Diabetes mellitus

18 febrero 2015

Las bacterias intestinales son responsables de que la carne roja aumente el riesgo de enfermedad cardiovascular

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:12

sistema-cv

La gamma-butirobetaína, que se genera en mayor medida por las bacterias del intestino después de ingerir L-carnitina, contribuye a la aterosclerosis
Una nueva investigación ofrece detalles sobre cómo las bacterias del intestino transforman un nutriente que se encuentra en la carne roja en metabolitos que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Los hallazgos, que se publican en la edición de noviembre de ‘Cell Metabolism’, podrían conducir a nuevas estrategias para salvaguardar la salud cardiovascular de las personas.
La investigación anterior dirigida por el doctor Stanley Hazen, del Instituto de Investigación Lerner y el Instituto Familiar Miller del Corazón y Vascular en la Clínica Cleveland, ambos en Estados Unidos, reveló una vía por la que la carne roja puede promover la aterosclerosis o el endurecimiento de las arterias. Las bacterias en el intestino convierten L-carnitina, un nutriente abundante en la carne roja, en un compuesto llamado trimetilamina, que a su vez cambia a un metabolito llamado N-óxido de trimetilamina (TMAO), que promueve la aterosclerosis.
Con este nuevo trabajo, Hazen y su equipo amplían su investigación anterior e identifican otro metabolito, llamado gamma-butirobetaína, que se genera en mayor medida por las bacterias del intestino después de ingerir L-carnitina, y también contribuye a la aterosclerosis.
Los investigadores encontraron que la gamma-butirobetaína se produce como un metabolito intermediario por los microbios en una tasa mil veces mayor que la formación de trimetilamina en el intestino, siendo el metabolito más abundante generado a partir de la ingesta de L-carnitina por microbios en los modelos de ratón examinados.
Por otra parte, gamma-butirobetaína puede convertirse en trimetilamina y TMAO. Sin embargo, curiosamente, las bacterias que producen gamma-butirobetaína a partir de L-carnitina son diferentes de las especies bacterianas que producen trimetilamina a partir de L-carnitina.
El descubrimiento de que el metabolismo de la L-carnitina implica dos vías microbianas del intestino diferentes, así como distintos tipos de bacterias, sugiere nuevos objetivos para la prevención de la aterosclerosis, por ejemplo  mediante la inhibición de diversas enzimas bacterianas o cambiando la composición bacteriana del intestino con probióticos y otros tratamientos.
“Los hallazgos identifican las vías y los participantes implicados con mayor claridad y ayudan a señalar objetivos para las terapias para intervenciones de bloqueo o prevención del desarrollo de enfermedades del corazón”, celebra  Hazen. “Aunque sea en el futuro, los estudios actuales pueden ayudarnos a desarrollar una intervención que permita comernos carnes rojas con menos preocupación por el desarrollo de enfermedades del corazón”, concluye.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/130027/las-bacterias-intestinales-son-responsables-de-que-la-carne-roja-aumente-el-riesgo-de-enfermedad-cardiovascular

8 septiembre 2014

Las personas de la antigüedad también tenían enfermedades cardiacas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:45

Puede que no tuvieran comida rápida, televisión ni cigarrillos, pero era común que las personas de la antigüedad sufrieran una obstrucción de las arterias coronarias, y una nueva investigación especula sobre algunas posibles razones de ello.
Mediante el uso de TC en restos momificados de personas de las antiguas civilizaciones de Egipto, Perú, las Islas Aleutianas y el suroeste de los Estados Unidos, los investigadores hallaron evidencias de que la aterosclerosis (el endurecimiento de las arterias cardiacas a partir de sustancias grasosas que se acumulan y finalmente llevan al ataque cardiaco o al accidente cerebrovascular) estaba muy extendida.
Esto es así a pesar de que esos grupos de la antigüedad estaban libres en gran medida de los factores del estilo de vida peligrosos de hoy en día, como las dietas llenas de azúcar y grasa, la inactividad, fumar y la obesidad generalizada.
“Nuestro equipo ha evaluado las momias de cinco continentes distintos. Y todavía no hemos encontrado una cultura en la que no hubiera aterosclerosis”, dijo el Dr. Gregory Thomas, cardiólogo y autor principal de una revisión publicada en la edición actual de la revista Global Heart.
¿Qué significa eso para los tiempos mordernos? “Estos días nos culpamos a nosotros mismos cuando nosotros o alguien de nuestra familia contrae una enfermedad cardiaca”, dijo Thomas, director médico del Instituto Cardiovascular Memorial Care del Centro Médico Memorial de Long Beach, en California.
“Decimos: ‘bueno, si hubieras hecho más ejercicio, esa cirugía cardiaca no hubiera sido necesaria'”, dijo Thomas. “Creo que las personas pueden dejar de culparse tanto”.
Pero antes de que guardar sus zapatillas de deporte y sentarse con una bolsa de papas fritas, Thomas también dijo que el estilo de vida sigue siendo importante. “Esto no significa que debamos dejar de intentar controlar los factores de riesgo de las enfermedades cardiacas”, enfatizó.
Pero no espere no sufrir problemas cardiacos simplemente porque salga a correr todos los días o porque coma una dieta más sana, dijo Thomas.
En función de lo que él y un equipo internacional de investigación han observado, un poco más de un tercio de las 76 momias egipcias tenían aterosclerosis, y también se observó un porcentaje similar en las momias de Perú, del suroeste de los EE. UU. y de las Islas Aleutianas, en el norte del Pacífico.
Normalmente murieron en lo que podría considerarse como la mediana edad hoy en día. “Parece que contrajeron aterosclerosis aproximadamente en el mismo momento en que lo hacemos hoy”, indicó Thomas. De modo que parte de la explicación, señaló, podría ser la edad: si usted vive el suficiente tiempo, los depósitos de grasa empezarán a acumularse en las arterias.
La genética es otro factor importante. “La genética podría explicar aproximadamente la mitad del riesgo de las enfermedades cardiacas”, dijo Thomas. “Todos tenemos alguna predisposición genética a la aterosclerosis, independientemente de la cultura o el estilo de vida”.
Pero los investigadores también especularon sobre algunas causas ambientales en la antigüedad. Una es la exposición al humo de la casa del fuego para cocinar. Otra es la cantidad de infecciones con las que las personas combatían constantemente, desde infecciones bacterianas y virales de corta duración hasta las de parásitos que duraban toda la vida.
Thomas explicó que incluso cuando las personas consiguieran sobrevivir a esas enfermedades, el cuerpo estaría en un estado continuo de inflamación de bajo grado, lo que forma parte de la respuesta del sistema inmunitario a los invasores.
Y eso está en línea con lo que los científicos sospechan hoy en día: la inflamación crónica contribuye a la aparición de la aterosclerosis.
Solo que hoy, las causas principales de esa inflamación pueden ser distintas, dijo la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de Salud Cardiaca de las Mujeres en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.
Los factores modernos podrían incluir la dieta y la falta de sueño, pero podría haber una variedad de factores contribuyentes todavía no conocidos, según Steinbaum, que no participó en la nueva investigación.
“Este estudio nos recuerda que tenemos que seguir observando los aspectos de la vida moderna que podrían estar contribuyendo a la inflamación”, dijo Steinbaum.
Thomas reconoció que en Egipto, la momificación era un proceso elaborado y caro. De modo que esos restos representarían a las clases altas de aquella época: personas que podrían haber disfrutado de dietas indulgentes y de mucho tiempo para permanecer recostados.
Pero Thomas dijo que los restos de algunas otras culturas probablemente representen a la “persona común”, como en el caso de los cazadores-recolectores aleutianos, que probablemente no pasaron mucho tiempo recostados y comiendo.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Gregory S. Thomas, M.D., medical director, Memorial Care Heart & Vascular Institute, Long Beach Memorial, Long Beach, Calif.; Suzanne Steinbaum, D.O., director, Women’s Heart Health, Lenox Hill Hospital, New York City; June 2014, Global Heart
HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_147628.html

20 marzo 2014

La diabetes gestacional puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:31

Durante el estudio que duró 20 años se determinó el espesor de la pared de la arteria carótida cuando las mujeres tenían entre 38 y 50 años de edad

Las mujeres embarazadas pueden enfrentarse a un mayor riesgo de enfermedad cardiaca temprana cuando desarrollan diabetes gestacional, según concluye un estudio que se publica en ‘Journal of the American Heart Association’.

La diabetes gestacional, que se desarrolla sólo durante el embarazo y generalmente desaparece después de la gestación, aumenta el riesgo de que la madre desarrolle diabetes más adelante. Esta dolencia se trata con una planificación de las comidas, la actividad física y, a veces, insulina u otros medicamentos.

En este estudio de 20 años, los investigadores encontraron que una historia de diabetes gestacional puede ser también un factor de riesgo para la ateroesclerosis temprana en las mujeres durante la mediana edad antes de que aparezcan la diabetes y enfermedades metabólicas.

“Nuestra investigación muestra que sólo tener un historial de diabetes gestacional eleva el riesgo de desarrollar ateroesclerosis subclínica antes de que se desarrolle diabetes tipo 2 o síndrome metabólico en una mujer”, subraya Erica P. Gunderson, autora principal del estudio y científica en la División de Investigación de Kaiser Permanente, en Oakland, al norte de California, Estados Unidos.

Al inicio del estudio, los investigadores midieron los factores de riesgo para la enfermedad cardiaca antes del embarazo de 898 mujeres, de 18 a 30 años de edad, que más tarde tuvieron uno o más partos. Las mujeres se pusieron a prueba periódicamente para la diabetes y enfermedades metabólicas antes y después de su gestación durante todo el periodo de 20 años.

El espesor de la pared de la arteria carótida se midió en promedio 12 años después del embarazo, cuando las mujeres tenían entre 38 y 50 años de edad. El estudio analizó la edad, la raza, el número de nacimientos y el índice de masa corporal (IMC) antes del embarazo y la glucosa en sangre en ayunas, la insulina, los lípidos y la presión arterial.

Las participantes se dividieron en mujeres que desarrollaron diabetes gestacional y las que no lo hicieron, con 119 de ellas (13 por ciento) que desarrollaron diabetes gestacional (7,6 por cada 100 partos). El grosor de la arteria carótida sirve para medir la ateroesclerosis subclínica y predice un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular en mujeres, por lo que los investigadores utilizaron análisis de imágenes de ultrasonido de la arteria carótida, realizando cuatro mediciones del espesor de la pared.

Durante los 20 años de seguimiento, los científicos detectaron un espesor medio mayor de 0,023 mm en la íntima-media de la arteria carótida en quienes presentaban diabetes gestacional en comparación con aquellas mujeres que no desarrollaron la enfermedad y la diferencia no se atribuyó a la obesidad o la subida de la glucosa antes del embarazo.

“Este descubrimiento indica que los antecedentes de diabetes gestacional pueden influir en el desarrollo de la ateroesclerosis antes de la aparición de la diabetes y las enfermedades metabólicas que anteriormente se han relacionado con enfermedades del corazón”, apunta Gunderson. “La diabetes gestacional puede ser un factor de riesgo precoz de enfermedad cardiaca en las mujeres”, alerta.

Al cierre del estudio, 13 mujeres experimentaron eventos cardiovasculares, una de ellas en el grupo de diabetes gestacional. Según Gunderson, es importante reconocer las características reproductivas que pueden contribuir al riesgo de enfermedad en las mujeres: “Es un cambio en el pensamiento acerca de cómo identificar un subgrupo de riesgo para la ateroesclerosis temprana”.

Los participantes formaban parte del estudio CARDIA (desarrollo de riesgos de la arteria coronaria en adultos jóvenes), un análisis longitudinal de mujeres sin antecedentes de enfermedad cardiaca o diabetes antes de los embarazos que procedían de Birmingham, en Alabama; Chicago, en Illinois; Minneapolis, en Minnesota, y Oakland, en California.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/125697/la-diabetes-gestacional-puede-aumentar-el-riesgo-de-enfermedad-cardiaca

15 noviembre 2012

La comida basura puede dañar las arterias, pero una comida sana podría ayudar

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 20:28
comiendo-chatarra
 En cada ocasión en que come comida chatarra sus arterias se dañan, mientras que las comidas estilo mediterráneo no provocan daño, y podrían incluso tener un efecto beneficioso, según un estudio reciente.
Las comidas basura se componen principalmente de grasa saturada dañina, mientras que las comidas de estilo mediterráneo son ricas en grasas buenas como los ácidos grasos mono y poliinsaturados, según investigadores del Instituto Cardiaco de Montreal, afiliado con la Universidad de Montreal.
El estudio incluyó a 28 hombres que no fumaban, que comieron primero una comida estilo mediterráneo, y luego comida basura una semana más tarde. La comida mediterránea incluyó salmón, almendras y verduras cocinadas en aceite de oliva. La comida basura incluyó un sándwich de salchicha, huevo y queso, junto con tres croquetas de papa.
Los investigadores evaluaron cómo las comidas afectaban al revestimiento interno de los vasos sanguíneos (el endotelio). La función del endotelio, que determina qué tan bien se dilatan (o abren) los vasos sanguíneos, se relaciona estrechamente con el riesgo a largo plazo de desarrollar enfermedad cardiaca.
Tras comer la comida basura, las arterias de los participantes se dilataron un 24 por ciento menos que cuando no habían comido. Tras la comida mediterránea, las arterias de los participantes se dilataron con normalidad y mantuvieron un buen flujo sanguíneo, hallaron los investigadores.
Los investigadores también midieron los niveles de triglicéridos de los participantes. Los triglicéridos son un tipo de grasa en la sangre que pueden provocar el estrechamiento de las arterias. Los autores del estudio hallaron que las personas con los niveles más altos de triglicéridos en sangre parecían beneficiarse más de la comida mediterránea. Sus arterias respondían mejor a la comida que las arterias de las personas con niveles bajos de triglicéridos.
“Creemos que una dieta tipo mediterráneo podría resultar particularmente beneficiosa para los individuos con niveles altos de triglicéridos… precisamente porque podría mantener sanas las arterias”, señaló en un comunicado de prensa de la universidad el líder del estudio, el Dr. Anil Nigam, director de investigación del Centro de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular del Instituto Cardiaco de Montreal.
El estudio fue presentado el martes en el Congreso Cardiovascular Canadiense, en Toronto. Los datos y las conclusiones de las investigaciones presentadas en reuniones médicas se deben considerar como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: University of Montreal, news release, Oct. 30, 2012
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_130877.html

23 agosto 2012

Las yemas de huevo son tan malas para las arterias como fumar, según un estudio

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 7:02

gordo-comiendo-dulce

 Ya sean hervidas, revueltas o fritas, las yemas de huevo, ricas en colesterol, pueden endurecer las arterias casi tanto como fumar, sugiere un estudio reciente.
“Las personas en riesgo de enfermedad vascular no deben comer yemas de huevo”, plantea el autor líder del estudio, el Dr. David Spence, profesor de neurología de la Universidad Occidental en Londres, Ontario, Canadá.
El colesterol que se encuentra en el núcleo amarillo del huevo puede obstruir incluso la arteria carótida que va al cerebro, lo que aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular (ACV), apuntó.
“La placa carótida aumenta marcadamente con la edad, así que las únicas personas que pueden comer yemas de huevo con impunidad son las que saben que morirán jóvenes debido a una causa aparte de la enfermedad vascular”, comentó Spence.
El informe aparece en la edición en línea de este mes de la revista Atherosclerosis.
Para el estudio, el equipo de Spence recolectó datos sobre más de 1,200 hombres y mujeres que participaban en una iniciativa que buscaba controlar la enfermedad cardiaca.
Primero, los investigadores usaron ultrasonido para determinar la cantidad de placa en las arterias de cada paciente. Entonces, preguntaron a los pacientes sobre el tabaquismo, la frecuencia con que comían huevos, otros factores del estilo de vida y sobre cualquier fármaco que tomaran.
Aunque los niveles de placa arterial aumentaban con la edad, tanto fumar como comer yemas de huevo aceleró la formación de placa en los vasos sanguíneos, hallaron los investigadores. El consumo regular de yemas de huevo aceleró los depósitos de placa en las arterias a una tasa que equivalía a alrededor de dos tercios de la tasa observada en el tabaquismo, señaló Spence.
Las personas que comían tres o más yemas por semana tenían un aumento significativo en la placa en comparación con las personas que comían dos o menos yemas por semana, halló el equipo. Spence aseguró que esto tiene sentido, ya que apenas “una yema de huevo supera la ingesta diaria recomendada de colesterol”.
Una experta que no estuvo vinculada con el estudio se mostró de acuerdo. Según Samantha Heller, coordinadora de nutrición clínica del Centro para la Atención del Cáncer del Hospital Griffin en Derby, Connecticut, “se sabe que la cantidad de colesterol en muchas yemas de huevo supera los 200 miligramos al día recomendados para las personas con factores de riesgo de enfermedad cardiovascular”.
Los autores del estudio anotaron que el efecto de las yemas de huevo sobre la placa era independiente del sexo, los niveles de colesterol, la presión arterial, el tabaquismo, el peso y la diabetes de una persona.
En una declaración, la Junta Americana del Huevo (American Egg Board) dijo que los hallazgos provienen de “un estudio observacional que solo puede sugerir relaciones potenciales, no determinar conclusiones causales reales”.
La Junta del Huevo también anotó en la declaración que “los sujetos del estudio con mayores ingestas de huevo también tendían a ser fumadores empedernidos, y apenas un pequeño porcentaje de la población consumía más de cinco huevos por semana, lo que significa que las conclusiones se basaron en un pequeño número de sujetos”.
El Dr. Gregg Fonarow, vocero de la American Heart Association y profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que la evidencia a favor y en contra del consumo de yemas de huevo ha ido de un extremo al otro durante décadas.
“Que el consumo dietario de huevo se asocie con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular ha sido controversial, y estudios anteriores han sido inconsistentes”, señaló Fonarow. Dijo que, hasta que haya más estudios, el tema aún no ha quedado cerrado.
Ahora mismo, señaló Fonarow, “la American Heart Association recomienda que para mantener la salud cardiaca y cerebral se coma una variedad de alimentos nutritivos de todos los grupos alimentarios, con un énfasis en verduras, frutas, productos de grano integral y productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, además de comer pescado por lo menos dos veces por semana”.
Pero Heller enfatizó que el colesterol se oculta en muchos alimentos, entre ellos la carne y el queso, y las comidas preparadas con huevos, como los productos horneados.
Se preguntó si el estudio podría estarse dirigiendo a las yemas de huevo, y obviando algunas de estas otras fuentes de colesterol.
“La mayoría de alimentos animales contienen grasa saturada, lo que aumenta la inflamación interna y el colesterol en suero [sangre]”, anotó Heller. “El estudio no toma en cuenta otros alimentos que contienen colesterol, grasa saturada o yemas de huevo. Quizás las personas que comen muchos huevos también los combinan con otros alimentos menos sanos, como el queso y las salchichas”.
La Junta del Huevo se mostró de acuerdo. “El estudio no controló los hábitos de ejercicio, la circunferencia de la cintura, la ingesta de grasas saturadas, el alcohol o los alimentos comúnmente consumidos junto a los huevos, como las carnes y otros platos ricos en grasas”, comentó en una declaración.
Por otro lado, las claras de huevo siguen siendo una excelente fuente de proteína y una gran alternativa al huevo completo, apuntó Heller.
“Aunque algunas personas se quejan de que las claras de huevo no saben tan bien como el huevo entero, añadir verduras como espinacas, cebollas u hongos, hierbas y un poquito de cúrcuma para que el huevo quede amarillo (en esto, lo visual parece hacer una diferencia) puede crear una comida deliciosa y sana”, planteó Heller.
La investigación sugiere que una dieta más basada en plantas (lo que significa comer menos huevos, quesos, carnes rojas y procesadas, y más verduras, legumbres, frutos secos y frutas) podría mejorar los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular como el colesterol, la presión arterial y los triglicéridos, añadió.
MIÉRCOLES, 15 de agosto (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_128337.html

22 agosto 2012

Observan niveles altos de BPA en personas con arterias obstruidas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 20:03
biberones-de-plastico
Por primera vez, los investigadores han descubierto evidencia de que una sustancia química hallada en una amplia variedad de productos plásticos de uso cotidiano podría relacionarse con el riesgo de obstrucción arterial, y por tanto de enfermedad cardiaca, entre los que se halla que tienen niveles elevados de la sustancia en la orina.
El hallazgo profundiza inquietudes anteriores sobre el bisfenol A (BPA), que se usa en la fabricación de recipientes para comidas y bebidas, y en otros artículos comunes del hogar. Los resultados del nuevo estudio se basan en un análisis de datos sobre casi 600 hombres y mujeres que participaron en un estudio sobre la enfermedad de la arteria coronaria en Reino Unido.
“Nuestro más reciente estudio fortalece un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que el BPA podría añadir a los factores de riesgo conocidos de la enfermedad cardiaca”, señalaron en un comunicado de prensa del Colegio de Medicina y Odontología de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, el autor del estudio David Melzer, profesor de epidemiología y salud pública del colegio, y colegas.
Melzer y colegas publicaron sus hallazgos en la edición del 15 de agosto de la revista PLoS ONE.
Para explorar el impacto potencial de la sustancia sobre la enfermedad cardiaca, el equipo de investigación dividió a los participantes del estudio en tres grupos, según su estatus de obstrucción arterial: los que tenían enfermedad grave de la arteria coronaria (385 pacientes), los que tenían enfermedad moderada (86 pacientes), y los que no tenían señales de enfermedad de la arteria coronaria (120 pacientes).
Entonces, los investigadores midieron los niveles de BPA hallados en la orina de cada paciente.
La referencia cruzada de la obstrucción arterial con los niveles urinarios de BPA reveló que los que tenían enfermedad grave de la arteria coronaria tenían niveles urinarios de BPA “significativamente” más altos.
“Estos resultados son importantes porque nos dan una mejor comprensión sobre los mecanismos subyacentes de la asociación entre el BPA y la enfermedad cardiaca”, apuntó en el comunicado de prensa Tamara Galloway, toxicóloga principal del estudio.
Sin embargo, aunque el estudio descubrió una asociación entre la obstrucción arterial y los niveles de BPA en la orina, no probó una relación causal.
Los autores del estudio anotaron en el comunicado de prensa que una investigación publicada por el Colegio de Medicina y Odontología Península en 2008 hizo que muchos países prohibieran el BPA en la fabricación de biberones y otros artículos relacionados con la alimentación, basándose en la sugerencia de que la sustancia podría plantear un riesgo cardiaco específico a los bebés.
Además, otras investigaciones del mismo equipo han sugerido que la exposición al BPA podría afectar los niveles de testosterona en los hombres.
Alan Mozes
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Peninsula College of Medicine and Dentistry, news release, Aug. 15, 2012
HealthDay
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_128344.html

25 julio 2012

Restaurantes de comida rápida de Nueva York reducen grasas trans

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:37

grasas-trans

NUEVA YORK (Reuters Health) – Los consumidores de comida rápida de Nueva York están comiendo mucha menos grasa dañina que hace cuatro años, cuando se implementaron las restricciones a su uso en los restaurantes, según revela un estudio de la ciudad.
Las grasas trans, especialmente comunes en los aceites vegetales hidrogenados, están asociadas con un aumento del riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca en el largo plazo.
El nuevo estudio, que halló que el contenido del menú promedio se redujo de 3 a 0,5 gramos de grasas trans, no prueba que las restricciones evitarán la enfermedad cardíaca o las muertes tempranas.
Aun así, “es un pequeño paso hacia adelante”, dijo Alice Lichtenstein, de Tufts University, Boston, que escribió un editorial sobre el estudio publicado en Annals of Internal Medicine.
“Sólo se trata de las grasas trans. No tiene efecto alguno en las calorías. No quiere decir que se pueda comer la cantidad que se desee. Tenemos que pensar estos cambios en el contexto de la alimentación integral. Es un cambio pequeño en la dirección correcta. Necesitamos más”, agregó.
En el 2006, la ciudad de Nueva York prohibió que los restaurantes sirvan alimentos con aceite vegetal hidrogenado y los que contengan 0,5 gramos o más de grasas trans por porción. Esta restricción se implementó en el 2008.
Los autores entrevistaron a los clientes que salían de 168 restaurantes de comida rápida de 11 cadenas populares. Lo hicieron un año antes y un año después de la aplicación de la norma.
Los restaurantes incluían a las cadenas McDonald, Burger King, Subway, KFC y Pizza Hut.
A partir de los tickets de compra de los 6.969 clientes entrevistados en el 2007, el equipo determinó que el menú promedio tenía 2,9 gramos de grasas trans. En el 2009, ese valor había descendido a 0,5 gramos entre los 7.885 clientes entrevistados.
La compra de los menús sin grasas trans pasó del 32 al 59 por ciento con la implementación de las restricciones.
Es más: durante el estudio, aumentó la cantidad de grasas saturadas en los menús, de modo que la cantidad de grasas “dañinas” en el menú promedio disminuyó significativamente.
Las grasas trans “se pueden reemplazar con aceites más saludables, de modo que sabíamos que era algo que se podía modificar”, dijo Christine Curtis, del Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York, y coautora del estudio.
“Nos dio mucho gusto ver estos resultados”, agregó. El estudio “demuestra realmente que las normas locales pueden reducir la exposición a las grasas trans”, sostuvo.
Curtis opinó que la prohibición podría influir positivamente en la salud pública. “Podría reducir significativamente el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular”, dijo.
Sin embargo, Lichtenstein fue más cautelosa. “No podemos esperar que esto se traduzca repentinamente en una reducción de las tasas de enfermedad cardíaca (…) Pero si avanzamos lentamente, seguramente obtendremos un beneficio”, agregó.
Para Lichtenstein, otras dos estrategias para una alimentación más saludable es reducir el sodio y utilizar carnes magras en el menú de los restaurantes de Nueva York.
Y los autores coinciden en que, a partir de estos resultados, otras ciudades podrían mejorar la calidad de los menús que ofrecen sus restaurantes, por lo menos en cuanto a las grasas trans.
FUENTE: Annals of Internal Medicine, online 16 de julio del 2012

Por Genevra Pittman

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_127440.html

4 julio 2012

La mitad de la población española tiene el colesterol elevado

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:17
Según el Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular (ENRICA), del 46,4% de españoles que sufre hipercolesterolemia, sólo la mitad lo sabe.
La mitad de la población española padece colesterol elevado o hipercolesterolemia, y entre quienes presentan esta dolencia, sólo el 46,4% es consciente de ello. El dato corresponde a un artículo publicado en la Revista Española de Cardiología (REC) que analiza los resultados del estudio ENRICA (Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular de España), el primero realizado en España que permite extrapolar los datos a toda la población, y que incluye información de 11.554 pacientes.
Según se desprende de dicho trabajo, sólo el 23,7% de las personas que muestran cifras elevadas de colesterol están tratadas y el 13,2% se mantienen bien controladas. “Este escaso control es todavía más preocupante entre las personas diabéticas y las que ya padecen una enfermedad cardiovascular, ya que en su caso es el 40,5% y el 43,6% respectivamente los que están bien controlados”, avisa la Dra. Pilar Guallar-Castillón, miembro del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, miembro del CIBER de Epidemiología y Salud Pública y una de las autoras del trabajo.
Este estudio constata que 17,3 millones de españoles tienen elevado el colesterol LDL, que 10 millones tienen el colesterol HDL bajo y que 6,7 millones de españoles tienen los triglicéridos elevados. Por comunidades autónomas, las que presentan mejores cifras de colesterol y triglicéridos son el País Vasco, Navarra, Madrid y Valencia, mientras que Galicia, Canarias, Extremadura y Murcia son las que tienen peores cifras.
Dieta y actividad física
“Llama la atención que el 46% de los hipercolesterolémicos desconoce serlo, aunque el 64% de ellos refirió haberse medido el colesterol en el último año”, señala la Dra. Guallar-Castillón. “Creemos que este hecho podría deberse a que los médicos sólo informaban a los pacientes de este problema cuando superaban los antiguos puntos de corte, que consideraba ‘elevado’ el colesterol cuando éste era superior a los 240 mg/dl, aunque también puede deberse a problemas de comunicación médico-paciente”,, explica.
“En definitiva, este artículo pone de manifiesto una importante oportunidad de mejora porque se dispone de tratamientos eficaces y seguros para controlar la colesterolemia elevada y el riesgo cardiovascular asociado. Además, la oportunidad de mejora en el manejo higiénico-dietético también es importante, ya que la dieta y la actividad física pueden ayudar a normalizar la colesterolemia o reducir la necesidad de fármacos. Sólo el 76% de los hipercolesterolémicos diagnosticados refirieron recibir y seguir consejo dietético, y menos de la mitad, consejo sobre actividad física y control del peso. Por ello, todos los pacientes hipercolesterolémicos deberían recibir consejo estructurado y entrenamiento en cómo modificar su estilo de vida en una sociedad donde la dieta mediterránea tradicional se está deteriorando y aumenta el sedentarismo”, concluye la Dra. Guallar-Castillón.

13 junio 2012

La Sociedad Española de Arteriosclerosis defiende la seguridad de las estatinas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:25
lluis-massana-y-juan-pedri-botet
Según el responsable científico de la SEA, el Dr. Lluís Massana, se trata del grupo farmacológico con un mayor aval científico, pese a las advertencias de la FDA que cuestionaban su seguridad.
Tras 20 años de utilización en España, las estatinas continúan mostrando un excelente perfil de eficacia, seguridad y tolerancia y, por tanto, los pacientes que las toman pueden seguir haciéndolo con absoluta tranquilidad. Éste ha sido el mensaje que ha transmitido la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA) después de que la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos lanzase una serie de advertencias de seguridad en relación con el tratamiento con estatinas a pacientes que presentan niveles elevados de colesterol.
Esta declaración fue realizada  durante la rueda de prensa de presentación del 25° Congreso Nacional de la SEA que se celebró  el 8 de junio en Reus, Tarragona. En el acto estuvieron presentes el presidente de la SEA, Juan Pedro-Botet, el presidente del 25º Congreso Nacional SEA y presidente ejecutivo del Comité Científico de la SEA, Lluís Masana, y la vicepresidenta del Comité del Congreso, Rosa Solà.
“Es probablemente el grupo farmacológico cuyas indicaciones tienen un mayor aval científico, por lo que su utilización se basa plenamente en la evidencia científica”, explicó el presidente ejecutivo del Comité Científico de la SEA, quien añadió que “se calcula que por cada 40 mg de colesterol LDL que reducen las estatinas, las probabilidades de presentar un nuevo episodio cardiovascular grave se reducen un 20%”. Además, según el Dr. Lluís Masana, “su utilización en pacientes de alto riesgo reduce el riesgo vascular aproximadamente un 50%, es decir, a la mitad”.
En relación con la advertencia realizada por la FDA sobre la posibilidad de la aparición de alteraciones cognitivas asociadas al uso de estatinas, desde la SEA se aclaró que en ningún caso se ha vinculado el uso de estatinas con una mayor probabilidad de desarrollo de demencia tipo Alzheimer o similares. “Aunque esto está aclarado en el documento, la FDA hace referencia a un tipo de alteraciones de la memoria que no se han logrado definir con claridad, que son transitorias, reversibles e independientes del tipo de estatina, dosis y duración del tratamiento”, anotó el presidente ejecutivo del Comité Científico de la SEA.
JANO.es • 06 Junio 2012 18:41
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/sociedad/espanola/arteriosclerosis/defiende/seguridad/estatinas/_f-11+iditem-17256+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+07%2F06%2F2012

18 abril 2012

La hipercolesterolemia persistente es más frecuente en países con sistemas de atención a la salud más deficientes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:03
- En un estudio global de pacientes ambulatorios con alto riesgo de aterotrombosis, la hipercolesterolemia persistente fue más probable en personas que vivían en países con ingresos nacionales brutos más bajos, más desembolsos en atención a la salud y sistemas de atención a la salud menos eficientes [1].
Los investigadores analizaron datos del registro Reducción de Aterotrombosis para la Salud Continuada (REACH, por sus siglas en inglés). Este estudio se publicó el 9 de abril de 2012 en la versión en línea de Circulation.
La investigadora principal Dra. Elizabeth Magnuson (Saint Luke’s Mid America Heart Institute, Kansas City, MO) dijo a heartwire: “Después del ajuste con respecto a factores de riesgo al nivel del paciente e ingesta de materia grasa en los alimentos, observamos una variación significativa de las tasas de hipercolesterolemia y diversos factores al nivel del país fueron pronosticadores significativos de un incremento del riesgo”.
Dijo que el estudio tuvo un carácter explorador y no fue concebido para demostrar una relación causal, reconoció. Sin embargo, los hallazgos ayudan como guía para las decisiones de políticas por las autoridades sanitarias nacionales y resaltan la necesidad de «convocar el apoyo gubernamental a programas y políticas tendientes a prevenir el aumento persistente de la incidencia de enfermedades cardiovasculares».
La procuración de un menor riesgo de ECV
El registro REACH brindó una oportunidad para analizar de qué manera las cifras de colesterol total se relacionaban con seis variables de la economía nacional y de la asistencia sanitaria, incluidos dos índices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
REACH incorporó pacientes ambulatorios que tenían un mínimo de 45 años de edad y un riesgo de aterotrombosis debido a enfermedades establecidas (arteriopatía coronaria, ECV o arteriopatía periférica) o tres o más factores de riesgo cardiovasculares. El estudio actual comprendió 53.570 pacientes de Australia y de otros 35 países, entre ellos, de Asia, Oriente Medio, Europa, Norteamérica y Sudamérica, que contaban con datos sobre el colesterol total e índices económicos.
Se definió la hipercolesterolemia como una cifra de colesterol total de >200 mg/100 ml y se definió un antecedente de hiperlipidemia como un diagnóstico previo documentado de hiperlipidemia o el empleo notificado de tratamiento hipolipidemiante al incorporarse en el estudio.
Al inicio, 38% de los pacientes del registro REACH – que fluctuaban desde 24% de los pacientes de Finlandia hasta 73% de los pacientes de Bulgaria – presentaban hipercolesterolemia.
Por lo que respecta a los pacientes sin antecedente de hiperlipidemia, los investigadores no demostraron ninguna interrelación entre la hipercolesterolemia y las variables de desempeño económico al nivel del país y de eficiencia de los servicios de atención a la salud.
Sin embargo, en los pacientes con un antecedente de hiperlipidemia, las tasas de colesterol tendían a incrementarse conforme descendían la eficiencia de los servicios de atención a la salud y los índices económicos.
Las tasas de hipercolesterolemia en el estudio fueron muy altas en los países de Europa Oriental: Bulgaria, Hungría, Lituania, Rumanía, Rusia y Ucrania. Estos países también tuvieron peores calificaciones de desarrollo económico e índices de asistencia sanitaria de la OMS.
Los Estados Unidos mostraron las tasas más bajas de hipercolesterolemia, que fueron similares a los de otros países desarrollados, pero los gastos en atención a la salud fueron mucho más altos.
El portavoz y ex presidente de la AHA, Dr. Robert Bonow (Northwestern University, Chicago, IL) dijo a heartwire que el estudio “resalta una vez más que las enfermedades cardiovasculares representan un problema global”. Algunos de los países tuvieron tamaños de muestra pequeños (88 pacientes de Lituania frente a más de 21.000 pacientes en Estados Unidos) y el estudio no incluyó datos de India o de África, donde las enfermedades cardiovasculares son problemáticas.
El Dr. Steven Jones (Johns Hopkins University, Baltimore, MD), quien no colaboró en el estudio, dijo a heartwire: “Lo que me sorprendió fue que en Europa Oriental las cifras fueron terribles — probablemente impulsadas más por problemas de salud pública que por el acceso a los médicos”. Las tasas de hipercolesterolemia más bajas en los países occidentales al parecer reflejan medidas de salud pública que han instado a las personas a consumir menos grasas saturadas y eliminar las grasas trans.
El problema es complejo y se necesitan políticas más firmes
Aun cuando casi todos los pacientes con un antecedente de hiperlipidemia (91%) comunicaron utilizar estatinas, 31% de ellos tenían hiperlipidemia persistente, posiblemente debido a que la dosis era demasiado baja o el costo del desembolso era demasiado bajo o los pacientes no cumplían con el tratamiento, dijo Magnusson.
La Iniciativa del Millón de Corazones [2,3]- que comprende la meta de aumentar la tasa de tratamiento eficaz de la hipercolesterolemia desde 33% hasta 65% – es un buen ejemplo de una política de salud pública para abordar la morbilidad de las enfermedades cardiovasculares, terminó diciendo Magnuson. El grupo afirma:”Los esfuerzos de esta naturaleza son decisivos”.
Artículo original en inglés, heartwire; 9 abr. 2012) Kansas City, EE UU 
  10 ABR 2012 09H56 EST
Referencias
1. Venkitachalam L, Wang K, Porath A, et al on behalf of the REACH Registry Investigators. Global variation in the prevalence of elevated cholesterol in outpatients with established vascular disease or 3 cardiovascular risk factors according to national indices of economic development and health system performance. Circulation 2012; DOI:10.1161/CIRCULATIONAHA.111.064378. Disponible en: http://circ.ahajournals.org.
2. Department of Health and Human Services. New public-private sector initiative aims to prevent 1 million heart attacks and strokes in five years [press release]. September 13, 2011.
3. Frieden TR, Berwick DM. The “Million Hearts” initiative — preventing heart attacks and strokes. N Engl J Med 2011; DOI:10.1056/NEJMp1110421.
Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus