Diabetes mellitus

30 junio 2016

Se vincula la metformina a una disminución del riesgo de enfermedades neurodegenerativas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:00

NUEVA ORLEANS. La metformina puede ejercer un efecto protector a largo plazo contra enfermedades neurodegenerativas como la de Alzheimer y la de Parkinson, señala una nueva investigación.
Los hallazgos de un estudio longitudinal retrospectivo de registros médicos electrónicos de Veterans Affairs fueron presentados el 11 de junio en el congreso anual de la American Diabetes Association (ADA) 2016 por Quian Shi, una estudiante de doctorado en la Universidad Tulane, en Nueva Orleans Louisiana.
La investigadora Shi dijo a Medscape: “Hallamos una reducción importante de las enfermedades neurodegenerativas con la administración de metformina durante más de dos años. La metformina puede ser neuroprotectora”.
Los resultados fueron consistentes aun después que los investigadores hicieron el ajuste con respecto a función renal, nefropatía crónica y otros medicamentos antidiabéticos.
No está claro el mecanismo, pero se sabe que la metformina cruza la barrera hematoencefálica, señaló.
Al pedirle su comentario, el moderador de la sesión, el Dr. Lawrence S. Phillips, profesor de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad Emory en Atlanta, Georgia, dijo: “La metformina ejerce efectos pleiótropicos y su estudio es de gran interés por múltiples razones”.
Añadió que hubo un simposio en el congreso de la ADA 2016 dedicado sólo a los hallazgos emergentes en relación con la metformina, incluidas sus posibles aplicaciones como agente preventivo para el cáncer y la cardiopatía.
Sin embargo, al mismo tiempo, el Dr. Phillips advirtió que aun cuando los investigadores efectuaron el ajuste con respecto a la función renal y otros posibles factores de confusión, “el aspecto difícil en todos estos análisis epidemiológicos es descartar la confusión por la indicación… Se plantea uno si los pacientes que no recibieron metformina o que no siguieron usándola, de alguna manera se encontraban más enfermos de forma diferentes al que los análisis mediante el registro de la tasa de filtración glomerular estimada. Creo que es muy difícil decirlo en un análisis epidemiológico de una base de datos administrativa”.
No obstante dijo a Medscape, “Estos hallazgos definitivamente justifican más estudios”.
Efecto observado después de 2 años
La investigadora Shi dijo que datos previos sobre la metformina y las enfermedades neurodegenerativas han sido contradictorios. Si bien dos estudios demográficos previos presentaron hallazgos de que el tratamiento a largo plazo con metformina puede reducir el riesgo de deterioro cognitivo, otros datos indicaron que el deterioro cognitivo fue peor en los pacientes que tomaban metformina, posiblemente debido a deficiencia de vitamina B12. Y el uso a largo plazo del fármaco se relacionó con un incremento leve del riesgo de enfermedad de Alzheimer en otro estudio.
La población del estudio actual consistió en pacientes con diabetes de tipo 2 mayores de 50 años de la base de datos de registros médicos electrónicos de Veterans Affairs que estuvieron recibiendo tratamiento con insulina. Se realizó un seguimiento desde la fecha de diagnóstico hasta la muerte o el desenlace establecido.
De los 150.435 que cumplieron estos criterios, 41.696 fueron excluidos por diversos factores de confusión, tales como neuropatía, deficiencia de vitamina B12, diagnóstico previo de enfermedades neurodegenerativas, deterioro cognitiva o efectos tardíos de accidentes cerebrovasculares, cáncer o nefropatía en etapa terminal. Se excluyó también a los pacientes que tomaron insulina durante menos de dos tercios del periodo de estudio.
La muestra final del estudio incluyó 6046 pacientes (más del 90% del género masculino) con una media de edad de 63 años. Se les efectuó seguimiento durante una mediana de 5,25 años.
Además de la función renal y otros medicamentos antidiabéticos, la investigadora Shi y sus colaboradores también efectuaron el ajuste con respecto a edad, género, raza, antecedente de uso de tabaco, obesidad y antecedente de otras complicaciones y trastornos concomitantes al inicio del estudio.
Durante el seguimiento, se diagnosticaron 334 casos de demencia, lo mismo que 100 casos de enfermedad de Parkinson, 71 casos de enfermedad de Alzheimer y 19 casos de deterioro cognitivo.
La incidencia ajustada de presentación de una o más enfermedades neurodegenerativas por 100 años/persona fue de 2,08 para los que nunca utilizaron metformina, de 2,47 para los que utilizaron metformina durante menos de 1 año, de 1,61 con uso durante menos de 2 años, de 1,30 para uso de 2 a 4 años y 0,49 para uso de 4 o más años.
La relación protectora entre la metformina y las enfermedades neurodegenerativas fue estadísticamente significativa solo después de 2 años.
En comparación con no usar metformina, los hazard ratios para el tratamiento con metformina durante 2 a 4 años para todas las enfermedades neurodegenerativas combinadas fueron de 0,623 y de 0,216 para 4 o más años de tratamiento.
Los hallazgos también fueron significativos específicamente para la demencia (0,567 para uso de 2 a 4 años y 0,252 para uso de 4 o más años) y para las enfermedades de Parkinson y de Alzheimer solo después de los 4 años (0,038 y 0,229, respectivamente).
“Ocurrieron reducciones similares en el riesgo de demencia y en la enfermedad de Parkinson pero no se reprodujeron para otros subtipos de enfermedades, muy probablemente debido al número limitado de episodios”, explicó la investigadora.
“Puede ser necesario un estudio de cohortes prospectivas a gran escala para confirmar la relación y la causalidad entre la exposición a la metformina y el riesgo de enfermedades neurodegenerativas”, terminó diciendo.
La investigadora Shi no tiene conflictos de interés económicos pertinentes que declarar. El Dr. Phillips ha prestado sus servicios en las juntas de asesores científicos de Boehringer Ingelheim y Janssen y tiene o ha recibido apoyo para investigación de Merck, Amylin, Eli Lilly, Novo Nordisk, Sanofi, PhaseBio, Roche, Abbvie, Vascular Pharmaceuticals y la Fundación para la Fibrosis Quística.
Referencias
1. Congreso de la American Diabetes Association 2016; 11 de junio de 2016; Nueva Orleans, Luisiana. Resumen 72-OR/72
Miriam E. Tucker
Fecha: 16 de junio de 2016
Fuente: Medscape

La embolización arterial bariátrica es un tratamiento eficaz para tratar la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:53

GordoEn comparación con un procedimiento quirúrgico de ‘bypass’ gástrico, la embolización arterial bariátrica es significativamente menos invasiva y tiene un tiempo de recuperación mucho más corto.
La embolización arterial bariátrica (BAE, por sus siglas en inglés) es un tratamiento “eficaz” para tratar la obesidad, según ha mostrado una investigación realizada por expertos de la Escuela de la Universidad Johns Hopkins de Medicina de Estados Unidos y que ha sido presentada en el Congreso Anual de la Sociedad de Radiología Invervencionista.
“Estos primeros resultados demuestran que BAE parece ser eficaz para ayudar a los pacientes a perder una cantidad significativa de peso en el corto y medio plazo. Además, en comparación con un procedimiento quirúrgico de ‘bypass’ gástrico, BAE es significativamente menos invasiva y tiene un tiempo de recuperación mucho más corto”, ha aseverado el director del estudio, Clifford Weiss.
Este tratamiento, el cual se dirige a la hormona grelina, la que provoca el hambre, se realiza exclusivamente por radiólogos intervencionistas que usan la imagen de orientación y los catéteres para acceder a los vasos sanguíneos específicos de esta porción del estómago a través de una pequeña incisión en la piel, ya sea en la ingle o en la muñeca.
Posteriormente, el médico inyecta perlas microscópicas para disminuir el flujo de sangre a la parte del estómago, suprimiendo así algunas de las señales de hambre del cuerpo y, por tanto, reduciendo el apetito y la pérfida de peso.
De hecho, en la investigación todos los pacientes mostraron una pérdida de peso y, además, sus niveles de grelina disminuyeron y su calidad de vida mejoró a los 6 meses de haberse sometido al tratamiento.

Fuente: El Médico Interactivo

Fecha:10/05/2016

Gestores de referencias bibliográficas

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:45

¿Cómo catalogar la información? ¿Cómo citar bibliografía? Las herramientas más apropiadas.

Del sitio IntraMed

Diabetes mellitus y enfermedad vascular

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 8:40

La interrelación de diversos factores en la enfermedad cardiovascular diabética parece reflejar un aumento del estrés oxidativo y la inflamación que afecta distintas áreas del organismo.
Del sitio IntraMed

16 junio 2016

La diabetes tipo 2 podría aumentar el riesgo de demencia

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:54

Las mujeres con diabetes tipo 2 podrían estar en riesgo de contraer un tipo de demencia que resulta del daño o del bloqueo de los vasos sanguíneos en el cerebro, sugiere una nueva revisión de la investigación.
Al analizar datos de cerca de 2.5 millones de participantes de 14 estudios, un equipo internacional de científicos halló que las mujeres con diabetes tipo 2 podrían tener un riesgo casi un 20 por ciento más alto de contraer demencia vascular que los hombres con diabetes. La demencia vascular se caracteriza por dificultades con la memoria, el pensamiento y el lenguaje, debido a una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro, según la Asociación del Alzheimer (Alzheimer’s Association).
Pero el riesgo de cualquier forma de demencia fue igual en ambos sexos, aproximadamente un 60 por ciento más alto para los diabéticos que para las personas sin la enfermedad, según la investigación, que aparece en la edición en línea del 17 de diciembre de la revista Diabetes Care.
“Es factible que los mismos mecanismos que fomentan un mayor riesgo en exceso de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular en las mujeres con diabetes… también provoquen un riesgo en exceso de demencia vascular”, apuntó la autora del estudio, Rachel Huxley, directora de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Curtin en Perth, Australia.
“Todavía no comprendemos del todo por qué las mujeres con diabetes tienen un exceso de riesgo de enfermedad vascular, y quizá se relacione con las hormonas sexuales”, añadió Huxley. “También podría ser que los niveles de glucosa en sangre de las mujeres con diabetes son mucho más… difíciles de controlar que en los hombres con diabetes”.
Pero el estudio no probó que la diabetes tipo 2 provocara cualquier tipo de demencia, sino que solo mostró una asociación entre ambas afecciones.
En todo el mundo, unos 44 millones de personas son afectadas por la demencia. Según los documentos del estudio, los síntomas de demencia surgen de dos causas principales: la enfermedad de Alzheimer, que no es provocada por el daño en los vasos sanguíneos, o la demencia vascular, que es prevenible. Los factores de riesgo de la demencia vascular relacionados con el estilo de vida incluyen la diabetes tipo 2, fumar y la obesidad.
La nueva revisión incluyó investigaciones que abarcaban más de una década, apuntó Huxley, y estudió los expedientes de 2.3 millones de individuos sin demencia y más de 102,000 pacientes de demencia.
Aunque se notó un riesgo de demencia vascular casi un 20 por ciento más alto en las mujeres en comparación con los hombres con diabetes, el riesgo de demencia no vascular (sobre todo de enfermedad de Alzheimer) asociado con tener diabetes fue más o menos igual en ambos sexos, aunque siguió siendo un 40 por ciento más alto que entre las personas sin diabetes.
Huxley dijo que para los científicos no está claro por qué la diabetes tipo 2 podría aumentar las probabilidades de demencia, independientemente del sexo.
“Algunos estudios sugieren que el daño en los vasos sanguíneos del cerebro provocado por la diabetes es un factor importante”.
El Dr. James Ellison, el catedrático patrocinado por la Swank Foundation de atención de la memoria y geriatría del Sistema de Atención Médica Christiana en Wilmington, Delaware, dijo que es bien sabido que la diabetes daña a los vasos sanguíneos, y que el envejecimiento de los vasos sanguíneos es un importante factor contribuyente del desarrollo de la demencia vascular.
“Pero por qué es un riesgo más grave para las mujeres que para los hombres no es fácilmente aparente”, dijo Ellison, que no participó en el nuevo estudio. “El mensaje para los médicos es que consideren hacer pruebas agresivas de diabetes y prediabetes y estar muy atentos a las mujeres que están en los grupos de riesgo más alto, como las mujeres con una diabetes gestacional”.
Huxley dijo que las personas con diabetes no deben entrar en pánico con respecto a la demencia, e indicó que hay muchas medidas saludables de estilo de vida que pueden compensar los riesgos.
“Los individuos en riesgo de contraer diabetes y los que tienen diabetes manifiesta pueden hacer muchas cosas para reducir su riesgo de demencia, como dejar de fumar, aumentar el nivel de actividad física, comer una dieta saludable, minimizar el consumo de alcohol e incluso perder algo de peso”, planteó.
“La moraleja es que para muchas personas, con y sin diabetes, la demencia no es inevitable”, añadió Huxley. “Mantener un peso saludable, vigilar lo que come y mantener el cerebro en forma y activo son algunas de las cosas que podrían reducir el riesgo futuro de demencia. El proverbio ‘una mente sana en un cuerpo sano’ tiene algo de verdad”.

FUENTE: Rachel Huxley, D.Phil., M.A., head, School of Public Health, Curtin University, Perth, Australia; James M. Ellison, M.D., M.P.H., Swank Foundation endowed chair, memory care and geriatrics, Christiana Care Health System, Wilmington, Del.; Dec. 17, 2015, online, Diabetes Care

Fecha: 17/12/2015

Framingham: las HDL bajas en forma aislada no son predictoras del riesgo cardiovascular

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:45

FRAMINGHAM, MA. Hallazgos a largo plazo de un famoso estudio de cohortes cuestionan la noción de que las bajas concentraciones de colesterol de las HDL pronostiquen más riesgo cardiovascular independientemente de otros marcadores de lípidos sanguíneos y añaden dudas al concepto del HDL-C en sí como una diana de tratamiento .
Señala que la relación entre el futuro riesgo cardiovascular y las concentraciones de HDL-C, según se determinan actualmente en la práctica, es modificada por el colesterol de las LDL y los triglicéridos. La potencia predictora del HDL-C disminuye cuando son altas las medidas de cualquiera de los dos otros marcadores.
“No estamos restando importancia a las HDL. Solamente las estamos poniendo en perspectiva. Si una persona tiene bajas concentraciones de HDL pero todo lo demás es normal, no está aumentado su riesgo de enfermedad cardiovascular”, Según el autor principal Michael Miller (Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, Baltimore).
“Si su paciente tiene HDL elevadas, el riesgo de enfermedades cardiovasculares tiende a permanecer bajo en comparación con las HDL bajas a grados similares de riesgo”, dijo Miller a heartwire de Medscape.”Sin embargo, la ventaja de las HDL elevadas desaparece si las concentraciones de LDL-C y triglicéridos superan los 100 mg/100 ml. Las personas con HDL altas no debieran tranquilizarse falsamente pensando que su riesgo de cardiopatía es necesariamente bajo”.
Los hallazgos de la cohorte de Framingham original ayudaron a establecer que las concentraciones de HDL-C por sí solas se correlacionan inversamente con el riesgo cardiovascular, pero sus triglicéridos no se cuantificaron de manera uniforme, según el estudio. Sin embargo, los triglicéridos fueron objeto de seguimiento en la cohorte subsiguiente.
El nuevo análisis publicado el 12 de mayo de 2016 en Circulation Cardiovascular Quality and Outcomes, comprende 3590 participantes de la Cohorte de la Descendencia del Estudio Cardiaco de Framingham, inicialmente sin enfermedades cardiovasculares documentadas, que fueron objeto de seguimiento de 1987 a 2011. Las bajas concentraciones de HDL-C (< 50 mg/100 ml en mujeres y < 40 mg/100 ml en hombres) se definieron como aisladas si tanto los triglicéridos como el LDL-C eran óptimos (<100 mg/100 ml). Esto se observó en 2,3% de la cohorte.
El riesgo CV se incrementó bruscamente en los participantes con niveles bajos de HDL-C cuando las concentraciones de los otros marcadores no eran óptimas, en comparación con el HDL-C aislado, aun después del ajuste con respecto a edad al realizar las pruebas iniciales de lípidos, género, diabetes, hipertensión y tabaquismo.
Las odds ratio (OR) para enfermedades cardiovasculares en el seguimiento de las personas con bajo HDL-C fueron:
-1,3 (IC 95%: 1,0 – 1,6) con LDL-C ≥100 mg/100 ml y triglicéridos < 100 mg/100 ml
-1,3 (IC 95%: 1,1 – 1,5) con LDL-C <100 mg/100 ml y triglicéridos ≥ 100 mg/100 ml.
-1,6 (1,2 – 2,2) con triglicéridos y LDL ambos ≥ 100 mg/100 ml.
Los resultados fueron similares para las “altas” concentraciones de triglicéridos (≥150 mg/100 ml) y LDL-C (≥130 mg /100ml).
El HDL-C se relacionó con un descenso del 20% al 40% en el riesgo cardiovascular en comparación con el HDL-C bajo aislado. Sin embargo, no se observó ningún efecto de riesgo significativo cuando tanto los triglicéridos como las LDL tuvieron cifras de 100 mg/ml o más.
Aún no se ha esclarecido si el HDL-C es o no es una buena diana de tratamiento, según Miller. No es infrecuente atender a pacientes con HDL-C aislado, muchos de los cuales son hombres de mediana edad que por lo demás están sanos y con buena aptitud física. A estos pacientes, dijo, se les habría recomendado ejercicio aeróbico o niacina, o ambos. Sin embargo, los resultados de los estudios AIM-HIGH y HPS2-THRIVE parecen indicar que el aumento de las HDL con niacina no tiene mucho efecto sobre el riesgo cardiovascular.
Asimismo, afirmó, el estudio ACCELERATE, en el que se analizó el inhibidor de la proteína de transporte de esterasa de colesterol (CETP) evacetrapib, indicó que aumentar el HDL-C y mejorar la salida de colesterol (el primer paso en el transporte de colesterol) no disminuyó el riesgo cardiovascular. Este estudio parece indicar que es posible que ni siquiera se esté utilizando el análisis correcto para medir la función del colesterol, según Miller.
“Si bien todavía creemos que el HDL-C desempeña un papel fundamental en neutralizar el transporte de colesterol, aún no hemos demostrado que aumentar las concentraciones de HDL-C o mejorar su función reduzca el riesgo de enfermedades cardiovasculares”, dijo.
Rol de los subtipos de HDL
Desde el 2011, las directrices de lípidos de la Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Europea de Ateroesclerosis (ESC/EAS) han recomendado que el HDL-C ya no sea una diana para el tratamiento hipolipidemiante, dijo en un correo electrónico a heartwire el Dr. Maciej Banach (Universidad Médica de Lodz, Polonia).
Un problema con algunos estudios sobre el inhibidor de CETP es que incluyeron a pacientes con un riesgo cardiovascular relativamente alto, de manera que los resultados pueden no ser aplicables a una población de atención primaria, dijo. “Podríamos plantear la hipótesis de que en la prevención primaria las HDL podrían ser todavía un biomarcador importante de enfermedad cardiovascular en el grupo de pacientes relativamente sanos”.
“Las HDL disfuncionales podrían ser un factor de riesgo importante de enfermedad cardiovascular con propiedades proaterógenas”, explicó. “Esta alteración de la funcionalidad de las HDL se podría observar en pacientes con factores de riesgo cardiovascular tales como tabaquismo, obesidad o diabetes mellitus y sobre todo en pacientes con enfermedades cardiovasculares documentadas y nefropatía crónica”.
Además, dijo, cada vez se toma más en cuenta que los análisis de HDL-C miden una gama de subtipos de HDL y que es posible que se esté cuantificando la clase “incorrecta” de HDL-C. “Todavía se discute en gran parte cuáles subtipos son más beneficiosos. Algunos de los subtipos no conllevan una disminución del riesgo cardiovascular. Algunos pueden incluso aumentar este riesgo y se podrían considerar HDL disfuncional”, según Banach. Sin embargo, en el presente estudio no se puede abordar esto, pues el HDL-C no fue clasificado según subtipos.
Banach dijo que su grupo en la actualidad está realizando el estudio DYS-HDL (Investigación de la HDL disfuncional) en grupos seleccionados de pacientes con alto riesgo de complicaciones cardiovasculares. Están analizando los subtipos de HDL con alteración de la función antiaterógena y su rol predictor de problemas clínicos en un grupo de pacientes con riesgo cardiovascular variable. Aseveró que se esperan los resultados en el 2017.
El estudio fue financiado por el National Institute of Health y una Presea al Mérito de Veterans Affairs. Los autores y Banach declaran no tener conflictos de interés económico.

Dra. Veronica Hackethal
03 de junio de 2016
Fuente: Medscape. Framingham: las HDL bajas en forma aislada no son predictoras del riesgo cardiovascular

 

Cocinar con aceite vegetal no ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 21:33

Aceite de olivaLos resultados de esta investigación sugieren que las grasas saturadas y el ácido linoleico pueden no interferir mucho en la salud vascular
Cocinar con aceite vegetal ayuda a reducir el colesterol pero no el riesgo de padecer enfermedades del corazón, según ha mostrado un estudio realizado por expertos estadounidenses, liderados por Christopher Ramsden, tras analizar a 9.400 personas de entre 20 y 97 años.
Para alcanzar esta conclusión, publicada en The British Medical Journal, los participantes fueron designados al azar en dos tipos de dieta: una con aceite de maíz y otra con alto contenido en grasas animales, margarinas y mantecas.
Así, los investigadores comprobaron que aquellos que habían tomado la primera dieta habían reducido en un 14 por ciento sus niveles de colesterol, aunque no disminuyeron el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, ni aumentaron su esperanza de vida.
No obstante, debido a que los investigadores utilizaron aceites vegetales concentrados, los hallazgos podrían no aplicarse a las personas que consumen una gran cantidad de ácido linoleico a través de las nueces o semillas.
Aun así, los resultados sugieren que las grasas saturadas y el ácido linoleico pueden no interferir mucho en la salud vascular. Por ello, los expertos han recomendado seguir la dieta que “no está en duda”, es decir, evitar las gras trans, los azúcares añadidos, tomar verduras, frutas, pescados, legumbres, frutos secos y carnes magras, entre otros alimentos saludables.
Fecha: 07/06/2016 –

Fuente: El Médico Interactivo

10 junio 2016

¿Se queman más calorías subiendo escaleras?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:03

Pues sí, es un ejercicio exigente desde el punto de vista físico. Y un consejo: no te saltes peldaños.

Si estás pensando en ponerte a hacer ejercicio sin demasiadas complicaciones, la ciencia te recomienda, en primer lugar, que te olvides del ascensor. De hecho, antes de que existieran las pruebas de esfuerzo, controlar la función cardiorrespiratoria después de haber subido escaleras era un test fiable para averiguar si alguien estaba en forma. Hace seis años, una investigación canadiense realizada con personas de más de sesenta años demostró que esa actividad es dos veces más agotadora que andar rápido, y consume un 50 % más de calorías que levantar pesas o caminar por una rampa inclinada, como informa Elena Sanz en el último número Extra de Preguntas y Respuestas de Muy Interesante.
Por su parte, científicos de la Universidad de Roehampton, en el Reino Unido, comprobaron que subir cinco pisos a pie cinco veces a la semana supone quemar una media de 302 kilocalorías si no nos saltamos peldaños, y 260 cuando lo hacemos de dos en dos. Los investigadores atribuyen la diferencia no solo a que invertimos más tiempo en el primer caso, sino también a que los pasos breves suponen una contracción más rápida de los músculos y, en consecuencia, un mayor gasto de energía.
Los beneficios no terminan ahí. En un artículo de la revista especializadaPreventive Medicine se podía leer que dedicar 13,5 minutos al día durante siete semanas consecutivas a este ejercicio produce mejoras fisiológicas importantes, como una ralentización del ritmo cardiaco y un aumento de los niveles del llamado colesterol bueno.
Pablo Colado

Fuente: Revista Muy Interesante

Lo que el Dr. Google no sabe

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 14:59

Es peligrosísimo que Google se convierta en médico, pero más peligroso aun es que los médicos nos convirtamos en Google
En el sitio IntraMed

¿Estar algo obeso es más sano?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:51

Gordo al agua

Según un estudio realizado por científicos daneses, si tienes sobrepeso es más probable que vivas más. Uno de los números que más nos aterran en esta época de dietas es el Índice de Masa Corporal, que se calcula dividiendo el peso en kilos por el cuadrado de la altura en metros. Se trata de una medida grosera de la cantidad de grasa que poseemos en nuestro cuerpo y que en función de la cifra nuestro médico de cabecera nos dirá si estamos en la zona ideal (entre 18,5 y 24,9), tenemos sobrepeso (entre 25 y 29,9) o, por el contrario, somos obesos (por encima de 30). Comparados los datos de distintos años encontramos que noe hemos ido engordando a razón de 1,5 kg por década: en 2014 más de 640 millones de hombres y mujeres eran obesos comparados con los 105 millones de 1975.

Ahora bien, a la naturaleza le gusta enfrentarnos a situaciones que desafían nuestras presunciones médicas, y resulta que en el mismo periodo la esperanza de vida ha saltado de los 57 años en 1975 a más de 71 en 2014. Como comentó el epidemiólogo George Davey Smith de la Universidad de Bristol, “el mundo es a la vez más gordo y más sano”.

Desde hace un tiempo muchos médicos están llamando la atención sobre el error que significa usar el IMC como factor predictivo de riesgo de tener problemas de salud, pues van apareciendo estudios que apuntan en sentido contrario a lo que se ha estado creyendo hasta ahora. Así, un estudio publicado en agosto de 2012 en la revista médica JAMA encontraba que, en pacientes con diabetes tipo 2, aquellos que estaban en su peso normal tenían más probabilidades de morir que aquellos que tenían sobrepeso o eran obesos. Por otro lado, un meta-análisis realizado en 2013 sobre 97 estudios publicados encontró que tener sobrepeso implicaba un menor riesgo a morir que si se tenía un IMC normal.
El estudio danés publicado el pasado 10 de mayo, que ha seguido a más de 100.000 adultos de Copenhague durante 15 años, abunda en este dato: el IMC más sano se encuentra en torno a 27. Pero, cuidado, esto no significa que puedas comer todo lo que quieras. Lo que indica es que aquellos un poquito gorditos no deben temer por su salud, como se ha estado diciendo con machacona insistencia durante los últimos años.
MA. Sabadell

Fuente: Revista Muy Interesante

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus