Diabetes mellitus

24 abril 2018

Sotagliflozina, posible tratamiento para la diabetes tipo 1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:32

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha aceptado revisar la presentación del expediente de registro de sotagliflozina de Sanofi.
El tratamiento por vía oral se utilizaría, en caso de autorizarse, como un complemento al tratamiento con insulina para mejorar el control glucémico en adultos con diabetes de tipo 1. Sotagliflozina, creada en colaboración con Lexicon Pharmaceuticals, Inc. y aún en fase de investigación, es un inhibidor dual de las proteínas de transporte sodio-glucosa 1 y 2 (SGLT-1 y SGLT-2). Estas proteínas influyen en el modo en que el intestino y los riñones procesan la glucosa.
“A pesar de los recientes avances, los obstáculos que presenta el manejo de la diabetes de tipo 1 impiden que muchos pacientes alcancen los objetivos de su tratamiento. Se necesitan tratamientos que puedan utilizarse en combinación con la insulina para ayudar a las personas con diabetes de tipo 1 a controlar mejor su glucemia.
Sotagliflozina es el primer inhibidor dual de SGLT-1 y SGLT-2 cuyo expediente de registro ha sido aceptado para revisión en Europa”, afirma Jorge Insuasty, vicepresidente sénior y director general de Desarrollo de Sanofi. “Estamos deseando trabajar con la EMA mediante el proceso de revisión con el objetivo de poder llevar este posible tratamiento a los pacientes”.
La solicitud de autorización de comercialización presentada a la EMA se basa en los datos del programa de ensayos clínicos inTandem, que consiste en tres ensayos clínicos fase III que evalúan la seguridad y la eficacia de sotagliflozina en aproximadamente 3000 adultos con un control insuficiente de la diabetes de tipo 1. Su seguridad y eficacia aún no han sido íntegramente examinadas por parte de ninguna autoridad sanitaria competente.
Editores:
Lic. Heidy Ramírez Vázquez
Dra. María Elena Reyes González

Fecha: 20/04/2018
Fuente:http://www.sld.cu/?iwp_post=2018%2F04%2F21%2FSotagliflozina%2C%20posible%20tratamiento%20para%20la%20diabetes%20tipo%201%2F166161&iwp_ids=1_66161&blog=1_aldia

Los betabloqueadores pueden aumentar la mortalidad en los pacientes con diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:25

La utilización de betabloqueantes puede relacionarse con un incremento en el riesgo de mortalidad en pacientes con diabetes, sobre todo los que tienen enfermedad coronaria, señala nueva investigación.[1]
Los hallazgos, de datos de cohortes prospectivas de la US National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2010, fueron publicados en el número de abril de Mayo Clinic Proceedings por el Dr. Tetsuro Tsujimoto, Ph. D., del Departamento de Diabetes, Endocrinología y Metabolismo, en el Central Hospital, en Tokio, Japón, y sus colaboradores.
Entre los casi 3.000 participantes con diabetes, la mortalidad por todas las causas en el curso de 5 a 6 años fue significativamente más alta en los que tomaban betabloqueantes que en los que no los tomaban, observándose un efecto incluso más pronunciado en los que tenían enfermedad coronaria.
En cambio, entre casi 15.000 participantes sin diabetes que tenían enfermedad coronaria, la mortalidad por todas las causas se redujo significativamente entre los que tomaban betabloqueantes en comparación con los que no los tomaban.
Se ha demostrado que los antagonistas de receptores beta-adrenérgicos mejoran la sobrevida en los pacientes que han sufrido infarto de miocardio y en los que padecen insuficiencia cardiaca congestiva a causa de disfunción sistólica del ventrículo izquierdo.
Pero además de esto, señalan el Dr. Tsujimoto y sus colaboradores, “nunca se ha visto que los betabloqueantes mejoren la sobrevida en todos los demás pacientes con enfermedad coronaria estable sin infarto de miocardio o insuficiencia cardiaca congestiva sin disfunción sistólica. Por otra parte, todavía se desconoce la eficacia de los betabloqueantes en pacientes con diabetes y enfermedad coronaria o insuficiencia cardiaca congestiva”.
Los nuevos hallazgos para los pacientes con diabetes son “aleccionadores”, dicen en un editorial adjunto, los Dres. Franz H. Messerli y Thomas Suter, del Departamento de Cardiología e Investigación Clínica, en el University Hospital Bern, en Berna, Suiza, y el Dr. Sripal Bangalore, de la División de Cardiología Leon H. Chamey, en la New York University School of Medicine, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.[2]
“Lamentablemente, bajo el amparo de la cardioprotección… la evidencia sólida obtenida en estos estudios posinfarto de miocardio se ha extrapolado sin críticas a otras indicaciones, como hipertensión, diabetes, nefropatía crónica e incluso enfermedad cerebrovascular. Pese a la falta de evidencia, la comercialización de los betabloqueantes para tal cardioprotección general resultó muy exitosa, y muchas de estas indicaciones mal documentadas para los betabloqueantes han persistido en las mentes de los médicos en la actualidad”, escriben el Dr. Messerli y sus colaboradores.
Es más, tanto los autores del estudio como los editorialistas señalan que gran parte de los datos que respaldan la utilidad del betabloqueante proviene de estudios realizados hace décadas, antes de la era de la reperfusión y los tratamientos farmacológicos actuales, como los nuevos anticoagulantes orales, los fármacos hipolipemiantes y los antagonistas del sistema renina-angiotensina.
“Como mínimo, estos fármacos potentes han reducido significativamente el riesgo general en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio y, en consecuencia, han dificultado más documentar los posibles beneficios de los betabloqueantes,” dicen los editorialistas.
Y en los pacientes con diabetes, en particular, el aumento de la hipoglucemia y del peso relacionado con los betabloqueantes puede contribuir a desenlaces adversos, junto con la posibilidad de que los fármacos aumenten la presión arterial central, la cual posiblemente sería más acentuada en aquellos con arterias más rígidas, como en el caso de muchos de los pacientes con diabetes.
Efectos diferentes observados en pacientes con diabetes y arteriopatía coronaria
La población del estudio estuvo integrada por 2.840 participantes con diabetes, de los cuales 697 estaban tomando betabloqueantes, y 14.684 no presentaban diabetes, entre ellos 1.584 que tomaban betabloqueantes. Tanto la enfermedad coronaria como la insuficiencia cardiaca congestiva tuvieron mayor prevalencia en los que tomaban betabloqueantes que en los que no (p < 0,001).
Entre los pacientes con diabetes, las tasas de episodios de muerte por todas las causas por 1.000 años-persona fueron 40,6 para los que tomaban betabloqueantes en comparación con 17,1 para los que no los tomaban. Entre los participantes sin diabetes, estas tasas fueron de 13,8 y 5,9, respectivamente.
En un análisis multivariable, el hazard ratio (HR) ajustado para la mortalidad por todas las causas entre los pacientes con diabetes que tomaban betabloqueantes en comparación con los que no los tomaban, fue de 1,49 (p = 0,01).
Se encontraron resultados similares para los que tomaban betabloqueantes selectivos para el receptor β1 (HR ajustado: 1,60; p = 0,007) y los que tomaban betabloqueantes específicos (bisoprolol, metropolol y carvedilol) en comparación con los que no tomaban betabloqueantes (HR ajustado: 1,55; p = 0,01).
Entre los participantes sin diabetes, el hazard ratio ajustado no fue significativamente diferente entre los que tomaban y no tomaban betabloqueantes (HR ajustado: 0,99; p = 0,96).
Además, la mortalidad por todas las causas fue significativamente más alta entre los participantes con diabetes y enfermedad coronaria que tomaban betabloqueantes en comparación con los que no los tomaban (HR ajustado: 1,64; p = 0,02), mientras que el riesgo fue significativamente más bajo con los betabloqueantes entre los que tenían enfermedad coronaria pero no diabetes (HR ajustado: 0,68; p = 0,02).
Un modelo de Cox de riesgos proporcionales equiparado en cuanto a puntuación de propensión produjo resultados similares.
El Dr. Tsujimoto y sus colaboradores concluyen: “El uso de betabloqueantes puede relacionarse con un incremento en el riesgo de mortalidad para los pacientes con diabetes y del subgrupo que tiene enfermedad coronaria. Se necesitan más estudios para evaluar si los betabloqueantes son eficaces para reducir los eventos de mortalidad y coronarios en pacientes con diabetes que reciben tratamiento médico óptimo”.
El Dr. Messerli y sus colaboradores comentaron: “Estamos plenamente de acuerdo”.
El estudio fue respaldado por apoyos económicos de la Japan Society for the Promotion of Science (KAKENHI) y el National Center for Global Health and Medicine. El Dr. Messerli es un consultor o tiene relaciones de asesoría con Daiichi-Sankyo, Pfizer, Abbott, Servier, Medtronic, WebMD, Menarini, e Ipca. El Dr. Bangalore es consultor o tiene relaciones de asesoría con Daiichi-Sankyo, Pfizer, Abbott, Amgen, Menarini, Abbott Vascular, Merck, AstraZeneca y The Medicines Company.
Referencias
1.Tsujimoto T, Kajio H, Shapiro MF, Sugiyama T, y cols. Risk of All-Cause Mortality in Diabetic Patients Taking β-Blockers. Mayo Clin Proc. Abr 2018;93(4):409-418. doi: 10.1016/j.mayocp.2017.11.019. PMID: 29545006. Resumen
2.Messerli FH, Suter T, Bangalore S, y cols. What Ever Happened to Cardioprotection With β-Blockers? Mayo Clin Proc. Abr 2018;93(4):401-403. doi: 10.1016/j.mayocp.2018.02.020. PMID: 29545007. Editorial
Miriam E. Tucker

Fecha:10/04/2018

Fuente: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5902575?src=mkm_latmkt_180420_mscmrk_sptop5_apr_nl&uac=120961CT&impID=1611627&faf=1

La Real Academia advierte y le pone fin al ‘todos y todas’, ‘ciudadanos y ciudadanas’

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:15

La Real Academia y el uso correcto del idioma español

Desde hace unos años, la Real Academia Española (RAE) viene advirtiendo y corrigiendo el uso indebido de ciertas palabras que intentan marcar la diferencia en los sexos y que son con asiduidad mal empleadas, como es el caso de “Todos y todas, ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas”, entre otras.

La RAE ha explicado que este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.

El uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino. Por ello, es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto. Así, ‘los alumnos’ es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones, explica la Real Academia Española.

Tania Izquierdo Pamias

Fecha:19/04/2018
Fuente:http://www.rae.es/consultas/los-ciudadanos-y-las-ciudadanas-los-ninos-y-las-ninas

El virus de Epstein-Barr, vinculado a la diabetes tipo 1 y otras seis enfermedades graves

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:09

Un estudio de gran alcance realizado por científicos del Cincinnati Children Hospital Medical Center (EE. UU.) revela que el virus Epstein-Barr, más conocido por causar mononucleosis (popularmente conocida como “enfermedad del beso”), también aumenta el riesgo para algunas personas de desarrollar otras siete enfermedades importantes. Esas enfermedades son: lupus eritematoso sistémico, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, artritis idiopática juvenil, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celíaca y diabetes tipo 1. Los resultados del estudio han sido publicados en la revista Nature Genetics.
El estudio muestra que una proteína producida por el virus de Epstein-Barr, llamada EBNA2, se une a múltiples ubicaciones a lo largo del genoma humano que están asociadas con estas siete enfermedades.

El trabajo arroja nueva luz sobre cómo los factores ambientales, como las infecciones virales o bacterianas, la mala alimentación, la contaminación u otras exposiciones peligrosas, pueden interactuar con el plan genético humano y tener consecuencias graves que influyen en la enfermedad.

“Ahora, usando métodos genómicos que no estaban disponibles hace 10 años, parece que los componentes fabricados por el virus interactúan con el ADN humano en los lugares donde aumenta el riesgo genético de la enfermedad. Y no solo por el lupus, sino también por todas estas otras enfermedades”, explica John Harley, Director del Centro de Genómica y Etiología Autoinmune del Cincinnati Children y uno de los autores principales de la investigación.

El virus, como catalizador potencial de enfermedades

Los científicos han vinculado el virus a otras enfermedades en el pasado, incluidos ciertos tipos de cáncer del sistema linfático. Ahora, más investigaciones han conectado nuevas enfermedades que no están relacionadas entre sí. Sin embargo, “comparten un conjunto común de factores de transcripción anormales, cada uno afectado por la proteína EBNA2 del virus de Epstein-Barr”, aclaran.

Cuando estos grupos EBNA2 se adhieren a una sección del código genético de una persona, el riesgo de lupus aumenta. Cuando se conectan a otra parte del código, aumenta el riesgo de Esclerosis Múltiple, por ejemplo, y así sucesivamente.

“Este descubrimiento es probablemente lo suficientemente importante como para impulsar a muchos otros científicos de todo el mundo a reconsiderar este virus en estos trastornos”, dijo Harley. “Como consecuencia, y suponiendo que otros puedan replicar nuestros hallazgos, podría conducir a terapias, métodos de prevención y formas de anticipar enfermedades, que ahora no existen”.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el virus de Epstein-Barr es uno de los virus humanos más comunes y se encuentra en todo el mundo. Se propaga a través de fluidos corporales, más comúnmente la saliva. Causa fatiga, fiebre, inflamación de la garganta e inflamación de los ganglios linfáticos. Una vez que alguien se infecta, el virus permanece en el sistema de por vida.

Más del 90% de las naciones desarrolladas se infectan a los 20 años. En las naciones menos desarrolladas, el 90% de las personas se infectan a los 2 años.

La mononucleosis, o mono, ocurre con mayor frecuencia en adolescentes y estudiantes universitarios y, al menos 1 de cada 4 personas infectadas con el virus de Epstein-Barr desarrollará mononucleosis. Los síntomas son similares al virus e incluyen fatiga extrema, hígado o bazo agrandados, dolores de cabeza y cuerpo y sarpullidos.

Actualmente, no hay vacuna para prevenir el virus.

Referencia: John B. Harley et al, Transcription factors operate across disease loci, with EBNA2 implicated in autoimmunity, Nature Genetics (2018). DOI: 10.1038/s41588-018-0102-3
Sara Romero

Fecha:17/04/2018
Fuente: https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/el-virus-de-epstein-barr-vinculado-a-siete-enfermedades-graves-121523952965?utm_source=Cheetah&utm_medium=emailMUY&utm_campaign=180418_Newsletter

Efectos de las gliflozinas en la salud cardiovascular

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 17:00

La empagliflozina ha demostrado ser eficaz en reducir la propensión a experimentar afecciones cardiovasculares en pacientes con diabetes tipo 2. Dicho fármaco, pertenece al grupo de los inhibidores de cotransportadores de sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2, por su sigla en inglés), los cuales desempeñan un papel fundamental en el control de la glucemia, ya que reducen la reabsorción de glucosa a nivel renal, un efecto independiente de la acción de la insulina.
Asimismo, su incidencia sobre la salud cardiovascular se encuentra relacionada con la capacidad de estos fármacos de reducir la presión arterial y el peso.

Leer más en IntraMed

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus