Diabetes mellitus

15 noviembre 2018

Tomar café ayuda a reducir el riesgo de Alzheimer y Parkinson

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:35

tomando-cafeTomar café en el desayuno no sólo aporta un incremento de la energía y la atención sino que también puede proteger contra el desarrollo tanto de la enfermedad de Alzheimer como de la enfermedad de Parkinson, según una nueva investigación realizado por el Instituto del Cerebro de Krembil, que forma parte del Instituto de Investigación de Krembil, en Toronto (Canadá).
“El consumo de café parece tener cierta correlación con un menor riesgo de desarrollar Alzheimer y Parkinson -explica el doctor Donald Weaver, codirector del Instituto del Cerebro de Krembil-. Pero queríamos investigar por qué sucede, qué compuestos están involucrados y cómo pueden afectar el deterioro cognitivo relacionado con la edad”.
El doctor Weaver recabó la ayuda del doctor Ross Mancini, investigador en química médica, y del biólogo Yanfei Wang para investigar tres tipos diferentes de café: tostado claro, tostado oscuro y tostado oscuro descafeinado.
“Tanto el tostado oscuro descafeinado con cafeína como el descafeinado tenían potenciales idénticas en nuestras pruebas experimentales iniciales, así que observamos desde el principio que su efecto protector no podría deberse a la cafeína”, explica.
Posteiormente, el doctor Mancini identificó un grupo de compuestos conocidos como fenilindanos, que surgen como resultado del proceso de tostado de los granos de café. Los fenilindanos son únicos porque son el único compuesto investigado en el estudio que impide agruparse, tanto los beta amiloides como los tau, dos fragmentos de proteínas comunes en el Alzheimer y el Parkinson. “Así que los fenilindanos son un doble inhibidor. Es muy interesante y no lo esperábamos”. admite el doctor Weaver.
Dado que el tostado del café genera mayores cantidades de fenilindanos, el tostado oscuro parece ser más protector que el tostado ligero. “Es la primera vez que alguien investiga cómo los fenilindanos interactúan con las proteínas responsables del Alzheimer y el Parkinson –avanza el doctor Mancini–. El siguiente paso sería investigar hasta qué punto son beneficiosos estos compuestos y si tienen la capacidad de llegar al torrente sanguíneo o cruzar la barrera hematoencefálica”.
El hecho de que sea un compuesto natural frente a uno sintético también es una gran ventaja, reconoce el doctor Weaver. Sin embargo, admite que aun se necesita mucha más investigación antes de que pueda traducirse en posibles opciones terapéuticas. “Lo que hace este estudio es tomar la evidencia epidemiológica y demostrar que efectivamente hay componentes dentro del café que son beneficiosos para evitar el deterioro cognitivo. Es interesante, pero ¿estamos sugiriendo que el café es una cura? Absolutamente no”, advierte.
Fecha:10/11/2018
Fuente: https://www.infosalus.com/nutricion/noticia-tomar-cafe-ayuda-reducir-riesgo-alzheimer-parkinson-20181110081435.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

28 mayo 2018

Acrilamida, café y riesgo de cáncer

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 10:52

cafe-rip_0Un juez de California fallaba recientemente que Starbucks y otras empresas expendedoras de café de dicho estado deben servir la bebida con una advertencia sobre el cáncer. El litigio deriva de la presencia de acrilamida en el café.
Esta sustancia se encuentra por lo general en muchos alimentos con un elevado contenido de carbohidratos que son expuestos a temperaturas elevadas, como las tartas, las patatas fritas, el pan y los cereales. Hay pruebas que demuestran que la acrilamida es probablemente un carcinógeno, una sustancia que causa cáncer en humanos.
Sentencia propuesta por el juez Elihu Berle, del Tribunal Superior de California, en el litigio del Consejo de Educación e Investigación sobre Tóxicos contra Starbucks Corporation y otros, 28 de marzo de 2018.
MÁS INFORMACIÓN
La acrilamida del café se forma al comienzo del tueste que da a los granos de café verdes el color marrón oscuro que conocemos y su sabor profundamente amargo. Una vez dentro del cuerpo, la acrilamida puede convertirse en glicidamida, un epóxido, y ambas sustancias pueden ligarse a nuestras proteínas y nuestro ADN y causarles daños. El daño al ADN puede ser la primera fase en el desarrollo del cáncer, y la acrilamida interfiere también con la reparación del ADN.
El problema de la reciente sentencia judicial es que la persona que presentó la demanda solo necesitaba demostrar que había trazas de acrilamida en el café para que prosperase. Aquí es donde la realidad de nuestros estilos de vida hace que la sentencia parezca excesivamente cauta.
Nadie duda de que el café contiene acrilamida, ni de que la acrilamida causa daños en el ADN, pero lo importante es la cantidad que uno consuma.
El riesgo está relacionado en realidad con la cantidad total de exposición a lo largo de la vida, pero un cálculo indica que en un adulto de 80 kilos que consuma menos de 208 microgramos de acrilamida al día el riesgo de cáncer no debería aumentar.
La acrilamida no es buena para la salud, pero la cantidad presente en el café no supone una contribución observable al riesgo de cáncer
La principal opción relacionada con el estilo de vida que expone a las personas a toxinas es el tabaquismo. Cada cigarrillo contiene, en medio de un cóctel de distintos carcinógenos, unos 2,3 microgramos de acrilamida. Pero todos los alimentos que tostamos o freímos para obtener una deliciosa caramelización también contienen acrilamida. De modo que el estilo de vida de los no fumadores tampoco está exento de acrilamida. Por ejemplo, una tostada de pan contiene 5 microgramos, y una bolsa de patatas fritas, 7 microgramos.
El café añade a nuestra exposición cotidiana a la acrilamida entre 0.9 y 2.4 microgramos por taza de 150 mililitros. Pero cada taza contiene también una gama diversa de antioxidantes y otros compuestos considerados beneficiosos para la salud (excepto en caso de embarazo).
El mismo grupo de científicos (de la Organización Mundial de la Salud) que clasificó la acrilamida como sustancia posiblemente cancerígena determinó que no hay pruebas concluyentes de que el café cause cáncer. De hecho, han indicado que el consumo de café podría proteger de los cánceres de hígado y de endometrio y estudios más recientes respaldaban esta idea. En 2016, la OMS retiró el café de la lista de posibles carcinógenos.
La preocupación original de los científicos por el consumo de café derivó de algunos estudios que indicaban la existencia de una posible relación con el cáncer de vejiga. Pero un análisis más detallado de los datos y estudios más amplios daban a entender que la investigación original cometía el error de no tener en cuenta el tabaquismo.
Es posible que el consumo de café interactúe con los carcinógenos del tabaco y aumente el riesgo de cáncer de vejiga en los fumadores. En los no fumadores, no hay pruebas sólidas de que exista relación entre el café y el cáncer de vejiga.
Si a usted le sigue preocupando la presencia de acrilamida en el café, vale la pena observar que en la taza parece entrar menos acrilamida cuando el café está filtrado que cuando se toma en forma de café expreso. La elección de los granos y el tueste también podría tener importancia, ya que la variedad Robusta contiene más acrilamida que la Arábica, y los tuestes más oscuros contienen menos que los claros.
Veredicto
La acrilamida no es buena para la salud, pero la cantidad presente en el café no supone una contribución observable al riesgo de cáncer.
No hay pruebas firmes de que exista una relación entre el consumo de café y el desarrollo de cáncer.
Aunque algunos estudios han indicado que aumenta el riesgo de cáncer de vejiga, en conjunto la enorme mayoría de los estudios rigurosos dan a entender que si el consumo de café tiene alguna consecuencia, es la de ofrecer de hecho un leve efecto protector contra algunos tipos de cáncer.

Simon Baker es investigador en cáncer de vejiga de la Universidad de York
Annie Anderson (revisora) es catedrática de Nutrición en Salud Pública en la Universidad de Dundee
Cláusula de divulgación
Simon Baker recibe financiación de la organización sin ánimo de lucro York contra el Cáncer y de Wellcome Trust. Si bien no tiene intereses económicos en el sector del café, sí toma varias tazas al día.
Annie Anderson recibe financiación de la administración pública escocesa, del MRC (Consejo de Investigación Médica de Reino Unido), WCRF (Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer), NIHR (Consejo Nacional de Investigaciones Médicas británico) y FP7, es codirectora de la Red Escocesa de Prevención del Cáncer, y le interesa la relación con el café debido a su sensibilidad a la cafeína.
Este artículo fue publicado originalmente en inglés en la web The Conversation.

Fecha: 22/05/2018

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=92545&uid=445164&fuente=inews

17 julio 2017

Estudio EPIC sobre consumo de café y mortalidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:15

cafe-rip_0Los resultados obtenidos por el estudio EPIC (siglas inglesas de Investigación Prospectiva Europea sobre el Cáncer y la Nutrición) reflejan que el consumo diario de café reduce el riesgo de mortalidad.

El estudio EPIC (Investigación Prospectiva Europea sobre el Cáncer y la Nutrición), en colaboración con los investigadores de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y el Imperial College de Londres, ha descubierto que los niveles más altos de consumo de café están asociados con un menor riesgo de muerte, especialmente por enfermedades circulatorias relacionadas con el tracto digestivo.
Los resultados provienen del estudio más amplio de su tipo, en el que se han analizado datos de 521.330 personas de diez países europeos (entre los que se incluyen Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Dinamarca y Grecia), para explorar el efecto del consumo de café sobre el riesgo de mortalidad.
Estudios previos, que buscaban un vínculo entre el consumo de café y los efectos en la salud, revelaron resultados contradictorios; sin embargo, grandes estudios en Estados Unidos y Japón han desvelado desde entonces un potencial efecto beneficioso del café sobre el riesgo de muerte por todas las causas.
En el último ensayo, publicado en la revista Annals of Internal Medicine, los investigadores han llevado a cabo el mayor análisis de los efectos del consumo de café en una población europea, donde el consumo de café y los métodos de preparación varían, por ejemplo, de un espresso en Italia a un cappucino en Reino Unido.
“Encontramos que un mayor consumo de café estaba asociado con un menor riesgo de muerte por cualquier causa, específicamente por enfermedades circulatorias y digestivas. Es importante destacar que estos resultados fueron similares en los diez países europeos, con hábitos de consumo de café y costumbres variables, y nuestro estudio también ofrece ideas importantes sobre los posibles mecanismos para los beneficiosos efectos del café”, ha explicado Marc Gunter, director del IARC y anteriormente en la Escuela Imperial de Salud Pública del Reino Unido.
Las dietas del medio millón de personas de la muestra (personas mayores de 35 años) se evaluaron mediante cuestionarios y entrevistas, registrándose el mayor consumo de café (por volumen) en Dinamarca (900 ml/día) y el más bajo en Italia (92 ml/día). Además, quedó reflejado que aquellos que bebían más café también eran más propensos a ser más jóvenes, a ser fumadores, bebedores, a comer más carne y menos frutas y verduras.
Después de 16 años de seguimiento, más de 42.000 personas en el estudio habían muerto, principalmente de cáncer, enfermedades circulatorias, insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares. Los investigadores encontraron que el grupo con el consumo más alto de café tenía un menor riesgo para todas las causas de muerte, en comparación con los que no tomaban café. Encontraron que el café descafeinado tenía un efecto similar. Sin embargo, el consumo de café con cafeína y descafeinado no es fácil de separar, ya que no pudieron afirmar que los consumidores de café descafeinado pudieron consumir café con cafeína en diferentes períodos de su vida.
En un subconjunto de 14.000 personas también analizaron los biomotores metabólicos, y encontraron que los bebedores de café pueden tener hígados más sanos en general y un mejor control de la glucosa que los que no beben café.
“Encontramos que beber más café estaba asociado con un perfil de función hepática más favorable y una mejor respuesta inmune”, ha explicado Gunter.
Elio Riboli, actual director de la Escuela Imperial de Salud Pública de Reino Unido, que estableció el estudio EPIC, ha declarado que “estos hallazgos se suman a una creciente evidencia que indica que beber café no sólo es seguro, sino que en realidad puede tener un efecto protector sobre la salud”.
Por otro lado, Gunter ha indicado que, “debido a las limitaciones de la investigación observacional, no estamos en la etapa de recomendar a la gente que beba más o menos café, pero nuestros resultados sugieren que el consumo moderado de café, hasta alrededor de tres tazas al día, no es perjudicial para su salud y que su incorporación en la dieta podría tener beneficios”.
El café es una de las bebidas más consumidas, con 2.250 millones de tazas cada día en el mundo. Contiene una serie de compuestos que pueden interactuar de forma beneficiosa en el organismo, incluyendo cafeína, diterpenos y antioxidantes.
Fecha: 11/07/2017

http://www.diariomedico.com/2017/07/11/area-profesional/entorno/el-consumo-de-cafe-alarga-la-vida-segun-un-estudio

24 noviembre 2015

Los que toman café viven más

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:29

cafe-rip_0

Los que toman café podrían vivir más tiempo que los que no lo beben, ya que de acuerdo a reciente investigación en EE.UU. presentan unos riesgos más bajos de muerte por enfermedad cardiaca y afecciones neurológicas como la enfermedad de Parkinson., encuentra un gran estudio de EE. UU.
Los investigadores señalan en la edición en línea del 16 de noviembre de la revista Circulation, se añade a las numerosas evidencias sobre el lado positivo del café.
“Con frecuencia las personas creen que beber café es un hábito malo que deben abandonar”, dijo el líder del estudio, el Dr. Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston. Pero expresa Hu que
varios estudios han vinculado la ingesta moderada de café con unos riesgos más bajos de contraer varias enfermedades: enfermedades cardiacas y la diabetes, el cáncer de hígado, y enfermedades neurológicas como el Parkinson, esclerosis múltiple y enfermedad de Alzheimer.
El estudio de su equipo, financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., añade una evidencia más. Encontró que las personas que beben café no solo son menos propensas a contraer ciertas enfermedades, sino que también tienden a vivir más tiempo.
Durante 30 años, los no fumadores que bebían de tres a cinco tazas de café al día tenían un 15 % menor en probabilidad de morir por cualquier motivo, en comparación con los que no bebían café. Específicamente, tenían unas tasas más bajas de muerte por enfermedades cardiacas, accidente cerebrovascular, afecciones neurológicas y suicidio.El estudio encuentra que el café regular así como el descafeinado se vincularon con una mayor supervivencia.Hu plantea que su grupo tuvo en consideración varios factores y que se mantiene el beneficio de tomar café.

Los hallazgos se basan en más de 200,000 médicos, enfermeras y otros profesionales sanitarios de EE. UU. que fueron encuestados varias veces en un periodo de casi tres décadas. En ese periodo, murieron casi 32,000 de los participantes del estudio.
Se encontró que las personas que bebían entre una y cinco tazas de café al inicio tuvieron menos probabilidades de morir durante el periodo del estudio cuando se tomaron en cuenta otros hábitos de estilo de vida y ciertos problemas de salud, como la hipertensión y la diabetes.
La relación se hizo más fuerte cuando los investigadores solo observaron a los no fumadores: los que bebían de tres a cinco tazas de café al día tenían un 15 % menos de probabilidades de morir durante el periodo del estudio, en comparación con los adultos que no bebían café. Se observaron riesgos más bajos incluso entre los que más café bebían (más de cinco tazas al día), que tenían un riesgo de morir un 12 % más bajo que los que no bebían café.
“Las evidencias sugieren que el café puede incluirse en un estilo de vida saludable”, asegura Hu.

FUENTES: Frank Hu, M.D., Ph.D., professor, nutrition and epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; Alice Lichtenstein, D.Sc., professor, nutrition science and policy, Tufts University, Boston; Nov. 16, 2015, Circulation, online

5 marzo 2015

Descubren una sorprendente cualidad del café para combatir cierto tipo de cáncer

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:54

cafe2

Un nuevo estudio estadounidense sugiere que las personas que tienen el hábito de beber café regularmente pueden estar protegidas contra el melanoma, la forma más mortal del cáncer de piel, según han informado este lunes medios de comunicación.
Los investigadores del Instituto Nacional de Cáncer de EEUU, tras analizar 447.357 personas en 10 años, encontraron que los que consumen cuatro o más tazas de café al día tienen un riesgo 20 % menor de desarrollar el melanoma maligno que los que no lo beben, según un artículo publicado en Journal of the National Cancer Institute.
El vasto análisis mostró que, en igualdad de circunstancias (desde el peso corporal hasta el nivel de la radiación UV), precisamente el café podría servir como protección contra el cáncer.
Además, según el equipo, los hallazgos se aplican específicamente para el café con cafeína, no descafeinado. Es posible que la cafeína en sí pudiera ser el factor de protección, pero también podría ser algún otro compuesto, dijeron los investigadores.
Lea la investigación completa en Medical News Today

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/02/10/descubren-una-sorprendente-cualidad-del-cafe-para-combatir-cierto-tipo-de-cancer/

12 mayo 2014

Beber café puede reducir el riesgo de padecer diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:06

cafe3

Beber más café podría reducir el riesgo de diabetes tipo 2, sugiere un nuevo estudio de gran tamaño de EE. UU.

Las personas que aumentaron su consumo de café en más de una taza durante cuatro años redujeron su riesgo de diabetes, mientras que los adultos que bebían menos café en ese periodo experimentaron un aumento en las probabilidades de diabetes, halló el estudio de más de 123,000 adultos.

“Parece que hay una relación que responde a la dosis entre aumentar el consumo de café y un riesgo más bajo de diabetes”, comentó el investigador líder, el Dr. Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

“Básicamente, cuanto más café, menor es el riesgo de diabetes”, señaló Hu. “Las personas que beben de tres a cinco tazas de café al día disfrutaron de una reducción significativa en el riesgo de diabetes tipo 2″.

Sin embargo, las personas pueden beber demasiado café, sobre todo las que no responden bien a la cafeína, advirtió Hu. La cafeína, un estimulante, puede mantener a algunas personas despiertas, y también puede hacer que el corazón se acelere.

“Es difícil precisar qué componentes del café podrían contribuir a un menor riesgo de diabetes tipo 2″, dijo Hu. “La opinión actual es que la responsabilidad de un riesgo más bajo de contraer diabetes la tiene la combinación de antioxidantes y otros nutrientes en el café”.

El estudio, que aparece en la edición en línea del 24 de abril de la revista Diabetologia, muestra una asociación entre más café y un menor riesgo de diabetes, pero no puede establecer que lo uno cause lo otro, comentó Hu. Pero experimentos en humanos y un pequeño ensayo con humanos sí halló una relación causal entre el café y una menor resistencia a la insulina, apuntó. La resistencia a la insulina es una señal de advertencia de la diabetes.

El café puede formar parte de una dieta saludable, pero las personas no deben considerarlo como una forma de prevenir la diabetes tipo 2, sentenció Hu. “Las personas deben seguir vigilando su peso y ser físicamente activas”, añadió.

Como Hu, otros expertos aún no están preparados para aconsejar a los pacientes que aumenten su consumo de café.

“A partir del estudio, parece que el café puede proteger a al menos algunas poblaciones de contraer diabetes tipo 2″, dijo el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

“Pero, al igual que con todo, el mensaje no es que beber café previene la diabetes, sino equilibrar todos los buenos elementos de la vida para que puedan ser usados y consumidos con moderación”, planteó.

El Dr. Spyros Mezitis, endocrinólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que una limitante del estudio es que todos los datos fueron reportados por los mismos participantes.

“No se sabe si dijeron la verdad”, lamentó.

Además, perder peso y hacer ejercicio son formas más efectivas de reducir el riesgo de diabetes que beber café, agregó Mezitis.

“No recomiendo que nadie beba café para prevenir la diabetes”, dijo.

Para el estudio, el equipo de Hu recolectó datos de tres importantes estudios de EE. UU.: el Estudio de salud de las enfermeras de 1986 a 2006 y de 1991 a 2007, y el Estudio de seguimiento de profesionales de la salud de 1986 a 2006.

Los participantes de los estudios completaron cuestionarios cada cuatro años, que incluían su ingesta de café y té. En general, se reportaron 7,269 casos de diabetes tipo 2.

Los investigadores calcularon que las personas que aumentaron su consumo de café en un más de una taza al día durante cuatro años redujeron el riesgo de contraer diabetes tipo 2 en los cuatro años siguientes en un once por ciento, en comparación con las que no aumentaron su ingesta diaria de café.

Pero las personas que bebieron al menos una taza menos de café o más al día durante los cuatro años tenían un riesgo un 17 por ciento más alto de diabetes en los cuatro años posteriores, señalaron los investigadores.

El grupo de Hu definió una taza de café como 8 onzas (24 centilitros) de café, negro o con una cantidad pequeña de leche y/o azúcar. Beber café cargado de azúcar o crema podría aminorar cualquier beneficio que el café podría tener en la reducción del riesgo de diabetes, advirtió Hu.

Los hallazgos solo aplicaron al café con cafeína. El café y el té descafeinados no se asociaron con cambios en el riesgo de diabetes tipo 2, dijeron los investigadores.

La Dra. Alyson Myers, endocrinóloga del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York, dijo que el café por sí mismo podría no explicar el riesgo reducido de diabetes.

“No está claro si la taza adicional de café podría hacer que estos pacientes coman menos, ya que quizá se sientan llenos antes”, planteó.

Myers anotó que el estudio contó con profesionales de la atención de la salud, por lo que los resultados quizá no reflejen la población completa. El estudio tampoco abordó la actividad física. “Quizá los que bebían café con cafeína tenían la energía para hacer más ejercicio”, comentó.

JUEVES, 24 de abril de 2014 (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Frank Hu, M.D., Ph.D., professor, nutrition and epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; Spyros Mezitis, M.D., endocrinologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Alyson Myers, M.D., endocrinologist, North Shore University Hospital, Manhasset, N.Y.; April 24, 2014, Diabetologia, online

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_145905.html

1 febrero 2012

¿Puede el café realmente evitar la diabetes tipo 2?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:09
El café descafeinado podría tener mayores beneficios para reducir la diabetes tipo 2 que el café regular.
tomando-cafe
Esa taza mañanera de café quizás haga más que despertarlo… también podría ayudarle a evitar la diabetes tipo 2, sugiere un estudio reciente.
Investigaciones anteriores han sugerido una relación entre el café y un menor riesgo de diabetes tipo 2, y ahora, los investigadores chinos responsables del nuevo estudio creen que quizás sepan por qué sucede. Hallaron tres compuestos importantes del café que podrían proveer efectos potencialmente benéficos: el ácido cafeico, el ácido clorogénico y la cafeína.
“Estos hallazgos sugieren que los efectos beneficiosos del consumo de café para la diabetes mellitus tipo 2 podrían deberse en parte a la capacidad de los componentes y metabolitos principales de inhibir la acumulación tóxica del hIAPP [por la sigla en inglés de polipéptido amiloide de los islotes humanos]”, escribieron Ling Zheng, profesor de biología celular de la Universidad de Wuhan en China, y colegas.
El polipéptido amiloide de los islotes humanos (hIAPP) es una sustancia que normalmente se halla en el páncreas, según la información de respaldo del estudio. Sin embargo, del hIAPP a veces surgen depósitos anómalos de proteína (acumulación tóxica). Esos depósitos anómalos (fibrilos amiloides) se hallan en las personas que sufren de diabetes tipo 2, dijeron los autores del estudio.
Los investigadores se preguntaron si bloquear la formación de estos depósitos podría prevenir o tratar la diabetes tipo 2, la forma más común del trastorno del azúcar en sangre. El próximo paso sería hallar una sustancia que pudiera evitar estos depósitos.
En 2009, un estudio publicado en la revista Archives of Internal Medicine reportó que las personas que bebían la mayor cantidad de café parecían tener el menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Ese estudio reportó que por cada taza de café que se consumía al día, el riesgo de diabetes tipo 2 se reducía en 7%.
Los investigadores responsables del nuevo estudio llevaron a cabo experimentos de laboratorio para ver si los compuestos del café podían inhibir la producción de los depósitos anómalos de proteína asociados con el hIAPP.
El ácido cafeico, el ácido clorogénico y la cafeína, los tres componentes más comunes del café, según los autores del estudio, ayudaron a reducir los depósitos anómalos de proteína, pero el ácido cafeico pareció ser el más eficaz.
Dado que el café descafeinado contiene niveles incluso más elevados de ácido cafeico y ácido clorogénico que el café cafeinado, el efecto beneficioso podría ser incluso más potente en el café descafeinado, añadieron.

11 abril 2010

El café, una discutida fuente de antioxidantes

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:23

Los escasos estudios sobre la biodisponibilidad de antioxidantes en el organismo humano no permiten considerar el café como fuente extraordinaria de estos compuestos
El café está reconocido como una de las principales fuentes de cafeína en la dieta. De consumo cotidiano y mayoritario en nuestro país, es frecuente destacarlo por sus bondades, como su contribución en antioxidantes a la dieta. La innovación y la tecnología han permitido desarrollar nuevas mezclas de café con un mayor aporte de sus antioxidantes naturales, los polifenoles. El objetivo es equipararlo a otras fuentes importantes de estos compuestos, como gran parte de los vegetales, y que proteja al organismo contra la oxidación celular y los radicales libres. Pero todavía quedan incógnitas por resolver. Sobre todo, cuando el consumo de café en determinada cantidad y en ciertas circunstancias de salud y enfermedad está contraindicado. Se desconoce cuánto café habría que beber para obtener tales beneficios sin efectos secundarios y son pocos los estudios que han analizado la biodisponibilidad y aprovechamiento orgánico (metabolismo) de sus antioxidantes.
 
Polifenoles, antioxidantes al natural
El café comparte con muchos frutos y vegetales su elevado contenido en antioxidantes en estado natural. En esta planta, las investigaciones se han centrado en su concentración de compuestos fenólicos, como los polifenoles (ácido clorogénico, ácido cafeico, ferúlico, cumárico), un grupo variado y complejo de antioxidantes naturales. El ácido clorogénico es el más abundante. Se estima que cada taza contiene de 15 a 325 mg (unos 200 mg de media por taza para el café americano), de manera que una persona habituada a tomar tres tazas diarias puede consumir entre 0,5 y 1 g de este compuesto. El contenido en estas sustancias apunta al café como fuente de antioxidantes y, por ende, como alimento útil para proteger al organismo de la oxidación celular y los daños provocados por los radicales libres.
En la actualidad, la industria ha desarrollado nuevas versiones que mezclan el café tostado con una pequeña proporción de café verde, considerado como una mayor fuente de antioxidantes. Durante el proceso de tueste, necesario para el consumo del café tal y como se conoce, suceden diferentes reacciones químicas que reducen de manera significativa el porcentaje de ácidos clorogénicos libres. El resultado es una disminución considerable, en el café tostado, del contenido en antioxidantes. La tecnología trata de perfeccionar esta deficiencia.
En los últimos años, se comercializan cafés publicitados por su “alto contenido en antioxidantes”, incluso el doble que las versiones originales, según indican las marcas. Estos nuevos productos relacionan esta característica diferencial con su particular proceso de tueste, que permite que estas sustancias se conserven en mayor cantidad. Sin embargo, aunque parezca que un contenido de 7,8 g de antioxidantes (polifenoles) por 100 g de café es un aporte extraordinario, la cantidad de café soluble que se necesita para elaborar la bebida es de 2 g, de manera que en una taza se consumen 0,15 g de antioxidantes, una cifra lejana a la anunciada en el mensaje publicitario.
Biodisponibilidad desconocida
El interés y el compromiso de la industria y de la ciencia con el consumidor no radica sólo en conseguir alimentos con más nutrientes, sino en garantizar que los nutrientes que contienen de forma natural, otros que se obtienen a través de novedosos procesos biotecnológicos o los añadidos de manera artificial sean biodisponibles. En definitiva, que el organismo los pueda asimilar y obtenga los efectos beneficiosos esperados.
En la actualidad, se sabe poco de la biodisponibilidad de la mayoría de compuestos fenólicos del café en el organismo humano una vez ingeridos. Para muchas de estas sustancias se desconoce con certeza si el individuo se aprovecha de sus beneficios antioxidantes.
Se sabe poco de la biodisponibilidad de la mayoría de compuestos fenólicos del café una vez ingeridos
En un artículo titulado “Café, antioxidantes y protección de la salud”, Alfredo Gutiérrez Maydata, del Instituto Superior de Ciencias Médicas “Serafín Ruiz de Zárate Ruiz”, de Villa Clara (Cuba), señala cómo “se sabe que casi todo el ácido cafeico se absorbe en el intestino delgado y la mayor parte del clorogénico (alrededor de dos tercios) alcanza el colon, donde enzimas de la flora endógena lo hidrolizan. Se especula que los metabolitos resultantes podrían interaccionar con las células de la mucosa del intestino distal, como sucede con otros compuestos fenólicos presentes en otros alimentos, aunque se necesitan más investigaciones que aporten nuevas evidencias”.
Pocas publicaciones anteriores han investigado los mecanismos de absorción humana de los compuestos fenólicos en el café, pero en la literatura científica, estos estudios han confirmado la detección de ciertos antioxidantes (ácidos clorogénico y ácidos fenólicos) ocho horas después del consumo de café. De ahí la implicación del intestino delgado en el metabolismo y la absorción de estas moléculas.
En un estudio realizado en humanos desde el Laboratorio de Bioquímica Nutricional e de Alimentos de la Universidade Federal do Rio de Janeiro (Brasil) y la compañía Naturex (Libourne, Francia), dedicada a la investigación de los beneficios de compuestos botánicos, se evaluó el efecto de los compuestos de ácido clorogénico, uno de los polifenoles reconocidos por su actividad antioxidante, tras el consumo de un extracto de café verde. Las personas que participaron en la investigación consumieron una dieta con bajo contenido fenólico dos días antes del comienzo del ensayo y mantuvieron un ayuno de entre 10 y 12 horas. Se tomaron muestras de compuestos fenólicos en plasma y en orina al comienzo. Tras el consumo de extracto de café verde, seis de los principales compuestos de ácido clorogénico (CGA) se identificaron en el plasma, lo que se traduce en que los antioxidantes del café se mantienen durante horas en los líquidos corporales y pueden ejercer sus beneficiosos efectos.
Sin embargo, hay limitaciones a estos prometedores resultados, ya que se basan en las conclusiones de escasos estudios, con una muestra de población muy pequeña y poco representativa, y la matriz usada en los experimentos fue distinta.
SE NECESITAN MÁS EVIDENCIAS
Desde el Centro de Investigación en Lausana (Suiza) de una conocida compañía dedicada a la comercialización mundial de café, se llevó a cabo un ensayo en el que se cuantificó la cantidad de ácido cafeico y ferúlico equivalentes en plasma humano tras el consumo de la bebida. Los participantes sanos ingirieron el equivalente a dos tazas de café soluble (4 g de café disuelto en 400 ml de agua). Las mediciones se tomaron antes de beber el café, a las 12 horas y 24 horas después. Así se detectaron metabolitos en el colon pasado este tiempo. Los resultados sugieren que la microflora intestinal juega un papel expreso en el metabolismo y la absorción de ciertos antioxidantes en el café.
No obstante, para los polifenoles, las investigaciones realizadas hasta el momento demuestran con claridad que, aunque todos ellos comparten una vía de biosíntesis común y tienen similares propiedades fisicoquímicas, las actividades biológicas derivadas de su metabolismo orgánico son distintas. En este aspecto se deben centrar las investigaciones para obtener nuevas evidencias sobre los aparentes efectos beneficiosos del café como fuente de antioxidantes.
Autor: Por MAITE ZUDAIRE
• Fecha de publicación: 25 de marzo de 2010
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/tendencias/2010/03/25/191950.php

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus