Diabetes mellitus

30 agosto 2016

La importancia de desarrollar estructuras eficientes de educación terapéutica en pacientes con diabetes

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:00

Dr. Oscar Díaz Díaz
Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.

Rev Cubana Endocrinol. 2016;27(2)

Algunos aspectos de interés sobre la cirugía bariátrica en la infancia y la adolescencia

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 8:58

José Hernández Rodríguez(I), Manuel Emiliano Licea Puig(I), Silvia María Marín Juliá(II)

Rev Cubana Endocrinol. 2016;27(2)
(I)Centro de Atención al Diabético del Instituto Nacional de Endocrinología (INEN). La Habana, Cuba.
(II)Departamento de Endocrinología Pediátrica del INEN. La Habana, Cuba.

Llevar una dieta saludable reduce el avance del Alzhéimer

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:51

ejercicio_gettyNo es ningún secreto que seguir una dieta saludable y practicar ejercicio regularmente son beneficiosos para la salud, pues reducen el riesgo de obesidad y las enfermedades asociadas a ella. Ahora, una nueva investigación sugiere además que estos factores de estilo de vida tienen un gran peso para reducir la progresión de la enfermedad de Alzhéimer. El trabajo ha sido publicado en la revista American Journal of Geriatric Psychiatry.

Los investigadores, de la Universidad de California en Los Ángeles (EE.UU.) descubrieron que las personas con problemas de memoria leve que seguían una dieta mediterránea y hacían ejercicio físico suave regularmente, eran menos propensos a experimentar una acumulación de proteína tau y beta-amiloide en el cerebro, claves en el alzhéimer.

Una nueva prueba de que los factores de estilo de vida juegan un papel importante en la enfermedad de Alzhéimer
Se trata del primer estudio en mostrar cómo estos factores afectan a la acumulación de proteínas relacionadas con el alzhéimer en los cerebros de personas con problemas de memoria leve: “El hecho de que pudiésemos detectar esta influencia del estilo de vida a nivel molecular antes del comienzo de los problemas graves de memoria nos sorprendió”, expuso David Merrill, líder del estudio.

Para el experimento, los científicos contaron con la participación de 44 adultos de entre 40 y 85 años de edad, de los que 24 tenían deterioro de la memoria subjetiva y 20 deterioro cognitivo leve; ninguno de los participantes había sido diagnosticado con demencia. Todos los participantes se sometieron a un análisis de su masa corporal, actividad física, un cuestionario sobre su dieta y un nuevo tipo de exploración que mide los niveles de placas de beta-amiloide y proteínas tau en el cerebro.

Los investigadores descubrieron que los individuos con masa corporal saludable, que seguían una dieta mediterránea y realizaban algún tipo de ejercicio, tenían niveles más bajos de placas y grumos en el cerebro que los sujetos que no se ajustaban a este estilo de vida.
“El estudio refuerza la importancia de vivir una vida saludable para prevenir la enfermedad de Alzheimer, incluso antes del desarrollo de la demencia clínicamente significativa”, sentencia Merrill.

Por: Sarah Romero
Fuente:Revista Muy Interesante
Fecha: 22 de agosto de 2016

La obesidad también podría ser mala para el cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:44

obesidad_pabdominalUna investigación reciente sugiere que tener sobrepeso o ser obeso podría provocar un envejecimiento prematuro del cerebro en la mediana edad.
El estudio se centró en cómo tener un exceso de peso podría afectar a la materia blanca del cerebro, que facilita la comunicación entre las distintas regiones cerebrales.
Se sabe que el tejido de la materia blanca se encoge con la edad. Pero el nuevo estudio encontró que la cantidad de materia blanca en el cerebro de una persona de 50 años de edad con sobrepeso u obesidad era comparable a la de una persona de 60 años delgada.
“La obesidad se asocia con varios procesos biológicos que se ven en el envejecimiento normal”, dijo la autora del estudio, Lisa Ronan, asociada de investigación del departamento de psiquiatría de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. “Por tanto, planteamos la hipótesis de que la obesidad podría de hecho agravar los efectos del envejecimiento que observamos en el cerebro. Eso fue lo que encontramos”.
Ronan enfatizó que es”demasiado pronto para saber” qué significa esto en realidad. “Pero es posible que tener sobrepeso aumente el riesgo de desarrollar trastornos relacionados con la neurodegeneración, como el Alzheimer o la demencia”, comentó.
Pero el estudio no probó que la obesidad cause un envejecimiento prematuro del cerebro. Y Ronan anotó que “no hubo diferencias en la capacidad cognitiva entre las personas con sobrepeso y obesas y sus contrapartes delgadas”.
Ronan y sus colaboradores se enfocaron en casi 500 hombres y mujeres de 20 a 87 años de edad. Todos eran residentes de Cambridge y tenían una buena salud mental.
Más o menos la mitad eran “delgados”, con un índice de masa corporal (IMC) de entre 18.5 y 25. Casi un tercio tenían “sobrepeso” (un IMC de 25 a 30) y alrededor del 20 por ciento eran “obesos” (un IMC de más de 30). El índice de masa corporal es una medida de la grasa corporal basada en la estatura en relación con el peso.
Las medidas iniciales de la materia blanca en general revelaron que los participantes con sobrepeso u obesos tenían un volumen de materia blanca notablemente reducido, en comparación con los participantes delgados.
Y una clasificación según la edad reveló que un participante de mediana edad que tenía sobrepeso o era obeso presentaba un volumen de materia blanca de un tamaño comparable al de un participante de mediana edad delgado una década mayor.
Los autores del estudio enfatizaron que la diferencia de 10 años en la materia blanca solo se observó a partir de la mediana edad, y no entre los participantes de 20 a 39 años. Esto, dijeron, sugiere que el cerebro podría hacerse cada vez más vulnerable al impacto del exceso de peso a medida que las personas envejecen.
“De momento en realidad no sabemos qué podría impulsar la correlación entre un IMC más alto y un volumen más bajo de materia blanca”, anotó Ronan.
“De hecho, todavía no está claro si tener sobrepeso o ser obeso podría causar los cambios en el cerebro, o si los cambios en el cerebro podrían de alguna forma provocar un aumento en la adiposidad (el peso en exceso)”, añadió.
“Hasta que comprendamos el mecanismo que relaciona el IMC con los cambios en el cerebro, no es fácil decir si perder peso mitigaría de alguna forma los efectos que reportamos”, apuntó. “Es algo que estamos investigando ahora”.
Los hallazgos aparecen en una edición reciente de la revista Neurobiology of Aging.
La Dra. Yvette Sheline es directora del Centro de Neuromodulación en la Depresión y el Estrés de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania. Describió el estudio de Ronan como “interesante desde varias perspectivas”.
Pero Sheline anotó que el estudio tenía algunas “limitaciones”, lo que podría explicar por qué el equipo de investigación no observó ninguna relación entre un volumen reducido de materia blanca y un empeoramiento de la memoria y el pensamiento.
Sheline dijo que el equipo de Ronan “solo observó la obesidad como una medida general, y no tomó en cuenta la distribución de la grasa”. También anotó que algunos estudios han sugerido que la obesidad centrada en la cintura tiende a tener un efecto peor sobre el pensamiento que otros tipos de obesidad.
“Además, este estudio en realidad no siguió a las personas a lo largo del tiempo, así que sus conclusiones se ven limitadas por el hecho de tener medidas de un solo punto en el tiempo”, añadió Sheline.

FUENTES: Lisa Ronan, Ph.D., research associate, department of psychiatry, University of Cambridge, Cambridge, England; Yvette Sheline, M.D., professor, psychiatry, radiology and neurology, and director, Center for Neuromodulation in Depression and Stress, University of Pennsylvania Perelman School of Medicine, Philadelphia; July 2

https://medlineplus.gov/spanish/news/fullstory_160392.html

Fecha: 20 de agosto 2016

Tratamiento de la diabetes en pacientes hospitalizados con enfermedad renal

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:36

El control de la glucemia es crítico en pacientes diabéticos con insuficiencia renal crónica. Deben adoptarse estrategias farmacológicas para evitar eventos fatales intrahospitalarios.

Del sitio IntraMed

¿Cuáles son las horas más productivas del día?

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:31

Un ensayo publicado en la revista Science reveló que las primeras horas del día -luego de despertarse- favorecen a la productividad y se les considera las más efectivas y creativas.
Jeffrey J. McDonnell, profesor de la Universidad de Saskatchewan en Canadá, autor de la investigación, precisó que cada persona tiene su horario favorito para crear, estudiar o trabajar. Algunos bien temprano, otros a la madrugada. Muchos son más productivos en sus casas y otros dentro del ámbito laboral. Y esto tiene una explicación.
La ciencia probó que madrugar es el mejor recurso para potenciar el rendimiento. Para ser más específicos, existen dos horas a las que se le puede sacar más provecho en relación al resto del día.
McDonnell cambió su rutina matinal y comenzó a finalizar todos sus trabajos apenas se despertaba. A la noche planeaba, a la mañana ponía sus manos en acción.
Luego, reunió a 200 alumnos de la universidad a los cuales dividió en dos grupos de 100 personas cada uno. Al primero, le encomendó realizar todas sus tareas estudiantiles en las primeras dos horas del día, luego de despertarse. Al segundo, la misma labor, con la pequeña diferencia de que debían llevarlas a cabo tras sus clases diarias. El profesor McDonell descubrió que la primera tanda logró ser más eficiente y precisa que los otros 100.
“Como hacían los griegos, dedicar parte del tiempo a pensar es fundamental. Si el trabajo requiere horas de reflexión, hacerlo en las primeras horas del día, antes de que nada o nadie moleste, es importante. Para cuando los e-mails o notificaciones se acumulen en el celular, ya estarán resueltas algunas de las situaciones cotidianas”, dijo McDonnell.
Hace algunos años, el psicólogo Dan Ariely, catedrático de la Universidad de Duke -Estados Unidos- y especialista en psicología del comportamiento, declaró: “Las dos horas siguientes luego de despertarnos por completo son las mejores”.
Dentro del informe, el profesor McDonnell aseguró que el principal error de las personas es acumular tareas que no van a poder afrontar.”Eso sólo invita a la frustración”, sostuvo. Priorizar tareas y dedicarse a las más importantes parece ser el secreto. ¿Cuándo? A la mañana, claro.
Las dos primeras horas del día suelen destinarse a posponer la alarma, ducharse, sentarse a tomar un desayuno eterno o leer las últimas noticias en Twitter o Facebook. “Al igual que hacer ejercicio físico por la mañana es el mejor secreto para activarse, ejercitar la mente desde primera hora es la mejor arma para acabar mejor el día”, explicó el psicólogo Ariely.
En la opinión de Gaby Manzur, especialista de la plataforma de Octhopus, una manera eficaz para ser productivo es ordenar y hacer un cronograma de acciones que reten al cerebro a conectarse y sacar el máximo provecho.
“Los seres humanos tenemos diferentes tipos de respuesta hacia las responsabilidades. Mientras alguien es muy activo en la mañana, otros lo serán en la noche. Lo ideal es apagar todos los aparatos electrónicos antes que se adueñen de nosotros, acostarse a dormir antes de las 10 de la noche y hacer ejercicio; así, definitivamente, al día siguiente todo saldrá mejor”, comentó Manzur.
Las presiones laborales podrían distorsionar la sensación de sentirse concentrado y activo. Sólo se requiere comenzar el ciclo a partir del sueño, la buena alimentación y el orden.
Fecha: 27 de agosto de 2016
(Tomado de TeleSur)

http://www.cubadebate.cu/noticias/2016/08/27/cuales-son-las-horas-mas-productivas-del-dia/#.V8FZun2k6O0

Gliptinas y glitazonas están vinculadas a menos riesgo cardiaco en pacientes con diabetes de tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:25

NOTTINGHAM, UK. En una cohorte basada en la población de pacientes con diabetes de tipo 2 que se atendieron en el pasado decenio en consultorios clínicos del Reino Unido, los que recibieron tiazolidinedionas (TZD o glitazonas) o inhibidores de dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4) (gliptinas) solas o en tratamiento combinado, tuvieron menos riesgo de insuficiencia cardiaca, enfermedades cardiovasculares y mortalidad por todas las causas, en comparación con los que no recibieron estos fármacos. [1] Sin embargo, dos expertos advierten que estos resultados deben considerarse en contexto con otros estudios.
El estudio observacional informa que, en comparación con pacientes que no recibieron gliptinas, los que lo hicieron tuvieron una disminución significativa del 14% en el riesgo de insuficiencia cardiaca y una reducción significativa del 18% en el riesgo de mortalidad por todas las causas, pero un riesgo similar de enfermedades cardiovasculares.
En comparación con los pacientes que no recibieron glitazonas, los que las recibieron mostraron una reducción significativa de 23% a 26% en el riesgo de cada uno de estos tres desenlaces.
Por consiguiente, “estos resultados, que no toman en cuenta los grados de apego a la medicación o información de la dosis y que están sujetos a factores de confusión por indicación, pueden tener implicaciones para la prescripción de fármacos antidiabéticos”, señalan las Dras. Julia Hippisley-Cox y Carol Coupland (Universidad de Nottingham, Reino Unido), en su artículo publicado el 13 de julio de 2016 en la versión electrónica de The British Medical Journal.
Sin embargo, la Dra. Shari D. Bolen (Sistema MetroHealth/Universidad Case Western Reserva, Cleveland, OH), quien recientemente fue coautora de una editorial en torno a los riesgos con las gliptinas, [2] dijo a Medscape: “No estoy convencida por este estudio de que las glitazonas o las gliptinas no produzcan insuficiencia cardiaca. Existen varios estudios aleatorizados con mejor evidencia que indica lo contrario”. Este estudio puede haberse visto afectado por el sesgo de clasificación incorrecta de fármacos. “Dada esta limitación, no creo que podamos concluir algo sobre alguno de los resultados clínicos del estudio”, dijo.
Asimismo, la Dra. Anne Peters (Escuela de Medicina Keck, Universidad del Sur de California, Los Ángeles) dijo a Medscape: “Me sorprende que las tiazolidinedionas no incrementen el riesgo de insuficiencia cardiaca congestiva, como lo han hecho en otros estudios. Esto de todas maneras debiera ser una inquietud”.
“Sin embargo, puedo decirles que en mi caso, he modificado mi práctica clínica desde que contamos con datos que señalan un beneficio cardiovascular de metformina, pioglitazona, empagliflozina y liraglutida”, añadió.
32.000 usuarios de gliptina y 21.000 usuarios de glitazona
Todavía hay incertidumbre sobre la tolerabilidad a largo plazo de gliptinas y glitazonas solas y en combinación con otros fármacos antidiabéticos, señalan las Dras. Hippisley-Cox y Coupland.
Por ejemplo, en SAVOR-TIMI la saxagliptina se relacionó con un incremento en el riesgo de insuficiencia cardiaca, pero esto no se observó con alogliptina en el estudio EXAMINE o con sitagliptina en el estudio TECOS. La pioglitazona se relacionó con un incremento en el riesgo de insuficiencia cardiaca en algunos estudios y con una disminución del riesgo de insuficiencia cardiaca en combinación con rosiglitazona en otros estudios.
En consecuencia, llevaron a cabo un estudio de cohortes para investigar las relaciones entre un nuevo uso de gliptinas o glitazonas y los riesgos de insuficiencia cardiaca, enfermedades cardiovasculares y mortalidad por todas las causas en pacientes con diabetes de tipo 2
Identificaron a 469.688 pacientes adultos (25 a 84 años de edad) con diabetes de tipo 2 que fueron atendidos en 1243 consultorios generales de Inglaterra entre el 1 de abril de 2007 y el 31 de enero de 2015 y fueron parte de la base de datos QResearch.
Un total de 58% de los pacientes recibieron una prescripción de uno o más de los siguientes fármacos contra la diabetes: metformina (55%), una sulfonilurea (29%), una glitazona (5%), una gliptina (7%), otro fármaco antidiabético oral (3%) o insulina (4%); las prescripciones de glitazona, gliptina e insulina representaron nuevas prescripciones.
En comparación con un estudio realizado por Eurich y colaboradores, [3] este estudio tuvo cuatro veces más usuarios de gliptina (32.500 pacientes) que tenían un decenio más de edad (media de edad 63 frente a 52) y analizaron una mediana de exposición más prolongada (5,7 años frente a 2,5 años). “Nuestros hallazgos de una reducción en el riesgo de mortalidad por todas las causas son relativamente novedosos y merecen más investigación, sobre todo porque no hubo una reducción general en las complicaciones cardiovasculares”, describen las Dras. Hippisley-Cox y Coupland.
Este estudio también contó con la participación de 21.308 pacientes que recibieron glitazonas, principalmente pioglitazona (en 90% de los casos) con una media de exposición de 4,5 años. La disminución en la insuficiencia cardiaca en estos usuarios de glitazona contrasta con el incremento de los casos de insuficiencia cardiaca en otros estudios, como el estudio PROactive, lo cual posiblemente se deba a diferencias en las poblaciones de pacientes, señalan los investigadores.
Dado que en el ejercicio clínico las gliptinas o las glitazonas se incluyen en las directrices como tratamientos de segunda opción añadidos a la metformina o tratamientos de tercera opción añadidos a la metformina y una sulfonilurea, es importante saber si las aplicaciones de combinaciones se relacionan con daño o beneficio neto, añaden.
Encontraron que en comparación con la monoterapia a base de metformina, el tratamiento doble con metformina se relacionó con una disminución del 13% en el riesgo de enfermedades cardiovasculares y una disminución del 20% en el riesgo de mortalidad por todas las causas; y el tratamiento triple con metformina, una sulfonilurea y una gliptina se asoció a una disminución del 24% en el riesgo de mortalidad por todas las causas.
Asimismo, en comparación con la monoterapia a base de metformina, el tratamiento doble con metformina y una glitazona se asoció a una disminución del 26% en el riesgo de insuficiencia cardiaca y una disminución del 40% en el riesgo de enfermedades cardiovasculares y una reducción limítrofe del 14% en el riesgo de mortalidad por todas las causas. El tratamiento triple con metformina, una sulfonilurea y glitazona se asoció a una reducción de 21% a 32% en el riesgo de los tres desenlaces, en comparación con sólo metformina.
Aunque de acuerdo con los investigadores, estos resultados pueden aportar información de ayuda para el ejercicio clínico, Bolen advierte que “si bien es interesante, necesitaremos comparar este con otros estudios adicionales para determinar los verdaderos efectos de estos fármacos solos y en combinación sobre resultados clínicos importantes”.
Hippisley-Cox es una codirectora de QResearch y directora remunerada de ClinRisk. Coupland es una estadística consultora remunerada por ClinRisk.
Referencias
1.Hippisley-Cox J, Coupland C. Diabetes treatments and risk of heart failure, cardiovascular disease, and all-cause mortality: Cohort study in primary care. BMJ 2016;354:i3477. Artículo
2.Bolen SD. The safety of incretin based drug treatments for type 2 diabetes. BMJ 2016;352:i801. Editorial
3.Eurich DT, Simpson S, Senthilselvan A, y cols. Comparative safety and effectiveness of sitagliptin in patients with type 2 diabetes: Retrospective population-based cohort study. BMJ 2013; 346:f2267.
Marlene Busko
Fecha: 23 de agosto de 2016
Fuente: http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900654?nlid=109052_4001&src=WNL_esmdpls_160829_mscpedit_gen&impid=1187447
Gliptinas y glitazonas están vinculadas a menos riesgo cardiaco en pacientes con diabetes de tipo 2. Medscape. 23 de agosto de 2016.

Beneficios y daños de los fármacos para el “dolor neuropático”

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:18

El dolor crónico (a veces supuestamente de origen”neuropático”) es un problema común en la práctica clínica. Se reconoce que los resultados del tratamiento farmacológico son decepcionantes, más que otra cosa. A pesar de ello, entre 2005 y 2014, el número de habitantes de British Columbia (B.C.) a los que se les prescribió gabapentina aumentó 1,8 veces, pregabalina 17 veces y duloxetina 3,6 veces (respecto a 2008). El uso de venlafaxina (mayoritariamente para la depresión/ansiedad) ha permanecido relativamente estable.
La mayor parte de la utilización de gabapentina, pregabalina y duloxetina en B.C. es para el dolor crónico, en parte motivado por la preocupación por los problemas derivados del uso de opioides a largo plazo. Por esta misma razón, los antidepresivos tricíclicos (amitriptilina, nortriptilina, imipramina, desipramina) se prescriben con frecuencia para el dolor “neuropático”.

Leer más

Fuente:http://www.ti.ubc.ca/es/2016/03/17/96-beneficios-y-danos-de-los-farmacos-para-el-dolor-neuropatico/

Fecha: 17 de marzo de 2016

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus