Diabetes mellitus

1 Junio 2013

Fármaco lixisenatida refuerza la acción de la insulina en el control diabético

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:19

 Agregarle lixisenatida al tratamiento con insulina induce una mejoría en los diabéticos que no responden adecuadamente a la terapia oral.
“En general, el control de la glucosa en ayunas de los pacientes con diabetes tipo 2 es más efectivo que el control de los picos de glucosa después de las comidas”, dijo el doctor Matthew C. Riddle.
“El estudio GetGoal-Duo 1 demostró que una inyección matinal de lixisenatida (Sanofi), un nuevo agonista del receptor de GLP-1, sería una nueva opción para mejorar los niveles de glucosa después de las comidas si la insulina controla la glucosa en ayunas”, agregó.
En la revista Diabetes Care, el equipo de Riddle, de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, en Portland, publica los resultados de un estudio de cohorte sobre pacientes con diabetes desde hacía alrededor de 9,2 años. Todos tomaban metformina.
Durante 12 semanas, utilizaron la insulina glargina, titulada sistemáticamente.
El nivel de HbA1C cayó del 8,6 al 7,6 por ciento. A los 446 pacientes con niveles de glucosa en ayunas en o por debajo de 7,8 mmol/L y HbA1c de entre el 7 y el 9 por ciento, el equipo los dividió en dos grupos que, al azar, utilizaron 20 mg de lixisenatida o placebo durante 24 semanas. La titulación de la insulina continuó.
La lixisenatida redujo los niveles de HbA1C aún más que el placebo (un 0,71 versus un 0,40 por ciento). Muchos más pacientes en tratamiento activo alcanzaron un nivel de HbA1C por debajo de 7 por ciento (un 56,9 versus un 38 por ciento).
El fármaco también redujo mucho más la glucosa en sangre (3,2 mmol/L) a las dos horas del desayuno.
Ambos grupos engordaron, pero significativamente menos con el uso de lixisenatida (0,3 versus 1,2 kg).
La hiploglucemia aumentó levemente con el uso de lixisenatida. Las náuseas y los vómitos fueron los efectos adversos más comunes y causaron la suspensión del tratamiento en el 4 por ciento de los casos.
Las reacciones cutáneas en el sitio de la inyección se triplicaron en el grupo tratado con lixisenatida, pero sólo dos pacientes suspendieron el tratamiento por ese motivo.
Para los autores, “este enfoque terapéutico merece ser considerado un método alternativo para intensificar el tratamiento cuando no se alcanza la meta de HbA1c después del inicio del tratamiento con insulina basal”.
Por David Douglas
NUEVA YORK (Reuters Health) -
FUENTE: Diabetes Care, 2013
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_136705.html

18 Julio 2012

Añadir exenatida al tratamiento con insulina en diabetes tipo 2 mejora el control glucémico

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 16:43
Se trata del único agonista de receptores de GLP-1 aprobado como terapia adyuvante a un régimen con insulina.
La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha anunciado la autorización de comercialización del fármaco de Lilly y Amylin para la diabetes tipo 2, exenatida dos veces al día (Byetta), como terapia coadyuvante a insulina basal, con o sin metformina o pioglitazona, para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2, en pacientes adultos que no hayan alcanzado un adecuado control glucémico con estos medicamentos. Se trata del único agonista del receptor de GLP-1 disponible con esta nueva indicación.
“Esta autorización de comercialización de exenatida dos veces al día como terapia coadyuvante a insulina basal nos permite cumplir uno de nuestros objetivos en Lilly Diabetes, como es el de ampliar las opciones terapéuticas para aquellas personas que viven con diabetes y que todavía hoy no encuentran solución adecuada a sus necesidades de tratamiento”, comenta el Dr. Jesús Reviriego, gerente del Departamento Médico de Lilly Diabetes.
Añadir exenatida dos veces al día al tratamiento con insulina basal, en personas con diabetes tipo 2, mejora el control glucémico general y postprandial, favorece la pérdida de peso y disminuye otros factores de riesgo cardiovascular, sin aumento del riesgo de hipoglucemias y con una menor necesidad de incrementar la dosis de insulina (frente al brazo de control).
JANO.es • 16 Julio 2012 12:43

1 Mayo 2010

The Lancet publica nuevos datos que demuestran que la eficacia de liraglutida es superior a la de sitagliptina para el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:40

La publicación médica The Lancet acaba de publicar en su sitio web los resultados del primer estudio dedicado a comparar a liraglutida, un análogo del péptido similar al glucagón-1 (GLP-1) humano de una única administración diaria, con un inhibidor de DPP- 4 denominado sitagliptina. Dicho estudio, de 26 semanas, mostró que liraglutida produce una significativa reducción de la hemoglobina glicosilada (HbA1c), la glucosa plasmática en ayunas y el peso corporal, en comparación a sitagliptina, logrando mayor o igual satisfacción general con el tratamiento1.
Además, significativamente más pacientes lograron alcanzar el objetivo de HbA1c, que debe ser menor a 7.0% (según la Asociación Americana de Diabetes, ADA, por sus siglas en inglés). Cerca del doble de los participantes del estudio que recibieron liraglutida alcanzaron el objetivo de la ADA comparado con el grupo que recibió sitagliptina (56% y 44% en el grupo de pacientes tratados con liraglutida con dosis de 1.8 mg y de 1.2 mg versus un 22% en el grupo tratado con sitagliptina).
“Los datos obtenidos indican claramente que liraglutida, en ambas dosis, fue más eficaz que sitagliptina para controlar la glucosa en sangre en pacientes con diabetes tipo 2, con el beneficio adicional del descenso de peso”, explicó el Dr. Richard Pratly, de la Unidad de Medicina Transnacional de Diabetes y Metabolismo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vermont en Burlington. “Habiendo tantos pacientes luchando todavía por disminuir el nivel de azúcar en sangre, liraglutida representa una alternativa novedosa y eficaz”.

El estudio, a 26 semanas, aleatorizado, de grupo paralelo y abierto, comparó la seguridad y eficacia de las dos dosis recomendadas de liraglutida, de una única administración diaria (1.2 mg y 1.8 mg) con sitagliptina, una vez al día (100 mg), ambas en combinación con metformina. La investigación, realizada en Europa y América del Norte, evaluó a 665 pacientes con diabetes tipo 2 que no tenían un control adecuado con un tratamiento diario de metformina sola en dosis ≥ 1.500 mg.
Principales hallazgos del estudio:
- liraglutida logra una reducción superior del nivel de HbA1c versus sitagliptina (1.50% y 1.24% respectivamente para liraglutida, en dosis de 1.8 mg y 1.2 mg, y 0.90% para sitagliptina).
- El descenso promedio de GPA fue significativamente superior con liraglutida (2.14 mmol/l [38.5 mg/dl] y 1.87 mmol/l [33.7 mg/dl] respectivamente para liraglutida en dosis de 1.8 mg y 1.2 mg, y 0.83 mmol/l [15 mg/dl] para sitagliptina).
- Con liraglutida se obtuvo una reducción del peso corporal significativamente mayor (3.38 kg [7.44 lbs] y 2.86 kg [6.29 lbs] respectivamente para liraglutida en dosis de 1.8 mg y 1.2 mg, 0.96 kg [2.11 lbs] para sitagliptina).
Dentro de los objetivos secundarios del estudio se incluyó el Cuestionario de Satisfacción del Tratamiento de la Diabetes (DTSQ), una herramienta de medición validada que se utiliza en muchos estudios de diabetes con el fin de determinar el grado de satisfacción del paciente con la terapia.
Al comparar liraglutida 1,8 mg con sitagliptina, la mejoría en la satisfacción global fue significativamente mayor para liraglutida, mientras que al comparar liraglutida 1,2 mg con sitagliptina la satisfacción con ambos tratamientos fue similar. En lo que concierne a la percepción de conveniencia del tratamiento, no se registraron diferencias globales entre una u otra terapia (medicación oral versus inyectable).
Liraglutida y sitagliptina fueron bien tolerados. Inicialmente se registró un índice mayor de náuseas en los pacientes tratados con dosis de 1.8 mg de liraglutida (27%) y 1.2 mg (21%) que en el grupo que recibió sitagliptina (5%). Sin embargo, las náuseas producidas por liraglutida fueron transitorias: la mayoría de los episodios se registraron al inicio del tratamiento con pocos casos de suspensión del mismo. Al cabo de unas semanas, la prevalencia de náuseas en este grupo era similar al grupo medicado con sitagliptina.

Tratamientos basados en el uso de incretinas
Liraglutida y sitagliptina son dos antidiabéticos basados en las incretinas. Liraglutida es el primer análogo del péptido similar al glucagón-1 (GLP-1) humano de una única administración diaria que imita las acciones naturales de la hormona GLP-1, mientras que sitagliptina, un inhibidor de DPP-4 actúa bloqueando la enzima responsable de la degradación del GLP-1 y otras sustancias.

Tanto la Asociación Americana de Diabetes, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes2, la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos y el Colegio Norteamericano de Endocrinología3, reconocen a los análogos del GLP-1 como agentes terapéuticos adyuvantes eficaces para pacientes que no responden al tratamiento con metformina y cambios en el estilo de vida.

Acerca de Liraglutida
Liraglutida es el primer análogo del péptido similar al glucagón-1 (GLP-1) humano con una homología del 97% con el GLP-1 natural.
Al igual que el GLP-1 natural, liraglutida actúa estimulando las células beta para que liberen insulina sólo cuando se registra un nivel elevado de azúcar en sangre. Como el mecanismo de acción depende del nivel de glucosa, la droga está asociada con un bajo índice de hipoglucemias. El vaciamiento gástrico más lento también está involucrado en el mecanismo de descenso de glucosa. Liraglutida fue aprobado por la FDA de los EE.UU el 25 de enero de 2010 como tratamiento adyuvante a dieta y ejercicio para mejorar el control de azúcar en sangre en pacientes adultos con diabetes tipo 2.

Fue aprobada por la Comisión Europea en los 27 países integrantes de la Unión Europea el 3 de julio de 2009. Desde marzo de 2010, también se obtuvo la aprobación regulatoria en Japón, Noruega, México, Islandia, Suiza, Líbano, India, Macedonia y Brasil. El producto se lanzó comercialmente en los Estados Unidos y en Reino Unido, Alemania, Francia y Dinamarca y en muchos otros países de Europa. Se espera que, durante 2010, liraglutida llegue a nuevos mercados. En agosto de 2009 se presentó la correspondiente solicitud de aprobación en China. Todavía se aguarda la decisión de las autoridades regulatorias de ese país.

Referencias:

1 Pratley RE, Nauck M, Bailey T, Montanya E, Cuddihy R, Filetti S, Thomsen AB, Søndergaard RE, Davies M, para el Grupo de Estudio 1860-LIRA-DPP-4. Liraglutida versus sitagliptina en pacientes con diabetes tipo 2 que no alcanzaron el control glucémico adecuado con metformina: un estudio a 26 semanas, aleatorio, de grupo paralelo, a etiqueta abierta. Lancet 2010; 375 (9724):1447–1456.

2 Nathan DM, Buse JB, Davidson MB, y otros. Manejo de la Hiperglucemia en pacientes con Diabetes tipo 2: Consenso Algorítmico para el Inicio y los Ajustes del Tratamiento. Declaración de la Asociación Norteamericana de Diabetes y la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes. Diabetes Care 2009; 32(1):193–203.

3 Rodbard HW, Jellinger PS, Davidson JA, y otros. Conclusiones de la Asociación Norteamericana de Endocrinología Clínica / Panel de Consenso del Colegio Norteamericano de Endocrinología acerca de la Diabetes M. Tipo 2: Algoritmo para el Control Glucémico. Endocrine Practice 2009; 15(6): Septiembre/Octubre.

Victoza® (liraglutida) es marca registrada de Novo Nordisk A/S
Januvia® (sitagliptina) es marca registrada de Merck Sharp & Dohme Corp., subsidiaria de Merck & Co. Inc.

http://www.noticiasmedicas.es/medicina/noticias/2641/1/The

25 Julio 2009

Asociación de Exenatida con las enzimas del hígado en pacientes con diabetes tipo 2.

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:30

Introducción:
 Exenatida es un agonista del receptor del péptido similar al glucagon tipo 1(GLP-1)  y se ha demostrado que puede revertir  la esteatosis hepática  en el modelo animal de hígado graso. La meta del actual estudio era mirar la asociación de las enzimas del hígado en los pacientes que habían terminado la terapia con exenatida por un período de un año.

Métodos:
Durante 2 años, se incluyeron a 31 pacientes diabetes tipo 2 que habían utilizado la exenatida por un período de un año y se le habían realizado determinaciones de enzimas hepáticas al inicio  y al año de iniciar el estudio.

Resultados:
De los 40 pacientes que habían completado el tratamiento con exenatida, 31 tenían realizadas determinaciones de las enzimas AST y ALT al inicio y al año. La media de edad para el grupo fue de 56 ± 8.4 años. Al finalizar el año de la investigación ellos habían alcanzado una disminución en la AST y la ALT de 6.6 U/L y 7 U/L respectivamente. No existió correlación entre los cambios en el peso y en los niveles de AST y ALT. Al iniciar el estudio 13 pacientes presentaban ligera elevación  en   los  niveles  de  enzimas hepáticas
( AST y/o ALT ≥ 35 U/L).      Después de completar un año de tratamiento con el exenatida  8 de los 13 pacientes (62%) normalizaron los valores de las enzimas.

Conclusiones:     En pacientes con diabetes mellitus tipo 2 el  tratamiento con la  exenatida  produce una disminución de las enzimas AST y  ALT independiente de  la pérdida de peso sola o de la pérdida de peso junto con la reducción de los niveles de hemoglobina glicosilada.

Fuente:
Endocrinologist. 19(3):114-115, May/June 2009.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Otro blog más de Art