Diabetes mellitus

2 agosto 2018

El consumo de lácteos se asocia a un menor riesgo de cáncer colorrectal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:36

leche_calcioEl cáncer supone una de cada ocho muertes en el mundo y afecta aproximadamente a una de cada cuatro mujeres y a uno de cada tres hombres durante su vida. Uno de los cánceres más prevalentes es el cáncer colorrectal, que se ha relacionado de forma importante con un estilo de vida occidental.
Existen evidencias que han relacionado el consumo de alimentos como la carne roja y procesada, así como la ingesta de bebidas alcohólicas, con el desarrollo de cáncer colorrectal. Sin embargo, se necesitan más estudios que analicen la asociación entre el consumo de alimentos como los productos lácteos -ampliamente consumidos en el contexto de la dieta mediterránea- y el desarrollo de este cáncer.
Con la finalidad de profundizar en esta cuestión, investigadores del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) evaluaron la asociación entre el consumo de lácteos y los diferentes subtipos de lácteos, y el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en individuos con alto riesgo cardiovascular.
El estudio se ha publicado en la revista científica International Journal of Cancer y ha sido dirigido por Nancy Babio, profesora agregada del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la Universidad Rovira i Virgili e investigadora adscrita al Centro de Investigación del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn), y el catedrático Jordi Salas, director de la Unidad de Nutrición Humana del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la misma universidad, director clínico en el Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de San Juan en Reus e investigador principal de Ciberobn.
Reducción del 45 por ciento
Después de analizar datos de 7.216 participantes de 55 a 80 años, durante un seguimiento de seis años, se observó que aquellos individuos que presentaban un mayor consumo de lácteos totales (564 g/d, aproximadamente 2,5 vasos de leche al día), en comparación con aquellos con un bajo consumo, presentaban un 45 por ciento menos de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Del total de lácteos que consumía este grupo, tres cuartas partes eran descremados.
Asimismo, se observó que un alto consumo de leche desnatada y semidesnatada (407 g/d, 2 vasos/día) se asociaba con un 46 por ciento menos de riesgo de desarrollar este cáncer, comparado con los que tienen un bajo consumo de este tipo de lácteos.
Los investigadores no han observado un incremento o disminución del riesgo de desarrollo de cáncer colorrectal asociado al consumo de otros subtipos de lácteos como el yogur o el queso. Tampoco han detectado que los lácteos con un mayor contenido en grasa como la leche entera o el yogur entero se asociaran con un mayor riesgo de cáncer colorrectal.
Posibles explicaciones
El principal mecanismo que podría explicar el potencial efecto protector del consumo de lácteos, y en especial de leche baja en grasa, con el riesgo de cáncer colorrectal sería el contenido en calcio. Se ha sugerido que el calcio podría ejercer efectos antitumorales mediante diferentes mecanismos. Por otro lado, otros componentes que se encuentran naturalmente presentes en los lácteos, como el ácido butírico o el ácido linoleico conjugado también podrían tener un papel protector.
Según los investigadores de este estudio, si bien estos resultados muestran que la leche desnatada se asocia a un menor riesgo de cáncer colorrectal, los resultados no muestran riesgo derivado del consumo de lácteos enteros. Por tanto, no hay razón para desaconsejar los productos lácteos enteros. Aunque se necesitan más estudios que profundicen en este ámbito, consideran razonable promover el consumo de leche por estos beneficios, que se suman a otros conocidos.
Fecha: 30/04/2018
Fuente:Diario Médico, España.

http://endocrinologia.diariomedico.com/2018/04/25/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/el-consumo-de-lacteos-se-asocia-a-un-menor-riesgo-de-cancer-colorrectal

17 julio 2017

¿Cuál es el efecto de la obesidad sobre el cáncer?

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:46

La obesidad es uno de los mayores problemas de salud pública. La evidencia sobre la solidez de los riesgos asociados podría identificar mejor a las personas con alto riesgo de cáncer, quienes podrían así recibir prevención personalizada

Resumen
-El objetivo de este trabajo fue evaluar la solidez y validez de la evidencia que respalda la asociación entre obesidad y riesgo de contraer cáncer o de morir debido a este. El método fue el repaso general de las revisiones sistemáticas y los metanálisis.

-En solo 11 tumores malignos (adenocarcinoma esofágico, mieloma múltiple, cáncer del cardias gástrico, colon, recto, vías biliares páncreas, mama, endometrio, ovario y riñón) se halló evidencia sólida.

-La obesidad es uno de los mayores problemas de salud pública. La evidencia sobre la solidez de los riesgos asociados podría identificar mejor a las personas con alto riesgo de cáncer, quienes podrían así recibir prevención personalizada.

Más en el Sitio IntraMed

16 agosto 2016

El alcohol produce siete tipos de cáncer

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:06

Vino tinto en copaSe dispone de “evidencia sólida” de que el alcohol produce siete tipos de cáncer y otra evidencia indica que “probablemente” produzca más, según un nuevo análisis de la literatura publicado en versión electrónica el 21 de julio en Addiction.
La evidencia epidemiológica respalda una relación causal entre el consumo de alcohol y tumores malignos de bucofaringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama femenina, dice Jennie Connor, MB, ChB, MPH, del Departamento de Medicina Preventiva y Social, Universidad de Otago en Dunegin, Nueva Zelanda.
En síntesis, el alcohol produce cáncer.
Esto no es novedad, dice la Dra. Connor. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y otras organizaciones han identificado desde hace tiempo la relación causal del consumo de alcohol con estos siete tipos de tumores malignos.
Así que ¿Por qué la Dra. Connor, que es una epidemióloga y médica, escribe un nuevo análisis? Porque quiere “aclarar la solidez de la evidencia de una manera accesible”.
Existe “confusión” sobre la aseveración “El alcohol produce cáncer”, explica la Dra. Connor.
El debate público y científico en torno al alcohol y al cáncer ha silenciado la verdad sobre la relación causal, señala.
Dijo a Medscape Noticias Médicas:”El público y los medios a menudo dan la misma importancia a las afirmaciones de expertos mundiales que a los mensajes de las compañías de alcohol y sus científicos. Los mensajes en general resultan confusos. Por estos motivos, la revista científica Addiction ha marcado este artículo [su análisis] como ‘Para debate'”.
La utilización del lenguaje causal en los debates científicos y públicos es “dispar”, señala.
Por ejemplo, los artículos y las noticias en los diarios a menudo utilizan expresiones como “cáncer relacionado con alcohol” y “cáncer atribuible al alcohol”; hacen alusión a un “vínculo” entre el alcohol y el cáncer y al efecto del alcohol sobre “el riesgo de cáncer”.
Estas frases “incorporan una relación causal implícita, pero son fácilmente interpretadas como algo menos que el cáncer es causado por beber alcohol”, observa la Dra. Connor.
También señala: “Deja de beber alcohol” es un eslogan que podría ser ― pero no lo es ― similar a “deja de fumar”.
“En la actualidad, el papel causal del alcohol es percibido como más complejo que el del tabaco, y la solución sugerida por la analogía con el tabaquismo – que debiéramos todos reducir y finalmente dejar de beber alcohol – es ampliamente inaceptable”, escribe la Dra. Connor.
El análisis recién publicado “refuerza la necesidad de que el público tome conciencia de la relación causal entre el alcohol y el cáncer”, dijo Colin Shevills, de Alcohol Health Alliance UK, en un comunicado de prensa.
Dijo: “La investigación demuestra que sólo alrededor de una de cada 10 personas [en el Reino Unido] actualmente se percatan del vínculo entre alcohol y cáncer”.
Shevills añadió: “Las personas tienen derecho a saber sobre la repercusión del alcohol en su salud, así como su vinculación con el cáncer, de manera que puedan tomar decisiones con conocimiento de causa respecto a cuánto beben”.
La falta de claridad en torno a que el alcohol produce cáncer, considera la Dra. Connor, está relacionada con la propaganda de la industria del alcohol y por el hecho de que la “base epidemiológica para la inferencia causal es un proceso iterativo que nunca se completa del todo”.
Qué dice la epidemiología
La Dra. Connor señala que la intensidad de la relación del alcohol como una causa de cáncer varía según la región corporal. La evidencia es “muy sólida” para el cáncer de la boca, faringe y el esófago (riesgo relativo: 4-7 para mayor o igual a 50 g/día de alcohol, en comparación con ninguna bebida) pero lo es menos para el cáncer colorrectal y el cáncer de hígado y de mama (riesgo relativo: 1,5 para mayor o igual a 50 g/día).
“Para los tumores malignos de boca, faringe, laringe y esófago, hay una interacción bien reconocida del alcohol con el tabaquismo, lo que da lugar a un efecto multiplicador sobre el riesgo”, añade la Dra. Connor.
Otros tipos de tumores malignos también probablemente son causados por el alcohol. La Dra. Connor señala que se está “acumulando investigación” que respalda una contribución causal del alcohol al cáncer de páncreas, próstata y piel (melanoma).
Dice que los mecanismos exactos de cómo el alcohol, sea solo o en combinación con el tabaquismo, produce cáncer “no se comprenden del todo”, aunque hay cierta “evidencia biológica” de apoyo.
Una experta británica externó una opinión sobre la carcinogenicidad del alcohol.
En una declaración sobre el nuevo análisis, la profesora Dorothy Bennett, directora del Instituto de Investigación de Ciencias Moleculares y Clínicas en la Universidad St. George de Londres, dijo: “El alcohol entra en las células con mucha facilidad y luego es convertido en acetaldehído, lo cual puede dañar al ADN y es un carcinógeno documentado”.
En el nuevo análisis, la Dra. Connor describe varias características de la causalidad que se han identificado en estudios epidemiológicos sobre el alcohol y estos siete tipos de cáncer, como la relación dosis-respuesta y el hecho de que el riesgo para algunos de estos tipos de cáncer (esofágico, de cabeza y cuello y del hígado) se atenúa cuando cesa el consumo de alcohol.
Señala que las estimaciones actuales indican que los tipos de cáncer atribuibles al alcohol en las siete zonas afectadas por cáncer pueden constituir 5,8% de todas las muertes por cáncer en todo el mundo.
La industria del alcohol tiene mucho en juego, lo cual, a su vez, conduce a “información errónea” que desvirtúa los hallazgos de la investigación y contradice los mensajes de salud pública basados en evidencia”.
Un ejemplo reciente proviene de Nueva Zelanda, donde los medios nacionales dieron cobertura a un simposio sobre alcohol y cáncer. Un artículo de opinión de un científico financiado por la industria, publicado en el diario de la capital, impugnaba la evidencia comunicada en el congreso. El ensayo se titulaba: “Decir que el consumo moderado de alcohol produce cáncer es incorrecto”.
El ensayo incluía la declaración: “Si bien el consumo crónico y excesivo de alcohol conlleva una amplia gama de problemas de salud como cáncer, atribuir el cáncer a la bebida moderada en circunstancias sociales es simplemente incorrecto y no está respaldado por la literatura científica”.
Sin embargo, no hay un nivel seguro de bebida por lo que respecta al cáncer, dice la Dra. Connor, citando investigación sobre las concentraciones bajas a moderadas de alcohol, lo cual fue informado por Medscape Noticias Médicas.
Esta fue también la conclusión del Informe Mundial de Cáncer 2014, emitido por la IARC de la Organización Mundial de la Salud.
La promoción de los beneficios para la salud que conlleva el consumo de cantidades moderadas de bebidas alcohólicas “se ve cada vez más como falaz o irrelevante en comparación con el incremento del riesgo de una serie de tipos de cáncer”, escribe la Dra. Connor.
Dijo a Medscape Noticias Médicas que se necesitan campañas de salud pública “con mensajes claros” para correr la voz en torno a la carcinogenicidad del alcohol.
“Creo que el Reino Unido está dirigiendo el camino. El consumo de alcohol como un problema de salud pública ha tenido una gran exposición en el Reino Unido durante varios años”, dijo la Dra. Connor, quien proporcionó enlaces a dos campañas de concientización, la Balance campaign (Campaña para el equilibrio) y la campaña Balance Northeast (Equilibrio Noreste).
Antes este año, el Reino Unido emitió nuevas directrices sobre el consumo de alcohol, recomendando que los hombres no beban más que las mujeres y advirtiendo que cualquier cantidad de alcohol aumenta el riesgo de que se presenten diversos tipos de cáncer.
Las organizaciones en Nueva Zelanda también están implementando acciones. La New Zealand Medical Association, la Cancer Society of New Zealand y la National Heart Foundation han adoptado declaraciones de postura basadas en evidencia que “desacreditan” los beneficios cardiovasculares como una motivación para beber y que resaltan los riesgos de cáncer, dijo la Dra. Connor.

Nick Mulcahy

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900591?nlid=108750_4001&src=WNL_esmdpls_160808_mscpedit_gen&impid=1175148#vp_1

20 mayo 2016

Las bacterias intestinales podrían ayudar a prevenir el cáncer

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:40

intestines
Investigadores de la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos, han demostrado que varios tipos de bacterias intestinales podrían ser factores que causan y previenen la obesidad y otras enfermedades. El estudio, que se publica en la revista Plos One, ofrece evidencias de que bacterias antiinflamatorias intestinales, consideradas”beneficiosas para la salud”, pueden retrasar o detener el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

Según Robert Schiestl, profesor de Patología, Ciencias de la Salud Ambiental y Radiación Oncológica en UCLA y autor principal del estudio, los médicos podrían ser capaces de reducir el riesgo de una persona de padecer cáncer analizando los niveles y tipos de bacterias intestinales en el cuerpo y prescribiendo, después, probióticos para reemplazar o reforzar la cantidad de bacterias con propiedades antiinflamatorias. “No es invasivo y es bastante fácil de hacer”, ha afirmado.

Durante millones de años, podría decirse que las bacterias intestinales se han definido comobuenas y malas: las buenas tienen propiedades antiinflamatorias y las malas promueven la inflamación. En proporción, el cuerpo humano contiene alrededor de 10 billones de células bacterianas, pero sólo 1 billón de células humanas.

En el estudio, Schiestl y su equipo aislaron una bacteria llamada Lactobacillus johnsonii 456, la más abundante de las bacterias beneficiosas y que tiene algunas aplicaciones muy útiles fuera de la medicina. La bacteria redujo el daño de genes y disminuyó significativamente la inflamación, un objetivo crítico, porque la inflamación juega un papel clave.

En su anterior investigación, Schiestl presentó la primera evidencia de una relación entre la microbiota intestinal y la aparición de linfoma, un cáncer que se origina en el sistema inmunológico. El nuevo trabajo explica cómo esta microbiota podría retrasar la aparición de cáncer y sugiere que los suplementos probióticos podrían ayudar a evitar su aparición.
Ralentiza el crecimiento de tumores
Para ambos estudios, Schiestl y su equipo utilizaron ratones que tenían mutaciones en un gen llamado ATM, lo que los hacía susceptibles a la ataxia telangiectasia. El trastorno, que afecta a una de cada 100.000 personas, está vinculado con una alta incidencia de leucemia, linfomas y otros cánceres. Se dividió a los ratones en dos grupos: uno al que sólo se le dio bacterias antiinflamatorias y otro que recibió una mezcla de microbios inflamatorios y antiinflamatorios que habitualmente coexisten en los intestinos.

En el nuevo estudio, los autores analizaron los metabolitos en la orina y las heces de los ratones. Se sorprendieron al encontrar que los ratones que recibieron sólo la microbiota beneficiosa producían metabolitos conocidos por prevenir el cáncer, además de tener unmetabolismo de grasa y oxidativo más eficiente, lo que los investigadores creen que también podría reducir el riesgo de cáncer.
En los ratones que recibieron sólo las bacterias buenas, la progresión del linfoma fue más lenta que en los otros ratones y vivieron cuatro veces más y con menos daño en el ADN e inflamación. “En conjunto, estos hallazgos dan credibilidad a la idea de que la manipulación de la composición microbiana puede usarse como una estrategia eficaz para prevenir o aliviar la susceptibilidad al cáncer”, han dicho los investigadores.

“Sorprendentemente, nuestros hallazgos sugieren que la composición de la microbiota intestinal influye y altera el metabolismo central de carbono de una manera independiente del genotipo. En el futuro, tenemos la esperanza de que el uso de probióticos pueda ser un potencial quimiopreventivo para los humanos, además de que el mismo tipo de microbiota disminuiría la incidencia de tumores en las poblaciones susceptibles de cáncer”, ha concluido Schiestl.
15/04/2016 09:00

http://endocrinologia.diariomedico.com/2016/04/15/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/las-bacterias-intestinales-podrian-ayudar-a-prevenir-el-cancer

22 marzo 2015

Transforman células cancerosas en inocentes glóbulos blancos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 20:06

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford (EE.UU.) es transformar células de un cáncer de la sangre en inofensivos glóbulos blancos, las defensas de nuestro organismo.
El avance se ha conseguido casi por casualidad. Los científicos habían aislado en el laboratorio células cancerosas de un paciente con leucemia linfoblástica de células B precursoras, un tipo de leucemia agresiva que provoca una multiplicación de glóbulos blancos inmaduros, y por lo tanto inútiles, en la médula ósea del interior de los huesos y en la sangre. Como si se tratara de una piscina de pirañas en un zoológico, los investigadores, dirigidos por el médico Ravi Majeti, lanzaban a las células cancerosas todo tipo de nutrientes para intentar mantenerlas con vida y poder estudiarlas. Hasta que uno de sus jóvenes investigadores, Scott McClellan, se percató de que las células dañinas se estaban convirtiendo en inofensivos macrófagos, unas células defensivas capaces de engullir y hacer desaparecer microbios nocivos e incluso células cancerosas.
Una vez identificada la causa de la metamorfosis —un cóctel de proteínas que se pegan a determinadas secuencias de ADN—, los científicos observaron que las nuevas células, pese a conservar algunas características de sus padres cancerosos, no eran capaces de desencadenar la enfermedad en ratones modificados genéticamente para no tener defensas. Para los autores, reprogramar las células tumorales para convertirlas en glóbulos blancos “puede representar una nueva estrategia terapéutica”, según publican hoy en la revista científica PNAS.
En realidad, como admite el equipo de Stanford, el método no es completamente nuevo, sino que se apoya en estudios publicados desde 2004 por el investigador Thomas Graf, primero en la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York (EE.UU.) y en los últimos años en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona.
Graf, según explica él mismo a Materia, no ha estudiado células cancerosas tomadas directamente de pacientes, sino líneas celulares, cultivos de células multiplicadas una y otra vez en laboratorio a partir de una muestra original. Son células como las HeLa, extraídas hace más de 60 años de Henrietta Lacks, una trabajadora de los campos de tabaco que murió a los 31 años en Maryland (EE.UU.) por un cáncer de útero. Los científicos mantienen vivas estas células y las multiplican para poder estudiarlas y, en el caso de las de Henrietta Lacks, identificar la causa del cáncer de cuello de útero.
Por teléfono desde Barcelona, Graf celebra una de las novedades del estudio de Stanford: el descubrimiento de que la metamorfosis de las células cancerosas a glóbulos blancos ocurre también de manera espontánea, aunque en escaso porcentaje. El fenómeno, a juicio de Graf, “hace más probable esta vía terapéutica”.
“Lo ideal ahora sería encontrar una sustancia química que acelere esta transformación que ya ocurre espontáneamente”, explica el investigador. Su institución, el Centro de Regulación Genómica de Barcelona, llegó a patentar el método, pero dejó de pagar la patente después de un año sin éxito en su búsqueda de un fármaco que lograse esos efectos, detalla Graf. “Probamos 6 mil compuestos y no encontramos nada lo suficientemente potente”. Ahora son los investigadores de Stanford los que buscan esa sustancia química.
Otro tipo de leucemia, la promielocítica aguda, ya se combate con un tratamiento similar, basado en un pariente de la vitamina A, el ácido retinoico, combinado con quimioterapia. El ácido retinoico ayuda a convertir las células tumorales en granulocitos, otros glóbulos blancos especializados en la lucha contra las infecciones bacterianas.
En el caso de Stanford, los macrófagos actúan “como perros sabuesos a los que su dueño da a oler un objeto de la persona a la que quiere buscar”, según un comunicado de la universidad. Los macrófagos normales presentan en su superficie restos de células dañinas digeridas para que otros glóbulos blancos las ataquen. En el caso de los macrófagos procedentes de células cancerosas, conservarían un tufo químico que delataría su pasado y facilitaría la respuesta de las defensas del organismo contra el tumor, según creen los autores de Stanford.
El biólogo molecular Juan Cruz Cigudosa, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, en Madrid, es cauto con los nuevos resultados. “El estudio es interesante, pero bastante preliminar”, afirma. En su opinión, faltan más estudios con ratones que demuestren que el método curaría la leucemia linfoblástica de células B precursoras sin necesidad de combinarlo con quimioterapia, como sí requiere el tratamiento contra la leucemia promielocítica aguda. Para Thomas Graf, sin embargo, estos estudios extra no serían necesarios: “Ya han demostrado que las células transformadas no inducen leucemia”, sostiene. Solo faltaría el fármaco y comprobar que funciona en pacientes humanos.
(Con información de El País)

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/03/16/transforman-celulas-cancerosas-en-inocentes-globulos-blancos/

28 enero 2014

La contaminación del aire es una de las principales causas de muerte por cáncer

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:46

contaminacion-por-carros

Ya no hay duda. Respirar aire contaminado produce, al menos potencialmente, cáncer. Así lo ha hecho público la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), organismo
especializado de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Después de una revisión de la literatura científica más reciente, los principales expertos del mundo convocados por el programa de monografías de la IARC concluyeron que existen pruebas suficientes de que la exposición a la contaminación del aire causa cáncer de pulmón.
Los investigadores también observaron una asociación positiva con un mayor riesgo de cáncer de vejiga. De la misma forma, el material particulado o partículas en suspensión un componente importante de la contaminación del aire se evaluó por separado y fue clasificado igualmente como carcinógeno para los humanos.
Los resultados, que saldrán publicados en la revista The Lancet Oncology (doi:10.1016/S1470-2045(13)70487-X), se basan en la revisión independiente de más de 1000 artículos científicos que incluyen muestras de millones de personas realizados en los cinco continentes.
Clasificar la contaminación del aire como cancerígena para los seres humanos es un paso importante, subraya Christopher Wild, director de la IARC. Hay maneras eficaces de reducir la contaminación del aire y, dada la magnitud de la exposición global, este informe debería enviar
un mensaje contundente a la comunidad internacional para tomar medidas sin más retraso.
La evaluación de los científicos reclutados por la IARC revela una relación directa entre cáncer y contaminación, es decir, que a mayor exposición a partículas y contaminación atmosférica, mayor riesgo de cáncer de pulmón.
El informe presentado, que sitúa al aire contaminado en el grupo 1 (carcinógeno para el ser humano) de la escala estándar de la IARC, deja claro que aunque la composición de la contaminación del aire y los niveles de exposición puede variar enormemente de un lugar a otro, estas conclusiones pueden aplicarse a todas las regiones del mundo.
El aire que respiramos se ha contaminado con una mezcla de sustancias que causan cáncer, subraya Kurt Straif, director de la sección de Monografías de la IARC. Ahora sabemos que la contaminación del aire no solo es un riesgo importante para la salud en general, sino que
también es una de las principales causas de muerte por cáncer debido a una causa ambiental.
En los últimos años los niveles de exposición han aumentado significativamente en algunas partes del mundo.
UN IMPORTANTE PROBLEMA DE SALUD
No es nuevo que la contaminación del aire aumenta el riesgo de diversas enfermedades respiratorias y del corazón. Además, los estudios indican que en los últimos años los niveles de exposición han aumentado significativamente en algunas partes del mundo, sobre todo
en países de rápida industrialización con grandes poblaciones.
Los datos más recientes, publicados por la propia IARC, indican que solo en 2010, 223 000 muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo se debieron a la contaminación del aire.
Las principales fuentes de contaminación del aire son el transporte, la generación de energía estacionaria, las emisiones industriales y agrícolas, y las que se desprenden de la calefacción y la cocina. Por supuesto, también existen fuentes naturales para algunos contaminantes
del aire.
octubre 17/2013 (SINC)
Dana Loomis, Yann Grosse, Béatrice Lauby-Secretan, Fatiha El Ghissassi, Véronique Bouvard, Lamia Benbrahim-Tallaa. The carcinogenicity of outdoor air pollution. The Lancet Oncology, Volume
14, Issue 13, Pages 1262 ? 1263,  24 Oct 2013

http://www.saludvida.sld.cu/resumendeactualidad/2013/12/09/la-contaminacion-del-aire-es-una-de-las-principales-causas-de-muerte-

10 julio 2013

Enfermo terminal comparte con el mundo 10 consejos para aprovechar la vida

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 21:21
Un australiano, enfermo terminal de cáncer que vive cada día con la amenaza de que sea el último, decidió compartir con todo el mundo sus experiencias para no temer a la muerte y para aprovechar la vida.
Tomado de Cubadebate

Epidemia de cáncer en América Latina

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 21:14

Una “epidemia devastadora” de cáncer amenaza a la región con
60% más de probabilidad de morir de algún cáncer que en Estados Unidos o Europa.
No importa si eres hombre o mujer. Si vives en América Latina, tienes un 60% más de probabilidad de morir de algún cáncer que si lo haces en Estados Unidos o Europa. Esto se debe principalmente a las desigualdades económicas, la falta de políticas y campañas de prevención y los hábitos alimenticios y de salud que la región está adoptando.

Más información en el sitio de IntraMed

3 octubre 2012

La metformina¿Nuevo medicamento para el cáncer?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:43
metformina
Y es que la metformina es un médicamento común utilizado para disminuir la glucemia, un fármaco que en estos momentos se encuentra en profundo estudio sobre el cáncer a nivel mundial a raíz de una investigación que arrojó unos resultados sorprendentes.
Una investigación iniciada después de que los científicos encontraran en la metformina una forma de prevenir tumores en ratones y de que aquellos que eran diabéticos tenían menos probabilidades de desarrollar un tumor maligno si se medicaban la pastilla para la diabetes diariamente.
La metformina es actualmente un fármaco que se dispensa cerca de 120 millones de veces al año según el último informe en la revista Molecular Cancer Therapeutics. De tener éxito los últimos ensayos de mama y otros tumores, el médicamento podría convertirse en un arma barata en la lucha contra la enfermedad, según las primeras investigaciones, enfocado sobre todo a los tipos de páncreas y ovario.
Cuenta Chandini Portteu, quién sigue la investigación, que:
La esperanza es saber si lo consigue de forma segura y efectiva, entonces estaríamos ante un fármaco disponible realmente barato. Sería maravilloso para todos los pacientes saber que teníamos algo entre manos que ha resultado ser seguro, efectivo y de bajo coste.
Ahora habrá que esperar y ver los primeros resultados en los tests que se están realizando. De acabar con éxito, una píldora de hace más de 50 años podría ser una nueva arma contra el cáncer.
http://alt1040.com/2012/09/pastillas-diabetes-1958-cancer

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus