Diabetes mellitus

18 febrero 2015

Localizaciones en el ADN y su relación con la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:49

gen-molecula

Recientes investigaciones aportan  más evidencias de la influencia de los genes sobre la obesidad.
Estos  hallazgos pueden ayudar a explicar por qué ciertas personas son más propensas a aumentar de peso y a contraer enfermedades relacionadas con la obesidad. Un grupo de investigadores analizaron muestras genéticas de más de 300,000 personas e identificaron más de 140 localizaciones en sus muestras de ADN que podrían tener un papel en la obesidad. También localizaron  vías biológicas que tenían un papel importante en el peso corporal y en la distribución de la grasa corporal.
Estos resultados son presentados en dos investigaciones sobre la temática que fueron publicados el 11 de febrero en la revista Nature. De acuerdo a sus observaciones se considera un primer paso para  la identificación de los genes individuales implicados en la forma y el tamaño corporal, según los investigadores. Algunas de las proteínas producidas por los genes deben servir como objetivo para el desarrollo de nuevos medicamentos para combatir el sobrepeso corporla y  la obesidad.
Uno de los estudios se centró en los genes que afectan al lugar en que se almacena la grasa en el cuerpo, que afecta al riesgo para la salud. Por ejemplo, las personas con más grasa en el abdomen tienen más probabilidades de sufrir afecciones metabólicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares que las que tienen más grasa en las caderas o distribuida por todo el cuerpo.
“Necesitamos conocer estas localizaciones genéticas porque los distintos depósitos de grasa suponen riesgos distintos para la salud”, dijo en un comunicado de prensa del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan la autora principal, Karen Mohlke, profesora de genética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte.
“Si podemos averiguar qué genes influyen en el lugar donde se deposita la grasa, eso podría ayudarnos a comprender el mecanismo biológico que conduce a varias afecciones de la salud, como la resistencia a la insulina y la diabetes, el síndrome metabólico y las enfermedades cardiacas”, explicó.
El otro estudio observó el vínculo entre los genes y el índice de masa corporal (IMC), un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y en el peso. Los investigadores dijeron que hallaron 97 asociaciones genéticas vinculadas con el IMC. También hallaron que las localizaciones genéticas asociadas con el IMC estaban vinculadas con áreas que controlan factores como el apetito y el uso energético.
“Nuestro trabajo muestra con claridad que la predisposición a la obesidad y un IMC más alto no se deben a un solo gen o un solo cambio genético”, señaló en el comunicado de prensa la Dra. Elizabeth Speliotes, autora principal del estudio del IMC. Speliotes es profesora asistente de medicina interna y de medicina computacional y bioinformática del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan.
“La gran cantidad de genes hace que sea menos probable que una solución para vencer a la obesidad funcione para todo el mundo, y abre la puerta a maneras posibles que podemos usar las pistas genéticas para que nos ayuden a vencer a la obesidad”, añadió.
El próximo paso, dijeron los investigadores, es averiguar exactamente cómo funcionan los genes y cómo influyen en que  las personas se hagan más susceptibles a la obesidad.

FUENTE: University of Michigan Health System, news release, Feb. 11, 2015
HealthDay

29 enero 2015

Paracaídas, ciencia y sentido común: la Medicina Basada en la Evidencia como clave para la información científica relevante en materia sanitaria

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 15:54

Dr. Cs. Jorge A. Bergado,I Dr. Cs. Luis Carlos Silva AyçaguerII
I Centro de Restauración Neurológica. La Habana, Cuba.
II Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas-Infomed. La Habana, Cuba.

Revista  Cubana de Información en Ciencias de la Salud

No debe ser demasiado estricto el tratamiento a diabéticos mayores

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:48

ancianos

Muchos pacientes en edad avanzada  con diabetes quizás se expongan a daños potenciales porque sus médicos intentan mantener un control demasiado estricto de sus niveles de glucemia, según  un reciente estudio.
Los investigadores hallaron que casi dos terceras partes de los diabéticos mayores que tienen mala salud han sido asignados a un régimen de gestión de la diabetes que controla la glucemia en forma estricta, buscando unos niveles objetivos de hemoglobina A1C de menos del 7%.
Pero esos pacientes están alcanzando esa meta a través del uso de fármacos que los pone en un riesgo más alto de hipoglucemia, que puede provocar arritmias cardiacas, y mareo o pérdida de la consciencia, dijeron los investigadores.
Además, un control estricto de la diabetes no pareció beneficiar a los pacientes, informan los investigadores en la edición del 12 de enero de la revista JAMA Internal Medicine. El porcentaje de adultos mayores diabéticos con mala salud no cambió en más de una década, incluso aunque muchos se habían sometido a años de tratamiento agresivo de la hiperglucemia.
“Hay evidencias crecientes de que un control estricto del azúcar en sangre puede resultar nocivo para las personas mayores, y las personas mayores son más susceptibles a la hipoglucemia”, apuntó la autora líder, la Dra. Kasia Lipska, profesora asistente de endocrinología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale. “Más de la mitad de estos pacientes estaban siendo tratados con medicamentos que tienen pocas probabilidades de beneficiarles, y que pueden provocar problemas”.
La diabetes es común en las personas a partir de los 65 años. Pero los médicos han tenido dificultades para idear la mejor forma de gestionar la diabetes en los adultos mayores junto con otros problemas de salud que por lo general presentan, comentaron los investigadores en la información de respaldo del estudio.
En los adultos más jóvenes y más sanos, la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) recomienda que la terapia tenga el objetivo de un nivel de hemoglobina A1C de menos del 7 por ciento, mientras que la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (American Association of Clinical Endocrinologists) recomienda un objetivo de menos del 6.5 por ciento, anotaron los autores. La prueba de la A1C ofrece una instantánea de los niveles promedio de azúcar en sangre en los últimos dos o tres meses.
Al controlar estrictamente los niveles de azúcar en sangre, los médicos esperan evitar las complicaciones de la diabetes, como el daño orgánico, la ceguera y las amputaciones debidas al daño nervioso en las extremidades.
En este estudio, los autores analizaron datos de 2001 a 2010 sobre 1,288 pacientes de diabetes que tenían a partir de 65 años de edad que participaron en una encuesta de EE. UU.
Los pacientes se dividieron en tres grupos según su estado de salud: A alrededor de la mitad se les consideraba relativamente sanos a pesar de su diabetes; el 28 por ciento tenían una salud compleja/intermedia, y también sufrían de tres o más afecciones crónicas o tenían dificultades para realizar algunas tareas cotidianas básicas. Aproximadamente el 21 por ciento tenían una salud compleja/mala, y dependían de la diálisis o tenían problemas con las actividades de la vida cotidiana.
En general, el 61.5 % de esos pacientes habían logrado un control estricto de la glucemia, y poco más de la mitad lo habían hecho usando fármacos que pueden reducir los niveles de ésta en forma dramática. Éstos incluyen a la insulina y a las sulfonilureas, un fármaco que hace que el páncreas produzca más insulina.
Las personas con diabetes no producen insulina, una hormona necesaria para convertir los alimentos en energía, o las células no la procesan de forma adecuada.
A pesar de ese tratamiento agresivo, las proporciones de diabéticos mayores con buena o mala salud no cambiaron significativamente en el periodo de 10 años del estudio, lo que plantea dudas sobre si los médicos están tratando a esos pacientes en exceso sin un beneficio real, señaló Lipska.
“No creo que debamos usar insulina ni sulfonilureas en los pacientes mayores”, dijo. “Este estudio muestra que tratamos agresivamente con estos fármacos a las personas con una salud más mala y eso no hace ninguna diferencia”.
El Dr. Alan Garber, del Colegio de Medicina Baylor en Houston, dijo que el estudio cuestiona el uso de insulina y sulfonilureas para tratar la diabetes en los adultos mayores, pero que no necesariamente invalida la meta de un control preciso de la glucemia.
“Creo que es muy interesante que el estudio muestre que ciertos fármacos producen resultados adversos, pero que concluya que el problema es la meta del tratamiento, y no el medicamento”, apuntó Garber, profesor de diabetes, endocrinología y metabolismo. “Una conclusión igual de válida es que muestra que muchos medicamentos más recientes, que ensayos múltiples han comprobado que tienen unos resultados superiores respecto a la hipoglucemia, se deberían haber utilizado en los pacientes en riesgo de hipoglucemia”.
Pero tanto Garber como Lipska se mostraron de acuerdo en que para los pacientes mayores de diabetes, un plan de tratamiento “generalizado” para la enfermedad no funciona.
“Debemos individualizar la gestión de la diabetes, lo que incluye las metas”, planteó Garber. “Para algunos individuos, quizá los objetivos tradicionales sean demasiado bajos para su capacidad de tolerarlos. Por otro lado, hay que intentar darles fármacos con un riesgo bajo de hipoglucemia”.
Lipska dijo que “animaría a las personas a hablar con el médico para intentar comprender mejor cuáles son los beneficios potenciales y cuáles son los riesgos del tratamiento. No hay una meta universal para todos”.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Kasia Lipska, M.D., assistant professor, endocrinology, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Alan Garber, M.D., Ph.D., professor, diabetes, endocrinology and metabolism, Baylor College of Medicine, Houston, Texas; Jan. 12, 2015, JAMA Internal Medicine

22 enero 2015

Una de cada tres personas con diabetes tipo 1 sigue produciendo insulina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:25

inyeccion-sc

Aunque el hecho de que las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina está ampliamente aceptado, un estudio reciente sugiere lo contrario. Alrededor de una tercera parte producen la hormona mucho tiempo después del diagnóstico.
La producción residual de insulina puede continuar durante más de cuatro décadas, informaron los investigadores en una edición reciente de la revista Diabetes Care. Sus hallazgos podrían ayudar a evitar el diagnóstico erróneo de la diabetes tipo 1 como diabetes tipo 2, que es más común, y mejorar los tratamientos para el control de la glucemia.
“Otros estudios han mostrado que algunos pacientes de diabetes tipo 1 que han vivido con la enfermedad durante muchos años siguen segregando insulina, y la suposición ha sido que esos pacientes son excepcionales”, comentó la autora principal del estudio, la Dra. Carla Greenbaum, directora del Centro de Operaciones del Biobanco de Intercambio de DT1, un repositorio de muestras biológicas de la diabetes tipo 1.
“Por primera vez, podemos decir de forma definitiva que esos pacientes son un verdadero subgrupo de la población con diabetes tipo 1, lo que tiene importantes implicaciones clínicas y para la política sanitaria”, señaló en un comunicado de prensa de la revista.
En todo el mundo, alrededor de 35 millones de personas sufren de diabetes tipo 1, dijeron los investigadores. La enfermedad autoinmune provoca la destrucción de las células que producen la insulina en el páncreas, lo que significa que los pacientes deben recibir inyecciones de insulina o una bomba de insulina.
Los investigadores examinaron muestras de diabetes tipo 1 de más de 900 personas de 5 a 88 años de edad, y encontraron que el péptido C, un subproducto de la producción de insulina, estaba presente en pacientes de todas las edades.
Pero el péptido C se encontró con mayor frecuencia y en mayores concentraciones en los que habían sido diagnosticados en la adultez. Entre los que habían tenido diabetes tipo 1 entre tres y cinco años, el péptido C se encontró en el 78 por ciento de los diagnosticados tras los 18 años de edad, y en menos de la mitad de los diagnosticados antes de los 18.
Además, el 16 por ciento de los diagnosticados en la adultez y el 6 por ciento de los diagnosticados en la niñez tenían péptido C residual más de cuatro décadas después, hallaron los investigadores. Concluyeron que hay diferencias clave entre la diabetes tipo 1 diagnosticada en la niñez y la que se desarrolla en la adultez.
“Estos hallazgos otorgan más credibilidad a la investigación que se está llevando a cabo sobre las terapias dirigidas que prolongarían la producción de insulina, ayudando a los pacientes de diabetes tipo 1 a gestionar mejor su enfermedad y a reducir las complicaciones”, aseguró en el comunicado de prensa la coautora del estudio, Asa Davis, gerente de programa del Intercambio de la DT1. “Por ejemplo, ya se están estudiando tratamientos potenciales de inmunoterapia con esa meta en mente, y nuestros hallazgos resaltan que las personas diagnosticadas a una edad temprana quizá tengan más probabilidades de beneficiarse de esos métodos”.
Los investigadores también dijeron que sus hallazgos podrían tener implicaciones importantes para las políticas, anotando que muchos casos de diabetes tipo 1 quizá no cumplan con los requisitos para la bomba de insulina de las aseguradoras federales o privadas, que se basan en la falta de producción de insulina.

FUENTE: Benaroya Research Institute at Virginia Mason, news release, Dec. 19, 2014
HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150205.html

La idea de la obesidad sana es un mito

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:19

Las personas con mucho peso acaban teniendo una mala salud con el tiempo, hallan unos investigadores.
obeso-pintura
La idea de una obesidad potencialmente sana es un mito, y la mayoría de personas obesas acaban teniendo una mala salud y enfermedades crónicas a lo largo del tiempo, afirma un nuevo estudio británico.
La “paradoja de la obesidad” es una teoría que plantea que la obesidad podría mejorar las probabilidades de algunas personas de sobrevivir a algunas enfermedades, como la insuficiencia cardiaca, señaló el investigador líder, Joshua Bell, estudiante doctoral del departamento de epidemiología y salud pública del Colegio Universitario de Londres.
Pero una investigación que siguió la salud de más de 2,500 hombres y mujeres británicos durante dos décadas halló que la mitad de las personas consideradas inicialmente como “obesos sanos” terminaron contrayendo una mala salud con el paso de los años.
“La obesidad sana es como una fase, en lugar de algo que se mantiene con el tiempo”, dijo Bell. “Es importante tener una perspectiva a largo plazo sobre la obesidad sana, y tener en cuenta las tendencias a largo plazo. Siempre que la obesidad persista, la salud tiende a empeorar. Parece ser un estado de alto riesgo”.
La paradoja de la obesidad surge de la investigación con personas que tienen sobrepeso pero que no sufren de problemas relacionados con la obesidad, como la hipertensión, el colesterol malo ni azúcar elevado en sangre, comentó el Dr. Andrew Freeman, director de cardiología clínica de National Jewish Health, en Denver.
Algunos estudios han encontrado que las personas en esa categoría parecen ser menos propensas a morir de enfermedades cardiacas y enfermedad renal crónica que las personas con un índice de masa corporal más bajo, dijo Freeman, aunque la ciencia también ha probado que la obesidad aumenta el riesgo general de enfermedades cardiacas, diabetes y algunas formas de cáncer.
Nadie sabe cómo funciona la paradoja de la obesidad, pero algunos han especulado que las personas con un peso adicional quizá tengan unas existencias extras de energía que pueden utilizar si se enferman de forma aguda, dijo Freeman.
Para probar esa teoría, los investigadores del Colegio Universitario de Londres siguieron la salud de 2,521 hombres y mujeres de 39 a 62 años de edad. Midieron el índice de masa corporal (un cálculo basado en el peso y la estatura), el colesterol, la presión arterial, el azúcar en sangre en ayunas y la resistencia a la insulina de cada participante, y les calificaron como una persona obesa o no obesa y sana o no sana.
Alrededor de una tercera parte de las personas obesas no tenían factores de riesgo de enfermedad crónica al inicio del estudio, y se calificaron como obesos sanos.
Pero con el tiempo, ese grupo comenzó a contraer factores de riesgo de enfermedad crónica. Tras diez años, alrededor del 40 por ciento se habían convertido en obesos no sanos, y a los 20 años el 51 por ciento habían caído en la categoría de no sanos, halló el estudio.
Las personas no obesas no sanas también contrajeron una mala salud con el tiempo, pero a un ritmo más lento. Tras dos décadas, el 22 por ciento se habían convertido en no sanos pero seguían delgados, y alrededor del 10 por ciento se habían convertido en obesos sanos o no sanos.
Solo el 11 por ciento de las personas que comenzaron como obesos sanos perdieron peso y se convirtieron en no obesos sanos, hallaron los investigadores.
Este estudio sugiere que las personas obesas al final contraen factores de riesgo como azúcar alto en sangre y colesterol malo que conducen a enfermedades crónicas y a la muerte, advirtieron Bell y Freeman.
“Mientras más tiempo es obesa una persona, más probable es que se produzcan daños”, planteó Freeman. “Muy raras veces he visto personas que son obesas a largo plazo que no sufren de una afección que amerite tratamiento”.
Bell dijo que los hallazgos plantean que las personas que son obesas deben tratar de perder peso, aunque no presenten ningún factor de riesgo en el presente.
“Todos los tipos de obesidad ameritan tratamiento, incluso los que parecen ser saludables, porque conllevan un riesgo alto de declive en el futuro”, comentó.
Los hallazgos aparecen en una carta del 5 de enero en la revista Journal of the American College of Cardiology.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Joshua Bell, doctoral student, University College London, department of epidemiology & public health; Andrew Freeman, M.D., F.A.C.C., director, clinical cardiology, National Jewish Health, Denver; Jan. 5, 2015, Journal of the American College of Cardiology

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150285.html

La ONU informa que la epidemia de ébola está disminuyendo

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:14

El doctor David Nabarro, funcionario responsable de lucha contra el ébola en la ONU, aseguró ayer que quedan al menos 50 núcleos de ébola en los tres países del África Occidental más afectados por la pandemia, toda vez que los casos nuevos están disminuyendo y la letal enfermedad será derrotada.
La OMS indicó que en la semana anterior, Guinea registró su número más bajo de casos totales de ébola por semana desde mediados de agosto. Liberia tuvo su total más pequeño desde la primera semana de junio y no confirmó casos nuevos hasta los últimos dos días de la semana. Y los nuevos casos en Sierra Leonabajaron por segunda semana a su punto más bajo desde el final de agosto.
Sin embargo, Nabarro advirtió de que “aún hay cifras de casos nuevos que son alarmantes, y hay puntos calientes que están apareciendo en lugares que me hacen pensar que aún hay bastante de la enfermedad que no estamos viendo”.
Hay “al menos 50 microbrotes” activos, y las cadenas de transmisión del virus “aún están por comprender”, dijo.
El actual brote de ébola ha sido el peor en la historia mundial. Según el último informe de la OMS publicado el miércoles, ha sumado más de 21 mil casos y 8 mil 300 muertes. La cifra de muertos en Liberia hasta el pasado domingo era de 3 mil 538, seguida por las 3 mil 62 muertes en Sierra Leona y las mil 814 de Guinea.
La clave, dijo Nabarro, es conseguir que las comunidades locales cambien sus rituales tradicionales de curación y funerales, así como prácticas de enterramiento que implican mucho contacto con fluidos corporales que contagian el ébola.
En algunos casos, las pruebas sugieren que hasta 50 personas se infectaron en un solo funeral, dijo.
Nabarro explicó que la campaña nacional e internacional por unas prácticas seguras de sanación y enterramiento, aislamiento de los posibles casos y tratamiento rápido para las víctimas de ébola está funcionando. Pero pidió más respaldo internacional, incluyendo “detectives de virus” que puedan identificar dónde hay casos, “antropólogos que puedan contarnos cómo reaccionan las comunidades”, y gestores que se aseguren de que los centros de tratamiento están bien equipados.
(Tomado de Reuters)

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/01/16/la-onu-informa-que-la-epidemia-de-ebola-esta-disminuyendo/

7 enero 2015

La metformina, puede ser segura en enfermedad renal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:09

El tratamiento más popular para la diabetes tipo 2, metformina, puede ser más seguro para los pacientes con enfermedad renal de leve a moderada de lo que sugieren las guías de uso.
Durante 20 años, la metformina se ha utilizado en Estados Unidos para reducir el azúcar en sangre en personas con diabetes tipo 2. La mayoría de los expertos consideran que es el mejor tratamiento.
A pesar de su alto perfil de seguridad, la FDA ha recomendado desde hace tiempo que la metformina no se prescriba a los pacientes con insuficiencia renal leve a moderada  debido al riesgo de acidosis láctica, una condición potencialmente grave. Pero eso se ha puesto en duda.
Investigadores de la Universidad de Yale, Estados Unidos, realizaron una revisión sistemática de la investigación publicada para evaluar el riesgo de acidosis láctica con metformina en pacientes diabéticos con insuficiencia renal leve a moderada.
El hallazgo es clave porque los médicos suelen evitar o detener la prescripción de metformina a pacientes mayores con diabetes que lo necesitan.
El estudio ha sido publicado por los investigadores de la Universidad de Yale, Estados Unidos, en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA).(doi:10.1001/jama.2014.15298)diciembre 26/2014  (Diario Médico)
Silvio E. Inzucchi, Kasia J. Lipska, Helen Mayo, Clifford J. Bailey, Darren K. McGuire.Metformin in Patients With Type 2 Diabetes and Kidney DiseaseA Systematic Review.JAMA. 2014;312(24):2668-2675.

Diapedia: Textos sobre diabetes

Filed under: Revistas — Arturo Hernández Yero @ 11:04

Diapedia. Una iniciativa de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes

diapedia

29 diciembre 2014

Síndrome hiperosmolar hiperglucémico

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:16

La tasa de mortalidad es de hasta el 20%, muy superior a la de los pacientes con acidosis diabética

Del sitio IntraMed

Más de siete mil muertos y 19 mil contagios por Ébola, según reporte de la OMS

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:11

ebolacuba

El número de muertos por la epidemia del Ébola se elevó a 7.693 muertos y 19.695 casos registrados en los tres países más afectados de África occidental según el balance publicado el viernes por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En total, el virus ya ha matado a 7.708 personas en todo el mundo.
– Sierra Leona –
Sierra Leona, donde se ha registrado el mayor número de casos, contabilizó 9.203 casos y 2.655 muertos hasta el 24 de diciembre.
-Liberia-
En Liberia, que fue el país más afectado durante los primeros meses, se ha reducido la propagación del virus. El 20 de diciembre, el balance era de 7.862 casos, de los cuales 3.384 casos mortales.
– Guinea –
En Guinea, donde la epidemia estalló hace un año, se han registrado 2.630 casos y 1.654 muertes.
– Los otros países afectados –
Fuera de estos tres países, el balance de fallecidos a causa del virus permanece prácticamente intacto: seis en Mali, donde el último paciente dio negativo el 6 de diciembre, uno en Estados Unidos y ocho en Nigeria.
En España y Senegal, que se han declarado libres de Ébola, han tenido un caso en cada uno, aunque ninguno de ellos mortal.
El Ébola, uno de los virus más peligrosos en la actualidad, ha golpeado también al personal médico encargado de los pacientes infectados. A 21 de diciembre, 666 médicos y empleados sanitarios se habían contagiado y 366 habían muerto, según la OMS.

http://www.cubadebate.cu/noticias/2014/12/26/mas-de-siete-mil-muertos-y-19-mil-contagios-por-ebola-segun-reporte-de-la-oms/

« Página anteriorPágina siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus