Diabetes mellitus

7 mayo 2018

“El consentimiento desinformado nutre las pseudoterapias”

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 14:26

elenacampos_4Elena Campos Sánchez, presidenta de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas. Advierte de que la pseudociencia medra ante cierta pasividad de profesionales sanitarios, Administración, jueces…

A finales de 2015 nació la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (Apetp), que preside Elena Campos, biotecnóloga, doctora en biomedicina, investigadora en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y una convencida de la divulgación científica. Qué mejor lugar que un centro biomédico para charlar sobre la lucha contra las pseudociencias, que precisa de más conocimiento social, formación profesional e implicación institucional y política.
PREGUNTA. ¿Cómo llega a Apetp?
RESPUESTA. Desde la universidad colaboro en cuestiones de divulgación científica. Entendí pronto que la gente valora lo que haces si se lo explicas, que la sociedad valora la ciencia si eres capaz de transmitirla y explicar en qué consiste y por qué es importante. Creo que la divulgación científica es una obligación moral y supone un derecho del ciudadano. Apetp es una vía para hacerlo: aunque dudar de todo es un buen principio científico, la ciencia no es opinable, sino verificable.
-“¿Dónde están los políticos, los profesionales sanitarios y sus instituciones? Faltan apoyos y pasar de la palabra al hecho”
Somos conscientes del grado de incultura científica que hay en España y de la cantidad de engaños a los que el ciudadano se puede ver sometido. Los científicos, también los profesionales sanitarios, debemos estar en la calle y contactar con la gente. Si no lo hacemos, parte de nuestra profesión está perdida.
P. ¿Por qué entra en el mundo de las pseudoterapias?
R. Me dolió mucho lo que me dijo un portavoz de Ciencia de un partido político cuando saltó al conocimiento público el caso de Julián Rodríguez, el padre que denunció la muerte de su hijo tras abandonar éste su tratamiento contra el cáncer y optar, engañado, por una pseudociencia, la llamada terapia ortomolecular. “¡Qué exagerada! Si el chaval se ha equivocado, qué se le va a hacer: los escépticos sois muy radicales: hay que dar libertad de elección a la gente”, me respondió.
Me parece una postura aberrante y peligrosa en un decisor político. Hay que respetar la autonomía del paciente, por supuesto, pero hay que saber si es real y efectiva: muchas decisiones en torno a las pseudociencias forman parte de un consentimiento desinformado. Hay consciencia plena de quien transmite la información, que engaña, y poca capacidad de discernimiento en quien la recibe.
P. ¿Cómo convencer a alguien que decide hacer uso de pseudoterapias?
R. Con mucho cuidado. Quien las sigue, o al menos mucha gente, son creyentes. Tienen verdadera fe. Quienes las imparten pueden ser convencidos o farsantes, pero los seguidores suelen tener una convicción plena en que se van a curar. No se puede tratar a la gente como si fuera idiota, algo que a veces pasa. Todos nos podemos ver arrastrados por las pseudoterapias según el momento de nuestra vida. Hay que tratar de empatizar con quienes las utilizan.
-“Las acogen universidades, colegios, farmacias… ¿Cómo va a desconfiar la sociedad de las pseudoterapias?”
P. ¿Falta información?
R. Claro. De entrada, no está nada claro el inmenso abanico de pseudoterapias. Su número depende de la imaginación de quien las quiera crear. No está claro cuántas pseudoterapias hay, cuáles lo son… Se mezcla fitoterapia, que puede tener validez, con homeopatía, con reiki… Ni siquiera se tienen claros los conceptos. La gente utiliza pseudociencias en un alto porcentaje porque cree que son mejores que la medicina, más eficaces, menos peligrosas, más seguras… Y no es así. Hay un serio problema con la información.
Además, las pseudociencias se benefician de ciertos miedos que generamos en la sociedad. Hemos creado necesidades sanitarias que no lo son, hay corrientes de pensamiento que dudan de la medicina, tenemos una educación dogmática poco ligada al razonamiento y al espíritu crítico…
P. ¿Cómo trata Apetp de sustentar sus objetivos?
R. Tenemos contacto con todos los agentes que pueden hacer algo contra las pseudociencias, aunque nos falta tiempo, porque la asociación es puro voluntarismo. Contactamos hace un año con los grupos parlamentarios, con bastante silencio como respuesta. Nos hemos reunido con portavoces de sanidad de diferentes partidos. También con varias consejerías de Sanidad, con portavoces de cortes autonómicas, con colegios profesionales…
Con la organización Médica Colegial (OMC) la colaboración es obvia, ya que Emilio Molina, vicepresidente de Apetp, está en su Observatorio contra las Pseudoterapias y, de hecho, la lista que éste maneja proviene en gran parte de Apetp. Con los farmacéuticos tenemos más discrepancias, porque es un colectivo que muestra bastante apoyo, o al menos no critica, pseudociencias como la homeopatía.
P. ¿Qué responsabilidad tienen los profesionales sanitarios, las instituciones médicas y los decisores políticos?
R. Mucha. ¿Dónde están? Deben vigilar intrusismos, cuidar la buena praxis… Parte de la sociedad se ha cansado, y su hartazgo está calando en la esfera profesional y política. La ciudadanía está más receptiva, aunque todavía falta mucho camino. Luchar contra las pseudociencias dignifica la profesión científica y la sanitaria, pero faltan apoyos.
¿Por qué un colegio profesional o una universidad albergan pseudociencias? ¿Por qué las farmacias venden homeopatía? ¿Por qué vamos a regular estos productos como medicamentos? Si la sociedad ve eso, ¿cómo va a desconfiar? Hace falta urgentemente una campaña de información y concienciación, y es labor de la Administración. Las proposiciones de ley en el Congreso son positivas, pero si no pasamos de las palabras a los hechos es como no hacer nada.
José A. Plaza. Madrid | japlaza@unidadeditorial.es

Fecha: 05/05/2018
Fuente: http://www.diariomedico.com/2018/05/05/entrevistas/entrevistas-de-ultima/fuera-de-consulta/el-consentimiento-desinformado-nutre-las-pseudoterapias

Los falsos amigos en el lenguaje de la medicina

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 13:59

Edelberto Fuentes Valdés, Ronald N Fuentes Bosquet
Hospital Clínico-Quirúrgico “Hermanos Ameijeiras”, La Habana.

RESUMEN
El lenguaje médico en español está plagado de vicios que le restan credibilidad al mensaje científico. Entre ellos, sobresalen los extranjerismos innecesarios. Principalmente traducciones erróneas del inglés, aunque no solamente de este idioma, conocidas como ‘palabras traidoras’ o ‘falsos amigos’, es decir, palabras de ortografía muy similar o idéntica en inglés y español, pero con significados diferentes en ambos idiomas. Así, el objetivo del presente artículo está dirigido a revisar un grupo de estas palabras con el interés de estimular a los profesionales de las ciencias médicas para el uso adecuado del idioma español en las ciencias médicas.
Ver más en:
Rev Cubana Cir vol.56 no.3 Ciudad de la Habana jul.-set. 2017

Manifestaciones cutáneas de la resistencia a la insulina

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:27

-Unos 382 millones de personas viven con diabetes y el 40–50% de la población mundial es considerada de ‘‘alto riesgo’’ (prediabetes). Estas dos entidades no solo causan aumento de la morbimortalidad, sino que también impactan por su costo, la carga de enfermedad y la disminución de la calidad de vida relacionada con la salud.

-El 70–80% de los pacientes con obesidad y prácticamente todos los pacientes con diabetes tipo 2 tienen resistencia a la insulina. Esta aparece años antes del diagnóstico de la enfermedad.

-El método de referencia para el diagnóstico de la resistencia a la insulina es el pinzamiento euglucémico, pero este es costoso, complejo e invasivo. Las pruebas de laboratorio y los índices derivados de ellas (HOMA-IR-)] son pruebas indirectas y poco exactas. En cambio, las manifestaciones cutáneas de la resistencia a la insulina (acrocordones, acantosis pigmentaria, alopecia androgénica, acné, hirsutismo) son una manera fiable y directa de detectar la resistencia a la insulina. El diagnóstico de estas manifestaciones cutáneas puede impactar positivamente sobre la salud del paciente al generar su evaluación metabólica y su tratamiento oportuno.

Más en IntraMed

La contaminación causa cada año 7 millones de muertes, según la OMS

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:19

Contaminacion ambientalCada año fallecen siete millones de personas por la contaminación atmosférica del entorno y la producida en los hogares por estufas y combustibles. Para elevar la concienciación de políticos y de la sociedad desde la OMS alertan de que mejorar la calidad del aire es cosa de todos y lanzan una campaña mundial y varios retos individuales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 92 % de las personas que viven en ciudades no respiran un aire limpio. De hecho, cada año siete millones de personas mueren a causa de la exposición a las partículas finas del aire contaminado, que se asocian con la aparición de ictus, patología cardiaca, cáncer de pulmón, EPOC e infecciones respiratorias.
Se calcula que, en 2012, 6,5 millones de muertes (el 11,6 por ciento de la mortalidad mundial total) guardaban relación con la contaminación atmosférica o de interiores, mientras que en 2016 las estimaciones apuntan a que 4,2 millones de muertes fueron causadas por la contaminación aérea y 3,8 por la polución producida por estufas y combustibles.
En Madrid, según Breathelife, se estima que se producen cada año 13.163 fallecimientos relacionados con la contaminación atmosférica.
“La contaminación aérea es una amenaza para toda la población, pero los grupos más pobres y marginados se llevan la peor parte. Es inaceptable que más de 3 mil millones de personas -la mayoría mujeres y niños- todavía respiren aire contaminado producido por estufas contaminantes y combustibles en sus hogares. Si no actuamos de forma urgente en la contaminación, nunca nos acercaremos a conseguir el desarrollo sostenible”, ha dicho Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.
Más del 90 por ciento de las muertes se produce en países de bajos y medios ingresos, principalmente en Asia y África, además de en países mediterráneos, europeos y americanos. La OMS reconoce que la polución es un factor de riesgo crítico de patologías no transmitibles, que causa un 24 por ciento de todas las muertes en adultos por patología cardiaca, el 28 por ciento de los ictus y el 43 % de EPOC y el 29 % de cáncer de pulmón.
“Los líderes políticos en todos los niveles ejecutivos, incluyendo a los alcaldes de las ciudades, están empezando a prestar atención y a pasar la acción. Las buenas noticias radican en que más y más gobiernos están comprometiéndose con el control y la reducción de la polución del aire así como a una acción global del sector de salud y otros, como el de transporte, el de alojamiento y el de energía”, ha añadido Tedros.
Respira la vida: la contaminación atmosférica mata sin hacer ruido

La OMS ha convocado la primer Conferencia Global en Contaminación y Salud para unir a los actores en un esfuerzo global para mejorar la calidad del aire y combatir el cambio climático. Además, junto a la Coalición del Clima, la OMS ha relanzado la campaña mundial Respira la vida para sensibilizar al público sobre el impacto de la contaminación del aire en la salud y en el planeta, y crear una red de ciudadanos, dirigentes urbanos y nacionales y profesionales de la salud para impulsar el cambio en las comunidades.
La campaña pone de relieve las medidas normativas prácticas que pueden aplicar las ciudades (mejoras de la vivienda, del transporte, de los desechos y de los sistemas de energía) o las que pueden adoptar las personas a título comunitario o individual (por ejemplo, dejar de quemar desechos, promover los espacios verdes y facilitar los desplazamientos a pie o en bicicleta) para mejorar la calidad del aire.
Mejorar las normas aplicadas a los vehículos, dar prioridad al tránsito público limpio y activo, o utilizar hornillos y combustibles más eficientes para cocinar, iluminar y caldear son alguna de las medidas que pueden salvar vidas y contribuir a salvar el planeta.
Se calcula que si se aplicara una serie de medidas para reducir los contaminantes podría reducirse la cifra anual de muertos que provoca la contaminación del aire.
Por otra parte, los niveles de contaminación del aire urbano tienden a ser superiores en muchas ciudades de ingresos bajos o medianos y en los barrios pobres de las ciudades de ingresos altos. Ello significa que la disminución de los contaminantes puede ser particularmente beneficiosa para la salud de los grupos de menores ingresos, así como para los niños, las personas de edad y las mujeres.
Fecha: 4/05/2018
Fuente: http://www.diariomedico.com/2018/05/03/area-profesional/entorno/la-contaminacion-causa-cada-ano-7-millones-de-muertes-segun-la-oms

6 mayo 2018

Alcohol: finaliza la era del consumo saludable

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:48

Un estudio publicado en The Lancet rebaja la cantidad diaria exenta de riesgo y solo contempla un efecto protector residual. Frente a la tendencia a minimizar posibles beneficios, otros trabajos corroboran el valor positivo del patrón mediterráneo de ingesta.

El debate sobre las repercusiones del consumo moderado de alcohol parece interminable. Las recomendaciones sobre ingesta segura han evolucionado a lo largo del tiempo, de forma que cabría pensar que se ha pasado de casi prescribirlo a unas pautas muy restrictivas. En realidad, los tiempos en que ciertas bebidas alcohólicas se consideraban elixires quedan muy lejanos y no es cierto que en la actualidad los expertos promuevan una especie de ley seca. Lo que sí se constata es la tendencia a fijar unos márgenes de consumo seguro para la salud mucho más estrechos que hace no demasiados años y a cuestionar los posibles beneficios cardiovasculares o de otra índole.
Un trabajo publicado hace unas semanas en The Lancet sigue esa senda y la afianza, con la contundencia que proporciona el análisis de los datos de 600.000 personas de 19 países, entre ellos España. La conclusión principal es que un consumo de alcohol superior a los 100 gramos a la semana se asocia con una reducción de la expectativa de vida. Esa cantidad equivaldría a entre 5 y 6 copas de vino a la semana, lo que supone una cantidad sensiblemente inferior a la comúnmente aceptada en países como el nuestro. En una página web auspiciada por el Ministerio de Sanidad se sitúa el máximo recomendado en hombres en 4 vinos (o 4 cañas) al día. La diferencia es muy grande, aunque hay que tener en cuenta que siempre ha habido un cierto baile de cifras al poner ejemplos sobre lo que es una ración de vino, de cerveza o de bebidas con mayor graduación.
Otro punto relevante del trabajo, cuya autora principal es Angela Wood, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), es que un mayor consumo de alcohol se relacionaba con un riesgo superior de ictus, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial mortal y aneurisma de aorta letal. Para todas estas condiciones no se apreciaron umbrales de consumo por debajo de los cuales se atenuase el riesgo de enfermedad. En cambio, el consumo de cierta cantidad de alcohol se vinculó con un menor riesgo de infarto de miocardio no mortal. Esta diferente asociación podría explicarse por su efecto negativo sobre la tensión arterial, que justificaría el gran incremento del riesgo de ictus. En cambio, favorecería un aumento del colesterol HDL, que induciría el descenso del infarto de miocardio.
-Concepción Moreno: “Como fortalezas del nuevo estudio hay que señalar la utilización de métodos validados para medir el consumo y la potencia estadística”
Fortalezas y debilidades
Una de las investigadoras españolas que ha participado en el estudio, Concepción Moreno, del Instituto de Salud Pública de Navarra, considera que “como fortalezas del estudio hay que señalar la utilización de métodos validados para medir el consumo de alcohol y otros factores de riesgo cardiovascular y la potencia estadística”. Además, destaca que “los análisis principales se realizaron entre los participantes que declaraban algún consumo semanal de alcohol y que no presentaban antecedentes o historia previa de enfermedad cardiovascular”.
Entre las limitaciones del análisis cabe destacar que, tal y como reconocen los propios autores, se hizo un seguimiento mínimo de 12 meses, pero no se valoró el consumo de alcohol a lo largo de la vida. Además, la ingesta no se midió de forma objetiva, sino que se dieron como válidas las cantidades declaradas por cada uno de los participantes.
-Miguel Ángel Martínez-González: “La relación entre alcohol y salud es un asunto complejo, pero conviene tener en cuenta tanto el tipo de bebida como el patrón de consumo”
Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Navarra y coordinador de la red de centros Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea), reconoce que la relación entre ingestión de alcohol y salud es “un asunto complejo”. Aprecia que el nuevo estudio “solo valora la cantidad consumida a la semana en grados de alcohol, pero no tiene en cuenta aspectos como la fuente -no es lo mismo el vino que el vodka- o el patrón de consumo, que cambia mucho de un país a otro”. En este sentido, recalca que el vino, “además de alcohol, tiene compuestos antioxidantes (polifenoles), que pueden ejercer efectos beneficiosos”.
En lo que se refiere al patrón de consumo, cree que el mediterráneo se distingue de otros, sobre todo, en que suele tener lugar durante la comida y de forma espaciada: “No se consumen más de cuatro copas seguidas”. Fue en esas condiciones en las que el estudio Predimed relacionó el consumo moderado de vino con beneficios cardiovasculares.
-Francisco Pascual: “El trabajo que se acaba de publicar contribuirá a rebajar la ingesta que se considera segura y dejar de hablar de que existen cantidades protectoras”
Asimismo, un estudio publicado por su equipo en British Journal of Nutrition en 2014 refleja una reducción de la mortalidad asociada al patrón mediterráneo de consumo de alcohol. Los investigadores desarrollaron un índice que valoraba de forma simultánea siete parámetros que definirían ese patrón, entre los que se incluía la ingesta moderada, espaciándola durante toda la semana, el bajo consumo de bebidas espirituosas y la preferencia por el vino tinto.
Martínez-González apunta que, en relación con otras enfermedades, como el cáncer de mama, no puede hablarse de un consumo seguro, sino que cualquier cantidad de alcohol incrementa el riesgo. Asimismo, señala la importancia de segmentar el mensaje. Dejando aparte los colectivos en los que existe consenso sobre el consumo nulo (embarazadas, menores, ciertos enfermos, conductores…), estas serían sus recomendaciones: en hombres menores de 45 años y mujeres menores de 55, “alcohol cero”.
-Paola Beltrán: “Los resultados de la investigación son esclarecedores. El efecto de la ingesta es dosis-dependiente y no revela una ‘curva en J’”
En edades inferiores a esos cortes, explica el experto, las causas de muerte están muy relacionadas con los accidentes de tráfico, los suicidios o el cáncer de mama, que aumentan “incluso con pequeñas cantidades de alcohol”. En cambio, a partir de esas edades “empieza a subir el riesgo de infarto, frente al que el alcohol puede proteger”. Ahí jugaría un papel el consumo moderado. En todo caso, aclara que, como médico, “jamás aconsejaría a nadie el inicio del consumo de alcohol”.
Cambio de actitud
Francisco Pascual, presidente de la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y otras Toxicomanías (Socidrogalcohol), coincide con el especialista de la Universidad de Navarra en algunos aspectos y discrepa en otros. Cree que el nuevo estudio contribuirá a desinflar los consumos de alcohol que se consideraban seguros, pero también a “cambiar el chip y dejar de hablar de que existen cantidades protectoras”.
Para Paola Beltrán, vocal de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y jefa del Servicio de Cardiología del Hospital de Viladecans, en Barcelona, los resultados del estudio son esclarecedores porque “partimos de una situación de mucha incertidumbre”. Considera que, aunque es un “estudio de base poblacional, el nivel de análisis es de individuo”. En cuanto a los resultados, cree que apuntalan el cambio de actitud: “Hemos pasado de creer que existen ciertos niveles de protección a considerar que no existe ningún nivel de consumo protector. El efecto es dosis-dependiente, no una curva en J”.
De hecho, la representante de la SEC cuestiona la excepción que, según el trabajo, constituiría el infarto de miocardio.
María Sánchez-Monge |
Fecha: 30/04/2018
Fuente:http://www.diariomedico.com/2018/04/30/area-cientifica/especialidades/medicina-preventiva/alcohol-finaliza-la-era-del-consumo-saludable

« Página anterior

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus