreaticas-danadas-diabeticos

5 marzo 2015

Insulina inteligente ajusta automáticamente la glucemia

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:15

inyeccion-insulina

Para los pacientes con diabetes tipo 1, la responsabilidad de un seguimiento constante de su glucemia y, juzgar cuándo y cuánta insulina se deben inyectar, no es demasiado precisa. Lo que es peor, un error de cálculo o lapso en el régimen puede causar que los niveles de glucemia aumenten demasiado, conduciéndoles a enfermedades del corazón, ceguera y otras complicaciones a largo plazo, o a hipoglucemias, lo que puede producirles el coma o incluso la muerte.
Para mitigar los peligros inherentes a la dosis de insulina, en la Universidad de Utah, Estados Unidos, los científicos han creado Ins-PBA-F, una insulina “inteligente” de larga duración que se activa cuando la glucemia se eleva. Ha sido probado en modelos de ratón para la diabetes tipo 1 y muestran que una inyección funciona por un mínimo de 14 horas, tiempo durante el cual se pueden observar los niveles de glucemia varias veces.
Ins-PBA-F actúa más rápido y es mejor en la reducción de glucemia, que la insulina de acción prolongada, comercializado como LEVEMIR. De hecho, la velocidad y la cinética de tocar a mantener seguros de glucemia son idénticas en modelos diabéticos de ratón tratados con INS-PBA-F y en ratones sanos cuya glucemia está regulada por su propia insulina.
Se abririan nuevas perspectivas ya que la insulina sensible a la glucosa que se activa automáticamente cuando los niveles de glucemia son altos eliminaría la necesidad de dosis adicionales de insulina, y reduciría los peligros de una dosificación incorrecta.

http://endocrinologia.diariomedico.com/2015/02/09/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/insulina-inteligente-ajusta-automaticamente-glucemia

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus