Diabetes mellitus

16 Febrero 2013

Vinculan por primera vez la diabetes con el consumo de bebidas light

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:23
nina-tomando-refresco
Investigadores franceses publicaron en la edición de febrero de la revista American Journal of Clinical Nutrition los resultados de un estudio epidemiológico que asocia, por primera vez, el consumo regular de bebidas light al riesgo -superior al doble- de contraer diabetes tipo 2.
El resultado es sumamente relevante ya que contradice lo que uno creería naturalmente: el riesgo es más grave para los grandes consumidores de bebidas con edulcorantes que para aquellos que toman bebidas con azúcar.
Los autores de la investigación trabajaron con un grupo de 66.118 mujeres, a las que siguieron de cerca durante catorce años. Sólo tuvieron en cuenta los casos de diabetes aparecidos durante el seguimiento -entre 1993 y 2007-. Sus resultados asocian un consumo promedio de bebidas con edulcorante superior a 1,5 litro por semana -es decir, alrededor de cinco latitas- con un riesgo aumentado de un 130% de contraer diabetes Tipo 2, en contraste con las personas que no las consumen.
Este riesgo sube nada más que un 50% para el caso de un nivel de consumo equivalente de bebidas con azúcar. En tanto que el consumo de frutas exprimidas -sea cual sea su nivel- no fue vinculado con ningún riesgo mayor de diabetes.
Los autores de este estudio, que fue dirigido por Francoise Clavel-Chapelon y Guy Fagherazzi (Inserm, Institut Gustave-Roussy y Universidad Paris-Sud), se esforzaron por corregir los efectos de otros parámetros susceptibles de influir en la aparición de la diabetes azucarada: edad, tabaquismo, actividad física, régimen alimentario, etc. A falta de un mecanismo consensuado capaz de explicar la conexión estadística, los investigadores no pretenden demostrar con estos resultados una relación de causalidad estricta entre el consumo de edulcorantes y el aumento de riesgo de diabetes.
“No hicimos más que constatar una conexión estadística en una población grande”, resumió Fagherazzi. “Un mecanismo posible es que el cerebro, engañado por el gusto azucarado de los edulcorantes, ponga en marcha la secreción de insulina, que hace bajar las tasas de glucemia, equivocadamente, porque no hubo aporte de azúcares. Esta baja artificial podría favorecer la toma posterior de azúcares para compensar. Pero esto es nada más que una hipótesis”.
La sucursal francesa de la Asociación Internacional para los Edulcorantes (ISA Frances) reaccionó enérgicamente el jueves pasado frente a estos trabajos franceses. Los consideró “dignos de interés” pero llamó a considerarlos “con prudencia”.
La publicación de estos trabajos aparece en un mal momento para la Autoridad Europea de Seguridad de los Alimentos (EFSA). Esta hizo pública, en enero pasado, la versión preliminar de su primera evaluación completa sobre los riesgos del aspartame, el principal edulcorante utilizado por la industria agroalimentaria.
Los especialistas de la agencia de Parma (Italia) consideran que por lo que se sabe el aspartame no presenta peligro, pero su opinión está abierta a los comentarios de las partes involucradas -asociaciones, industriales, científicos- hasta el 15 de febrero. La opinión definitiva de la EFSA, que tendrá en cuenta todos los comentarios de los interesados, debe darse a conocer en la próxima primavera boreal.
Traducción: Silvia Simonetti
LE MONDE. ESPECIAL
 http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=79204&uid=445164&fuente=inews

Oxidative Stress and Birth Defects in Infants of Women with Pregestational Diabetes

Archivado en: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 15:11

Sonia Clapés PhD, Tammy Fernández MD, Gipsis Suárez MD

Publicado en Medicc Reviews

14 Febrero 2013

¿Ser vegetariano reduce el riesgo cardíaco?

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:52
No se pudo probar la existencia de diferencias del estilo de vida sin determinar entre los vegetarianos y los amantes de la carne que pudieran explicar la brecha en el riesgo cardíaco.
vegetales
 Un estudio de Reino Unido demuestra que los vegetarianos tienen un tercio menos riesgo de ser hospitalizados o morir por cardiopatías que los que comen carne y pescado.
Ahora, “estamos algo más seguros de que hay algo en la dieta vegetariana que reduce el riesgo de padecer enfermedad cardíaca”, dijo la autora principal, Francesca Crowe, de la Universidad de Oxford.
Aun así, con su equipo no pudo probar la existencia de diferencias del estilo de vida sin determinar entre los vegetarianos y los amantes de la carne que pudieran explicar la brecha en el riesgo cardíaco.
El equipo de Crowe siguió a unos 45.000 habitantes de Inglaterra y Escocia que en los años 90 habían respondido un cuestionario sobre la dieta, el estilo de vida y el estado de salud general. Un tercio de los participantes tenía una alimentación vegetariana, sin carne ni pescado.
En los 11-12 años siguientes, 1.066 tuvieron que ser internados por cardiopatías, como infartos, y 169 murieron por esas causas.
Tras considerar la edad, el nivel de ejercicio y otros factores, el equipo halló que los vegetarianos eran un 32 por ciento menos propensos que los carnívoros a desarrollar enfermedad cardíaca. Al tener en cuenta el peso en la ecuación, el efecto cayó al 28 por ciento.
La reducción del riesgo cardíaco podría atribuirse a que los vegetarianos tenían valores de colesterol y presión más bajos, según publica el equipo en American Journal of Clinical Nutrition.
El colesterol total promedio de los consumidores de carne era de 222 mg/dL y la presión sistólica (valor máximo de lectura) era de 134 mm Hg, comparado con 203 mg/dL de colesterol total y 131 mm Hg de presión sistólica en los vegetarianos. La presión diastólica (valor mínimo) era similar entre los grupos.
Crowe señaló que la diferencia entre los niveles de colesterol de los carnívoros y los vegetarianos equivale a la mitad del beneficio que brinda el tratamiento con estatinas.
“Si una persona quiere reducir su riesgo cardíaco con un cambio de alimentación, una forma de hacerlo es adoptar la dieta vegetariana”, comentó Crowe, aunque aclaró que no es necesario abandonar la carne, sino eliminar la grasa saturada presente en la manteca, el helado, los quesos y las carnes.
FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition
Reuters
  Por Genevra  Pittman
NUEVA YORK (Reuters Health) -
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=79105

Haciendo posible el debate sobre la medicina basada en evidencias

Archivado en: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 19:45
Por el Dr. Carlos Tajer
La medicina basada en evidencias (MBE) es propuesta hoy como la forma “natural” de pensar y practicar la medicina. Aunque ha sido cuestionada con argumentos de lo más diversos (poco humanista, elitista, despreciativa de la experiencia, funcional al comercio de la salud, etc.), las críticas no han conmovido su estructura. Nacida a principios de la década de los noventa, la MBE es sin duda el pensamiento dominante en la medicina de hoy. Sin embargo, cada vez percibimos con mayor claridad las inmensas distorsiones de la práctica médica y el llamado malestar en la medicina. Conviene reflexionar sobre las virtudes y las limitaciones de la MBE para contribuir al debate acerca de los valores de la medicina y su trascendencia.

Actividad física y dieta reducen predisposición a la obesidad

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:40
La investigación abre una puerta de esperanza frente a la creencia de que contra la genética no se podía luchar, manifestó Dolores Corella, coordinadora de la investigación.
Realizar ejercicios físicos y mantener una alimentación adecuada anula la predisposición genética a padecer obesidad, destaca un estudio divulgado en la revista Plos One, destaca PL.
Según explican los autores del trabajo, las personas no tienen porqué ser obesas, siempre y cuando practiquen deporte y tengan un alto grado de adherencia a la dieta mediterránea.
El informe, elaborado por especialistas del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), España, analizó los dos principales genes relacionados con la obesidad: el FTO (responsable de la acumulación de grasa) y el MC4R.
Tras analizar los resultados observamos que los efectos del FTO confieren una predisposición a la obesidad, asociándose significativamente con un mayor índice de masa corporal, y prevalencia de exceso de peso, mientras que MC4R tenía efectos aditivos, explicaron los investigadores.
Los individuos con presencia simultánea de ambas variantes genéticas presentaban mayor peso que si solo tenían una de las variantes, indicaron.
La investigación abre una puerta de esperanza frente a la creencia de que contra la genética no se podía luchar, manifestó Dolores Corella, coordinadora de la investigación.
En 2011 otro estudio, esta vez británico, también determinó que el efecto del gen FTO sobre el riesgo de obesidad es casi un 30 por ciento más débil entre aquellas personas que desarrollan actividad física.
Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
7 de Febrero del 2013 12:45:09 CDT
http://www.juventudrebelde.cu/ciencia-tecnica/2013-02-07/actividad-fisica-y-dieta-reducen-predisposicion-a-la-obesidad/

El descubrimiento de células madres podría generar nuevas terapias

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:35

Científicos de la Universidad de Melbourne(Australia) han identificado unas células madre del páncreas del adulto que se pueden convertir en células productoras de insulina, este hallazgo puede ser el origen de nuevas terapias. La investigación, que contó con el apoyo de la Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil,  el Consejo Australiano Nacional de Salud e Investigaciones Médicas y el gobierno del estado de Victoria, ofrece más pruebas de que las células madre no sólo se producen en embriones. Además de identificar y aislar células madre procedentes de páncreas de adultos, los investigadores han desarrollado una técnica para transformar dichas células madres en células productoras de insulina, que pueden segregar  la hormona como respuesta al aumento de la glucosa.Se espera que, a largo plazo, las personas con diabetes tipo 1 puedan regenerar sus propias células productoras de insulina, si se consigue superar el ataque inmune a las células que producen insulina.
Fuente: Diabetes Voice 2012, 57(4)

5 Febrero 2013

Los diabéticos tipo 2 pueden comer sin riesgos después de aplicarse insulina

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:35

 A veces, a las personas con diabetes tipo 2 se les recomienda esperar después de aplicarse insulina para que el producto se disemine por el organismo antes de comer. Pero un nuevo estudio de Alemania demuestra que esa espera sería innecesaria.
En un grupo de 100 diabéticos, los autores observaron que los niveles de azúcar en sangre se mantenían estables sin importar si luego de aplicarse insulina habían esperado entre 20 y 30 minutos para empezar a comer. Y la mayoría de los diabéticos prefería empezar a comer inmediatamente.
“Es un resultado muy promisorio. Mejorará la adherencia y la satisfacción”, dijo el doctor Aaron Cypess, endocrinólogo de la Clínica del Centro de Diabetes Joslin, Boston, y que no participó del estudio.
La insulina permite que las células del organismo puedan utilizar la glucosa, o el azúcar en sangre, como combustible. Pero en las personas con diabetes tipo 2, las células son resistentes a la insulina o el cuerpo no produce suficiente cantidad de la hormona, de modo que la glucosa queda en la sangre y puede aumentar de manera peligrosa.
La insulina inyectable está disponible en una nueva forma de acción rápida, pero es muy costosa y muchos todavía utilizan insulina humana, que demora en activarse en el organismo. De modo que los médicos recomiendan esperar antes de empezar a comer para evitar un auge de azúcar en sangre.
Pero no todos los especialistas piensan que esa espera sea necesaria. Entonces, el equipo de Nicolle Mueller, del Hospital Universitario de Jena, organizó al azar dos grupos de pacientes con diabetes tipo 2.
Durante cuatro semana, un grupo de 49 pacientes esperó 20 minutos antes de comer después de aplicarse insulina humana. Luego, durante otras cuatro semanas, ese grupo comía inmediatamente después de la aplicación. El segundo grupo, de 48 diabéticos, hizo lo mismo, pero en orden inverso.
Con un análisis de sangre que determina los niveles de glucosa en el tiempo, el equipo observó que todos los participantes tendían a tener niveles de azúcar en sangre más altos que el valor ideal, aunque la diferencia en esos niveles entre los dos experimentos (con y sin espera) fue de un insignificante 0,08 por ciento.
Alrededor del 87 por ciento de los participantes dijo que “prefería significativamente” eliminar los 20 minutos de espera. Cypess recomendó que los pacientes conversen con sus médicos antes de modificar el uso de la insulina. “¿Qué haría si un paciente que cumple moderadamente mis recomendaciones? Le diría que lo intente”, sostuvo, porque es mejor que las personas coman más cerca de la aplicación de la insulina.
“Esto es muy útil porque si los pacientes deben esperar tantos minutos para comer después de aplicarse insulina, baja la adherencia al tratamiento”, agregó.
Cypess aconsejó no extrapolar estos resultados a las personas con diabetes tipo 1, en las que el organismo no produce insulina. “Hay que conversar con el médico”, insistió el especialista.
Por Andrew M. Seaman
NUEVA YORK (Reuters Health) -
FUENTE: Diabetes Care, online 28 de enero del 2013.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_133677.html

ADN: la computadora de mañana

Archivado en: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 11:31
Científicos logran almacenar imagen, texto y sonido en la “molécula de la vida”, y descubren por primera vez una estructura cuádruple en el ácido desoxirribonucleico de células humanas
dna_1_280
Olvídese de discos duros y disquetes, CD, DVD, Blu-Ray, pendrives y tarjetas de memoria. La tecnología de la información del futuro al parecer irá por otros derroteros. Aunque usted no lo crea, dentro de unos años, la forma más segura y efectiva para guardar sus datos podría ser nada menos que la “molécula de la vida”, nuestro propio ADN.
Para probarlo, un equipo de investigadores del Instituto Europeo de Bioinformática (IEB) codificó al lenguaje molecular texto, imágenes y sonido, y los almacenó luego en hebras de ADN sintético, como si se tratara del disco duro común de una computadora.
Según un informe publicado en la revista Nature, los especialistas transcribieron casi 800 000 bytes de información digital, donde se incluía 154 sonetos de Shakespeare, una foto, un documento científico en formato PDF y 26 segundos del video del discurso Tengo un sueño, del líder defensor de los derechos civiles Martin Luther King. Dentro de un tubo de ensayo, toda esta información cupo en un trocito apenas visible de ADN, más pequeño que una mota de polvo.
La molécula helicoidal del ADN se mantiene unida por cuatro grupos químicos, o nucleobases, que no son más que Guanina (G), Adenina (A), Citosina (C), y Timina (T). Cuando estos se organizan en un orden específico, contienen las instrucciones genéticas que necesita todo organismo vivo para construirse y conservarse.
Sin embargo, el sistema de almacenamiento creado por el IEB utiliza los mismos cuatro grupos químicos (G, A, C y T), pero en un orden completamente distinto al de los seres vivos. En este caso los científicos convirtieron los ceros y unos (dígitos binarios) propios de la información digital en el alfabeto de cuatro letras de la cadena del ADN.
Ese nuevo código posteriormente se usó para producir en serie hebras de ADN sintético, en la secuencia correspondiente.
Luego unas máquinas creadas especialmente para «leer» las moléculas decodificaron nuevamente la información y la pasaron a un ordenador. Para sorpresa de todos, pudieron recuperarla con un ciento por ciento de precisión.
Ese proceso de lectura tomó dos semanas, pero los adelantos tecnológicos acortarían ese tiempo, afirmó Ewan Birney, investigador del IEB y uno de los autores del informe publicado en Nature.
Ventajas para no ignorar
Uno de los beneficios de almacenar información en la «molécula de la vida» es que puede conservarse durante milenios, sin requerir grandes cuidados. Así lo demuestra el hecho de haber logrado extraer ADN de fósiles y reconstruir, por ejemplo, el genoma de los neandertales.
Si bien los especialistas del IEB reconocen que esta forma de almacenamiento de información es, por el momento, increíblemente costosa, afirman que en unos años será más asequible, e ideal para archivar documentos a largo plazo.
«Hemos creado un código que es resistente a los errores y que utiliza un formato molecular que cualquiera será capaz de leer sin problemas durante por lo menos 10 000 años e incluso más», declaró a la BBC el autor principal de la investigación, Nick Goldman.
Otra de las grandes ventajas es que el ADN no necesita electricidad para funcionar, precisó por su parte Ewan Birney, uno de los expertos implicados en el estudio.
«Si se mantiene en un sitio fresco, seco y oscuro, el ADN puede conservarse durante muchísimo tiempo. Lo sabemos porque almacenamos información genética de mamuts lanudos en ese tipo de condiciones», argumentó.
Además, a diferencia de otros medios de almacenamiento, como los discos duros externos y las cintas magnéticas, una biblioteca molecular no requeriría de un mantenimiento constante, ni enfrentaría problemas de compatibilidad con versiones anteriores.
De ahí que los documentos históricos y oficiales pudieran beneficiarse algún día del almacenamiento molecular, pues si bien no requieren de una consulta diaria, sí necesitan ser preservados de forma segura.
La increíble capacidad de almacenamiento es otro de los beneficios de esta alternativa. Nick Goldman explicó que la molécula es un medio increíblemente denso.
«Un gramo de ADN tiene la capacidad de almacenar alrededor de dos petabytes de datos, el equivalente a tres millones de CD», puntualizó.
De hecho los especialistas sugieren que cuatro gramos de ADN podrían almacenar la información digital generada por la humanidad en un año, y que todos los datos guardados hasta este momento en el mundo cupiesen en la palma de una mano.
No obstante, una de las preocupaciones que han manifestado algunos detractores de esta iniciativa es que el código de ADN artificial de alguna manera termine en el genoma de otro organismo vivo.
Al respecto Goldman aclaró que el ADN creado no puede incorporarse accidentalmente a un genoma, pues utiliza un código completamente distinto al de las células de los organismos vivos.
«Y suponiendo que el ADN se introduzca en tu organismo, acabaría por degradarse y eliminarse», recalcó.
Humano con hélice cuádruple
El próximo mes de febrero se cumplen 60 años desde que James Watson y Francis Crick irrumpieran en un bar cerca de su laboratorio de Cambridge, pregonando a toda voz el descubrimiento del «secreto de la vida».
Lo que lograron entonces fue describir cómo dos cadenas químicas largas se entrelazaban entre sí y codificaban la información que necesitan las células para construir y mantener el cuerpo humano: el ADN.
Sin embargo, en lugar de las dos cadenas químicas, recientemente un grupo de científicos de la Universidad de Cambridge vio por primera vez una estructura cuádruple de ADN en células humanas.
El equipo, liderado por Giulia Biffi, declaró a la publicación Nature Chemistry que la hélice cuádruple, conocida como G-quadruplex, está presente en nuestras células, y que puede estar relacionada con el cáncer. Sin embargo, hasta ahora no habían sido observadas en el hombre, sino en organismos microscópicos relativamente simples, o producidas en tubos de ensayo.
«Estas estructuras pueden estar presentes en el ser humano cuando la célula tiene cierto genotipo o estado disfuncional», declaró el profesor Shankar Balasubramanian, del departamento de Química de Cambridge.
«Necesitamos probarlo, pero si ese fuera el caso, atacarlas con moléculas sintéticas podría ser una manera interesante de tratar de forma selectiva las células con este tipo de disfunción», agregó.
En otras palabras, si se lograra relacionar de forma definitiva al G-quadruplex con el desarrollo de algunos tipos de cáncer, se podrían crear moléculas sintéticas que contengan la estructura y que bloqueen la proliferación de células en la raíz de los tumores.
El ADN de los líderes
Un reciente estudio del University College de Londres (UCL), con la colaboración de académicos de las universidades estadounidenses de Harvard, NYU y California, sugiere que las aptitudes para liderar podrían transmitirse mediante los genes, de generación en generación.
La investigación, publicada por Leadership Quarterly, identificó por vez primera una secuencia específica de ADN que se relaciona con la tendencia de ciertas personas a ocupar posiciones de jefatura.
«Hemos identificado un genotipo, llamado rs4950, que parece estar asociado con el traspaso de la capacidad de liderazgo de generación en generación», aseguró el doctor Jan-Emmanuel De Neve, principal responsable del hallazgo.
Ello no significa —aclaró el especialista— que el liderazgo no tenga un componente de habilidad, pero el estudio demuestra que es también, en parte, un rasgo genético.
Para identificar el genotipo los científicos compararon las muestras genéticas de aproximadamente 4 000 individuos de Estados Unidos con información sobre sus puestos de trabajo y relaciones sociales. Lo resultados arrojaron un vínculo significativo entre el rs4950 y el liderazgo.
Este estudio nos permite afirmar que hasta cierto punto existe un gen específico de liderazgo, aunque todavía debe pensarse como una habilidad que habría que desarrollar, afirmó De Neve.
Pero la genética —dijo—, y en particular el genotipo rs4950, pueden desempeñar un papel importante en la predicción de quién tiene más probabilidades de dirigir.
El autor aclaró que aún se necesita más investigación para entender las formas en que el rs4950 interactúa con otros factores, como el entorno de aprendizaje de un niño, para el surgimiento de las aptitudes de líder.
Patricia Cáceres
digital@juventudrebelde.cu
31 de Enero del 2013 19:12:29 CDT
http://www.juventudrebelde.cu/ciencia-tecnica/2013-01-31/adn-la-computadora-de-mana

Dispositivo endoscópico da resultados promisorios en obesos con diabetes tipo 2

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:23

Un dispositivo endoscópico duodeno yeyunal (DEDY) mejoró los valores de glucemia durante un año en un estudio piloto sobre adultos obesos con diabetes tipo 2.
El EndoBarrier, de GI Dynamics, es un dispositivo que se coloca por vía endoscópica para evitar el contacto entre nutrientes parcialmente digeridos y el intestino proximal con los mismo efectos del bypass gástrico, pero sin los riesgos de la cirugía.
En estudios previos sobre adultos obesos mórbidos con diabetes tipo 2, el uso del dispositivo redujo los valores de glucosa en ayunas en una semana y el efecto se mantuvo durante 52 semanas
Los nuevos resultados en una población con un IMC más bajo son “importantes” porque la mayoría de los diabéticos tiene un IMC <30 kg/m2, explicó el equipo del doctor Richardo Vitor Cohen, del Hospital Oswaldo Cruz de San Pablo, Brasil, en Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.
El equipo implantó el DEDY en 20 de 23 participantes; en los tres restantes, el procedimiento no se realizó por una “anatomía desfavorable”. El 80 por ciento de los 20 pacientes tratados finalizó los 12 meses de tratamiento con el DEDY. Tenían un IMC promedio de 30 kg/m2.
Veintidós de los 23 participantes tuvieron por lo menos un efecto adverso leve o moderado, 13 pacientes tuvieron trastornos gastrointestinales (dolor abdominal, náuseas y vómitos) y 14 sufrieron trastornos del metabolismo y la nutrición (hipoglucemia y déficit de hierro).
A la semana del implante del DEDY, el valor promedio de glucosa en sangre en ayunas cayó de 207 a 139 mg/dL “y se mantuvo bajo durante el estudio”. A las 52 semanas, era de 155 mg/dL en los 16 adultos que finalizaron el estudio. Esto es una reducción promedio de 45,8 mg/dL (p=0,012).
También se redujo el peso corporal, pero este cambio no estuvo asociado significativamente con la variación de la glucosa en ayunas a las 52 semanas. El valor de hemoglobina A1C bajó del 8,7 por ciento al inicio del estudio al 7,5 por ciento en la semana 52.
Los niveles de colesterol LDL y de triglicéridos también cayeron significativamente a la cuarta semana y se mantuvieron así hasta el final del estudio. El colesterol HDL no cambió.
“Con estos resultados, el DEDY imitaría a la cirugía metabólica en su capacidad de reducir la glucosa en ayunas rápidamente y sería un enfoque no quirúrgico para frenar o revertir el avance de la diabetes tipo 2 en pacientes con un IMC <35 kg/m2 y en obesos mórbidos”, sostuvo el equipo.
Los autores opinan que el DEDY sería un adyuvante efectivo del tratamiento farmacológico de la diabetes en esta población.
“Con un enfoque endoscópico, podemos lograr una mejoría inmediata, no asociada con la pérdida de peso, de la sensibilidad de la insulina y trabajar con los endocrinólogos para aumentar farmacológicamente la secreción de insulina (análogos de GLP1) y, así, controlar la diabetes”, dijo Cohen por e-mail.
Adelantó que “se está realizando un estudio mecanístico, con pinzas, para demostrar definitivamente cómo funciona el intestino proximal para aumentar la sensibilidad de la insulina”.
El doctor Joel Zonszein, director del Centro Clínico de Diabetes del Centro Médico Montefiore, Bronx, Nueva York, coincide en que se necesita ese tipo de estudios.
“Aún no sabemos qué está produciendo la mejoría no sólo de la glucosa, sino también de la sensibilidad de la insulina y los lípidos”, indicó.
Zonszein, que no participó del estudio, opinó que “en este pequeño ensayo clínico piloto, la mejoría del azúcar en sangre en ayunas fue rápida, en una semana, y no estuvo asociada con la pérdida de peso. Este enfoque no es para adelgazar sino para tratar anormalidades metabólicas que causan la diabetes, el colesterol alto, etcétera”.
“Los resultados de la cirugía bariátrica son mucho más robustos; la mejoría observada de los niveles de hemoglobina A1C, glucosa y lípidos no es tan grande como con la cirugía más agresiva”, agregó.
GI Dynamics de Lexington, Massachusetts, financió el estudio. Siete de los 10 autores son consultores de la empresa y Zonszein no declaró conflictos de interés.
Por Megan Brooks
30 ene (Reuters) -
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_133593.html

Qué necesitan saber los médicos de asistencia primaria sobre el uso seguro y eficaz de los agonistas del receptor de GLP1.

Archivado en: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 11:16
Dr. Eduard Montanya, Profesor del Departamento de Ciencias Clínicas en la Universidad de Barcelona y Jefe de Sección de Diabetes en el Hospital Universitario de Bellvitge.
El GLP1 tiene un papel central en la regulación de la homeostasis de la glucosa. Actúa a nivel pancreático aumentando la biosíntesis y la secreción de insulina, reduciendo la de glucagón y en consecuencia reduce la producción hepática de glucosa y aumenta su consumo a nivel periférico, con lo cual disminuye la glicemia. Además, actúa sobre el sistema digestivo enlenteciendo el vaciado gástrico, con lo cual disminuye la hiperglicemia postprandial. A nivel del sistema nervioso central disminuye el apetito y aumenta la saciedad, por lo que tiene efectos sobre el control del peso, reduciéndolo o evitando su aumento. Estos efectos del GLP1 han dado lugar al desarrollo de fármacos que aprovechan su acción para el tratamiento de la diabetes, en concreto los inhibidores del DPP4 y también los agonistas del receptor de GLP1
Los agonistas del receptor de GLP1 han sido incorporados en las guías de tratamiento de la diabetes tipo 2, y también en recientes posicionamientos como el de la Sociedad Americana y la Sociedad Europea de Diabetes. En concreto, se contempla su uso en doble terapia una vez metformina es insuficiente para el control de la diabetes; y también, en fases más avanzadas de la enfermedad, en terapia triple en combinación con metformina y sulfonilureas, en combinación con metformina y glitazonas, y también en combinación con insulina.
Estos efectos de los agonistas del receptor de GLP1, nos llevan a considerar cuál sería su uso en nuestra práctica clínica. Para saber lo que podemos esperar cuando los utilicemos, podemos recurrir a los resultados de los ensayos clínicos que se han realizado.  
Así, los ensayos LEAD con liraglutida han demostrado que este agonista del receptor de GLP1 consigue reducciones en la hemoglobina glicada de entre 1,2 y 1,6% cuando se utiliza en las distintas fases de progresión de la enfermedad. Por ejemplo en monoterapia, más tarde en combinación con metformina o en combinación con sulfonilureas, y también, más adelante, en terapia triple con metformina y glitazonas o metformina y sulfonilureas.
El agonista del receptor de GLP1 de corta duración, exenatida, en administración dos veces al día, consigue reducciones de la hemoglobina glicada entre 0,7 y 1%, también en estas distintas fases de progresión la enfermedad. 
Y el agonista de más larga duración de uso semanal, exenatida semanal, consigue una reducción de la hemoglobina glicada en los ensayos clínicos que se ha situado alrededor de 1,5 %. Por tanto, se consigue una buena reducción de la hemoglobina glicada.
Esta eficacia en el tratamiento se observa en pacientes que tienen hemoglobinas glicadas iniciales francamente elevadas, en los cuales las reducciones que se pueden conseguir son superiores al 2%, pero es destacable y significativo el hecho que los análogos del receptor de GLP1 mantienen también su eficacia en pacientes que tienen elevaciones moderadas de la hemoglobina glicada, de 7,5% o inferiores a 8%. En estos pacientes la reducción que se puede conseguir es aún del 1% o más alta, consiguiendo alcanzar los objetivos del control glicémico, cuando otros fármacos pierden su eficacia en esta franja de control glucémico. Es el caso por ejemplo, de los inhibidores de DPP4, que consiguen reducciones menores en los pacientes con hemoglobinas glicadas más bajas.
La mejoría en el control metabólico se consigue sin un riesgo significativo de hipoglucemia cuando se utilizan los análogos del receptor de GLP1.
Estos fármacos consiguen reducir el peso al mismo tiempo que disminuyen la hemoglobina glicada. Por lo tanto, nos encontramos con una situación de un doble beneficio. La reducción de peso que podemos esperar como media se sitúa alrededor de los 2-3.5 kg , a los 6 meses de tratamiento, variando un poco en función del fármaco que se utiliza. Esta reducción del peso se mantiene al año de tratamiento en base a los ensayos de que disponemos.  (Enlarge Slide)
Por tanto, desde el punto de vista de la eficacia en el tratamiento de los pacientes, se puede conseguir en un porcentaje muy significativo un triple objetivo de reducción de la hemoglobina glicada por debajo del 7%, sin que se produzca ganancia de peso y sin que además el paciente desarrolle hipoglucemia. El porcentaje de pacientes que consiguen este triple objetivo es muy superior al que se produce cuando se utiliza cualquiera de los fármacos de los que tenemos disponibles para el tratamiento de los pacientes diabéticos, sulfonilureas, glitazonas, inhibidores de la DPP4, o incluso la insulina en uso basal.
Hemos visto, por tanto, que se consigue una reducción del peso lo cual puede tener un efecto beneficioso cardiovascular. 
Los agonistas del receptor del GLP1 ejercen también otros efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular, en concreto se ha visto que de forma consistente reducen la presión arterial en unos 2-6 mmHg como media, y al mismo tiempo también tienen algún efecto beneficioso sobre el perfil lipídico, aunque francamente menor que los efectos que se consiguen en reducción del peso o en reducción de la presión arterial sistólica. No sabemos en estos momentos si estos efectos beneficiosos sobre los factores de riesgo cardiovascular se van a traducir en un reducción efectiva de la enfermedad cardiovascular y para ello hará falta esperar los resultados de los ensayos clínicos que actualmente están en marcha, a largo plazo y con un número muy elevado de pacientes, que van dirigidos específicamente a establecer la seguridad cardiovascular de estos fármacos.
Junto con los efectos positivos es importante que conozcamos también que los agonistas del receptor de GLP1 tienen también efectos adversos. Entre ellos los principales, por su mayor prevalencia, son los gastrointestinales, en concreto la presencia de náusea y en algunos pacientes también de diarreas o de vómitos. Estos efectos son moderados en la gran mayoría de los pacientes y transitorios. Y es útil que cuando iniciemos el tratamiento con estos fármacos hagamos saber a los pacientes que pueden desarrollar estos efectos gastrointestinales, que van a ser transitorios y cederán, porque esto permite aumentar la adherencia al tratamiento. También puede facilitarla el indicar al paciente que reduzca la cantidad de comida en las ingestas, porque esto puede disminuir las náuseas. A la hora de escoger el fármaco, también es conveniente que tengamos presente que los análogos de acción prolongada tienen menos efectos gastrointestinales que los análogos de acción más corta.
Los pacientes con diabetes tipo 2 tienen un aumento del riesgo de pancreatitis. En los pacientes tratados con fármacos basados en el efecto de GLP1, ya sea los inhibidores de DPP4 o los agonistas del receptor de GLP1, se ha descrito la presencia de pancreatitis. En estos momentos resulta difícil saber, en base a los datos de que actualmente disponemos, si el tratamiento con agonistas del receptor de GLP1 aumenta el riesgo de pancreatitis. Mientras tanto, es sin duda importante que conozcamos la posibilidad de que en pacientes tratados con agonistas de GLP-1 se presente este problema aunque no esté claro que vaya a ocurrir en mayor medida de lo que se presentaría espontáneamente, y por otra parte no tratar a pacientes que tienen antecedentes de pancreatitis.
El carcinoma medular de tiroides es una enfermedad rara en humanos pero más habitual en roedores, en los cuales se ha descrito un aumento cuando se les administran fármacos basados en el efecto de GLP1. Este mayor riesgo no se ha visto en humanos y tampoco en primates a los cuales se les ha administrado el tratamiento durante periodos prolongados y a altas dosis. Sin embargo, no debemos usar esta familia de fármacos en pacientes con riesgo de carcinoma medular de tiroides, como son los pacientes que tienen la rara enfermedad de la neoplasia endocrina múltiple tipo II.
Estos son fármacos inyectables, una vía de administración menos cómoda que la vía oral. A pesar de ello, el incremento en la satisfacción que los pacientes han mostrado cuando se les ha preguntado específicamente, en el marco de ensayos clínicos con análogos del receptor de GLP-1, por su nivel de satisfacción con el tratamiento, ha sido superior al que tuvieron con la administración de otros fármacos. Esto se debe probablemente a la facilidad de uso de la mayoría de los dispositivos que están en estos momentos al alcance de los pacientes, y por otra parte también a la percepción del paciente de la eficacia del tratamiento y la pérdida de peso acompañante.
Son fármacos que debemos considerar como caros, y esto puede ser una limitación en algunas situaciones. Y por otra parte debemos tener en cuenta que al ser un tipo de fármacos que se ha introducido en el tratamiento de forma reciente, la seguridad a largo plazo no es aún conocida.
Por tanto, habiendo visto los aspectos de eficacia del tratamiento y también los aspectos adversos que debemos tener presentes, ¿en qué pacientes con diabetes tipo 2 sería adecuado plantearnos el uso de los agonistas del receptor de GLP1? Lo que hemos revisado es que son efectivos en cualquiera de las fases de evolución de los pacientes con diabetes tipo 2. Sin duda, en aquellos pacientes en los cuales metformina se ha mostrado ya insuficiente, el plantearse añadir un agonista del receptor de GLP1 es adecuado. También lo es en fases más avanzadas, cuando los pacientes están en doble terapia y necesitan incrementar con un tercer fármaco el tratamiento de la diabetes para optimizarlo, y eso sería especialmente válido además en pacientes en los cuales la hipoglicemia sea particularmente indeseable, o cuando la reducción de peso o evitar su aumento se considere un aspecto importante del tratamiento.
Gracias por ver este programa, espero que lo hayan encontrado interesante y que la información que hemos revisado les sea útil a la hora de mejorar el tratamiento con agonistas del receptor de GLP1 en sus pacientes con diabetes tipo 2. Muchas gracias.
http://www.medscape.org/viewarticle/774330_transcript
« Entradas anterioresEntradas siguientes »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Otro blog más de Art