Diabetes mellitus

26 julio 2015

Allogeneic Mesenchymal Precursor Cells in Type 2 Diabetes

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 21:09

1.    Jay S. Skyler(1),Vivian A. Fonseca(2), Karen R. Sega(3),  Julio Rosenstock(4),
on behalf of the MSB-DM003 Investigators
Author Affiliations
1).-Diabetes Research Institute, University of Miami, Miami, FL
2).-Tulane University Health Sciences Center, New Orleans, LA
3).-Mesoblast Inc., New York, NY
4).-Dallas Diabetes and Endocrine Center at Medical City, Dallas, TX
Corresponding author: Jay S. Skyler, jskyler@med.miami.edu.

Abstract
OBJECTIVE To assess the safety, tolerability, and feasibility of adult allogeneic bone marrow–derived mesenchymal precursor cells (MPCs) in type 2 diabetes inadequately controlled with metformin either alone or with one additional oral antidiabetic agent.
RESEARCH DESIGN AND METHODS The study was a dose-escalating randomized placebo-controlled trial assessing one intravenous (IV) infusion of MPCs (rexlemestrocel-L; Mesoblast Inc.) 0.3 × 106/kg (n = 15), 1.0 × 106/kg (n = 15), or 2.0 × 106/kg (n = 15) or placebo (n = 16). Study duration was 12 weeks.
RESULTS Subjects (21 women, 40 men) with a mean ± SD baseline HbA1c 8.3 ± 1.0% (67 ± 10.9 mmol/mol), BMI 33.5 ± 5.5 kg/m2, and diabetes duration 10.1 ± 6.0 years were enrolled at 18 U.S. sites. No acute adverse events (AEs) were associated with infusion. No serious AEs, serious hypoglycemia AEs, or discontinuations due to AEs over 12 weeks were found. No subjects developed donor-specific anti-HLA antibodies or became sensitized. The safety profile was comparable among treatment groups. Compared with placebo, a single IV infusion of rexlemestrocel-L reduced HbA1c at all time points after week 1. The adjusted least squares mean ± SE dose-related differences in HbA1c from placebo in the rexlemestrocel-L groups ranged from −0.1 ± 0.2% (−1.1 ± 2.2 mmol/mol) to −0.4 ± 0.2% (4.4 ± 2.2 mmol/mol) at 8 weeks and from 0.0 ± 0.25% to −0.3 ± 0.25% (−3.3 ± −2.7 mmol/mol) at 12 weeks (P < 0.05 for 2.0 × 106/kg dose at 8 weeks). The clinical target HbA1c <7% (53 mmol/mol) was achieved by 33% (5 of 15) of the subjects who received the 2.0 × 106/kg dose vs. 0% of those who received placebo (P < 0.05).
CONCLUSIONS This short-term study demonstrates the safety and feasibility of up to 246 million MPCs in subjects with type 2 diabetes.

http://care.diabetesjournals.org/content/early/2015/07/01/dc14-2830.abstract

5 marzo 2015

Terapia con células madre en Cuba:Promisoria terapia aún en investigación

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 10:21

En Cuba, la terapia con células madre, el uso de proteínas bioactivas y la ingeniería de tejidos in vivo son los procederes que hemos incorporado a nuestros proyectos de investigación en tan promisorio campo

celulas-madre
Autor: Dr.C. Porfirio Hernández* | internet@granma.cu
20 de febrero de 2015 18:02:00

Desde su aparición en el mundo, la Medicina Regenerativa es considerada uno de los mayores avances médicos en los últimos años y una verdadera revolución científica en el campo de la salud.
Sus cuatro pilares fundamentales descansan en el tratamiento con células madre, el uso de proteínas bioactivas con capacidad regenerativa de tejidos lesionados, la ingeniería de tejidos, tanto la realizada en el laboratorio (in vitro) como la practicada directamente en los individuos (in vivo); y el trasplante de genes.
Por su mayor factibilidad, los dos primeros son los más frecuentes empleados (complementados en ocasiones con la ingeniería de tejidos in vivo), pues el trasplante de genes es un método más complejo que hasta el momento solo ha sido aplicado en pocos países y en un número muy limitado de enfermos.
En Cuba, la terapia con células madre, el uso de proteínas bioactivas y la ingeniería de tejidos in vivo son los procederes que hemos incorporado a nuestros proyectos de investigación en tan promisorio campo. Un aspecto básico de este tipo de medicina, es que se apoya en los mismos factores intra e intercelulares que el organismo emplea para su auto-reparación, y  fundamentalmente en los nuevos conocimientos sobre las células madre y en su capacidad de convertirse en células de diferentes tejidos.
Lo anterior resulta de sumo interés atendiendo a las perspectivas que pueden ofrecer a pacientes con enfermedades crónicas que no responden a los tratamientos convencionales y, por tanto, no tienen una mejor opción terapéutica.
De acuerdo con su estado evolutivo, las células madre se clasifican en embrionarias: derivadas del embrión de los mamíferos y con posibilidad de generar cualquier célula diferenciada en el organismo; y somáticas o adultas, clásicamente  definidas como células especializadas y capaces únicamente de generar células de un  tejido específico.
Sin embargo, en los últimos años quedó demostrado que en determinadas condiciones pueden diferenciarse en células de diferentes tejidos.
En un primer momento surgieron muchas interrogantes, en particular cuál tipo de célula madre era la más apropiada para el tratamiento. Pero las limitantes planteadas con el uso de las embrionarias, entre ellas las de tipo biológico referidas a la posibilidad de inducir tumores, y las de carácter ético vinculadas con el uso y destrucción de embriones humanos, favorecieron el notable impulso adquirido por el empleo de células madre adultas, que no tienen los inconvenientes mencionados, y presentan la ventaja de obtenerlas del propio enfermo.
Un importante resultado que contribuyó a la aplicación de la terapia con células madre  en Cuba, fue la preparación en el Instituto de Hematología e Inmunología, de un método muy simple y práctico para la obtención de las llamadas células mononucleares (CMN) procedentes de la médula ósea (MO),  tejido del interior de los huesos, que tiene la función de producir las células de la sangre.
Estas fueron obtenidas primero directamente de la MO y poco después, de la sangre periférica, mediante el empleo de un factor estimulador, que producen en el país dos instituciones del Grupo Empresarial BioCubaFarma. Actual¬mente la terapia celular con células mononu¬cleares de sangre periférica es el método más usado en Cuba.
Las CMN tienen una gran ventaja, pues están compuestas por una mezcla de diferentes células madre adultas que forman un verdadero “coctel” celular que incrementa la capacidad regenerativa de estas, favorecida por la interrelación, cooperación y estimulación, establecida entre ellas. Un aporte adicional es que se pueden obtener fácilmente de la sangre del propio paciente, como una autodonación. A partir de este método simplificado se lograron muy buenos resultados, en muchos casos similares a los alcanzados en otros países con procedimientos más complejos.
Es oportuno resaltar que la terapia celular en nuestro país forma parte de proyectos de investigación en los que solo se incluyen  enfermos seleccionados, en correspondencia con los objetivos del estudio. Por tanto aún no es un  proceder asistencial, y eso solo podrá hacerse después que existan suficientes evidencias, capaces de sustentar su uso como un proceder terapéutico seguro y eficaz.
Las investigaciones practicadas hasta el momento aportan resultados muy prometedores, fundamentalmente en las especialidades de angiología y de ortopedia y traumatología, que incluyen el mayor número de enfermos tratados.
Así, por ejemplo, en pacientes con insuficiencia arterial grave de los miembros inferiores, se ha podido evitar la amputación mayor (inmediatamente por debajo o por encima de la rodilla) en un rango del 58–80 % de los casos que tenían dicha indicación.
Igualmente, en los enfermos con insuficiencia arterial crónica de miembros inferiores menos avanzada, pero que tenían que detener su marcha antes de los 150 metros por dolor intenso en las piernas, la situación mejoró de manera notable en alrededor del 85 % de los casos tratados con la terapia celular.  Algunos ya pueden caminar un kilómetro y más sin manifestaciones de dolor.
En el campo de la ortopedia y traumatología también hay resultados prometedores en quistes óseos, fracturas óseas complejas, pseudoartrosis, necrosis aséptica de la cadera y en las lesiones articulares degenerativas, particularmente de la rodilla, en las cuales se logró una mejoría mantenida en alrededor del  60-80 % de los casos tratados.
También pueden incluirse como aportes promisorios los alcanzados en pacientes con periodontitis, y paraplejia por traumatismos de la columna vertebral con lesión de la médula es¬pinal.
Del total de  7 512 pacientes tratados hasta el momento, 3 535 (47,1 %)  son de la especialidad de ortopedia y traumatología; 3 357 (44,7 %)  de la especialidad de angiología; y los 620 restantes (8,2 %) de otras especialidades.  Solo en el 2014 fueron atendidos 2 266 nuevos casos. Por provincias, La Habana encabeza la relación, seguida por Pinar del Río y Artemisa.
Durante los últimos años se introdujo a nivel internacional el empleo de plaquetas y sus componentes a la Medicina Rege¬nerativa, teniendo en cuenta que  constituyen verdaderas bolsas biológicas repletas de múltiples factores con capacidad regenerativa.
Cuba también incursiona en dicha línea de trabajo y al finalizar el 2014, los componentes plaquetarios se habían aplicado en 5 533 pacientes, principalmente en casos de ortopedia y de angiología,  pero también en otras indicaciones como son en quemaduras, cicatrización de úlceras cutáneas y en forma de colirio para el tratamiento de lesiones de la córnea y del ojo seco por poca producción de lágrimas, en sustitución de las lágrimas artificiales.
Si sumamos en conjunto ambos procederes,  hasta el cierre del pasado año la cifra de pa-cientes atendidos en Cuba con el empleo de células madre, plaquetas, o con los dos mé-todos combinados, alcanza la cifra de 13 045, lo cual sitúa a nuestro país entre las naciones con más aplicación extendida de la Medicina Regenerativa.
*Vicedirector del Instituto de Hematología e Inmunología

http://www.granma.cu/salud/2015-02-20/promisoria-terapia-aun-en-investigacion

10 noviembre 2014

Las células madre y las esperanzas para la cura de la diabetes tipo 1

Filed under: General — Arturo Hernández Yero @ 9:29

En lo que podría ser un paso adelante hacia una cura para la diabetes tipo 1, los investigadores afirman haber desarrollado un método a gran escala para convertir células embrionarias humanas en células beta totalmente funcionales capaces de producir insulina.
La diabetes tipo 1, un trastorno autoinmune que afecta a más de tres millones de estadounidenses, se caracteriza porque el cuerpo destruye sus propias células beta pancreáticas, que son las productoras de la insulina. Sin insulina, que se necesita para convertir la comida en energía, la regulación del azúcar en la sangre se sale de control de forma peligrosa.
Actualmente, las personas con diabetes tipo 1 necesitan inyecciones diarias de insulina para mantener el control del azúcar en sangre. Pero “las inyecciones de insulina no curan la enfermedad”, señaló el coautor del estudio, Douglas Melton, de la Universidad de Harvard. Los pacientes son vulnerables a cambios metabólicos que pueden provocar complicaciones graves, como ceguera y la pérdida de extremidades, señaló esta semana en una teleconferencia.
“Deseábamos reemplazar las inyecciones de insulina con la solución de la naturaleza misma, la célula beta pancreática”, comentó Melton. Ahora, “reportamos la capacidad de producir cientos de millones de esas células”, añadió.
Melton tiene la visión de que, al final, un paquete de células beta del tamaño de una tarjeta se podrá trasplantar con seguridad en un paciente de diabetes y dejarse implantado un año o más, antes de que deba ser reemplazado.
Pero entre ese momento y la actualidad, se deben realizar ensayos en humanos, un proyecto que Melton cree que podría comenzar en unos tres años.
Si esa investigación aporta resultados, los hallazgos del equipo de Harvard podrían convertirse en un hito en el esfuerzo de varias décadas por hacer cumplir la promesa de la investigación con células madre como una forma de acceder a nuevos tratamientos para todo tipo de enfermedades.
Melton, codirector del Instituto de Células Madre de Harvard, describió su trabajo como una “cruzada personal”, dado que tiene dos hijos con diabetes tipo 1.
Melton y sus colaboradores describieron los resultados recientes en la edición del 9 de octubre de la revista Cell.
Las células madre son en esencia células no diferenciadas a las que se puede inducir para que se conviertan en células especializadas específicas de un tejido u órgano, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.
En algunos casos, esas células se extraen del tejido embrionario. Una alternativa es la posibilidad de derivar células madre de células adultas antes de la especialización, que entonces se reprograman para que vuelvan a un estado no diferenciado. Se conocen como células madre pluripotentes inducidas.
Dado que el estudio actual se inició antes de la innovación de las células madre pluripotentes inducidas, Milton dijo que su equipo llevó a cabo el trabajo usando células madre embrionarias. Sin embargo, dijo que la capacidad recién encontrada de generar grandes cantidades de células beta funcionará usando cualquiera de los dos tipos.
Las personas sin diabetes tienen en promedio mil millones de células beta, pero en realidad se necesitan apenas alrededor de 150 millones para realizar su función, comentó Melton. Producir esa cantidad ya no es un problema, según los investigadores.
Las células beta inducidas tienen más o menos la misma expresión genética, estructura y función que las células beta humanas que se producen de forma natural, explicaron los autores del estudio. Y las pruebas actuales con animales sugieren que cuando se trasplantan en ratones, no solo controlan la diabetes, sino que la curan.
“Cuando se proveen a un ratón con el sistema inmunitario afectado, podemos curar la diabetes de inmediato, en menos de diez días”, aseguró Melton.
En el futuro, el escollo será replicar ese escenario en animales cuyo sistema inmunitario está sano y en guardia. Es posible que la activación de una respuesta inmunitaria automática pueda detener la curación, dijeron los científicos.
Pero ya se está trabajando para resolver ese problema. Hasta ahora, dijo Melton, “las células han vivido seis meses en los animales. Pero esto todavía está en proceso, así que no sabemos cuánto tiempo sobrevivirán en última instancia”.
Además, los expertos anotan que los hallazgos con animales con frecuencia no se replican en los humanos.
Albert Hwa, director de investigación de descubrimientos de la JDRF, que antes se conocía como la Juvenile Diabetes Research Foundation, afirmó que los resultados del equipo hasta la fecha son un “hito importante”.
“Siempre hemos sabido del potencial de la investigación con células madre para producir este tipo de resultado”, comentó. “Una de las promesas de la investigación con células madre ha sido la medicina regenerativa para reemplazar órganos o tejidos con el fin de curar enfermedades. Y este es un ejemplo de esa promesa. Así que es algo muy significativo”.
Hwa añadió que en la diabetes “permitir el acceso fácil a este tipo de producción celular probablemente tenga un impacto potentísimo en el tratamiento en el futuro”.
Más información
Para más información sobre la diabetes, visite la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).
JUEVES, 9 de octubre de 2014 (HealthDay News) –
Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com
© Derechos de autor 2014, HealthDay

http://www.healthfinder.gov/news/newsstory2.aspx?Docid=692619&source=govdelivery&utm_medium=email&utm_source=govdelivery

3 noviembre 2014

Devuelven visión a pacientes con enfermedades maculares usando células madre

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:36

Un equipo de investigadores de la Escuela David Geffen de Medicina en la Universidad de California en Los Ángeles, Estados Unidos, logró devolver la visión a pacientes con enfermedades maculares. Concretamente, la degeneración relacionada con la edad seca macular y la degeneración macular de Stargardt. Los resultados fueron publicados en la revista The Lancet.
La técnica empleada, basada en el trasplante de células madre derivadas del epitelio pigmentario retinal, ha sido probada en 18 pacientes con un seguimiento de seis meses tras la operación. Los resultados en todos los casos han sido positivos. Ninguno de los implantes produjo rechazo y los pacientes recuperaron la visión con normalidad.
Debido a que el ojo es capaz de tolerar células extrañas sin provocar una respuesta inmunitaria ha sido posible probar el implante de células madre, que son capaces de convertirse en cualquier tipo de célula del cuerpo. Para comparar la mejoría en la visión de los pacientes, decidieron inyectar células madre en tan sólo uno de los dos ojos, observando cómo habían evolucionado ambos ojos. Los que no habían recibido células madre no mostraron ningún tipo de mejora visual. Tres años después del trasplante, la mitad de los pacientes recuperó parcial o totalmente la visión.
“Las células madre son una alternativa a la pérdida de visión progresiva en la gente con enfermedades degenerativas. La investigación marca un emocionante paso hacia su uso en el tratamiento de enfermedades que requieran la reparación o el reemplazo de tejidos musculares”, afirma Steven Schwartz, coautor del estudio.
(Tomado de muyinteresante)

http://www.cubadebate.cu/noticias/2014/10/17/devuelven-vision-a-pacientes-con-enfermedades-maculares-usando-celulas-madre/

22 febrero 2012

Diferentes enfermedades podrán tratarse con las células madres o troncales, por eso se recomienda almacenarlas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:19
 celulas-madre-morula
El futuro de la medicina está en la medicina regenerativa. Diabetes, mal de Parkinson, Alzheimer, paraplejias, cardiopatías y artritis, entre otros padecimientos, podrán ser tratados con células madre, dice Claudio Chillik, director científico de MaterCell Argentina, banco suizo de células madre de cordón umbilical que también posee laboratorios en Uruguay, República Dominicana y Venezuela.
Ahora bien, a pesar de lo prometedores que resulten los avances en la materia, en un principio estos no estarán al alcance de todos.
“Pasó con los antibióticos, con las vacunas, con el tratamiento para el sida, ahora con la fertilización in vitro, pero cuando la técnica se empieza a difundir y a avalar, el gobierno y los seguros médicos tienen la obligación de darle cobertura”, comenta Chillik. “Pasará lo mismo con las células madre”.
Presente
Pero, cuando se habla de células troncales, no todo es futuro. Procedimientos como el trasplante de médula ósea se realizan “en todas partes”, dice el médico.
“La diferencia -explica- es que, si no guardé las células madre de mi hijo y las necesito, tengo que buscar una muestra de cordón en los bancos públicos. Cada muestra de un banco público cuesta alrededor de 30,000 dólares, o sea que es público, pero no gratuito. En segundo lugar, tengo 25 por ciento de probabilidades de no encontrar ninguna muestra compatible. En tercer lugar, si encuentro una muestra compatible, tengo necesidad de que me inmunosupriman para no rechazar esa muestra y, a pesar de eso, existe el riesgo de rechazo”.
Por eso, según Chillik, se justifica el que muchas parejas guarden hoy las células madre del cordón umbilical de sus bebés.
APLICACIÓN DE CÉLULAS DE CORDÓN UMBILICAL
Según Claudio Chillik, hasta ahora se han usado nueve muestras de las 17,000 recolectadas por MaterCell en Argentina desde el 2003.
Cuatro se han usado en niños con parálisis cerebral que participan en un estudio de la universidad de Duke, “con resultados realmente alentadores”.
Las restantes se emplean en un “tratamiento realmente original”, dice Chillik: corrección de la fisura del paladar o labio leporino.
“La cirugía tiene resultados totalmente diferentes.
Se regenera el tejido, la cicatrización es mejor y lo más increíble es que, en la parte del maxilar superior, que normalmente está hundido, hay regeneración del hueso y aparentemente del tejido dentario”, afirma.
Un tesoro biológico
Claudio Chillik, director científico de MaterCell Argentina, defiende el almacenamiento de células madre del cordón umbilical por encima de otras fuentes como dientes de leche, embriones y menstruo.
Mientras que la manipulación embrionaria genera un debate ético, la cantidad de células madre que se puede obtener de un diente de leche ñuna fuente que no genera polémicasñ es muy pequeña, señala. La alternativa en este caso es amplificar el número de células, un procedimiento que aún se encuentra en fase experimental y que muy pocos laboratorios en el mundo realizan.
Aunque el número de células madre depende de la cantidad de sangre que se obtiene, una muestra promedio del cordón umbilical tiene 120 mililitros de sangre, y entre 30 y 40 millones de células madre (puede llegar hasta 50 millones).
“En la pulpa dental hay menos de un millón, que suena mucho pero no alcanza para ningún tipo de tratamiento”, asegura Chillik.
En el caso de la menstruación, el número de células madre es todavía menor y la sangre se contamina con hongos y bacterias.
Chillik advierte que hasta ahora no se han realizado tratamientos con células madre extraídas de esas fuentes.
Por eso, Jalil Pérez, asesor científico de MaterCell Dominicana, único laboratorio de criopreservación que almacena de células madre de cordón umbilical en el país, afirma: “Es un error del dominicano dejar de tomar la sangre del cordón umbilical para después tomar los dientes de leche, porque hasta ahora el diente de leche no ha sido utilizado para un tratamiento completo porque los volúmenes de células madre son muy pequeños”.
Distinta es la historia de las células madre del cordón umbilical, que fueron usadas por primera vez en 1988 en un trasplante de médula ósea para un niño francés que padecía anemia de Fanconi.
Según Chillik, hace poco se descongeló parte de esa muestra, que era de la hermanita del paciente, y se demostró que su capacidad de regeneración no sufrió alteración, un alivio para las personas que se preguntan si la sangre de cordón umbilical que guarden hoy servirá realmente con el paso de los años.
“Lo fundamental es que esté bien congelada”, explica el médico argentino.
Por eso es vital escoger un banco de células madre confiable, pues, aunque la institución no puede garantizar la cura de una enfermedad, está en la obligación de conservar la muestra siguiendo los lineamientos científicos.
Las muestras de sangre de cordón umbilical se almacenan a 196 grados bajo cero en nitrógeno líquido.
Independientemente de que se conserven correctamente, muchas personas se cuestionan sobre la pertinencia de usar las células madre propias en individuos que padezcan alguna enfermedad genética.
A esto, Chillik responde que la muestra es apropiada, la única salvedad “es que no puede ser usada para tratar esa enfermedad puntualmente porque las células que guardé también la tienen, pero sí se puede usar para tratar otra enfermedad”.
Existen anemias de origen genético que se tratan con trasplante de médula ósea. Si un niño nace con esa anemia, no puede usar sus células madre para curarla; sin embargo, si en el mañana desarrolla otra patología, no hay problema en recurrir a esas células.
“Por otro lado”, agrega, “están apareciendo trabajos preliminares en los cuales a las células madre que yo congelo les puedo tratar el gen alterado y después, cuando le coloco esas células al chiquito, van a ser sanas”.
“La mejor célula madre es la de uno mismo, porque es la única que me garantiza que no voy a tener rechazo”, afirma.
En definitiva, para este médico, lo importante hoy es concientizar a la población para que entienda que las células madre del cordón umbilical son un tesoro. 
BARRERAS CULTURALES PARA EL ALMACENAJE
Desde el 2003, MaterCell Argentina ha recolectado 17,000 muestras de sangre del cordón umbilical.
Cuando el laboratorio comenzó a operar en la nación sudamericana había mucho desconocimiento en torno al tema. Por eso, Chillik considera que el número de muestras revela un avance.
Por otro lado, sólo en el 0.8 por ciento de los partos que ocurren en Argentina se guarda la sangre del cordón; el 99.2 por ciento lo sigue tirando a la basura.
¿Influye el costo? A decir de Chillik, no. Aunque reconoce que este servicio “no es para todo el mundo”, señala que no todas las parejas que tienen la posibilidad de almacenar las células madre de sus bebés lo hacen.
“Esto es para el 10 o el 15% de la población que está en condiciones económicas para afrontarlo. De ellos, a su vez, menos del 10% lo hace, o sea que la principal barrera no es económica, sino cultural”, expresa el galeno.
Las mismas barreras ha tenido que enfrentar MaterCell Dominicana, laboratorio que almacena células madre en el país.
Según Jalil Pérez, guardar las muestras en el país abarata los costos hasta en un 50 por ciento, pero “la misma población no cree mucho en guardar las células madre aquí; prefiere guardarlas fuera”.
MaterCell abre laboratorios donde llega la franquicia para evitar que la muestra deba viajar de un país a otro.
“Hay un tiempo crucial para mantener la muestra que no debe pasar de 48 horas y cuando existe la necesidad de enviar la muestra a otro país (…) a veces no llega”, explica Chillik.
Fuente: Jaclin Campos
jaclin.campos@listindiario.com
http://www.listindiario.com.do/la-vida/2011/12/11/214277/El-futuro-de-la-ciencia-medica

1 junio 2011

La terapia celular es segura en el pie diabético de alto riesgo

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:08

ENSAYO EN FASE II CON CÉLULAS MADRE
La terapia celular es segura en el pie diabético de alto riesgo
Un ensayo clínico coordinado por el Hospital Universitario Reina Sofía, de Córdoba, ha demostrado que la terapia celular puede dar una respuesta a los pacientes con pie diabético que se hallan en situación extrema al haberse agotado todos los tratamientos tradicionales.
Juana Jiménez Alcalá. Córdoba – Viernes, 20 de Mayo de 2011 – Actualizado a las 00:00h. 
 equipo-de-trabajo-celulas-madre-pie-diabet
Antonio Chacón, Miguel Canis, Concepción Herrera y José García-Revillo, autores del estudio.
 
El estudio ha incluido a sesenta pacientes: cuarenta del Hospital Reina Sofía; once del Hospital Morales Messenguer, de Murcia; cuatro del Hospital San Cecilio, de Granada; tres del Hospital Virgen de las Nieves, también de Granada, y dos, del Hospital Virgen del Rocío, de Sevilla. Todos ellos han tenido unos resultados muy buenos con la terapia celular, “sin que se hayan registrado reacciones graves”, ha explicado Concepción Herrera, directora de la Unidad de Terapia Celular del Reina Sofía, y una de las responsables del ensayo, que se encuentra en la fase II. “El objetivo a medio plazo es convertirlo en un tratamiento normal de la cartera de servicios de cualquier hospital público”.
El proyecto continuará con otro ensayo, donde se incluirá a más pacientes, pero todo hace indicar que se abre una vía muy importante para los enfermos diabéticos. “La diabetes es una enfermedad sistémica muy grave que conlleva otras complicaciones, como la del pie diabético y la insuficiencia renal”, recuerda Herrera, quien se muestra a favor de la investigación “seria” con células adultas.
Al hospital cordobés sólo le falta un último trámite para poner en marcha las dos salas blancas de terapia celular, que prevén tener activas a finales de este año, puesto que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha emitido hasta el momento informes favorables. En estas salas se investigará con células mesenquimales; uno de los primeros proyectos de trabajo está relacionado con la esclerosis múltiple y las enfermedades neurodegenerativas, entre otras.
El ensayo sobre tratamiento del pie diabético no ha requerido de la utilización de estas salas, porque las células madre empleadas procedían de la propia médula ósea de los pacientes, que se aplican en la zona afectada (por debajo de la rodilla) por vía intraarterial, para propiciar el crecimiento de los vasos sanguíneos, escasos en estos enfermos y promover la fabricación de otros nuevos. El ensayo ha confirmado que esta estrategia es útil para mejorar la regeneración de los tejidos, pues en estos pacientes se han creado arterias nuevas.
Infusión y alta, en un día
En el trabajo, denominado Angiogénesis terapéutica con células mononucleares de médula ósea autóloga en pacientes diabéticos con isquemia crónica crítica de miembros inferiores no revascularizables, una vez extraídas las células madres de la médula ósea del paciente diabético, se trataron las células durante más o menos tres horas en el Laboratorio de Terapia Celular; siguiendo el criterio de densidad, sólo se aprovecharon las células madre. Después, las células eran inyectadas al paciente a través de un catéter hasta la rodilla en las salas de radiología vascular intervencionista. Normalmente, al día siguiente el paciente recibía el alta médica.
Los pacientes se asignaron a diversos grupos: a uno se le inyectaban 100 millones de células madre; otro recibía una infusión de 500 millones, y finalmente a otro se le inyectaban 1.000 millones; de esta forma los investigadores podían evaluar el impacto de la cantidad en los pacientes.
El trabajo se incluye en la línea de investigación que tiene abierta el hospital cordobés desde hace cinco años sobre pie diabético de alto riesgo y los pacientes que se han incluido -con edades comprendidas entre los 18 y los 80 años- son revisados hasta en ocho ocasiones en el laboratorio vascular del centro.
Financiación
Además, el estudio, que cuenta con una cofinanciación de 431.000 euros por parte del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, se enmarca en la Iniciativa Andaluza en Terapias Avanzadas y colaboran en su desarrollo profesionales de la Fundación Progreso y Salud y del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer).
Los profesionales del Reina Sofía se encuentra entre los primeros en estudiar las células madre en el ámbito de la cardiología hace siete años y han desarrollado ya numerosos trabajos con buenos resultados en infarto agudo de miocardio, cardiopatía isquémica crónica y miocardiopatía dilatada.
http://endocrinologia.diariomedico.com/2011/05/20/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/la-terapia-celular-es-segura-en-el-pie-diabetico-de-alto-riesgo

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus