Diabetes mellitus

26 octubre 2017

Semaglutide para la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:05

Una clase inyectable de un medicamento para la diabetes, llamado péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1, por sus siglas en inglés), podría algún día estar disponible en forma de pastilla, sugiere una investigación. Según los resultados de un ensayo clínico global en fase 2, los autores del estudio reportaron una reducción significativa en los niveles de glucemia en las personas que tomaron el medicamento oral, sin un aumento significativo en la hipoglucemia, en comparación con un placebo a lo largo de seis meses. Los hallazgos también mostraron que las personas que tomaban la dosis más alta de la pastilla perdieron una gran cantidad de peso (unas 15 libras o casi 7 kilos) en comparación con menos de 3 libras (1.3 kilos) entre los que recibieron un pastilla inactiva de placebo. La investigación fue financiada por Novo Nordisk, la compañía que fabrica el fármaco, llamado semaglutide oral. “El semaglutide podría transformar el tratamiento de la diabetes”, planteó el Dr. Robert Courgi, endocrinólogo en el Hospital Southside de Bay Shore, Nueva York. “Los agonistas del receptor del péptido similar al glucagón tipo 1 son agentes altamente recomendables según las directrices de la diabetes, pero que se usan raras veces porque requieren de una inyección. La mayoría de pacientes prefieren una pastilla”, explicó Courgi. El Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, coincidió en que los nuevos hallazgos son emocionantes. “El medicamento tiene muy buen aspecto. La dosis alta igualó a la versión [inyectada]. Hubo poca hipoglucemia. Controla la glucosa en la sangre. Hubo pérdida de peso y no es una inyección. Es la misma molécula que se ha demostrado que reduce la mortalidad cardiovascular [en su forma inyectada]”, apuntó Zonszein. “Tiene todos los ingredientes de un medicamento excelente. Si llega al mercado, sería muy bueno para la gente con diabetes tipo 2″, añadió. Zonszein y Courgi no estuvieron involucrados en el estudio actual. El estudio incluyó a poco más de 1,100 personas con diabetes tipo 2, reclutadas de 100 centros en 14 países de todo el mundo. La edad promedio de los voluntarios era de 57 años, y habían tenido diabetes tipo 2 durante un promedio de seis años. En promedio, se les consideraba obesos. Los niveles de hemoglobina promedio (HbA1C) de los participantes eran de entre un 7 y un 9.5 por ciento. La HbA1C, también conocida como A1C, es una medida del control promedio del azúcar en la sangre a lo largo de dos o tres meses. La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) recomienda en general una HbA1C de menos del 7 por ciento para la mayoría de personas con diabetes tipo 2. Los voluntarios del estudio se asignaron al azar a grupos de tratamiento que duraron 26 semanas. Un grupo recibió una inyección semanal que contenía 1.0 miligramo (mg) de semaglutide. Cinco grupos recibieron una de cinco dosis de semaglutide oral: 2.5, 10, 20 o 40 mg. Otro grupo recibió dosis cada vez más altas de la versión en pastilla, comenzando con la dosis más baja y acabando con 40 mg. El último grupo recibió un placebo oral. La dosis más alta de la pastilla tuvo un rendimiento similar al de la forma inyectable, respecto al control del azúcar en la sangre y la pérdida de peso. Los que recibieron una dosis oral de 40 mg y los que recibieron la inyección experimentaron una reducción promedio de su HbA1C de un 1.9 por ciento, mostró el estudio. Más del 70 por ciento de los que tomaron la pastilla experimentaron una pérdida de peso de al menos un 5 por ciento. Según la autora líder del estudio, la Dra. Melanie Davies, “las reducciones en la A1C y la pérdida de peso fueron muy impresionantes, y similares a lo que hemos observado con las inyecciones semanales de semaglutide”. Davies es profesora de medicina de la diabetes en el Centro de Investigación sobre la Diabetes de la Universidad de Leicester, en Inglaterra. Las dos formas del fármaco también fueron similares en cuanto a los efectos secundarios reportados, que afectaron a más o menos un 80 por ciento de los que recibieron ambas formas del fármaco. Los efectos secundarios más comunes fueron problemas digestivos entre leves y moderados que tendían a desaparecer con el tiempo. Las náuseas fueron menos comunes en las personas que comenzaron con la dosis más baja y a las que luego se administraron dosis más potentes. Hubo tres casos reportados de pancreatitis (una inflamación del páncreas), una afección potencialmente grave que se ha vinculado con esta clase de medicamentos en estudios anteriores. Una de las personas recibía la forma inyectable del fármaco. Las otras dos tomaban el fármaco oral, de 20 y 40 mg. Zonszein anotó que “hubo un poco más de pancreatitis entre los que tomaron el fármaco. Quizá sea un problema al que debamos prestar atención, y podría ser útil que se empiece con una dosis más baja”. También añadió que los medicamentos de GLP-1, ya sean inyectables u orales, se deben administrar en combinación con el fármaco estándar de primera línea para la diabetes tipo 2, la metformina. “Es más provechoso combinar los fármacos, y a los pacientes en realidad les va mucho mejor”, dijo Zonszein. Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 17 de octubre de la revista Journal of the American Medical Association. Davies señala que ya se están realizando ensayos de fase 3 de las pastillas. Fecha:17/10/2017

FUENTES: Melanie Davies, M.D., professor of diabetes medicine, Diabetes Research Centre, University of Leicester, United Kingdom; Robert Courgi, M.D., endocrinologist, Southside Hospital, Bay Shore, N.Y.; Joel Zonszein, M.D., director, clinical diabetes center, Montefiore Medical Center, New York City; Oct. 17, 2017, Journal of the American Medical Association https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_169178.html

La objetividad no existe, según la ciencia

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:59

¿La objetividad es una ilusión? La clave estaría en nuestros prejuicios.
Lograr la objetividad completa parece ser algo inaccesible para nosotros los humanos. Esta es la conclusión del estudio liderado por Stefano Palminteri, de la Escuela Normal Superior de París (Francia) y el University College de Londres (Reino Unido) y que recoge la revista PloS Computational Biology, en la que se pone de manifiesto que los prejuicios tienen mucho más peso del que nos imaginábamos y son capaces de enturbiar nuestro raciocinio y no tener en consideración hechos reales y concretos.

Estudios previos sugerían que el aprendizaje factual, es decir, el aprendizaje a partir de los resultados obtenidos, está sesgado, de modo que los participantes prefieren tener en cuenta los errores de predicción positivos en comparación con los negativos.

Los expertos realizaron dos experimentos para llegar a este extremo. Primero, querían descubrir si los prejuicios están tan anclados en las personas que somos incapaces de expulsarlos de nuestras determinaciones, incluso si estos prejuicios entran en contradicción con la realidad. Para ello, contaron con la participación de 20 personas a las que pidieron que realizaran la misma tarea -elegir parejas de símbolos abstractos, cada uno de ellos con valor en puntos- pero de forma diferente. Con el transcurso de la experiencia, los voluntarios se dieron cuenta que algunos símbolos valían más que otros y comenzaron a escoger los más valiosos por encima de los demás.

Podemos ser conscientes de nuestros prejuicios, pero probablemente nos sea imposible eliminarlos del todo
En el segundo ejercicio, fueron informados de los valores de cada uno de los símbolos, exponiéndoles que esta vez solo podrían seleccionar uno. Los participantes volvieron a escoger los mismos símbolos que habían escogido la primera vez, a pesar de que ya sabían que valían menos.

Así las cosas, el segundo experimento no cambió las preferencias de los participantes, a pesar de que los símbolos que no escogieron podrían ser incluso más valiosos. Esto determina, según los expertos, que los humanos contamos con una extraordinaria capacidad para ignorar hechos que no se corresponden con nuestros prejuicios porque tendemos a escoger el camino más fácil, aunque no sea el mejor.

Qué complicado es cambiar de opinión
Por ello, algunas personas jamás llegarán a cambiar de opinión, ni aun teniendo la evidencia más aplastante delante de sus ojos, pues la nueva información que contrarresta sus creencias, es ignorada.
“Es como si no escucharas las voces en tu cabeza diciéndote que estás equivocado, incluso si pierdes dinero”, comenta Stefano Palminteri, líder del trabajo.

Palminteri espera que podamos aprender a ser conscientes de nuestros propios sesgos o prejuicios, pero afirma que será difícil, porque si una persona cree que no está equivocada, es difícil cambiar esta idea. De hecho, incluso si algunas personas son conscientes de que están teniendo prejuicios, probablemente sea imposible eliminarlos del todo. “La objetividad completa es probablemente algo que nunca lograremos plenamente”, dice Palminteri.

“Al final, las personas tendrán la impresión de que son mejores de lo que realmente son. Eso podría aumentar la confianza en uno mismo, y proporcionar un impulso motivacional”, sentencia Palmintieri.
Por Sara Romero

Referencia: Stefano Palminteri , Germain Lefebvre, Emma J. Kilford, Sarah-Jayne Blakemore
Confirmation bias in human reinforcement learning: Evidence from counterfactual feedback processing. PLOS Computational Biology. https://doi.org/10.1371/journal.pcbi.1005684
Fecha: 10/10/2017
Fuente: https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/la-objetividad-no-existe-segun-la-ciencia-161506931741?utm_source=Cheetah&utm_medium=emailMUY&utm_campaign=171023_Newsletter

7 consejos para prevenir la demencia

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:53

Cómo mantener tu cerebro sano a medida que envejeces, de la mano de la American Stroke Association.
Un estudio de la American Heart Association / American Stroke Association expone siete medidas que todos podemos llevar a cabo para mantener nuestro cerebro sano a medida que envejecemos y prevenir la demencia.

Con el tiempo, nuestras arterias tienden a quedar atascadas con depósitos de grasa y otras toxinas. Este proceso lleva el nombre de aterosclerosis, y es un factor de riesgo para patologías como la enfermedad renal crónica o la enfermedad coronaria. En ocasiones, la aterosclerosis puede conducir a ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Los consejos, publicados en la revista Stroke, subrayan el hecho de que muchos de los factores que aumentan el riesgo de aterosclerosis también pueden perjudicar la salud cognitiva con el paso del tiempo.

Los mismos factores de riesgo que causan aterosclerosis contribuyen también al alzhéimer
“La investigación demuestra convincentemente que los mismos factores de riesgo que causan la aterosclerosis son también los principales contribuyentes a la vida tardía y la enfermedad de Alzheimer. Al seguir siete pasos sencillos, no sólo podemos prevenir los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, también podemos ser capaces de prevenir el deterioro cognitivo”, comenta Philip Gorelick, asesor del estudio.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron un metanálisis de 182 estudios científicos, buscando factores que pudieran ser “medidos, monitoreados y modificados”, identificando siete métricas que creen que pueden mantener la salud del cerebro en niveles óptimos. Cuatro de éstos son “comportamientos ideales de la salud” y tres son “factores ideales de la salud”.
Las conductas saludables recomendadas son: no fumar, mantener un alto nivel de actividad física, seguir una dieta saludable y mantener un peso saludable; los factores de salud son: mantener los niveles de presión arterial por debajo de 120/80 milímetros de mercurio (mm / Hg), los niveles de colesterol por debajo de 200 miligramos por decilitro (mg / dL) y los niveles de azúcar en sangre en ayunas por debajo de 100 mg / dL.
Los 7 griales de la salud del cerebro

1. Controlar la presión arterial
2. Controlar el colesterol
3. Mantener el azúcar en la sangre en niveles normales
4. Estar activo físicamente
5. Llevar una dieta saludable
6. Perder peso extra
7. No fumar

Las siete métricas encontradas en el nuevo informe corresponden al llamado Life’s Simple 7, un programa desarrollado por la American Stroke Association con el objetivo de promover la salud cardiovascular en toda la población.

“Las arterias que transportan sangre al cerebro pueden estrecharse o resultar dañadas, lo que puede conducir a la demencia. La buena noticia es que la gestión de los factores de riesgo puede mantener esas arterias fuertes y marcar la diferencia para nuestra salud cerebral a largo plazo”, confirma Gorelick.

Estas recomendaciones son particularmente importantes, señalan los autores, dada la prevalencia de demencia pronosticada en todo el mundo. En la actualidad, se diagnostican más de 7 millones de nuevos casos de demencia cada año, y en 2030, hasta 75 millones de personas podrían desarrollar tal condición.

Referencia: Defining Optimal Brain Health in Adults: A Presidential Advisory From the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke 2017 doi.org/10.1161/STR.0000000000000148

Por: Sarah Romero
Fecha:16/10/2017
Fuente: https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/7-consejos-para-prevenir-la-demencia-201507716226?utm_source=Cheetah&utm_medium=emailMUY&utm_campaign=171016_Newsletter

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus