Diabetes mellitus

9 julio 2020

¿Cómo ha cambiado la cepa actual del Covid-19 a nivel mundial? ¿Es más infecciosa?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:37

CoronavirusMADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS).  Un estudio liderado por la Universidad de Sheffield (Reino Unido) ha apuntado que una variación en el genoma viral del COVID-19 ha mejorado su capacidad de infectar las células humanas y ha ayudado a que se convirtiera en la cepa dominante que circula en todo el mundo hoy en día. El estudio, publicado en la revista’Cell’, muestra que la variación es más infecciosa en cultivos celulares en condiciones de laboratorio. La variante, llamada ‘D614G’, realiza un pequeño pero efectivo cambio en la glicoproteína ‘spike’ que sobresale de la superficie del virus, que utiliza para entrar e infectar células humanas.
¿Cómo ha cambiado la cepa actual del Covid-19 a nivel mundial? ¿Es más infecciosa?

La variante D614G de COVID-19 se convirtió rápidamente en la cepa dominante poco después de su primera aparición, con muestras geográficas que muestran un cambio significativo en la población viral desde la original, a la nueva cepa del virus. Los investigadores del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, y de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, se asociaron con el grupo de investigación COVID-19 Genomics UK de la Universidad de Sheffield para analizar las muestras de genoma publicadas en el GISAID, un recurso internacional para compartir secuencias de genoma entre investigadores de todo el mundo. “Hemos estado secuenciando las cepas del SARS-CoV-2 en Sheffield desde el principio de la pandemia y esto nos permitió asociarnos con nuestros colaboradores para demostrar que esta mutación se había convertido en dominante en las cepas circulantes. El estudio completo revisado por pares confirma esto, y también que la nueva variante de la mutación del genoma D614G es también más infecciosa en condiciones de laboratorio”, explica uno de los líderes del estudio, Thushan de Silva. Según sus hallazgos, la nueva cepa se asociaba con mayores cargas virales en el tracto respiratorio superior de los pacientes con COVID-19, lo que significa que la capacidad del virus para infectar a las personas podría aumentar. “Afortunadamente en esta etapa, no parece que los virus con D614G causen una enfermedad más severa”, tranquiliza el investigador …

Leer más: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-cambiado-cepa-actual-covid-19-nivel-mundial-mas-infecciosa-20200704075945.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

Fecha:8/7/2020

29 mayo 2020

Herramientas para mejorar redacción

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 10:53

Escribir mejor

http://www.bmns.sld.cu/escribir-mejor

El final de la aspirina en la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 10:51

Alfredo Enrique Arredondo Bruce

Rev Cubana de Medicina Volumen 58, Número 2 (2019)

Por qué los diabéticos son grupo de riesgo frente a la infección Covid-19

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:47

CoronavirusUna persona con diabetes presenta altos niveles de glucemia. Con el paso del tiempo esto puede ocasionar problemas en ciertas partes del cuerpo como los riñones, los nervios, los pies, los ojos, según alerta el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales estadounidense.
Aparte, menciona que al tener diabetes se puede aumentar el riesgo de tener enfermedades cardíacas, así como trastornos óseos o articulares, o bien problemas en la piel, en el aparato digestivo, disfunción sexual, e incluso problemas en los dientes y en las encías.
Mientras, la Federación Internacional de Diabetes recuerda que frente a la pandemia actual de Covid-19, las personas mayores y aquellas que presenten afecciones médicas preexistentes, como diabetes, enfermedades cardíacas y asma, parecen ser más vulnerables a enfermarse gravemente al infectarse por el nuevo coronavirus Sars-Cov-2.
“Cuando las personas con diabetes desarrollan una infección viral puede ser más difícil de tratar debido a las fluctuaciones en los niveles de glucosa en la sangre y, posiblemente, a la presencia de complicaciones de la diabetes”, indica.
En concreto, cita que parece que hay dos razones para esto: En primer lugar, el sistema inmunitario se ve comprometido, lo que dificulta la lucha contra el virus y probablemente conduce a un período de recuperación más largo. En segundo lugar, el virus puede prosperar en un entorno de glucosa elevada en la sangre.
En este sentido, en una entrevista con Infosalus, el presidente electo de la Sociedad Española de Diabetes (SED) el doctor Antonio Pérez explica que los diabéticos, las personas mayores y a aquellas con enfermedades cardíacas o asma, son más vulnerables a enfermar de forma más grave con cualquier infección viral, sea la gripe o la infección por el Covid-19.
“En el caso de la infección por Covid-19, la información disponible sugiere que las personas con diabetes tienen en general un mayor riesgo de complicaciones, incluida la muerte. Además, la infección vírica, como cualquier situación de enfermedad, puede suponer un deterioro del control glucémico durante los días de enfermedad, lo que también puede contribuir a la mayor gravedad de la infección”, asegura el experto.
El también miembro del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona) añade que las razones de esta mayor gravedad en las personas con diabetes se han atribuido, en primer lugar, a que el sistema inmunitario se ve comprometido, lo que dificulta la lucha contra el virus y probablemente conduce a un período de recuperación más largo.
“Esto se ve favorecido por la existencia de un mal control de la glucosa, de las fluctuaciones en los niveles de glucosa en la sangre por la infección y la presencia de complicaciones de la diabetes y otras enfermedades”, agrega.
En la actualidad no hay ninguna información relativa a que unas diabetes sean más peligrosas que otras frente al Covid-19, según puntualiza el doctor Pérez: “La evolución depende de otros factores como la edad, el grado de control de la diabetes, la presencia de complicaciones crónicas u otras patologías. Las formas graves de Covid-19 son más frecuentes en las personas mayores con complicaciones, mientras que los niños y adultos jóvenes con diabetes bien controlada no parecen tener más riesgo ante la infección por coronavirus”.
Así, el presidente electo de la SED quiere dejar claro que el riesgo que tiene una persona con diabetes de contraer la infección que causa Covid-19 es el mismo que el de la población general, aunque si se contrae la infección su gravedad y evolución pueden ser diferentes, según la edad, el grado de control de la diabetes y la presencia de complicaciones crónicas u otras patologías, según matiza.
“Aunque las personas con diabetes tienen la misma probabilidad de contagiarse por el coronavirus que la población general, si la contraen su gravedad y evolución puede ser peor”, insiste el especialista del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona).
Además, recuerda que hay que tener en cuenta que la diabetes insuficientemente compensada incide sobre la evolución en caso de contraer la enfermedad, por lo que es fundamental en este período epidémico ajustar al máximo la glucemia.
“Es importante que las personas con diabetes sigan de forma estricta las medidas de protección y aislamiento recomendadas por las autoridades sanitarias, mantengan el mejor control glucémico posible, dispongan del material necesario para el tratamiento, aparte de tener a mano las instrucciones de su médico o enfermera en caso de enfermedad”, aconseja el especialista en última instancia.
Fecha:21/4/2020
Fuente:https://www.infosalus.com/asistencia/noticia-diabeticos-son-grupo-riesgo-frente-infeccion-covid-19-20200420082733.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

Revelan nuevos hallazgos en autopsias de pacientes de Covid-19

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:43

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) – Los patólogos del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana (LSU Health New Orleans) realizaron la primera serie de autopsias a afroamericanos que murieron por COVID-19 en Nueva Orleans y sus hallazgos proporcionan información nueva y fundamental para guiar el manejo del paciente, según publican en la revista ‘The Lancet Respiratory Medicine’. “Descubrimos que los pequeños vasos y capilares en los pulmones estaban obstruidos por coagulos sanguíneos y hemorragias asociadas que contribuyeron significativamente a la muerte de estos pacientes” … informa el autor principal Richard Vander Heide, profesor y director de Investigación de Patología de la Escuela de Medicina de la LSU Health New Orleans. Autopsias de pacientes de COVID-19 revelan nuevos hallazgos

“También encontramos niveles elevados de dímeros D, fragmentos de proteínas involucradas en la descomposición de los coágulos sanguíneos -prosigue-. Lo que no vimos fue miocarditis o inflamación del músculo cardíaco, que los informes preliminares sugieren que contribuyen significativamente a la muerte por COVID-19″
Los pacientes eran hombres y mujeres entre 40 y 70 años. Todos eran afroamericanos y muchos tenían antecedentes de hipertensión, obesidad, diabetes tipo II dependiente de insulina y enfermedad renal crónica. En todos los casos, los pacientes acudieron al hospital aproximadamente de tres días a una semana después de desarrollar tos leve y fiebre (de 38 o 39 grados), experimentando descompensación respiratoria repentina o colapso en el hogar

Fecha: 28/5/2020

Leer más: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-autopsias-pacientes-covid-19-revelan-nuevos-hallazgos-20200528080435.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

18 mayo 2020

La OMS sigue sin encontrar pruebas concluyentes de contagio de coronavirus por contacto con objetos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:37

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) –
La Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía no ha encontrado pruebas concluyentes de que el coronavirus pueda contagiarse a través de un contacto con una superficie artificial como pomos de puerta o teclados, según un último informe de la agencia médica de la ONU.
Sin embargo, la organización mantiene su recomendación a favor de la desinfección de superficies y objetos, siempre que sea posible y para tranquilidad de la población.
El estudio hace referencia a otro informe en el que se precisaba que el virus podría sobrevivir hasta siete días sobre una superficie. En este sentido, la OMS recuerda que estas pruebas fueron realizadas en un laboratorio, lejos de las condiciones del mundo real.
“La enfermedad Covid-19 se transmite principalmente a través de un contacto físico cercano y por residuos respiratorios”, según el documento.
“En el momento de la publicación de este informe no se ha relacionado de manera concluyente el contagio con una superficie medioambiental contaminada, según los estudios disponibles”, de acuerdo con el documento.
No obstante, y aunque no se tiene constancia por el momento de este tipo de casos, la OMS no descarta que estas superficies puedan alojar otro tipo de virus, de ahí que se insista en su desinfección habitual.
Fecha: 16/5/2020

Fuente: https://www.europapress.es/internacional/noticia-oms-sigue-encontrar-pruebas-concluyentes-contagio-coronavirus-contacto-objetos-20200516161921.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

Influencia del envejecimiento inmune en las respuestas a la vacuna.

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:33

medicamento vencidoLas respuestas vacunales deterioradas en individuos mayores están asociadas con alteraciones tanto en la cantidad como en la calidad del compartimento de células T con la edad. Como se revisó aquí, la respuesta de las células T a la vacunación requiere un equilibrio fino entre la generación de células T efectoras inflamatorias versus las células T auxiliares foliculares (TFH) que median la producción de anticuerpos de alta afinidad en conjunto con la inducción de células de memoria de larga vida para inmunidad efectiva de recuerdo. Durante el envejecimiento, encontramos que este equilibrio se inclina hacia donde las células T favorecen el efector de corta duración pero no la memoria o las respuestas TFH. Consistentemente, los anticuerpos inducidos por la vacuna comúnmente muestran una menor capacidad protectora. Mecánicamente, se han identificado múltiples cambios potencialmente dirigibles en las células T que contribuyen a estos defectos relacionados con la edad, incluida la regulación posterior a la transcripción, la señalización del receptor de células T y la función metabólica. Aunque la investigación sobre la inducción de inmunidad específica de tejido mediante vacunas y con la edad todavía es limitada, los conocimientos mecanicistas actuales proporcionan un marco para un mejor diseño de estrategias de vacunación específicas para la edad que requieren una evaluación adicional en un entorno clínico.
Para 2050, habrá más de 1.600 millones de adultos de 65 años o más en todo el mundo, lo que hará que las enfermedades y afecciones relacionadas con la edad aumenten las preocupaciones de salud pública. Una de las principales causas de hospitalización y muerte en el envejecimiento de la población es un aumento de la infección patogénica (p. Ej., Influenza y enfermedad neumocócica). Además, los nuevos patógenos emergentes, como el virus del Nilo Occidental y el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo, responsable de la pandemia en curso de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), muestran una mayor gravedad de la enfermedad en la población de edad avanzada1,2. la susceptibilidad relacionada a la infección se amplifica aún más por un deterioro en las respuestas protectoras de la vacuna en individuos mayores, los cuales están relacionados con la erosión de la función inmune adaptativa con la edad3, 4, 5. Una característica importante y constante del envejecimiento inmune es la alteración significativa tanto en cantidad como en calidad del compartimento de células T. Aquí, revisaremos la comprensión actual de cómo se genera una respuesta efectiva a la vacuna y cómo estas respuestas cambian con la edad, discutiremos los mecanismos emergentes del envejecimiento de las células T que contribuyen a reducir las respuestas a la vacuna en las personas mayores y exploraremos posibles formas de manipular la T respuestas celulares para mejorar la eficacia general de la vacuna y promover una protección inmune duradera en la población de edad avanzada. Aunque nos centramos principalmente en estudios en humanos, indicaremos dónde se hace referencia a los estudios en animales para obtener información mecanicista.
Características de una respuesta efectiva a la vacuna
Todas las vacunas modernas funcionan engañando a nuestro sistema inmunitario para que desarrolle “memoria inmunológica” contra un patógeno infeccioso específico. Esta memoria inmunológica está mediada por las células B y T y generalmente se manifiesta como la presencia de anticuerpos en concentraciones suficientes para neutralizar el patógeno, así como la rápida generación de células efectoras cuando este patógeno se encuentra en la vida real (es decir, una “respuesta de recuerdo”) . La memoria inmunológica puede durar décadas6, 7, 8 y, por lo tanto, proporcionar protección de por vida contra la infección. Para generar una memoria inmunológica efectiva en respuesta a la vacunación, debe producirse la orquesta específica de eventos, comenzando desde la activación de células ingenuas hasta la formación de células de memoria y la posterior homeostasis de las células de memoria a largo plazo. Cualquier alteración en estos eventos, tanto en calidad como en cantidad, puede influir significativamente en la efectividad de la protección inmune provocada por las vacunas.
La mayoría de las vacunas actuales se basan en la generación de anticuerpos protectores a través de las interacciones entre células B y células T auxiliares foliculares (TFH). Las células TFH proporcionan señales críticas que se requieren para el desarrollo de células B de memoria de larga duración y células plasmáticas, así como también anticuerpos de alta afinidad con cambio de clase. De hecho, la inducción de células TFH se correlaciona con respuestas de anticuerpos de mayor avidez después de la vacunación contra la gripe9,10. Además de optimizar la generación de anticuerpos en las respuestas de recuerdo, las células T de memoria pueden proporcionar protección primaria contra la infección. Las células T con memoria CD4 están involucradas en la prevención de la reactivación del virus varicela zoster (VZV) en individuos mayores.11,12 Las células T con memoria CD8, cuya inducción depende en gran medida de las vacunas vivas, brindan protección crítica contra los patógenos virales como la influenza y el virus sincitial respiratorio , al menos en parte a través de la generación de células T CD8 con memoria residente en los tejidos13, 14, 15, 16. Es esencial comprender cómo se generan las células T funcionales de TFH y memoria, así como las alteraciones en estos procesos con la edad. vacuna exitosa
Tras la infección o vacunación, una pequeña cantidad de células T específicas de antígeno ingenuas experimentan una expansión masiva, aumentando hasta 10,000 a 50,000 veces, mientras se diferencian en células T efectoras. Después de la resolución del antígeno, del 90% al 95% de las células T efectoras mueren, con un pequeño subconjunto que sobrevive como células T de memoria de larga vida.17,18 Las células de memoria proporcionan protección contra la exposición repetida al antígeno, debido a la mayor frecuencia de T células, así como su estado efector equilibrado. En ratones, los precursores que eventualmente se diferencian en células T CD8 con memoria específica de antígeno pueden identificarse en el pico de respuestas primarias mediante la expresión del receptor α de IL-7, mientras que la gran mayoría de las células T CD8 efectoras expresan KLRG1 y son cortas. vivido.19,20 A diferencia de las células T CD8, no se han identificado marcadores definitivos para identificar los precursores de la memoria en el compartimento CD4.21 Sin embargo, las células TFD CD4 usan un programa de diferenciación similar a las células T precursoras de la memoria CD8, que implica redes de factor de transcripción de BCL6 , TCF1, LEF1 e ID3. Esto contrasta con la red de factor de transcripción de células T CD8 efector de corta duración que involucra BLIMP-1, RUNX3 y JUN.22. Estudios recientes también han demostrado que la disminución de la expresión de CD25 por las células T efectoras CD4 tempranas predice el número de células T de memoria en ratones23 y la expresión de CD39 identifica las células T efectoras CD4 de corta duración en humanos.24 Por lo tanto, estos factores de transcripción y receptores de superficie son marcadores potenciales para delinear precursores de memoria y células TFH de las células T efectoras. Aunque la generación de células efectoras de corta duración es obviamente crítica para controlar los patógenos en el contexto de infecciones, la comprensión de las señales que favorecen los precursores de la memoria o las células TFH es relevante en el contexto de la vacunación.
Se han identificado varios factores que están involucrados en la decisión de la vía de convertirse en células efectoras de corta duración versus memoria o TFH. Las intensidades fuertes de la señal del receptor de células T (TCR) (según lo medido por la expresión de CD25) favorecen a las células T CD8 efectoras terminales, mientras que las células T CD8 precursoras de la memoria se generan eficientemente con señales de TCR relativamente más débiles.23,25 De manera similar para las células T CD4, señales más fuertes parece favorecer el desarrollo de células TH1 (es decir, productoras de IFN-γ), mientras que las señales más débiles son suficientes para inducir células TFH y TH2, 23, 25, 26 aunque parecen ser necesarios tiempos de permanencia más largos para desarrollar células TFH de centro germinal.27 En general , la distinción entre la intensidad de la señal y la duración de la estimulación es difícil en la mayoría de los sistemas experimentales, y en el extremo, la estimulación sostenida puede conducir al agotamiento. Las señales coestimuladoras como el CD27 también son necesarias para el desarrollo óptimo de las células T con memoria28,29. Igualmente importante, las señales inflamatorias inducidas por la infección o las vacunas adyuvantes determinan el destino de las células T con memoria30. Exposición prolongada a citocinas inflamatorias como la IL-12 y La IL-2 durante el cebado favorece las células efectoras de corta duración a través de los factores de transcripción T-bet y el transductor de señal y el activador de la transcripción 5, mientras que IL-10 e IL-21 mejoran la generación de células precursoras de memoria a través del transductor de señal y el activador de la activación de la transcripción 3. 19,31, 32, 33 La programación metabólica es otro determinante crítico del destino de las células T. Tras la activación, las células T activan un programa de glucólisis aeróbica que, al proporcionar moléculas precursoras a través de la vía de la pentosa fosfato, apoya su expansión masiva y su diferenciación en células T efectoras de corta duración. En contraste, las células precursoras de la memoria dependen de la fosforilación oxidativa para generar ATP. La interferencia metabólica para pasar de la glucólisis a la respiración mitocondrial es efectiva para redirigir la diferenciación de células T. Se ha logrado una mejor memoria de la generación de células T CD8 en ratones al inhibir la glucólisis con 2-DG, la inhibición del complejo mTOR (mTORC) 1 y la activación de la adenosina monofosfato quinasa.
Colectivamente, se ha logrado un progreso significativo para comprender los mecanismos moleculares que impulsan la generación de TFH y células de memoria versus células T efectoras de corta duración después de la infección y las vacunas. Estas ideas de ratones proporcionan un marco excelente para examinar cómo la respuesta de la vacuna en humanos se ve afectada por la edad y diseñar enfoques que podrían mejorar la eficacia de la vacunación.
Respuestas a vacunas en personas mayores
Interpretar los estudios de vacunación es difícil en la población de edad avanzada, en particular debido a la alta heterogeneidad de las respuestas inmunitarias observadas con la edad y la multitud de comorbilidades subyacentes encontradas en la población que envejece. Además, comparar directamente las respuestas inmunitarias generadas en los estudios de vacunación a menudo es un desafío debido a las variaciones en la naturaleza de las vacunas individuales (es decir, atenuados vivos, subunidad de proteínas, utilización de adyuvantes, dosificación de antígeno, etc.), así como las características del grupo de estudio, incluidas las características del grupo de estudio. definición exacta de adultos “mayores” que van desde mayores de 50 años hasta mayores de 80 años. En esta revisión, generalmente usamos la definición de 65 años o más para la población “mayor”.
Tanto en el entorno clínico como en la investigación, la respuesta a la vacunación se evalúa más comúnmente por los niveles de anticuerpos específicos de la vacuna dentro de la circulación. Sin embargo, estos niveles no siempre se correlacionan directamente con la protección contra la infección. Los títulos de anticuerpos reflejan la generación exitosa de células B activadas y células plasmáticas de vida corta, si se miden durante la fase efectora después de la vacunación, así como las células plasmáticas de vida larga. La funcionalidad del anticuerpo se puede determinar adicionalmente evaluando la capacidad de los anticuerpos para neutralizar un patógeno, el isotipo del anticuerpo (es decir, IgG, IgA, IgM) y los niveles de hipermutación somática y afinidad de anticuerpos. Estos datos proporcionan información no solo sobre las respuestas de las células B sino también información indirecta sobre la generación y la funcionalidad de TFH. Se requieren datos adicionales para obtener información sobre la generación de células T de memoria o sobre la formación de células T residentes en los tejidos que es crítica para la inmunidad protectora en los sitios de tejidos locales. Otras técnicas que se utilizan para tener una idea general de la frecuencia y funcionalidad de las células T después de la vacunación incluyen pruebas de hipersensibilidad de tipo retardado, tinción de tetrámero específico de antígeno, detección ex vivo de marcadores de activación de superficie (por ejemplo, HLA-DR, CD38 y costimulator inducible en células TFH circulantes) y estimulación in vitro con antígenos de vacuna para determinar la proliferación celular y la producción de citocinas. Un marcador de la calidad de la respuesta de las células T con memoria específica de la vacuna es su polifuncionalidad, es decir, la capacidad de coproducir múltiples citocinas como IFN-γ, TNF-α e IL-2.37. A continuación, analizamos la literatura actual sobre primaria y recordar las respuestas de vacunación durante el envejecimiento.
Respuestas primarias deterioradas a la vacunación en personas mayores
En las personas mayores, la mayoría de las vacunas se administran para aumentar la inmunidad preexistente. Hay pocos estudios sobre respuestas primarias en humanos, lo que dificulta estudiar estas respuestas en el envejecimiento. Los primeros estudios que analizaron las respuestas a la vacuna primaria en humanos utilizaron una vacuna viva y atenuada contra el virus de la fiebre amarilla (YF), que es una de las vacunas más efectivas disponibles actualmente. Estos estudios demostraron que las personas mayores tienen una generación más lenta de anticuerpos en comparación con los adultos jóvenes, coincidiendo con una mayor viremia a los 5 días después de la vacunación.38 Sin embargo, a los 28 días los niveles de anticuerpos específicos de la vacuna fueron similares entre los grupos de edad y se controló la viremia. Un gran estudio clínico encontró de manera similar títulos iguales de anticuerpos neutralizantes de YF 30 días después de la vacunación a través de las edades.39 Estos datos sugieren que el sistema inmune envejecido tiene el potencial de desarrollar respuestas primarias suficientes, aunque posiblemente a un ritmo más lento. Sin embargo, estudios adicionales de la vacuna YF encontraron que la capacidad neutralizante de los anticuerpos específicos de YF en la respuesta máxima (día 14) es menor en individuos mayores de 50 años, al igual que la respuesta efectora para las células T CD8, 40 lo que sugiere que aunque el sistema inmune puede responder para desarrollar suficiente memoria inmunológica para las células B y las células T CD8, la generación de la fase efectora puede verse comprometida en personas mayores. Además, aunque las células T CD4 específicas de YF tenían frecuencias similares a lo largo de la edad, estas células eran cualitativamente mucho menos polifuncionales en adultos mayores que en jóvenes. Las células T CD4 específicas de YF también mostraron una supervivencia significativamente menor a largo plazo con la edad, lo que implica un desarrollo ineficaz de la memoria inmunológica para las células T CD4.
De manera similar a los estudios anteriores de YF, 2 estudios más recientes que usan vacunas inactivadas adyuvantes, una para la hepatitis B y la otra para el virus de la encefalitis japonesa (JEV), encontraron que las personas mayores mostraron respuestas de anticuerpos primarios retardados y en general reducidas en comparación con los adultos jóvenes.41 , 42 Para JEV, casi el 50% de las personas mayores de 60 años no alcanzaron los niveles de anticuerpos requeridos para una respuesta protectora, en comparación con menos del 15% en adultos jóvenes.42 Además, las células T con memoria específica de JEV (día 35 después de la vacunación) fueron probados por su capacidad de recordar. La producción de IFN-γ, una citocina efectora principal, fue significativamente menor en la cohorte mayor en comparación con los jóvenes, al igual que la IL-10. Las respuestas de IL-2 fueron similares entre los grupos, lo que sugiere que la polarización de las células T de memoria en respuesta a la vacunación se altera con la edad. Por lo tanto, a partir de los limitados conjuntos de datos disponibles, parece que la capacidad de las personas mayores para montar respuestas primarias a la vacuna falla de 3 maneras distintas: respuestas efectoras de células T CD8 deterioradas, funcionalidad reducida de células T CD4 y posiblemente células T de memoria deficiente mantenimiento, aunque este último concepto requiere un estudio más detallado.
Fecha:18/5/2020
Fuente: Journal of Allergy and Clinical Immunology
Para leer el artículo completo: https://www.jacionline.org/article/S0091-6749(20)30421-8/fulltext

12 mayo 2020

Nuevo candidato frente al coronavirus de Vir y Alnylam

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:57

VIR-2703 es un antiviral que planean desarrollar con una formulación inhalada para el tratamiento y/o prevención de la Covid-19.
Vir Biotechnology y Alnylam Pharmaceuticals anuncian la selección de VIR-2703 (también denominado ALN-COV) como un producto candidato a ser desarrollado para el tratamiento de la Covid-19. Es un ARN de interferencia (ARNi) terapéutico dirigido al genoma del SARS-CoV-2 que planean desarrollar como una formulación inhalada para el posible tratamiento y/o prevención de la Covid-19.

Las compañías planean reunirse pronto con la agencia estadounidense FDA y otras autoridades reguladoras con el objeto de negociar una posible evaluación acelerada para presentar una solicitud de nuevo medicamento en investigación a finales de 2020.

Para llegar a este descubrimiento, Alnylam sintetizó más de 350 ARNi pequeños (ARNip) dirigidos a regiones altamente conservadas del genoma SARS-CoV-2, que luego se analizaron bioinformáticamente y se evaluaron en ensayos in vitro. De esta forma, se identificaron múltiples ARNip de elevada efectividad que demostraron una reducción del 99,9% en la replicación viral en un modelo de virus vivo de SARS-CoV-2 in vitro realizado por Vir.
En los ensayos de dosis-efecto, se demostró que VIR-2703 tenía una concentración efectiva para una inhibición del 50% (CE50) de menos de 100 picomolar y una EC95 de menos de 1 nanomolar en el modelo de virus vivo SARS-CoV-2 que mide la inhibición en la producción de viriones.

Además, se prevé que VIR-2703 tenga reactividad frente a más del 99,9% de los más de 4.300 genomas de SARS-CoV-2 actualmente disponibles en bases de datos públicas que cumplen con los requisitos de análisis y también se predice que tendrá reactividad hacia el genoma de SARS-CoV del brote de SARS de 2003.
Ensayos clínicos

“Con este candidato ahora en mano, aceleraremos aún más nuestros esfuerzos y planeamos comenzar estudios en humanos a finales de año. Nuestro objetivo final sería proporcionar un acceso mundial rápido, si se aprueba, a un tratamiento terapéutico eficaz para combatir la Covid-19″, destaca George Scangos, CEO de Vir.

“Hasta donde sabemos, este es uno de los antivirales de acción directa más potentes dirigidos al SARS-CoV-2 comunicado hasta la fecha “, subraya John Maraganore, director ejecutivo de Alnylam. “Mientras esta pandemia continúa avanzando, nos comprometemos a actuar con la mayor urgencia para desarrollar terapias ARNi a investigar contra el Covid-19 y otras posibles enfermedades mediadas por coronavirus en el futuro”.
Más colaboración

Además del producto candidato a ser desarrollado (dirigido al genoma del SARS-CoV-2), ambas compañías aprovecharán los recientes avances de Alnylam en la administración pulmonar de ARN de interferencia silenciadores, para el silenciamiento de dianas genéticas en el tracto respiratorio en múltiples tipos de células, incluidas las que intervienen en la infección por SARS-CoV-2.

Las dos compañías emplearán la experiencia en enfermedades infecciosas de Vir para presentar hasta tres productos candidatos de desarrollo adicionales para tratar el COVID-19, y potencialmente otras enfermedades por coronavirus.

Fecha:11/ 05 / 2020

Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/farmacia/industria/empresas/nuevo-candidato-frente-al-coronavirus-de-vir-y-alnylam.html

8 mayo 2020

IECAs y ARA II pueden mejorar el pronóstico de los pacientes hipertensos con Covid-19

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:54

CoronavirusLos fármacos antihipertensivos podrían mejorar el pronóstico de los pacientes hipertensos con la Covid-19, por lo que se recomienda no abandonar los tratamientos indicados sin interrupción.

Un grupo de científicos que han estado trabajando en primera línea contra el coronavirus en España, Italia y en los Estados Unidos, han analizado con detalle la controversia existente respecto al supuesto efecto negativo de medicamentos hipertensivos en pacientes que hayan contraído esta enfermedad. El estudio, que acaba de publicarse en Mayo Clinic Proceedings, trata de explicar el nivel de evidencia clínica sobre este tema.

“De acuerdo con las pautas actuales, recomendamos a los pacientes con hipertensión que continúen tomando los medicamentos antihipertensivos sin interrupción”, señala a DM el autor principal, Fabián Sanchis Gomar, de la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Stanford, en California, Estados Unidos.

Desde que apareció la pandemia, se ha sugerido que los pacientes con enfermedades subyacentes como hipertensión, insuficiencia cardíaca y enfermedad renal crónica tienen un mayor riesgo de padecer cuadro grave por la Covid-19. La comunidad científica y médica ha debatido activamente sobre la influencia potencial del uso de los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECAs) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina II (ARAII) durante el brote de la Covid-19, ya que una de las formas en las que virus penetra en el organismo es a través de la enzima convertidor de la angiotensina (ECA) 2, la enzima que convierte la angiotensina I en angiotensina II a nivel pulmonar y en otros tejidos y órganos, lo que puede sugerir que los medicamentos pueden aumentar la susceptibilidad al virus y la gravedad de la enfermedad.
Mayor expresion no significa mayor riesgo

Con la revisión de más de 60 estudios publicados, el equipo de Sanchis Gomar, que también pertenece al Grupo de Investigación de Fisiopatología Celular y Orgánica del Estrés Oxidativo del Instituto de Investigación Sanitaria (Incliva), de Valencia, concluye que lo más importante es que, hasta el momento, ningún estudio ha reportado un aumento en los niveles circulantes o en la expresión de ECA2 y, aún siendo así, una mayor expresión no implicaría necesariamente un mayor riesgo de infección o gravedad de la enfermedad.

Su investigación ha incluido trabajos que sugieren que niveles elevados de angiotensina II, diana de los inhibidores del sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA), como son los IECAs y los ARAII, pueden fomentar el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) en pacientes con COVID-19. Otra investigación sugiere que los inhibidores del SRAA pueden incluso desempeñar un papel en el tratamiento de la Covid-19. A pesar de que las controversias no están totalmente resueltas, “llegamos a una recomendación basándonos en las evidencias científicas que tenemos en la actualidad, pero se quedan cortas. Faltan más datos en humanos y en condiciones reales. Ahora mismo se han puesto en marcha varios ensayos clínicos para, precisamente, comprobar si estos antihipertensivos tienen efectos negativos en pacientes Covid-19 o no. Entre ellos, nosotros estamos llevando a cabo un ensayo clínico randomizado en diez hospitales de Estados Unidos, y en breve tendremos resultados, tanto de nuestro estudio como de los otros que se están llevando a cabo”, señala a DM el investigador.

Modular o minimizar el daño

En cualquier caso, el mecanismo de estos fármacos parece que no supondría una potencial vía de prevención para la población general: “Nunca sería un tratamiento preventivo de infección. Lo que se ha sugerido es que podrían modular y minimizar el daño producido por la Covid-19, sobre todo a nivel pulmonar, pero este aspecto aún hay que confirmarlo. Tenemos que esperar a los resultados de los estudios que se están llevando a cabo ya en la actualidad”, indica.

IECAs y ARAII son igual de efectivos para tratar la hipertensión arterial. Sin embargo, como los IECA pueden producir tos y angioedema como efectos secundarios, “en ciertos pacientes con factores de riesgo que pudiesen agravar la infección por el virus SARS-CoV-2 y empeorar el pronóstico (enfermedad cardiovascular, obesidad, fumadores, EPOC, diabetes o hipertensión arterial), podrían ser más recomendables los ARAII con tal de evitar dichos efectos secundarios”.

IECA, ARA II y estatinas mejoran la fibrilación

Carl J. Lavie, del Instituto Vascular y del Corazón John Ochsner de la Escuela de Medicina de Nueva Orleans, en Estados Unidos, y coautor del estudio señala que “se sabe que la angiotensina provoca inflamación, oxigenación, vasoconstricción y fibrosis, por lo que es bastante coherente pensar que un fármaco que pueda inhibir la producción de dicha hormona en realidad pueda ser muy beneficioso para prevenir tanto lesiones a nivel pulmonar como a nivel sistémico. Ciertamente, resulta prematuro empezar a utilizar estos agentes como una medida para prevenir la Covid-19 en pacientes sin ninguna otra indicación para el uso de inhibidores del SRAA, pero se trata de un área de investigación muy activa”.

Además del ensayo clínico multihospitalario que evaluará los efectos de los IECAs y los ARA II en pacientes Covid-19, el equipo estadounidense de Sanchis ha puesto en marcha otro trabajo que analizará los efectos que la infección por SARS-CoV-2 provoca sobre la actividad eléctrica del corazón, para lo que “vamos a monitorizar la actividad eléctrica cardíaca de pacientes que han tenido la enfermedad durante un periodo de seguimiento de un año”.

Un arma de ‘doble filo’

El equilibrio entre la administración de antihipertensivos y su relación con el receptor ACE2 como puerta de entrada del virus en el organismo es un hecho muy debatido y que precisa de un perfecto equilibrio. Por decirlo de algún modo, sería como un “arma de doble filo”, indica Sanchis Gomar.

El virus del SARS-CoV-2 entra en las células a través de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2). Se ha observado que las enfermedades cardiovasculares son una comorbilidad con frecuencia presente en pacientes con Covid-19 y una posible explicación a esto es que pueda ser debido a que presenten mayores niveles de ACE2.

“Dado que los IECA y ARAII son fármacos que se prescriben frecuentemente en pacientes con hipertensión, insuficiencia cardíaca, enfermedad cardíaca isquémica o diabetes se ha sugerido que éstos puedan influir sobre los niveles y/o la expresión de ACE2, en algunas ocasiones incluso de un modo poco científico. Sin embargo, si los IECAs y/o ARAII aumentan o no la expresión de ACE2 sigue siendo una hipótesis sin demostrar, al menos en humanos”.

Es más, ACE2 parece ser protector frente al daño pulmonar agudo, y es por ello por lo que se está investigando si un ARAII (losartán, por ejemplo,) puede prevenir o minimizar este daño pulmonar. “Desde nuestro punto de vista, necesitamos confirmar si los niveles séricos o pulmonares de ACE2 varían (al alta o a la baja). En la actualidad, hay algunos estudios que lo describen en modelos animales, pero en humanos todavía lo desconocemos. De hecho, se ha descrito que la expresión de ACE2 está disminuida en modelos de hipertensión y que dicha hipertensión no ha afectado a otras infecciones por coronavirus”.

Curiosamente, en un estudio reciente realizado en pacientes que recibieron terapia con IECAs o ARAII, se observó una menor severidad de la enfermedad y un nivel más bajo de interleucina-6, un aumento de las concentraciones de células T CD3 y CD8 en sangre periférica y una disminución de la carga viral pico en comparación con otros medicamentos antihipertensivos, lo que respaldaría el beneficio del uso de IECAs o ARAII en pacientes Covid-19 y con hipertensión arterial.

También se ha demostrado que los ARAII son efectivos en el tratamiento de pacientes con sepsis, neumonía o gripe, mientras que la combinación de estatinas y ARAII parece reducir drásticamente la mortalidad durante el reciente brote de Ébola. Finalmente, se ha visto que los pacientes ancianos, mayores de 65 años, con Covid-19 y con hipertensión arterial que toman ARAII ARB “pueden ser menos propensos a desarrollar enfermedad pulmonar grave en comparación con los pacientes que no toman dichos medicamentos. Lo que realmente nos preocupa es que, por una hipótesis o especulación, sin evidencias científicas que lo respalden, muchos pacientes de América del Sur, América Central o España han interrumpido sus tratamientos con IECAs o ARAII, lo que podría ser aún más peligroso o amenazante para la vida que el propio virus”.

Raquel Serrano
Fecha:7/5/2020

Fuente: Diario Médico, España.

https://diariomedico.com/medicina/medicina-interna/iecas-y-ara-ii-pueden-mejorar-el-pronostico-de-los-pacientes-hipertensos-con-covid-19.html

6 mayo 2020

El cerebro humano crea neuronas hasta los 90 años

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:55

cien-cerebro-150x150Científicos descubren que la formación de nuevas neuronas se produce en el cerebro durante toda la vida adulta.

Si el centro de memoria del cerebro humano puede desarrollar nuevas células, podría ayudar a las personas a recuperarse de la depresión, del trastorno de estrés postraumático, a retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer, profundizar nuestra comprensión de la epilepsia y ofrecer nuevos conocimientos sobre la memoria y el aprendizaje.

Durante décadas, los científicos han debatido si el nacimiento de nuevas neuronas, llamada neurogénesis, es posible en un área del cerebro responsable del aprendizaje, la memoria y la regulación del estado de ánimo. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista Nature Medicine, inclina la balanza al “sí”. Según el estudio, una región concreta del cerebro humano -conocida como giro dentado– produce nuevas neuronas hasta los 90 años; toda la vida.
Los investigadores, liderados por María Llorens-Martín, científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (España), probaron una variedad de métodos para preservar el tejido cerebral de 58 personas recientemente fallecidas. Encontraron que diferentes métodos de preservación llevaron a distintas conclusiones sobre si se podrían desarrollar nuevas neuronas en el cerebro adulto y envejecido.

Llorens-Martin, autora principal del artículo, debe conservar el tejido cerebral unas pocas horas después de la muerte y ser muy precisos con los químicos específicos que se utilizan para preservar el tejido o las proteínas que identifican a las células en desarrollo.
La experta comentó que comenzó a recolectar y preservar cuidadosamente muestras de cerebro en 2010, cuando se dio cuenta de que muchos cerebros almacenados en bancos de cerebros no se conservaban adecuadamente para este tipo de investigación. En su estudio, ella y sus colegas examinaron los cerebros de las personas que murieron con sus recuerdos intactos, y los que murieron en diferentes etapas de la enfermedad de Alzheimer. Descubrió que los cerebros de las personas con alzhéimer mostraban pocos signos de neuronas nuevas en el hipocampo, si es que mostraban alguna señal, con menos señales a medida que se encontraban en el curso de la enfermedad. Esto sugiere que la pérdida de nuevas neuronas, si pudiera detectarse en el cerebro vivo, sería un indicador temprano de la aparición de la enfermedad de Alzheimer, y que promover un nuevo crecimiento neuronal podría retrasar o prevenir la enfermedad que ahora afecta a millones de personas en todo el mundo.

Neurogénesis

La neurogénesis en el hipocampo es importante porque la evidencia en animales muestra que es esencial para la separación de patrones. En las personas, la incapacidad para distinguir entre dos eventos similares podría explicar por qué los pacientes con trastorno de estrés postraumático continúan reviviendo las mismas experiencias, a pesar de que sus circunstancias han cambiado. Además, muchos déficits observados en las primeras etapas del deterioro cognitivo son similares a los observados en animales cuya neurogénesis se ha detenido.
Los investigadores pueden estimular el crecimiento de nuevas neuronas en ratones y ratas haciendo que los roedores hagan más ejercicio o proporcionándoles entornos que sean más estimulantes cognitiva o socialmente, dice Llorens-Martin. “Esto no podría aplicarse a las etapas avanzadas de la enfermedad de Alzheimer. Pero si pudiéramos actuar en etapas más tempranas en las que la movilidad aún no está comprometida, quién sabe, tal vez podríamos reducir la velocidad o prevenir la pérdida de plasticidad en el cerebro”, concluye la experta.
Y termina: “Aún queda mucho camino por recorrer para aplicar estos resultados al tratamiento de seres humanos, pero los resultados obtenidos son esperanzadores ya que muestran la existencia de una población dinámica de células que en otras especies de mamíferos han mostrado ser importantes para la regulación de la memoria”.

Sarah Romero
Periodista especializada en ciencia y nuevas tecnologías con un secreto confesable: la pasión por la astronomía. Soy redactora de contenidos web en la revista Muy Interesante y Muy Historia. Puedes contactar conmigo a través del correo ladymoon@gmail.com

Referencia: E. P. Moreno-Jiménez*, M. Flor-García*, J. Terreros-Roncal*, A. Rábano, F. Cafini, N. Pallas-Bazarra, J. Ávila and M. Llorens-Martín. Adult hippocampal neurogenesis is abundant in neurologically healthy subjects and drops sharply in patients with Alzheimer’s disease. Nature Medicine. DOI: 10.1038/s41591-019-0375-9
Fecha: 27/3/2019
Fuente: Revista Muy Interesante. https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/el-cerebro-humano-crea-neuronas-hasta-los-90-anos-421553590034?utm_source=Cheetah&utm_medium=email_MUY&utm_campaign=190327_Newsletter

« Página anteriorPágina siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus