Diabetes mellitus

9 octubre 2019

Premio Nobel al conocimiento de la adaptación celular al oxígeno

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:09

Los médicos William G. Kaelin Jr, Sir Peter J. Ratcliffe y Gregg L. Semenza han merecido el Nobel de Medicina y Fisiología de 2019 por sus investigaciones sobre cómo las células reconocen y se adaptan a la disponibilidad de oxígeno.
Nobel de Med 2019
Las investigaciones de estos tres médicos han permitido ahondar en cómo las células se adaptan a las fluctuaciones del oxígeno. Los académicos suecos reconocen este año los hallazgos sobre mecanismos moleculares que subyacen a esas variaciones, en concreto a los niveles bajos o hipoxia, y que constituyen una función esencial para la supervivencia.
Así, el trabajo de los tres premiados se centra en el mecanismo celular que ante una condición de hipoxia induce un patrón de expresión genética, que a la larga implica a genes inductores de glóbulos rojos, de formación de vasos y de aumento del metabolismo glucolítico, entre otras acciones. Según han destacado durante el anuncio del fallo, todo ese proceso es clave en la aparición de enfermedades muy diversas, desde la anemia al cáncer.
Los hallazgos de William G. Kaelin, del Instituto del Cáncer Dana-Farber en la Universidad de Harvard; Peter J. Ratcliffe, de la Universidad de Oxford y director de Investigación Clínica en el Instituto Francis Crick, y Gregg L. Semenza, director del Programa de Investigación Vascular en la Universidad Johns Hopkins, también merecieron en 2016 el Premio Lasker en Investigación Básica.
Un elemento clave en la respuesta fisiológica a la hipoxia es el aumento de la hormona eritropoyetina (EPO), que dirige la producción de los glóbulos rojos o eritropoyesis. La importancia del control de esta hormona sobre la eritropoyesis se conocía desde principios del s. XX, pero cómo se regía el proceso resultaba toda una incógnita.
A principios de la década de 1990, Semenza y Ratcliffe investigaban el mecanismo por el que la hipoxia estimula la actividad del gen de la eritropoyetina. En colaboración con otros investigadores, identificaron una secuencia de ADN que es necesaria para la activación dependiente de hipoxia.
HIF entra en escena
Semenza (Nueva York, 1956) mostró que una proteína del núcleo, a la que denominó HIF-1 (factor 1 inducible por hipoxia) se adhiere a esta región de control del ADN, pero sólo cuando las células experimentan hipoxia. Además, estimula los genes adyacentes.
Por su parte, Ratcliffe (Lancashire, en Reino Unido, 1954) encontró que el mecanismo que actuaba como sensor del oxígeno estaba presente prácticamente en todos los tejidos, no solo en las células renales donde se produce normalmente la eritropoyetina. Ese descubrimiento fue clave para desvelar que el mecanismo se encontraba en muchos tipos celulares diferentes.
El equipo de Semenza purificó HIF-1 y observó que posee dos proteínas parejas: HIF1alfa y HIF-1 beta. El componente HIF-1alfa era nuevo y consiguieron aislar el gen que lo codifica en células humanas. Además, vieron que esta proteína desaparecía rápidamente cuando la disponibilidad de oxígeno pasaba a ser alta.
Con el paso de los años Semenza y Ratcliffe fueron agrandando la lista de genes inducidos por hipoxia (hoy en día se sabe que hay más de 400 genes regulados por el factor de transcripción). Por ejemplo, Semenza demostró en 1996 que HIF-1 activa el gen que codifica uno de los componentes clave de la angiogénesis, el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF).
Pero aún faltaba una pieza clave del puzle: qué es lo que hace que HIF-1 cambie en función de la disponibilidad de oxígeno. En ese punto entraron en escena los hallazgos de Kaelin, que investigaba un síndrome genético raro: la enfermedad de Von Hippel-Lindau (VHL), que se caracteriza por la aparición de múltiples tumores compuestos por nuevos vasos sanguíneos inapropiadamente formados.
Kaelin (New York, 1957) descubrió que la proteína VHL ayuda a eliminar los compuestos asociados a la hipoxia cuando hay oxígeno en abundancia. Ratcliffe ató el siguiente cabo: vinculó VHL a la desaparición de HIF-1 en condiciones de mucho oxígeno.
Ambos investigadores, en trabajos independientes, identificaron a las enzimas prolil hidroxilasa (PHD), que regulan al factor HIF-1alfa.
Gracias a la labor de los tres, se ha ampliado el conocimiento sobre cómo los niveles de oxígeno regulan procesos fisiológicos fundamentales. Ejemplos en los que se ven influidas las células por este proceso es la reacción del tejido muscular al ejercicio físico intenso. También lo es la generación de nuevos vasos sanguíneos o angiogénesis. Asimismo, el reconocimiento del nivel de oxígeno constituye un proceso esencial en el desarrollo fetal y en el control de la formación placentaria.
Inhibidor de HIF-2
Edurne Berra es coordinadora de la Red Temática de Excelencia de Investigación en Hipoxia (HypoxiPATH ) del CIC bioGUNE, formada por diez grupos de investigación, con un interés común en el estudio de los diferentes mecanismos que miden las respuestas a hipoxia y su relevancia en situaciones fisiológicas y patológicas.
La profesora Berra no ha mostrado gran sorpresa ante la noticia del Nobel: “Siempre pensamos que la concesión del premio a estos investigadores podía depender de que hubiera una aplicación clínica”, comenta a DM, en a alusión a los recientemente desarrollados inhibidores de HIF-2, un potencial tratamiento de tumores sólidos. De hecho, la vía desvelada por los premiados puede ser activada o inhibida, según se requiera, para tratar enfermedades como la anemia, el cáncer renal y la patología cardiovascular.
La científica destaca las aportaciones de los tres investigadores al conocimiento de cómo la hipoxia participa en mecanismos de adaptación específica a niveles fisiológicos y moleculares. Entre estos últimos, se incluye el descubrimiento de “una familia de factores de transcripción y una serie de proteínas que regulan su activación. Esos hallazgos han tenido amplias implicaciones en otras áreas de investigación como la angiogénesis vascular o el crecimiento tumoral, más allá del conocimiento de vías metabólicas básicas”.
Biología redox
Esos descubrimientos han resultado útiles en campos biomédicos anexos, incluidos los del metabolismo y la reacción de reducción-oxidación (biología redox), “al allanar el camino para establecer vínculos importantes entre la glucólisis, la bioenergética mitocondrial y la regulación de HIF1-alfa. Además, los entornos clínicos como la anemia, la disfunción vascular y la angiogénesis tumoral se han beneficiado directamente de la comprensión de los mecanismos de detección relacionados con la hipoxia. Por lo tanto, incluso dentro de una perspectiva temporal limitada, es justo afirmar que estamos viendo una de las principales contribuciones en biomedicina que ha tenido lugar a lo largo de la transición entre los siglos pasado y presente”, continúa Berra.
Los días 28 y 29 de noviembre se celebrará en Bilbao, organizado por CIC Biogune, la próxima reunión anual de la Red HypoxiPATH. Se da la circunstancia de que uno de los miembros e impulsores de esta red de excelencia, el catedrático de Fisiología José López-Barneo, del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS), es a su vez el organizador del simposio Keynotes sobre Hipoxia, en Colorado. El encuentro, una reunión monográfica que tiene lugar cada dos años, reunirá en enero a la comunidad científica internacional que trabaja en este campo, entre ellos a los tres Nobel. “Al menos, me han confirmado su presencia antes de conocer la noticia, espero que ahora no se echen atrás”, bromea López-Barneo. “Seguro que será un encuentro de muchas felicitaciones”.
Hipoxia en el cáncer
El catedrático tras señalar que es un premio muy merecido, recuerda que lo que le dio a este campo biomédico mayor visibilidad fue la demostración de que en los ambientes tumorales hay una falta de oxígeno y este sistema explica que el crecimiento desaforado de las células tumorales, con la generación de nuevos vasos. “Es un círculo vicioso que depende en gran parte de este mecanismo. Eso abrió una posibilidad terapéutica que se está investigando: si la inhibición de HIF-1 o PHD, se previene el crecimiento tumoral”.
A diferencia del sitema investigado por estos científicos, el grupo de López-Barneo trabaja en los mecanismos de la respuesta a hipoxia que tardan segundos en instaurarse. “Cuando cambias de altitud, por ejemplo, al viajar, no se espera que el organismo se adapte para el sistema HIF-PHD empiece a producir glóbulos rojos, un proceso que tarda un tiempo. Entonces, hay que respirar con más frecuencia, el corazón tiene que contraerse más rápido y hacer llegar más oxígeno en la sangre. Nosotros estudiamos esa respuesta aguda a la hipoxia”.
Sonia Moreno
Fecha:7/10/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/salud/nobel-al-conocimiento-de-la-adaptacion-celular-al-oxigeno.html

Hallan un químico vinculado con el cáncer en un medicamento común contra la acidez estomacal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:55

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) anunció en dias pasados que se han encontrado niveles bajos de un químico que podría causar cáncer en un conocido medicamento usado para aliviar la acidez estomacal.
En un informe indicaron que se detectó una “impureza” en el fármaco Zantac o la ranitidina (su nombre genérico), un antiácido y antihistamínico que se usa para tratar y prevenir una variedad de trastornos gastrointestinales, que se venden como tratamientos recetados y de manera libre.
Se trata del “probable” cancerígeno NDMA, o dimetilnitrosamina. Sin embargo los funcionarios señalaron que la cantidad encontrada en el medicamento apenas supera los niveles que aparecen en los alimentos comunes, tales como las carnes, los productos lácteos y las verduras. Aun así el químico se ha relacionado con docenas de retiros de medicamentos para la presión arterial durante el último año.
La agencia de la salud está evaluando si existe riesgo para los pacientes que toman este medicamento. “La FDA no está pidiendo a las personas que dejen de tomar ranitidina en este momento”, señalaron. Además, aconsejan que si los pacientes desean suspender su uso deben hablar con su profesional de la salud sobre otras opciones de tratamiento, mientras que las personas que toman ranitidina de venta libre “podrían considerar el uso de otros medicamentos” aprobados para su condición.
Fecha: 14/9/2019
Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/327062-quimico-cancer-medicamento-acidez?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_daily

7 octubre 2019

Disruptores endócrinos como factores de riesgo de diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:33

Son factores infravalorados pero potencialmente modificables
Autor: Robert M. Sargis, Rebecca A. Simmons Fuente: Diabetologia Environmental neglect: endocrine disruptors as underappreciated but potentially modifiable diabetes risk factors

Negligencia ambiental: disruptores endócrinos como factores de riesgo de diabetes infravalorados pero potencialmente modificables
La prevalencia de diabetes tipo 2 está aumentando dramáticamente en todo el mundo, imponiendo un costo enorme para las personas y los sistemas de salud. Revertir estas tendencias requiere enfoques integrales para abordar los factores de riesgo de diabetes clásicos y emergentes.
Recientemente, los tóxicos ambientales que actúan como químicos disruptores endóocrinos (EDC) han surgido como nuevos factores de riesgo de enfermedad metabólica.
Los EDC implicados en la patogénesis de la diabetes incluyen diversas moléculas inorgánicas y orgánicas de origen natural y sintético, que incluyen arsénico, bisfenol A, ftalatos, bifenilos policlorados y pesticidas organoclorados.
Fuentes de EDC. Se ha relacionado una amplia gama de productos químicos de diversas fuentes con la disfunción metabólica en estudios basados en células, animales y epidemiológicos. Estos EDC que alteran el metabolismo incluyen compuestos tanto inorgánicos como orgánicos de origen natural y sintético. Los humanos están expuestos a través del uso, la producción y la difusión ambiental de estos productos químicos en la producción de alimentos, la actividad industrial y el cuidado personal y del hogar, así como a través de la atención médica.
De hecho, la evidencia implica exposiciones a EDC a lo largo de la vida en la disfunción metabólica; Además, las ventanas de desarrollo específicas exhiben una mayor sensibilidad a la alteración metabólica inducida por EDC, con posibles impactos entre generaciones.
Es importante destacar que las exposiciones diferenciales a EDC diabetógenos probablemente también contribuyan a las disparidades raciales / étnicas y económicas.
A pesar de estos vínculos emergentes, las guías de práctica clínica no abordan este factor de riesgo de diabetes poco apreciado. Los enfoques integrales para detener la marea de diabetes deben incluir esfuerzos para abordar sus factores ambientales.

Fecha:22/9/2019
Fuente:IntraMed

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94887&fuente=inews&utm_source=inews&uid=445164

Ya es posible prevenir el riesgo cardiovascular en diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:09

El deterioro cardiovascular es una preocupación constante en el manejo de diabetes 2; nuevos datos analizan las posibilidades farmacológicas y dan un impulso a la prevención.

Los riesgos cardiovasculares son siempre una preocupación importante en el manejo de los pacientes con diabetes. Tanto si la producción de insulina es insuficiente como si existe una resistencia a su acción, la glucosa se acumula en la sangre, daña progresivamente los vasos sanguíneos y acelera el proceso de arterioesclerosis aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

-Soluciones digitales y algoritmos
-Obesidad y diabetes
Durante la pasada reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) que se ha celebrado en Barcelona se han dado a conocer dos importantes estudios que ponían el foco en el riesgo cardiovascular.
Se han presentado, por ejemplo, los resultados del ensayo en diabetes tipo 2 (DM2) Carolina, el primero en que se ha comparado la tasa de eventos cardiovasculares adversos mayores entre la sulfonilurea glimepirida y el inhibidor de DPP-4 linagliptina. “Esta tasa no ha diferido significativamente. Al final estos hallazgos deberían servir para que dejemos de preocuparnos por la seguridad cardiovascular de las sulfonilureas”, explica Julio Rosentock, director del Centro de Investigación de Diabetes de Dallas, en Estados Unidos, y director de la investigación publicada en el Journal of the American Medical Association.
Seguridad confirmada
Los temores que rodean la seguridad cardiovascular de las sulfonilureas empezaron en la década de 1960 a raíz de la publicación del ensayo del Programa de Diabetes del Grupo Universitario y que indicaba que una sulfonilurea de primera generación aumentaba el riesgo de mortalidad cardiovascular. Ya el año pasado también en la reunión anual de la EASD se presentaban los resultados del ensayo controlado con placebo Carmelina que confirmaba la seguridad cardiovascular y renal a largo plazo para la linagliptina.
En el ensayo Carolina han participado más de 6.000 individuos con DM2 con una mediana de 6 años de diabetes, de los cuales el 83% recibió metformina y ninguno insulina. Todos los pacientes tenían factores de riesgo cardiovascular o enfermedad cardiovascular ateroesclerótica establecida al momento del ingreso al estudio.
Los datos que se desprenden de los últimos trabajos remarcan que las sulfonilureas tienen seguridad cardiovascular
Aunque no se produjeron diferencias en lo que se refiere al riesgo cardiovascular, el estudio sí que ha servido para ver que, tal como se esperaba en los pacientes con sulfonilurea, se produjo un aumento de peso, pero no se observaron diferencias significativas con respecto a HbA1c, glucosa en plasma en ayunas, presión arterial o niveles de lípidos. Sí fueron, no obstante, más comunes los eventos hipoglucémicos con la sulfonilurea que con el inhibidor DPP-4.
“En el proceso de toma de decisiones para escoger uno u otro fármaco el facultativo puede decidir si el aumento de peso es un problema o si lo son las hipoglucemias o incluso el coste. Pero no deben temer ya el aumento de enfermedades cardiovasculares cuando eligen usar una sulfonilurea”, indica Rosentock.
Prevención de insuficiencia cardíaca(IC).
El otro gran importante estudio presentado en Barcelona ha sido el que muestra que la dapagliflozina, un medicamento que ya se usa con éxito para tratar la DM2 y prevenir el desarrollo de insuficiencia cardíaca (IC), también se puede utilizar para tratar la insuficiencia cardíaca preexistente, incluso en pacientes sin DM2. Los datos del trabajo, realizado por John McMurray, cardiólogo en el Instituto de Ciencias Cardiovasculares y Médicas de la Universidad de Glasgow, Reino Unido, se han publicado en The New England Journal of Medicine.
Los inhibidores de SGTL-2 controlan el nivel de glucosa en sangre y mejoran la presión arterial y el riesgo de mortalidad por evento cardíaco
“El hallazgo más importante es el beneficio en pacientes sin diabetes. Esto muestra que la dapagliflozina es realmente un tratamiento para la IC y no solo un medicamento para la diabetes”, aclara McMurray.
La dapagliflozina pertenece a una clase de medicamentos relativamente nuevos llamados inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa 2 (SGLT-2).
La prevalencia de la IC en personas con DM2 es aproximadamente el doble que en la población general sin diabetes. Ciertas afecciones, como la enfermedad de las arterias coronarias o la presión arterial alta, debilitan e imprimen rigidez al corazón para llenarse y bombear sangre de forma eficaz.
Estudios anteriores habían demostrado que los inhibidores de SGLT-2 no solo ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre; también pueden mejorar algunos resultados cardiovasculares como la reducción de presión arterial o el riesgo de mortalidad cardiovascular. En concreto, dapagliflozina ya había demostrado su validez para reducir el riesgo de desarrollar IC en pacientes con DM2. En el nuevo ensayo DAPA-HF participaron 4.744 pacientes con IC y fracción de eyección reducida de 20 países, de los cuales un 45% tenía DM2 y un 55% no.
Los investigadores observaron que el grupo que tomaba dapagliflozina tenía, en un 16,3% de los casos, un primer episodio de IC mientras que en el grupo placebo estos eran un 21,2%, traduciéndose esto en una reducción del 26% del riesgo. Los resultados fueron similares tanto en el grupo con diabetes como en el que no tenía.
Implicaciones futuras
Por lo que respecta a los efectos secundarios, un 7,5% tuvo un evento adverso relacionado con la disminución del volumen en comparación con un 6,8% del grupo placebo. Los eventos adversos relacionados con la disfunción renal ocurrieron en un 6,5% frente al 7,2% del grupo placebo.
McMurray considera que “los resultados muestran cómo la dapagliflozina reduce la mortalidad y la hospitalización, además de mejorar la calidad de vida relacionada con la salud. Las implicaciones clínicas son potencialmente extensas, ya que pocos medicamentos han logrado estos resultados en el abordaje de la insuficiencia cardíaca”.
Trabajo conjunto para mejorar los resultados
La personalización en el tratamiento de la diabetes es fundamental para mejorar los resultados en su manejo. En esto será importante entender y comprender la biología subyacente así como sus diferentes subfenotipos.
Sin embargo, “a pesar de toda esta investigación, los resultados en Europa sobre diabetes en 2019 son pobres. Existe una brecha entre la realidad clínica y lo que podemos llegar a alcanzar”, explicaba John Nolan, director ejecutivo del Foro Europeo de Diabetes, entidad fundada por la EASD y la Fundación Europea para el Estudio de la Diabetes (EFSD).
“Nuestra visión es la de permitir que los sistemas de salud hagan frente a la pandemia de la diabetes”, fenómeno para el que Nolan considera que es necesario un trabajo conjunto: médicos, pacientes e industria farmacéutica. “Hemos de alinearnos en un mismo camino ambicioso para mejorar los resultados en diabetes”.
La fórmula para lograrlo requiere también una continua mejora e innovación del cuidado de la diabetes, optimizando el uso de la tecnología, para lo que el experto también propone la creación de un sistema de datos paneuropeo de diabetes.
Miguel Ramudo. Barcelona
Fecha:23/9/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/ya-es-posible-prevenir-el-riesgo-cardiovascular-en-diabetes.html

16 septiembre 2019

Islotes pancreáticos en un chip para mejorar el manejo de la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:45

Una combinación del sistema de cultivo celular ‘órgano en un chip’ y técnicas basadas en células madre puede ayudar a adoptar decisiones clínicas en el tratamiento de la diabetes.

Un equipo de científicos dirigido por Kevin Kit Parker, de la Universidad de Harvard, ha diseñado un dispositivo que facilita la detección de células beta. El sistema, que combina el cultivo celular con las células madre, facilita a los científicos la detección de células productoras de insulina antes de trasplantarlas a un paciente, además de permitir ensayar compuestos para la estimulación de insulina y facilitar el estudio de la biología de la diabetes.
“Si queremos curar la diabetes, tenemos que restaurar la capacidad para producir y transportar insulina”, explica Douglas Melton, codirector del Instituto de Células Madre de Harvard. “Ahora, podemos emplear células madre para producir células beta saludables, pero como todos los trasplantes, hay mucho que hacer para asegurarse de funcionen con seguridad”.

Antes de trasplantar las células beta en un paciente con diabetes, debe comprobarse su correcto funcionamiento. La manera actual de hacerlo se basa en tecnología de la década de 1970: administrar glucosa a las células para provocar una respuesta de insulina, recolectar muestras, agregar reactivos y tomar medidas para ver cuánta insulina hay en cada una. El proceso manual tarda tanto en ejecutarse e interpretarse. El nuevo dispositivo en miniatura de los islote pancreáticos automatizado brinda resultados en tiempo real, lo que puede acelerar la toma de decisiones clínicas, explican estos investigadores en la revista científica Lab on a Chip.

“El Islet-on-a-Chip nos permite controlar cómo las células de los islotes donadas o fabricadas liberan insulina en el organismo”, dice Parker.
Además de su aplicación a la diabetes, el dispositivo podría servir para desarrollar más sistemas que se empleen en otros tejidos y órganos. “Podemos modificar la tecnología central para detectar la función en una variedad de sistemas microfisiológicos”, añade otros de los investigadores, Aaron Glieberman. “Esta tecnología puede ampliar el conocimiento sobre parámetros dinámicos para el diagnóstico y el tratamiento”
Fecha:29/8/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/islotes-pancreaticos-en-un-chip-para-mejorar-el-manejo-de-la-diabetes.html

¿Por qué las personas aumentan de peso a medida que envejecen?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:39

Los procesos metabólicos del tejido graso regulan los cambios en el peso corporal durante el envejecimiento
Autor: P. Arner, S. Bernard, L. Appelsved, K.-Y. Fu, D. P. Andersson, M. Salehpour, A. Thorell, M. Rydén & K. L. Spalding Fuente: Nature Medicine volume 25, pages1385–1389 (2019) Adipose lipid turnover and long-term changes in body weight

Muchas personas luchan por mantener su peso bajo control a medida que envejecen. Ahora, una nueva investigación en el Instituto Karolinska en Suecia ha descubierto por qué eso es así: el recambio de lípidos en el tejido adiposo disminuye durante el envejecimiento y facilita el aumento de peso, incluso si no comemos más o hacemos menos ejercicio que antes. El estudio se publica en la revista Nature Medicine.
Disminuciones en el recambio de lípidos en el tejido adiposo
Los científicos estudiaron las células grasas en 54 hombres y mujeres durante un período promedio de 13 años. En ese tiempo, todos los sujetos, independientemente de si ganaron o perdieron peso, mostraron disminuciones en el recambio de lípidos en el tejido adiposo, que es la velocidad a la que se eliminan y almacenan los lípidos (o grasas) en las células adiposas.
Los que no compensaron eso comiendo menos calorías aumentaron de peso en un promedio del 20 por ciento, según el estudio que se realizó en colaboración con investigadores de la Universidad de Uppsala en Suecia y la Universidad de Lyon en Francia.
Los investigadores también examinaron la renovación de lípidos en 41 mujeres que se sometieron a cirugía bariátrica y cómo la tasa de renovación de lípidos afectó su capacidad para mantener el peso fuera de cuatro a siete años después de la cirugía. El resultado mostró que solo aquellos que tenían una tasa baja antes de la cirugía lograron aumentar su volumen de lípidos y mantener su pérdida de peso. Los investigadores creen que estas personas pueden haber tenido más espacio para aumentar su volumen de lípidos que aquellos que ya tuvieron una cirugía previa de alto nivel.
“Los resultados indican por primera vez que los procesos en nuestro tejido graso regulan los cambios en el peso corporal durante el envejecimiento de una manera que es independiente de otros factores”, dice Peter Arner, profesor del Departamento de Medicina en Huddinge en el Instituto Karolinska y uno de Los principales autores del estudio. “Esto podría abrir nuevas formas de tratar la obesidad”.
Estudios anteriores han demostrado que una forma de acelerar el recambio de lípidos en el tejido adiposo es hacer más ejercicio. Esta nueva investigación respalda esa noción e indica además que el resultado a largo plazo de la cirugía para bajar de peso mejoraría si se combina con una mayor actividad física.
“La obesidad y las enfermedades relacionadas con la obesidad se han convertido en un problema global”, dice Kirsty Spalding, investigadora principal del Departamento de Biología Celular y Molecular del Instituto Karolinska y otra de las principales autoras del estudio. “Comprender la dinámica de los lípidos y lo que regula el tamaño de la masa grasa en humanos nunca ha sido más relevante”.

Fecha:14/9/2019

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94870

28 agosto 2019

El cerebro recibe una ‘paliza’ que deteriora la memoria a medida que envejecemos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:08

Envejecimiento
Investigadores en la Universidad de Umea, en Suecia, han presentado un modelo que explica por qué la memoria se deteriora a medida que el cuerpo envejece. Con la edad, el cerebro recibe una mayor carga de los latidos del corazón a medida que las arterias grandes del cuerpo se endurecen con los años, causando daños a los vasos sanguíneos más pequeños del cerebro.
El hecho de que la memoria humana se deteriore con el aumento de la edad es algo que la mayoría de las personas experimenta tarde o temprano, incluso entre quienes evitan enfermedades como el Alzheimer. Del mismo modo, es bien conocida una conexión entre el envejecimiento del cerebro y el cuerpo. Sin embargo, se desconoce la naturaleza exacta de esta asociación.
Los investigadores de Umea Lars Nyberg y Anders Wahlin creado un modelo explicativo que comienza con el latido del corazón y lleva a través de las arterias más grandes del cuerpo hasta los vasos más finos del cerebro, como han publicado en la revista científica ‘Trends in Cognitive Sciences’. Una característica importante del modelo es que proporciona una razón por la cual algunos procesos cognitivos pueden estar particularmente en riesgo para el mecanismo propuesto.
A medida que el cuerpo humano envejece, las arterias grandes, como la aorta, se endurecen y pierden una gran parte de su capacidad para absorber el aumento de presión generado a medida que el corazón expulsa sangre hacia las arterias. Dicha pulsación de presión se transmite en cambio a vasos sanguíneos más pequeños, por ejemplo, los del cerebro. Los vasos sanguíneos más pequeños en el cerebro están sujetos a un aumento del estrés que causa daño a las células dentro y alrededor de las paredes de los capilares. Estas células son importantes en la regulación del flujo sanguíneo capilar. Si se dañan los vasos sanguíneos más pequeños, esto es perjudicial para la capacidad de aumentar el suministro de sangre al cerebro cuando se afrontan procesos cognitivos exigentes.
Según el modelo de los investigadores, el hipocampo en el cerebro es particularmente vulnerable. La estructura en esa parte del cerebro es importante para la memoria episódica, es decir, la capacidad de recordar eventos del pasado. La vulnerabilidad del hipocampo se relaciona con el hecho de que está ubicado cerca de los vasos grandes y, por lo tanto, está expuesto al aumento de la carga al principio de la cadena. En una persona joven y sana, las pulsaciones son suaves, pero en una persona que envejece las pulsaciones pueden ser tan poderosas que afectan el tejido cerebral y pueden dañar el suministro de sangre a los procesos de memoria.
El modelo de investigadores de Umea se basa en una serie de estudios previos de los últimos cinco años. “Hemos planteado el enigma de la investigación actual y verificada en diferentes campos a una imagen más amplia y detallada del curso de los eventos. Se formará un punto de partida para futuras investigaciones para obtener una mejor comprensión y, a largo plazo, los investigadores pueden también encuentre soluciones para ralentizar el proceso”, dice Anders Wahlin.
Fecha: 25/8/2019
Fuente: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-cerebro-recibe-paliza-deteriora-memoria-medida-envejecemos-20190824082942.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

12 agosto 2019

Científicos descubren dos posibilidades para frenar el envejecimiento del cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 19:11

Cerebro lupa
Experimentos con ratones ayudaron a determinar los dos principales factores que impiden que el cerebro envejezca.
Un grupo de especialistas de la Universidad Estatal Immanuel Kant (Rusia) y de la Universidad de Warwick (Reino Unido) han descubierto que llevar un estilo de vida activo y reducir las calorías ingeridas puede frenar el envejecimiento del cerebro, según un comunicado de la universidad rusa, que recoge el estudio publicado a finales de mayo en la revista Frontiers in Cellular Neuroscience. La investigación, que se centró en las neuronas, las sinapsis y las células gliales, concluye a medida que una persona adquiere experiencia, sus sinapsis cambian: se fortalecen o se debilitan. “El proceso de fortalecimiento o debilitamiento de las conexiones sinápticas puede ser regulado por las llamadas células gliales”, explica el investigador Alexánder Bogdánov, precisando que estas células “proporcionan energía a las neuronas y regulan la transmisión sináptica, liberando el adenosín trifosfato (ATP). Todos estos procesos influyen directamente en las funciones cognitivas del cerebro”, afirmó.
Los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos con ratones, de tal forma que a un grupo fue sometido a un estilo de vida activo, con juguetes, túneles, una rueda para correr y mucho más espacio; mientras que a otro grupo se le redujeron las calorías.
“Descubrimos que en los ratones viejos la señalización sináptica mejoró y la señalización de calcio en las células gliales fue más activa”, sostiene Bogdánov. “En consecuencia, la capacidad de las células gliales para liberar el ATP aumentó, por lo que los ratones que viven en un entorno enriquecido mantienen un alto nivel de habilidades cognitivas. A nivel de sinapsis, el cerebro parece más joven en comparación con el cerebro de otros ratones sin estilo de vida activo y una nutrición moderada”.
Ahora el objetivo de los investigadores pasa por encontrar una forma farmacológica para combatir el envejecimiento del cerebro, sobre todo para aquellas personas que no puedan realizar la actividad física o tengan dificultades con dieta.

Fecha: 29/7/2019

https://actualidad.rt.com/actualidad/322408-cientificos-recetas-frenar-envejecimiento-cerebro?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=E

19 julio 2019

Semaglutida, un análogo de GLP-1 para el tratamiento de la diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:20

El fármaco, de administración semanal, ha mostrado un perfil de eficacia mayor que insulina, además de reducir significativamente los niveles de glucosa en sangre y ayudar a que los pacientes pierdan peso.

El nuevo análogo de GLP-1 semaglutida, indicado para el tratamiento de la diabetes tipo 2, se ha presentado en Madrid. El fármaco, de administración semanal, está comercializado por Novo Nordisk con el nombre de Ozempic. Su uso está aprobado en pluma precargada con 0,25 mg en 1,5 ml; 0,5 mg en 1,5 ml y 1,g en 3 ml de solución.
Como ha destacado Esteban Jódar, jefe del departamento de Endocrinología y Nutrición de los hospitales Quirón Salud Pozuelo, Rúber Juan Bravo y San José de Madrid, los ensayos realizados en 8.000 pacientes “han mostrado un perfil de eficacia mayor que insulina. Además, semaglutida reduce significativamente los niveles de glucosa en sangre y ayuda a que los pacientes pierdan peso, algo impensable hace unos años”.
Otro aspecto positivo que ha recalcado es la reducción del número de eventos cardiovasculares. “Los datos muestran que los pacientes diabéticos pierden entre seis y diez años de vida por esta causa. Y, por otro lado, el fármaco también reduce el daño renal”, ha añadido.
En cuanto a la eficacia, Jódar ha subrayado que un 80% de los pacientes que reciben el fármaco reducen tanto la hemoglobina glicosilada como el peso.
Lluis Masmiquel, jefe de Endocrinología del Hospital Universitario Son Llatzer de Palma de Mallorca, ha incidido en este mensaje, reiterando la mejora en la calidad de vida de los pacientes y la reducción del ictus, el infarto y la muerte cardiovascular en un 28%, una cifra que ha calificado como “nunca vista”.
Otro aspecto que ha reiterado ha sido el “elevado” nivel de seguridad del fármaco, “sin hipoglucemia”.
Cinco millones de pacientes en España
Para Mads Larsen, director general de Novo Nordisk España, la presentación del nuevo fármaco supone “una gran oportunidad y un hito en la historia de la compañía, porque se introduce innovación a pacientes que necesitan de mejores medicamentos. En España, la diabetes afecta a más de cinco millones de personas. Y un 80% tiene obesidad o sobrepeso, que es una comorbilidad de la diabetes”.
El laboratorio danés seguirá investigando nuevas indicaciones del fármaco. Como ha anunciado Jódar, se ha puesto en marcha un programa de desarrollo clínico ampliado en obesidad, con ensayos doble ciego a largo plazo, con dosis mayores del fármaco.

Javier Granda Revilla
Fecha:14/5/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/empresas/semaglutida-un-nuevo-analogo-de-glp-1-para-el-tratamiento-de-la-diabetes-tipo-2.html

Una nanomedicina pudiera curar la diabetes tipo 1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:10

Un nuevo tipo de nanofármacos busca corregir la anomalía del sistema inmune que permite el ataque a las células pancreáticas. Combinados con otras estrategias, aproximan el objetivo de lograr la curación de la diabetes tipo 1.

A pesar de los avances en la tecnología de dispositivos médicos y en los análogos de insulina, aún no existe un tratamiento curativo de la diabetes tipo 1 (DM1), lo que no significa que se haya abandonado esa tentativa en diferentes líneas de investigación. Una de las que cobra fuerza es la modulación del sistema inmune a través de la nanomedicina, según lo expuesto en el XXX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED), que se celebró recientemente en Sevilla.
Desde hace catorce años, el grupo de Pere Santamaría, en el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps), en Barcelona, junto a científicos de la Universidad de Calgary, trabaja en una nueva clase de fármacos basados en nanopartículas recubiertas por determinados antígenos a su vez reconocidos por los linfocitos T que dañan al páncreas. En esencia, la inyección sistémica intravenosa de esas nanomedicinas consigue actuar solo sobre los linfocitos causantes de la enfermedad, de forma que los reprograman para que induzcan tolerancia específica que bloquee el ataque autoinmune a las células pancreáticas productoras de insulina; en resumen, corrigen el error del sistema inmune cuando decide atacar de forma anómala a los propios órganos o tejidos.
Como ha expuesto Santamaría a DM, “estas nanomedicinas pueden diseñarse de forma específica para diferentes enfermedades autoinmunes, además de la diabetes tipo 1, cambiando los péptidos que se expresan en el tejido atacado”. De hecho, las han estudiado en modelos experimentales de artritis reumatoide, esclerosis múltiple (EM), enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad autoinmune hepática, “y en todos ellos han funcionado”.
A través de la spin-off de la Universidad de Calgary, Parvus Therapeutics, estos investigadores ultiman el salto a la clínica, con un próximo inicio de ensayos, si bien Santamaría no oculta la ardua labor necesaria para el desarrollo de un fármaco first-in-class. “Estos agentes terapéuticos funcionarían en los pacientes cuando la enfermedad ha debutado. Son capaces de suprimir por completo la patología, sin el riesgo de afectar a la capacidad protectora del sistema inmunitario frente a infecciones o cáncer. No obstante, el daño que se haya causado en el tejido pancreático no se revierte. Lo que no sabemos es si los pacientes en los que se logre suprimir la inflamación serán capaces de regenerar células beta a lo largo del tiempo. Si se actúa de forma ágil, en el inicio de la enfermedad, sí habría oportunidades para recuperar la actividad funcional del páncreas”.
Las nanomedicinas pueden diseñarse de forma específica para revertir diferentes patologías autoinmunes, como la EM y la artritis
En esa recuperación funcional podrían ser de gran ayuda estrategias de la medicina regenerativa, como la basada en el trasplante de células productoras de insulina. Rosa Gasa, también investigadora del Idibaps, ha presentado en el congreso un protocolo de transdiferenciación para generar células productoras de insulina (similares a las células beta pancreáticas) a partir de fibroblastos humanos. Este abordaje, a su juicio, “tiene implicaciones clínicas muy interesantes, ya que abre la posibilidad de realizar autotrasplantes de células productoras de insulina generadas a partir de una biopsia de piel del propio paciente”. Una de las ventajas, ha indicado Gasa, es que “no se necesita tratamiento immunosupresor para evitar el rechazo del injerto”.
Reprogramación directa
Además, se está evaluando la posibilidad de reprogramar los fibroblastos directamente, sin convertirlos primero en una célula pluripotente (similar a las células madre embrionarias), ya que, de esta manera, se evitaría el riesgo de formación de tumores ligado a la pluripotencia.
Para la científica del Idibaps, “esta línea de trabajo puede suponer el punto de partida para el desarrollo de protocolos de transdiferenciación hacia células productoras de insulina a partir de células adultas de fácil obtención”, convirtiéndose así en una vía alternativa a la producción de células beta a partir de células madre.
Probablemente, un futuro tratamiento de la DM1 consistirá en una terapia combinada de estas dos aproximaciones, junto con la del abordaje propuesto también en el congreso por Benoit Gauthier, investigador principal del Departamento de Regeneración y Terapia Celular del Centro Andaluz de Biología Molecular & Medicina Regenerativa. La apuesta del grupo de Gauthier consiste en la reeducación del sistema inmune y en promover mecanismos de “transregeneración” para restablecer la población de células beta secretoras de insulina; a su juicio, “las terapias factibles y con potencial éxito para la DM1 requieren este abordaje simultáneo”. En este sentido, se considera clave la activación del receptor homólogo hepático 1 (LRH-1) con un agonista, lo que facilitaría el “diálogo” entre el sistema inmune y los islotes pancreáticos, permitiendo alcanzar ambos objetivos: recuperar con éxito la tolerancia inmunológica y la restauración de una masa funcional de células beta pancreáticas.
Se trata, en definitiva, de transformar un entorno destructor de células inmunitarias proinflamatorias en un entorno antiinflamatorio que facilite la supervivencia de células beta y estimule su regeneración. La activación del LRH-1 sería, por lo tanto, la diana de nuevos agentes terapéuticos inmunorregenerativos para la DM1, una clase de fármacos sin precedentes. En los trabajos de Gauthier se ha identificado al LRH-1 (también conocido como NR5A2) como un objetivo farmacológico que permite (tanto in vitro como in vivo) restaurar el control glucémico en varios modelos de ratón de DM1 y mejorar la supervivencia de los islotes humanos. De hecho, “es factible el desarrollo de agonistas de LRH-1 de segunda generación más potentes y estables que se pueden administrar por vía oral en lugar de inyecciones diarias intraperitoneales”.
Para el investigador, “tarde o temprano llegará la cura para la DM1. Nosotros tenemos ese sueño, compartido por asociaciones de pacientes y familiares, con los que tenemos el compromiso de trabajar para lograrlo”.
Sonia Moreno
Fecha: 29/4/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/nace-una-nanomedicina-con-el-objetivo-de-curar-la-diabetes-tipo-1.html

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus