Diabetes mellitus

8 mayo 2020

IECAs y ARA II pueden mejorar el pronóstico de los pacientes hipertensos con Covid-19

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:54

CoronavirusLos fármacos antihipertensivos podrían mejorar el pronóstico de los pacientes hipertensos con la Covid-19, por lo que se recomienda no abandonar los tratamientos indicados sin interrupción.

Un grupo de científicos que han estado trabajando en primera línea contra el coronavirus en España, Italia y en los Estados Unidos, han analizado con detalle la controversia existente respecto al supuesto efecto negativo de medicamentos hipertensivos en pacientes que hayan contraído esta enfermedad. El estudio, que acaba de publicarse en Mayo Clinic Proceedings, trata de explicar el nivel de evidencia clínica sobre este tema.

“De acuerdo con las pautas actuales, recomendamos a los pacientes con hipertensión que continúen tomando los medicamentos antihipertensivos sin interrupción”, señala a DM el autor principal, Fabián Sanchis Gomar, de la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Stanford, en California, Estados Unidos.

Desde que apareció la pandemia, se ha sugerido que los pacientes con enfermedades subyacentes como hipertensión, insuficiencia cardíaca y enfermedad renal crónica tienen un mayor riesgo de padecer cuadro grave por la Covid-19. La comunidad científica y médica ha debatido activamente sobre la influencia potencial del uso de los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECAs) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina II (ARAII) durante el brote de la Covid-19, ya que una de las formas en las que virus penetra en el organismo es a través de la enzima convertidor de la angiotensina (ECA) 2, la enzima que convierte la angiotensina I en angiotensina II a nivel pulmonar y en otros tejidos y órganos, lo que puede sugerir que los medicamentos pueden aumentar la susceptibilidad al virus y la gravedad de la enfermedad.
Mayor expresion no significa mayor riesgo

Con la revisión de más de 60 estudios publicados, el equipo de Sanchis Gomar, que también pertenece al Grupo de Investigación de Fisiopatología Celular y Orgánica del Estrés Oxidativo del Instituto de Investigación Sanitaria (Incliva), de Valencia, concluye que lo más importante es que, hasta el momento, ningún estudio ha reportado un aumento en los niveles circulantes o en la expresión de ECA2 y, aún siendo así, una mayor expresión no implicaría necesariamente un mayor riesgo de infección o gravedad de la enfermedad.

Su investigación ha incluido trabajos que sugieren que niveles elevados de angiotensina II, diana de los inhibidores del sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA), como son los IECAs y los ARAII, pueden fomentar el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) en pacientes con COVID-19. Otra investigación sugiere que los inhibidores del SRAA pueden incluso desempeñar un papel en el tratamiento de la Covid-19. A pesar de que las controversias no están totalmente resueltas, “llegamos a una recomendación basándonos en las evidencias científicas que tenemos en la actualidad, pero se quedan cortas. Faltan más datos en humanos y en condiciones reales. Ahora mismo se han puesto en marcha varios ensayos clínicos para, precisamente, comprobar si estos antihipertensivos tienen efectos negativos en pacientes Covid-19 o no. Entre ellos, nosotros estamos llevando a cabo un ensayo clínico randomizado en diez hospitales de Estados Unidos, y en breve tendremos resultados, tanto de nuestro estudio como de los otros que se están llevando a cabo”, señala a DM el investigador.

Modular o minimizar el daño

En cualquier caso, el mecanismo de estos fármacos parece que no supondría una potencial vía de prevención para la población general: “Nunca sería un tratamiento preventivo de infección. Lo que se ha sugerido es que podrían modular y minimizar el daño producido por la Covid-19, sobre todo a nivel pulmonar, pero este aspecto aún hay que confirmarlo. Tenemos que esperar a los resultados de los estudios que se están llevando a cabo ya en la actualidad”, indica.

IECAs y ARAII son igual de efectivos para tratar la hipertensión arterial. Sin embargo, como los IECA pueden producir tos y angioedema como efectos secundarios, “en ciertos pacientes con factores de riesgo que pudiesen agravar la infección por el virus SARS-CoV-2 y empeorar el pronóstico (enfermedad cardiovascular, obesidad, fumadores, EPOC, diabetes o hipertensión arterial), podrían ser más recomendables los ARAII con tal de evitar dichos efectos secundarios”.

IECA, ARA II y estatinas mejoran la fibrilación

Carl J. Lavie, del Instituto Vascular y del Corazón John Ochsner de la Escuela de Medicina de Nueva Orleans, en Estados Unidos, y coautor del estudio señala que “se sabe que la angiotensina provoca inflamación, oxigenación, vasoconstricción y fibrosis, por lo que es bastante coherente pensar que un fármaco que pueda inhibir la producción de dicha hormona en realidad pueda ser muy beneficioso para prevenir tanto lesiones a nivel pulmonar como a nivel sistémico. Ciertamente, resulta prematuro empezar a utilizar estos agentes como una medida para prevenir la Covid-19 en pacientes sin ninguna otra indicación para el uso de inhibidores del SRAA, pero se trata de un área de investigación muy activa”.

Además del ensayo clínico multihospitalario que evaluará los efectos de los IECAs y los ARA II en pacientes Covid-19, el equipo estadounidense de Sanchis ha puesto en marcha otro trabajo que analizará los efectos que la infección por SARS-CoV-2 provoca sobre la actividad eléctrica del corazón, para lo que “vamos a monitorizar la actividad eléctrica cardíaca de pacientes que han tenido la enfermedad durante un periodo de seguimiento de un año”.

Un arma de ‘doble filo’

El equilibrio entre la administración de antihipertensivos y su relación con el receptor ACE2 como puerta de entrada del virus en el organismo es un hecho muy debatido y que precisa de un perfecto equilibrio. Por decirlo de algún modo, sería como un “arma de doble filo”, indica Sanchis Gomar.

El virus del SARS-CoV-2 entra en las células a través de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2). Se ha observado que las enfermedades cardiovasculares son una comorbilidad con frecuencia presente en pacientes con Covid-19 y una posible explicación a esto es que pueda ser debido a que presenten mayores niveles de ACE2.

“Dado que los IECA y ARAII son fármacos que se prescriben frecuentemente en pacientes con hipertensión, insuficiencia cardíaca, enfermedad cardíaca isquémica o diabetes se ha sugerido que éstos puedan influir sobre los niveles y/o la expresión de ACE2, en algunas ocasiones incluso de un modo poco científico. Sin embargo, si los IECAs y/o ARAII aumentan o no la expresión de ACE2 sigue siendo una hipótesis sin demostrar, al menos en humanos”.

Es más, ACE2 parece ser protector frente al daño pulmonar agudo, y es por ello por lo que se está investigando si un ARAII (losartán, por ejemplo,) puede prevenir o minimizar este daño pulmonar. “Desde nuestro punto de vista, necesitamos confirmar si los niveles séricos o pulmonares de ACE2 varían (al alta o a la baja). En la actualidad, hay algunos estudios que lo describen en modelos animales, pero en humanos todavía lo desconocemos. De hecho, se ha descrito que la expresión de ACE2 está disminuida en modelos de hipertensión y que dicha hipertensión no ha afectado a otras infecciones por coronavirus”.

Curiosamente, en un estudio reciente realizado en pacientes que recibieron terapia con IECAs o ARAII, se observó una menor severidad de la enfermedad y un nivel más bajo de interleucina-6, un aumento de las concentraciones de células T CD3 y CD8 en sangre periférica y una disminución de la carga viral pico en comparación con otros medicamentos antihipertensivos, lo que respaldaría el beneficio del uso de IECAs o ARAII en pacientes Covid-19 y con hipertensión arterial.

También se ha demostrado que los ARAII son efectivos en el tratamiento de pacientes con sepsis, neumonía o gripe, mientras que la combinación de estatinas y ARAII parece reducir drásticamente la mortalidad durante el reciente brote de Ébola. Finalmente, se ha visto que los pacientes ancianos, mayores de 65 años, con Covid-19 y con hipertensión arterial que toman ARAII ARB “pueden ser menos propensos a desarrollar enfermedad pulmonar grave en comparación con los pacientes que no toman dichos medicamentos. Lo que realmente nos preocupa es que, por una hipótesis o especulación, sin evidencias científicas que lo respalden, muchos pacientes de América del Sur, América Central o España han interrumpido sus tratamientos con IECAs o ARAII, lo que podría ser aún más peligroso o amenazante para la vida que el propio virus”.

Raquel Serrano
Fecha:7/5/2020

Fuente: Diario Médico, España.

https://diariomedico.com/medicina/medicina-interna/iecas-y-ara-ii-pueden-mejorar-el-pronostico-de-los-pacientes-hipertensos-con-covid-19.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus