Diabetes mellitus

26 Septiembre 2012

Científicos advierten que unas dietas ricas en fructosa podrían dañar los hígados de algunas personas

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:39

Relacionan un mayor consumo de ese tipo de azúcar con un metabolismo y unas reservas energéticas alteradas
 Las personas obesas con diabetes tipo 2 que consumen unas mayores cantidades de fructosa (un azúcar simple) podrían tener niveles más altos de ácido úrico y una reducción en las reservas energéticas del hígado, señalan investigadores.
El ácido úrico alto o hiperuricemia se relaciona con unos niveles más bajos de trifosfato de adenosina hepática (ATP, por su sigla en inglés), un compuesto que tiene que ver con la transferencia de la energía entre las células, explicaron en un comunicado de prensa científicos del Centro Médico de la Universidad de Duke.
Los investigadores, que publicaron su nuevo informe en la edición de septiembre de la revista Hepatology, anotaron que la reducción en la energía del hígado podía resultar en daño hepático entre los que tienen una afección metabólica conocida como enfermedad del hígado graso no alcohólico y los que están en riesgo de la afección. Enfatizaron que el público debe estar consciente de estos riesgos asociados con una dieta rica en fructosa.
“Hay una alarmante tendencia a unas mayores tasas de obesidad, diabetes tipo 2 y [enfermedad del hígado graso no alcohólico] en los EE. UU.”, lamentó en un comunicado de prensa de la revista el autor líder, el Dr. Manal Abdelmalek. “Dado el aumento concurrente en el consumo de glucosa y las enfermedades metabólicas, debemos comprender del todo el impacto de una dieta rica en glucosa sobre la función y la enfermedad del hígado”.
La fructosa es un azúcar simple que se halla en las frutas y las verduras. También se combina con glucosa para fabricar el jarabe de maíz rico en fructosa, un endulzante usado en muchas comidas preempaquetadas, como los cereales y los refrescos.
Los investigadores examinaron a casi 250 adultos obesos y diabéticos que participaban en el estudio Look AHEAD. Se pidió a los participantes que calcularan la cantidad de fructosa que consumían.
También se midieron los niveles de ATP y ácido úrico de más de cien pacientes que participaron en un segundo estudio. Los investigadores midieron la diferencia en el contenido de ATP del hígado entre los pacientes con un consumo bajo de fructosa (de menos de 15 gramos al día) con el de los que tenían un consumo alto de fructosa (de más de 15 gramos al día).
El estudio reveló que los participantes con un consumo dietario alto de fructosa tenían niveles más bajos de ATP en el hígado al inicio del estudio, y un cambio más significativo en el ATP tras una prueba de fructosa. Los investigadores también anotaron que los que tenían niveles altos de ácido úrico también tenían reservas más bajas de ATP tras una ingesta alta de fructosa.
Según sus hallazgos, los investigadores sugirieron que el ácido úrico, que es producido por la descomposición de sustancias alimentarias naturales conocidas como purinas, podría servir como un marcador de un mayor consumo de fructosa y unos niveles bajos de ATP en el hígado.
“Un consumo alto de fructosa y unos niveles elevados de ácido úrico se asocian con un agotamiento más grave de el ATP en el hígado”, apuntó Abdelmalek en el comunicado de prensa. “Nuestros hallazgos sugieren que una mayor ingesta dietaria de glucosa podría afectar el ‘equilibrio energético’ del hígado. Se necesita más investigación para definir las implicaciones clínicas de estos hallazgos sobre el metabolismo y la enfermedad del hígado graso no alcohólico”.
Aunque el estudio descubrió una asociación entre una dieta rica en fructosa y los riesgos hepáticos en algunas personas, no probó una relación causal.
LUNES, 17 de septiembre (HealthDay News) –
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Hepatology, news release, Sept. 13, 2012
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_129389.html

Programa mejoraría control de la insulina en terapia intensiva

Archivado en: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:36

glucometro-y-pens

 Un estudio permitió comprobar que un algoritmo computarizado sería más efectivo que un grupo de enfermeros entrenados para determinar las dosis de insulina que deben recibir pacientes críticos.
Cuando el algoritmo LOGIC-1 indicó realizar una valoración de la insulina, los pacientes tenían un mayor control de la glucosa en sangre y un menor rango de máximos y mínimos diarios en el estudio realizado en un solo centro.
“Junto con los sistemas de monitoreo continuo de la glucosa que se están desarrollando, estamos convencidos de que LOGIC-Insulin reducirá la carga laboral del personal de los hospitales con un beneficio clínico para los pacientes”, dijo el doctor Dieter Mesotten, que dirigió el estudio de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.
Como informó Mesotten durante la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología, en Houston, Texas, con su equipo organizó al azar a 300 pacientes en dos grupos: a uno le controló la glucosa con el software y al otro, con la ayuda de enfermeros. Los pacientes tenían características y niveles promedio de glucosa similares. Eran “una combinación heterogénea” de pacientes de la UTI. El 21 por ciento de ambos grupos era diabético.
En los 1,9 días que duró en promedio el seguimiento, el grupo controlado con el software logró un mejor control de la glucosa en sangre que grupo control, según el Indice de Penalización de la Glucemia (9,8 versus 12,3 en el grupo asistido por los enfermeros). También se redujo el resultado del índice hiperglucémico (2,5 versus 4,2 mg/dL).
Asimismo, los niveles de glucosa se mantuvieron en el rango adecuado de 80-110mg/dL en 68,5 por cinco de las veces, comparado con el 60,1 por ciento de las veces en el grupo control.
Los pacientes controlados con ayuda del software mostraron una variabilidad glucémica menor, con una diferencia diaria promedio más baja entre los niveles de glucosa mínimos y máximos (31 versus 37 mg/dL).
Otros expertos opinaron que los pacientes se beneficiarían con el uso de este tipo de software cuando en el futuro exista nueva tecnología. “El estudio es interesante e importante en término de garantizar el desarrollo de algoritmos efectivos”, dijo el doctor Andrew Drexler, profesor de medicina de la Universidad de California, Los Angeles, y director del Centro de Diabetes Gonda, y que no participó del estudio.
“Pero en próximo avance real llegará con el uso de los dispositivos de monitoreo continuo de la glucosa en la UTI”, indicó Drexler.
Luego de los resultados de este primer test de dosis dirigida por algoritmos, Mesotten realizará un ensayo multicéntrico para comparar el uso del software con el trabajo de los enfermeros en otros hospitales. Si da resultado, opinó que este tipo de software debería integrarse con los futuros dispositivos que puedan monitorear la glucosa de manera continua en el hospital.
Con su equipo desarrolló el algoritmo LOGIC-Insulin con el software Matlab (MathWorks Inc, Natick, Massachusetts, EE.UU.). El estudio no contó con financiamiento comercial.
Por Rob Goodier
NUEVA YORK (Reuters Health) -
Reuters Health
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_127076.html

La cirugía contra la obesidad parece reducir los riesgos cardiacos

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:27
Tras seis años, observan una remisión de la diabetes y unos niveles más bajos de presión arterial y colesterol
 Junto con la promesa de una pérdida significativa de peso, la cirugía de derivación gástrica podría revertir la diabetes en algunas personas y mejorar los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, como la presión arterial y el colesterol altos, según una investigación reciente.
“Los individuos que se someten a cirugía de derivación gástrica pierden una cantidad significativa de peso. A los dos años, habían perdido 35 por ciento de su peso corporal inicial. A los seis años, la cifra era de alrededor de 28 por ciento, lo que muestra una pérdida de peso bastante duradera”, señaló el autor líder del estudio Ted Adams, profesor asociado adjunto de la división de genética cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah, en Salt Lake City.
“A los seis años, entre los pacientes que tenían diabetes tipo 2 antes de la cirugía, el 62 por ciento ya no tenían un diagnóstico de diabetes. También hubo una remisión significativa en la hipertensión, el colesterol alto y los triglicéridos altos”, señaló Adams.
Los resultados aparecen en la edición del 19 de septiembre de la revista Journal of the American Medical Association.
La Dra. Anita Courcoulas, jefa de cirugía bariátrica mínimamente invasiva y general del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, y autora de un editorial acompañante, también señaló que en el grupo de cirugía se previnieron muchos casos de diabetes tipo 2. “Apenas dos por ciento de las personas del grupo de cirugía bariátrica desarrollaron diabetes tipo 2″, apuntó, mientras que en los grupos de control del estudio, la tasa de desarrollo de diabetes tipo 2 fue de hasta 17 por ciento.
El estudio de Adams incluyó a más de 1,150 personas gravemente obesas que se sometieron a cirugía de derivación gástrica entre 2000 y 2011. El índice de masa corporal (IMC, una medida de la grasa corporal) promedio fue de 46. Un IMC por encima de 40 se considera como obesidad mórbida.
Courcoulas señaló que, en general, se piensa en la cirugía para perder peso si alguien tiene un IMC de al menos 40, o un IMC de entre 35 y 40 junto con una afección médica grave, como diabetes tipo 2 o hipertensión.
El estudio también incluyó dos grupos de control. Un grupo de control contó con 417 personas que habían pensado en la cirugía, pero que no se la hicieron. El otro grupo de control contó con 321 personas gravemente obesas elegidas al azar, que no habían considerado la cirugía para perder peso.
En una cirugía de derivación gástrica, los médicos dividen el estómago en dos secciones y conectan la pequeña sección superior, o bolsa, con el intestino delgado. Dado que la bolsa solo puede contener una cantidad pequeña de comida, el organismo absorbe menos calorías.
En Estados Unidos, donde un tercio de los adultos son obesos y están en riesgo de problemas de salud graves relacionados con el peso, la cirugía para perder peso se hace cada vez más común.
“El estudio mostró que la derivación gástrica llevó a una pérdida de peso duradera, y a un impacto duradero sobre las afecciones de salud”, aseguró Courcoulas.
Sin embargo, la cirugía podría no ser para todos. “Los pacientes deben hablar con sus médicos y enfocarse en los riesgos de sus problemas de salud actuales, además de los riesgos futuros de salud, y sopesar dichos riesgos con los de la cirugía”, aconsejó Adams. Unos ajustes al estilo de vida, como modificar la dieta y la actividad física, deben conformar la base de cualquier cambio que las personas deseen hacer.
Otros dos estudios que también aparecen en la edición actual de la JAMA observaron distintos aspectos de la cirugía para perder peso, que incluye la derivación gástrica y procedimientos de bandas. Un estudio, llevado a cabo en Suecia, comparó los costos de salud a largo plazo de poco más de 2,000 personas obesas que se sometieron a cirugía bariátrica y un número similar de personas obesas de la misma edad que no se sometieron a la cirugía (el grupo de control).
Tras 20 años, el grupo de cirugía tenía una pérdida promedio de peso de 18 por ciento del peso corporal, frente a apenas 1 por ciento en el grupo de control. En términos del peso en sí, se trata de una diferencia de unos 20 kilos (44 libras). Los investigadores hallaron que en los seis años tras la cirugía, los pacientes quirúrgicos usaron más atención como pacientes internos y ambulatorios. Pero entre el séptimo y el vigésimo años, los que se sometieron a cirugía tuvieron unos costos farmacológicos y cardiovasculares más bajos.
“El equipo sueco halló que las necesidades de atención de salud se igualan con el tiempo, pero lo que realmente se necesita es un análisis formal de la rentabilidad”, planteó Courcoulas.
El otro estudio, llevado a cabo en Australia, comparó a 30 pacientes de cirugía para perder peso con 30 personas en una dieta de muy pocas calorías para ver qué grupo mostraba una mejora más significativa en los síntomas de apnea del sueño. Los pacientes de cirugía se sometieron a un procedimiento de bandas gástricas, y perdieron en promedio casi 28 kilos (61 libras), mientras que los que estaban a dieta perdieron 5 kilos (unas 11 libras). Ambos grupos experimentaron menos episodios de apnea del sueño, pero la diferencia entre los dos grupos no fue significativa.
Courcoulas apuntó que ese hallazgo fue “algo desconcertante. Es difícil explicar por qué no hubo una relación entre la pérdida de peso y la apnea del sueño”, dado que el trastorno del sueño se asocia con el sobrepeso y la obesidad. Añadió que “se requiere más trabajo para comprender el mecanismo”.
MARTES, 18 de septiembre (HealthDay News) –
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_129438.html

Estudio desmiente que la metformina proteja del cáncer pulmonar

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:24

 Un estudio sugiere que la metformina no reduciría la incidencia del cáncer pulmonar en pacientes con diabetes tipo 2, desmintiendo estudios previos que habían sugerido que la disminuiría hasta un 45 por ciento.
El nuevo estudio “es de vanguardia: evita los sesgos de los estudios previos que habían detectado beneficios de la metformina”, indicó el autor principal, doctor Samy Suissa, de la Universidad McGill, en Montreal, Canadá.
“Nuestros resultados también confirman los de otro estudio de cohorte bien diseñado”, agregó.
El equipo de Suissa utilizó la información de la Base de Datos para la Investigación de la Atención General del Reino Unido para investigar la relación entre el uso de metformina y el riesgo de desarrollar cáncer pulmonar en pacientes con diabetes tipo 2.
El análisis caso-control incluyó a 808 pacientes con el cáncer y a 7.765 participantes con por lo menos un año de seguimiento (grupo de control).
Durante 5,6 años, la tasa de cáncer pulmonar fue de dos de cada 1.000 personas/años, según publica el equipo en la revista Diabetes Care. Y el uso de metformina no estuvo asociado con una reducción de la incidencia del cáncer.
Asimismo, no se observó una relación dosis-respuesta en la incidencia del cáncer pulmonar con respecto de la cantidad de recetas de metformina recibidas, la duración o la dosis acumuladas.
Los resultados fueron similares al organizar a los participantes según el tabaquismo: haber utilizado metformina alguna vez no estuvo asociado con una reducción de la frecuencia del cáncer pulmonar en los fumadores y los no fumadores.
“Nuestros resultados no respaldan los modelos de laboratorio orientados al efecto directo e indirecto de la metformina en el cáncer pulmonar y la proliferación tumoral”, sostiene el equipo.
“La metformina no tendría los efectos antineoplásicos como lo habían sugerido varios estudios imperfectos”, concluyó Suissa, que agregó: “Estamos convencidos de estos resultados. Es hora de que los líderes de la comunidad oncológica revisen rigurosamente los datos sobre el uso de la metformina como un producto preventivo o como tratamiento del cáncer. Estamos estudiando los cánceres de colon y mama”.
Por Will Boggs
NUEVA YORK (Reuters Health) -
FUENTE: Diabetes Care, online 24 de agosto del 2012
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_129363.html

Cómo utilizar las nuevas guías de tratamiento en la diabetes tipo 2

Archivado en: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:19
ADA/EASD Position Statement ‘Translated’ for Clinicians
Anne L. Peters, MD, CDE

Los hispanos podrían enfrentarse a un mayor riesgo de diabetes tipo 2, según un estudio

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:13

Los hispanos son más propensos a acumular grasa en el páncreas, pero menos propensos a poder producir suficiente insulina para compensar por este exceso de grasa, lo que los pone en mayor riesgo de diabetes tipo 2, sugiere un estudio reciente.
La insulina es una hormona que ayuda a regular el metabolismo. Las personas con resistencia a la insulina siguen produciendo insulina, pero sus organismos no la utilizan de forma correcta. Puede ser un precursor de la diabetes tipo 2.
“No todas las personas con sobrepeso u obesidad y que tienen resistencia a la insulina llegan a desarrollar diabetes”, señaló en un comunicado de prensa del Instituto de Investigación sobre la Diabetes y la Obesidad Cedars-Sinai Richard Bergman, director del instituto en Los Ángeles. “Si podemos determinar quién tiene más probabilidades de desarrollar diabetes y por qué, podemos lograr avances en la prevención en esos individuos”.
Para llevar a cabo el estudio, los investigadores usaron una técnica de imágenes médicas no invasiva conocida como espectroscopia por resonancia magnética, para medir la cantidad de grasa en los órganos de participantes blancos, negros e hispanos. Todas las personas que participaron en el estudio tenían un sobrepeso similar y compartían muchos de los síntomas de la prediabetes.
Los participantes también se sometieron a una prueba de tolerancia a la glucosa oral y a una prueba de tolerancia a la glucosa intravenosa para determinar su resistencia a la insulina.
“Creemos que uno de los motivos de que algunas personas estén en mayor riesgo es que el páncreas graso no puede liberar suficiente insulina, lo que resulta en que un individuo pase de una tolerancia a la glucosa afectada a la diabetes tipo 2″, señaló en el comunicado de prensa Lidia Szczepaniak, directora de espectroscopia por resonancia magnética del Instituto Cardiaco Cedars-Sinai y del Instituto de Investigación con Imágenes Biomédicas. “En nuestro estudio, hallamos que los latinos eran particularmente vulnerables, ya que tendían a acumular más grasa en el páncreas y su secreción de insulina para compensar se suprimía por completo”.
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., la diabetes afecta a casi 26 millones de estadounidenses, y otros 79 millones son prediabéticos. La enfermedad es la séptima principal causa de muerte en EE. UU., y una importante causa de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular.
El estudio aparece en la edición en línea del 11 de septiembre de la revista Diabetes Care.
Aunque el estudio encontró una relación entre la etnia y la resistencia a la insulina, no demuestra que exista una relación de causa y efecto.
MIÉRCOLES, 12 de septiembre (HealthDay News) –
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Cedars-Sinai, news release, Sept. 11, 2012
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_129242.html

Las dietas tipo “Atkins” podrían aumentar el riesgo de problemas cardiacos, según un estudio

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:10

carne

Las dietas ricas en alimentos vegetales son una mejor opción a largo plazo para las mujeres, señalan expertos.
 Las mujeres que comen regularmente una dieta rica en proteínas y baja en carbohidratos podrían aumentar su riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular en hasta 28 %, sugiere un estudio reciente.
Aunque el aumento absoluto en el riesgo es pequeño (cuatro o cinco casos adicionales por cada 10,000 mujeres), muchas jóvenes prueban la dieta Atkins o regímenes similares, y podrían estar preparando el terreno para problemas cardiovasculares más adelante en la vida, anotaron los investigadores.
“Las dietas pobres en carbohidratos y ricas en proteínas se usan frecuentemente para controlar el peso corporal”, comentó la investigadora líder, la Dra. Pagona Lagiou, profesora asistente de epidemiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Atenas. “Aunque las dietas podrían ser nutricionalmente aceptables si las proteínas provienen sobre todo de alimentos vegetales, como los frutos secos, y la reducción de los carbohidratos se aplica sobre todo a los carbohidratos simples y refinados como los edulcorantes, bebidas y refrigerios malsanos, el público general no siempre reconoce y actúa en función de estas directrices”.
El estudio, que aparece en la edición en línea del 26 de junio de la revista BMJ, no responde a preguntas sobre los posibles beneficios a corto plazo de estas dietas para el control del peso corporal o de la resistencia a la insulina, comentó Lagiou.
Para el estudio, el equipo de Lagiou recolectó datos sobre las dietas de más de 43,000 mujeres suecas que tenían entre 30 y 49 años de edad al inicio del estudio.
Durante un seguimiento promedio de 15 años, hubo más de 1,200 eventos cardiovasculares, que incluían enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular. Hubo más de estos eventos entre las mujeres que seguían una dieta rica en proteínas y pobre en carbohidratos que entre las mujeres que no lo hacían, hallaron los investigadores.
En comparación con las mujeres que más se alejaban de la dieta rica en proteínas y pobre en carbohidratos, las mujeres que más seguían esa dieta aumentaron su riesgo en 28 por ciento, incluso tras tomar en cuenta otros factores de riesgo como fumar, beber, la hipertensión, el ejercicio y la ingesta de grasa, anotaron los investigadores.
“La reducción en el peso corporal debería depender de un aumento en la actividad física y de una reducción en la ingesta calórica”, planteó Lagiou.
Los efectos a largo plazo sobre la salud de las dietas especiales que se siguen durante periodos prolongados no se han estudiado adecuadamente para permitir que se determine su seguridad, añadió.
El Dr. Gregg Fonarow, presidente de medicina cardiovascular y ciencias de la Universidad de California en Los Ángeles, señaló que las dietas bajas en carbohidrato como el régimen Atkins se han publicitado ampliamente, y se han hecho cada vez más populares.
“Este estudio plantea preocupaciones sobre los efectos a largo plazo para la salud cardiovascular de las dietas pobres en carbohidratos y ricas en proteínas, sobre todo si no hay una consideración cuidadosa a si se consumen proteínas vegetales en vez de animales”, dijo Fonarow, quien también es director del Centro de Cardiomiopatía Ahmanson-UCLA.
Samantha Heller, otra experta que es fisióloga del ejercicio y coordinadora de nutrición clínica del Centro de Atención del Cáncer del Hospital Griffin en Derby, Connecticut, dijo que “los resultados de este estudio no son sorprendentes”.
Las populares dietas ricas en proteínas inevitablemente incluyen una abundancia de queso y carnes rojas y procesadas, y una carencia de carbohidratos como granos integrales, verduras, legumbres y frutas, advirtió.
“Lo que este estudio no abordó es que la investigación halla que las dietas ricas en carnes rojas y/o procesadas pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, cáncer colorrectal, enfermedad de la arteria coronaria, cáncer de mama, cánceres del esófago, el hígado y los pulmones, y de enfermedad pulmonar obstructiva crónica”, advirtió Heller. “[También] aumentan los niveles de colesterol malo”.
Se necesita más investigación para especificar cómo y en quién se elevan esos riesgos, añadió.
“Mientras tanto, reduzca la ingesta de carne y otras fuentes de proteínas animales. Comience a experimentar con frijoles, edamame, tofu, frutos secos y mantequillas de frutos secos (como mantequilla de cacahuate, almendra y anacardo), yogurt bajo en grasa o desnatado, requesón y leche”, aconsejó Heller. “Aumente la ingesta de carbohidratos con panes 100 por ciento integrales, arroz integral, quínoa, y dosis abundantes de verduras, legumbres y frutas”.
Aunque el estudio descubrió una asociación entre las dietas ricas en proteínas y pobres en carbohidratos y un mayor riesgo de problemas cardiovasculares, no probó una relación causal.
MARTES, 26 de junio (HealthDay News) –
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_126719.

Estudio reactiva debate sobre controvertida “cura” para diabetes tipo 1

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 7:53

NUEVA YORK (Reuters) - Una controvertida cura experimental para la diabetes tipo 1, mediante el uso de una vacuna contra la tuberculosis (TB) inventada hace un siglo, parece extinguir temporalmente la enfermedad, según un estudio sobre un puñado de pacientes dirigido por una científica muy criticada por sus colegas.
No hay garantía de que los resultados de este ensayo en estadio inicial, publicado el miércoles en la revista PLoS One, se mantendrán en estudios más amplios, actualmente bajo realización.
Otros investigadores especializados en diabetes criticaron el estudio por ir más allá de la evidencia en sus declaraciones sobre cuál era la causa de los efectos observados.
No obstante, si los hallazgos efectivamente se mantienen, implicarían que la vacuna genérica bacillus Calmette-Guerin (BCG), en uso desde 1921, puede regenerar células segregadoras de insulina en el páncreas, cuya pérdida produce la diabetes.
“Creemos que estamos observando evidencia inicial de efectividad”, dijo la investigadora experta en inmunología Denise Faustman, del Hospital General de Massachusetts, quien dirigió el estudio. “Esta vacuna simple y económica ataca la autoinmunidad subyacente en la diabetes tipo 1″, agregó.
Esa autoinmunidad, por la que el sistema inmunológico actúa sobre las propias células en lugar de los invasores, destruye las células productoras de insulina en el páncreas conocidas como células isleta. Como resultado, los pacientes tienen que inyectarse regularmente insulina para controlar su nivel de azúcar en sangre, o glucosa.
También conocida como diabetes juvenil, la enfermedad afecta a millones de personas en el mundo. Según la ex Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil (JDRF), unos 3 millones de estadounidenses padecen la condición y 30.000, en su mayoría adultos, son diagnosticados anualmente, que se considera incurable.
“Hallamos que incluso bajas dosis de la vacuna podían revertir transitoriamente la diabetes tipo 1, y esto sucedió en pacientes que habían tenido la enfermedad por 15 años”, dijo Faustman. El efecto duró alrededor de una semana.
“Nuestras mediciones demostraron que morían las células T autoinmunes que destruyen a las células de los islotes, y vimos evidencia de que la producción de insulina se restauraba”, agregó la autora.
Otros especialistas en diabetes tienen sus dudas.
“Hay algo de pensamiento mágico aquí”, dijo el doctor Domenico Accilim del Centro de Diabetes Naomi Berrie de la Columbia University. La idea de que la BCG elimina las células autoinmunes “está totalmente sin probar”.
REGENERANDO LAS CÉLULAS DE LOS ISLOTES
El estudio está, sin embargo, dentro de los principales esfuerzos por curar la diabetes, dijo el inmunólogo celular Raphael Clynes, del Centro Berrie, que no participó en la investigación.
“Los colegas habían supuesto que al momento en que la diabetes se había declarado en los pacientes, todas sus células isleta se habían destruido”, dijo Clynes.
“Ahora sabemos que hay células preservadas muchos años después. La hipótesis es que, si se puede eliminar la respuesta inflamatoria autoinmune, las células isleta pueden regenerarse”, agregó.
La investigación de Faustman sobre ratones de laboratorio, iniciada en la década de 1990, sugería que una manera de lograrlo era con un compuesto del organismo llamado factor de necrosis tumoral o TNF.
El TNF es difícil de obtener comercialmente, pero la vacuna BCG aumenta la producción de este factor en el cuerpo. Los crecientes niveles de TNF generados por la vacuna curaron la diabetes tipo 1 en ratones, según informó Faustman hace una década.
Ahora, tres pacientes con diabetes desde hacía varios años recibieron dos inyecciones de BCG, con un mes de separación. Otros tres recibieron inyecciones de solución salina, sirviendo como grupo de control con placebo.
En dos de los tres pacientes tratados con BCG, los niveles de células T atacantes de las isleta cayeron, informaron el miércoles los investigadores.
Las células autoinmune muertas ingresaron al torrente sanguíneo, un indicio de el TNF las estaba eliminando. Una medición de la producción de insulina trepó. Ningún paciente presentó efectos adversos.
La restauración de la producción de insulina duró apenas una semana. Para el ensayo que se están reclutando cientos de pacientes, Faustman planea brindar dosis de BCG subsecuentes.
Por Sharon Begley
Reuters Health
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_128129.html

22 Septiembre 2012

Actualizadas las Guías Alad para el manejo de la diabetes

Archivado en: Mensaje — Arturo Hernández Yero @ 8:33

grupo-de-expertos-en-paipa2

Entre los días 7 al 9 de septiembre se reunieron en Paipa, Colombia un grupo de expertos en diabetes en representación de todas las delegaciones de la Asociación Latinoamericanaq de Diabetes, convocados por su actual presidente el Dr. Iván Dario Sierra Ariza y con la coordinación del Dr. Pablo Aschner, con los objetivos de actualizar las guías de manejo en diabetes mellitus. Se realizó un fructífero intercambio y se trazaron pautas para un adecuado tratamiento de la enfermedad. En representación de Cuba participaron el Dr. Manuel Licea Puig, subdelegado Alad por nuestro país y el Dr. Eduardo Cabrera Rode, miembro de la directiva actual de la Alad.

La causa de la diabetes podría estar relacionada con el transporte de hierro

Archivado en: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:11

glucometro-con-puncion-digital1  

 Investigadores de la Universidad de Copenhague y Novo Nordisk han demostrado que el aumento de la actividad de una determinada proteína transportadora de hierro destruye la insulina que producen las células beta. Además, la nueva investigación muestra que los ratones sin este transportador de hierro están protegidos contra el desarrollo de la diabetes. Estos resultados han sido publicados en la revista “Cell Metabolism”.
   Casi 300.000 daneses tienen diabetes - de ellos, el 80 por ciento tiene diabetes tipo 2, una enfermedad relacionada con el estilo de vida. El número de personas con diabetes se duplica cada diez años y la enfermedad le cuesta a la sociedad danesa cerca de 12 millones de euros por día.
   Las personas desarrollan diabetes cuando las células beta en el páncreas no producen suficiente insulina para satisfacer las necesidades de su cuerpo. Ahora, la nueva investigación vincula este defecto a un transportador celular de hierro.
   “El hierro es un mineral esencial para el funcionamiento saludable del cuerpo y se encuentra en muchas enzimas y proteínas; sin embargo, el hierro también puede promover la formación de radicales de oxígeno tóxicos. Un aumento en el contenido de hierro en las células puede causar daño tisular y enfermedades. En nuestro estudio, hemos observado que la mayor actividad de un transportador de hierro causa daños a las células beta. Al eliminar completamente este transportador de hierro en las células beta de ratones modificados genéticamente, éstos quedaron protegidos contra la diabetes”, explica el profesor Thomas Mandrup-Poulsen, del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Ciencias de la Salud y Medicina de la Universidad de Copenhague.
   Junto con los profesores Christina Ellervik y Henrik Birgens de la Universidad de Copenhague, Thomas Mandrup-Poulsen ya había documentado una conexión entre el hierro sobrante y el riesgo de diabetes; pero esta es la primera vez que los científicos han encontrado una relación entre la inflamación y el transporte de hierro, que parece ser la causa subyacente del mayor riesgo de padecer diabetes.
   “Necesitamos llevar a cabo ensayos clínicos controlados que muestren que los cambios en el contenido de hierro del cuerpo pueden reducir el riesgo de diabetes. Sólo entonces estaremos en condiciones de asesorar a las personas en riesgo de diabetes para que no tomen suplementos de hierro, o recomendar un tratamiento con medicamentos para reducir la cantidad de hierro en el cuerpo”, señala Thomas Mandrup-Poulsen.
   “La explicación evolutiva sobre por qué las células beta altamente especializadas están influenciadas por las sustancias de señal inflamatoria y contienen proteínas de hierro potencialmente peligrosas es que el aumento a corto plazo en la cantidad de radicales de oxígeno es crítico para la puesta a punto de la producción de insulina, durante los episodios de fiebre y el estrés. Sin embargo, la naturaleza no había previsto la producción local a largo plazo de sustancias de señalización alrededor de las células beta, observadas en la diabetes en tipo1 y tipo 2″, agrega Mandrup-Poulsen.
   Los nuevos resultados tienen implicaciones para muchos científicos, y no sólo para aquellos que investigan la diabetes. Las células beta se pueden utilizar como modelo para otras células que son particularmente sensibles al hierro, tales como las células del hígado y las células del músculo cardiaco.
MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -
http://www.europapress.es/salud/noticia-causa-diabetes-podria-estar-relacionada-transporte-hierro-20120921095308.html

« Entradas anterioresEntradas siguientes »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Otro blog más de Art