Diabetes mellitus

27 diciembre 2020

Tratamiento con empagliflozina con metformina en pacientes con diabetes tipo 2

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 10:02

Inzucchi SE, Davies MJ, Khunti K, et al. Empagliflozin treatment effects across categories of baseline HbA1c, body weight and blood pressure as an add-on to metformin in patients with type 2 diabetes. Diabetes Obes Metab. 2020 Oct 20. doi: 10.1111/dom.14234. (Original study)

Abstract
AIM: To investigate the association of different categories of baseline cardio-metabolic risk factors on the treatment effects of empagliflozin 10 and 25 mg when added as second-line therapy to metformin in patients with type 2 diabetes (T2D).
MATERIALS AND METHODS: Patients aged 18 years or older with HbA1c 7.0%-10.0% were included. Analysis of covariance compared change from baseline to weeks 24 and 76 in HbA1c, body weight (BW) and systolic blood pressure (SBP) by respective baseline categories (HbA1c <8.5/=8.5%; BW <80/80-90/>90 kg, SBP <130/130-140/>140 mmHg). Analyses were also conducted with a model using continuous covariates of cardio-metabolic factors.
RESULTS: In total, 637 patients (56.7% males; mean [SD] age 55.7 [9.9] years, HbA1c 7.9% [0.9%], BW 81.2 [18.8] kg, SBP 129.4 [14.6] mmHg) received one or more dose of either empagliflozin 10 mg (n = 217) or 25 mg (n = 213), or placebo (n = 207). At both time points, empagliflozin 10/25 mg versus placebo significantly (P < .0001) reduced HbA1c and BW, with greater reductions in HbA1c at higher baseline HbA1c (P interaction week 24/76 categorical and continuous models: .0290/.1431 and .0004/.0042, respectively) and in BW (P interaction .1340/.0012 and .0202/<.0001, respectively). Both empagliflozin doses also significantly lowered SBP versus placebo at both time points, with similar efficacy by subgroups of baseline SBP. Adverse events were consistent with the established empagliflozin safety profile across treatment groups.
CONCLUSIONS: Empagliflozin, as add-on to metformin, decreases HbA1c and BW, particularly in patients with higher HbA1c and BW baseline values, and effectively lowers SBP.

Fecha:11/12/2020
Fuente:https://www.evidencealerts.com/Articles/AlertedArticle/95948

Los desatinos científicos del año (covid y no covid)

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:55

Desde amuletos de jade contra el coronavirus a la sociología de las arañas.

Retraction Watch, fundada en 2010 por Ivan Oransky y Adam Marcus, se ha convertido en la referencia de las pifias científicas publicadas. Su base de datos contenía en septiembre pasado 24.000 entradas, desde sonados fraudes o meros plagios hasta pequeños errores en una fotografía o en un gráfico. Las retiradas de artículos que contabilizan son 1.650. Aunque envuelto a veces en réplicas razonadas y en largas polémicas, su trabajo esencial se basa en recoger las rectificaciones o correcciones que publican las propias revistas.
Es un modo de contribuir a la transparencia, al descubrimiento de caraduras, a la denuncia de ‘depredadores’ y al proceso, implícito, de autocorrección de la ciencia. No todo son fraudes y engaños intencionados; hay descuidos motivados por las prisas, por el afán de publicar antes que otros, por la falta de supervisión, por sesgos inconscientes o por la propia complejidad de algunos temas para los que en ocasiones es difícil encontrar revisores competentes.
En un año tan convulso como el que finaliza, en el que muchos investigadores han estado en el dique seco, en el que el interés se ha volcado en los estudios preimpresos (preprint) más que en los revisados y publicados, en el que han aparecido unos 200.000 estudios sobre el SARS-CoV-2 y la covid-19, según la base de datos Dimensions, en el que las grandes revistas han acelerado las revisiones y ediciones, se podría esperar un aluvión de rectificaciones.
Hasta principios de diciembre, el rastreador de Retraction Watch había recogido 39 artículos sobre la covid-19 retirados de los servidores de preimpresión y de las revistas revisadas, pero los fundadores de esta web aseguran que el número irá creciendo a medida que pasen los días y el aluvión de publicaciones se vaya sedimentando, leyendo y corrigiendo. Como en los últimos años, Oransky y Marcus han seleccionado para la revista The Scientist los grandes fiascos del año, divididos esta vez en covid y no covid.

Diez extravíos pandémicos
El misterio de Surgisphere. Sin duda, el principal escándalo editorial lo protagonizaron dos de las mejores revistas médicas del mundo: The Lancet y The New England Journal of Medicine. A mediados de año se vieron obligadas a eliminar sendos artículos que se basaban en datos de la compañía Surgisphere, de Chicago, que se negó a compartir sus resultados con los coautores y los editores involucrados. Expertos en bioestadística y ética médica cuestionaron cómo Surgisphere, una pequeña empresa sin mucha experiencia en análisis de grandes datos, podría haber recopilado y analizado decenas de miles de registros de pacientes, particularmente dada la complejidad de navegar por los acuerdos de confidencialidad. El de The Lancet trataba sobre la falta de eficacia de la hidroxicloroquina frente a la covid, y el del New England informaba de que tomar ciertos medicamentos contra la hipertensión, como los inhibidores de la ECA, no parecía aumentar el riesgo de muerte entre los enfermos de covid -19. El primero tuvo una enorme influencia y condujo a la suspensión de muchos ensayos clínicos sobre hidroxicloroquina. Lo paradójico del caso es que ambos estudios retirados estaban en lo cierto, como se ha ido comprobando en trabajos posteriores. Un tercer e influyente estudio de Surgisphere fue retirado del servidor de preimpresión SSRN a petición de un coautor. Trataba de los beneficios potenciales de la ivermectina contra el coronavirus.
La caída de la hidroxicloroquina. En mayo se retiró otra prepublicación en medRxiv sobre el potencial de la hidroxicloroquina y la azitromicina a cargo de un equipo del Hospital Raymond Poincaré, de París. Una versión mitigada de ese estudio se publicó en octubre en International Journal of Antimicrobial Agents, revista editada por Didier Raoult, un conocido científico francés cuyo trabajo con la hidroxicloroquina al principio de la pandemia desencadenó un amplio optimismo. Hasta ahora, ninguno de los artículos de Raoult sobre este antimalárico se ha retirado, aunque una revisión de uno de ellos encargada por el grupo Elsevier encontró que tenía “deficiencias metodológicas importantes” y era “totalmente irresponsable”. PLoS ONE le retiró asimismo este año un artículo de 2013, obviamente no relacionado con la covid, debido a “imágenes sospechosas”.
Trampa antidepredadores. La hidroxicloroquina también fue el motivo de una inteligente trampa llevada a cabo por un par de investigadores europeos alarmados por el presunto comportamiento depredador del Asian Journal of Medicine and Health (AJMH), que había publicado un sospechoso estudio francés alabando el fármaco y firmado entre otros por un diputado. Mathieu Rebeaud y Florian Cova, del falso Institute for Quick and Dirty Science, en Suiza, le colaron al AJMH un artículo que afirmaba, entre otras fantasmadas, que el virus SARS-CoV-2 era “inesperadamente más mortífero que los patinetes”, y que la hidroxicloroquina podría ser la “solución”. La revista reaccionó indignada cuando le empezaron a llegar las burlas de medio mundo y retiró el artículo, pero dejó el estudio inicial intacto.
Mascarillas ineficaces. En junio, la misma semana de las retiradas en Lancet y NEJM, Annals of Internal Medicine tuvo que anular un artículo muy citado que había publicado en abril y en el que un equipo de la Universidad de Ulsan, en Seúl, afirmaba que las mascarillas eran ineficaces para prevenir la propagación del SARS-CoV-2. El ensayo, que tuvo gran repercusión en los medios de comunicación y las redes sociales, y hasta en la OMS, era lamentablemente endeble pues solo se basaba en los datos de cuatro participantes.
El peor estudio. Si la falta de datos era un problema para algunos estudios, otros sufrían de una completa falta de sentido común, como el publicado en Journal of Biological Regulators and Homeostatic Agents por un equipo de italianos, rusos y estadounidenses, en el que se decía que la covid-19 era el resultado de la tecnología 5G, uno de los bulos que más han circulado en las redes sociales. El blog Science Integrity Digest, de la detective de datos Elisabeth Bik, lo ha elegido como el “peor estudio de 2020″.
A lomos de un meteorito. El anterior estudio puede competir sin duda con la teoría de un equipo internacional acaudillado por Chandra Wickramasinghe, del Instituto para el Estudio de la Panspermia, aparecida en el libro Advances in Genetics, de Elsevier, en el que proclaman que el nuevo coronavirus vino a la Tierra el año pasado en un meteorito. Para los panspérmicos, muchos de los virus peligrosos que han asolado el planeta proceden del espacio exterior.
Amuletos anticovid. Siguiendo con las hipótesis fantásticas, la revista Science of the Total Environment debía de tener pocos revisores, o ninguno, cuando publicó un estudio, nada menos que de la Universidad de Pittsburgh, en el que se aseguraba que los brotes de covid pueden deberse a anomalías geomagnéticas y que el uso de amuletos de nefrita-jade, un silicato cálcico de ferromagnesio, podría evitar la infección. Tras el consiguiente alboroto en Twitter, los coautores del artículo pidieron su anulación, y ahora figura como “retirado temporalmente”.
A vueltas con la vitamina D. La revista PLoS ONE emitió una nota de cautela por un artículo que publicó en septiembre de un equipo de las universidades de Teherán y Boston donde se sugería que la vitamina D podría proteger contra la covid-19 grave. La medida se produjo después de las críticas en Twitter de Gideon Meyerowitz-Katz, un epidemiólogo australiano que señaló, entre otras cuestiones, que el estudio se basó en un pequeño número de pacientes y parecía mostrar un resultado nulo. Aun así, la vitamina D es una de las sustancias más estudiadas contra la infección y varios ensayos apoyan sus beneficios.
¿Alarma infundada? En abril, investigadores del Imperial College de Londres tuvieron que corregir un artículo en Lancet Infectious Diseases que se basaba en parte en un preprint de febrero con datos epidemiológicos de China, en el que se pronosticaba que la covid-19 mataría a medio millón de personas en el Reino Unido y a más de dos millones en Estados Unidos si no se tomaban medidas preventivas. En palabras de The Washington Post, el estudio “ayudó a mejorar las estrategias frente al coronavirus en Estados Unidos” y condujo al gobierno británico a implantar medidas de distanciamiento social y aislamiento. Los autores han dicho después que estaban seguros de que los datos posteriores habían afirmado sus hallazgos generales. Es un clásico ejemplo epidemiológico de alarma inicial que conduce a medidas de contención que reducen los desastrosos efectos previstos.
Similar al VIH. La revista Cellular & Molecular Immunology tardó tres días en aceptar un artículo de investigadores chinos sobre cómo la covid-19 puede infectar los glóbulos blancos, de modo similar al VIH, y luego tardó dos meses en retractarse después de que en una carta enviada a la revista el investigador Leonardo Ferreira, de la Universidad de California en San Francisco, dijera que en ese estudio “no se utilizaron células T humanas y que los datos de la citometría de flujo para la infección viral fueron malinterpretados flagrantemente”. Antes de que se retirara, el artículo, tuvo una gran repercusión en los medios y fue objeto de miles de tuits.
Disparates no covid-19
Química meritoria. Algunas revistas se han dedicado este año a purgar lo que algunos lectores percibían como artículos ofensivos. En junio, la venerable revista alemana Angewandte Chemie se retractó de un ensayo de Tomáá Hudlick, investigador de la Universidad canadiense de Brock, en el que lamentaba los esfuerzos para diversificar su campo, es decir, para forzar la igualdad de sexos, razas y otras inclusiones. “Cada candidato -escribía- debe tener la misma oportunidad de asegurar un puesto, independientemente de su identificación/categorización personal. El aumento y el énfasis en las prácticas de contratación que sugieren o incluso exigen igualdad en términos de números absolutos de personas en subgrupos específicos es contraproducente si conduce a la discriminación contra los candidatos más meritorios”. La trifulca que originó en redes sociales científicas y el desacuerdo con esa postura hizo que dimitieran 16 miembros del consejo editorial de la revista y otros dos fueron expulsados.
Cirujanas en bikini. El Journal of Vascular Surgery se metió en arenas movedizas después de publicar en agosto pasado un artículo de cirujanos del Hospital Universitario de Boston que argumentaban que los médicos que publican fotos de sí mismos con ropa informal o en traje de baño actúan de una manera “potencialmente poco profesional”. El ensayo, criticado como extemporáneo y misógino, desencadenó el movimiento #medbikini en Twitter y, finalmente, una disculpa de la revista.
Macedonia telúrica. Entre los autores del artículo 5G-Covid-19 estaba Massimo Fioranelli, cuyo nombre también apareció en otros cinco artículos ahora retirados de un número especial de Macedonian Journal of Medical Sciences de 2019 dedicado a la dermatología global. Uno de ellos afirmaba que “un agujero negro en el centro de la Tierra desempeña el papel del mayor sistema de telecomunicaciones para conectar ADN, ADN oscuro y moléculas de agua en colectores dimensionales 4+N”.
Arañas insociables. Un caso notable ha sido el de Jonathan Pruitt, un científico en Canadá que estudia la sociología de las arañas. A principios de este año, uno de los coautores de Pruitt le dio por sospechar de la veracidad de sus datos. Sus pesquisas han conducido a ocho retractaciones, por ahora, de estudios de Pruitt publicados en revistas como Biology Letters, Proceedings of the Royal Society B y American Naturalist.
Rectificar es de sabios. Y algunos científicos lo hacen gustosamente cuando se percatan de que algo han hecho mal u otro colega se lo dice. Así, Frances Arnold, del Instituto Tecnológico de California y coganadora del Premio Nobel de Química de 2018 por sus trabajos sobre la evolución de las enzimas, anunció en enero de este año, antes de que lo hiciera la propia revista Science, que retiraba un estudio publicado el año pasado sobre la síntesis enzimática de los betalactámicos pues no han podido replicar los resultados. Un ejemplo de sinceridad y transparencia.

José R. Zárate

Fecha:25/12/2020
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/investigacion/los-patinazos-cientificos-del-ano-covid-y-no-covid.html

19 diciembre 2020

¡Un año más del Proyecto Infomed!

Filed under: Mensaje — Arturo Hernández Yero @ 9:39

aniversario_infomed_28_0El proyecto Infomed llega este viernes 18 de diciembre a sus veintiocho años de creación, un aniversario marcado por la pandemia de la COVID-19.

La rápida propagación del SARS-CoV-2 ha ocasionado grandes desafíos, algunos de ellos relacionados con la gestión y la visibilidad de la información.

En medio de este escenario complejo, la Red Telemática de Salud organizó sus servicios para garantizar la plataforma tecnológica necesaria para todo el Sistema Nacional de Salud y la población.

Ejemplo de ello, fue el trabajo desplegado ante la emergencia sanitaria, formada por una estrategia colaborativa, orientada al fortalecimiento de los mecanismos y de los procesos relacionados con el uso efectivo de las tecnologías de la información, la producción y la gestión en el procesamiento de los datos, la diseminación y el intercambio del conocimiento.  Herramientas y servicios que permitieron la visibilidad y difusión de la información.

Integrar la inteligencia colectiva y favorecer un ambiente propicio para dar valor agregado a la información fue todo un reto.

Acciones que a lo largo del año continúan perfeccionándose con la participación de talentos multidisciplinarios, utilizando las tecnologías para el mejoramiento de la salud de Cuba y el mundo.

¡Infomed es de todos! Un portal integrador que es capaz de unir sentimientos, verdades, conocimientos e inteligencia para un bien común.

Al arribar a este aniversario, nuevos proyectos se abren paso, referidos al diseño de productos y servicios virtuales que acercarán la información y el conocimiento a los actores responsabilizados con la toma de decisiones en salud. Servicios de análisis de información, estudios de tendencia, el desarrollo de aplicaciones y sistemas para el seguimiento, control y estudio prospectivo de la pandemia en Cuba, el ordenamiento integral de los procesos de investigación y comunicación científica, para la publicación y la socialización de los resultados que diariamente se producen a nivel global. Todos ellos, con el compromiso hacia el avance de nuestra sociedad y el Sistema Nacional de Salud cubano.

Llegue el reconocimiento a todos los que han participado y participan en la construcción de esta red, fundada en los principios de la dignidad de las personas, de respeto al individuo, y de compromiso con lo colectivo.

Dra.C. Ileana R. Alfonso Sánchez
Directora del CNICM

 

Guias para el manejo de la diabetes mellitus en el 2021

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:36

ADA guias DMSupplement_1.cover-source

Estándares de atención médica en diabetes mellitus

18 diciembre 2020

Encuentran una nueva forma de acabar con covid-19

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:53

Una cosa tan simple como reemplazar las bombillas en los espacios públicos puede hacerlas mucho más seguras y minimizar el riesgo de contraer Covid-19. Esta es la afirmación presentada por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, quienes realizaron un estudio y establecieron que el nuevo coronavirus es sensible a un tipo específico de luz LED. Los espacios públicos interiores como los centros comerciales, el transporte público y las escuelas se encuentran entre los lugares de mayor riesgo cuando se trata de Covid-19. El virus se propaga como la pólvora en esos espacios, y se han registrado muchos casos de escuelas enteras y otros espacios interiores que se han cerrado con cientos de casos confirmados de Covid-19. Hasta ahora, se podía hacer muy poco para que estos espacios fueran más seguros. Sin duda, la limpieza y desinfección periódicas, así como el distanciamiento social y el uso de mascarillas ayudan mucho, pero incluso con todas estas prácticas implementadas, el virus sobrevive y se propaga más. Además, la desinfección de autobuses, trenes y centros comerciales completos requiere bastante tiempo y esfuerzo, por lo que los investigadores han estado tratando de encontrar métodos alternativos durante bastante tiempo.

En un intento por encontrar un método que pudiera ayudar a erradicar el virus en interiores, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv bajo el liderazgo del profesor Hadas Mamane probaron la capacidad de las luces LED UV para desinfectar superficies, y simplemente regresaron con los resultados. El artículo se incluyó en la edición de noviembre de 2020 de la revista Journal of Photochemistry and Photobiology B: Biology. Para gran alivio y esperanza de todos nosotros, los investigadores han demostrado que el nuevo coronavirus se puede erradicar de manera eficiente, rápida y económica con el uso de diodos emisores de luz ultravioleta (UV) (UV-LED). Como explicó el profesor Mamane en una entrevista para el sitio web de la Universidad de Tel Aviv, “Eliminamos los virus utilizando bombillas LED más baratas y más fáciles de conseguir, que consumen poca energía y no contienen mercurio como las bombillas normales. Nuestra investigación tiene implicaciones comerciales y sociales, dada la posibilidad de usar tales bombillas LED en todas las áreas de nuestras vidas, de manera segura y rápida “. Usar estas bombillas es fácil y posible prácticamente en cualquier lugar, desde habitaciones hasta sistemas de ventilación y puertas. “Los sistemas de desinfección basados en bombillas LED … se pueden instalar en el sistema de ventilación y el aire acondicionado, por ejemplo, y esterilizar el aire aspirado y luego emitido a la habitación”, afirmó Mamane. LED luces y coronavirus

Según los investigadores, las bombillas más baratas y fácilmente disponibles con una longitud de onda de 285 nanómetros fueron casi tan eficientes para matar el virus como las bombillas más caras con una longitud de onda de 265 nm. En menos de medio minuto, las bombillas de 285 nm destruyeron más del 99,9% de los coronavirus. Esta es una gran noticia, ya que estas bombillas especiales podrían incorporarse con relativa facilidad en espacios públicos interiores y desinfectarse cada pocas horas. Desafortunadamente, los investigadores señalan que estas bombillas LED UV no son adecuadas para hogares privados, ya que emiten radiación peligrosa y podrían provocar efectos secundarios graves si una persona estuviera expuesta a ellas. Aún así, este nuevo método realmente podría ayudar a minimizar el riesgo de contraer el virus en espacios públicos y sigue siendo extremadamente valioso.

Fecha: 17/12/2020
Fuente:https://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=21143

Casi todos los casos de anosmia por covid se recuperan en dos meses

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:48

9 diciembre 2020

Dos posibles indicaciones para frenar el envejecimiento del cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:07

ejercicios viejosExperimentos con ratones ayudaron a determinar los dos principales factores que impiden que el cerebro envejezca.
Un grupo de especialistas de la Universidad Estatal Immanuel Kant (Rusia) y de la Universidad de Warwick (Reino Unido) han descubierto que llevar un estilo de vida activo y reducir las calorías ingeridas puede frenar el envejecimiento del cerebro, según un comunicado de la universidad rusa, que recoge el estudio publicado a finales de mayo en la revista Frontiers in Cellular Neuroscience. La investigación, que se centró en las neuronas, las sinapsis y las células gliales, concluye a medida que una persona adquiere experiencia, sus sinapsis cambian: se fortalecen o se debilitan. “El proceso de fortalecimiento o debilitamiento de las conexiones sinápticas puede ser regulado por las llamadas células gliales”, explica el investigador Alexánder Bogdánov, precisando que estas células “proporcionan energía a las neuronas y regulan la transmisión sináptica, liberando el adenosín trifosfato (ATP). Todos estos procesos influyen directamente en las funciones cognitivas del cerebro”, afirmó.
Los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos con ratones, de tal forma que a un grupo fue sometido a un estilo de vida activo, con juguetes, túneles, una rueda para correr y mucho más espacio; mientras que a otro grupo se le redujeron las calorías.
“Descubrimos que en los ratones viejos la señalización sináptica mejoró y la señalización de calcio en las células gliales fue más activa”, sostiene Bogdánov. “En consecuencia, la capacidad de las células gliales para liberar el ATP aumentó, por lo que los ratones que viven en un entorno enriquecido mantienen un alto nivel de habilidades cognitivas. A nivel de sinapsis, el cerebro parece más joven en comparación con el cerebro de otros ratones sin estilo de vida activo y una nutrición moderada”.
Ahora el objetivo de los investigadores pasa por encontrar una forma farmacológica para combatir el envejecimiento del cerebro, sobre todo para aquellas personas que no puedan realizar la actividad física o tengan dificultades con dieta.

Fecha:29/11/2019
Fuente:Rusia Today

https://actualidad.rt.com/actualidad/322408-cientificos-recetas-frenar-envejecimiento-cerebro?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_daily

La alteración de la microbiota intestinal se asocia al desarrollo de insuficiencia cardiaca

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:56

La confirmación en modelo animal de que los cambios en la microbiota intestinal predisponen a la insuficiencia cardíaca (IC) abre innovadoras estrategias terapéuticas.

En los últimos años, la microbiota intestinal está demostrando una notable relevancia en el funcionamiento normal del organismo. Las más recientes investigaciones en el ámbito cardiológico han observado una microbiota alterada en pacientes con insuficiencia cardíaca (IC) frente a los que no tenían IC, “aunque se desconocía si esta disbiosis era causa o consecuencia. Ahora, se ha podido confirmar que los cambios intestinal son anteriores al desarrollo de las manifestaciones cardíacas, lo que implica que los cambios en la microbiota intestinal pueden ser causa de IC”, explica a DM Dulcenombre Gómez Garre, del Laboratorio de Biología Vascular y Microbiota, del Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos del Hospital Clínico (Idissc) de Madrid y del CiberCV, que junto a un equipo multidisciplinar ha valorado, durante dos años, este fenómeno en un modelo de animal predispuesto a desarrollar genéticamente IC.
El trabajo, publicado en Hypertension, abre nuevas perspectivas, ya que -si finalmente se traslada a la clínica-, podría servir para identificar a pacientes que pudieran desarrollar esta afectación cardiológica, porque “uno de los principales obstáculos en la clínica es que es muy complejo predecir quién va a desarrollar IC e impide adelantarse. Pacientes con la misma patología, por ejemplo hipertensión controlada o no, unos desarrollan y otros no IC. Los cardiólogos disponen de algunos marcadores que les orientan quién va a tener mejor o peor evolución, pero una vez que ya está instaurada la IC”.
Predecir quién va sufrir IC o su riesgo
El trabajo, por tanto, permitirá, si los datos se pueden finalmente extrapolar a los pacientes, predecir en cierta forma la progresión de la IC, así como que una intervención para restaurar la microbiota intestinal pueda ser una estrategia terapéutica innovadora para prevenir su desarrollo. “Analizando la composición de la microbiota intestinal o algún marcador relacionado con ella, podríamos predecir qué paciente va a desarrollar IC o, al menos, quién tiene más riesgo, con lo cual el cardiólogo podría estar más atento a su evolución o o intensificar su tratamiento”.
Gómez Garre considera que la confirmación del hallazgo en los pacientes puede ser una novedad terapéutica para los pacientes con IC, ya que la microbiota intestinal puede modularse en gran medida con la dieta y podría llegarse al punto, nada fácil, desde luego de prevenir la IC a través de variaciones en la microbiota intestinal.
Desde un punto de vista cardiológico, la dieta y el estilo de vida son fundamentales para una buena salud cardiovascular y adquieren cada vez mayor importancia. “Las bacterias intestinales son capaces de producir sustancias que regulan el equilibrio cardiovascular, por lo que una dieta cardiosaludable asegura una buena microbiota intestinal”, señala Julián Pérez Villacastín, director del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico de Madrid.
Administar probióticos, ¿antes o después?
Sobre si sería factible modificar la microbiota intestinal en los pacientes con diagnóstico firme de IC, Gómez Garre se muestra esperanzada y adelanta que han comenzado otro estudio en el que a los pacientes con IC se les administrará un probiótico para determinar si “no se puede revertir la enfermedad, al menos, que se pueda disminuir su severidad y sus complicaciones: número de ingresos y de veces que tienen que acudir a urgencias por descompensación. Si no se puede revertir, al menos, que sea una IC menos severa”.
De la misma forma, también se ha planteado si administrar de una manera temprana probióticos a pacientes en los que se sospecha que pueden desarrollar IC podría ser beneficioso para frenar la evolución. Sin embargo, la investigadora recuerda de nuevo las dificultades que existen para predecir clínicamente quién va a evolucionar a IC y, además, no existen evidencias científicas sólidas que puedan reafirmar esta hipótesis. “Pensamos que los probióticos pueden tener un papel en la clínica, pero también hay que subrayar que no todos los probióticos sirven para todo, por lo que deberían ser específicos para cada patología”.
El modelo estudiado en el Clínico, en cuyo desarrollo también han participado Adriana Ortega Hernández, Rubén Gómez Gordo y Javier Modrego, del Laboratorio de Biología Vascular y Microbiota, es una IC que se ha centrado en la hipertensión, uno de los múltiples factores de riesgo de IC, y cuya evolución es muy similar al que desarrollan naturalmente los enfermos con HTA que evolucionan a IC. “En este modelo hemos observado que primero se alteró la microbiota intestinal y después, la función y la estructura cardíaca”.
El siguiente paso es determinar si es posible establecer una estrategia terapéutica efectiva. Para ello han diseñado un probiótico -aprobado por el Comité Ético-, que, creemos, puede ser inmunomodulador y que se va a administrar a los pacientes con IC, causada por cualquier etiología, con la idea de que pueda, si no revertir, al menos disminuir las complicaciones que la acompañan.
Si el beneficio se confirma, esta terapia podría ser de inmediata aplicación a la clínica, considera Gómez Garre, quien abre el abanico de patologías para el uso de probióticos como, por ejemplo, pacientes con covid-19 a través de un ensayo en el que se determinará si los probióticos favorecen su recuperación y en el que también participan profesionales del Servicio de Medicina Interna, Análisis Clínicos y Microbiología.
Raquel Serrano

Fecha: 3/11/2020
Fuente:Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/trasplantes/identifican-un-biomarcador-de-rechazo-de-trasplante-cardiaco.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus