Diabetes mellitus

15 febrero 2018

Un balón gástrico ingerible permite la reducción del IMC sin cirugía

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:05

Más de 4.000 pacientes han recibido un balón gástrico que se ingiere como una píldora y se expulsa sin necesidad de cirugía; no necesita la realización de una endoscopia ni requiere anestesia para su colocación y retirada.

La gran diferencia entre el balón ingerible frente a otros balones gástricos consiste en el procedimiento de colocación y retirada de este tratamiento que, en ambos casos, evita el uso de la endoscopia y la anestesia eliminándose de forma natural. Como expone Román Turró, especialista en endoscopia digestiva del Centro Médico Teknon del Grupo Quirón Salud, “se trata de una cápsula que se ingiere siempre bajo supervisión clínica y, una vez que llega al estómago, se hincha con una solución líquida, donde permanecerá cuatro meses hasta que se abre, vacía y se elimina como el resto de la comida y todo ello es posible gracias a una fórmula química que hace que el balón se disuelva en el periodo señalado”. Adelardo Caballero Díaz, especialista en cirugía bariátrica del Instituto de Obesidad de Madrid y del Hospital La Luz de Madrid, destaca que “este tratamiento está indicado para pacientes con sobrepeso moderado y en pacientes con obesidad grado 1. Además, se puede utilizar en pacientes con una IMC mayor de 50, como fase previa al tratamiento con cirugía bariátrica siempre que el paciente cumpla los requisitos adecuados”, señala Caballero.
Para Leyre Armengod, nutricionista de la Clínica Teknon, el balón ingerible es una opción válida para aquellas personas que quieran perder entre 10 y 12 kg y no hayan tenido nunca ningún trastorno de alimentación previo. Según explica esta experta, en su Unidad de tratamiento para abordar la obesidad se ofrece un apoyo multidisciplinar. “Tratamos que los pacientes adquieran nuevos hábitos de alimentación. Adaptamos nuestros consejos dietéticos a sus vidas y este tratamiento está indicado para personas que no se sacian fácilmente con las comidas y no tienen buenas costumbres como, por ejemplo, aquellas que no dejan de picar entre horas. Lo ideal es realizar unas 4 pequeñas ingestas a lo largo del día, pero es fundamental que como profesionales nos podamos adaptar al estilo de vida de cada persona. En nuestra Unidad de Obesidad tratamos de enseñar a los pacientes a que adquieran y mantengan nuevos hábitos de alimentación. En las primeras semanas de la terapia con el balón se suelen perder unos 3-5 kilos y la pérdida de peso continúa mientras se progresa con la textura de la alimentación”, según explica esta experta.
Carmen Alfaro, coordinadora de pacientes del Instituto de Obesidad en Madrid, opina que la adaptación individual para cada paciente es fundamental. Para mantener el peso deseado hay casos que necesitan cambiar sus hábitos de alimentación, otros pueden necesitar un programa deportivo a la medida por parte de un coach personal, etc.
Programa integral
Otra de las ventajas que aporta esta fórmula frente al resto de balones es que su tiempo de permanencia en el estómago es más reducido frente al resto de balones pero, aun así, permite una reducción de peso significativa, señala Turró. Además, este experto indica que uno de los objetivos fundamentales de los programas de adelgazamiento con balón gástrico es reeducar al paciente para que modifique de forma definitiva sus hábitos de alimentación y ejercicio. Resulta fundamental que “todos los candidatos a este tratamiento modifiquen sus hábitos alimenticios y nutricionales a largo plazo, al igual que los relativos al ejercicio físico, ya que esto es lo que realmente les hace perder peso y mantener su peso óptimo. Es un programa integral”, recalca.
Caballero es de la misma opinión y comenta que este programa se mantiene durante unos meses después de eliminar el balón, con el fin de consolidar en el paciente el cambio de hábitos de vida y así evitar que vuelva a recuperar peso.
Resultados
Hasta 4.000 personas ya se han tratado con el balón ingerible y varios estudios clínicos publicados en revistas científicas avalan su seguridad y resultados. Uno de los ensayos clínicos piloto realizados con el balón, publicado en julio de 2017 en la revista Surgery for Obesity and Related Disease, demostró que los pacientes tratados perdieron una media del 50,2 por ciento del exceso de peso y un 14,6 por ciento de su peso corporal. Además, se registró una mejoría en los indicadores generales de salud: triglicéridos, hemoglobina glucosilada A1c y calidad de vida. Se obtuvieron resultados similares en un estudio clínico realizado con 135 pacientes, publicado en la misma revista, en que la media de pérdida de peso fue de 13 kg.
Los especialistas Turro y Caballero acumulan una experiencia clínica de más de 200 pacientes tratados y su opinión es que el balón es una opción segura para pacientes con sobrepeso que deseen perder entre 12 y 15 kg, si bien es cierto que Caballero tiene pacientes que han doblado esas pérdidas de peso preestablecidas. Los pacientes, además, han mejorado sus eventuales comorbilidades asociadas al sobrepeso, como puede ocurrir en la hipertensión arterial o algunos posibles casos de diabetes tipo II, y otras posibles patologías asociadas.

Fecha:15/01/2018

http://endocrinologia.diariomedico.com/2018/01/15/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/un-balon-gastrico-ingerible-permite-la-reduccion-del-imc-sin-cirugia#

“El cáncer de pulmón, de mama y de aparato digestivo están relacionados con la contaminación atmosférica”

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:00

Contaminacion por carrosLos ciudadanos están tomando conciencia de la problemática de la contaminación, pero Julio Díaz, Doctor en Físicas, es el jefe de epidemiología de la Escuela Nacional de Sanidad del instituto Salud Carlos III, advierte de que falta información sobre las graves consecuencias de la mala calidad del aire. ¿Qué consecuencias tiene de la mala calidad del aire para la salud? Digamos que cubren un espectro amplio. Normalmente nos centramos que la contaminación se asocia con enfermedades circulatorias y del aparato respiratorio. Eso lo vemos un día sí otro también en los medios de comunicación. Que si hay 30.000 muertos al año a consecuencia de la contaminación atmosférica… Pero creo que hay que variar el discurso. Las muertes sería el problema más grave, la cumbre de la pirámide, pero hay patologías por debajo con gran incidencia. Cada vez más estudios relacionan la contaminación con enfermedades como el cáncer. La propia IARC ha detectado que las partículas que emiten los coches están relacionadas con el cáncer de pulmón, pero ya no solo con cáncer de pulmón, sino también con el de mama y de aparato digestivo. En muchos estudios, además, se habla de la relación con la ansiedad, la depresión o con el Alzheimer. Por lo tanto digamos que no solo conviene centrarse en la mortalidad, sino con otras incidencias importantes. Incluso tenemos estudios hechos en Madrid que relacionan contaminación con más partos prematuros o con el bajo peso de los niños al nacer. Es un problema mucho más grave que la mortalidad asociada o que otras cuestiones, algo más banales, como que empeore enfermedades cardiorrespiratorias, como la bronquiolitis y las alergias. El espectro es amplísimo. ¿La situación en España es más o menos preocupante que en el entorno? En España hay lugares en el que la contaminación es un problema importante. Barcelona y Madrid, por emplo. Nos ha llamado la UE para ver por qué seguimos incumpliendo en (emisiones de) NO2. En el caso de Madrid, de los 7 u 8 años últimos, todos hemos incumplido los niveles máximos de NO2 y es un problema importante. Tenemos un estudio publicado de las partículas PM (y otro del NO2 y ozono en revisión) que nos dice que la mortalidad asociada a partículas no solo se da en Madrid o Barcelona, hay bastantes más ciudades. Nuestro estudio dice que afecta a muchas provincias españolas. No es un problema de cuatro capitales de provincia. A nosotros nos salen bastantes provincias. Además, ocurre que la asociación de las muertes se da en niveles por debajo de los que marca la OMS como seguros. El 90% de la mortalidad se da por debajo incluso de esos valores, que incluso la OMS reconoce ya que hay que revisar porque no son tan seguros. ¿Por qué el ciudadano medio dice que percibe solo un agravamiento de alergias, picores o enfermedades respiratorias? Esos son los trastornos banales que hay detrás de la contaminación, pero además de esos hay otros efectos más graves. El problema con la salud ambiental es establecer la causalidad. ¿Realmente si una persona muere puedo decir que la causa ha sido la contaminación? Pero sin embargo veo que cuando sube la contaminación sube la mortalidad. Otros estudios de cohorte sí determinan que la causa es ese contaminante, siguiendo a un grupo de personas o casos control, expuestas o no expuestas. Prueban que ciertas enfermedades son de mayor incidencia en lugares con mayor contaminación, tales como el cáncer, el Alzheimer o el Parkinson. Ojalá el problema de la contaminación fuese un agravamiento de las enfermedades no graves que sufren el común de las personas. ¿Cómo debería concienciarse a la población? Hay que educar a la gente para que lo vea como un problema. Hay que informar de la magnitud del problema.
Fecha:10/02/2018

Fuente: https://www.20minutos.es/noticia/3256208/0/julio-diaz-cancer-contaminacion-atmosferica/?utm_source=Boletin&utm_medium=Email&utm_campaign=Suscriptores#xtor=AD-15&xts=467263

El disparador de la enfermedad de Alzheimer puede activarse a los 40 años

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:51

Un equipo de científicos de la Universidad del Sur de California (EE. UU.) ha descubierto, en un estudio con ratones, un proceso que precede a la acumulación de proteínas tóxicas en el cerebro, un sello distintivo de la enfermedad de Alzheimer. Los expertos revelan cómo el daño a las células llamadas pericitos puede desencadenar la enfermedad de la materia blanca, que está asociada con la demencia. Por si esto fuera poco, los hallazgos del estudio sugieren que estos cambios cerebrales pueden ocurrir a la edad de 40 años.

Según el autor principal del estudio Berislav Zlokovic, el alzhéimer es una enfermedad de la sustancia gris, pero los daños en la sustancia blanca tienen un papel clave en la forma en que la enfermedad ataca y avanza en el cerebro. Según los investigadores, “la enfermedad de la sustancia blanca contribuye a casi el 50% de los casos de demencia en todo el mundo, incluida la enfermedad de Alzheimer”.

Sin embargo, los mecanismos precisos por los que la enfermedad de la sustancia blanca puede conducir a la demencia no están claros. Aquí entra el nuevo estudio que recoge la revista Nature Medicine.

El estudio se centró en el papel de los pericitos, que son las células que recubren las paredes de los capilares, o los vasos sanguíneos más pequeños del cuerpo. Primero, realizaron un análisis post mortem de los cerebros de personas con enfermedad de Alzheimer y los compararon con el cerebro de adultos sanos.

Los investigadores creen que sus hallazgos pueden contribuir a prevenir este precursor de la demencia
Los investigadores encontraron que los cerebros de las personas con enfermedad de Alzheimer tenían un 50% menos de pericitos que los cerebros sanos, y los niveles de una proteína llamada fibrinógeno, una proteína circulante que ayuda a la curación de heridas, se triplicaron en las regiones de materia blanca.

Mediante el uso de la resonancia magnética para estudiar modelos de ratones que eran deficientes en pericitos, se encontró que estas células desempeñan un papel clave en la salud de la materia blanca.

Cuando los ratones deficientes en pericitos tenían entre 12 y 16 semanas de vida, lo que equivale a aproximadamente 40 años en seres humanos, sus niveles de fibrinógeno fueron alrededor de 10 veces más altos en el cuerpo calloso, una región del cerebro que desempeña un papel en la transmisión de datos cognitivos y sensoriales de un lado del cerebro al otro.

A los 36-48 semanas de edad -el equivalente a 70 años humanos- los ratones deficientes en pericitos demostraron un aumento del 50% en la fuga de vasos sanguíneos.

“Nuestras observaciones sugieren que una vez que los pericitos se dañan, el flujo sanguíneo en el cerebro se reduce como un drenaje que se obstruye lentamente”, explica Angeliki Maria Nikolakopoulou, líder del trabajo.

Descubriendo ‘los comienzos de la demencia’

Para la siguiente parte del estudio, el equipo evaluó la velocidad de carrera de los roedores usando una prueba de rueda. Cuando alcanzaron las 12-16 semanas de edad, se descubrió que los ratones deficientes en pericitos corrían un 50% más lento que los ratones de control.

“Los ratones deficientes en pericitos funcionan más lentamente porque hay cambios estructurales en su materia blanca y una pérdida de conectividad entre las neuronas”, señala Zlokovic.

Según los expertos, este hallazgo indica que en los humanos, la enfermedad de la materia blanca podría comenzar ya a la edad de 40 años.

“Muchos científicos han centrado su investigación sobre la enfermedad de Alzheimer en la acumulación de proteínas amiloideas y tau tóxicas en el cerebro, pero este estudio y otros de mi laboratorio muestran que el problema comienza mucho antes “, aclara Zlokovic.

¿Un nuevo enfoque para prevenir la demencia?

Cuando los investigadores usaron un compuesto para reducir los niveles de fibrinógeno en la sangre y el cerebro de los roedores, encontraron que el volumen de materia blanca se restauró al 90%, mientras que la conectividad de la sustancia blanca se restauró al 80%.

“Nuestro estudio proporciona pruebas de que atacar el fibrinógeno y limitar estos depósitos de proteínas en el cerebro puede revertir o ralentizar la enfermedad de la sustancia blanca”, concluye Zlokovic.

Referencia: Neuroimaging standards for research into small vessel disease and its contribution to ageing and neurodegeneration. Neurology 2018. DOI: https://doi.org/10.1016/S1474-4422(13)70124-8

Por: Sarah Romero
Fecha:7/02/2018

https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/el-interruptor-del-alzheimer-puede-activarse-a-los-40-anos-841517908757?utm_source=Cheetah&utm_medium=emailMUY&utm_campaign=180207_Newsletter

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus