Diabetes mellitus

15 febrero 2018

Un balón gástrico ingerible permite la reducción del IMC sin cirugía

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:05

Más de 4.000 pacientes han recibido un balón gástrico que se ingiere como una píldora y se expulsa sin necesidad de cirugía; no necesita la realización de una endoscopia ni requiere anestesia para su colocación y retirada.

La gran diferencia entre el balón ingerible frente a otros balones gástricos consiste en el procedimiento de colocación y retirada de este tratamiento que, en ambos casos, evita el uso de la endoscopia y la anestesia eliminándose de forma natural. Como expone Román Turró, especialista en endoscopia digestiva del Centro Médico Teknon del Grupo Quirón Salud, “se trata de una cápsula que se ingiere siempre bajo supervisión clínica y, una vez que llega al estómago, se hincha con una solución líquida, donde permanecerá cuatro meses hasta que se abre, vacía y se elimina como el resto de la comida y todo ello es posible gracias a una fórmula química que hace que el balón se disuelva en el periodo señalado”. Adelardo Caballero Díaz, especialista en cirugía bariátrica del Instituto de Obesidad de Madrid y del Hospital La Luz de Madrid, destaca que “este tratamiento está indicado para pacientes con sobrepeso moderado y en pacientes con obesidad grado 1. Además, se puede utilizar en pacientes con una IMC mayor de 50, como fase previa al tratamiento con cirugía bariátrica siempre que el paciente cumpla los requisitos adecuados”, señala Caballero.
Para Leyre Armengod, nutricionista de la Clínica Teknon, el balón ingerible es una opción válida para aquellas personas que quieran perder entre 10 y 12 kg y no hayan tenido nunca ningún trastorno de alimentación previo. Según explica esta experta, en su Unidad de tratamiento para abordar la obesidad se ofrece un apoyo multidisciplinar. “Tratamos que los pacientes adquieran nuevos hábitos de alimentación. Adaptamos nuestros consejos dietéticos a sus vidas y este tratamiento está indicado para personas que no se sacian fácilmente con las comidas y no tienen buenas costumbres como, por ejemplo, aquellas que no dejan de picar entre horas. Lo ideal es realizar unas 4 pequeñas ingestas a lo largo del día, pero es fundamental que como profesionales nos podamos adaptar al estilo de vida de cada persona. En nuestra Unidad de Obesidad tratamos de enseñar a los pacientes a que adquieran y mantengan nuevos hábitos de alimentación. En las primeras semanas de la terapia con el balón se suelen perder unos 3-5 kilos y la pérdida de peso continúa mientras se progresa con la textura de la alimentación”, según explica esta experta.
Carmen Alfaro, coordinadora de pacientes del Instituto de Obesidad en Madrid, opina que la adaptación individual para cada paciente es fundamental. Para mantener el peso deseado hay casos que necesitan cambiar sus hábitos de alimentación, otros pueden necesitar un programa deportivo a la medida por parte de un coach personal, etc.
Programa integral
Otra de las ventajas que aporta esta fórmula frente al resto de balones es que su tiempo de permanencia en el estómago es más reducido frente al resto de balones pero, aun así, permite una reducción de peso significativa, señala Turró. Además, este experto indica que uno de los objetivos fundamentales de los programas de adelgazamiento con balón gástrico es reeducar al paciente para que modifique de forma definitiva sus hábitos de alimentación y ejercicio. Resulta fundamental que “todos los candidatos a este tratamiento modifiquen sus hábitos alimenticios y nutricionales a largo plazo, al igual que los relativos al ejercicio físico, ya que esto es lo que realmente les hace perder peso y mantener su peso óptimo. Es un programa integral”, recalca.
Caballero es de la misma opinión y comenta que este programa se mantiene durante unos meses después de eliminar el balón, con el fin de consolidar en el paciente el cambio de hábitos de vida y así evitar que vuelva a recuperar peso.
Resultados
Hasta 4.000 personas ya se han tratado con el balón ingerible y varios estudios clínicos publicados en revistas científicas avalan su seguridad y resultados. Uno de los ensayos clínicos piloto realizados con el balón, publicado en julio de 2017 en la revista Surgery for Obesity and Related Disease, demostró que los pacientes tratados perdieron una media del 50,2 por ciento del exceso de peso y un 14,6 por ciento de su peso corporal. Además, se registró una mejoría en los indicadores generales de salud: triglicéridos, hemoglobina glucosilada A1c y calidad de vida. Se obtuvieron resultados similares en un estudio clínico realizado con 135 pacientes, publicado en la misma revista, en que la media de pérdida de peso fue de 13 kg.
Los especialistas Turro y Caballero acumulan una experiencia clínica de más de 200 pacientes tratados y su opinión es que el balón es una opción segura para pacientes con sobrepeso que deseen perder entre 12 y 15 kg, si bien es cierto que Caballero tiene pacientes que han doblado esas pérdidas de peso preestablecidas. Los pacientes, además, han mejorado sus eventuales comorbilidades asociadas al sobrepeso, como puede ocurrir en la hipertensión arterial o algunos posibles casos de diabetes tipo II, y otras posibles patologías asociadas.

Fecha:15/01/2018

http://endocrinologia.diariomedico.com/2018/01/15/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/un-balon-gastrico-ingerible-permite-la-reduccion-del-imc-sin-cirugia#

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus