Diabetes mellitus

14 mayo 2018

Los criterios de detección para la diabetes y prediabetes no diagnostican correctamente a la mitad de los pacientes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:01

Glucometro 4Los criterios actuales de detección para la diabetes que utilizan solo la edad y el peso, recomendados por la US Preventive Services Task Force (USPSTF), pueden no detectar hasta a la mitad de los casos de prediabetes y diabetes, según un estudio publicado en versión electrónica el 12 de abril en el Journal of General Internal Medicine.[1]
El uso de criterios de detección ampliados a otros factores de alto riesgo (diabetes gestacional, síndrome de ovario poliquístico, minorías raciales/étnicas y/o antecedentes familiares de diabetes) puede identificar mejor los niveles anormales de glucemia.
El estudio representa la primera evaluación a nivel nacional sobre los beneficios de utilizar los criterios de detección ampliados para diagnosticar la diabetes.
“Esto parece obvio, el examinar a los pacientes que tienen cualquiera de estos factores de riesgo adicionales”, dijo el Dr. Matthew O’Brien, primer autor y profesor asistente de medicina de la Northwestern University Feinber School of Medicine, en Chicago, Estados Unidos, en un comunicado de conferencia. “Al demostrar qué tan bien funcionan estos criterios ampliados para detectar a los pacientes con prediabetes y diabetes, estamos proponiendo un mejor camino para la US Preventive Services Task Force, y así fortalecer las guías sobre la detección de la diabetes”.
Las recomendaciones de la US Preventive Services Task Force 2015 requieren pruebas de detección para la prediabetes y diabetes en adultos entre 40 a 70 años de edad, con sobrepeso u obesidad (lo que se conoce como criterios limitados). La US Preventive Services Task Force también sugiere, pero no lo recomienda formalmente, las evaluaciones más tempranas en personas con ciertos factores de riesgo para la diabetes, incluyendo la diabetes gestacional, síndrome de ovario poliquístico, pertenecer a una minoría étnica/racial o antecedentes familiares de diabetes (criterios ampliados).
La detección temprana es importante porque puede permitir una modificación más anticipada de la farmacoterapia y el estilo de vida, lo que puede prevenir las complicaciones más graves de la diabetes.
“Entre más temprano podamos diagnosticar estas condiciones, más pronto pueden iniciar los pacientes los cambios para combatirlas”, agregó el Dr. O’Brien.
Para comparar los criterios limitados de detección de la US Preventive Services Task Force contra los criterios ampliados, el Dr. O’Brien y sus colaboradores realizaron un estudio transversal con los datos de una muestra representativa a nivel nacional de los participantes en el estudio de la National Health and Nutrition Examination Survey 2011 – 2014. El estudio incluyó a 3.643 adultos que nunca habían sido diagnosticados con diabetes. El estudio definió la glucosa sanguínea anormal como A1c mayor o igual a 5,7%, glucemia en ayunas mayor o igual a 100 mg/dl y/o glucosa sanguínea postprandial de 2 horas mayor o igual a 140 mg/dl.
En general, los investigadores encontraron que el 49,7% de la población del estudio tenía una glucemia anormal no diagnosticada. Por etnia/raza, la prevalencia fue del 48,6% entre los de raza caucásica (no hispanos), 54,0% entre los de raza negra, 50,9% entre los hispanos/latinos, y 51,2% entre los asiáticos.
Extrapolando de los datos del Censo, los investigadores estiman que 105,1 millones de estadounidenses tienen una alteración en la glucemia no diagnosticada.
Sin embargo, si restringieran su análisis a solo aquellos que cumplen con los criterios limitados, solo identificarían al 47,3% de aquellos que realmente tienen niveles anormales de glucosa en sangre (sensibilidad). Los criterios limitados eliminarían correctamente al 71,4% de las personas que realmente no tienen una glucemia anormal (especificidad).
Los criterios ampliados tuvieron un mejor desempeño en la identificación de casos reales de glucosa sanguínea anormal e identificaron al 76,8% de las personas que fueron verdaderamente positivas. En contraste, los criterios ampliados solo eliminarían al 33,8% de las personas que realmente no tenían una glucemia anormal.
Los resultados significan que el uso de los criterios ampliados logrará identificar a más pacientes con niveles anormales de glucemia, pero resultará en más pruebas para más individuos, muchos de los cuales tendrán resultados normales.
Debido a que el Affordable Care Act requiere que los planes de salud cubran completamente los servicios recomendados por la US Preventive Services Task Force, los resultados plantean la pregunta de si los seguros deben cubrir los exámenes de detección para la glucemia en personas que cumplan con los criterios ampliados.
“Esto podría ser un problema en particular para las personas de bajo nivel socioeconómico con un alto riesgo de desarrollar diabetes y que es posible que no puedan pagar una prueba de detección”, comentó el Dr. O’Brien en el comunicado de prensa.
Los resultados también mostraron que el utilizar los criterios limitados significa ignorar a otros grupos de alto riesgo. Estos incluyen mujeres con síndrome de ovario poliquístico y/o antecedentes de diabetes gestacional, y grupos de menor edad que están en mayor riesgo de diabetes.
Es importante destacar que las minorías raciales/étnicas tienen mayores tasas de glucemia anormal y tienen un mayor riesgo de complicaciones por la diabetes que los de raza caucásica. Los pacientes de raza negra desarrollan niveles anormales de glucemia a edades más tempranas, y los asiáticos los desarrollan a un menor peso corporal.
En general, los criterios ampliados mostraron un mejor rendimiento para las minorías raciales/étnicas. Por el contrario, los criterios limitados mostraron la tendencia a detectar en menor medida los niveles de glucemia verdaderamente anormales en todos los grupos minoritarios, especialmente los asiáticos. Al utilizar los criterios limitados, el 70% de los asiáticos con prediabetes o diabetes no serían diagnosticados.
El estudio fue limitado por el uso de los datos de la National Health and Nutrition Examination Surveys, en los que la definición de raza asiática no incluye a los isleños del Pacífico, para quienes el riesgo de diabetes es particularmente alto.
El estudio fue patrocinado por el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases y Centers for Disease Control and Prevention. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.
-Referencias
O’Brien MJ, Bullard KM, Zhang Y, Gregg EW, y cols. Performance of the 2015 US Preventive Services Task Force Screening Criteria for Prediabetes and Undiagnosed Diabetes. J Gen Intern Med. 12 Abr 2018. doi: 10.1007/s11606-018-4436-4. PMID: 29651678. Resumen

Dra. Veronica Hackethal

Fecha: 3/05/2018
Fuente: Los criterios de detección para la diabetes y prediabetes no diagnostican correctamente a la mitad de los pacientes – Medscape – 2 de mayo de 2018.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5902651?nlid=122089_4001&src=WNL_esmdpls_180508_mscpedit_gen&uac=120961CT&impid=1627096&faf=1

El primer sistema de monitoreo continuo de glucosa completamente interoperable, optimiza la vía de revisión para dispositivos similares es aprobado por la FDA

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:51

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, por su sigla en inglés FDA ha permitido la comercialización del sistema de monitorización continua de glucosa (iCGM) Dexcom G6 para determinar los niveles de glucemia en niños de dos años en adelante y adultos con diabetes. Sería el primer tipo de sistema de monitoreo continuo de glucosa permitido por la agencia para ser utilizado como parte de un sistema integrado con otros dispositivos médicos compatibles e interfaces electrónicas, que pueden incluir sistemas automáticos de dosificación de insulina, bombas de insulina, medidores de glucosa en sangre u otros dispositivos electrónicos usado para el manejo de la diabetes La autorización también clasifica este nuevo tipo de dispositivo en la clase II y lo somete a ciertos criterios llamados controles especiales. Esto permite a los desarrolladores de futuros sistemas iCGM llevar sus productos al mercado de la manera menos onerosa posible.
“La capacidad de este dispositivo para trabajar con diferentes tipos de dispositivos compatibles brinda a los pacientes la flexibilidad de adaptar sus herramientas de control de la diabetes para satisfacer mejor las preferencias personales”, dijo Donald St. Pierre, director interino de la Oficina de Diagnóstico In Vitro y Salud Radiológica en el Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA. “Además, la FDA ha tomado medidas para agilizar el proceso de revisión de CGM integrados similares y hacer que estos tipos de sistemas estén disponibles para los pacientes lo más rápido posible a la vez que ayuda a garantizar su seguridad y fiabilidad”.

Los sistemas continuos de monitoreo de glucosa que se comercializaron por primera vez tuvieron un uso diferente y se evaluaron a través de la vía de aprobación previa a la comercialización de la FDA, la revisión más rigurosa diseñada para los dispositivos médicos de clase III de “alto riesgo”. Sin embargo, el sistema Dexcom G6 está diseñado para una integración más perfecta con otros dispositivos para la diabetes, y la FDA reconoció esto como una oportunidad para reducir la carga regulatoria para este tipo de dispositivos al establecer criterios que los clasifiquen como clase II de “riesgo moderado”. dispositivos médicos con controles especiales. Con la autorización de Dexcom G6, los futuros iCGM que cumplan con los criterios de control especiales pueden pasar por una revisión premarket más simplificada conocida como aprobación 510 (k).
El Dexcom G6 es un dispositivo de parche, aproximadamente del tamaño de un cuarto, que se aplica a la piel del abdomen y contiene un pequeño sensor que mide continuamente la cantidad de glucosa en el fluido corporal. El dispositivo transmite lecturas de glucosa en tiempo real cada cinco minutos a un dispositivo de visualización compatible, como una aplicación médica móvil en un teléfono celular, y activará una alarma cuando el nivel de azúcar en la sangre del paciente llegue a una zona peligrosa demasiado alta o demasiado baja. Si está integrado con un sistema automatizado de dosificación de insulina, un aumento en el azúcar en la sangre provocaría la liberación de insulina desde la bomba. El dispositivo de parche debe reemplazarse cada 10 días.
Una generación anterior de la tecnología, el sistema Dexcom G5, recibió la aprobación de la FDA en 2016, pero no fue diseñado como un sistema integrado para ser utilizado con dispositivos compatibles. A diferencia del modelo anterior, la versión Dexcom G6 está calibrada de fábrica y no requiere que los usuarios calibren el sensor con las mediciones de glucosa en sangre con punción digital. Además, tiene una sonda del sensor actualizada que minimiza la interferencia con el analgésico paracetamol.
La FDA evaluó los datos de dos estudios clínicos de Dexcom G6, que incluyeron a 324 adultos y niños de 2 años o más con diabetes. Ambos estudios incluyeron visitas clínicas múltiples dentro de un período de 10 días donde las lecturas del sistema se compararon con un método de prueba de laboratorio que mide los valores de glucosa en sangre. No se informaron eventos adversos graves durante los estudios.

Los riesgos asociados con el uso del sistema pueden incluir hipoglucemia o hiperglucemia en los casos en que la información proporcionada por el dispositivo es incorrecta y utilizada para tomar decisiones de tratamiento o donde los problemas de hardware o configuración desactivan alarmas y alertas. . Los pacientes también pueden experimentar irritación de la piel o enrojecimiento alrededor del parche adhesivo del dispositivo.
La FDA revisó los datos para el dispositivo a través de la vía de revisión previa a la comercialización de novo, una vía reguladora para dispositivos novedosos de riesgo bajo a moderado que no son sustancialmente equivalentes a un dispositivo ya comercializado legalmente. Junto con esta autorización, la FDA está estableciendo criterios, llamados controles especiales, que describen los requisitos para garantizar la exactitud, la fiabilidad y la relevancia clínica de los dispositivos iCGM, así como también describen el tipo de estudios y los datos necesarios para demostrar un rendimiento iCGM aceptable.

Fecha:6/04/2018

Fuente: https://www.medcenter.com/contentnews.aspx?pageid=128787&tax_id=346&langtype=15370&id=234966&esp_id=151

¿Por qué los hombres tienen el dedo anular más largo que el dedo índice?

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:41

Sabías que los hombres tienen el dedo anular más largo que el dedo índice, mientras en las manos de las mujeres ocurre normalmente todo lo contrario? Según un estudio de biólogos de la Universidad de Florida y del Instituto Médico Howard Highes, en Estados Unidos, la proporción de los dedos de la mano de hombres y mujeres depende del balance de hormonas sexuales durante el desarrollo embrionario, concretamente del andrógeno y el estrógeno.

El hallazgo proporciona una explicación biológica a las decenas de estudios previos que vinculan la proporción de los dedos con rasgos como el número de espermatozoides en varones, la agresvidiad, la habilidad musical o el éxito en deportes, así como ciertas enfermedades (autismo, depresión, cáncer de mama…).

“Además de entender una de las diferencias físicas más extrañas entre hombres y mujeres, es emocionante pensar que los dedos podrán decirnos a qué señales hemos estado expuestos en el útero materno”, subraya Martin Cohn, coautor del estudio que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). “Hay cada vez más evidencias de que las enfermedades de los adultos tienen orígenes fetales; con los nuevos datos podremos ayudar a explicar algunas de ellas”, añade el investigador.

En una serie de experimentos con embriones de ratón, Cohn y sus colegas comprobaron que, si manipulaban los niveles de hormonas sexuales, más andrógeno equivalía a un cuarto dedo más largo. Y llegaron a la conclusión de que las señales hormonales regulan a qué velocidad se dividen las células precursoras del esqueleto óseo. Además, curiosamente los huesos de cada dedo tienen diferente sensibilidad a los andrógenos y los estrógenos.

Desde la época romana, los seres humanos hemos asociado el cuarto dedo a los anillos. Y en muchas culturas, cuanto más largo es el dedo anular en un hombre, más fértil se le considera.

Elena Sanz
Fecha:15/05/2017

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/ipor-que-los-hombres-tienen-el-dedo-anular-mas-largo-que-el-dedo-indice

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus