Diabetes mellitus

25 enero 2017

Enlaces a otras redes cubanas

Filed under: Redes cubanas — Arturo Hernández Yero @ 9:21

http://www.sld.cu/cultura/indice.html

http://www.centropablonoticias.cult.cu/

http://www.cubaliteraria.com/

http://www.cubagob.cu/mapa.htm

http://habanafilmfestival.com/

http://www.redciencia.cu/

http://www.cubarte.cult.cu/es/

http://lapapeleta.cu/

http://cubasi.cu/

http://www.etecsa.cu/inicio/

https://www.gacetaoficial.gob.cu/

https://www.ecured.cu/EcuRed:Enciclopedia_cubana

http://www.aduana.co.cu/

http://www.cubacine.cult.cu/

http://www.tvcubana.icrt.cu/

http://www.cnpc.cult.cu/

http://www.josemarti.cu/

http://www.ohch.cu/oficina-del-historiador/

http://www.cubadebate.cu/

http://www.cubaeduca.cu/

23 enero 2017

Manual para el diagnóstico y tratamiento del paciente diabético a nivel primario de salud

Filed under: Libros — Arturo Hernández Yero @ 15:55

Enlace al Manual

Cuadro Básico de Medicamentos

Filed under: Libros — Arturo Hernández Yero @ 15:50

Enlace a Cuadro Básico

La dieta mediterránea previene la atrofia del cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:36

Productos como los frutos secos, el aceite de oliva, las frutas y las verduras nos ayudan a combatir el envejecimiento de nuestro cerebro.
No hay escapatoria: el paso del tiempo irremediablemente conlleva el deterioro de nuestro cuerpo. Y el cerebro no es una excepción: este pierde células y se encoge según nos hacemos mayores, y eso puede afectar a nuestra capacidad de aprendizaje y también a nuestra memoria.
Sin embargo, igual que existen productos para intentar mitigar los signos de envejecimiento de nuestra piel, en la alimentación podría estar la clave para combatir el envejecimiento cerebral. Porque, según un estudio dirigido por la doctora Michelle Luciano, de la Universidad de Edimburgo (Escocia), y publicado recientemente en Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología, los alimentos propios de la dieta mediterránea nos ayudarían a mantener el volumen de nuestro cerebro.
“A medida que envejecemos, el cerebro se encoge y perdemos células cerebrales que pueden afectar al aprendizaje y la memoria”, explica Luciano. “Este estudio proporciona pruebas que sugieren que la dieta mediterránea tiene un impacto positivo en la salud del cerebro”, añade.
Para llevar a cabo esta investigación, los investigadores recopilaron, a través de un cuestionario, información acerca de los hábitos alimenticios de 967 escoceses de edad avanzada y sin ningún tipo de demencia. Cuando tenían en torno a 73 años, a 562 de ellos se les sometió a una resonancia magnética para medir el volumen total del cerebro, el de la materia gris y el grosor de la corteza cerebral; y, de estos, 401 regresaron tres años después para hacerse una segunda resonancia magnética.
Nos ayuda a conservar mejor el cerebro
Al comparar los datos, constataron que en esos tres años las personas que se alimentaban con productos propios de la dieta mediterránea habían tendido a conservar más volumen cerebral que los otros. Los resultados no variaban cuando los investigadores tenían en cuenta otros factores que podrían influir en el volumen cerebral, tales como la edad, la educación y sufrir diabetes o una presión arterial alta.

Aunque Michelle Luciano explica que la dieta puede ser capaz de proporcionar una protección a largo plazo para el cerebro, reconoce que aún se necesitan estudios más amplios para confirmar estos resultados.

En la dieta mediterránea predomina el consumo de frutas, vegetales, legumbres, carnes blancas, pescado, marisco, pasta, arroz, frutos secos, aceite de oliva…, mientras que escasean en sus platos las carnes rojas, los huevos, la mantequilla y los dulces.
Por: Raquel de la Morena

Fecha: 17/01/2017

http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/la-dieta-mediterranea-previene-la-atrofia-del-cerebro-541483950452?utm_source=Cheetah&utm_medium=email_MUY&utm_campaign=170116_Newsletter

La conversación acerca de la insulina: Qué decir cuando su paciente necesita iniciar insulina

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:33

Inyeccion SCDr. Jay H. Shubrook; Dr. Eugene E. Wright

Iniciando la la conversación acerca de la insulina
Dr. Jay H. Shubrook: Hola. Soy Jay Shubrook, DO, profesor del Departamento de Atención Primaria en la Universidad Touro, en California, Estados Unidos. La conversación de hoy es con el Dr. Eugene Wright, médico clínico y miembro académico, del Departamento de Medicina Comunitaria y Familiar, en la Escuela de Medicina de la Universidad Duke, en Carolina del Norte, Estados Unidos.
Nuestro tema será sobre de la mejor forma de iniciar una conversación con los pacientes en torno al uso de insulina. Este es un tema muy importante que en ocasiones resulta una conversación sencilla, pero en otras puede ser compleja, ya que existe la posibilidad de encontrar resistencia, tanto de parte del médico como del paciente. ¿Cómo inicia esta conversación con sus pacientes cuando piensa que necesitan insulina?
‘Cuando el momento sea adecuado, continuaremos con insulina’
Dr. Eugene E. Wright: Este es un tema muy interesante. Lo más importante que se debe hacer es desconectar las conductas del paciente de la progresión de la enfermedad. La mayoría de los pacientes afronta muchas emociones cuando es necesario iniciar la insulina. Lo primero que piensan es que, de alguna manera, el llegar a este punto representa un fracaso de ellos o de su conducta, por lo que trato de establecer la conversación en torno a la progresión de su enfermedad, y el fracaso de sus tratamientos, no a sus fracasos personales.

Intento iniciar la conversación sobre la insulina y la progresión de la diabetes con mucha anticipación: meses, o a veces años antes que realmente necesiten el medicamento.

Dr. Shubrook: Estos son aspectos muy importantes. ¿Comprenden esto los pacientes?
Dr. Wright: Intento iniciar la conversación sobre la insulina y la progresión de la diabetes con mucha anticipación: meses, o a veces años antes que realmente necesiten el medicamento. Al comenzar el tratamiento de la diabetes de un paciente, nos referimos a la enfermedad como un trastorno dinámico que exige cambiar tratamientos en el curso del tiempo, así, cuando el momento sea adecuado, continuaremos con la insulina.
Dr. Shubrook: Y cuando determinas que tus pacientes necesitan insulina, ¿cómo les informas del cambio de tratamiento?
Dr. Wright: Comienzo con la conversación en dos casos: si el paciente se encuentra en un momento en el cual ya no tiene controlada la diabetes con medicamentos orales y presenta manifestaciones tóxicas de la hiperglucemia como poliuria y polidipsia además de que refiera malestar general; o si el paciente ha presentado respuestas decrecientes a dos o tres fármacos orales en el curso de meses a años. “¿Recuerdas cuando dije: ‘A medida que progrese esta enfermedad, queremos que vivas el tiempo suficiente para necesitar insulina?’ Bien, estás en ese momento ahora. Hemos hecho todo lo que podemos hacer con los tratamientos orales; ahora es tiempo de continuar con el siguiente nivel.”
‘Tengo miedo a las inyecciones’
Dr. Shubrook: Cuando el paciente refiere temor y le comenta que esta nervioso ante la aplicación diaria de inyecciones. ¿Qué le comenta?
Dr. Wright: En este punto intento distinguir si el miedo de los pacientes es hacia la aguja, o a lo que contiene la aguja. Si puedes diferenciar esto, por lo general es posible abordar más específicamente las preocupaciones del paciente. Con la clase de agujas que tenemos hoy día y la aplicación de una inyección diaria, esta no es la principal preocupación de muchos de mis pacientes. He observado que su principal inquietud consiste en la sensación de que el verdadero problema es pasar a la insulina, con todas sus connotaciones (la sensación de fracaso personal, la preocupación de que ésta pueda no funcionar). Trato de enfocarme en eso.
En Carolina del Norte decimos al paciente que el tamaño de las agujas no es más grande que el aguijón de un mosquito. Le damos cierta perspectiva.
Dr. Shubrook: Esto ciertamente me parece congruente. ¿Con qué frecuencia le dices a tus pacientes que se apliquen la primera inyección en el consultorio?
Dr. Wright: Con la frecuencia que pueda, dependiendo de su situación y qué tan cómodo se sienta. Una forma adecuada de introducirlos en el uso de la aguja, ya sea como una “inyección seca”, o si llegan y están comenzando a tener un poco de hiperglucemia, es aplicarles una inyección de insulina efectiva allí mismo, en el consultorio, así pueden ver la técnica de inyección, comprenderla y darse cuenta de que no era lo que pensaban que sería. No se sienten diferentes después de la inyección. En un periodo breve (días) los pacientes con signos de hiperglucemia comienzan a sentirse mejor. No se levantan tanto por las noches para ir al baño. No están bebiendo agua o refrescos cada 10 o 15 minutos.
Dr. Shubrook: Me agrada ese aspecto. Con el uso de insulina los pacientes notaran beneficios tangibles al sentirse mejor, la pronta sensación de bienestar es probablemente mayor en comparación con cualquiera de los otros medicamentos. Esto es importante.
Dr. Wright: Definitivamente. Estos son los pacientes en los que es más fácil iniciar la insulina, porque ven la diferencia casi de inmediato.
¿Con cuánta insulina comenzar?
Dr. Shubrook: Cuando inicias la administración de insulina. ¿Con cuánto comienzas?

El aspecto más importante, cualquiera que sea la dosis de inicio, es ajustarla, y los pacientes pueden hacerlo con diferentes esquemas.

Dr. Wright: En mis pacientes utilizo una dosis de insulina basada en el peso corporal. En Carolina del Norte la mayoría de nuestros pacientes pesa 100 kg o más, de manera que comienzo con 0,2 unidades/kg de insulina basal, administrada una vez al día, por lo general por la noche. Para aquellos que pesan menos, o tienen miedo de aplicar una dosis tan alta, 10 unidades es una buena dosis inicial.
El aspecto más importante, cualquiera que sea la dosis de inicio, es ajustarla, y los pacientes pueden hacerlo con diferentes esquemas. Tengo algunos pacientes que la ajustan diariamente con base en su glucemia en ayunas; otros la ajustan cada tres a cuatro días, con base en sus glucemias en ayunas. Todo es cuestión de qué tan cómodo se sienta el paciente después de superar la dificultad de iniciar el medicamento.
Dr. Shubrook: ¿Comienzas con 10 unidades de una insulina basal o 0,2 unidades/kg por día?
Dr. Wright: Sí. Por lo general se administra por la noche, pero se puede administrar en cualquier momento, siempre y cuando sea a la misma hora cada día.
Educación al paciente: De qué se debe advertir a los pacientes
Dr. Shubrook: ¿Cuáles son algunos de los problemas que cabría esperar al comenzar la insulina? ¿Sobre qué le adviertes al paciente?
Dr. Wright: Usualmente hablamos acerca de la hipoglucemia. Aunque es relativamente infrecuente en personas con diabetes de tipo 2, y ciertamente con las dosis con las que iniciamos, enseñamos a las personas a reconocer los signos y síntomas de hipoglucemia, y qué cifras de disminución de la glucemia deberían preocuparles. Hablamos sobre la necesidad de la automonitorización de la glucemia. Quiero asegurarme de que el paciente se sienta cómodo al puncionarse el dedo, y saber lo que significan las cifras.
En muchas ocasiones los pacientes han escuchado mitos sobre la insulina, por ejemplo, que produce ceguera o cardiopatía, por lo que tratamos de disipar estos mitos. Por lo general trato de que los pacientes participen y les pregunto, “¿Qué sabe sobre la insulina? Hablemos sobre ello”. También me gusta que el primer día salgan del consultorio con alguna literatura que lleven a sus casas para consultarla, y los animo a que en la siguiente visita vengan con más preguntas.
Dr. Shubrook: Estos son consejos excelentes y aplicarlos a nuestra atareada práctica clínica diaria facilitará esa conversación, y ciertamente mejorará la salud de nuestros pacientes.
Dr. Wright: En la práctica clínica diaria observo que con el tiempo esto suele ser menos tardado. Si tenemos una conversación significativa sobre la insulina y el ajuste de la dosis, los mitos y sus preocupaciones, y podemos hacerlos a un lado en una fase temprana, las siguientes ocasiones en que nos reunimos tienden a ser mucho más rápidas. Por lo general invierto tiempo en las primeras etapas para asegurarme de que los pacientes tengan una sólida comprensión y una base sobre la cual avanzar en el tratamiento con insulina.
Dr. Shubrook: Invertir tiempo al principio dará resultados más adelante, y ciertamente en la salud de nuestros pacientes. Muchas gracias.
Dr. Wright: Gracias, Jay.
Fecha: 12 de enero de 2017
Citar este artículo: La conversación acerca de la insulina: Qué decir cuando su paciente necesita iniciar insulina. Medscape. 12 de enero de 2017.

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5901108?nlid=111909_4001&src=WNL_esmdpls_170116_mscpedit_gen&impid=1273083

América Latina y el Caribe sufren una crisis de obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:26

Obesidad en niñosCasi el 58% de los latinoamericanos, excepto países como Haití, viven con sobrepeso, fenómeno que aumenta la incidencia de obesidad, señaló un informe conjunto de la FAO y OPS.
En su informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, publicado en el sitio web de la organización sanitaria regional, se destaca que 360 millones de personas, sobre todo las mujeres y niños presentan elevación del peso corporal.
El documento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), precisa, además, que Chile, México y Bahamas presentan las tasas más elevadas, con 63, 64 y 69% respectivamente.
Mientras, reportan cifras de elevado peso en Haití solo el 38,5% de sus habitantes, seguido de Paraguay y Nicaragua, con 48,5 y 49,4%, respectivamente.
La investigación señala que la obesidad afecta a 140 millones de personas, o sea, el 23% de la población regional y las mayores prevalencias se pueden observar en países del Caribe: Bahamas (36,2) Barbados (31,3), Trinidad y Tobago (31,1) y Antigua y Barbuda (30,9).
En cuanto al aumento de la obesidad, subraya, impacta de manera desproporcionada a las mujeres. En más de 20 países de América Latina y el Caribe, la tasa de obesidad femenina es 10 puntos porcentuales mayor que la de los hombres.
Para la directora de la OPS, Carissa F. Etienne, la región enfrenta una doble carga de la malnutrición, que se combate con una alimentación balanceada que incluya alimentos frescos, sanos, nutritivos y producidos de manera sostenible.
Es necesario, además, abordar los principales factores sociales que determinan la malnutrición, por ejemplo la falta de acceso a alimentos saludables, a agua y saneamiento, a servicios de educación y salud, y programas de protección social, entre otros.
Según el representante regional de la FAO, Eve Crowley, las tasas alarmantes de sobrepeso y obesidad en América Latina y el Caribe deben ser un llamado de atención a los gobiernos de la región para introducir políticas que aborden todas las formas del hambre y malnutrición, vinculando seguridad alimentaria, sostenibilidad, agricultura, nutrición y salud.

Fecha: 19/01/2017

http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/01/19/america-latina-y-el-caribe-sufren-una-crisis-de-obesidad/

 

12 enero 2017

La IGF-1 frena la fibrosis hepática

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:56

HigadoLa esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés) ha estado emergiendo en todo el mundo y el tratamiento eficaz, especialmente para la fibrosis hepática, es esencial para mejorar el pronóstico. La diabetes tipo 2 presenta un riesgo elevado para la presencia de hígado graso no alcohólico y para NASH. Un equipo de investigadores japoneses ha identificado y aclarado el mecanismo por el que una hormona limita la fibrosis asociada con NASH y la cirrosis.
Este descubrimiento, publicado en la versión digital de ‘Scientific Reports’, tiene potenciales aplicaciones para el tratamiento de estas patologías. El grupo de investigación fue dirigido por el profesor asociado Takahashi Yutaka, de la División de Diabetes y Endocrinología del Departamento de Medicina Interna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Kobe, en Japón, y el médico investigador Nishizawa Hitoshi, de la División de Diabetes y Endocrinología del Hospital de la Universidad de Kobe.
NASH es una progresión de la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) en el contexto de la obesidad y la diabetes, lo que resulta en depósitos grasos, inflamación y fibrosis. En algunos casos, la fibrosis se desarrolla en cirrosis hepática o cáncer de hígado, reduciendo la esperanza de vida.
El hígado graso no alcohólico está estrechamente vinculado con el síndrome metabólico y los casos de NASH están aumentando junto con la obesidad y la diabetes, con un estimado de tres a cuatro millones de pacientes en Japón que actualmente sufren NASH. Se está convirtiendo en un grave problema de salud pública.
La fibrosis hepática (incluyendo su manifestación en cirrosis hepática) está fuertemente relacionada con una mayor mortalidad, por lo que el desarrollo de fármacos para controlar la fibrosis es una cuestión apremiante. Sin embargo, los medicamentos actuales sólo tienen una eficacia limitada.
La prevalencia del hígado graso y NASH son muy altas en pacientes con deficiencia de la hormona de crecimiento (GH, por sus siglas en inglés) y el equipo de investigación ha demostrado que ésta era causada por una falta de factor de crecimiento insulínico tipo I (IGF-I), que es principalmente inducido por la hormona del crecimiento.
Los investigadores demostraron, además, que la administración de la hormona de crecimiento alivia las patologías NASH causadas por la deficiencia de la hormona del crecimiento de adultos y los tratamientos con GH e IGF-I fueron eficaces al aplicarlos en modelos animales con deficiencia de la hormona del crecimiento.
Resulta eficaz en modelos animales
Con el fin de aclarar las posibles aplicaciones clínicas de IGF-I en las formas comunes de la NASH y la cirrosis hepática, los autores de este trabajo estudiaron su eficacia en modelos animales y descubrieron que era drásticamente eficaz a la hora de mejorar las características de NASH y, especialmente, la fibrosis.
En primer lugar, emplearon un modelo de ratón con NASH relacionada con la obesidad para poner a prueba los efectos de IGF-I. Después de un mes de la administración de IGF-I, observaron cambios drásticos positivos en las características de NASH: depósitos de grasa, inflamación y fibrosis. En un modelo de ratón que había desarrollado cirrosis hepática, también vieron mejorías en la fibrosis.
Después de investigar el mecanismo detrás de todo ello, descubrieron que IGF-I actúa sobre las células estrelladas hepáticas, que juegan un papel clave en el desarrollo de la fibrosis. IGF-I suprime la activación de estas células, causando la senescencia celular y previniendo la fibrosis. IGF-I también mejoró la función mitocondrial y el estrés oxidativo en el hígado (ambas causas de la NASH), aliviando los depósitos grasos y la inflamación.
La medicación que suprime la fibrosis hepática relacionada con NASH y otras complicaciones es actualmente muy limitada. Estos hallazgos sugieren que se puede utilizar IGF-I para prevenir el desarrollo de fibrosis y, por lo tanto, mejorar el pronóstico y aliviar complicaciones para los enfermos de NASH y cirrosis. Además, IGF-I también puede ser eficaz en modelos de cirrosis relacionada con hepatitis viral, ya que la activación de las células estrelladas es una vía común para la fibrosis.
Fuente: http://www.elmedicointeractivo.com/articulo/internacional/identifica-hormona-frena-fibrosis-hepatica/20161016201645106689.html

Fecha: 28-12-2016

La microbiota es clave en la eficacia que producen los cambios de la dieta

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:34

Según un estudio publicado en ‘December Host & Microbe’, ciertas bacterias intestinales humanas necesitan ser consideradas para ser exitosos en los cambios de dieta.

La microbiota puede ser un obstáculo cuando una persona intenta mejorar la dieta para el Año Nuevo. En un estudio publicado en December Host & Microbe, los investigadores han analizado en ratones por qué al cambiarles la alimentación de una dieta estadounidense sin restricciones a una dieta sana y restringida de calorías, no se obtiene una respuesta inmediata al nuevo programa de alimentación. Los resultados del trabajo mostraron que ciertas bacterias intestinales humanas necesitan ser planeadas para ser exitosas.
“Si debemos prescribir una dieta para mejorar la salud de alguien, es importante que entendamos qué microbios ayudan a controlar esos efectos beneficiosos”, ha indicado Jeffrey Gordon, director del Centro de Ciencias del Genoma y Biología de Sistemas de la Universidad de Washington en St. Louis y primer autor del artículo. “Hemos encontrado una manera de extraer las comunidades microbianas intestinales de diferentes humanos para identificar los organismos que ayudan a promover los efectos de una dieta, en particular de manera beneficiosa”.
Con el fin de estudiar cómo las prácticas dietéticas humanas influyen en la microbiota del intestino humano y cómo una microbiota condicionada con un estilo de vida dietético responde a una nueva dieta prescrita, Gordon y sus colaboradores tomaron muestras fecales de personas que siguieron una dieta rica en vegetales y restringida en calorías y, por otro lado, muestras de personas que siguieron una dieta típica americana y sin restricciones. Los investigadores descubrieron que las personas que seguían la dieta restringida y rica en plantas tenían una microbiota más diversa.
Tras ello, los investigadores colonizaron grupos de ratones libres de gérmenes con las diferentes comunidades intestinales de los donantes humanos y alimentaron a los animales con el tipo de dieta opuesto al que estaban habituados. A pesar de que ambos grupos de ratones respondieron a sus nuevas dietas, los ratones con la microbiota que provenía de la dieta estadounidense tuvieron una respuesta más débil a la dieta rica en plantas.
Para identificar los microbios que podrían mejorar la respuesta de la microbiota condicionada por la dieta estadounidense, los investigadores establecieron una serie de encuentros por etapas entre los ratones. Los animales que albergaban las comunidades intestinales humanas condicionadas por la dieta americana fueron coalojados secuencialmente con ratones colonizados con microbiota de diferentes personas que habían consumido la dieta rica en vegetales durante largos períodos de tiempo. Los microbios de las comunidades condicionadas por la dieta vegetal llegaron a la microbiota condicionada por la dieta americana, mejorando notablemente su respuesta a la dieta rica en vegetales.
“Tenemos que pensar en nuestras comunidades microbianas intestinales no como islas aisladas sino como partes de un archipiélago donde las bacterias pueden moverse de isla en isla. Llamamos a este archipiélago una metacomunidad “, ha apuntado el autor principal, Nicholas Griffin, instructor en la Universidad de Washington. “Muchas de estas bacterias que emigraron a la microbiota estadounidense condicionada por la dieta estuvieron inicialmente ausentes en muchas personas que consumen esta dieta no restringida”.
Aunque los científicos son optimistas de que su enfoque ayudará a guiar el desarrollo de nuevas estrategias para mejorar la eficacia de la prescripción de dietas saludables, han enfatizado que se necesita más investigación para identificar los factores que determinan el intercambio de microbios entre las personas.
“Tenemos una creciente apreciación de cómo el valor nutricional y los efectos de las dietas se ven afectados por la microbiota de un consumidor”, ha indicado Gordon. “Esperamos que los microbios identificados utilizando enfoques como los descritos en este estudio puedan un día ser utilizados como probióticos de la próxima generación. Nuestros microbios han proporcionado otra manera de subrayar cómo los seres humanos estamos conectados unos con otros: somos miembros de una comunidad más grande”.

http://endocrinologia.diariomedico.com/2016/12/30/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/la-microbiota-es-clave-en-la-eficacia-que-producen-los-cambios-de-la-dieta

Fecha: 30/12/2016

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus