Diabetes mellitus

31 diciembre 2016

Precisión tecnológica y farmacológica que revolucionan la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:45

Glucometro y pensMedidores continuos de glucosa, sistemas de inyección de antidiabéticos y control de los enfermos a través de sus teléfonos móviles son algunos de los elementos que están transformando el seguimiento y control de los pacientes diabéticos. Atajar la obesidad es, de momento, un reto pendiente.

La diabetes es uno de los mayores problemas de salud en todo el mundo, no sólo por el alto número de afectados (422 millones en todo el mundo, según la OMS, de los que unos 5 millones son en España) sino por la morbimortalidad asociada y su impacto socioeconómico. Las previsiones no son buenas y todo apunta a que la epidemia proseguirá su avance imparable.
La comunidad científica se emplea a fondo para desarrollar estrategias que mitiguen las consecuencias de la enfermedad. Julio Sagredo, coordinador del grupo de diabetes de la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Comunitaria, distingue cuatro pilares para analizar los avances en el ámbito de la diabetes: diagnóstico y seguimiento; tratamiento; complicaciones, y telemedicina. En el primero destaca la evolución de los medidores de glucemia capilar, que “permiten recoger los datos con mayor claridad para analizarlos mejor y ayudan a tomar decisiones terapéuticas; incluso algunos dispositivos indican las unidades de insulina que debe recibir el paciente”.
Otros dispositivos son los medidores continuos de glucemia, que constan de un sensor implantado bajo la piel y que envía datos de glucemia a un monitor externo (teléfono móvil o un monitor del mismo fabricante del sensor). Sagredo considera que “este medidor es extremadamente útil en diabéticos tipo 1 y en niños porque permite conocer en todo momento los niveles de glucemia sin necesidad de pinchazos”.
Para el tratamiento, las bombas de insulina son fundamentales (especialmente en diabetes tipo 1), puesto que “permiten mejorar las oscilaciones de la glucemia evitando hiperglucemias e hipoglucemias y, además, disminuyen la cantidad de insulina que precisa inyectarse el paciente”.
“La unión del sensor continuo y la bomba de insulina permitirá llegar al páncreas artificial -explica el especialista-, que sería un sistema que detecta las variaciones de la glucemia (sensor) y en función de esos datos administra la dosis de insulina adecuada en cada momento”. En Estados Unidos, la FDA ha aprobado el uso experimental de algún páncreas artificial que, por el momento, “no son totalmente independientes y requieren de la participación del paciente”. Con todo, el páncreas artificial es una de las grandes esperanzas para el futuro.
El reto de la obesidad
En el área terapéutica también son destacables las mejorías en los sistemas de inyección de los antidiabéticos, “las agujas causan menos dolor, las plumas tienen sistemas más sencillos (con lo que hay menos errores) y los hay de inyección automática, que es más suave y segura”, enumera.
El abordaje precoz de las complicaciones de la diabetes es otra de las prioridades. La retinopatía es una consecuencia frecuente y puede causar ceguera, por ello es crucial controlar su evolución. Es muy útil la retinografía, que consiste en una especie de cámara digital, conectada a un ordenador que procesa imágenes de la retina del paciente y permite, sin necesidad de dilatar la pupila, establecer un diagnóstico rápido para el seguimiento del proceso.
El último pilar para el manejo integral de la diabetes es el uso de las telecomunicaciones. Sagredo subraya que estas técnicas se utilizan ampliamente con los sistemas de medición de la glucemia, que envían al profesional los datos de los registros y, “si es necesario, le permite tomar medidas al momento para mantener controladas los niveles de glucemia y trasladarle esa información al enfermo”. Además, las redes sociales, en especial las páginas de información desarrolladas por pacientes y sociedades médicas, entre otras fuentes, resultan de gran utilidad para los afectados.
La genética también tiene importancia en esta enfermedad, especialmente para explicar las diabetes autoinmunes o las familiares, que representan una parte mínima de los afectados.
La incorporación de todos estos elementos arroja un balance positivo. Sagredo sostiene que “estamos asistiendo a una auténtica revolución en el abordaje de la diabetes. Se han encontrado nuevas vías de manejo, y ya podemos trabajar desde diferentes frentes (riñón, estimulación pancreática, disminución de la resistencia a la insulina), aunque el verdadero boom se está produciendo en el tratamiento farmacológico”.
Sin embargo, apunta a la obesidad como el punto negro de esta lucha: “Es necesario avanzar en el binomio diabetes y obesidad, porque la obesidad es una enfermedad multifactorial y compleja en la que no siempre basta con la fórmula dieta más ejercicio. Aquí es donde hay que insistir para contener la cantidad de diabéticos que se prevén para el futuro”.

http://www.diariomedico.com/2016/12/30/area-profesional/gestion/precision-tecnologica-y-farmacologica-que-revolucionan-la-diabetes-

Fecha: 30/12/2016

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus