Diabetes mellitus

17 febrero 2016

Consenso sobre las grasas y aceites en la alimentación de la población española adulta

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:02

Tribulaciones de una nutricionista clínica
La perplejidad y el desconcierto de una nutricionista que confronta las recomendaciones clásicas con la escasez de evidencias científicas que las respalden. Una reflexión acerca del nuevo consenso español sobre grasas y aceites.

En el sitio IntraMed

16 febrero 2016

La estatura influye en las enfermedades cardíacas, la diabetes y el cáncer.

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:17

Un artículo recientemente publicado saca a la luz la relación entre el aumento general de estatura en el mundo con el desarrollo de ciertas enfermedades. Para los autores de la investigación, las personas altas tienen menos riesgo de sufrir determinados problemas de salud, como trastornos cardiovasculares y diabetes de tipo 2, pero son más propensos al cáncer.
El estudio ha sido llevado a cabo por los profesores Norbert Stefan y Hans-Ulrich Häring, del Departamento de Medicina Interna de Tubinga (Alemania) y el Instituto de Investigación de la Diabetes y las Enfermedades Metabólicas de la Universidad de esa ciudad; el profesor Matthias Schulze, del Instituto Alemán de Nutrición Humana de Potsdam; y el profesor Frank Hu, de la Escuela de Medicina Pública de Harvard y la Escuela Médica de Boston (EE. UU.). Estos expertos analizaron los factores de la dieta y otros mecanismos que puedan explicar esta relación.
La estatura viene determinada en gran medida por la genética, pero en décadas recientes ha aumentado considerablemente en niños y adultos de todo el mundo de forma constante. Hoy, casi todos los hijos superan a los padres en estatura cuando llegan a adultos. El mayor crecimiento se ha dado en los Países Bajos: los hombres holandeses actuales son 20 cm más altos que los de hace 150 años. Curiosamente, el consumo per cápita de leche y productos lácteos en ese país es el más alto del mundo. Estas observaciones llevaron a los científicos a analizar las causas y los efectos médicos de este aumento de estatura.
Su estudio revela que la altura tiene un impacto importante en la mortalidad por algunas enfermedades comunes, independientemente del índice de grasa corporal y otros factores. Investigaciones precedentes ya habían establecido que los altos tienen menos riesgo cardiovascular y de diabetes que los bajitos pero mayor peligro de sufrir un cáncer. Concretamente, según Schulz, los datos epidemiológicos dicen que por cada 6,5 cm de estatura baja la mortalidad por enfermedades del corazón un 6 %, mientras que la muerte por cáncer aumenta un 4 %.
Los autores creen que el aumento de estatura es una señal de la sobrealimentación con comida calórica y rica en proteínas animales durante diferentes etapas del crecimiento. Sin embargo, ya en el útero materno se programan factores y hormonas de crecimiento a largo plazo como la insulina y el IGF-1/2. Entre otras consecuencias, la activación de estos sistemas vuelve al cuerpo más sensible a la acción de la insulina, que influye en el metabolismo de las grasas. De acuerdo con esa idea, el profesor Stefan afirma que “los datos que han recabado muestran que las personas altas son más sensibles a la insulina y tienen menos contenido graso en el hígado, lo que podría explicar por qué son menos propensos a los trastornos cardiovasculares y la diabetes tipo 2″. Este hallazgo coincide con otros estudios publicados que sugerían que los altos están mejor protegidos contra los desórdenes del metabolismo de los lípidos. Sin embargo, esta activación del sistema IGF-1/2 podría relacionarse con un mayor riesgo de sufrir ciertos cánceres, especialmente los de pecho, colon y piel (melanoma), ya que las células de crecimiento están permanentemente activadas, piensan los investigadores. Su conclusión es que se debería considerar el factor de crecimiento y la estatura en la edad adulta en la prevención de las enfermedades mencionadas.

Fuente: Revista Muy Interesante

Dietas: mucho ruido y pocas nueces

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:11

Escepticemia por Gonzalo Casino | 10 FEB 16

Sobre la insoportable levedad de las recomendaciones dietéticas

En un estudio se informa sobre cuáles frutas y verduras evitan mejor el aumento de peso

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:08

alimentos-sanos
Consumir más alimentos que tengan alto contenido de determinados flavonoides puede ayudar a evitar el aumento de peso en el curso del tiempo en los adultos, según los hallazgos de un estudio publicado en línea el 27 de enero en BMJ.
“Analizamos siete diferentes tipos de flavonoides y descubrimos que las clases que se asociaban a un mejor control del peso eran flavonol, antocianinas y polímeros flavonoides”, comentó la Dra. Monica Bertoia, MPH, PhD, asociada en investigación en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, Boston, Massachusetts.
Frutas como las manzanas, las peras y las bayas rojas representan las principales fuentes de flavonoides, pero también pueden encontrarse en algunos vegetales como los pimientos rojos, dijo la Dra. Bertoia.
Evitar un poco de aumento de peso es importante para la salud
El estudio es el primero en analizar los vínculos entre la ingesta de diversas subclases de flavonoide y el aumento de peso. Incluyó datos de más de 124.000 mujeres y hombres de Estados Unidos que fueron objeto de seguimiento hasta por 24 años.
Estudios previos han señalado que los flavonoides pueden desempeñar un rol en la reducción de peso. La mayoría se ha enfocado en la subclase flavon-3-ol presente en el té verde, aunque han tenido tamaños de muestra pequeños.
El nuevo estudio se basó en datos de 124.086 mujeres y hombres que participaron en tres estudios prospectivos: El NHS (Estudio de la Salud de las Enfermeras), el NHSII (Estudio de la Salud de las Enfermeras II) y el HPFS (Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud).
Los participantes tenían de 27 a 65 años y provenían de los 50 estados que integran la Unión Americana; autonotificaron su peso corporal, hábitos de estilo de vida y diagnósticos médicos recientes cada 2 años entre 1986 y 2011. También documentaron su dieta cada 4 años utilizando cuestionarios de frecuencia de alimentos (FFQ), semicuantitativos y validados.
Los investigadores analizaron siete subclases de flavonoides: flavononas, antocianinas, flavan-3-oles, proantrocianinas, polímeros flavonoides, flavonoles y flavonas.
Ajustaron los resultados para los factores relacionados con el estilo de vida vinculados al cambio de peso, tales como actividad física, mirar televisión y 17 factores alimentarios, como la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar, alimentos fritos, alcohol, cafeína, granos enteros y carnes procesadas.
Los resultados demostraron que durante cada periodo de 4 años las mujeres aumentaron un promedio de 1,30 kg (NHS) hasta 2 kg (NHSII) y los hombres aumentaron un promedio de 1 kg (HPFS).
Aunque pequeña, está cantidad de aumento de peso «rápidamente se sumará a la larga», señaló la Dra. Bertoia.
“Evitar tales cantidades pequeñas de aumento de peso o reducir pequeñas cantidades de peso puede tener una repercusión en la salud de un individuo y su riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer», dijo, añadiendo, «también puede tener una repercusión verdaderamente considerable en la salud de la población”.
Cuáles frutas y verduras hay que utilizar para evitar el aumento de peso
Los hallazgos -ajustados con respecto a factores relativos al estilo de vida- señalaron que las personas que consumían más alimentos de subclases específicas de flavonoides aumentaban menos de peso con el tiempo.
Los siguientes flavonoides tuvieron el máximo efecto sobre la pérdida de peso: las antocianinas producían- 0,10 kg por desviación estándar adicional (DE)/día, polímeros flavonoides- 0,08 KG por DE/día, y flavonoides -0,07 KG por DE adicional/día.
Cada incremento en la desviación estándar de la ingesta diaria se relacionó con 0,07 a 0,10 menos kilogramos obtenidos durante cuatro años.
Después que se tomó en cuenta la ingesta de fibras, los hallazgos se mantuvieron significativos para las antocianinas, las proantocianidinas y los polímeros de flavonoide total pero perdieron su significación para las otras subclases.
Una ración por día de muchas frutas a menudo proporciona muchos más flavonoides que una desviación estándar, lo cual pone estos hallazgos en perspectiva. Por ejemplo, el consumir solo media taza de arándanos por día aumentaría el consumo de antocianinas en 12 desviaciones estándar.
Los alimentos con alto contenido de antocianinas comprenden las frutas rojas obscuras como zarzamoras, uvas rojas, cerezas, arándanos y fresas, y estas dos últimas frutas también tienen alto contenido de polímeros de flavonoides, lo mismo que el té, las nueces pacanas y las manzanas. El té también es rico en flavonoides, al igual que la cebolla y algunos tipos de granos, señaló la Dra. Bertoia.
El carácter de observación del estudio limita las conclusiones con respecto a si los hallazgos están o no están relacionados con la mejora global en la calidad de la dieta, con los propios flavonoides o con algo más, según la Dra. Bertoia. Otras limitaciones son el empleo de cuestionarios de frecuencia de alimentos autonotificados.
No obstante, este artículo aprovecha la investigación previa por este grupo y «ayuda a refinar los consejos generales de que toda persona debiera consumir más frutas y verduras. Ayuda a proporcionar más información sobre cuáles frutas y verduras potenciales pueden ser mejores opciones para hacer recomendaciones más específicas en las directrices futuras», dijo la Dra. Bertoia.
En Estados Unidos, en la actualidad, la mayoría de las personas consume menos de una taza de frutas y menos de dos tazas de verduras al día. Los autores señalan que esto se debiera incrementar a 2 tazas de frutas y 2,5 tazas de verduras.
Los autores declaran no tener conflictos de interés económico pertinentes.
Dra. Veronica Hackethal
Fuente: Medscape. 03 de feb de 2016.

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900128

Dulaglutida semanal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:00

Simplificar el complejo abordaje de la diabetes tipo 2, reto de los nuevos tratamientos.

Dulaglutida es un nuevo antidiabético semanal, ya disponible en España, que puede mejorar el control glucémico en todas las fases de la diabetes, con una eficacia clínicamente significativa y comparable a la dosis máxima del GLP-1 diario más utilizado
Los pacientes con diabetes tienen que introducir en su vida cotidiana cambios en su estilo de vida que condicionan su día a día. Además de las pautas en la alimentación y el ejercicio, deben ajustar los horarios de las comidas, adecuar su actividad laboral o diaria y, en algunas ocasiones, utilizar tratamientos inyectables que requieren ajustes de dosis estrictos, y a veces complejos, basándose en automonitorización de la glucemia. Estas son algunas de las observaciones recogidas por los 300 especialistas en Endocrinología que se han reunido estos días en Madrid en el marco de la reunión “CLIC: A un clic de simplificar la diabetes”, organizada por Lilly.
En este contexto, han surgido nuevas opciones terapéuticas que permiten facilitar la adaptación de los pacientes a un tratamiento inyectable y mejorar su sensación de independencia: “el reciente lanzamiento de dulaglutida en España nos permite contar con una alternativa extremadamente fácil de usar, con una gran eficacia y seguridad, y una administración semanal que aporta una gran libertad a los pacientes para organizar su vida más allá de la enfermedad”, indica el doctor Ignacio Conget, médico endocrinólogo del Servicio de Endocrinología del Hospital Clinic de Barcelona.
En concreto, dulaglutida (Trulicity®) es un nuevo antidiabético semanal, disponible en España para el tratamiento de la diabetes tipo 2, que mejora el control glucémico de los pacientes y que se ha convertido en el primer agonista del receptor del GLP-1 en ofrecer una reducción de hemoglobina glucosilada significativa y comparable a la dosis máxima de liraglutida (1,8 mg), que precisa una inyección diaria.
“Contar con dulaglutida ayuda al paciente a alcanzar sus objetivos de control al ser eficaz sin precisar dosificación ni exigir la observación de un horario estricto”, afirma el doctor Esteban Jódar, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Quirón de Madrid. “En cuanto a los horarios, puede ser administrada en cualquier momento durante la semana, independientemente de las comidas, y tiene además beneficios adicionales ya que no causa hipoglucemias per se y además ayuda a algo tan difícil como controlar el peso, al tener también efectos beneficiosos en ese sentido”.
Con la incorporación de nuevas familias terapéuticas, el tratamiento para la diabetes se está volviendo más complejo, por lo que los profesionales sanitarios demandan disponer de mensajes y conceptos de simplicidad que ayuden a mejorar la conversación médico-paciente. Para llegar a esa percepción de simplicidad, la facilidad en la administración también desempeña un papel importante. Así, l a pluma desechable de dulaglutida se ajusta a estas necesidades por ser el único dispositivo en diabetes ya preparado para ser administrado, con una aguja ya preinsertada y liberación de la dosis de manera automática. Cada pluma contiene una única dosis, lo que evita tener que ajustarla y su formulación soluble elimina la necesidad de reconstitución por parte del paciente.
En palabras del doctor Santiago Tofé, médico endocrinólogo del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca: “la complejidad de muchos de los tratamientos antidiabéticos es un escollo muy importante que muchas veces hace que el propio paciente rechace de antemano una terapia inyectable. Frente a esto, la administración semanal de dulaglutida, que viene acompañada de una pluma diseñada para una mayor comodidad del paciente, permite, además, que durante su uso no tenga ni que ver ni manipular la aguja”.
Sólido perfil de eficacia y seguridad
Otro de los aspectos destacados por los especialistas ha sido el amplio programa de desarrollo clínico de dulaglutida, que ha incluido a más de 5.000 pacientes y que ha reflejado una reducción de hemoglobina glucosilada significativa y sostenida en seis estudios con comparador activo. “El programa clínico de dulaglutida ha cubierto todos los escenarios clínicos posibles para prescribir un GLP-1 demostrando siempre un efecto consistente y mantenido”, detalla el doctor Jódar.
En este punto, el doctor Conget puntualiza: “además, es el único que ha demostrado no inferioridad frente a liraglutida, el fármaco de uso diario considerado el primero de su clase, con la ventaja añadida de que dulaglutida es de administración semanal”.
En cuanto a la seguridad del tratamiento, “su tolerabilidad es alta, no solo por su bajo índice de hipoglucemias, sino porque también permite ser combinado con otros muchos fármacos del arsenal que actualmente tenemos para tratar la diabetes tipo 2, incluida la insulina”, completa el doctor Tofé.
Pero la seguridad y eficacia de dulaglutida no solo está avalada por los resultados en ensayos clínicos, sino también por experiencias en la práctica clínica durante los meses que ya lleva disponible en otros países, como Estados Unidos o Alemania.
En este sentido, durante el encuentro, el doctor Martin Füchtenbusch, endocrinólogo y diabetólogo del Centro de Diabetes de Munich, en Alemania, ha compartido su experiencia: “a través de varios casos procedentes de mi consulta he pretendido reflejar la efectividad de dulaglutida en pacientes en los que no se había producido una intensificación necesaria hacia inyectables a pesar de no tener un control glucémico adecuado. Además, en pacientes con una diabetes todavía más avanzada, ya insulinizados, dulaglutida fue capaz de reducir la dosis de insulina, acompañada de una notable disminución tanto de la hemoblogina glucosilada como del peso”.
Fuente: Vademecum es

5 febrero 2016

La verdadera fuerza del efecto placebo

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 12:29

placebo-22Nadie duda de que el cerebro reacciona ante la mera posibilidad de recibir un tratamiento. Pero ¿cómo se produce este fenómeno?
¿Qué es el placeboma?
En 2004, María Jesús, de 64 años, sintió las primeras molestias. A pesar de su sobrepeso, siempre había sido muy activa, hasta que la rodilla derecha empezó a darle problemas. Se levantaba por la mañana y notaba una extraña rigidez que daba paso a un dolor cuando apoyaba el pie en el suelo. Poco a poco, se vio imposibilitada para caminar. Según el médico, padecía artrosis y debía someterse a un procedimiento quirúrgico rápido y sencillo conocido como artroscopia. Esta intervención de lavado de la articulación produce un alivio duradero en un 80 % de los pacientes, e hizo también su trabajo con María Jesús, mi abuela. Pero en realidad no hay pruebas de que cure o detenga la artrosis. En 2002, un grupo de científicos estadounidenses, intrigado por esta circunstancia, decidió investigar la verdadera eficacia de la operación, con conclusiones sorprendentes.
Y es que cuando se compara con una intervención de pega, diseñada para convencer a los pacientes, la artroscopia no consigue mejores resultados. A pesar de ello, “es la más común de las cirugías ortopédicas, y la rodilla, la articulación donde se realiza con más frecuencia”, recordaban los expertos norteamericanos en la revista New England Journal of Medicine. Entonces, ¿por qué responde tan positivamente la mayoría de quienes pasan por el quirófano?
Esto se pregunta desde hace más de quince años Ted Kaptchuk, director delPrograma de Estudios del Placebo, en la Escuela Médica de Harvard. Kaptchuk practicó la acupuntura durante años, aunque algunas recuperaciones milagrosas le convencieron de que tenía que haber algo más en juego. Es sabido que determinadas personas son capaces de mejorar ante la más mínima insinuación de un tratamiento. “Siempre pensé que la sugerencia, el ritual, las creencias y todas esas ideas que ponen nerviosos a los científicos eran componentes importantes”, explica.
Cuando Kaptchuk llegó a Harvard a finales de los años 90, la mayoría de sus colegas consideraban los placebos como meras píldoras de azúcar inocuas, el patrón contra el que se comparaba la efectividad de un tratamiento real. Sin embargo, él intuía su potencial curativo. “Si las personas se sentían mejor, me parecía que se podrían usar como un complemento terapéutico”, señala. El problema era que, a menos que averiguara empíricamente cómo funciona este proceso, le costaría sacar adelante su idea.
La importancia del factor humano
El experto norteamericano empezó a investigar en serio, y lo primero que descubrió fue que no todos los placebos actúan igual. Una inyección de solución salina o el pinchazo de una falsa aguja de acupuntura son más eficaces que una pastilla, así que el método de administración influye en el resultado. Además, era evidente que entre la práctica de los galenos convencionales y los alternativos solía haber diferencia en cuanto al trato y tiempo dedicado a los pacientes.
Con la colaboración de gastroenterólogos de la Escuela Médica de Harvard, Kaptchuk diseñó un experimento en 2008 para cuantificar la importancia de ese factor humano. Así que seleccionó a 262 personas que padecían el síndrome del intestino irritable, un trastorno gastrointestinal crónico vinculado al estrés. Era un blanco perfecto: además del dolor, dolencias como la depresión y la ansiedad responden bastante bien a los placebos, quizá por su relación más directa con la mente.

Los voluntarios fueron separados en tres grupos. El primero no recibió tratamiento, el segundo se sometió a sesiones de acupuntura con agujas que no llegaban a perforar la piel y el tercero recibió una pseudoterapia similar, aunque dispensada por médicos que mostraron expresamente interés por sus síntomas y molestias.
Resultado: mientras que los pacientes del segundo grupo no notaron nada, los del tercero sí experimentaron mejoras significativas. Estos resultados respaldaron lo que hoy se conoce como el efecto del cuidado, y explicarían por qué los pacientes con artrosis perciben beneficios tras someterse a una artroscopia. A pesar de todo, poco o nada se ha hecho para incluir estos hallazgos en la práctica clínica cotidiana, y eso que muchos médicos aceptan sin rechistar la importancia del efecto placebo cuando se trata de terapias alternativas.
Los antidepresivos, en cuestión
Otro ejemplo de ese rechazo son las discusiones que se generan en torno al trabajo de Irving Kirsch, director adjunto del Programa de Estudios del Placebo. Las investigaciones realizadas por Kirsch indican “sin sombra de duda”, según explica a MUY, que los antidepresivos no son más eficaces que una pastilla sin principios activos, datos que se conocen desde 1998.
A pesar de ello, sus conclusiones siguen siendo objeto de controversia, y no han tenido reflejo en el uso -y abuso- de estos medicamentos, “algo preocupante si tenemos en cuenta sus posibles efectos secundarios”, señala el experto. Y añade: “La medicina actual reacciona ante estas evidencias intentando potenciar la acción de los fármacos cuando debería buscar cómo aumentar la de los placebos”.
Algunos críticos afirman que se trata de un enfoque antiético, porque supone privar al enfermo de una terapia real. Pero esta opinión parece alejada de la realidad si tenemos en cuenta que la mayoría de los médicos reconoce la utilidad de los placebos: los datos apuntan a que su empleo está generalizado.
“Realmente, la mayoría de los productos que se venden en las farmacias, los llamados medicamentos de venta libre, tienen un efecto farmacológico nulo. La percepción de su utilidad se debe a que muchas veces se administran cuando la enfermedad empieza a remitir. Por ejemplo, un resfriado común no suele durar más de una semana, cuando rara vez tomamos el fármaco antes del tercer día. De esa forma, su curso natural soluciona el problema en un par de días más, pero creemos que el mérito lo tienen las pastillas”, afirma Fabrizio Benedetti, que trabaja en la Facultad de Medicina de la Universidad de Turín. Desde mediados de los años 90, Benedetti estudia los placebos como herramienta, según él, para comprender el funcionamiento del cerebro.
Su interés científico tiene precedentes. A finales de los años 70, Jon D. Levine, Newton C. Gordon y Howard L. Fields, de la Universidad de California en San Francisco, se fijaron en que sin intervención de anestésicos algunas personas vivían la extracción de un diente como una experiencia traumática, mientras que otras solo manifestaban un cierto malestar. El descubrimiento de las endorfinas en 1974 había demostrado que, sujeto a ciertos estímulos, el cuerpo es capaz de fabricar analgésicos potentes. ¿Podrían esos neurotransmisores estar implicados en el efecto placebo?

Para poner a prueba su hipótesis, los investigadores establecieron en primer lugar quiénes sentían menos dolor después de recibir una inyección de solución salina. Si las endorfinas eran las responsables, un bloqueo de los receptores usados por ellas en el sistema nervioso central las desactivaría. Y así fue. Gracias a que esas sustancias son opiáceos naturales, podían utilizar naloxona, un fármaco empleado para contrarrestar las intoxicaciones de morfina o heroína.Con una simple dosis, incluso los pacientes más sensibles al placebo dejaron de sentir sus beneficios.
Publicado en la revista The Lancet, fue solo el primer estudio en demostrar esos efectos fisiológicos reales. Tecnologías como la resonancia magnética funcional (RMf) y la tomografía por emisión de positrones (TEP) han permitido detallar qué ocurre en el cerebro en tiempo real cuando se pone en marcha la respuesta. “Implica una gran cantidad de moléculas; muchas veces, las mismas que se activan con los fármacos reales”, afirma Benedetti. Una investigación con enfermos de párkinson, por ejemplo, demostró que una inyección de solución salina promueve la síntesis de dopamina, el neurotransmisor afectado por esta dolencia. O sea, lo mismo que intentan los medicamentos.
El riesgo de recetarlos
Tales revelaciones ponen de manifiesto la necesidad imperiosa de estudiar este fenómeno, ya que puede interferir con fármacos que dependen de la activación de los mismos circuitos cerebrales. Además, la mayoría de los especialistas está de acuerdo en que el uso generalizado de placebos por parte de los médicos de cabecera, sin que se conozcan todos los detalles de su funcionamiento, comporta ciertos riesgos. Por ejemplo, la mayoría de facultativos reconoce haber recetado antibióticos a sabiendas de que el paciente sufría algún tipo de infección vírica, contra las que no tienen ningún efecto. Y son de sobra conocidos los peligros de tomar estos medicamentos sin necesidad.
Los riesgos son tan reales que, en algunos casos, comportan daños irreversibles e incluso la muerte. En 2011, Kaptchuk dirigió un estudio sobre el asma. Como venía siendo la norma, el grupo tratado con placebo notó mejoría, así que los investigadores pensaron que el inhalador falso era capaz de restaurar la función pulmonar. La sorpresa surgió cuando comprobaron que no era así:solo el fármaco real combatía los síntomas.
La discrepancia entre los resultados objetivos y las nociones subjetivas de los pacientes puede resultar, pues, fatal. Tal como explicó la ex doctora militar Harriet A. Hall, conocida crítica de las medicinas alternativas, en una entrevista para la revista norteamericana The Atlantic, “si algo ineficaz hace sentirse mejor a los afectados, esto podría retrasar peligrosamente la administración del tratamiento”. Para esta experta, la mayoría de los estudios sobre las consecuencias beneficiosas del placebo en realidad demuestra que tal cosa no existe; el resultado observado es exactamente el mismo que si no se trata al paciente.
Se refiere, sobre todo, a varios artículos publicados por científicos daneses a lo largo de la última década. Asbjørn Hróbjartsson, investigador del Centro Cochrane Nordic, en Copenhague (Dinamarca), y uno de los autores de los mencionados estudios, matiza las conclusiones de Hall: “Aunque suelen tener un efecto modesto, las reacciones son muy variadas. Además, nosotros no consideramos la relación médico-paciente ni otros enfoques”.
No hay un solo efecto
Para Hróbjartsson, sus investigaciones no niegan la existencia del efecto placebo; simplemente, ponen de manifiesto que son necesarios métodos más rigurosos para entenderlo: “Hablamos de algo muy complejo”, resume. Distintos estímulos dan origen a reacciones tan diferentes que algunos científicos abogan por dejar de usar el mismo término para referirnos a todos ellos.
En la misma línea, tanto Kaptchuk como Benedetti defienden que no hay uno, sino muchos efectos placebo, condicionados por multitud de factores. Las expectativas son, claro está, importantes: según un experimento realizado por el estudioso italiano, algo tan recetado como el diazepam -más conocido por su nombre comercial, Valium- solo es eficaz si el paciente sabe que lo está tomando. De todos modos, Benedetti aclara que la predisposición depende de los aprendizajes previos y de los cambios que hayan operado en el cerebro del consumidor.

Por ejemplo, después de que un paciente experimente un alivio del dolor por acción de la morfina, las vías neurológicas activadas por un placebo son diferentes a las que actúan en alguien que haya tenido una experiencia similar con un compuesto distinto, como el ibuprofeno. Así lo explica Benedetti: “Cuando un paciente recibe morfina durante tres o cuatro días, su cerebro aprende a asociar el tratamiento con una reducción del dolor. Si al quinto día se le administra una pastilla de pega, la inmensa mayoría seguirá manifestando que siente menos dolor”, explica el experto. Y añade: “Sin embargo, si el pseudofármaco se usa el primer día, solo un porcentaje reducido de pacientes responderá positivamente”. Y lo mismo ocurre con los analgésicos de uso cotidiano: “Aprendemos a asociar una pequeña pastilla blanca -la aspirina- con una disminución del dolor de cabeza”.
Predrag Petrovic, del Instituto Karolinska, en Estocolmo (Suecia), ha desarrollado una teoría sobre los orígenes de este fenómeno. Defiende que no es más que una consecuencia del procesamiento de información. Para Petrovic, que publicó en 2002 la primera descripción de los mecanismos neuronales involucrados en la acción analgésica de los placebos, “no es más que una estrategia del cerebro para minimizar las diferencias entre lo que cree que va a ocurrir y lo que de verdad ocurre”. De acuerdo con sus estudios, la corteza orbitofrontal y el córtex del cíngulo anterior se ocupan de alterar la anticipación y modular la reacción en el caso de que ocurra un desajuste. “El nivel de conectividad entre estas dos regiones determina la capacidad de una persona para responder a los placebos”, conjetura en un trabajo publicado en 2010.
Los enfermos de alzhéimer, inmunes
A falta de datos concluyentes para confirmarlo, ya nadie duda de que las expectativas juegan un papel clave. Un buen ejemplo son los enfermos de alzhéimer, inmunes a los falsos tratamientos. Además, deben tomar dosis muy elevadas de analgésicos para combatir el dolor. ¿Por qué? En 2006, Benedetti demostró que se debe a que las zonas del cerebro implicadas en la previsión del futuro tienen problemas de conexión con otras áreas, y no reciben correctamente las señales de los opiáceos endógenos.
Está claro que si se suman las dificultades del sistema nervioso para combatir el sufrimiento físico a la falta de esperanzas acerca del éxito del tratamiento, hasta los fármacos más potentes pierden eficacia.
Estos hallazgos originaron una batería de experimentos para desentrañar los complejos mecanismos neurobiológicos implicados en la respuestas a los placebos. Sin embargo, “no queda claro cómo podremos utilizar ese conocimiento para desarrollar herramientas prácticas en un entorno clínico”, señalaban en un artículo reciente Andrew Geers, de la Universidad de Toledo, en Ohio, y Franklin Miller, de los Institutos Nacionales de la Salud estadounidenses. Ambos criticaban que se haya invertido tanto esfuerzo para entender los resortes cerebrales sin ahondar en los procesos psicológicos que los condicionan. “Un conocimiento que permitiría diseñar técnicas de intervención sin engaño”, aseguraban Geers y Miller.
Porque, efectivamente, la inmensa mayoría de los estudios realizados sobre este tema se llevaron a cabo sin que los enfermos supieran que recibían un tratamiento de pega, actuaciones que plantean serias dudas éticas. Lo que nadie se esperaba era que la farsa, además de perjudicar la relación médico-paciente, fuera inútil, tal y como demostró una investigación liderada por Kaptchuk en 2010. Incluso cuando los pacientes con síndrome del intestino irritable se enteraron de que su medicina no era más que una píldora de azúcar, los resultados fueron comparables a los registrados en los ensayos clínicos realizados con fármacos reales.
La confianza de los médicos ayuda
Tanto Kaptchuk como Benedetti defienden que los profesionales de la salud que deseen usar estos descubrimientos deben concentrarse en lo que se conoce como ritual terapéutico. “Sus actitudes, palabras y acciones son muy importantes. Si el facultativo es capaz de mejorar las expectativas del paciente sobre la terapia a recibir, habrá una reducción de ansiedad y, sin duda, una respuesta más satisfactoria”.
Según Kaptchuk, “incluso las señales inconscientes son clave para el éxito”. Una afirmación corroborada por Karin Jensen, del Programa de Estudios del Placebo, que hace dos años escudriñó el cerebro de varios facultativos mientras pasaban consulta. Este experimento permitió concluir que las creencias del doctor sobre el tratamiento, aunque no se mencionen expresamente, condicionan la predisposición del paciente sobre el bien que le va a hacer.
Por ahora, manipular todos estos factores para conseguir resultados objetivos es todavía un espejismo. Sin embargo, el hecho de que los placebos funcionen incluso cuando el paciente sabe que los está tomando, abre la puerta a un enfoque a mitad del camino: el diseño de procedimientos híbridos. “No curarán dolencias víricas ni tumores, pero usados en conjunto con otras actuaciones sí son capaces de, por ejemplo, paliar los síntomas de la quimioterapia o de hacer más llevadera una gripe”, dice Kaptchuk. Una alianza capaz de eliminar ciertos efectos secundarios y que, indica por último Benedetti, también puede potenciar el efecto de los fármacos, lo que permitiría reducir las dosis.

Fuente: Revista Muy Interesante

Estudio revela que caminatas ayudan a rejuvenecer el cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:20

ejercicio_getty

Este estudio revela que hacer tres caminatas de 40 minutos a buen ritmo durante la semana puede hacer crecer y rejuvenece el cerebro.
Este es un resumen de las conclusiones del primer estudio conducido sobre adultos con buena salud de más de 55 años, que muestran los normales síntomas de atrofia en el hipocampo, región del cerebro que juega un papel fundamental en la memoria, explican los investigadores de las universidades de Pittsburgh (Pensilvania, este), Illinois (norte) y Rice (Texas, sur).
De acuerdo con el trabajo, que contó con la participación de 120 hombres y mujeres de 55-80 años de edad, caminar es capaz de aumentar el tamaño del hipocampo, el centro de la memoria en el cerebro, que es una de las primeras regiones de verse afectados por la enfermedad de Alzheimer.
Típicamente, el cerebro se encoge con la edad. Pero las pruebas realizadas en los participantes después de un año de caminatas mostraron que las principales regiones del cerebro – incluyendo el hipocampo – habían crecido al 2%. En estos exámenes de resonancia magnética, los científicos constataron que, los participantes que hicieron las caminatas mostraron un aumento en sus hipocampos izquierdo y derecho de 2,12% y 1,19% respectivamente.
En cambio, los miembros del grupo testigo tuvieron una disminución de 1,40% y 1,43% en las mismas regiones cerebrales: el deterioro normal debido al envejecimiento.
Según los investigadores, este crecimiento equivale a retroceder las agujas del reloj del cerebro en dos años, un movimiento que ven como una gran mejora.
El trabajo fue publicado en los Anales de la Academia Nacional de las Ciencias (PNAS) en la edición con fecha 19 de Abril del 2011
El principal investigador dijo que el ejercicio no puede ser una “píldora mágica” contra la demencia, pero parece ser una de las mejores maneras de mantener una mente sana. Agregó Kirk Erickson, de la Universidad de Pittsburgh.
El científico señaló también que el cerebro sigue siendo modificable después de 50 años. Aunque no es la contracción y disminución de la capacidad cognitiva, parece que esto no es tan inevitable como se pensaba.
Según Erickson, que combina la actividad física y ejercicios mentales, tales como la resolución de puzzles, puede ser una buena idea para conservar el cerebro. Por supuesto, que lo más pronto que la persona incluya en sus hábitos esta rutina, mejor. Pero el científico destacó que nunca es demasiado tarde para empezar.

Fuente: Cubadebate

Hiperinsulinemia y riesgo de enfermedad de Alzheimer

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 12:12

Se comprobó que la hiperinsulinemia está asociada con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer y disminución de la memoria.
Autor: Dres. Luchsinger JA, Tang MX, Shea S, Mayeux R. Fuente: Taub Institute for Research of Alzheimer’s Disease and

Del sitio IntraMed

14 enero 2016

Biotecnología cubana en 2015: avances que marcaron un año

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:14

Para un logro científico, 365 días son casi nada. Llegar a un resultado de relevancia en el campo de la ciencia requiere de años—incluso décadas— de esfuerzo colectivo; quizás por eso resulte complejo intentar resumir los principales logros de la biotecnología cubana en un año. Detrás de cada fármaco cubano hay una historia de constancia y sacrificio, de primeros experimentos, ensayos clínicos… de pequeños pasos que van sumando progresos. ¿Cuáles fueron los resultados más relevantes en 2015? A las puertas de un nuevo año, tres de los principales centros de desarrollo biotecnológico del país recapitulan, en exclusiva para Cubadebate, sus principales logros.
HEBERPROT-P: Un año de consolidación

berlanga-foto-cuba-contemporanea-580x362

El Dr. Jorge Berlanga. Foto: Cuba Contemporánea
Desde hace más de 20 años Jorge Berlanga trabaja en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). Es el líder del grupo de investigadores que desarrolló el principal producto de exportaciones de la biotecnología cubana, el Heberprot-P un medicamento único en el mundo que ha reducido el índice de amputaciones en pacientes con úlceras del pie diabético hasta un 75 por ciento.
En las paredes de su oficina varias imágenes avalan los años de estudios que permitieron el nacimiento de este producto estrella, mientras que otras dan fe de un ser humano sencillo, un bayamés orgulloso que se vanagloria de haber nacido a pocas cuadras de donde se escribió el Himno de este país.
Le pido que intente resumir el 2015 en la vida de Heberprot-P y me asegura que este siguió siendo un año de buenas noticias. Entre los resultados más importantes estuvo que el Ministerio de Salud de Rusia lo incluyera en el listado de medicamentos esenciales de ese país y ya suman 190 mil los pacientes de todo el mundo que han sido tratados.
En 2015 también fue un hecho el creciente interés de la comunidad médica de los Estados Unidos por el medicamento. Por segunda ocasión consecutiva, Berlanga participó en la Conferencia Global de Pie Diabético, que se realiza anualmente en Hollywood, y dictó la conferencia magistral de inauguración del evento.
En el nuevo escenario de restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, ¿qué podría pasar con el Heberprot-P?
Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA), 1 de cada 5 dólares que invierte EEUU en salud se gasta en el tratamiento de pacientes con diabetes, en una sociedad con la prevalencia más alta de diabetes en el mundo. No obstante a esta realidad, recordemos que el Departamento de Control de Activos Extranjeros (OFAC), encargado de hacer cumplir el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba), del Departamento del Tesoro, negó una licencia para los ensayos y las ventas en el 2010. Luego, en 2014, aunque aprobó una licencia para los ensayos clínicos, se negó a dar luz verde a las ventas futuras, incluso si se aprobara que el medicamento fuera seguro y eficaz.
Berlanga asegura que, desde el punto de vista científico o médico, el medicamento va a ser bien aceptado y repercutirá en Estados Unidos.
“¿Qué va a suceder con la mentalidad de los que hacen leyes y política en Estados Unidos? Yo no lo puedo anticipar, pero de lo que sí estoy seguro es que tarde o temprano la verdad se va a imponer. Yo no pierdo la esperanza de que ese medicamento se infiltre en úlceras de pacientes norteamericanos. En algún momento la fuerza gravitacional de la verdad, el peso de las demostraciones en el área clínica, van a irse por encima de la tozudez, del empeño y del fundamentalismo anticubano que pueda existir. Al final yo creo que vamos a tener la dicha de ayudar a pacientes norteamericanos a que rescaten sus extremidades y tengan buena calidad de vida”.

Desarrollan fármaco para reducir la talla del infarto
En el Heberprot-P no terminan los logros de Jorge Berlanga y su equipo. Cerrando el 2015, anuncia a los cubanos que trabaja en el ensayo clínico del CIGB 500, un candidato a medicamento que se ha pensado para reducir la talla del infarto. “En pruebas de laboratorio han arrojado resultados alentadores que nos permiten llegar a conclusiones interesantes”, adelanta.
“En el orden personal una de mis mayores aspiraciones es que cuando estemos concluyendo 2016 podamos decirle al pueblo de Cuba que tenemos evidencias en un ensayo clínico, tanto de seguridad como de eficacia, que el CIGB 500 pudiera ser un candidato a reducir la talla del infarto”, insiste.
Excelente noticia para un país donde la primera causa de muerte son las enfermedades cardiovasculares.
Nueva vacuna cubana contra Hepatitis B más eficaz que similares en el mundo

Heberbiovac HB- Vacuna contra la Hepatitis B
De acuerdo con el Dr. Gerardo Guillén, jefe del área de Investigaciones Biomédicas del CIGB, otra de las buenas noticias de su Centro en este año fue el registro de un nuevo producto: la vacuna terapéutica contra la Hepatitis B  Crónica HeberNasvac, que ha demostrado niveles de eficacia superiores a los de los principales tratamientos registrados para este padecimiento.
“Es la primera vacuna en el mundo para uso terapéutico que se aplica por vía nasal y subcutánea. La primera que tiene dos antígenos del virus de la Hepatitis B, el antígeno de superficie y de la nucleocápsida del virus”, comenta.
La nueva vacuna HeberNasva va dirigida a pacientes con infección crónica por el virus de la Hepatitis B, a diferencia de  la vacuna Heberbiovac, utilizada para prevenir la enfermedad en el Programa Ampliado de Inmunización de los niños en Cuba desde 1992.
Recientemente la vacuna obtuvo el registro sanitario por la Autoridad Regulatoria Cubana para el Control y uso de los medicamentos, el CECMED.
Según explica Guillén, los estudios clínicos realizados en enfermos crónicos demostraron que los pacientes tratados con HeberNasvac progresaron favorablemente, en comparación con otros tratados en paralelo con Interferón pegilado, actualmente una de las terapias de elección para el tratamiento de la Hepatitis- B.
Cuba tiene una historia en el combate de la Hepatitis- B. Gracias a años de investigación, apenas son 20 los casos anuales que se reportan en el país.  Ahora comienza un proceso de registro internacional en diferentes países y también se han aprobado estudios clínicos en naciones como Australia, Bangladesh, Corea del Sur, Filipinas, Hong Kong, Nueva Zelandia, Singapur, Tailandia y Taiwán.
Aquí no terminan los esfuerzos del CIGB, esta institución científica  tiene una cartera de 29 proyectos en diferentes áreas terapéuticas y vacunas profilácticas en las que trabajan sin descanso. Enfermedades infecciosas, vacunas y compuestos antivirales contra el dengue y el SIDA, vacuna contra la tosferina de nueva generación, vacunas terapéuticas contra el cáncer, productos terapéuticos autoinmunes como la anti reumatoide, la esclerosis múltiple, proyectos de cardioprotección contra la isquemia cardíaca… Todos ellos engrosan la lista de desarrollos en el área de la biotecnología que en próximos años serán noticia.
Agustín Lage: Una mirada al CIM en 365 días

Más de una vez escuchamos hablar del Centro de Ingeniería Molecular en 2015, tanto por el acuerdo firmado con el Roswell Park Cancer Institute, que tiene su sede en Nueva York, para realizar ensayos clínicos con una vacuna contra el cáncer de pulmón, como por otros desarrollos de su colectivo. El Dr. Agustín Lage es el director de este Centro y uno de los más reconocidos científicos cubanos. En diálogo con Cubadebate, resume algunos de los principales logros del CIM en el año que termina.
“Exportaciones a 33 países y 13 inspecciones de calidad con resultado satisfactorio”, me dice en un inicio y resalta el alto contenido científico que tiene producir y exportar en biotecnología, “porque cada producto nuevo que se va a exportar requiere de un gran expediente de evaluación científica”.
Además, Lage incluye la obtención del registro del anticuerpo monoclonal Nimotuzumab contra el cáncer de páncreas. Este fármaco estaba registrado para el tratamiento de cáncer de cabeza, cuello, cerebral y de esófago, pero este año se obtuvo el registro para el cáncer de páncreas, uno de los tumores más severos que existen.
Igualmente, resalta que cuentan con nuevos datos en relación con los efectos de las dos vacunas terapéuticas para cáncer de pulmón registradas.  “Normalmente se registra un producto con una cantidad determinada de datos, pero todos los años hay nueva información que valida la anterior. En ese sentido, es un logro que contemos con nuevos datos en cáncer del pulmón”.
“Hay un producto que se está utilizando en Holguín en los casos de ataxia, que es una enfermedad que tiene una incidencia local, para el que también tenemos datos de efectos positivos. Todavía en este caso no tenemos registro, pero ya desde el punto de vista científico contamos con el dato y es muy estimulante”, explica Lage.
En 2016 debemos estas haciendo ensayos clínicos en EEUU.

“Después del 17 de diciembre, con el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, hemos recibido visitas de  distintas instituciones norteamericanas. Donde más se ha avanzado es con el Instituto Roswell Park Cancer Institute, con quienes se está trabajando para intentar comenzar el año próximo ensayos clínicos con el anticuerpo de la vacuna terapéutica”, argumenta Lage.
“El mercado de medicamentos es muy controlado y un expediente de solicitud de ensayo clínico puede tener 500 páginas y tardar meses. Lo que estamos haciendo es terminar toda la documentación para solicitarle a la autoridad regulatoria norteamericana que nos deje hacer ensayos clínicos con esos productos allá. Somos bastante optimistas con que en 2016 debemos estar haciendo ensayos clínicos en Estados Unidos”.
Anticuerpos Biosimilares: Más salud para Cuba en 2016
Lage asegura que el próximo año una de las principales prioridades del CIM será el trabajo con los llamados anticuerpos biosimilares.
“Se trata de anticuerpos para tratamientos de cáncer que no han sido descubiertos por nosotros. Son productos que existen, pero que necesitamos montar su proceso productivo en Cuba, y que son difíciles de copiar, porque significa sintetizar el gen, y con el gen  sintético producir una célula que reproduzca ese producto.  Hay varios anticuerpos en el mundo que se utilizan para el tratamiento de cáncer. Nosotros necesitamos ponerlos a disposición de los pacientes cubanos”.
Los científicos cubanos han hecho todo el trabajo de genética molecular para contar con las células productoras de anticuerpos para linfoma y cáncer de mama, pero el año próximo deberán completar esos ensayos clínicos.
“Ya demostramos en el laboratorio que el producto es idéntico al original, ahora hay que demostrar en un grupo de pacientes que surte efecto. La prioridad en el año próximo es terminar esos ensayos clínicos que ya están en curso y obtener con las autoridades de salud pública el registro del producto”.
El reto de exportar productos de alta tecnología
Para Lage otro de los hechos más relevantes en el año fue la firma de un acuerdo con una empresa china para una planta de anticuerpos monoclonales en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel. “El 2016 debe ser un año donde se comience a ver la implantación en el Mariel de empresas de Alta Tecnología”.
“El desafío fundamental es que el sistema de la biotecnología cubana y la industria farmacéutica tienen que ir aportando al país una cartera de exportación de productos de alta tecnología. El tema de la exportación no es solamente un problema de volumen, sino del contenido tecnológico de lo que se exporta. El verdadero desarrollo tecnológico pasa por ser capaz de producir y exportar productos de alto valor añadido. El sistema de la biotecnología va delante en la aspiración de que nuestra economía no solo tenga más exportaciones, sino más de alto contenido tecnológico”.

Centro de Inmunoensayo: Soberanía Tecnológica en Cuba

El promedio de edad de los trabajadores de la Planta de Biosensores del Centro de Inmunoensayo, es de 25 años. La mayoría de los jóvenes trabajadores son técnicos graduados en la especialidad de Química, en el Politécnico de Química Mártires de Girón, de La Habana. Fo
El Centro de Inmunoensayo es otras de las instituciones con resultados relevantes en la biotecnología cubana. Su trabajo ha permitido extender en Cuba programas de detección precoz de enfermedades como el cáncer cérvico uterino, y que por tanto tienen una alta importancia en el sistema nacional de salud. ¿Qué sucedió con este centro en 2015 ¿Cuáles fueron sus resultados más relevantes?
Niurka Margarita Carlos Pía, ingeniera y directora del Centro de Inmunoensayo explica que este año lograron superar la producción de diagnosticadores, equipos que se dirigen a la exportación y a la red nacional de laboratorios SUMA en Cuba.
Entre otros logros, Inmunoensayo logró automatizar la tecnología SUMA. “Hoy tenemos un equipo automatizado que nos sitúa en una posición ventajosa en el mercado de diagnóstico y, por tanto, va a contribuir a incrementar nuestras exportaciones”.
“El mantener consecutivamente a lo largo de los años programas de pesquisaje que llevan salud al pueblo de Cuba, y hacerlo en colaboración con el Ministerio de Salud Pública sobre la base de la detección temprana, incrementa las posibilidades terapéuticas, sobre todo si el pesquisaje es accesible y además sustentable”, destaca Niurka.
Estos son solo algunos de los resultados relevantes de la biotecnología cubana en 2015. Apenas una muestra de toda esa riqueza de un país que cuenta con un arsenal científico interesante.
Por: María del Carmen Ramón

Fuente: Cubadebate

9 claves para ejercitar las neuronas

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:06

Igual que el gimnasio mejora la forma física, la mente necesita estímulos para no quedarse atrofiada, sobre todo según cumplimos años.
La buena noticia es que no hay que hacer grandes esfuerzos: estos nueve pequeños cambios en la vida diaria prometen grandes resultados.

Haz solo una cosa cada vez
La tan en boga multitarea no se sostiene desde el punto de vista neurocientífico: está demostrado que el cerebro es incapaz de tomar dos decisiones a la vez. Forzado a repartir la atención, desciende su rendimiento y se estresa. Para evitarlo, los expertos proponen enfocar el ocio en una única actividad. Leer, cocinar o hacer manualidades mejora la concentración y reduce el riesgo de sufrir deterioro cognitivo en casi un 50 %.

Practica el neuróbic
Cepillarte los dientes con la mano no dominante, ducharte con los ojos cerrados o conducir con guantes son “algunos modos ingeniosos de engrasar los circuitos de la atención”, explica el neurólogo Lawrence Katz en su libro ‘La mente despierta’. Porque nuestro cerebro necesita estímulos inesperados para mejorar la memoria y los pensamientos lógico y creativo. Neuróbic es el nombre que dio Katz a esos ejercicios, definidos por él como “llevar a cabo las tareas diarias de una manera ligeramente distinta”.

No te quedes parado
Nuestra masa encefálica disfruta como una enana de las horas que le dedicamos al gimnasio o a correr, pues le proporcionan un suministro extra de sangre, cargada de oxígeno y nutrientes. Ni siquiera hay que cansarse: según un trabajo científico realizado en 2011, treinta minutos de caminata intensa al día resultan más que suficientes. Y en las personas mayores de 65 años, tres días a la semana de actividad física pueden reducir el riesgo de demencia en un   nada despreciable 38 % .

Come con cabeza
El aceite de oliva, las frutas, las verduras de todos los colores, las legumbres y el pescado constituyen la base de la dieta mediterránea, un modelo de alimentación con grandes beneficios. Mientras que el azúcar en exceso puede dañar el hipocampo -centro de operaciones de la memoria-, una investigación reciente apunta a que un menú rico en productos frescos y que incluya pescado al menos dos veces por semana previene la demencia e incluso frena sus síntomas.

Aprende idiomas o música
A medida que envejecemos, el cerebro se acostumbra a llevar a cabo tareas que le resultan familiares, y tiende a automatizarse. Hay menos estrés, cierto, pero esa tranquilidad, esa rutina, no es buena para las neuronas. Aprender idiomas constituye un excelente revulsivo y protege frente al deterioro cognitivo: puede retrasar la aparición del Alzhéimer en hasta cinco años. A los valientes quizá los seduzca más aprender a tocar un instrumento musical, una de las formas más exigentes y eficaces de estimulación mental, con efectos profundos y duraderos.

Ábrete a los demás
Para fertilizar el cerebro, nada mejor que conocer gente nueva, salir con los amigos o charlar un rato: las relaciones interpersonales ofrecen más beneficios que otras técnicas socorridas para revitalizar la mente, como resolver sudokus o crucigramas. De hecho, según un estudio realizado en Suecia, quienes viven solos o conservan pocos lazos sociales tienen un 60 % más posibilidades de sufrir demencia.

Duerme como un bebé
Si no descansamos adecuadamente por la noche, lo más probable es que se vean afectados nuestro estado de ánimo, la motivación, el juicio y la percepción de los acontecimientos. Y, más importante aún, nos fallará la memoria. Centenares de investigaciones apuntan a que el cerebro no se apaga cuando dormimos, sino que se dedica a consolidar y archivar recuerdos.

Alivia tensiones
El estrés es un mecanismo natural, pero hace estragos entre la población occidental. En dosis excesivas, acarrea serias consecuencias para la salud y, según un estudio llevado a cabo por científicos del Instituto Karolinska de Estocolmo, incrementa el peligro de desarrollar demencia. El yoga, aliado con la meditación, es ideal para relajar la mente y entrenar el cuerpo, con efectos impresionantes desde el primer día.

Échate unas risas
Reírse es, sin duda, una medicina eficaz: ejercita los músculos, reduce el estrés y libera hormonas que contribuyen a generar una sensación de bienestar. Pero además una buena carcajada reactiva las conexiones neuronales.Como demuestra un estudio realizado en Japón, las personas octogenarias que simplemente asistieron a una comedia de veinte minutos una vez a la semana ya experimentaron mejoras perceptibles en sus síntomas de deterioro cognitivo.

Fuente: Revista Muy Interesante

« Página anteriorPágina siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus