Diabetes mellitus

21 diciembre 2018

La hipertensión arterial durante el sueño marca el riesgo cardiovascular y debe ser el principal objetivo terapéutico

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 15:27

Dr. Javier Cotelo

MADRID, ESP. La cifra de presión arterial sistólica medida durante el sueño es el factor de riesgo más significativo derivado de la presión arterial como causa de eventos cardiovasculares, según un nuevo estudio español.[1]
El catedrático Ramón Hermida, Ph. D., de la Universidad de Vigo, en el campus de Pontevedra, en Pontevedra, España y presidente de la Sociedad Española de Cronobiología Aplicada, Cronoterapia y Riesgo Vascular (SECACRV), parte del equipo de investigación del estudio comenta para Medscape en Español: “Nuestro estudio, que hasta el momento es el mayor que se ha realizado con monitorización ambulatoria de la presión arterial y el único en el ámbito de atención primaria en el que las valoraciones de los pacientes con monitorización ambulatoria de la presión arterial se hacían de forma periódica”.
“La disminución de la presión sistólica durante el sueño es el mejor y más significativo marcador de sobrevida sin evento, esto es, el riesgo cardiovascular se reduce disminuyendo la presión durante el sueño y no durante el ciclo de actividad”. Así como “la ingesta de antihipertensivos a la hora de acostarse, en comparación con su ingesta al levantarse, estuvo asociada con un descenso significativo de eventos cardiovasculares”, dijo Hermida.
Por ello, el establecimiento del tratamiento de la tensión arterial sistólica durante el sueño sería un nuevo objetivo terapéutico que precisaría de evaluaciones periódicas a través de la monitorización ambulatoria de la presión arterial y se asociaría a un significativo descenso de la morbilidad y mortalidad cardiovasculares.
Los resultados son parte del Proyecto Hygia y fueron publicados en la versión electrónica del 10 de agosto en European Heart Journal.
Un proyecto de cardiología integral: Diagnóstico, valoración y evaluación
El Proyecto Hygia está integrado por 40 centros de atención primaria pertenecientes al Servicio Gallego de Salud (SERGAS), ubicado en el noroeste de España, y cuenta con la participación de 292 investigadores debidamente formados en monitorización ambulatoria de la presión arterial, y en todos los procedimientos del estudio.
La muestra comprendió una población de hombres y mujeres españoles mayores de 18 años de edad, que debían seguir una actividad diurna y de patrón de sueño nocturno de rutina, controlado principalmente por monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA) para confirmar/descartar el diagnóstico de hipertensión que tenían por las determinaciones realizadas en la consulta en individuos no tratados o para evaluar el control de la presión arterial en personas hipertensas tratadas y que además proporcionaron el consentimiento escrito de inclusión en el estudio.
El seguimiento medio de los participantes fue de 5 años, con un periodo mínimo de 1 año por participante, tiempo necesario requerido para no ser excluido del estudio.
Entre los años 2008 y 2015 se reclutaron 18.731 sujetos y 18.078 se incluyeron en el análisis final (9.769 hombres, 8.309 mujeres).
La hipertensión se definió según los criterios actuales de monitorización ambulatoria de la presión arterial despierto (presión arterial sistólica/presión arterial diastólica media igual o mayor a 135/85 mm Hg o presión arterial sistólica/presión arterial diastólica dormido igual o mayor a 120/70 mm Hg o bien una cifra de presión arterial menor bajo tratamiento).
Según los criterios de monitorización ambulatoria de la presión arterial, 15.674 participantes eran hipertensos en el momento del reclutamiento (9.709 no tratados) y se les asignó al menos un medicamento hipotensor una vez al día (ARA II, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina [IECA], calcioantagonista, beta-bloqueante o diurético).
En el momento de la inclusión y después en cada visita programada a la clínica a lo largo del seguimiento, los investigadores obtuvieron por lo menos tres tomas de presión arterial consecutivas en consulta utilizando un dispositivo oscilométrico automático validado. Inmediatamente después se puso el registro de monitorización ambulatoria de la presión arterial con un dispositivo SpaceLabs 90207 (medición presión arterial sistólica y diastólica; y frecuencia cardiaca, cada 20 minutos entre las 07:00 y las 23:00 horas y cada 30 minutos durante el día por un periodo de 48 horas consecutivas). Los participantes llevaron un diario para anotar la hora de acostarse por la noche, la de despertar por la mañana, las horas de las comidas, y la ingestión de medicamentos. Además, se hicieron análisis de sangre y de orina en cada visita de control.
Para el seguimiento, anualmente se programó la evaluación en los participantes y de manera más frecuente en aquellos con con hipertensión no controlada o comorbilidades con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular (diabetes, enfermedad renal crónica y antecedentes de eventos cardiovasculares).
El criterio de valoración primario del estudio vascular definido fue el hallazgo de enfermedad cardiovascular (muerte por enfermedad cardiovascular, infarto de miocardio, revascularización coronaria, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular isquémico y hemorrágico, etc.).
Resultados
Durante el periodo medio de seguimiento de 5,1 años (rango: 1,0 a 8,4 años), 2.311 participantes tuvieron alguno de los eventos señalados incluyendo 1.209 experimentando el principal resultado de enfermedad cardiovascular (muerte por enfermedad cardiovascular: 227; infarto de miocardio: 205; revascularización coronaria: 217; insuficiencia cardiaca: 295; accidente cerebrovascular: 265).
Los pacientes que sufrieron los eventos eran predominantemente hombres de edad avanzada y que al inicio del estudio tenían propensión a diabetes de tipo 2, síndrome metabólico, anemia, insuficiencia renal crónica o antecedentes de enfermedad cardiovascular previa. Asimismo, en la línea basal presentaban mayor presión arterial sistólica registrada en consulta (pero menor presión arterial diastólica), además de análisis de laboratorio con niveles más altos de glucosa, creatinina, ácido úrico y tasa de albúmina urinaria/creatinina; pero menor colesterol de lipoproteínas de alta densidad y tasa de filtrado glomerular.
Entre los participantes que presentaron eventos cardiovasculares la media de presión arterial sistólica en 48 horas fue significativamente mayor y la de presión arterial diastólica significativamente menor. Además, la mayor diferencia entre pacientes con evento y sin evento se encontró en la media de la presión arterial sistólica durante el sueño. Además, a la hora de dormir, la disminución relativa de la presión arterial sistólica fue significativamente menor (p < 0,001) y la prevalencia de no caída mayor (66% frente a 44%), entre los sujetos con eventos cardiovasculares (p < 0,001). Todas las diferencias entre los grupos con un valor significativo se mantuvieron después de la corrección para múltiples variables.
Factor de riesgo: Presión sistólica durante el sueño
La presión sistólica durante el sueño fue el factor de riesgo más significativo para un primer evento cardiovascular (hazard ratio [HR]: 1,29; IC 95%: 1,22 – 1,35, por cada aumento de desviación estándar; p < 0,001), en cualquier circunstancia en la consulta (HR: 1,03; IC 95%: 0,97 – 1,09; p = 0,32) y tensión sistólica medida despierto (HR: 1,02; IC 95%: 0,94 – 1,10; p = 0,68).
Con el objetivo de investigar más a fondo la relevancia clínica de las alteraciones de la presión arterial durante la vigilia, la media de presión arterial dormido y el riesgo de enfermedad cardiovascular, se categorizó a los participantes en cuatro cohortes mutuamente excluyentes según la media de presión arterial (normal o alta determinada durante el sueño) y la media de presión arterial (normal o alta medida despierto), con independencia de las cifras medias de las tomas obtenidas en consulta.
En cada una de las cuatro cohortes de participantes así categorizadas, el riesgo de enfermedades cardiovasculares fue mayor, de manera estadísticamente significativa, en los pacientes que tenían una media de presión arterial elevada durante el sueño, independientemente de que la media de las tomas en consulta o despierto fueran normales o elevadas. Además, no hubo diferencias significativas en los hazard ratio de riesgo cardiovascular para los participantes con medias de presión arterial normal o alta determinada en la consulta.
Los resultados de la evaluación se dieron en función del tiempo con análisis de regresión de Cox, ajustado por los factores de confusión significativos de edad, género, diabetes, insuficiencia renal crónica, tabaquismo, c-HDL, presión arterial basal, tiempo de tratamiento de la hipertensión arterial, y antecedentes de enfermedad cardiovascular basados en la disminución progresiva de la presión arterial durante el periodo de seguimiento, es decir, la diferencia entre los valores obtenidos por participante en su reclutamiento y en cada determinación de presión arterial durante el sueño hasta el momento de su evaluación final.
La disminución de la media de la presión arterial sistólica dormido fue el marcador más significativo de mayor sobrevida libre de eventos cardiovasculares (HR: 0,75; IC 95%: 0,69 – 0,82 por cada disminución de desviación estándar; p < 0,001), cualquier cambio en la consulta (HR: 1,07; IC 95%: 0,97 – 1,17; p = 0,18) o en el periodo de vigilia (HR: 0,96; IC 95%: 0,85 – 1,08; p = 0,47), durante el seguimiento.
Imprescindible la monitorización ambulatoria de la presión arterial
"Cuando se inició el estudio en 2008, algunas investigaciones prospectivas habían concluido que la presión nocturna tenía mayor valor predictivo de riesgo cardiovascular que la presión diurna, aunque los resultados eran controversiales", dijo Hermida. Destacando que los estudios previos tenían problemas para "definir ‘día’ y ‘noche’ con horarios prefijados para todos los pacientes" y que "en todos los estudios los participantes fueron evaluados con monitorización ambulatoria de la presión arterial una sola vez, de forma que no se había podido determinar si el efecto del tratamiento sobre la presión del sueño tenía o no efectos sobre el riesgo cardiovascular, ya que para ello, como es obvio, es necesario hacer monitorización ambulatoria de la presión arterial tanto antes como después de instaurar el tratamiento".
Respecto a si considera que los resultados podrían cambiar el diagnóstico, manejo y cronoterapia de la hipertensión arterial, el experto señala: "En función de los resultados obtenidos, la monitorización ambulatoria de la presión arterial se convierte en una herramienta asistencial imprescindible para el correcto diagnóstico y manejo terapéutico de los pacientes hipertensos… En base a la medida clínica de presión arterial, el porcentaje de personas erróneamente diagnosticadas (la suma de falsos normotensos y falsos hipertensos) es de 47%. Por todo esto, aunque la implantación de monitorización ambulatoria de la presión arterial como herramienta asistencial se debe hacer de forma progresiva (ya que requiere una cierta inversión en material, y especialmente, en formación), creemos que estos resultados deberían cambiar la forma de abordar el diagnóstico y la terapia de la hipertensión arterial".
Guías clínicas
En cuanto al hecho de que las guías clínicas sobre el manejo de la hipertensión arterial deberían reflejar estos hallazgos, Hermida indica: "Las guías de hipertensión más recientes empiezan a recomendar el uso de monitorización ambulatoria de la presión arterial para "corroborar" el diagnóstico de hipertensión, aunque la mayoría de dichas guías, incluidas las de la American Heart Association/American College of Cardiology publicadas hace pocos meses, o las más recientes de la ESH/ESC de hace apenas unos días, todavía están basadas en la utilización de la presión clínica como medio habitual de diagnóstico. Las últimas recomendaciones del US Preventive Service Task Force son una excepción, ya que indican que la monitorización ambulatoria de la presión arterial, en lugar de la presión clínica, debe emplearse para diagnóstico de hipertensión en todas las personas mayores de 18 años. Pensamos que, dado el tamaño y duración de nuestro estudio, así como su realización en el ámbito de la práctica clínica habitual, es posible que los resultados ayuden a que la utilización de la monitorización ambulatoria de la presión arterial deje de ser considerada una "posible alternativa", y se convierta definitivamente en la regla de oro para el diagnóstico de hipertensión".
Por su parte, el Dr. Rafael Vidal, miembro de la Sociedad Española de Cardiología, experto ajeno al estudio, ha valorado los resultados, comentando a Medscape en Español: "El proyecto Hygia es el perfecto complemento a otra publicación reciente en The New England Journal of Medicine de un grupo español que demostró el valor de la monitorización ambulatoria de la presión arterial durante 24 horas, como un predictor más potente de la mortalidad por todas las causas y cardiovascular, respecto a los valores de la consulta.[2] Además, en los pacientes donde se demostraba una hipertensión de bata blanca (pacientes sin tratar) esto suponía un riesgo de muerte del doble, respecto a los que tenían presión normal en consulta y ambulatoria; aunque los autores del proyecto Hygia marcan algunas diferencias en su artículo de European Heart Journal". El especialista también señala que "en este caso los autores de Hygia plantean desde atención primaria (como los del artículo de The New England Journal of Medicine ) un registro prospectivo a 5 años, con un registro de monitorización ambulatoria de la presión arterial de 48 horas como elemento diferenciador para mejorar especialmente la caracterización del patrón dipper/no dipper/riser nocturno".
En opinión del especialista, de este estudio se desprenden 2 conclusiones bastante interesantes. Primero, "según sus datos, lo importante de la presión arterial para el riesgo cardiovascular es la cifra medida durante el sueño, con independencia de las cifras diurnas obtenidas en las consultas; según los datos proporcionados por los autores, casi la mitad de los hipertensos por datos de la consulta (47%) estaría mal clasificada en cuanto a su riesgo, si se tiene en cuenta el comportamiento nocturno de la presión arterial. Esta es una información de interés, ya que debería animarnos al empleo de la monitorización ambulatoria de la presión arterial para un mejor conocimiento del riesgo de nuestros pacientes hipertensos. Otro interesante hallazgo exploratorio del estudio, que necesita ser validado como los autores reconocen con otro diseño diferente, es la importancia de la administración de los fármacos hipotensores por la noche. Sus datos muestran que podría existir 53% menos probabilidad de presentar eventos cardiovasculares si se toma la medicación por la noche. Los autores muestran de nuevo un papel para la cronoterapia, tema del que se habla desde hace tiempo, así algunos investigadores de Hygia y de la unidad de hipertensión del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, ya habían mostrado un papel cronoterápico hipotensor de la aspirina administrada por la noche.[3]
El Dr. Vidal concluye: "Estamos ante un estudio realizado desde atención primaria, que pone de relevancia la monitorización ambulatoria de la presión arterial en el manejo de la hipertensión". De hecho, las nuevas guías de la ESH/ESC de hipertensión 2018 reconocen su papel diagnóstico al mismo nivel que la determinación de la presión arterial en la consulta, único método que se consideraba válido para el diagnóstico de hipertensión.[4] Estudios como este probablemente obliguen a que todo paciente hipertenso deba realizarse un monitorización ambulatoria de la presión arterial, por su importante papel en la estratificación pronóstica".
El Dr. Hermida, los demás autores y el Dr. Rafael Vidal han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.
Referencias
1. Hermida RC, Crespo JJ, Otero A, Dominguez-Sardiña M, y cols. Asleep blood pressure: significant prognostic marker of vascular risk and therapeutic target for prevention. Eur Heart J. 10 Ago 2018; doi: 10.1093/eurheartj/ehy475. PMID: 30107515. Resumen
2. Banegas JR, Ruilope LM, De la Sierra A, Vinyoles E, y cols. Relationship between Clinic and Ambulatory Blood-Pressure Measurements and Mortality. N Engl J Med. Abr 2018; 378(16):1509-1520. doi: 10.1056/NEJMoa1712231. PMID: 29669232. Resumen
3. Hermida RC, Ayala DE, Calvo C, Lopez JE. Aspirin administered at bed time, but not on awakening, has an effect on ambulatory blood pressure in hypertensive patients. J Am Coll Cardiol. 20 Sep 2005; 46(6):975-83. doi: 10.1016/j.jacc.2004.08.071. PMID: 16168278. Resumen
4. Williams B, Mancia G, Spiering W, Agabiti Rosei E, y cols. 2018 ESC/ESH Guidelines for the management of arterial hypertension. Eur Heart J. 1 Sep 2018; 39(33): 3021-3104. doi: 10.1093/eurheartj/ehy339. PMID: 30165516. Resumen

Fecha:18 de septiembre de 2018
Fuente: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5903181?src=mkm_ptmkt_180922_mscmrkdidyouknowsept_nl&uac=120961CT&impID=1745702&faf=1

Gastroparesia

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 15:18

Resumen

-Definición: la gastroparesia es un trastorno caracterizado por retardo del vaciamiento gástrico de los alimentos sólidos en ausencia de obstrucción mecánica del estómago.

-Síntomas: Saciedad precoz, plenitud posprandial, náuseas, vómitos, eructos y distensión abdominal. La gastroparesia es parte de un espectro más amplio de disfunción neuromuscular gástrica que incluye también la alteración de la acomodación gástrica Es difícil distinguir la gastroparesia de la dispepsia funcional debido a que los síntomas se superponen.

-Diagnóstico: mediante medición del retraso del vaciamiento gástrico por gammagrafía gástrica o prueba del aliento.

-Etiología: la gastroparesia puede ser idiopática, diabética, iatrogénica, pos quirúrgica o pos viral.

-Tratamiento: corregir las deficiencias de líquidos, electrolitos y nutrientes; identificar y tratar la causa y eliminar los síntomas con fármacos

Más en IntraMed

Descubren por casualidad un fármaco de supuesta utilidad en la calvicie

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:10

El medicamento está aprobado para el tratamiento del eccema, pero, en el caso de un paciente de 13 años con alopecia total, ha provocado además que le creciera el pelo.
La ciencia les debe mucho a los hallazgos afortunados o por casualidad -conocidos como serendipia-, esos descubrimientos que los científicos han encontrado sin buscarlos. Así nos llegaron los rayos x, el microondas o la penicilina.
Precisamente en el sector de la farmacología no son pocos los descubrimientos que se han producido así. El último ha corrido a cargo de médicos del Hospital General de Massachusetts (MGH, por sus siglas en inglés), que han informado de que un medicamento, el dupilumab, aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) para el tratamiento del eccema de moderado a severo (dermatitis atópica), ha tenido un efecto secundario totalmente inesperado en uno de sus pacientes.
En un artículo publicado en la revista médica mensual JAMA Dermatology, los especialistas describen cómo este paciente de 13 años de edad y que, además de sufrir eccema, presenta una alopecia total ha experimentado un importante crecimiento de su pelo tras recibir un tratamiento con dupilumab, comercializado bajo la marca Dupixent. Este está indicado para aquellas personas cuyos eccemas resultan resistentes a los tratamientos tópicos o para quienes estos últimos no son recomendables.
“Nos quedamos bastante sorprendidos, ya que este paciente carecía de pelo desde los dos años de edad y otros tratamientos que pueden ayudar en la pérdida de cabello no lo hicieron en su caso”, explica Maryanne Makredes Senna, del Departamento de Dermatología del MGH y autora principal del artículo que ha visto la luz en JAMA Dermatology. “Por lo que sabemos, este es el primer caso de un paciente con algún grado de alopecia areata (una forma de alopecia de origen autoinmune) cuyo pelo le vuelve a crecer con dupilumab”.

¿Estamos ante un medicamento que curará la alopecia?
Además de la calvicie, este joven paciente había sufrido, desde los siete meses de edad, un eccema resistente a otros tratamientos. En julio de 2017, se le empezaron a suministrar inyecciones semanales de dupilumab, que acababa de recibir la aprobación de la FDA (en marzo de ese año). Tras un periodo de seis semanas, el joven experimentó una notable mejoría de los síntomas del eccema y además notó que le salían pelos finos y claros en el cuero cabelludo.
A los siete meses de tratamiento, le había crecido una cantidad significativa de cabello nuevo, ya pigmentado. Por desgracia, un cambio en la cobertura de su seguro sanitario lo obligó a interrumpir el tratamiento con este medicamento durante dos meses; y el pelo que le había nacido volvió a caérsele. Pero, tras reanudar el tratamiento en abril de 2018, el cabello le volvió a crecer.
Todavía se desconoce si el dupilumab podría inducir el crecimiento del cabello en otros pacientes con alopecia, pero Senna sospecha que “puede ser útil en pacientes con eccema activo extenso y alopecia areata activa”, subraya. “Hemos presentado una propuesta para un ensayo clínico con dupilumab en esta población de pacientes y esperamos poder investigarlo más en un futuro cercano”, destaca.
Raquel de la Morena
Fecha:19/12/2018
Fuente: Revista Muy Interesante

https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/descubren-por-casualidad-un-farmaco-contra-la-calvicie-381545064600?utm_source=Cheetah&utm_medium=email_MUY&utm_campaign=181219_Newsletter

17 diciembre 2018

Los estetoscopios están contaminados con múltiples bacterias

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:04

66147
Un estudio ha analizado con secuencia molecular y test de ADN las bacterias que se encuentran en los estetoscopios que se utilizan en la práctica clínica. El trabajo muestra que tras la limpieza más de la mitad están contaminados por estafilococos.

Los estetoscopios que utilizan los profesionales sanitarios están contaminados con varios tipos de bacterias, incluyendo el estafilococo, según un estudio en Infection Control & Hospital Epidemiology. La investigación también ha revisado la eficacia de los métodos de limpieza.
“El estudio señala la importancia de adherirse a procedimientos rigurosos de control de las infecciones, incluyendo la adherencia total a las recomendaciones de los CDC sobre los procedimientos de desinfección entre pacientes o utilizando estetoscopios individuales para cada paciente que deberían mantenerse en sus habitaciones”, ha explicado Ronald Collman, de la Universidad de Pennsylvania, y autor principal del trabajo.
Los investigadores utilizaron secuencias moleculares para desarrollar una imagen completa de las bacterias que se encuentran en los estetoscopios que se utilizan en las Unidades de Cuidados Intensivos, incluyendo 20 estetoscopios reutilizables y tradicionales que son habitualmente transportados por médicos y enfermeras. Además, se utilizaron 10 estetoscopios desechables de un solo uso como control.
El análisis mostró que los 40 estetoscopios utilizados en la UCI estaban contaminados con una amplia variedad de bacterias, incluyendo aquéllas que se asocian con patologías asociadas a la atención sanitaria, aunque no pudo determinarse si los estetoscopios habían influido en las infecciones que presentaban los pacientes.
En todos los estetoscopios se halló el estafilococo y más de la mitad estaban contaminados con S.aureus. Asismismo, se encontraron en menores cantidades pseudomonas y acinetobacterias.
Eficacia de la limpieza en los estetoscopios
Para determinar el impacto de la limpieza, los investigadores evaluaron 10 estetoscopios adicionales antes y después de limpiarlos durante 60 segundos con un paño con peróxido de hidrógeno. Además se evaluó la impieza en otros 20 antes y después de que fueran limpiados por los facultativos con su método de limpieza habitual, bien con un hisopo y alcohol, con paños de peróxido de hidrógeno o lejía, y con duraciones diferentes.
Aunque todos los métodos redujeron la cantidad de bacterias no consiguieron reducir el nivel de contaminación al nivel de un aparato nuevo y limpio. El método de limpieza estandarizado limpió las bacterias en la mitad de los estetoscopios, mientras que este resultado sólo se obtuvo en el 10 por ciento de los que fueron limpiados con los métodos preferidos por los profesionales; lo que significa que continuaban siendo un vehículo potencial de infección.
Según ha explicado Collman, la secuencia molecular permitió distinguir todos los tipos de bacteria y la cantidad, pero el test de ADN no distinguió los organismos muertos de los vivos, por lo que no se puede afirmar que los estetoscopios fueran los responsables de la diseminación de las bacterias responsables de transmitir enfermedades.
Por ello las investigaciones futuras deberían utilizar aproximaciones moleculares similares para identificar las mejoras en los métodos de limpieza, estudiar las bacterias presentes en otros dispositivos médicos que se ponen en contacto con múltiples pacientes, así como en los entornos sanitarios y deberían centrarse en las bacterias resistentes a antibióticos, ha concluido Collman.
Fecha: 12/12/2018
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/microbiologia/un-estudio-muestra-que-los-estetoscopios-estan-contaminados-con-multiples-bacterias.html

El efecto de metformina en la diabetes se vinculó a cambios en la microbiota intestinal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:59

Por mucho tiempo se ha considerado que los efectos hipoglucemiantes del fármaco de primera línea para tratar la diabetes de tipo 2, metformina, son mediados a través de efectos sobre los hepatocitos, pero nueva investigación indica que también puede afectar significativamente la microbiota intestinal y que esto puede contribuir de manera independiente al control de la glucosa.
“Estos resultados indican que el tratamiento con metformina oral regula la microbiota intestinal y el metabolismo de ácidos biliares en individuos con diabetes de tipo 2″, informan los autores en la investigación publicada en Nature Medicine.
Aunque la evidencia vincula los efectos de metformina con actividad en los hepatocitos, el fármaco oral alcanza altas concentraciones en el intestino delgado. De hecho, en un estudio previo, las personas que habían recibido tratamiento con metformina resultaron con alteraciones en la microbiota intestinal.
Para investigar esto más a fondo, el Dr. Changtao Jiang, Ph. D., del Department of Physiology and Pathophysiology, en la School of Basic Medical Sciences, Peking University, en Pekín, China, y sus colaboradores, reclutaron a 22 individuos con diabetes de tipo 2 inicialmente diagnosticada que no se habían tratado con metformina. Se les trató con 1.000 mg de metformina dos veces al día durante 3 días. Se obtuvieron muestras de suero y heces de estos pacientes antes y después de haber recibido tratamiento con metformina.
El análisis de heces humanas muestra que metformina actúa sobre la microbiota intestinal
Análisis genéticos y metabólicos de muestras de suero y heces revelaron reducciones notables de Bacteroides fragilis, así como incrementos del ácido glucoursodesoxicólico, un ácido biliar, después del tratamiento con metformina.
Además, las muestras subsiguientes al tratamiento evidenciaron una inhibición de la señalización del receptor X farnesoide intestinal, receptor nuclear que participa en la regulación de ácido biliar hepático y que interviene en varias enfermedades metabólicas.
En el íleon distal, el receptor X farnesoide, activado por ácidos biliares, induce la expresión del gen FGF19 en seres humanos. Los niveles de proteína producida por este gen se encontraron sustancialmente reducidos después del tratamiento con metformina, informan los autores.
“Los niveles de FGF19 en suero de individuos con diabetes de tipo 2 disminuyeron bastante, y los niveles de 7a-hidroxi-4-colesten-3-ona aumentaron notablemente después del tratamiento con metformina, lo que indica que la señalización de receptor X farnesoide intestinal estaba suprimida, y la actividad hepática de CYP7A1 estaba aumentada”, explican.
Para analizar más el efecto, los investigadores transfirieron muestras de heces que se habían obtenido de pacientes con diabetes antes y después del tratamiento con metformina a ratones que se habían alimentado con una dieta rica en grasas.
En congruencia con los hallazgos en seres humanos, descubrieron que los niveles de B. fragilis eran sustancialmente más bajos en los ratones que habían recibido las heces de pacientes a los que se había administrado metformina, que en los ratones a los que se dieron heces de pacientes que no habían recibido el fármaco.
En ratones que se habían colonizado con B. fragilis, el peso corporal aumentó, la tolerancia a la glucosa se alteró más y la sensibilidad a la insulina fue menor que en ratones de control.
Por otra parte, el ácido biliar glucoursodesoxicólico resultó beneficioso en ratones. Este ácido, que actúa como un antagonista de receptor X farnesoide intestinal, se asoció a mejoras en los criterios de valoración metabólicos en los animales con obesidad.
Los autores advierten que los perfiles de ácidos biliares humanos y de ratones difieren de manera importante. No obstante, los hallazgos revelan conceptos relevantes sobre efectos clave que metformina tiene en el intestino humano, indican.
“El estudio actual mostró que el tratamiento con metformina aumentaba los niveles de ácido biliar glucoursodesoxicólico en el intestino al reducir la abundancia de especies de B. fragilis y su actividad de hidroxilasa de sal biliar en el intestino de individuos con diabetes de tipo 2, según se reveló mediante análisis de secuenciación metagenómica y análisis metabolómico”, explican.
“Además, identificamos al ácido glucoursodesoxicólico como un nuevo antagonista endógeno de receptor X farnesoide intestinal”, escriben.
En general, los hallazgos indican que la mejora del metabolismo inducida por metformina es mediada por el eje B. fragilis-ácido glucoursodesoxicólico- receptor X farnesoide intestinal. Esto podría tener importantes implicaciones clínicas, resaltan los autores.
“Además, la suplementación oral de ácido glucoursodesoxicólico o un antagonista sintético de receptor X farnesoide puede tener una utilidad práctica en el tratamiento clínico de la diabetes de tipo 2″, concluyen.
Nancy A. Melville
Fecha:4/12/2018
Fuente: El efecto de metformina en la diabetes se vinculó a cambios en la microbiota intestinal – Medscape – 4 de dic de 2018.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5903443?nlid=126316_4001&src=WNL_esmdpls_181210_mscpedit_gen&uac=120961CT&impid=1826767&faf=1

6 diciembre 2018

Las bebidas azucaradas son adictivas y dañinas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:26

Bebiendo agua

Cuando se les priva del refresco, los consumidores de estas bebidas azucaradas sufren dolores de cabeza y otros síntomas de abstinencia.
Tal como cabía suponer, todos esos refrescos apetecibles y sabrosas bebidas azucaradas no solo aumentan el riesgo de diabetes y otras enfermedades crónicas, sino que también pueden ser adictivas.
Según un estudio de investigadores de la Universidad de California pertenecientes a los Campus de Davis y Berkeley con adolescentes de entre 13 y 18 años, cuando a estos se les privó de tomar refrescos azucarados durante tres días dieron muestras de sufrir dolores de cabeza, ansiedad y otros síntomas característicos de estar pasando un síndrome de abstinencia. Los 25 jóvenes que participaron en este estudio exploratorio tomaban al menos tres refrescos diarios hasta el día anterior a iniciarse la investigación, destinada a estudiar los efectos de las bebidas de cola, soda y demás refrescos sobre la salud de los adolescentes.

A lo largo de los tres días en que fueron privados de tomar su dosis habitual de refrescos azucarados, los afectados informaron de que sufrieron dolores de cabeza crecientes, falta de motivación para llevar a cabo sus tareas académicas, dificultades para concentrarse, falta de satisfacción, ansiedad y ganas irresistibles de tomar bebidas dulces y en general un descenso en sus niveles de bienestar. Los resultados de la investigación se publicaron en la revista Appetite, en un artículo titulado Potentially addictive properties of sugar-sweetened beverages among adolescents (Propiedades potencialmente adictivas de los refrescos azucarados entre los adolescentes).
“Numerosas investigaciones apuntan a las bebidas dulces como posible causa de unas cuantas enfermedades crónicas. Según nuestro estudio, estas bebidas además tienen propiedades potencialmente adictivas, y por su ubicuidad y facilidad para adquirirlas y la cantidad de publicidad que reciben resultan especialmente preocupantes y peligrosas para la salud pública”, en opinión de la autora principal del artículo, Jennifer Falbe, profesora del Departamento de Ecología Humana de la Facultad de Ciencias de la Agricultura y el Medio Ambiente en la Universidad de California en Davis.
A los adolescentes implicados, todos con sobrepeso, se les indicó que siguieran con su consumo habitual de refrescos durante cinco días y que en los tres días siguientes dejaran las bebidas azucaradas y solo bebieran agua o leche sola. Por participar, fueron gratificados con 160 dólares cada uno. Todos ellos vivían en el área de la bahía de San Francisco, en diferentes ambientes sociales, consignaron en un diario lo que consumían e informaban sobre ellos a los investigadores. Tres cuartas partes del total eran chicas. También aportaron muestras de saliva para analizar la ingesta de cafeína, que podía afectar a los resultados. La mayoría no eran grandes consumidores de cafeína antes de empezar el estudio, así que se pudo descartar que la abstinencia fuera debida a la falta de esta sustancia y sí en cambio por la falta de azúcar contenida en los refrescos. Nueve de los participantes fallaron en el cumplimiento de las normas, pues tomaron leche aromatizada en lugar de leche sola.
El estudio constató que los resultados coincidían con otras investigaciones previas que habían analizado el potencial adictivo del azúcar y su relación con otras situaciones de abuso de sustancias. Los investigadores añadieron que el estudio era muy necesario porque el consumo de refrescos azucarados entre los adolescentes se ha multiplicado por cinco desde los años 50 del siglo pasado, y la adolescencia es una época en que las posibilidades de volverse adicto aumentan. Este mayor consumo de azúcar ha hecho que la obesidad entre los jóvenes sea más frecuente que nunca. Por el impacto que este estudio puede tener sobre la salud pública, debería repetirse con una muestra de población más extensa, según los investigadores, pues podría ayudar a emprender campañas para reducir el consumo de azúcar.
Luis Otero
Fecha:5/12/2018
Fuente: Revista Muy Interesante

https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/las-bebidas-azucaradas-son-adictivas-y-daninas-981543223312?utm_source=Cheetah&utm_medium=email_MUY&utm_campaign=181205_Newsletter

Recomendaciones para el tratamiento de la hiperglucemia en la diabetes de tipo 2

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 14:38

Dr. José Gotés Palazuelos

Existe una vasta cantidad de guías clínicas sobre el manejo de pacientes con diabetes de tipo 2. Cada una de ellas se deriva de una revisión exhaustiva de la literatura, y posee la premisa de generar recomendaciones que sean de utilidad y que faciliten lograr las metas de tratamiento para la enfermedad.
En el presente año, la Sociedad Española de Diabetes actualizó las recomendaciones previas (2010) para el manejo de pacientes con diabetes de tipo 2.[1] Para este informe se estableció un grupo de trabajo que se encargó de revisar la evidencia científica disponible en relación a los fármacos utilizados para el tratamiento de la diabetes de tipo 2 y su incorporación a un árbol de decisión terapéutica.
Similar a lo comentado por diferentes sociedades y resultado de los diversos estudios de desenlaces cardiovasculares con diferentes metas de control glucémico, el grupo de trabajo de la Sociedad Española de Diabetes sugiere establecer los objetivos que buscan un control más estricto en las primeras fases de tratamiento (hemoglobina glucosilada ≤ 6,5%), pero tomando en consideración la posibilidad de reacciones adversas como hipoglucemias, ganancia de peso, efectos del medicamento per se, etcétera. Esto hará que los objetivos de manejo sean más flexibles (hemoglobina glucosilada ≤ 8%).
Creo conveniente recordar que tanto la American Diabetes Association, como la American Association of Clinical Endocrinologists, en sus respectivos posicionamientos han sugerido personalizar el objetivo de control glucémico, llevando a aquellas personas con diabetes de inicio reciente, sin comorbilidades y con buena expectativa de vida, a niveles de glucosa cercanos a la normalidad; en contraparte, los pacientes con edad avanzada, mayor duración de la enfermedad (más de 10 años), presencia de comorbilidades, eventos cardiovasculares o esperanza de vida reducida, pueden ser susceptibles de un manejo glucémico más permisivo, con el propósito de reducir el daño por hipoglucemias o algún otro efecto provocado por el tratamiento intensivo.[2,3]
Asimismo, la Sociedad Española de Diabetes recomienda que el seguimiento de un paciente con diabetes de tipo 2 sea por lo menos al mes de haber comenzado un tratamiento, luego a los 3 meses y después, mínimo un par de veces al año. El grupo de trabajo destaca la importancia de evitar la inercia terapéutica. Este fenómeno es uno de los aspectos modificables que ya ha sido observado por varias asociaciones. Su impacto puede ser significativo, ya que el retraso en la optimización del tratamiento implica que la persona se encuentre en un manejo y un control subóptimos.
En cuanto al manejo farmacológico del paciente con diabetes de tipo 2, la Sociedad Española de Diabetes sugiere utilizar metformina como terapia base, pero intensificar a una combinación con otro fármaco en caso de que en 3 meses no se hayan obtenido las metas de control preestablecidas. Este grupo indica que pacientes con hemoglobina glucosilada superior a 8,5% deben ser manejados con combinaciones, mientras que aquellos con 8,5% y sintomáticos pudieran ser tratados con fármacos e insulina. Aunado a lo anterior, la Sociedad Española de Diabetes señala que para la selección del tratamiento se consideren los siguientes aspectos:[1]

1.Eficacia en la reducción de hemoglobina glucosilada.
2.Riesgo de hipoglucemia.
3.Uso en insuficiencia renal o para nefroprotección.
4.Peso.
5.Efectos secundarios.
6.Riesgo cardiovascular.
7.Complejidad de su uso.
8.Costo.

El esquema de tratamiento ideal es aquel que por las características clínicas del individuo sea el más adecuado.
Por tanto, se establece que el esquema de tratamiento ideal es aquel que por las características clínicas del individuo sea el más adecuado y ayude a lograr las metas de control glucémico del individuo.
Este tipo de documentos implica esfuerzos valiosos que intentan sumar información para mejorar el manejo farmacológico de los pacientes con diabetes de tipo 2.

Referencias
1.Gomez-Peralta F, Escalada San Martín FJ, Menéndez Torre E, Mata Cases M, y cols. Spanish Diabetes Society (SED) recommendations for the pharmacologic treatment of hyperglycemia in type 2 diabetes: 2018 Update. Endocrinol Diabetes Nutr. Dic 2018;65(10):611-624. doi: 10.1016/j.endinu.2018.08.004. PMID. 30366843. Resumen
2.American Diabetes Association. Introduction: Standards of Medical Care in Diabetes-2018. Diabetes Care. Ene 2018; 41(Suppl1):S1-S2. doi: 10.2337/dc18-Sint01. PMID: 2922239. Resumen
3.Garber AJ, Abrahamson MJ, Barzilay JI, Blonde L, y cols. Consensus statement by the American Association of Clinical Endocrinologists and American College of Endocrinology on the comprehensive type 2 diabetes management algorithm-2018 executive summary. Endocrine Pract. Ene 2018;24(1):91-120. doi: 10.4158/CS-2017-0153. PMID: 29368965. Resumen Citar este artículo: Recomendaciones para el tratamiento de la hiperglucemia en la diabetes de tipo 2 – Medscape – 30 de nov de 2018.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5903436?nlid=126298_4001&src=WNL_esmdpls_181203_mscpedit_gen&uac=120961CT&impid=1819746&faf=1

Fecha: 4/12/2018
Fuente:Recomendaciones para el tratamiento de la hiperglucemia en la diabetes de tipo 2 – Medscape – 30 de nov de 2018.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5903436?nlid=126298_4001&src=WNL_esmdpls_181203_mscpedit_gen&uac=120961CT&impid=1819746&faf=1

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus