Diabetes mellitus

22 junio 2019

La metformina podría conducir a la pérdida de peso a largo plazo

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:33

A 1 año, los pacientes que recibieron metformina tuvieron mayor éxito al mantener su pérdida de peso.

La metformina podría promover una pérdida de peso sostenible a largo plazo mejor que la intervención intensiva en el estilo de vida, sugiere un seguimiento del Programa de prevención de la diabetes de 1996-2001 en Annals of Internal Medicine.
En el programa, 3200 pacientes con sobrepeso u obesos con niveles elevados de glucosa se asignaron al azar a metformina, intervención intensiva en el estilo de vida o placebo durante un año.
El grupo de intervención en el estilo de vida tenía el doble de probabilidades que el grupo de metformina de perder al menos el 5% de su peso corporal. Luego, los investigadores siguieron a los 1100 participantes que perdieron peso durante otros 14 años (el grupo de metformina continuó recibiendo el medicamento).
En contraste con los hallazgos a 1 año, los receptores de metformina tuvieron mayor éxito al mantener su pérdida de peso: el 57% del grupo de metformina, el 49% del grupo de intervención en el estilo de vida y el 42% del grupo de placebo.

Resultados:
Después de 1 año, 289 (28.5%) participantes en el grupo de metformina, 640 (62.6%) en el grupo de ILS y 137 (13.4%) en el grupo de placebo perdieron al menos el 5% de su peso.
Después de que terminó la fase de tratamiento enmascarado, la pérdida de peso promedio en relación con la línea de base que se mantuvo entre los años 6 y 15 fue de 6.2% (IC 95%, 5.2% a 7.2%) en el grupo de metformina, 3.7% (IC, 3.1% a 4.4). %) en el grupo ILS, y 2,8% (IC, 1,3% a 4,4%) en el grupo placebo.
Los predictores independientes de LTWL (pérdida de peso a largo plazo) incluyeron una mayor pérdida de peso en el primer año en todos los grupos, edad avanzada y uso continuado de metformina en el grupo de metformina, edad avanzada y ausencia de diabetes o antecedentes familiares de diabetes en el grupo de ILS, y glucosa plasmática en ayunas más alta Niveles basales en el grupo placebo.
Limitación: Análisis post hoc; examen de subconjuntos no aleatorizados de grupos aleatorizados después del año
Conclusión:
Entre las personas con una pérdida de peso de al menos 5% después de 1 año, las personas originalmente asignadas aleatoriamente a la metformina tuvieron la mayor pérdida durante los años 6 a 15.
La edad avanzada y la cantidad de peso inicialmente perdida fueron los factores predictivos más consistentes del mantenimiento de la pérdida de peso a largo plazo.
Comentario:
Los editorialistas señalan que, por ahora, “el juicio clínico se debe usar para decidir si se debe agregar metformina si [la intervención intensiva en el estilo de vida] no tiene éxito o si el paciente recupera posteriormente el peso que perdió”.

Autor: John W. Apolzan, PhD; Elizabeth M. Venditti, PhD; Sharon L. Edelstein, ScM; William C. Knowler, MD, et al.
Fuente: Ann Intern Med. 2019. DOI: 10.7326/M18-1605 Long-Term Weight Loss With Metformin or Lifestyle Intervention in the Diabetes Prevention Program Outcomes Study

Fecha:26/4/2019
Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94167

Aspirina en la enfermedad hepática grasa no alcohólica

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:22

El uso diario de aspirina reduce el riesgo de progresión de la fibrosis. Uno de los factores predictivos clave del aumento de la morbilidad y la mortalidad relacionadas con el hígado en pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) es el desarrollo y la progresión de la fibrosis hepática. Estudios recientes han demostrado que la aspirina puede tener efectos antifibróticos en NAFLD. En los modelos murinos, la aspirina limita la activación de las células estrelladas hepáticas mediante la inhibición de la enzima ciclooxigenasa-2 (COX-2), y el antagonismo de la COX-2 parece mejorar la esteatohepatitis no alcohólica (NASH), una fibrosis relacionada. En los humanos, gran parte de la literatura se ha limitado a estudios transversales. Ahora, los investigadores han realizado un estudio de cohorte prospectivo en el que participaron 361 adultos con NAFLD comprobado por biopsia, 151 de los cuales eran usuarios diarios de aspirina. Los participantes se sometieron a una evaluación cada 3 a 12 meses para determinar el desarrollo de fibrosis, utilizando marcadores de fibrosis sérica. Al inicio del estudio, los usuarios diarios de aspirina versus los usuarios no regulares tenían menos probabilidades de tener NASH (odds ratio ajustado, 0,68) o fibrosis (aOR, 0,54). Durante una mediana de 3692 personas-año, los usuarios diarios de aspirina tuvieron tasas más bajas de fibrosis avanzada (índice de riesgo ajustado, 0,63), con el mayor beneficio en quienes tomaron aspirina diaria durante ≥4 años (Ptrend = 0,026). El uso de AINE con sin aspirina no afectó las tasas de fibrosis. Comentario Este es el primer estudio prospectivo para evaluar los beneficios potenciales del uso diario de aspirina en pacientes con NAFLD. Aunque este no es un estudio aleatorizado, la relación dependiente de la duración de la aspirina con la fibrosis relacionada con NAFLD, junto con la plausibilidad biológica de los efectos antifibróticos de la aspirina en pacientes con NAFLD, hace que los resultados sean convincentes. Dado el creciente cuerpo de literatura en torno a la asociación de NAFLD y enfermedad cardiovascular, el uso de aspirina en pacientes de NAFLD parece apropiado considerar en la práctica clínica. Autor: Tracey G. Simon, Jacqueline Henson, Stephanie Osganian, Ricard Masia, et al.

Fuente: Clin Gastroenterol Hepatol 2019 May 8; [e-pub]. (https://doi.org/10.1016/j.cgh.2019.04.061) Daily aspirin use associated with reduced risk for fibrosis progression in patients with nonalcoholic fatty liver disease.

Fecha: 14/6/2019

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94433

ADA 2019. Objetivo: reducir al menos un 5% del índice de masa corporal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:12

Qué puedo comer? Es la pregunta que todo paciente hace en algún momento en la consulta cuando se le diagnostica con un cuadro prediabético o diabético. De hecho, el gran reto en estos enfermos es conseguir perder peso. El consenso de la Asociación Americana de Diabetes (ADA)sobre hábitos nutricionales, publicado en Diabetes Care, resalta ese objetivo de reducir el índice de masa corporal (IMC)de los pacientes con diabetes tipo 2. “El objetivo es alcanzar una pérdida de peso clínicamente significativa, del 5%, que será plenamente efectiva si se llega al 15%”, comenta Antonio Jesús Blanco, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico de Barcelona.
Para ello, las recomendaciones de la asociación estadounidense no se ciñen a una única distribución de macronutrientes, sino que consideran que diferentes dietas se podrán adaptar a cada persona, atendiendo a sus peculiaridades, destaca el especialista. Algunas de las pautas introducidas en esta última actualización del consenso incluyen elegir verduras sin fécula o almidón; minimizar el consumo de azúcares añadidos o cereales refinados, y evitar alimentos ultraprocesados. Todo ello siempre acompañado de una hidratación preferentemente con agua y de la actividad física.
Una modificación mantenida de los hábitos nutricionales y de ejercicio puede evitar la progresión hacia la diabetes tipo 2 en personas con alto riesgo de desarrollarla. No obstante, parece que en esa prevención no intervendría la vitamina D. Es la conclusión de un trabajo presentado en la reunión anual de la ADA, la semana pasada en San Francisco, coincidiendo con su publicación en The New England Journal of Medicine.
El estudio D2d incluyó a 2.423 adultos con alto riesgo de diabetes (prediabetes), establecido, entre otras medidas, por alteraciones en sus niveles de hemoglobina glucosilada. Los individuos estudiados eran mayores de 30 años y presentaban un índice de masa corporal (IMC) superior a 25. En el ensayo recibieron de forma aleatoria bien la vitamina D (4.000 UI de colecalciferol diarias) o bien placebo. Los participantes fueron seguidos mediante la realización de análisis de sangre cada seis meses durante una mediana de 2,5 años.
Durante el estudio, se pidió a los participantes que se abstuvieran de recurrir a medicamentos indicados para la diabetes o para perder peso, y que limitaran la ingesta de vitamina D fuera del estudio a las 1.000 UIpor día, si tomaban otros suplementos, incluidos los multivitamínicos.
Resultados parejos
Los investigadores encontraron que el 24,4% de los pacientes que recibieron la vitamina D desarrollaron diabetes en comparación con el 26,7% del grupo de placebo, una diferencia que no se encontró estadísticamente significativa.
La vitamina D no parece prevenir la diabetes tipo 2; en cambio, retrasar su aparición en seis años en individuos de riesgo reduce ECV
Anastassios G. Pittas, codirector del Centro de Diabetes y Lípidos en el Centro Médico Tufts e investigador principal del estudio D2d, afirma que, “aunque muchos estudios anteriores habían observado que las personas con niveles bajos de vitamina D tienen un mayor riesgo de diabetes tipo 2, no se sabía si tomar medidas para aumentar los niveles de vitamina D reduciría su riesgo de diabetes. Los resultados de nuestro estudio no mostraron un beneficio estadísticamente significativo de la vitamina D en relación a que disminuya la progresión a la diabetes tipo 2”.
La búsqueda de ese retraso en la aparición de la DM2 tiene relevancia clínica, en la que abundó otro de los estudios destacados en la reunión de la ADA. En concreto, alejar seis años la aparición de la diabetes en las personas con intolerancia a la glucosa puede disminuir significativamente su riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) y enfermedad microvascular. Es la conclusión principal del estudio Da Qing de Prevención de la Diabetes, con un seguimiento de tres décadas. Los investigadores, del Hospital de Fuwai, en Pekín, estudiaron un subgrupo de 540 adultos chinos incluidos en este trabajo, que presentaban alteraciones glucémicas y a los que asignaron a participar o no en un programa de hábitos de vida (basados en la alimentación y el ejercicio).
Como resultado, aquellos participantes que consiguieron retrasar la aparición de la diabetes tipo 2 durante al menos seis años o incluso revertir la intolerancia a la glucosa presentaron menos complicaciones y vieron reducida la presencia de la enfermedad microvascular y cardiovascular.
Sonia Moreno

Fecha: 17/6/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/objetivo-reducir-al-menos-un-5-del-indice-de-masa-corporal.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus