Diabetes mellitus

9 noviembre 2017

Así seríamos hoy si fuéramos neandertales

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:04

Juguemos a la historia-ficción: ¿qué habría ocurrido si nosotros, los que nos autodenominamos Homo sapiens, nos hubiéramos extinguido, y en nuestro lugar hubieran prosperado quienes realmente se extinguieron, los neandertales?
Naturalmente, no tenemos la menor idea, y lo que sigue no es otra cosa que un ejercicio de imaginación sin más pretensiones. Para empezar, los científicos aún no se han puesto de acuerdo en muchas de las características que definían a esta especie, como tampoco en qué fue lo que la llevó a la extinción.
Sobre esto último, tradicionalmente se ha supuesto que nosotros teníamos alguna ventaja adaptativa de la que ellos carecían, y/o que el cambio climático tuvo algo que ver, y/o que nuestra mayor población y expansión los fue reduciendo hasta eliminarlos.
Esta semana se ha publicado un interesante estudio en Nature Communications que no dirime la intervención de los dos primeros factores, las ventajas adaptativas y el cambio climático, pero que sí llega a la interesante conclusión de que en todo caso ambos habrían sido irrelevantes.
Los investigadores han creado un modelo matemático para simular la dinámica de las poblaciones de sapiens y neandertales dejando fuera estos dos factores. Tras correr el modelo cientos de miles de veces, cambiando los valores de diversas variables para dejar el margen necesario a las muchas incertidumbres sobre el pasado y sobre los propios neandertales, en la inmensa mayoría de los casos el resultado terminaba siendo el mismo: ellos se extinguían, nosotros prosperábamos, simplemente porque éramos más.
“Sugerimos que, aunque la selección y los factores ambientales pueden o no haber jugado un papel en la dinámica entre especies de neandertales y humanos modernos, el eventual reemplazo de los neandertales lo determinó la repetida migración de humanos modernos desde África hacia Eurasia”, escriben los investigadores.
Pero ¿y si no hubiera sido así? Demos marcha atrás al reloj unos miles de años e imaginemos que los hoy llamados humanos modernos desaparecieron, y que en su lugar sobrevivimos nosotros, los neandertales.
Lo primero que necesitamos es desprendernos de un tópico erróneo. Apostaría el caballo que no tengo a que, cuando el titular de este artículo llegue a Twitter, provocará algún que otro comentario equiparando los neandertales a salvajes brutos sin el menor atisbo de inteligencia, y probablemente asociando esta categoría al nombre de algún político. Nunca falta.
Pero no: hoy los científicos tienden a pensar que los neandertales eran similares en inteligencia a sus coetáneos antepasados nuestros, los humanos modernos del Paleolítico, antiguamente conocidos como Hombres de Cromañón o cromañones por el hallazgo de sus restos en la cueva francesa de Cro-Magnon.
Probablemente nuestra inteligencia se ha desarrollado desde el Paleolítico, pero podemos imaginar que lo mismo habría ocurrido con los neandertales si hubieran sido ellos los triunfadores en la competición por la supervivencia. Así que aquí estaríamos nosotros, los neandertales, una especie pensante.
Por ello y como es natural, no nos llamaríamos a nosotros mismos neandertales, sino que reservaríamos este apelativo para nuestros antepasados cuyos restos se encontraron en el valle alemán de Neander. Nosotros nos llamaríamos, lógicamente, Homo sapiens. Y esta denominación nos diferenciaría de otra especie humana extinguida sobre la que aún tendríamos muchas incógnitas: los cromañones, que habríamos designado Homo cromagnonensis.
Nuestro aspecto físico sería distinto. El Museo Neanderthal, en Alemania, nos muestra cómo seríamos hoy:

NeandertalSeríamos físicamente más robustos, con miembros más cortos, tórax amplio, una fuerte mandíbula, mentón pequeño, cejas prominentes, nariz grande, frente huidiza y un cráneo de mayor tamaño. Existía una app para Android y iPhone, creada por el Museo Smithsonian de EEUU, que neandertalizaba el rostro a partir de una foto, pero por desgracia parece que ya no está disponible. En cualquier caso, podemos imaginar que nuestros cánones de belleza serían algo diferentes, y tal vez el número uno en la lista de los hombres más atractivos del mundo estaría invariablemente ocupado por alguien del estilo del actor Ron Perlman (El nombre de la rosa, Hellboy, Alien resurrección…):

Ron Perlman(9)Por supuesto, seríamos más fuertes, aunque según los expertos la mayor fortaleza física de los neandertales no se distribuía por igual en todo su cuerpo. Seríamos más potentes arrastrando y levantando pesos; probablemente no habríamos tenido que recurrir tanto al uso de animales de carga o, más modernamente, a las máquinas. Cualquier persona media sería capaz de levantar pesos similares a los que hoy soportan los atletas halterofílicos.
Al contrario que nosotros, los neandertales tenían espacio suficiente en sus anchas mandíbulas para acomodar todas sus piezas dentales, por lo que no sufriríamos con las muelas del juicio, y los problemas de dientes montados y descolocados serían más bien raros. En la sociedad neandertal, la de ortodoncista no sería una salida profesional muy recomendable.
Los neandertales estaban mejor adaptados que nosotros al clima de la Eurasia templada, aunque los científicos aún debaten por qué esta presunta adaptación al frío no se reflejaba en algunos rasgos como la nariz. Pero asumamos la hipótesis tradicional de la adaptación al frío: según esto, no usaríamos tanta ropa de abrigo, y tal vez nos habríamos expandido a las regiones más gélidas del planeta. Quizá nos encontraríamos más cómodos en la Antártida que en los trópicos.
Los ojos de los neandertales eran más grandes que los nuestros, y tal vez también la región de la corteza cerebral dedicada al procesamiento visual. Algunos científicos suponen que su visión en condiciones de poca luz era superior a la nuestra. Si fuéramos neandertales, no necesitaríamos tanta iluminación nocturna. Y esto, unido a la mayor resistencia al frío, sugiere que tal vez nos ahorraríamos un buen dinero en luz y calefacción.
Pero ¿cómo sería nuestra sociedad neandertal? Aquí es donde surgen los problemas. Ciertos expertos proponen que los neandertales eran menos gregarios que nosotros, y que vivían en grupos más pequeños y dispersos. Y se ha propuesto que precisamente este mayor gregarismo nuestro, de los Homo sapiens de la realidad real, fue uno de los factores clave de nuestro éxito: nos unió en grandes grupos para establecernos en asentamientos estables, nos permitió crear las ciudades e inventar la agricultura, y por tanto más tarde la industria, la mecanización, las tecnologías de la comunicación y la información, los transportes globales, y todo aquello en lo que hoy se basan nuestras sociedades.
Si fuéramos neandertales, tal vez viviríamos en pequeñas comunidades desconectadas, cazando y recolectando, pero sin haber desarrollado el conocimiento, la cultura (aún se debate en qué grado los neandertales tenían o no pensamiento simbólico), el orden social, la economía, la industria, la ciencia…
Lo cual pone de manifiesto que, incluso si su supervivencia se hubiera prolongado unos miles de años más, los neandertales lo habrían tenido difícil para sobrevivir en el mundo de los Homo sapiens de la edad contemporánea. Y así es como nuestro experimento mental se desploma.
Claro que tal vez este planeta hoy gozaría de mayor salud si lo hubieran colonizado los neandertales en lugar de nosotros. Eso sí, también nos habríamos perdido muchas cosas por las que merece la pena ser un Homo sapiens.
Javier Yanes
Fecha:6/11/2017

https://blogs.20minutos.es/ciencias-mixtas/2017/11/05/asi-seriamos-hoy-si-fueramos-neandertales/?utm_source=Boletin&utm_medium=Email&utm_campaign=Suscriptor

4 noviembre 2017

Un estudio relaciona la obesidad materna en el embarazo con problemas de conducta en los niños

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:37

“Los resultados del estudio sugieren que la intervención temprana con mujeres para alcanzar pesos saludables antes de quedarse embarazadas es fundamental para su salud y la salud de sus futuros hijos”, destaca la investigadora Barbara Abrams, de la División de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estadounidenses estiman que 15 de cada 100 mujeres en edad fértil son severamente obesas y estudios recientes han relacionado el alto peso materno, antes y durante el embarazo, con el comportamiento del niño y particularmente con problemas como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
Algunas pruebas apuntan también a un posible vínculo con problemas de internalización, como la depresión; problemas que pueden tener efectos negativos sobre el rendimiento escolar y las relaciones con otros.
15 de cada 100 mujeres en edad fértil son severamente obesas
Los investigadores utilizaron la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud de Estados Unidos de 1979 (NLSY79) para investigar si el índice de masa corporal (IMC) materno antes del embarazo está vinculado con problemas de comportamiento entre niños en edad escolar. Evaluaron si el efecto se modifica por raza o género, así como por raza y género simultáneamente.
Este análisis incluyó a casi 5.000 mujeres participantes en el estudio NLSY79 y sus hijos biológicos, que fueron estudiados entre 1986 y 2012 como parte de la cohorte de NLSY de Niños y Adultos Jóvenes (NLSYCYA).
Los problemas de comportamiento se evaluaron cada dos años para los niños de 4 a 14 años usando el informe materno del Índice de Problemas de Conducta (BPI, por sus siglas en inglés), un cuestionario de 28 preguntas ampliamente utilizado para determinar si presentaron comportamientos específicos en los últimos tres meses.
Los varones, más vulnerables
Debido a que la pubertad temprana es un momento en el que tienden a surgir los problemas de comportamiento, este estudio se centró en los niños de 9-11 años. Aproximadamente, el 65 por ciento de las madres eran de peso normal, 8 por ciento tenían bajo peso y 10 por ciento eran obesas, de las cuales el 3,5 por ciento tenían un IMC de 35 o mayor. Las mujeres con peso inferior al normal eran más jóvenes, tenían menos probabilidades de casarse y registraban calificaciones más bajas de educación, ingresos y calificaciones de las Fuerzas Armadas.
Los chicos tienden a ser más vulnerables a estas exposiciones en el útero que las niñas
El estudio mostró que los niños cuyas madres comenzaron el embarazo obesas estaban en mayor riesgo de problemas de conducta a los 9-11 años. Los datos indicaron que cuanto más gordas estaban las madres al inicio de la gestación, mayor era el riesgo de que sus hijos desarrollaran problemas de comportamiento. Los niños cuyas madres tenían bajo peso antes del embarazo también mostraron mayor riesgo de problemas de conducta, pero el estudio no mostró los mismos efectos en las niñas, y no hubo diferencias por raza.
“Investigaciones anteriores que examinaron una variedad de exposiciones durante el embarazo (que van desde el estrés a los químicos) han demostrado que los chicos tienden a ser más vulnerables a estas exposiciones en el útero que las niñas”, subraya la investigadora Juliana Deardorff, de la División de Ciencias de la Salud Comunitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California, Berkeley. “Nuestro estudio extiende este trabajo a la obesidad materna”, apunta.
Y concluye: “Es el primer estudio que documenta las diferencias de género, y uno de un puñado de análisis que demuestra que el bajo peso antes del embarazo, así como la obesidad, puede ser problemático. La investigación futura debe examinar si las diferencias de género detectadas aquí para las edades de 9-11 años persisten en la adolescencia o cambian a medida que los niños crecen”.
Fecha:03/10/2017
Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/3095265/0/estudio-relaciona-obesidad-materna-durante-embarazo-con-problemas-conducta-ninos/

Diabetes mellitus tipo 2 en la infancia

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 14:29

Revisión sobre incidencia, manejo y pronóstico de la diabetes mellitus tipo 2 en la infancia

Del sitio IntraMed

Identifican un patrón epigenético asociado a la resistencia a la insulina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:26

Un equipo de investigación ha identificado un patrón con 538 genes únicos característico de la resistencia a la insulina. La investigación proporciona nuevos biomarcadores epigenéticos de metilación del ADN propios de la patogénesis del tejido adiposo y se ha publicado en Translational Research.

GenesUn estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CiberOBN), del Instituto de Salud Carlos III, ha identificado, mediante el análisis epigenético completo del genoma del tejido adiposo visceral, un patrón con 538 genes únicos característico de los sujetos con resistencia a la insulina, de los cuales un 10 por ciento son genes ya relacionados con la diabetes. El estudio, liderado por Ana Belén Crujeiras, ha permitido identificar un perfil epigenético del tejido adiposo visceral que diferencia a los individuos con resistencia a la insulina: cuando la insulina es incapaz de regular el metabolismo de la glucosa.
Papel del tejido adiposo visceral
Entre los factores clave de la resistencia a la insulina asociada con la obesidad, el tejido adiposo visceral parece desempeñar un rol determinante en el desarrollo y el mantenimiento de esta perturbación, y se ha demostrado que este tejido adiposo visceral es el mejor predictor de la condición de resistencia a la insulina. En este sentido, el estudio, publicado en Translational Research, se centró en evaluar las bases epigenéticas de la resistencia a la insulina mediante el análisis epigenético completo del genoma del tejido adiposo visceral de sujetos con obesidad mórbida.
“Nuestro trabajo pretende contribuir a dilucidar los mecanismos potenciales implicados en el efecto perjudicial del exceso del peso corporal sobre la acción de la insulina, una prioridad importante para contrarrestar las enfermedades asociadas a la obesidad”, explica Crujeiras.
Genes regulados en tejido adiposo
El estudio comparó los niveles de metilación del genoma en individuos con obesidad mórbida con y sin resistencia a la insulina, e identificó hasta 982 posiciones en el genoma (sitios CpG) que diferenciaban perfectamente a los sujetos insulinoresistentes de los que no lo son, representando 538 genes únicos. Así, identificó nuevos genes relacionados con la resistencia a la insulina regulados en el tejido adiposo visceral, como COL9A1, COL11A2, CD44, MUC4, ADAM2, IGF2BP1, GATA4, TET1, ZNF714, ADCY9, TBX5 y HDACM, con ZNF714 como gen más representativo de estas diferencias.
“Este estudio revela, por primera vez, una potencial regulación epigenética implicada en la disfunción del tejido adiposo visceral que podría predisponer a los paciente a la resistencia a la insulina y el desarrollo futuro de diabetes tipo 2″, indica Crujeiras. En este sentido, “proporciona dianas terapéuticas y biomarcadores sobre los que actuar para contrarrestar este proceso patológico, ya que las modificaciones epigenéticas son reversibles”.
Fecha: 26/10/2017
Fuente: http://endocrinologia.diariomedico.com/2017/10/26/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/identifican-un-patron-epigenetico-asociado-a-la-resistencia-a-la-insulina

Los avances tecnológicos para el cuidado de los pacientes con diabetes

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 14:19

La prevalencia de la diabetes sigue incrementando a nivel mundial. De hecho, la Federación Internacional de Diabetes (FID) estima que para el año 2035, la cantidad de personas con diabetes en el mundo será de alrededor de 592 millones.
El desarrollo de complicaciones macro y macrovasculares, así como el pronóstico de la enfermedad dependen en buena medida del control glucémico y de otros aspectos, como el manejo de la obesidad, la dislipidemia, la hipertensión arterial, y otras comorbilidades.
Movil y DMPor otro lado, la era digital de la actualidad ha generado cambios notables en la vida cotidiana; tanto así, que una gran parte de la población tiene acceso a algún aspecto de la tecnología, ya sea por medio del uso de teléfonos celulares (se calcula que en el 2018 alrededor de 6,5 billones de personas en el mundo tendrán algún dispositivo móvil, mientras que Latinoamérica se convertirá en el segundo mercado más grande del mundo), computadoras de escritorio o personales, tabletas, relojes inteligentes y acceso a internet.
A continuación, revisaremos algunos de los temas más relevantes en esta área.
Tecnología móvil y basada en Internet para el manejo de la diabetes
Una gran cantidad de personas tiene acceso a la tecnología móvil (teléfonos, tabletas), por lo que existe una disponibilidad casi inmediata a aplicaciones, páginas web y mensajes de texto que intentan ayudar al paciente con diabetes. Uno de los retos en el tratamiento de todo individuo con diabetes es el desarrollo de modificaciones permanentes en el hábito de vida, es decir, una alimentación saludable, incremento de la actividad física y el establecimiento de una rutina de ejercicio, entre otros.

En este sentido, se han desarrollado una amplia variedad de aplicaciones móviles que poseen el propósito de favorecer estos cambios. Se ha calculado que hasta 22% de las aplicaciones disponibles se encargan de dar educación o entrenamiento en diabetes.[1]
Ahora, un metanálisis de 22 estudios encontró una mejoría significativa en control glucémico y autocuidado con el uso de intervenciones basadas en mensajes y educación a través de los dispositivos móviles.[2] En las tiendas digitales existe una enorme oferta de aplicaciones que abarcan algún aspecto del cuidado en diabetes: diarios de glucosa, educación en nutrición y ejercicio, calculadoras de dosis de insulina, y aquellas que permiten interacción con personal de salud.
Sin embargo, para el 2013, solo una aplicación relacionada al manejo de diabetes había recibido la aprobación por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos.[1] Aunado a ello, la información en cuanto a los desenlaces relevantes a diabetes con el uso de aplicaciones aún es escasa, incluso cuando es un área de un enorme potencial, ya que algunos estudios revelan que hasta 20% de los pacientes con diabetes utilizan alguna aplicación móvil para su cuidado.[3] En contraparte, existen múltiples sitios web que se encargan de dar contenido educativo para pacientes con diabetes. Algunos utilizan herramientas interactivas, otros entregan información descargable, y los menos, emplean una estrategia basada en juego para la enseñanza en diversos aspectos de la diabetes.
En base a lo mencionado, es necesario que exista mayor información respecto a los beneficios de estas tecnologías en cuanto a los desenlaces relevantes en diabetes, con el propósito de contar con las nuevas herramientas tecnológicas que faciliten el manejo de estos pacientes y permitan un abordaje cada vez más individualizado. Por lo pronto, la recomendación del uso de estas tecnologías por parte del profesional de la salud debe ser otorgada después de la revisión concienzuda de las herramientas y del beneficio que ellas puedan dar a cada paciente en particular.
Adelantos en el monitoreo de glucosa
Está bien establecido que el monitoreo de glucosa incrementa la efectividad y seguridad del control glucémico en personas con diabetes (tipo 1 y en algunos casos de tipo 2). Una de las áreas con mayor atención en diabetes es el de la mejora del monitoreo continuo de glucosa. Queda claro que los pacientes que están utilizando insulinoterapia, en particular en esquema basal-bolo, deben ser vigilados de forma estricta con mediciones de glucosa para los ajustes necesarios del tratamiento. Asimismo, la American Diabetes Association (ADA) y la American Association of Clinical Endocrinologists (AACE) sugieren utilizar el monitoreo continuo de glucosa en aquellos individuos (niños y adultos) con hipoglucemias graves o inadvertidas.
La disminución de la hemoglobina glucosilada utilizando el monitoreo continuo de glucosa se ha reportado entre 0,26% hasta 0,5% en pacientes con diabetes de tipo 1.[4,5] En personas con diabetes de tipo 2, el uso del monitoreo continuo de glucosa está menos estudiado; sin embargo, las indicaciones parecerían ser las mismas que para los pacientes con diabetes de tipo 1.
Los resultados obtenidos con el monitoreo continuo de glucosa permiten conocer parámetros clínicos relevantes de glucemia llamados “glucométricas”. Algunos de estos son:
-El promedio y mediana de glucosa.
-Variabilidad glucémica (mínimo, máximo, rangos).
-Perfil de glucosa por hora/día.
-Perfil ambulatorio de glucosa por varios días.
-Cambios de glucosa en relación al tiempo.
-Proporción de glucemias en rangos o fuera de ellos.
Toda esta información puede ser descargada en el consultorio médico y ser utilizada para realizar ajustes en el tratamiento que mejoren el perfil glucémico de los pacientes. Con el perfeccionamiento de los aparatos de monitorización, los sensores para el monitoreo continuo de glucosa no generan dolor significativo en su inserción o portación. Además, algunos pueden cambiarse cada 14 días y otros no requieren de calibración con glucometrías capilares. Por lo tanto, ante el desarrollo de este tipo de monitoreo, los pacientes y los profesionales de salud deben conocer sus indicaciones y su utilidad, con el propósito de obtener el máximo beneficio en cuanto al tratamiento.

Sensor de glucemia inteligenteLo reciente en bombas de insulina
A pesar de que las bombas de insulina poseen un cierto grado de complejidad, los dispositivos actuales son cada vez más sencillos de usar y más seguros. Las bombas contemporáneas pueden modificar la tasa de infusión de insulina basal tan bajo como de 0,01 U/h, así como evitar el empalme de las dosis de insulina previa utilizando las funciones de calculadora de dosis de insulina. También, los dispositivos actuales son más amigables para el paciente y les generan menos molestia por la mejoría del catéter de inserción y tubos asociados (en diferentes tamaños, incluso algunos aparatos sin tubos).

En cuanto a la eficacia y seguridad, con el uso de insulina en infusión a través de las bombas, varios reportes muestran que existe una mayor reducción de los niveles de hemoglobina glucosilada con su uso en pacientes con diabetes de tipo 1. Asimismo, se ha observado que los usuarios de esta tecnología reportan incremento en su calidad de vida, sin cambios aparentes en los episodios de hipoglucemia, aunque con tendencia a una reducción de los eventos de hipoglucemia grave.[6] En esta línea, la terapia aumentada por sensor de glucosa acopla los beneficios del monitoreo continuo de glucosa hacia la bomba de insulina. Con esto, la bomba puede detener la infusión de insulina por un lapso de una a dos horas en cuanto los niveles de glucosa alcanzan cierto umbral, disminuyendo así eventos de hipoglucemia. Además, la disponibilidad de niveles de glucosa permite utilizar dosificadores de insulina integrados a las bombas, lo que intenta ayudar al control de la glucemia prandial.
Sin duda, estas bombas de insulina son los predecesores de los sistemas cerrados de administración de insulina llamados “páncreas artificiales”. Estos integran al monitoreo continuo de glucosa, la bomba aumentada por sensor y un algoritmo específico (que puede estar localizado en un teléfono inteligente) que calcula y controla de forma automática la insulinoterapia en respuesta los niveles de glucosa. La diferencia primordial de este sistema con las otras bombas es la modulación autónoma (por algoritmos especiales) de la dosis de insulina en base a los valores de glucemia otorgados por el sensor del monitoreo continuo de glucosa.
Algunos estudios realizados en pacientes con diabetes mellitus de tipo 1 han mostrado que estos sistemas (ya sea con uso solo de insulina o combinado con glucagón) disminuyen los eventos de hipoglucemias y aumentan el tiempo de glucemia en rangos.[6] Por el momento, no está disponible en el mercado ningún sistema de “páncreas artificial”, aunque se espera que en el transcurso de los siguientes meses o años eso pueda cambiar
Conclusión
La diabetes como enfermedad crónica resulta un reto para el tratamiento y control adecuados. Sin embargo, en la época tecnológica actual, es necesario la integración de los avances tecnológicos en el campo de la atención para pacientes con diabetes.
Haciendo uso de teléfonos inteligentes se puede observar un cambio en el estilo de vida, envío de recordatorios para toma de medicamentos o monitorización de la glucosa e igualmente estos avances permiten la utilización del monitoreo continuo de glucosa y bombas de insulina para el seguimiento y tratamiento de la glucemia.
Como puede observarse, la tecnología ha impactado múltiples áreas en el cuidado de los pacientes con diabetes y considerando la velocidad de los avances, es posible esperar más innovaciones que mejoren el control de la enfermedad, y sobre todo, aumenten la calidad de vida de las personas que viven con diabetes.
Dada la gran cantidad de avances, el profesional de salud que tiene a su cargo pacientes con diabetes debe estar al pendiente de lo los avances que vayan surgiendo para poder ofrecer nuevas herramientas de manejo.
Referencias
1. Eng DS, Lee JM. Mobile Health Applications for Diabetes and Endocrinology: Promise and Peril? Pediatr Diabetes. Jun 2013;14(4):231-8. doi:10.1111/pedi.12034. PMID: 23627878. Resumen
2. Liang X, Wang Q, Yang X, Cao J, y cols. Effect of mobile phone intervention for diabetes on glycaemic control: a meta-analysis. Diabet Med. Abr 2011;28(4):455-63. doi: 10.1111/j.1464-5491.2010.03180.x. PMID: 21392066. Resumen
3. Boyle L, Grainger R, Hall RM, Krebs JD. Use of and beliefs about mobile phone apps for diabetes self-management: surveys of people in a hospital diabetes clinic and diabetes health professionals in New Zealand. JMIR Mhealth Uhealth. 30 Jun 2017;5(6):e85. doi: 10.2196/mhealth.7263. PMID: 28666975. Artículo
4. American Diabetes Association. Standards of medical care in diabetes – 2017. Diabetes Care. 2017;40(Suppl. 1):S1–S135. Artículo
5. Bailey TS, Grunberger G, Bode BW, Handelsman Y, y cols; on behalf of American Association of Clinical Endocrinologists (AACE), American College of Endocrinology (ACE). American Association of Clinical Endocrinologists and American College of Endocrinology 2016 outpatient glucose monitoring consensus statement. Endocr Pract. Feb 2016;22(2):231-61. doi: 10.4158/EP151124.CS. PMID: 26848630. Artículo
6. Grunberger G, Abelseth JM, Bailey TS, Bode BW, y cols; on behalf of American Association of Clinical Endocrinologists (AACE), American College of Endocrinology (ACE). Consensus Statement by the American Association of Clinical Endocrinologists/American College of Endocrinology insulin pump management task force. Endocr Pract. May 2014;20(5):463-89. doi: 10.4158/EP14145.PS. PMID: 24816754. Artículo

Dr. José Gotés Palazuelos

Fecha: 25/10/2017
Fuente: Los avances tecnológicos para el cuidado de los pacientes con diabetes – Medscape – 25 de oct de 2017.

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5902007_1

« Página anterior

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus