Diabetes mellitus

29 mayo 2017

Un medicamento para la diabetes recibe una advertencia de la FDA debido al riesgo de amputación

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:28

Un medicamento recetado para la diabetes tipo 2, la canagliflozina (con las marcas Invokana, Invokamet, Invokamet XR), parece aumentar el riesgo de amputaciones de las piernas y de los pies, advierte la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.
La FDA requiere que los medicamentos lleven nuevas advertencias sobre el riesgo. Las advertencias requeridas en las etiquetas de los fármacos incluyen la advertencia de recuadro más seria y prominente.
La decisión de la agencia se basa en los datos de dos ensayos clínicos de gran tamaño que muestran que las amputaciones de piernas y pies ocurrieron con una frecuencia más o menos del doble en los pacientes que tomaban canagliflozina que entre los que tomaban un placebo.
Las amputaciones de los dedos del pie y de medio pie fueron las más comunes, pero también hubo amputaciones por debajo y por encima de la rodilla. Algunos pacientes sufrieron más de una amputación, y algunos tuvieron amputaciones de ambas extremidades, según la FDA.
La diabetes tipo 2 se produce cuando el cuerpo se vuelve resistente a la insulina. La insulina es una hormona que ayuda a llevar el azúcar de los alimentos a las células del organismo. Cuando ese proceso no funciona de forma adecuada, los niveles de azúcar en la sangre aumentan. Si no se tratan, los niveles altos de azúcar en la sangre pueden provocar una variedad de complicaciones, como la enfermedad cardiaca, problemas renales y amputaciones, según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).
La canagliflozina se debe usar junto con la dieta y el ejercicio para reducir el azúcar en la sangre de los adultos con diabetes tipo 2. Pertenece a una clase de fármacos llamado inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo 2 (SGLT2). Esos medicamentos reducen los niveles de azúcar en la sangre al hacer que los riñones extraigan el azúcar del cuerpo a través de la orina.
Está disponible como un producto de un solo ingrediente con la marca Invokana, y también en combinación con otro medicamento para la diabetes, la metformina, con la marca Invokamet.
Los pacientes que toman canagliflozina deben informar de inmediato a sus proveedores de atención de la salud si desarrollan un nuevo dolor o sensibilidad, llagas o úlceras, o infecciones en las piernas o los pies, enfatizó la FDA en un comunicado de prensa. Los pacientes no deben dejar de tomar el fármaco sin hablar primero con su proveedor de atención de la salud.
Antes de recetar canagliflozina a los pacientes, los médicos deben tener en cuenta los factores que podrían predisponerlos a la necesidad de amputaciones, como los antecedentes de una amputación anterior, la enfermedad vascular periférica, la neuropatía, y las úlceras diabéticas en los pies, planteó la FDA.
Además, los médicos deben monitorizar esas señales y síntomas en los pacientes que tomen canagliflozina, y terminar el tratamiento con la canagliflozina si se producen esas complicaciones.
En una declaración, Janssen Pharmaceuticals, fabricante de canagliflozina, dijo que la compañía ya había compartido los hallazgos sobre el riesgo de amputación con los profesionales médicos antes de esta advertencia.
“Aunque la incidencia fue baja, la mayor incidencia de amputación en todos los tratamientos se observó en los pacientes con amputaciones anteriores”, dijo Janssen. “En Janssen, nuestra mayor prioridad es la seguridad de los pacientes. Estamos trabajando con la FDA para incluir esta información en la información de las recetas de la canagliflozina”.
FUENTES: U.S. Food and Drug Administration, news release, May 16, 2017; statement, Janssen Pharmaceuticals
Fecha: 17/05/2017

La metformina altera la microbiota intestinal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:22

MetforminaEl descubrimiento abre una vía para la creación de nuevos tratamientos para pacientes con diabetes tipo 2 y obesidad.
Un equipo liderado por José Manuel Fernández Real, investigador del Instituto de Investigación Biomédica de Gerona Dr. Josep Trueta (Idibgi) y del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn) y jefe de sección del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Gerona Doctor Josep Trueta, con la participación de Wifredo Ricart y Eduardo Esteve, del mismo servicio, han descubierto que la metformina -el fármaco antidiabético más común en todo el mundo- altera la microbiota intestinal. Esto ya se sospechaba, ya que se había observado que uno de los efectos secundarios más frecuentes de este medicamento es la diarrea.
En el estudio participaron un total de 40 personas, a la mitad de las cuales se les subministró metformina, mientras que la otra mitad tomaba un placebo, a parte de una dieta hipocalórica. Los pacientes fueron seguidos cada dos meses. Seis meses más tarde, a todos los pacientes se les administró metformina. Este proyecto se complementó con experimentos en animales en la Universidad de Goteborg (Suecia), en donde se observó cómo la microbiota de los pacientes tratados con metfomina hacía disminuir la glucemia de los ratones.
Además, parte de las heces de los pacientes todavía no tratados se colocó en unas incubadoras o biorreactores. La metformina indujo en el laboratorio la proliferación de las mismas bacterias que eran más abundantes en la microbiota de los pacientes tratados. Esto demostró que los efectos son similares in vivo e in vitro, por lo que no dependen de la inducción de otros posible cambios mediados por metformina en el organismo. Las bacterias que proliferan podrían ser muy beneficiosas para el desarrollo de nuevos tratamientos para la diabetes tipo 2 y contra la obesidad. Los resultados de la investigación acaban de ser publicados en la revista Nature Medicine.

Fuente: http://aparato-digestivo.diariomedico.com/2017/05/23/area-cientifica/especialidades/aparato-digestivo/la-metformina-altera-la-microbiota-intestinal
Fecha: 23/05/2017

Los latinos envejecen más despacio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:15

latinos_0Un equipo de científicos ha empleado una novedosa herramienta molecular para comparar la tasa de envejecimiento del ADN de diferentes grupos étnicos.
A pesar de presentar tasas más altas de diabetes y otras enfermedades, los hispanos residentes en EEUU tienen una esperanza de vida de tres años más que las personas de raza caucásica: 82 años frente a 79. Esto es lo que se conoce como “Paradoja Hispana”, y ahora un equipo de investigadores de la Universidad de California (UCLA) ha descubierto el secreto: el ADN de los latinos envejece más despacio.

Para ello, los científicos emplearon diversos biomarcadores, entre ellos un ´reloj epigenético´ con el que se pueden analizar los cambios en el ADN relacionados con el paso el tiempo. De esta forma se puede comparar la edad cronológica con la edad biológica de un tejido. Se analizó el material genético procedente de muestras de sangre – que revela la salud inmunológica del organismo- de 6.000 personas de diferentes etnias: dos grupos africanos, afroamericanos, caucásicos, asiáticos del este, latinos, y tsimanes, pertenecientes a un grupo de indígenas de Bolivia.
Los resultados revelaron que la sangre de los latinos y los tsimanes envejece más despacio que la de los otros grupos. Por ejemplo, después de la menopausia, el ADN de las mujeres latinas era 2,4 años más joven que el del resto. “Teníamos la sospecha de que la tasa de envejecimiento ralentizada de los latinos ayuda a neutralizar otros factores de riesgo que en este grupo son más altos, especialmente aquellos relacionados con la obesidad y la inflamación”, ha explicado Steve Horvath, autor principal del trabajo. “Nuestros hallazgos sugieren que, efectivamente, los factores genéticos o ambientales relacionados con la etnia pueden influir en la velocidad a la que una persona envejece y, por tanto, en su esperanza de vida”.

En el caso de los tsimane, los investigadores descubrieron que su material genético envejece aún más lentamente que el de los latinos: el reloj calculó que su sangre, en términos biológicos, era aproximadamente dos años más joven que para individuos latinos de la misma edad cronológica, y cuatro si se comparaba con los caucásicos. Un reflejo de la salud de esta etnia, que presenta tasas muy bajas de enfermedades del corazón, diabetes, hipertensión y obstrucción de arterias, afirman los investigadores.
La sangre y el tejido cerebral de las mujeres envejecen más despacio que el de los hombres
“A pesar de las frecuentes infecciones, los tsimane no suelen padecer las enfermedades crónicas que afectan a la sociedad moderna”, ha indicado Michael Gurven, coautor del estudio, que se publica en la revista Genome Biology. “Nuestros resultados proporcionan una explicación molecular muy interesante a la robusta salud de este grupo étnico”.

Además, los científicos descubrieron que, para los miembros de una misma etnia, tanto la sangre como el tejido cerebral de las mujeres envejecen más despacio que el de los hombres, lo que también puede explicar la mayor esperanza de vida de ellas. En próximos trabajos, el equipo intentará descubrir qué mecanismos moleculares son los responsables de que unos grupos étnicos envejezcan más despacio que otros.
Por: Victoria González

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/los-latinos-envejecen-mas-despacio-541476715608

Fecha: 24/o5/2017

El chocolate podría reducir el riesgo de fibrilación auricular

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:50

ChocolateEl consumo de cantidades moderadas de chocolate se asocia con un riesgo significativamente menor de padecer fibrilación auricular (FA), según un amplio estudio realizado en Dinamarca por investigadores del Harvard T.H. Chan School of Public Health, que se publica en la edición on-line de Heart.

Un estudio que se publica en la edición on-line de Heart concluye que el consumo moderado de chocolate podría reducir el riego de fibrilación auricular (FA).
“Nuestro estudio se suma a la acumulación de pruebas sobre los beneficios para la salud de la ingesta moderada de chocolate y pone de relieve la importancia de los factores de comportamiento para potencialmente reducir el riesgo de arritmias”, ha dicho Elizabeth Mostofsky, instructora en el Departamento de Epidemiología de Harvard Chan School, becaria en Beth Israel Deaconess Medical Center, y autora principal del estudio.
El estudio incluyó a 55.502 hombres y mujeres que participaron en el Danish Diet, Cancer, and Health Study. Los investigadores consideraron el índice de masa corporal, la presión arterial y el colesterol de los participantes del trabajo, que se midieron en el momento en que los participantes fueron reclutados entre diciembre de 1993 y mayo de 1997. También examinaron las condiciones de salud de los participantes, incluyendo la hipertensión, la diabetes o la enfermedad cardiovascular, y datos sobre su dieta y estilo de vida, a partir de cuestionarios.
Los diagnósticos de FA se identificaron a partir del Registro Nacional de Pacientes de Dinamarca. Hubo 3.346 casos de FA entre los participantes del estudio durante un seguimiento de 13,5 años. En comparación con los que consumieron una onza de chocolate menos de una vez al mes, los hombres y las mujeres que comían de una a tres porciones al mes tenían una tasa de FA menor del 10 por ciento; los que comieron una porción por semana tuvieron una tasa 17 por ciento más baja; y los que ingirieron de dos a seis porciones por semana tenían una tasa 20 por ciento más baja. El beneficio se estabilizó ligeramente con mayores cantidades de consumo de chocolate, aquellos que consumieron una o más porciones al día mostraban una tasa un 16 por ciento menor. Los resultados fueron similares para hombres y mujeres.
“A pesar del hecho de que la mayor parte del chocolate consumido por los participantes del estudio probablemente tenía concentraciones relativamente bajas de ingredientes potencialmente protectores, todavía observamos una asociación significativa entre comer chocolate y un menor riesgo de FA, lo que sugiere que incluso pequeñas cantidades de consumo de cacao pueden tener un impacto positivo en la salud”, ha matizado Mostofsky.
“Comer cantidades excesivas de chocolate no es recomendable porque muchos productos de chocolate son altos en calorías de azúcar y grasa y podría conducir a aumento de peso y otros problemas metabólicos, pero la ingesta moderada de chocolate con alto contenido de cacao puede ser una opción saludable”.
Fuente: http://www.diariomedico.com/2017/05/24/area-profesional/entorno/el-chocolate-podria-reducirl-el-riesgo-de-fa
Fecha:24/05/2017

21 mayo 2017

La grasa situada alrededor del corazón predice el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:56

Una investigación de la Universidad de Navarra, publicada en Revista Española de Cardiología (REC), demuestra que la medición de la grasa epicárdica, al situarse cerca del miocardio, puede determinar el riesgo de sufrir síndrome metabólico, diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular en la población sana .
La obesidad, junto con el sobrepeso, es actualmente una de las principales causas de enfermedad cardiovascular y muerte en todo el mundo.
Se trata de un factor de riesgo que puede estar relacionado con una excesiva presencia de grasa contigua al miocardio, lo que implica un riesgo cardiovascular superior por su contacto directo con los vasos coronarios.
Investigadores de la Universidad de Navarra acaban de publicar un estudio en Revista Española de Cardiología (REC) que ha analizado la relación
entre la presencia de grasa epicárdica y el riesgo de sufrir síndrome metabólico y enfermedad cardiovascular.
Según el estudio ENRICA, el síndrome metabólico (SM) está presente en casi el 23% de la población española. Este síndrome se define como un
conjunto de alteraciones metabólicas tales como hipertensión arterial y altos niveles sanguíneos de glucosa y triglicéridos y obesidad abdominal,
que aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.
“El objetivo de nuestro estudio era analizar la grasa epicárdica en la población general y estudiar su asociación con el síndrome metabólico y factores de riesgo cardiovascular”, explica el Dr. Álvaro Calabuig, miembro de la Sociedad Española de Cardiología, del Departamento de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de la Clínica Universidad de Navarra y primer firmante del estudio. “Hasta ahora no se había estudiado la grasa epicárdica medida con ecocardiograma y su asociación con el riesgo cardiovascular en individuos sanos de la población general en nuestro medio”, prosigue el doctor. Así, como parte del estudio poblacional RIVANA que examina el riesgo cardiovascular y el síndrome metabólico en Navarra, desarrollado y financiado por el Gobierno de Navarra y por el Instituto de Salud Carlos III, se evaluó una muestra de 880 sujetos sanos de 45 a 74 años (492 con síndrome metabólico) entre 2008 y 2010. A los participantes, que no presentaban enfermedad cardiovascular, se les realizó una exploración física y se les tomó una muestra sanguínea para obtener el perfil bioquímico. Posteriormente, un cardiólogo midió el espesor de la grasa epicárdica con ecocardiografía transtorácica y se obtuvo información sobre los factores sociodemográficos y el tabaquismo de los participantes en la entrevista basal.”Lo que pudimos ver con el estudio es que la grasa epicárdica aumenta significativa e independientemente con la edad. Su incremento se asocia independientemente con el síndrome metabólico, entre otras circunstancias”, afirma el Dr. Calabuig.
Los resultados del estudio determinaron que el grosor de la grasa epicárdica medido ecocardiográficamente, es decir, visualizando el corazón mediante un transductor sobre el pecho del paciente (generalmente sobre el lado izquierdo), aumenta con la edad en los participantes sin síndrome metabólico. Además, este aumento se asoció a mayor prevalencia de síndrome metabólico, menor concentración de colesterol HDL (bueno), hipertrigliceridemia y presencia de obesidad abdominal. En concreto, tal y como explica el doctor, “uno de los principales hallazgos del trabajo es la posibilidad de emplear la medición de la grasa epicárdica mediante ecocardiografía como marcador objetivo de la cantidad de grasa visceral en pacientes sanos y como marcador de síndrome metabólico. Por ello, esta técnica podría ayudar en la identificación de los individuos en riesgo gracias a una medición sencilla, al no tratarse de una técnica invasiva ni que conlleve efectos secundarios”.
Diferencias según edad y sexo
Asimismo, el estudio también proporciona datos de sobre las diferencias en la cantidad de grasa epicárdica entre hombres y mujeres, y en función de la edad. La presencia de grasa epicárdica mayor o igual a 5 mm aumentaba significativamente con la edad.
En comparación con los participantes de 45-54 años, los de 55-64 presentaban una probabilidad 4,11 veces superior de tener niveles de grasa epicárdica elevados y los participantes de 65 años tenían una probabilidad 8,22 superior de tener exceso de grasa epicárdica. Por otra parte, tanto los varones como las mujeres de edad más avanzada presentaron valores de la grasa epicárdica superiores a los de los más jóvenes y la tendencia lineal fue estadísticamente significativa. En promedio, los varones presentaban niveles superiores de grasa epicárdica a los de las mujeres.
En definitiva, “este estudio aporta información sobre el comportamiento del grosor de la grasa epicárdica en los participantes sin enfermedad cardiovascular previa y su relación con el perfil cardiometabólico. Se trata del primer estudio en el que se mide el grosor de la grasa epicárdica ecocardiográficamente y abre la puerta a un marcador más a la hora de detectar al futuro paciente cardiovascular”, concluye el Dr. Calabuig.

Fuente: Apple Tree Communications
Fecha: 16/05/2017

http://www.vademecum.es/noticia-170512-la+grasa+situada+alrededor+del+coraz%F3n+predice+el+riesgo+de+enfermedad+cardiovascular+

y+diabetes+tipo+2_10951?utm_source=boletin%20N%BA395&utm_medium=correo%20electr%C3%B3nico&utm_term=La+grasa+situada+
alrededor+del+coraz%F3n+predice+el+riesgo+de+enfermedad+cardiovascular+y+diabetes+tipo+2&utm_campaign=10951

 

El 80% de los obesos perciben que tienen un peso normal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:46

Gordo tomandose la presion
Con motivo del Día Europeo de la Obesidad, que se celebró este sábado 20 de mayo, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) se suma al llamamiento para combatir la obesidad en Europa, cuya prevalencia se sitúa en torno al 60 por ciento de la población. “Más de la mitad de la población europea tiene exceso de peso y por encima del 20 por ciento son obesos, algo que suele ocurrir en todas las sociedades en desarrollo” ha explicado Francisco Tinahones, presidente de la Seedo. “Estos datos son de los estudios realizados en los últimos 5 años; hace 20 años estás cifras no pasaban del 10 por ciento”.
Estudio sobre hábitos de vida
Conscientes de que la obesidad se asocia a hábitos de vida menos saludables que los de la población obesa, la Seedo ha diseñado un estudio preguntando por la obesidad, la salud y los hábitos de vida a una muestra de cada una de las poblaciones de cada Comunidad Autónoma, llegando a un universo total de 1.000 entrevistas.
“Cuando se preguntaba por el peso o la talla solo el 17,8 por ciento de los obesos se sentían obesos. De hecho, el 80 por ciento de ellos se veían con un peso normal. Sin embargo, al preguntar por su estado de salud no tenían una idea tan equivocada”, ha explicado Tinahones.
Al finalizar el estudio, los expertos han concluido que la percepción del estado de salud se deteriora con el exceso de peso, a pesar de que la población siga sin reconocer que está obesa.
“Busca tu solución”
“Si no podemos identificar que tenemos problemas con el peso no podemos tomar medidas”, ha continuado Tinahones.
Bajo el lema Busca tu solución, desde la Seedo quieren incidir en el hecho de que siempre hay una solución para el exceso de peso y que lo importante es encontrarla y aplicarla, ya que si cada persona con obesidad se implicara en cambiar un mal hábito, su peso mejoraría.
Por ello, Susana Monereo, secretaria general de la Seedo, ha querido hacer referencia a todos aquellos hábitos que influyen en la obesidad, “las personas obesas realizan menos actividad, pasan muchas horas sentados, tienden al picoteo… Es necesario que la población identifique cuál es su mal hábito de vida y lo modifique, de esta forma podrá perder peso y combatir la obesidad”.
Prevención de la Obesidad
Para contribuir a la lucha contra la obesidad, la Seedo a través de su fundación ha decidido poner en marcha un proyecto para detener y revertir la obesidad, considerada la enfermedad del siglo XXI, sumando los recursos y capacidades de todos los agentes involucrados. De esta manera han creado la campaña Prevención de la Obesidad. Aligera tu vida.
Esta iniciativa organizará actividades y charlas durante dos años, y cuenta con la cobertura institucional del Gobierno de España. Al proyecto se han sumado gobiernos autonómicos, instituciones nacionales, autonómicas y provinciales, centros de investigación biomédica, sociedades científicas, sociedades profesionales especializadas, médicos de familia, pasando por empresas de alimentación y bebidas y fundaciones profesionales, asociaciones de pacientes y asociaciones de informadores de la salud.
Marta Gómez Cuéllar | marta.gomez@unidadeditorial.es |
Fecha: 16/05/2017

http://www.diariomedico.com/2017/05/16/area-profesional/entorno/el-80-de-los-obesos-perciben-que-tienen-un-peso-normal

13 mayo 2017

Felicidades Mamá

Filed under: Mensaje — Arturo Hernández Yero @ 12:06

Felicidades Mamá

Para todas las madres nuestras más sinceras felicitaciones en su día y en especial para aquellas que se dedican con abnegada labor a atender personas con diabetes mellitus

Comité editorial

Diabetes: Nuevas indicaciones para los fármacos antiguos

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:35

Matías A. Loewy
06 de abril de 2017
BUENOS AIRES, ARG. Pese al desarrollo y comercialización de nuevos grupos farmacológicos para el tratamiento de la diabetes de tipo 2 durante las últimas dos décadas, algunos de los fármacos más antiguos para el tratamiento de la enfermedad siguen vigentes o presentan nuevas indicaciones, y deberían ser utilizados de manera temprana. Este fue el tema de una sesión en el 4º Congreso Latinoamericano sobre Controversias a consensos en Diabetes, Obesidad e Hipertensión (CODHy).
Uno de los fármacos utilizados desde hace 60 años es la metformina, derivado de la biguanida que continúa siendo un pilar en el tratamiento de la diabetes de tipo 2, y el primer agente de elección en todas las guías internacionales cuando los cambios en el estilo de vida resultan insuficientes para el control metabólico.
Pablo AschnerDr. Pablo Aschner
Aunque es conocido que mejora la sensibilidad a la insulina a nivel hepático,[1] “increíblemente, después de tantos años, existen muchas dudas respecto al mecanismo de acción de este fármaco”, expuso el Dr. Pablo Aschner, profesor de Endocrinología de la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, y director científico de la Asociación Colombiana de Diabetes.
Por un lado, se están expandiendo las indicaciones propuestas del fármaco fuera del campo de la diabetes, incluyendo la pérdida de peso,[2] la prevención del cáncer y la prolongación de la vida.[3] En los últimos años se acrecentó el interés por los efectos intraluminales de la metformina, y en algún momento se sugirió que el sitio primario de acción es el intestino humano.[4] “Al parecer, 70% de la metformina se queda en el intestino, donde, entre otros efectos, retarda la absorción de la glucosa, modifica la composición de los ácidos biliares y la microbiota, y estimula la secreción de GLP-1 por las células L”, señaló el Dr. Aschner.
Así, en un estudio reciente, una fórmula de liberación retardada de la metformina, que libera la droga a nivel del intestino distal (no proximal), redujo la biodisponibilidad del fármaco a la mitad. Sin embargo, el efecto sobre el control de la glucemia fue similar o incluso superior al de las presentaciones convencionales de liberación inmediata.[5]
“Esta fórmula de acción retardada se está considerando para pacientes diabéticos con insuficiencia renal, debido a que su absorción sería mucho menor, y su acción igual o mayor”, señaló el Dr. Aschner, añadiendo: “La metformina es una molécula que nos sorprende todos los días”
Tiazolidinedionas (TZD)
Desde su introducción a mediados de la década de los noventa, las tiazolidinedionas o glitazonas se transformaron en “los insulino-sensibilizadores por excelencia”, afirmó el Dr. Aschner. Agonistas del receptor activado por proliferadores de peroxisomas gamma (PPARγ), su espectro de acción es amplio e incluye la modulación de la homeostasis de la glucosa y los lípidos, de la inflamación, de la aterosclerosis, del remodelamiento óseo y de la proliferación celular.[6]
Sin embargo, el retiro del mercado de troglitazona (por efectos adversos hepáticos) y la preocupación derivada de estudios que asociaron a rosiglitazona con el aumento de riesgo de infarto de miocardio y muertes cardiovasculares[7] dañaron la reputación de toda la clase.
Otra de las tiazolidinedionas, pioglitazona, “logró sobrevivir por el estudio PROactive [que demostró una reducción del riesgo de eventos macrovasculares secundarios en una población de pacientes con diabetes de alto riesgo],[8] y recibió más difusión con el estudio IRIS [en pacientes con resistencia a la insulina], que ha sido muy promocionado como una evidencia de que las tiazolidinedionas siguen vivas y desempeñan un papel en la prevención cardiovascular”, agregó el Dr. Aschner.
Sin embargo, el Dr. Aschner no está tan convencido. “Si uno observa el estudio con atención, el NNT (número necesario de pacientes a tratar) para reducir un accidente cerebrovascular o un infarto agudo de miocardio no fatal, es de 36, e incluso el número necesario de pacientes a tratar para prevenir la diabetes, es de 26. Pero el NNH (número necesario de pacientes para hacer daño) es solo de 5 para el aumento de peso, 9 para edema y 53 para una fractura grave. El balance riesgo-beneficio está en el límite”.
En diálogo con Medscape en Español, el Dr. Aschner manifestó que “el precio para lograr el efecto de sensibilización a la insulina es muy alto, porque, por ejemplo, nadie quiere que un paciente [con diabetes o riesgo de diabetes] aumente 4 kilos de peso. Eso es contraproducente, porque la sensibilización a la insulina implica desprenderse del exceso de grasa”.
“Son los fármacos que más reducen la incidencia de diabetes en personas de riesgo, pero el costo es muy alto”, insistió el Dr. Aschner.
Pero no todo está perdido para esta clase de drogas. En opinión del Dr. Aschner, un resguardo “importante desde el punto de vista académico” en el cual las tiazolidinedionas conservan el protagonismo, es el tratamiento de la enfermedad hepática grasa no alcohólica (EHGNA) en pacientes con prediabetes o diabetes de tipo 2, puesto que han probado reducir la progresión e incluso la fibrosis del hígado.[9] “Han demostrado ser únicas para lograr ese efecto”, concluyó el Dr. Aschner.
Insulina
La insulina como medicamento es casi centenaria: en 1922, Leonard Thompson, un joven canadiense de 14 años, con diabetes, fue el que recibió la primera inyección de la hormona (extraída de páncreas canino), lo que le permitió vivir 13 años más.
Según algunos expertos, es tiempo de devolverle su lugar en la terapia de la diabetes de tipo 2, acompañando la expansión de otras herramientas farmacológicas para la enfermedad. Desde el año 2000 también se lanzaron al mercado al menos cinco análogos de insulina de acción rápida, prolongada y ultraprolongada, que reducen la carga de hipoglucemia, limitan el impacto sobre el peso, simplifican el manejo, y mejoran parámetros clínicos.
Las guías internacionales no coinciden en los enfoques y en los tipos recomendados para intensificar el tratamiento en pacientes con diabetes de tipo 2 que no alcanzan sus metas de control glucémico. Algunas, como las guías de la American Association of Clinical Endocrinologists (AACE) y el American College of Endocrinology (ACE), no contemplan el uso de las insulinas mixtas, que son las más utilizadas en Latinoamérica.
Dr Félix EscañoDr. Félix Escaño
Así lo explicó el Dr. Félix Escaño, expresidente de la Sociedad Dominicana de Endocrinología y Nutrición (SODENN), y de la Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD), para quien, sin embargo, el mayor problema es la “inercia clínica” incentivada por las mismas guías, que retrasa su administración como un último recurso para los pacientes con diabetes de tipo 2. “Estamos tardando muchos años para agilizar el tratamiento”.
Asimismo, el Dr. Escaño citó un estudio retrospectivo sobre una cohorte de más de 80.000 pacientes del Reino Unido, entre 2004 y 2011. El tiempo promedio en pacientes con HbA1c mayor a 7,5% para pasar de uno a dos hipoglucemiantes orales, fue de 1,5 años, para pasar de dos a tres, 7,2 años, y para pasar de tres al inicio de la terapia con insulina, 6,1 años.[10]
“Leonard Thompson tardó 14 años (en recibir el tratamiento). ¿Estamos retrocediendo en la historia?”, cuestionó el Dr. Escaño, añadiendo que los mismos especialistas en diabetes y endocrinología tienden a retrasar la intensificación del tratamiento con insulina, en comparación con los médicos generales de atención primaria.[11]
En diálogo con Medscape en Español, el Dr. Escaño atribuyó la demora en indicar insulina, al desconocimiento del manejo del producto, a los prejuicios de los pacientes (que piensan que si reciben insulina es porque su cuerpo ya está muy deteriorado), y al temor de los médicos por las complicaciones que podrían presentarse, como hipoglucemia.
“Si se empodera al paciente, la hipoglucemia se minimiza casi por completo. Hay que indicar al enfermo que, cuando tiene los síntomas de cansancio, sudoración, taquicardia o nerviosismo, tome un simple vaso de agua con azúcar”, manifestó el Dr. Thompson.
La falta de tiempo para orientar a los pacientes también es una barrera identificada a menudo.[12] En otra de las sesiones, el Dr. Julio Wainstein, fundador y director de la Unidad de Diabetes del Centro Médico Wolfson, afiliado a la Universidad de Tel Aviv, Israel, destacó la utilidad de un curso de tratamiento de unas pocas semanas a un mes, con insulina en los pacientes con diabetes de tipo 2 recién diagnosticados, a fin de ayudar a preservar la reserva de células beta.
“Sin embargo, existen problemas técnicos que impiden hacer esto”, reconoció el Dr. Wainstein. “Uno de ellos consiste en que es necesario explicar al paciente por qué, con un valor de glucemia no tan alto, se le quiere dar insulina. Y el tiempo no siempre es suficiente para expresarle al paciente los beneficios que tendrá en el futuro”.
En opinión del Dr. Escaño, hay que tratar de romper con esa inercia. “Es importante que se conozca que muchas veces resulta más económico y efectivo el uso de la insulina, que la combinación de todas las pastillas que hay en las farmacias”, expresó el clínico a Medscape en Español.
El Dr. Aschner declaró que ha recibido honorarios por conferencias y asesorías científicas de Astra Zeneca,Bristol-Myers Squibb, Boehringer-Lilly, GSK, MSD, Novartis, Sanofi y Takeda. El Dr. Escaño no declaró ningún conflicto de interés económico durante su presentación. El Dr. Wainstein declaró que ha recibido honorarios por conferencias de Novartis, Eli Lilly, Sanofi, Novo Nordisk, Boehringer Ingelheim, Pfizer y Astra Zeneca.
Referencias
1.Natali A, Ferrannini E. Effects of metformin and thiazolidinediones on suppression of hepatic glucose production and stimulation of glucose uptake in type 2 diabetes: a systematic review. Diabetologia. Mar 2006;49(3):434-41. Revisión
2.Scott AG. Is Metformin Effective for Weight Loss?. Medscape. 12 Dic 2014. Disponible en: http://www.medscape.com/viewarticle/836254
3.Pryor R, Cabreiro F. Repurposing metformin: an old drug with new tricks in its binding pockets. Biochem J. 1 Nov 2015;471(3):307-22. doi: 10.1042/BJ20150497. Artículo
4.Song R. Mechanism of Metformin: A Tale of Two Sites. Diabetes Care. Feb 2016;39(2):187-9. doi: 10.2337/dci15-0013. Artículo
5.Buse JB, DeFronzo RA, Rosenstock J, Kim T, y cols. The Primary Glucose-Lowering Effec of Metformin Resides in the Gut, Not the Circulation: Results From Short-term Pharmacokinetic and 12-Week Dose-Ranging Studies. Diabetes Care. Feb 2016;39(2):198-205. doi: 10.2337/dc15-0488. Artículo
6.Cariou B, Charbonnel B, Staels B. Thiazolidinediones and PPARγ agonists: time for a reassessment. Trends Endocrinol Metab. May 2012;23(5):205-15. doi: 10.1016/j.tem.2012.03.001. Resumen
7.Nissen S, Wolski K. Effect of rosiglitazone on the risk of myocardial infarction and death from cardiovascular causes. N Engl J Med. 14 Jun 2007;356(24):2457-71. Artículo
8.Dormandy JA, Charbonnel B, Eckland DJ, Erdmann E, y cols.Secondary prevention of macrovascular events in patients with type 2 diabetes in the PROactive Study (PROspective pioglitAzone Clinical Trial In macroVascular Events): a randomised controlled trial. Lancet. 8 Oct 2005; 366(9493):1279-89. Resumen
9.Cusi K, Orsak B, Bril F, Lomonaco R, y cols. Long-term pioglitazone treatment for patients with nonalcoholic steatohepatitis and prediabetes or type 2 diabetes mellitus: A randomized, controlled trial. Ann Intern Med. 6 Sep 2016;165(5):305-15. doi: 10.7326/M15-1774. Resumen
10.Khunti K, Wolden ML, Thorsted BL, Andersen M, Davies MJ. Clinical Inertia in People With Type 2 Diabetes: A retrospective cohort study of more than 80,000 people. Diabetes Care. Nov 2013;36(11):3411-3417. doi:10.2337/dc13-0331. Artículo
11.Higgins V, Piercy J, Roughley A, y cols. Trends in medication use in patients with type 2 diabetes mellitus: a long-term view of real-world treatment between 2000 and 2015. Diabetes Metab Syndr Obes. 1 Nov 2016;9:371-380. eCollection 2016. Artículo
12.Mazza Ferreira M, Reis Franco D, Aguiar de Paula M y cols. Barriers to Insulin Initiation in Patients with Type 2 Diabetes Mellitus. Marzo de 2017. Poster en el 4th Latin American Congress on Controversy to Consensus in Diabetes, Obesity and Hypertension. Buenos Aires.
More from your LATAM Medpulse newsletter…

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5901391?nlid=113699_4001&src=WNL_esmdpls_170410_mscpedit_gen&impid=1325976&faf=1

Valor de corte de la circunferencia de la cintura como predictor de disglucemia

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 8:27

Autores: Oscar Díaz Díaz, José Hernández Rodríguez, Emma Domínguez Alonso, Irasel Martínez Montenegro, Yadira Bosch Pérez, Abdel del Busto Mesa, Dulce María García Esplugas, Lisbet Rodríguez Fernández

Revista Cubana de Endocrinología

Volumen 28, Número 1 (2017)

Manifestaciones cutáneas de la resistencia a la insulina

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:21

La resistencia a la insulina es una característica bioquímica patognomónica de la obesidad y la diabetes. Sus manifestaciones cutáneas ofrecen una manera fiable y fácil de detectarla
Resumen
-Unos 382 millones de personas viven con diabetes y el 40-50% de la población mundial es considerada de “alto riesgo” (prediabetes). Estas dos entidades no solo causan aumento de la morbimortalidad, sino que también impactan por su costo, la carga de enfermedad y la disminución de la calidad de vida relacionada con la salud.

-El 70-80% de los pacientes con obesidad y prácticamente todos los pacientes con diabetes tipo 2 tienen resistencia a la insulina. Esta aparece años antes del diagnóstico de la enfermedad.

-El método de referencia para el diagnóstico de la resistencia a la insulina es el pinzamiento euglucémico, pero este es costoso, complejo e invasivo. Las pruebas de laboratorio y los índices derivados de ellas (HOMA-IR-)] son pruebas indirectas y poco exactas. En cambio, las manifestaciones cutáneas de la resistencia a la insulina (acrocordones, acantosis pigmentaria, alopecia androgénica, acné, hirsutismo) son una manera fiable y directa de detectar la resistencia a la insulina. El diagnóstico de estas manifestaciones cutáneas puede impactar positivamente sobre la salud del paciente al generar su evaluación metabólica y su tratamiento oportuno.

Más en el sitio IntraMed

Fecha: 8/05/2017

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=90623&uid=445164&fuente=inews

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus