Diabetes mellitus

29 agosto 2018

HDL-colesterol: un estudio desmiente que los niveles elevados tengan un papel protector

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:52

Presentan en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología nuevas evidencias en contra del criterio de que cuanto mayor es el nivel de HDL, mejor.

“Cuanto más altos sean tus niveles de colesterol bueno (HDL), mejor”. Esta tradicional recomendación de los médicos a sus pacientes puede no ser del todo cierta, según Marc Allard-Ratick, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, en Atlanta (Estados Unidos), que cree que “puede que sea hora de cambiar la perspectiva que tenemos del colesterol HDL” a juzgar por los resultados de su estudio, presentado este fin de semana en el congreso anual de la Sociedad Europea de Cardiología celebrado en Munich (Alemania).
Su trabajo concluye que los niveles muy elevados de lipoproteínas de alta densidad (HDL), conocida como colesterol bueno, pueden estar asociados a un incremento del riesgo de fallo cardiaco y muerte.
Allard-Ratick recuerda que el colesterol HDL se considera bueno porque la lipoproteína de alta densidad está implicada en el transporte del colesterol de la sangre al hígado y, en último término, a su eliminación del organismo, reduciendo por tanto el riesgo de ateroesclerosis. Las personas con bajos niveles de cholesterol HDL tienen más riesgo de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular. Pero el efecto protector de un HDL muy elevado no está claro.
Población estudiada
El estudio del citado profesor analizó la relación entre los niveles de cholesterol HDL y el riesgo de infarto de miocardio y muerte entre 5.965 individuos, que tenían en la mayor parte de los casos enfermedad cardiovascular. La edad media de los participantes era de 63 años y el 35 por ciento eran mujeres.
Los participantes se separaron en cinco grupos en función de sus niveles de HDL: menos de 30 mg/dl, 31–40 mg/dl, 41–50 mg/dl, 51–60 mg/dl y más de 60 mg/dl.
Tanto los nieveles más bajos como los más elevados de HDL se asociaron a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, mientras que el nivel intermedio es el que menos riesgo tiene
Durante un seguimiento medio de cuatro años, 769 participantes (el 13 por ciento) tuvieron un infarto de miocardio o murieron por causas cardiovasculares. Aquellos con niveles de HDL entre 41–60 mg/dl (el grupo intermedio) presentaron el riesgo más bajo de infarto o muerte cardiovascular, mientras que el riesgo se incrementó tanto en los participantes con los niveles más bajos de HDL (menos de 41 mg/dl) como entre los del nivel más alto (más de 60 mg/dl). Los participantes con HDL superior a 60 mg/dl presentaron un incremento del riesgo de fallecer por causa cardiovascular o sufrir un infarto cercano al 50 por ciento en comparación con los que tenían niveles de HDL de 41–60 mg/dl.
Otros riesgos
El autor señala que las asociaciones observadas fueron consistentes incluso después de ajustarlas en función de otros factores de riesgo cardiovascular como diabetes, tabaquismo y LDL, así como con otros factores asociados al HDL como la ingesta de alcohol, la raza y el sexo.
“Estos resultados respaldan las conclusiones de otros estudios entre grandes grupos de población incluida una reciente publicación que constataba un incremento en las muertes cardiovasculares y por cualquier causa cuando el HDL alcanza niveles extremadamente elevados”, señala Allard-Ratick, y añade que “nuestros resultados son importantes porque contribuyen a ofrecer crecientes evidencias que los niveles muy elevados de colesterol HDL pueden no tener un efecto protector y porque, al contrario que la mayoría de las evidencias obtenidas hasta ahora, este estudio se realizó fundamentalmente entre pacientes con enfermedad cardiovascular establecida”.

Fecha:27/08/2018

Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/salud/hdl-un-estudio-desmiente-que-los-niveles-elevados-tengan-un-papel-protector.html

Hallan un nuevo mecanismo para el desarrollo del dolor neuropático

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:46

Un grupo de investigación ha descubierto la función de microRNA-30c en el desarrollo del dolor neuropático, lo que puede abrir las puertas a nuevos tratamientos.

Un grupo de investigación del Instituto de Investigación Marques de Valdecilla y la Universidad de Cantabria, ha descubierto la función de microRNA-30c en el desarrollo del dolor neuropático.
El trabajo, liderado por María A. Hurlé, Catedrática de Farmacología de la Universidad de Cantabria y publicado en Science Translational Medicine se ha realizado en un modelo experimental de neuropatía provocada por la lesión medular en ratones y en pacientes con isquemia crítica de las extremidades inferiores que sufren dolor neuropático.
En el modelo animal, el estudio revela que microARN-30c induce alteraciones estructurales y funcionales que hipersensibilizan al sistema nervioso de forma mantenida frente a estímulos dolorosos. El objetivo de microARN-30c es TGF-beta, un modulador de la inflamación que, en el sistema nervioso, protege contra el dolor. El tratamiento de los animales con una molécula que neutraliza a microARN-30c combate eficazmente el dolor neuropático a través de un mecanismo, mediado por TGF-beta, que mejora la función del sistema de protección natural de los mamíferos contra el dolor, que ejercen los opioides endógenos.
En el caso de los pacientes, la presencia de microRNA30c en sangre y en líquido cefalorraquídeo aumenta en aquellos que sufren dolor neuropático, y se relaciona con la intensidad del dolor. Los niveles plasmáticos de microARN-30c también permiten discriminar entre los pacientes que padecen dolor neuropático de los que no, lo que otorga a al microARN-30c un valor potencial como biomarcador de esta patología cuyo diagnóstico clínico muchas veces es complicado.
El principal problema al que se enfrentan los pacientes con dolor neuropático es su intensidad la resistencia a los tratamientos farmacológicos disponibles. Este hallazgo abre las puertas al diseño de nuevas terapias que imiten o se dirijan a los mecanismos endógenos para acabar con el dolor, para reducir y potencialmente revertir de forma permanente el dolor crónico neuropático. Entre las neuropatías que se pueden beneficiar de estos descubrimientos están la neuropatía diabética, la neuralgia postherpética, la neuropatía traumática, la neuropatía secundaria a la isquemia, o el síndrome del miembro fantasma post amputación.
Además de la Unidad de Farmacología de la Universidad de Cantabria, han colaborado en el estudio los servicios de Cirugía Cardiovascular y de Anestesiología y Reanimación del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.
Fecha: 9/08/2018
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/neurologia/hallan-un-nuevo-mecanismo-para-el-desarrollo-del-dolor-neuropatico.html

 

Byetta, Victoza, Bydureon: medicamentos para la diabetes y pérdida de peso

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:41

¿Realmente pueden ayudar a las personas con diabetes a perder peso? ¿Hay algún efecto secundario?
Respuesta de M. Regina Castro, M.D.

La exenatida (Byetta, Bydureon) y la liraglutida (Victoza) se administran por inyección, como la insulina, pero no son insulina. Estos medicamentos pertenecen a una clase de medicamentos llamados análogos de la incretina y mejoran el control de la glucemia porque imitan la acción de una hormona llamada péptido similar al glucagón tipo 1. Entre otras cosas, estos medicamentos estimulan la secreción de insulina en respuesta al aumento de los niveles de glucemia después de una comida, lo cual produce la disminución de la glucemia.
Byetta, Bydureon y Victoza no solo mejoran el control de la glucemia sino que también pueden producir pérdida de peso. Hay varias maneras propuestas en las que estos medicamentos producen pérdida de peso. Al parecer, suprimen el apetito. Pero el efecto más prominente de estos medicamentos es que retardan el movimiento de los alimentos desde el estómago hasta el intestino delgado. Como resultado, es posible que te sientas “lleno” más rápidamente y por más tiempo, por lo cual comes menos.
Byetta se inyecta dos veces por día y Victoza se inyecta una vez por día. Bydureon, una fórmula nueva, se inyecta una vez por semana. Estos medicamentos sí tienen diferentes efectos y efectos secundarios que hay que tener en cuenta.
-Exenatida (Byetta, Bydureon). El efecto secundario más frecuente de la exenatida es náuseas de leves a moderadas, que mejoran con el tiempo en la mayoría de las personas. Se han informado varios casos de problemas renales, incluida insuficiencia renal, en personas que han tomado exenatida. En casos poco frecuentes, la exenatida puede provocar una inflamación nociva del páncreas (pancreatitis).
-Liraglutida (Victoza). En algunos estudios se ha observado que la liraglutida reduce la presión arterial sistólica y los triglicéridos, además de mejorar el control de la glucemia. Los efectos secundarios más frecuentes son dolor de cabeza, náuseas y diarrea. En estudios clínicos también se ha demostrado que la liraglutida puede causar pancreatitis.
Si tienes antecedentes personales o familiares de cáncer medular de tiroides o neoplasia endocrina múltiple, no deberías usar exenatida ni liraglutida. En estudios de laboratorio se ha relacionado a estos fármacos con tumores tiroideos en ratas. Hasta que se completen más estudios a largo plazo, no se conoce el riesgo de que los seres humanos padezcan estos tipos de tumores como resultado del uso de estos medicamentos,
Estos medicamentos están diseñados para personas que tienen diabetes tipo 2. Sin embargo, recientemente la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) aprobó un nuevo medicamento que contiene una dosis más alta de liraglutida (Saxenda) para el tratamiento de la obesidad en personas no diabéticas. Si tienes diabetes y quieres saber si Byetta, Bydureon o Victoza podrían ayudarte, habla con tu médico.
Referencias
1.Byetta (información de prescripción). Wilmington, Del.: AstraZeneca Pharmaceuticals LP; 2015. http://www.azpicentral.com/byetta/pi_byetta.pdf#page=1. Último acceso: 28 de marzo de 2015.
2.Dungan K et al. Glucagon-like peptide-1-based therapies for the treatment of type 2 diabetes mellitus (Terapias a base de péptido similar al glucagón tipo 1 para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 21 de marzo de 2012.
3.FDA: Byetta label revised to include safety information on possible kidney problems (FDA: etiqueta revisada de Byetta para incluir información de seguridad sobre posibles problemas renales). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm188708.htm. Último acceso: 29 de marzo de 2015.
4.Information for healthcare professionals: Exenatide (marketed as Byetta): 8/2008 update (Información para profesionales de atención médica: exenatida [comercializada como Byetta]: actualización 8/2008). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/PostmarketDrugSafetyInformationforPatientsandProviders/ucm124713.htm. Último acceso: 29 de marzo de 2015.
5.FDA approves new treatment for type 2 diabetes (La FDA aprueba un nuevo tratamiento para la diabetes tipo 2). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/2010/ucm198638.htm. Último acceso: 29 de marzo de 2015.
6.Victoza (información de prescripción). Bagsvaerd, Dinamarca: Novo Nordisk; 2015. http://www.novo-pi.com/victoza.pdf. Último acceso: 29 de marzo de 2015.
7.Neff LM, et al. Emerging role of GLP-1 receptor agonists in the treatment of obesity (Función emergente de los agonistas del receptor del péptido similar al glucagón tipo 1 en el tratamiento de la obesidad). Diabetes, Metabolic Syndrome and Obesity: Targets and Therapy (Diabetes, síndrome metabólico y obesidad: objetivos y terapia). 2010;3:263. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3047971/. Último acceso: 21 de marzo de 2012.
8.Bydureon (información de prescripción). San Diego, Calif.: Amylin Pharmaceuticals; 2012. http://www.azpicentral.com/bydureon/pi_bydureon.pdf#page=1. Último acceso: 30 de marzo de 2015.
9.Bray GA. Obesity in adults: Drug therapy (Obesidad en adultos: tratamiento farmacológico). http://uptodate.com/home. Último acceso: 29 de marzo de 2015.
10.Saxenda (información de prescripción). Bagsvaerd, Dinamarca: Novo Nordisk; 2014.http://novo-pi.nnittest.com/saxenda.pdf. Último acceso: 30 de marzo de 2015.
11.Castro MR (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 30 de marzo de 2015.
12.FDA approves weight-management drug Saxenda (La FDA aprueba el medicamento para controlar el peso
Saxenda). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU.
Fecha:4/04/2018
Fuente: http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm427913.htm. Último acceso: 30 de marzo de 2015.

16 agosto 2018

Los médicos reclaman más información sobre microbiota intestinal, probióticos y prebióticos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:19

leche_calcioSegún una encuesta realizada por la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos (SEPyP) entre médicos y especializados en pediatría y personal de enfermería de este ámbito, el 99% de los encuestados considera necesaria más información sobre la microbiota intestinal, los probióticos y los prebióticos.
Según los datos recopilados en la encuesta el 80 % de los profesionales de la salud pediátricos conoce y distingue loa probióticos de los prebióticos y un 70% los utiliza correctamente en la práctica clínica. Sin embargo, el 31 % de los encuestados desconoce que la leche materna contiene estos elementos.
Probióticos, prebióticos y simbióticos
Los probióticos son microorganismos vivos que administrados en las cantidades adecuadas tienen un beneficio a la salud en quien los toma. El 87 % de los encuestados los utilizaba en su práctica clínica.
Por su parte, los prebióticos son ingredientes no digeribles de los alimentos que benefician a quien los ingiere por una estimulación selectiva de la actividad de las bacterias del colon. El cinco por ciento de los encuestados confundía ambos conceptos, y el 74 % los identificó y distinguió correctamente.
En cuanto a los simbióticos, son alimentos funcionales que asocian microorganismos vivos e ingredientes no digeribles, que favorecen el crecimiento de bacterias con efectos beneficiosos para la salud. Todos ellos ayudan al equilibrio de la flora intestinal y pueden mejorar ciertos problemas gastrointestinales.
El uso de los prebióticos y probióticos se está utilizando muy a menudo para comprobar su utilidad en diversas enfermedades. En el campo de la nutrición, en concreto, es donde se concentran numerosos estudios de probióticos. Por ejemplo, un proyecto internacional está trabajando en el desarrollo de alimentos probióticos autóctonos para niños con desnutrición.
Fecha:8/08/2018
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/salud/hace-falta-mas-informacion-sobre-microbiota-intestinal-probioticos-y-prebioticos.html

Nuevos aspectos en la guía para la diabetes tipo 1 en los jóvenes

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:07

Una nueva declaración de posición de la asociación americana de la diabetes (ADA) trata los desafíos de la diabetes  tipo 1 en niños y adolescentes, ofreciendo consejos más comprensivo sobre su manejo.
La página 19 del documento fue publicada online el 9 de agosto en Diabetes Care por el autor Desmond Schatz, profesor de pediatría y director médico del Diabetes Center de la Universidad de la Florida, Gainesville y otros cinco pediatras expertos en diabetes.
La declaración substituye a la guía anterior en diabetes tipo 1 publicada en 2005. Una declaración separada sobre la diabetes tipo 2 diabetes en la juventud está en desarrollo. En 2014, la nueva guía de la ADA para diabetes tipo 1 a través de la esperanza de vida, y que primero introdujo la diana pediátrica general para una HbA1c< 7.5%, conforme a la individualización. Esa diana se mantiene en la nueva declaración. Pero mucha de la información en la dirección más última es nueva desde 2014, y ha cambiado desde 2005. Además de los fundamentos en el diagnóstico y manejo clínico, así como nuevas tecnologías y situaciones que se relacionan con el comportamiento y sicosociales, y además la importancia de un acercamiento multidisciplinario del equipo están presentes. Schatz dijo a Medscape.  ” Ha habido  muchas innovaciones y avances en terapias desde 2005, y con las complejidades de éstos y del sistema de cuidados de salud, pensamos que era realmente importante re-energizar y poner al día la declaración de posición para mejorar la salud de todos los niños y la juventud con diabetes tipo 1″.
Un  acercamiento múltiple es esencial, incluyendo especialistas en nutrición, psicología, y ejercicio, él señalaba que “necesitamos entender que la insulina y la glucosa son solamente una parte del manejo. Es, a un grado grande, una enfermedad del comportamiento´, que necesitamos optimizar con todos nuestros recursos y desarrollar un plan personalizado para el cuidado.” La nueva declaración, en opinión de Schatz, también acentúa “que los niños no son adultos jóvenes y hay niños únicos en los desafíos y de cara a las familias. Hemos intentado proporcionar un acercamiento comprensivo a éste.”
La revolución en la tecnología necesita de un educador en diabetes que pueda aconsejar
Como ha sucedido en el pasado, la terapia intensiva con insulina – por las inyecciones o con bombas de infusión diarias – se recomienda como el tratamiento óptimo para el cuidado en la mayoría de los niños y adolescentes con diabetes tipo 1. Ahora, sin embargo, hay un mayor énfasis en el uso de la supervisión continua de la glucosa (en inglés CGM). “Los estados de la recomendación, CGM se deben considerar en todos los niños y adolescentes con diabetes tipo 1, si usan inyecciones o terapia de bomba de insulina, como herramienta adicional para ayudar a mejorar control glucémico. Las ventajas de CGM correlacionan con la adherencia al uso en curso del dispositivo.”
Schatz llamó a la disponibilidad de CGM “uno de los avances más importantes para los niños y los adolescentes con diabetes tipo 1,” pero también precisó que los avances en cuanto a bombas y detección de glucosa – incluyendo nuevos sistemas artificiales a circuito cerrado híbridos del páncreas – han sido tan rápidos que puede ser dificil que un médico precise de toda la información y detalles de la nueva tecnología. “Usted necesita de un educador, alguien que se mantenga actualizado en estas novedosas tecnologías. Con todos los cambios necesarios actualizados.”
Y en los principales desafíos adicionales relacionados con el paciente, el documento establece que, los “pacientes se beneficiarían de fabricantes del dispositivo permitiendo la interoperabilidad de los datos, agencias reguladoras que apresuran y que armonizan aprobaciones, y los costos que reembolsan las fuentes numerosas que son necearias para optimizar el manejo adecuado de la diabetes tipo 1 de una manera oportuna, especialmente en la población pediátrica.” “Todos los pacientes con diabetes tipo 1 deben tener acceso a la terapia apropiada de insulina y a las tecnologías avanzadas de la diabetes.” Y en armonía con la declaración 2017 del ADA sobre el cuidado sicosocial para toda la gente con diabetes, el nuevo documento recomienda la atención a situaciones sicosociales que incluyen tensiones de la familia, relaciones,  y problemas de la escuela que podrían afectar el manejo de diabetes, así como la señal de socorro diabetes-específica, desórdenes, y otros comportamientos de riesgo elevado que pueden atentar contra el control glucémico y la salud total. “Necesitamos ayudar a que se apoye al niño, establecer las interacciones con la familia y orientar en enfrentar los desafíos”, señala Schatz.
Énfasis en mejorar la transición al cuidado del adulto, tratando al individuo
El documento también incluye una sección en la transición de atención en pediatría a la medicina del adulto, que puede conducir a los fallos en cuidado y pérdida de control glucémico. Las recomendaciones dicen, los “educadores pediátricos de la diabetes deben comenzar a preparar a la juventud para la transición en la adolescencia temprana y, en al menos 1 año antes de la transición al sistema de salud del adulto. Esta es un área que necesita mejorar”, considera Schatz. “Cuando los niños acuden a las escuelas o academias, ellos están en un nuevo ambiente, lejos del hogar. Ellos tienen que comprender con seguridad como comunicarse con sus provedores de salud…. No es para nada conveniente que la HbA1c caiga en una espiral de mal control durante la adolescencia y en los años iniciales de la universidad, por lo cual se necesita comprensión al respecto.” Otros de los aspectos sobre el cuidado tratados en el documento incluyen el estacionamiento de la diabetes tipo 1 y de la remisión de los parientes del primer-grado de pacientes a los ensayos clínicos, distinguiendo entre la diabetes tipo 1 y la tipo 2, así como las formas monogénicas de diabetes, y el control de las complicaciones y las condiciones autoinmunes adicionales”. Lo más importante según reconoce Schatz es que el reconocimiento de los cuidados deben ser individualizados.”Hemos proporcionado recomendaciones comprensivas, pero en el extremo está ese niño y esa familia en particular, con quienes las decisiones necesitan ser asumidas y como entendemos más y más sobre el proceso de la enfermedad, las terapias serán individualizadas cada vez más y más. La diabetes de cada persona es diferente.”
Miriam E. Tucker

Fecha:9/08/2018

Fuente: Diabetes Care. Published online August 9, 2018. Abstract

https://www.medscape.com/viewarticle/900523?src=wnl_edit_tpal&uac=120961CT&impID=1709068&faf=1

9 agosto 2018

Un test sanguíneo acelera el diagnóstico del infarto

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:16

Un estudio de la Universidad de Texas Southwestern ha evaluado la eficacia de un test sanguíneo para diagnosticar de forma más rápida la presencia de un infarto en urgencias.
Un nuevo test evalúa de forma segura y eficaz el diagnóstico de infarto en el momento del ingreso en urgencias, según un estudio que se publica en Circulation.
Recientemente la FDA ha aprobado un test de alta sensibilidad a la troponina que ya se utilizaba en Europa con la recomendación de la Sociedad Europea de Cardiología. Para evaluar los resultados del test los investigadores, del Centro Medico de la Universidad de Texas Southwestern, desarrollaron un procedimiento para evaluar su eficacia y lo compararon a la práctica habitual con el test de la troponina, que tarda unas tres horas en realizarse.
El uso y eficacia de este nuevo test sanguíneo de alta sensibilidad para la troponina cardiaca se estudió en una población de 536 pacientes ingresados en urgencias con síntomas de infarto agudo de miocardio, incluyendo dolor en el pecho y dificultades respiratorias Este nuevo procedimiento descartó con éxito al 30 por ciento de los pacientes de forma inmediata y a un 25 por ciento en los siguientes 60 minutos. A las tres horas, el test había descartado el infarto en 83,8 de los pacientes en comparación con el 80,4 por ciento con el test de práctica habitual de troponina.
“No pasamos por alto ningún paciente con infarto al utilizar el test. Además, la prueba nos ayudó a determinar de forma más rápida que muchos pacientes que mostraban signos de infarto en realidad no lo sufrían. Por ello, podemos prever que este procedimiento permitirá a muchos pacientes recibir un diagnóstico de confirmación para el infarto de forma más rápida”, ha explicado Rebecca Vigen, cardióloga del Centro Medico de la Universidad de Texas Southwestern.
Fecha: 6/08/2018
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/cardiologia/un-test-sanguineo-acelera-el-diagnostico-del-infarto.html

Conceptos que no tenemos (pero son imprescindibles)

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:03

Una serie de conceptos clave para comprender la realidad clínica que nadie nos ha enseñado pero son fundamentales

En el sitio de IntraMed

2 agosto 2018

Personas no obesas presentan serias alteraciones metabólicas

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:03

Balanza y peso¿Porcentaje de grasa corporal o índice de masa corporal?
Los individuos con exceso de grasa corporal presentan desrregulación cardiometabólica, propensión a la cronicidad, empeoramiento de la calidad de vida y mayor morbilidad y mortalidad
Introducción
Entre el 62% y 76% de la población mundial presenta niveles de grasa corporal riesgosos para la salud. El sobrepeso y la obesidad se relacionan con la resistencia a la insulina y la inflamación crónica y, a su vez, con la hipertensión, la dislipidemia, la enfermedad coronaria, el accidente cerebrovascular, el cáncer y la diabetes mellitus tipo 2 (DBT2), entre otros trastornos.
La prevalencia de estas enfermedades aumentó en los últimos 40 años en todo el mundo, con la consecuente carga económica.
Muchas personas con peso normal que poseen niveles elevados de grasa corporal. De hecho, la determinación del sobrepeso y la obesidad con el índice de masa corporal (IMC) clasificaría de manera incorrecta a más de la mitad de los pacientes con obesidad.
El concepto que define a los individuos con peso normal y metabólicamente obesos (MONW [metabolically obese normal weight]) surge del hallazgo de desórdenes ligados a la obesidad (por ejemplo, niveles elevados de insulina), en pacientes con enfermedad cardiovascular o DBT2, pueden existir aun con un IMC normal.
La limitación principal del IMC es su incapacidad para diferenciar la masa adiposa de la magra o, bien, la grasa central de la periférica
Los individuos MONW, los pacientes con obesidad sarcopénica y mayores depósitos de grasa abdominal pueden presentar exceso de grasa sin sobrepeso u obesidad. La acumulación de grasa abdominal y visceral, independientemente del peso, aumenta el riesgo de enfermedad cardiometabólica.
Asimismo, el concepto de obesidad con peso normal (NWO [normal weight obese]) amplía el de MONW al asociar el peso normal y el porcentaje elevado de grasa corporal (BFP[body fat percentage]) con las alteraciones cardiometabólicas. Por ello, en las estimaciones de poblaciones con exceso de grasa se incluyen ambas categorías, NWO y MONW.
La limitación principal del IMC es su incapacidad para diferenciar la masa adiposa de la magra o, bien, la grasa central de la periférica. A su vez, la relación entre el IMC y el BFP varía con el grupo étnico. El exceso de BFP en adultos se relaciona con desregulación cardiometabólica:
-Niveles elevados de triglicéridos y glucemia en ayunas
-Menor concentración de colesterol asociado con lipoproteínas de alta densidad
-Altaconcentración de colesterol asociado con lipoproteínas de baja densidad
-Presión arterial elevada
-Mayor probabilidad de presentar síndrome metabólico
-Diabetes tipo 2
-Enfermedad cardiovascular
Y otros trastornos crónicos, con aumento de la mortalidad. Esta desrregulación también es común en los niños.
La desregulación cardiometabólica suele comenzar con un círculo vicioso de exceso de grasa corporal, resistencia a la insulina e inflamación sistémica crónica de bajo grado. Así, el exceso de grasa conduce a inflamación crónica y resistencia a la insulina y, por ende, a mayor adiposidad.
Es necesario definir la obesidad de acuerdo con la adiposidad y no solamente con el peso corporal
Al respecto, es necesario definir la obesidad de acuerdo con la adiposidad y no solamente con el peso corporal, para disminuir los factores de riesgo cardiometabólico, prevenir la enfermedad, mejorar la calidad de vida y reducir la carga económica de este problema en todo el mundo.
El objetivo principal de este trabajo fue recopilar datos recientes sobre poblaciones con peso normal, no obesas, con riesgo cardiometabólico por exceso de grasa corporal y combinarlos con los referidos a poblaciones con sobrepeso y obesas, para realizar una estimación preliminar de personas con exceso de grasa en los 30 países más desarrollados.
El exceso de grasa como factor de riesgo
El exceso de grasa se asocia con el aumento de las alteraciones cardiometabólicas, morbilidad y mortalidad, por lo que estimar su prevalencia permitiría enfrentar la pandemia de la obesidad y prevenir las formas más tempranas de la enfermedad crónica.
Factores subclínicos de riesgo
El exceso de grasa es un factor subclínico de riesgo. Como sucede en las personas con peso normal, la circunferencia de la cintura, por sí sola, se asocia con síndrome metabólico, al igual que la prediabetes y la prehipertensión.
La agrupación de factores de riesgo como los del síndrome metabólico, MONW y NWO parece indicar que ciertos individuos presentarían más de una anomalía primaria de manera característica.
Los estudios nuevos deben buscar la relación entre estos factores tempranos de riesgo y los propios de la intolerancia a la glucosa y la resistencia a insulina, y su impacto cardiometabólico, así como evaluar las poblaciones pediátricas con exceso de grasa para disminuir la pandemia de la obesidad y la cronicidad en adultos.
Factores clínicos de riesgo
Las alteraciones observadas en poblaciones con peso normal y exceso de grasa aumentaron; a su vez, los trastornos se incrementan en personas con antecedente de bajo peso al nacer. También se informaron desórdenes asociados, como neuroinflamación con depresión y reducción de las funciones cognitivas y empeoramiento de la calidad de vida.
La combinación de cáncer y prediabetes, diabetes, síndrome metabólico e inflamación crónica constituye otro riesgo cardiometabólico. Recientemente, se observó que el mantenimiento de los niveles normales de grasa corporal podría prevenir muchos cánceres y se propuso que la relación entre los niveles más altos de grasa corporal y el cáncer parece fortuita. Asimismo, las tasas de supervivencia en pacientes con cáncer serían menores, pues el exceso de grasa corporal está asociado con tratamientos menos eficaces.
En resumen, es irrelevante si actualmente un individuo cumple con los criterios para NWO, pero no para MONW (o para MONW, pero no para síndrome metabólico); si presenta grasa en exceso y, por lo tanto, mayor riesgo de deterioro cardiometabólico.
Obesidad
En algunos países desarrollados, las tasas de obesidad parecen estar estabilizándose y tender al crecimiento. La adiposidad central es más riesgosa para la salud que la grasa subcutánea en otras partes del cuerpo y su incidencia se encuentra en aumento.
Personas obesas, metabólicamente saludables
La clasificación de individuos obesos, metabólicamente saludables (MHO [metabolically healthy obese]), abarca a aquellos que, a pesar de tener un IMC > 30, en apariencia son relativamente sensibles a la insulina y carecen de algunas o la mayoría de las anomalías metabólicas características de la obesidad. No obstante, podrían presentar menos u otros factores cardiometabólicos de riesgo, propios de la enfermedad.
El exceso de grasa es uno de los factores más importantes para la DBT2 y la enfermedad cardiovascular asociada con la adiposidad. Los individuos MHO, obesos aparentemente saludables, presentarían alteraciones metabólicas.
Según diversos estudios, aumentaría el riesgo de mortalidad por la posibilidad de eventos cardiovasculares a largo plazo (> 10 años), además de probable enfermedad subclínica, por lo que serán necesarios nuevos estudios o seguimientos más prolongados para referirse a estos sujetos como sanos. Así, se considera que los individuos MHO también presentan grasa en exceso.
Identificación del exceso de grasa
Es primordial reconocer a las poblaciones de alto riesgo para mejorar la clasificación y actualizar la definición de obesidad en función de la adiposidad y no del peso corporal. En países desarrollados se registró una tendencia creciente de las personas mayores a la obesidad sarcopénica y al aumento de la obesidad abdominal que supera el incremento en el IMC.
Dado que la obesidad se basó históricamente en el IMC, su uso es erróneo para describir ambos términos. Entonces, se definen dos componentes nuevos: el exceso de grasa sarcopénico y el exceso de grasa abdominal.
Exceso de grasa sarcopénico
La sarcopenia es la pérdida progresiva de las fibras musculares rápidas tipo II y la resistencia con el envejecimiento. Constituye un problema para la salud pública, con una prevalencia del 50% en personas mayores de 80 años.
Esta afección eleva el riesgo de incapacidad y muerte. En los ancianos, la capacidad diagnóstica del IMC es reducida, probablemente porque subestima el número de personas con exceso de grasa con sarcopenia.
Exceso de grasa abdominal
Las tasas crecientes de individuos con exceso de grasa en gran medida se deben a la incidencia elevada de obesidad abdominal en adultos y niños. La obesidad visceral, la adiposidad visceral, la obesidad androide y la obesidad central son otros términos utilizados para describir esta condición. La grasa abdominal se divide en tejido adiposo visceral y subcutáneo: el primero se asocia con un perfil más grave de factores de riesgo que el segundo.
Pese a que la adiposidad total está asociada con el riesgo cardiometabólico, el tejido adiposo visceral posee mayor correlación con el riesgo que el IMC, la circunferencia de la cintura o la grasa subcutánea abdominal, y está más relacionado con la resistencia a insulina, la dislipidemia y la aterosclerosis que la obesidad periférica.
Para estimar el exceso de grasa en niños se tuvieron en cuenta los estudios que midieron el BFP y la relación cintura-altura (WHtR [waist-to-height ratio]). De acuerdo con este último parámetro, el 37% de los niños con peso normal tuvo por lo menos un factor cardiometabólico de riesgo; el 13.5%, 2, y el 0.3%, 3.
Asimismo, al igual que en los adultos, el exceso de grasa abdominal se asocia con más factores de riesgo. Dadas las limitaciones del IMC, el WHtR parece ser el mejor indicador clínico de riesgo de salud, dado que puede aplicarse tanto en los niños como en los adultos y, a su vez, en todos los grupos étnicos.
Estimación del exceso de grasa
Según diversas investigaciones, el 17.6% y 17.3% de los niños y las niñas con peso normal, respectivamente, y WHtR > 0.5 están en riesgo en comparación con los niños con sobrepeso u obesos, por encima del percentil 85.
Otro estudio evaluó la prevalencia de adiposidad superior en niños por debajo del percentil 85 y halló que gran cantidad de la población pediátrica con IMC normal poseía adiposidad superior.
Limitaciones y fortalezas del estudio
Una limitación de este estudio fue que se subestimó a las poblaciones de 70 a 80 años o más, con exceso de grasa sarcopénica, así como a aquellos que estaban institucionalizados o presentaban problemas de salud, dado que estos individuos no suelen formar parte de las poblaciones de estudio, así como tampoco los niños menores de 5 años.
Es probable que los niños de entre 5 y 14 años ya hayan presentado exceso de grasa al ingresar al nivel inicial de educación. El uso de la circunferencia de la cintura y el WHtR por lo general implica puntos de corte relativamente altos y no suele advertir las condiciones tempranas de exceso de grasa.
Asimismo, en muchos estudios efectuados en adultos, por lo general el BFP utiliza puntos de corte elevados (30 para los hombres y 35 para las mujeres), lo que fomenta el riesgo de subestimar el número de individuos con exceso de grasa.
Una de las fortalezas de este estudio fue que creó conciencia acerca de la pandemia de la obesidad, a la vez que insistió en el crecimiento permanente de las poblaciones con exceso de grasa en los países desarrollados. Además, enfatizó en el crecimiento continuo pese a la aparente nivelación del sobrepeso y la obesidad.
La preocupación reside en que el mayor aumento en el exceso de grasa se debe tanto al incremento en la prevalencia de grasa abdominal como al tamaño promedio de la circunferencia de la cintura, dado que el exceso de grasa abdominal es la forma más grave de esta pandemia.
Mostrar estos factores permitirá establecer acciones para disminuirlos. Según los autores, los profesionales clínicos deben implementar estrategias adecuadas para modificar el estilo de vida y disminuir el exceso de grasa corporal en sus pacientes.
En el futuro debe realizarse un análisis exhaustivo que incluya la medición precisa y consistente del BFP, para establecer un consenso general de puntos de corte y factores vinculados con la distribución de grasa y la relación con los factores de riesgo, basado en estudios epidemiológicos con seguimiento a largo plazo e información acerca de las comorbilidades y la mortalidad relacionadas con el exceso de grasa.
Conclusión
La estimación del exceso de grasa en los 30 países más desarrollados es considerablemente mayor que la prevalencia mundial de adultos y niños con sobrepeso y obesidad y enfatiza en la gravedad de esta pandemia.
Independientemente de los valores del IMC, se detectó el exceso de la grasa corporal y un grado importante de desregulación cardiometabólica, que conduce a procesos crónicos, reducción de la calidad de vida y, finalmente, mayor morbilidad y mortalidad, con una carga económica cada vez mayor.
Es esencial identificar a los individuos que presentan exceso de grasa, para establecer tratamientos eficaces y estrategias de prevención.
Fecha:20/07/2018
Fuente: SIIC- Sociedad Iberoamericana de Información Científica

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=92203&uid=445164&fuente=inews

La dieta vegetariana mejora la hemoglobina glucosilada y reduce el riesgo cardiovascular en la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:53

Vegetales verdesLas dietas veganas y vegetarianas ayudan a reducir la hemoglobina glucosilada (HbA1c) y las cifras de colesterol, y mejoran ocho factores de riesgo cardiometabólico en personas preobesas de mediana edad que controlan su diabetes de tipo 2 con medicamentos, señalan autores de un análisis de la literatura publicado en la versión electrónica de Clinical Nutrition.[1]
Effie Viguiliouka, maestra en ciencias, del Centro de Nutrición Clínica y Modificación de Factores de Riesgo, del St. Michael’s Hospital, en Toronto, Canadá, y sus colaboradores, analizaron hallazgos de nueve estudios aleatorizados controlados con 664 participantes que estaban tomando fármacos para reducir glucosa, insulina, compuestos hipolipidemiantes u otros medicamentos antihipertensivos.
Encontraron que las dietas vegetarianas, en comparación con las no vegetarianas, mejoraban 0,29% el criterio principal de valoración de hemoglobina glucosilada.
Aunque la reducción de la hemoglobina glucosilada puede parecer moderada, Cara Schrager, maestra en salud pública, nutricionista registrada, del Joslin Diabetes Center en Boston, Estados Unidos, puntualizó que la mejora es la misma que el umbral terapéutico que utiliza la Food and Drug Administration de Estados Unidos al evaluar nuevos medicamentos para la diabetes.
Schrager comentó a Medscape Noticias Médicas que este nivel de reducción indica que los pacientes podrían considerar cambiar a una dieta a base de vegetales que consista principalmente en verduras, frutas, granos enteros, y legumbres, tal vez incluso antes de que recurran a medicamentos antidiabéticos.
La dieta vegetariana también ayudó a reducir el índice de masa corporal
Otros resultados fueron:
-Reducciones de la glucosa en ayunas: 0,56 mmol/l.
-Colesterol de lipopoteínas de baja densidad (c-LDL: 0,12 mmol/l).
-Colesterol no-lipoproteínas de alta densidad (c-no-HDL: 0,13 mmol/l).
-Peso corporal (2,15 kg); índice de masa corporal (IMC: 0,74 kg/m2).
-Perímetro de la cintura (2,86), con las dietas vegetarianas, en comparación con las no vegetarianas.
No se observaron diferencias significativas en presión arterial, insulina en ayunas, c-HDL o triglicéridos.
En el metanálisis únicamente se consideraron vegetarianas las dietas que excluían carne y pescado (desde las veganas [sin productos animales] hasta las vegetarianas, que incluían huevos y productos lácteos).
Los autores resaltan que el vínculo entre la diabetes y la cardiopatía es sólido, y está bien establecido.
“Sesenta por ciento a 75% de las personas que tienen diabetes de tipo 2 fallecen por cardiopatía”, indicó la coautora del estudio, Dra. Hana Kahleova, Ph. D., directora de investigación clínica del Comité de Médicos para Medicina Responsable.
“Este estudio demuestra que la misma prescripción simple -consumir una dieta a base de vegetales- puede reducir nuestro riesgo de problemas cardiacos, y al mismo tiempo mejorar la diabetes de tipo 2″.
No obstante, los investigadores reconocen que los hallazgos tuvieron un nivel de confianza bajo a moderado, y recomiendan estudio adicional.
Los hallazgos respaldan la evidencia acumulada: No tiene desventajas una dieta a base de vegetales
Katherine Zeratsky, nutricionista dietista registrada (RDN) de la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, manifestó a Medscape Noticias Médicas que este nuevo análisis respalda la evidencia acumulada que indica que el consumir menos carne roja y más vegetales puede beneficiar a las personas con diabetes de tipo 2.
Muchas de las reducciones observadas en este estudio coinciden con lo que otros han demostrado, destacó.
“Sabemos que el peso corporal por sí solo es un factor de riesgo sólido para la diabetes, por lo que es congruente que una dieta a base de vegetales tenga una gran repercusión en la salud general”, expresó, afirmando su deseo de que la evidencia “sea más sólida”.
Sin embargo, al igual que con toda la investigación en nutrición, “es muy difícil afirmar con absoluta certeza que, si esto se lleva a cabo, tal cosa ocurrirá”, puntualizó la especialista.
No obstante, para la mayoría de los pacientes, intentar una dieta a base de vegetales no conlleva ninguna desventaja.
No tiene que ser todo o nada: Cómo dejar la carne
Sin embargo, menos de 10% de las personas en Norteamérica y Europa ha adoptado dietas vegetarianas, de acuerdo con datos de una encuesta nacional, citados por los autores.
Zeratsky hizo hincapié en que eliminar el consumo de carne y aumentar la ingesta de vegetales, frutas y granos enteros, no tiene que ser un esfuerzo de todo o nada.
Un buen inicio es reducir el consumo de carne en una comida de 225 g a 170 g, y llenar el plato con más frutas y verduras para mitigar el hambre.
Schrager recomendó añadir “lunes sin carne”, o intentar la dieta un día a la semana al principio.
“El hecho de suspender de repente el consumo de determinado grupo de alimentos es un choque para el sistema”, recalcó.
Algunos alimentos como la lasaña o el chile tienen versiones sin carne, y los granos pueden añadir volumen. Agregar fuentes de proteína, como tofu y tempeh, también da a los guisos una textura carnosa.
Más estudios ayudarán a dar respuesta
Viguiliouka y sus colaboradores indican que más estudios aleatorizados controlados ayudarán a dar respuestas que este no podría, por ejemplo, cuál es la clase de dietas basadas en vegetales que tiene los efectos más benéficos, y cómo una dieta vegetariana afectaría a pacientes con diabetes de tipo 1.
Schrager sospecha (aunque este estudio no lo abordó) que el microbioma desempeña un papel importante en el mecanismo que vincula las dietas vegetarianas con los mejores desenlaces de la diabetes.
El mecanismo puede estar relacionado con otros aspectos que no son solo la disminución de calorías y la reducción de lípidos, y puede tener sus orígenes en el mejor equilibrio de las bacterias intestinales que produce la cantidad de fibra en la dieta vegetariana, puntualizó, añadiendo que le gustaría ver si más investigación aclara este aspecto.
El análisis fue financiado por el Diabetes and Nutrition Study Group de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes. Una lista completa de las declaraciones de conflicto de interés está disponible en el sitio web de la revista científica.
Referencias
1.Vuguiliouk E, Kendal CW, Kahleová H, Rahelic D, y cols. Effect of vegetarian dietary patterns on cardiometabolic risk factors in diabetes: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Clin Nutr. 13 Jun 2018. pii: S0261-5614(18)30220-6. doi: 10.1016/j.clnu.2018.05.032. PMID: 29960809. Resumen
Marcia Frellick

Fecha:12/07/2018
Fuente: Medscape.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5902941?nlid=123376_4001&src=WNL_esmdpls_180716_mscpedit_gen&uac=120961CT&impid=1685440&faf=1

“El declive de la Anatomía puede tener repercusión clínica”

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:43

José Antonio Pereira, profesor titular de Anatomía Humana de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), y cirujano en el Hospital del Mar, alerta del progresivo debilitamiento de la docencia y la consideración de esta disciplina.

Como otros docentes de Anatomía Humana, José Antonio Pereira, también vicedecano de Medicina de la Facultad de Ciencias de la Salud y de la Vida de la UPF, está preocupado por la disminución de horas lectivas de esta ciencia en la formación médica y por sus posibles repercusiones clínicas. Se considera “una rara avis” por tener un pie en cada ámbito -es cirujano en el Hospital del Mar de Barcelona-, y hace unas semanas pronunció una conferencia en la Universidad del País Vasco titulada Los errores anatómicos y su trascendencia clínica.
PREGUNTA. Un título inquietante…
RESPUESTA. Un tanto, sí. Me propusieron la conferencia un grupo de compañeros con los que coincidí en París, en una reunión del Teparg (Trans-European Pedagogic Anatomical Research Group), un grupo de docentes que trabaja para mejorar la docencia en Anatomía. Y en las sesiones se habló de la preocupación generalizada por la pérdida progresiva de importancia de una disciplina tan básica como ésta.
-“Algunos cirujanos llaman ‘mesorrecto’ a una zona que es extraperitoneal, pero ‘meso’ tiene que ver con el peritoneo”
P. ¿Cuáles son los motivos?
R. Por un lado, el crecimiento del conocimiento científico de otras disciplinas incorporado a la enseñanza de la Medicina, y por otro, la aplicación de la Declaración de Bolonia. Al mantenerse la extensión total de los estudios, han llevado a constreñir el número de horas de casi todas las materias médicas. Pero además, cada vez hay menos vocación para dedicarse a la docencia de la anatomía.
P. Esa disminución en el tiempo de formación en Anatomía, ¿es superior en España?
R. Depende del plan de estudios de cada universidad, pero la reducción ha sido drástica. La materia se imparte en los dos primeros cursos de carrera y fluctúa entre los 15 y 30 créditos ECTS. Así, hablamos de entre 375 y 750 horas lectivas de Anatomía, solamente. Aunque peor es la situación en los países anglosajones.
P. Explíquenos.
R. Por ejemplo, en Reino Unido han desaparecido los departamentos de Anatomía y en Estados Unidos prácticamente lo mismo, al quedar embebidos en otros más grandes. Buscan una docencia integrada de los conocimientos, muchas veces a través de ejemplos clínicos, lo que tiene sus ventajas docentes, pero también puede dificultar la adquisición necesaria de conocimientos anatómicos. De hecho, las horas dedicadas en Estados Unidos eran 800 en 1931 y en torno a 150 en 2014. Mi opinión personal es que priman el utilitarismo, con el consiguiente riesgo de reducir materias a un nivel muy básico.
P. ¿En qué medida ha mermado la capacitación del profesional?
R. La medida no la tenemos, porque no tenemos con qué comparar; sí hay signos indirectos que nos indican que, en ocasiones, el nivel no es el deseado. Por ejemplo, errores de nomenclatura o de descripción de elementos anatómicos que hacen algunos clínicos, ya que no se corresponden con la terminología internacionalmente aceptada. La Nómina Anatómica ha comportado un gran esfuerzo de unificación y reducción terminológicas, suprimiendo los epónimos, por ejemplo.
P. ¿Algún ejemplo paradigmático de error de nomenclatura?
R. Lo que algunos llaman mesorrecto, un elemento que no es tal. Bautizan así una zona importante en la cirugía del recto, pero meso tiene que ver con el peritoneo y esa zona es extraperitoneal. Es un término incorrecto que se ha popularizado y ahora es difícil de erradicar. Otro es el surco del páncreas, con el que se refieren a un espacio entre la cabeza del páncreas y el duodeno, pero que tampoco está en la Nómina Anatómica.
P. En la conferencia también se refirió a errores de calado en la literatura médica…
R. Hay muchos. Por ejemplo, en un artículo reciente, nada menos que en The New England Journal of Medicine, publicaron un esquema erróneo de los vasos del cuello: etiquetaron la arteria carótida común como la vena yugular interna, y viceversa. Lo cierto es que la imagen era complementaria, pero refleja que a veces predomina la estética sobre la correcta representación anatómica. También son numerosos los errores de nomenclatura y de descripción, sobre todo de vasos y nervios, en revistas de cirugía. Pero de este deterioro del conocimiento anatómico no escapan ni los propios libros de Anatomía Humana. En uno relevante, un esquema señala como región lumbar la parte anterior y lateral del abdomen.
P. ¿Estas equivocaciones pueden acarrear consecuencias clínicas?
R. Puede verse afectada la práctica clínica, porque el saber anatómico nos enseña primero, la nomenclatura, a llamar a los elementos anatómicos por su nombre. Segundo, a saber describirlos, localizarlos e identificarlos. Y tercero, a hacer una deducción lógica delante de un paciente. Los errores en estas tareas pueden tener serias consecuencias en la asistencia. A los ya citados, de nomenclatura o descripción, se suman los de comunicación entre profesionales. En el caso de la cirugía, las confusiones entre estructuras, de identificación de variaciones anatómicas y en la interpretación de resultados e imágenes.
P. ¿Cómo podría solventarse?
R. Incrementar las horas de docencia de Anatomía me parece hoy una quimera. Probablemente, debemos replantearnos cómo la enseñamos, haciendo que esté más presente en las asignaturas clínicas. Y es crucial que lo esté en el posgrado de ciertas especialidades. Hoy se aprende anatomía en el quirófano, y muchos residentes, conscientes, se apuntan a cursos especializados para enriquecer su conocimiento. Por ello, debería ser obligatoria en los primeros años del MIR, sobre todo la anatomía práctica.
Antoni Mixoy. Barcelona | dmredaccion@diariomedico.com |
Fecha: 16/06/2018
Fuente: Diario Médico, España.

http://www.diariomedico.com/2018/06/16/entrevistas/entrevistas-de-ultima/el-declive-de-la-anatomia-puede-tener-repercusion-clinica

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus