Diabetes mellitus

11 agosto 2020

Se ha encontrado un vínculo entre la soledad y la diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:45

Anciana comiendoUn estudio reciente descubrió una relación sorprendente entre la soledad y el desarrollo de diabetes tipo 2, lo que sugiere que tener una red más pequeña de amigos podría hacernos más propensos a contraer la enfermedad.
Al igual que con cualquier investigación similar, la naturaleza precisa de este enlace no está clara. Sin embargo, es una razón tan buena como cualquiera para asegurarte de que aquellas personas aisladas y solas sepan que tienen amigos con los que socializar, por ahora lo recomendable es socializar más de forma virtual mediante videollamadas.
Si bien la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune de por vida que generalmente se desarrolla en la infancia, la diabetes tipo 2 se refiere a la resistencia creciente del cuerpo a la insulina, que se desarrolla a cualquier edad. Y aunque somos conscientes de varios factores genéticos y de estilo de vida que pueden aumentar el riesgo de su aparición, aún se desconocen los mecanismos exactos.
Estudios anteriores han explorado los vínculos entre las estructuras sociales y la diabetes tipo 2, buscando pistas en factores como el estrés y el apoyo emocional que podrían ayudarnos a mejorar las decisiones de estilo de vida.
Al parecer es bastante obvio que hay algún tipo de vínculo, y la intervención puede ser de gran beneficio, sin embargo, todavía hay algunos signos de interrogación sobre qué elementos sociales juegan un papel crucial en la relación.
Los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Maastricht en los Países Bajos utilizaron la base de datos de un estudio existente de personas que padecen diabetes tipo 2 para tratar de descubrir exactamente qué características del aislamiento podrían estar relacionadas con la afección. En general, analizaron 2.861 sujetos de entre 40 y 75 años, de los cuales aproximadamente un tercio fueron diagnosticados con diabetes tipo 2, ya sea previamente o como parte del estudio. Las características de sus salidas sociales se recopilaron mediante un cuestionario, que brinda a los investigadores una variedad de detalles sobre el tamaño de la red de sus amigos, la frecuencia de contacto y qué tan lejos vivían.
Descubrieron que tener una red de amigos más pequeña estaba altamente asociada con un diagnóstico nuevo o previo de diabetes tipo 2 entre hombres y mujeres. También se descubrió que la proximidad de familiares, amigos y conocidos marcaba la diferencia para las mujeres: tener personas cerca o estar en contacto con ellas significaba que tenían menos probabilidades de contraer diabetes tipo 2. Para los hombres, vivir solo y sin contactos parecía marcar la diferencia: aquellos que tenían compañeros de casa tenían menos probabilidades de contraer la enfermedad.
Stephanie Brinkhues, autora principal del estudio, dice que “nuestros hallazgos respaldan la idea de que resolver el aislamiento social puede ayudar a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2″.
Entonces, ¿qué significa todo esto? La diabetes no es el único trastorno a largo plazo relacionado con el aislamiento social, y es muy poco probable que tales condiciones de salud sean responsables del aislamiento.
Las razones subyacentes detrás del enlace no están claras, pero los autores creen que las implicaciones aún son claras.
Miranda Schram, investigadora de diabetes de la Universidad de Maastricht, dice que “los grupos de alto riesgo para la diabetes tipo 2 deben ampliar su red y deben ser alentados a hacer nuevos amigos, así como a convertirse en miembros de un club, como una organización de voluntarios, un club deportivo o grupo de discusión “.

Fecha: 5/8/2020
Fuente:https://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=20015

El 35% de las personas que no ha pasado el covid-19 podría tener cierta protección por resfriados comunes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:57

Covid invest.En un artículo en la revista científica ‘Nature’, los investigadores explican que la razón probable de este hecho es que el SARS-CoV-2 comparte ciertas similitudes estructurales con los coronavirus que son responsables del resfriado común.
El 35% de las personas que no ha pasado el covid-19 podría tener cierta protección por resfriados comunes

Un estudio dirigido por la Charité – Universitätsmedizin Berlin y el Instituto Max Planck de Genética Molecular (Alemania) ha mostrado que algunas personas sanas, que no han enfermado nunca de covid-19, poseen células inmunes capaces de reconocer el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2. La razón podría encontrarse en anteriores infecciones con coronavirus que producen resfriados comunes. Según sus hallazgos, el 35 por ciento de los participantes que no habían pasado el covid-19 presentaban linfocitos-T pese a que dieron negativos en anticuerpos IgG. En un artículo en la revista científica ‘Nature’, los investigadores explican que la razón probable de este hecho es que el SARS-CoV-2 comparte ciertas similitudes estructurales con los coronavirus que son responsables del resfriado común.

..
Para su estudio, los investigadores aislaron células inmunes de la sangre de 18 pacientes con covid-19 que recibían tratamiento y confirmaron que la PCR era positiva para el SARS-CoV-2. También aislaron células inmunes de la sangre de 68 personas sanas que nunca habían estado expuestos al nuevo coronavirus. Los investigadores estimularon estas células inmunes utilizando pequeños fragmentos sintéticos de las “proteínas de punta” del SARS-CoV-2, las características protuberancias en forma de corona en la superficie exterior de los coronavirus que permiten al virus entrar en las células humanas. Posteriormente, probaron si las células T se activarían por contacto con estos fragmentos de proteínas. Encontraron que este era el caso en 15 de los 18 pacientes con covid-19 (85%).El 35% de las personas que no ha pasado el covid-19 podría tener cierta protección por resfriados comunes

“Esto era exactamente lo que esperábamos. El sistema inmunológico de estos pacientes estaba en proceso de combatir este nuevo virus, y por lo tanto mostraba la misma reacción ‘in vitro’. El hecho de que no todos los pacientes con covid-19 mostraran esta respuesta de las células T ayudantes a los fragmentos virales se debe probablemente a que las células T no pueden activarse fuera del cuerpo humano durante una fase aguda o particularmente grave de una enfermedad”, explica una de las tres autoras principales del estudio, Claudia Giesecke-Thiel. Sin embargo, el equipo se sorprendió al encontrar células T ayudantes de la memoria capaces de reconocer fragmentos del SARS-CoV-2 en la sangre de individuos sanos. Se encontraron en un total de 24 de los 68 individuos sanos examinados (35%). De hecho, los investigadores observaron que las células inmunitarias de los pacientes con covid-19 reaccionaban a fragmentos de la envoltura viral diferentes a los de las células inmunitarias de los individuos sanos. Mientras que las células T de los pacientes reconocieron la proteína punta en toda su extensión, las células T aisladas de personas sanas se activaron principalmente por secciones de la proteína punta que mostraron similitudes con las secciones correspondientes encontradas en las proteínas espigas de los inofensivos coronavirus del resfriado común.

“Esto sugiere que las células T de individuos sanos reaccionan al SARS-CoV-2 debido a la exposición previa a los coronavirus endémicos del ‘resfriado común’. Una de las características de las células T es que no sólo son activadas por un patógeno con un ‘ajuste exacto’, sino también por patógenos con ‘suficiente similitud'”, detalla Giesecke-Thiel. En particular, los investigadores pudieron demostrar que las células T aisladas de participantes sanos que reaccionaron al SARS-CoV-2 también fueron activadas por varios coronavirus del resfriado común, mostrando lo que se conoce como reactividad cruzada..Sin embargo, los efectos que esta reactividad cruzada podría tener en una persona previamente sana infectada con el SARS-CoV-2 no fueron abordados en este estudio. “En general, es posible que las células T de reacción cruzada tengan un efecto protector, por ejemplo ayudando al sistema inmunológico a acelerar su producción de anticuerpos contra el nuevo virus. En este caso, un reciente brote de resfriado común probablemente resultaría en síntomas menos severos de covid-19. Sin embargo, también es posible que la inmunidad reactiva cruzada pueda conducir a una respuesta inmunológica mal dirigida y a efectos potencialmente negativos en el curso clínico de covid-19. Sabemos que esto puede ocurrir con la fiebre del dengue, por ejemplo”, argumenta el coautor principal, Leif Erik Sander.
Se necesitarán estudios prospectivos para determinar de manera concluyente si las anteriores infecciones por coronavirus del resfriado común confieren protección contra la infección posterior por el SARS-CoV-2, y si ello podría explicar la gran variabilidad de las manifestaciones clínicas. Para analizar esta cuestión, los investigadores han lanzado un nuevo estudio financiado por el Ministerio Federal de Salud y el Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos de Alemania.

Fecha:30/7/2020
fuente:https://www.heraldo.es/noticias/salud/2020/07/30/el-35-de-las-personas-sanas-podrian-tener-cierta-proteccion-frente-a-coronavirus-por-resfriados-comunes-1388616.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus