Diabetes mellitus

25 febrero 2016

Una vacuna en preparación podría detener el Alzheimer

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:30

ancianos
Un grupo de científicos ha desarrollado una vacuna que podría detener el progreso del Alzheimer, atacando”enredos” en el cerebro que causan la pérdida de la memoria, informa “The Daily Mail”.
“Se trata de un estudio muy importante que abre el camino a una vacuna completamente diferente que se espera que sea mucho más eficaz”, sostiene el profesor Roy Jones del Instituto británico de Investigación para la Atención de las Personas Mayores (RICE por sus siglas en inglés).
¿En qué consisten las investigaciones?
La enfermedad de Alzheimer se manifiesta cuando se forman ovillos neurofibrilares, un conglomerado anormal de una proteína llamada tau, que forma nudos en el cerebro bloqueando el sistema de transporte célular y, por ende, los nutrientes esenciales. Esta vacuna pretende atacar estos “ovillos enredados” para frenar la progresión de la enfermedad.
Los tratamientos actuales para la enfermedad de Alzheimer se centran en la mejora de los síntomas, pero ninguno frena su progresión. Habrá que ver qué dice el tiempo en relación con los resultados de esta vacuna. Por el momento, los expertos del Instituto británico de Investigación para la Atención de las Personas Mayores (RICE por sus siglas en inglés) han comenzado a probar el tratamiento.
(Con información de Rusia Today y The Daily Mail)

Fuente: Cubadebate cu
1 enero 2016

Personalizar el tratamiento en diabetes, reto de la Endocrinología

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:21

La complejidad de la enfermedad y las múltiples opciones terapéuticas requieren que se analice la diabetes desde distintas perspectivas que permitan individualizar el manejo.
La complejidad del abordaje de la diabetes y sus diferentes posibilidades de evolución en cada paciente hacen que cada vez sea más necesario contar con un equipo de especialistas multidisciplinar que permita analizar la enfermedad desde todos los puntos de vista posibles. Así lo han puesto de manifiesto los más de 170 especialistas que se han dado cita en el XIII Curso de Formación Continuada en Endocrinología y Nutrición que la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), en colaboración con Lilly, ha celebrado  en días recientes en Madrid.
A lo largo de dos días de formación, los especialistas se han puesto al día de múltiples áreas relacionadas con la especialidad, “abordando aspectos de endocrinología, nutrición y diabetes, e incluyendo y haciendo énfasis en los últimos avances en diagnóstico y tratamiento de aquellas enfermedades que se tratan dentro de nuestra especialidad”, explica la doctora Carmen Fajardo, coordinadora del curso y vocal de formación continuada de la junta directiva de la SEEN.
“Pediatras, médicos de Atención Primaria, especialistas de laboratorio…son solo algunos ejemplos de todos los profesionales sanitarios que pueden estar implicados en algún momento concreto en el diagnóstico y tratamiento de un paciente con diabetes, por lo que es fundamental que todos ellos cuenten con formación precisa y actualizada sobre la enfermedad, de forma que podamos dar en cada caso la solución más adaptada”, comenta el doctor Miguel López, también coordinador del curso y vocal de formación continuada de la junta directiva de la SEEN.
A la hora de profundizar en los aspectos que más preocupan a los especialistas, la relación entre obesidad y diabetes ocupa un papel destacado, ya que son dos de las enfermedades más prevalentes en todo el mundo, y se prevé que lo sean cada vez más, haciendo honor al calificativo de “epidemia del siglo XXI” con que las ha calificado la Organización Mundial de la Salud. Solo en España hay más de 5.300.000 personas con diabetes[i] ; en todo el mundo el número asciende a más de 415 millones y se calcula que esta cifra alcanzará los 642 millones en 2040[ii], en gran medida por las altas tasas de obesidad, que se prevé que sigan aumentando en las próximas décadas.
En ese sentido, la doctora Fajardo explica que “esta prevalencia creciente de la diabetes tipo 2 y de la obesidad entre la población y sus repercusiones sobre la calidad y expectativa de vida de los pacientes, así como sobre el gasto sanitario, las han colocado dentro de las prioridades sanitarias”.
Por ello la investigación en diabetes pasa por hallar nuevas alternativas terapéuticas como las que han aparecido en los últimos años que, según el doctor Lopez, “facilitan la individualización del manejo terapéutico”. A ello se suma, según este experto, las bases de recomendaciones dietéticas y actividad física que suponen un avance en el tratamiento de la obesidad.
Referente en la formación continuada en Endocrinología y Nutrición
El curso cuenta desde su primera edición con la colaboración de Lilly, que de esta manera mantiene y refuerza su compromiso con la formación de los profesionales implicados en el tratamiento de las personas con diabetes y, con ello, con la mejora en la calidad de vida de los pacientes.
“Hoy por hoy, este curso se ha convertido en un referente dentro de la especialidad y su carácter anual permite actualizarnos en todas las novedades. Esto, junto con la calidad de las ponencias y ponentes, explica la gran demanda de asistencia que ha alcanzado en los últimos años”, explica la doctora Fajardo. Por su parte, el doctor López puntualiza: “Tras más de 13 años de trayectoria, en el caso de la formación continuada, y más de 20 en la formación específica para residentes, y gracias a la implicación y apoyo de Lilly, estos cursos son una cita clave para todos aquellos profesionales implicados de una u otra manera en el campo de la Endocrinología”.
“Gracias a las mejoras terapéuticas derivadas de la investigación y la implicación de todos los profesionales, la especialidad de Endocrinología y Nutrición es objeto de una constante actualización. Un curso como este supone un apoyo importante para los médicos de una especialidad compleja, que tratarán estas patologías y podrán atender a sus pacientes con un abordaje multidisciplinar, atención integral y considerando los últimos avances de la ciencia”, concluye el doctor Jesús Reviriego, director médico de Lilly Diabetes en España.
Referencias
[i] Prevalence of diabetes mellitus and impaired glucose regulation in Spain: the Di@bet.es Study. Diabetologia; January 2012, Volume 55, Issue 1, pp 88-93.
[ii] International Diabetes Federation. What is Diabetes?  IDF Diabetes Atlas, 2015.
Fuente: Vademecum es
Fecha:  16/02/2016

Modelo de perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 10:10

ops-nutrientes

En octubre del 2014, los Estados Miembros reunidos en el 53º Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) aprobaron por unanimidad el Plan de acción para la prevención de la obesidad en la niñez y la adolescencia. Esto muestra que los gobiernos han tomado conciencia de la prevalencia alarmante de la obesidad en la Región de las Américas – la más alta del mundo- y es además, un signo inequívoco de que los gobiernos estaban comprometidos a actuar. En el plan de acción se da instrucciones a la OPS para que proporcione información basada en la evidencia científica orientada a la formulación de políticas y reglamentaciones (tanto fiscales como de otros tipos) a fin de prevenir el consumo de alimentos poco saludables, como las relativas al etiquetado del frente del envase y guías nutricionales regionales para los alimentos en el entorno escolar (programas alimentarios, y venta de alimentos y bebidas en las escuelas). La formulación y el establecimiento de criterios regionales con respecto a las cantidades aceptables de nutrientes críticos tales como sal, azúcar, grasas saturadas y grasas trans, en forma de modelo de perfil de nutrientes, es un paso decisivo hacia el cumplimiento de este mandato. El modelo de perfil de nutrientes de la OPS que se presenta aquí se basa en pruebas científicas sólidas y es el resultado del trabajo riguroso de una consulta de expertos integrado por autoridades reconocidas en el campo de la nutrición. Espero que los Estados Miembros adopten este modelo y lo usen con el fin de crear entornos propicios para una alimentación sana.

La gastroplastia endoscópica en manga puede ser una nueva herramienta para tratar la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:57

Un estudio de 25 pacientes obesos que se sometieron a una gastroplastia endoscópica en manga en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, señala que este procedimiento podría ser una alternativa mínimamente cruenta a la cirugía bariátrica, a un menor costo, en determinados pacientes obesos.
De hecho, podría representar “un cambio de paradigma en nuestro tratamiento de la obesidad y puede abordar brechas actuales en el tratamiento y permitirnos ganar terreno en nuestra batalla contra la obesidad, que estamos perdiendo”, informa el Dr. Barham K. Abu Dayyeh, de la Clínica Mayo y sus colaboradores, en su artículo publicado en línea en Clinical Gastroenterology and Hepatology.
En la actualidad hay brechas en el tratamiento de la obesidad en virtud de que sólo 1% de los pacientes que tienen las indicaciones para operaciones bariátricas se someten a ella ―a causa de un acceso limitado, preferencia del paciente y el costo de la cirugía- y el estilo de vida y los tratamientos farmacológicos para la pérdida de peso han limitado la eficacia en pacientes obesos, explican el Dr. Abu Dayyeh y sus colaboradores.
Sin embargo, el presente estudio demostró que un año después de someterse a una gastroplastia endoscópica en manga, estos pacientes con obesidad moderada (con un índice de masa corporal [IMC] de 30 a 40) habían reducido 56% de su peso excesivo (calculado utilizando un IMC de 25 como un peso corporal ideal, lo cual es equivalente a la reducción de peso obtenida con operación bariátrica, con algunos efectos adversos temporales.
Como se informó con anterioridad, la gastrectomía bariátrica en manga ha surgido como el método más difundido de operaciones para reducir el peso en Estados Unidos.
El nuevo estudio señala que la gastroplastia endoscópica en manga, que tiene un costo de un tercio del costo de la gastrectomía en manga (alrededor de 10.000 a 15.000 dólares), “puede desempeñar un papel en el tratamiento de pacientes con obesidad moderada y de los que necesitan un puente hacia el tratamiento quirúrgico, incluidos los individuos superobesos”, dijo el Dr. Abu Dayyeh aMedscape Medical News.
El procedimiento puede ser realizado por gastroenterólogos y por cirujanos bariátricos con habilidades endoscópicas, y en Estados Unidos y en Europa se han realizado más de 400 procedimientos, señaló.
“Espero que este procedimiento esté ampliamente disponible!”, dijo el Dr. Abu Dayyeh, pero también reconoció que se necesitan estudios confirmadores a mayor escala.
Aprovechamiento de un estudio experimental promisorio
Los investigadores previamente publicaron los resultados preliminares de un estudio de factibilidad en cuatro pacientes en el 2013 (Gastrointest Endosc. 2013;78:530-535) y el estudio actual representa su experiencia con 25 pacientes consecutivos (incluidos los cuatro iniciales).
Las 21 mujeres y cuatro hombres se sometieron a gastroplastia endoscópica en manga en la Clínica Mayo entre 2012 y 2015 y fueron objeto de seguimiento durante 5 a 20 meses (mediana de nueve meses), los pacientes tuvieron una media de IMC de 35 y una media de edad de 48 al inicio.
En un procedimiento realizado bajo anestesia general en una unidad de endoscopia ambulatoria, un médico inserta un endoscopio con un dispositivo de sutura (Overstitch, Apollo Endosurgery) a través de la faringe del paciente y luego aplica 12 puntos de sutura para transformar el estómago en una estructura de forma tubular que tiene un tamaño de cerca del 20% de su tamaño original. La gastrectomía bariátrica en manga da lugar a un estómago de forma tubular similar, pero implica extirpar de manera permanente parte del estómago, utilizando un procedimiento quirúrgico (laparoscópico) mínimamente cruento
Marlene Busko
03 de febrero de 2016

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900127

17 febrero 2016

Algunos aspectos de interés relacionados con la obesidad sarcopénica

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:16

Hernández Rodríguez, José; Licea Puig, Manuel Emiliano; Castelo Elías-Calles, Lizet.

Rev Cubana Endocrinol vol.26 no.3 Ciudad de la Habana dic. 2015

La hipoglucemia es un factor de riesgo cardiovascular en algunas personas

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:08

Datos nuevos del estudio VADT (Veterans Affairs Diabetes Trial) indican que la hipoglucemia grave puede estar asociada a avance de la aterosclerosis en pacientes con diabetes tipo 2 y mal control glucémico.
Aramesh Saremi, MD, investigadora del Phoenix VA Health Care System, Phoenix, Arizona y sus colaboradores publicaron el 19 de enero en la versión electrónica de Diabetes Care los hallazgos de un estudio satélite del estudio VADT en 197 pacientes.
La hipoglucemia grave fue casi tres veces más frecuente en el grupo de tratamiento intensivo que en el de tratamiento convencional. Aunque la hipoglucemia no estaba asociada a avance de la calcificación arterial coronaria (CAC) en conjunto ni en el grupo de tratamiento intensivo, los pacientes con hipoglucemia grave del grupo de tratamiento convencional tenían casi 50% más avance de CAC que los que no presentaron hipoglucemia grave.
Este fue un hallazgo imprevisto, declaró la Dra. Saremi a Medscape Medical News. “Los resultados fueron sorprendentes. Esperábamos un grado más alto de avance de la calcificación aterosclerótica en el grupo de tratamiento intensivo porque tuvieron más episodios hipoglucémicos”.
“Sin embargo, como se aprecia en el artículo, los participantes del grupo de tratamiento convencional tuvieron un avance significativamente mayor si presentaban episodios hipoglucémicos graves durante el estudio. El hecho de que varios análisis de sensibilidad obtuvieron resultados parecidos aumenta nuestra confianza en estos resultados inicialmente sorprendentes”.
Explicó que clínicamente “nuestro estudio apoya el tratamiento individualizado de la diabetes tipo 2 y destaca la importancia de evitar la hipoglucemia, sobre todo en pacientes ancianos con diabetes tipo 2 mal controlada de larga evolución …La hipoglucemia puede ser problemática incluso en los pacientes sin control glucémico intensivo”.
Señaló que estos hallazgos deben propiciar el reconocimiento de la hipoglucemia como factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.
“Cada vez hay más datos que indican que la hipoglucemia grave se asocia a aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular en estudios clínicos aleatorizados sobre diabetes tipo 1 y tipo 2 y en estudios de población longitudinales extensos … La información sobre hipoglucemia que se da al paciente debe recibir más atención y es una de las claves del éxito del tratamiento de la diabetes. También ayuda a bajar el coste médico asociado a estos episodios de hipoglucemia más graves”.
Hipoglucemia y corazón
El estudio VADT, publicado en 2008, asignó de manera aleatoria 1.791 militares veteranos con diabetes tipo 2 y una concentración inicial media de HbA1c de 9,5% a control glucémico convencional o intensivo, con insulina en los que no conseguían una HbA1c < 6% (grupo de tratamiento intensivo) o < 9% (grupo de tratamiento convencional).
El año pasado, los datos a los 10 años del estudio indicaban que los pacientes aleatorizados a recibir durante 5 años aproximadamente tratamiento intensivo tuvieron una incidencia más baja de episodios cardiovasculares que los que recibieron tratamiento convencional, aunque sin mejoría de la supervivencia durante una mediana de seguimiento de 9,8 años.
En este nuevo estudio satélite, con un seguimiento medio de 4,5 años, 97 de los participantes habían presentado hipoglucemia grave, definida como episodios de pérdida de conciencia o con necesidad de asistencia médica o de otro tipo, con o sin cifras de glucemia disponibles (n = 74) o con cifras de glucemia comprobadas < 50 mg/dl (n = 23).
Estos episodios fueron significativamente más frecuentes en el grupo de tratamiento intensivo, 74% frente a 21% en el grupo de tratamiento convencional (p < 0,01).
La hipoglucemia grave no estaba asociada a avance de CAC en ambos grupos en conjunto ni en el grupo de tratamiento intensivo. Sin embargo, la interacción entre hipoglucemia grave y tratamiento asignado fue muy significativa (p < 0,01), y se mantuvo después de ajustar las diferencias entre los participantes con y sin hipoglucemia grave, incluyendo hipoglucemia previa, duración de la diabetes, concentración de creatinina, péptido-C, triglicéridos y uso de insulina.
Al efectuar una estratificación por grupo de tratamiento, los pacientes con hipoglucemia grave del grupo de tratamiento convencional tenían significativamente mayor avance de la CAC que los que no habían sufrido hipoglucemia grave (mediana 11,15 frente a 5,4 mm3, p: 0,02). Esta relación se mantuvo después de ajustar las variables previas, así como otros factores predictivos como la edad y la raza/etnia.
En un análisis de sensibilidad, la hipoglucemia grave estaba asociada a mayor avance de la CAC en los pacientes con concentraciones de HbA1c > 7,5% (p: 0,04), pero no ≤ 7,5%.
El avance de la CAC estaba asociado también a aumento de la HbA1c media, en los pacientes con (p < 0,01), pero no en los pacientes sin hipoglucemia grave (p: 0,51). Y el avance de la CAC aumentó en proporción con el número de episodios hipoglucémicos graves en el grupo de tratamiento convencional (p: 0,04 para la diferencia global entre grupos), pero no en el grupo de tratamiento intensivo.
La Dra. Saremi declaró a Medscape Medical News que no está claro el origen de este fenómeno, pero ella y sus colaboradores tienen varias teorías. Una es que las personas del grupo de tratamiento convencional pueden tener fluctuaciones más bruscas de la glucemia, vinculadas a estrés oxidativo y a disfunción endotelial, que promueven el avance de la aterosclerosis.
O, explicó, las personas del grupo de tratamiento intensivo pueden estar mejor preparadas para tomar medidas inmediatas para corregir los episodios hipoglucémicos porque todos estos episodios (incluso los leves) fueron más frecuentes en este grupo.
Y, destacó, el avance de la CAC en los participantes con tratamiento convencional sin hipoglucemia grave fue parecido al de los participantes con tratamiento intensivo con independencia de la hipoglucemia grave, lo que hace sospechar que la variabilidad glucémica, probablemente más pronunciada en las personas con mal control de la glucemia y episodios de hipoglucemia, puede ser un factor de riesgo de avance de la aterosclerosis.
Insistió en que “sin embargo, estos hallazgos deben analizarse en el contexto de la generación de hipótesis y esperamos que estimulen otros estudios sobre este problema”.

Diabetes Care. Publicado en versión electrónica el 19 de enero de 2016.Abstract
Miriam E Tucker
Medscape. 29 de enero de 2016.

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900107

Consenso sobre las grasas y aceites en la alimentación de la población española adulta

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:02

Tribulaciones de una nutricionista clínica
La perplejidad y el desconcierto de una nutricionista que confronta las recomendaciones clásicas con la escasez de evidencias científicas que las respalden. Una reflexión acerca del nuevo consenso español sobre grasas y aceites.

En el sitio IntraMed

16 febrero 2016

La estatura influye en las enfermedades cardíacas, la diabetes y el cáncer.

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:17

Un artículo recientemente publicado saca a la luz la relación entre el aumento general de estatura en el mundo con el desarrollo de ciertas enfermedades. Para los autores de la investigación, las personas altas tienen menos riesgo de sufrir determinados problemas de salud, como trastornos cardiovasculares y diabetes de tipo 2, pero son más propensos al cáncer.
El estudio ha sido llevado a cabo por los profesores Norbert Stefan y Hans-Ulrich Häring, del Departamento de Medicina Interna de Tubinga (Alemania) y el Instituto de Investigación de la Diabetes y las Enfermedades Metabólicas de la Universidad de esa ciudad; el profesor Matthias Schulze, del Instituto Alemán de Nutrición Humana de Potsdam; y el profesor Frank Hu, de la Escuela de Medicina Pública de Harvard y la Escuela Médica de Boston (EE. UU.). Estos expertos analizaron los factores de la dieta y otros mecanismos que puedan explicar esta relación.
La estatura viene determinada en gran medida por la genética, pero en décadas recientes ha aumentado considerablemente en niños y adultos de todo el mundo de forma constante. Hoy, casi todos los hijos superan a los padres en estatura cuando llegan a adultos. El mayor crecimiento se ha dado en los Países Bajos: los hombres holandeses actuales son 20 cm más altos que los de hace 150 años. Curiosamente, el consumo per cápita de leche y productos lácteos en ese país es el más alto del mundo. Estas observaciones llevaron a los científicos a analizar las causas y los efectos médicos de este aumento de estatura.
Su estudio revela que la altura tiene un impacto importante en la mortalidad por algunas enfermedades comunes, independientemente del índice de grasa corporal y otros factores. Investigaciones precedentes ya habían establecido que los altos tienen menos riesgo cardiovascular y de diabetes que los bajitos pero mayor peligro de sufrir un cáncer. Concretamente, según Schulz, los datos epidemiológicos dicen que por cada 6,5 cm de estatura baja la mortalidad por enfermedades del corazón un 6 %, mientras que la muerte por cáncer aumenta un 4 %.
Los autores creen que el aumento de estatura es una señal de la sobrealimentación con comida calórica y rica en proteínas animales durante diferentes etapas del crecimiento. Sin embargo, ya en el útero materno se programan factores y hormonas de crecimiento a largo plazo como la insulina y el IGF-1/2. Entre otras consecuencias, la activación de estos sistemas vuelve al cuerpo más sensible a la acción de la insulina, que influye en el metabolismo de las grasas. De acuerdo con esa idea, el profesor Stefan afirma que “los datos que han recabado muestran que las personas altas son más sensibles a la insulina y tienen menos contenido graso en el hígado, lo que podría explicar por qué son menos propensos a los trastornos cardiovasculares y la diabetes tipo 2″. Este hallazgo coincide con otros estudios publicados que sugerían que los altos están mejor protegidos contra los desórdenes del metabolismo de los lípidos. Sin embargo, esta activación del sistema IGF-1/2 podría relacionarse con un mayor riesgo de sufrir ciertos cánceres, especialmente los de pecho, colon y piel (melanoma), ya que las células de crecimiento están permanentemente activadas, piensan los investigadores. Su conclusión es que se debería considerar el factor de crecimiento y la estatura en la edad adulta en la prevención de las enfermedades mencionadas.

Fuente: Revista Muy Interesante

Dietas: mucho ruido y pocas nueces

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:11

Escepticemia por Gonzalo Casino | 10 FEB 16

Sobre la insoportable levedad de las recomendaciones dietéticas

En un estudio se informa sobre cuáles frutas y verduras evitan mejor el aumento de peso

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:08

alimentos-sanos
Consumir más alimentos que tengan alto contenido de determinados flavonoides puede ayudar a evitar el aumento de peso en el curso del tiempo en los adultos, según los hallazgos de un estudio publicado en línea el 27 de enero en BMJ.
“Analizamos siete diferentes tipos de flavonoides y descubrimos que las clases que se asociaban a un mejor control del peso eran flavonol, antocianinas y polímeros flavonoides”, comentó la Dra. Monica Bertoia, MPH, PhD, asociada en investigación en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, Boston, Massachusetts.
Frutas como las manzanas, las peras y las bayas rojas representan las principales fuentes de flavonoides, pero también pueden encontrarse en algunos vegetales como los pimientos rojos, dijo la Dra. Bertoia.
Evitar un poco de aumento de peso es importante para la salud
El estudio es el primero en analizar los vínculos entre la ingesta de diversas subclases de flavonoide y el aumento de peso. Incluyó datos de más de 124.000 mujeres y hombres de Estados Unidos que fueron objeto de seguimiento hasta por 24 años.
Estudios previos han señalado que los flavonoides pueden desempeñar un rol en la reducción de peso. La mayoría se ha enfocado en la subclase flavon-3-ol presente en el té verde, aunque han tenido tamaños de muestra pequeños.
El nuevo estudio se basó en datos de 124.086 mujeres y hombres que participaron en tres estudios prospectivos: El NHS (Estudio de la Salud de las Enfermeras), el NHSII (Estudio de la Salud de las Enfermeras II) y el HPFS (Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud).
Los participantes tenían de 27 a 65 años y provenían de los 50 estados que integran la Unión Americana; autonotificaron su peso corporal, hábitos de estilo de vida y diagnósticos médicos recientes cada 2 años entre 1986 y 2011. También documentaron su dieta cada 4 años utilizando cuestionarios de frecuencia de alimentos (FFQ), semicuantitativos y validados.
Los investigadores analizaron siete subclases de flavonoides: flavononas, antocianinas, flavan-3-oles, proantrocianinas, polímeros flavonoides, flavonoles y flavonas.
Ajustaron los resultados para los factores relacionados con el estilo de vida vinculados al cambio de peso, tales como actividad física, mirar televisión y 17 factores alimentarios, como la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar, alimentos fritos, alcohol, cafeína, granos enteros y carnes procesadas.
Los resultados demostraron que durante cada periodo de 4 años las mujeres aumentaron un promedio de 1,30 kg (NHS) hasta 2 kg (NHSII) y los hombres aumentaron un promedio de 1 kg (HPFS).
Aunque pequeña, está cantidad de aumento de peso «rápidamente se sumará a la larga», señaló la Dra. Bertoia.
“Evitar tales cantidades pequeñas de aumento de peso o reducir pequeñas cantidades de peso puede tener una repercusión en la salud de un individuo y su riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer», dijo, añadiendo, «también puede tener una repercusión verdaderamente considerable en la salud de la población”.
Cuáles frutas y verduras hay que utilizar para evitar el aumento de peso
Los hallazgos -ajustados con respecto a factores relativos al estilo de vida- señalaron que las personas que consumían más alimentos de subclases específicas de flavonoides aumentaban menos de peso con el tiempo.
Los siguientes flavonoides tuvieron el máximo efecto sobre la pérdida de peso: las antocianinas producían- 0,10 kg por desviación estándar adicional (DE)/día, polímeros flavonoides- 0,08 KG por DE/día, y flavonoides -0,07 KG por DE adicional/día.
Cada incremento en la desviación estándar de la ingesta diaria se relacionó con 0,07 a 0,10 menos kilogramos obtenidos durante cuatro años.
Después que se tomó en cuenta la ingesta de fibras, los hallazgos se mantuvieron significativos para las antocianinas, las proantocianidinas y los polímeros de flavonoide total pero perdieron su significación para las otras subclases.
Una ración por día de muchas frutas a menudo proporciona muchos más flavonoides que una desviación estándar, lo cual pone estos hallazgos en perspectiva. Por ejemplo, el consumir solo media taza de arándanos por día aumentaría el consumo de antocianinas en 12 desviaciones estándar.
Los alimentos con alto contenido de antocianinas comprenden las frutas rojas obscuras como zarzamoras, uvas rojas, cerezas, arándanos y fresas, y estas dos últimas frutas también tienen alto contenido de polímeros de flavonoides, lo mismo que el té, las nueces pacanas y las manzanas. El té también es rico en flavonoides, al igual que la cebolla y algunos tipos de granos, señaló la Dra. Bertoia.
El carácter de observación del estudio limita las conclusiones con respecto a si los hallazgos están o no están relacionados con la mejora global en la calidad de la dieta, con los propios flavonoides o con algo más, según la Dra. Bertoia. Otras limitaciones son el empleo de cuestionarios de frecuencia de alimentos autonotificados.
No obstante, este artículo aprovecha la investigación previa por este grupo y «ayuda a refinar los consejos generales de que toda persona debiera consumir más frutas y verduras. Ayuda a proporcionar más información sobre cuáles frutas y verduras potenciales pueden ser mejores opciones para hacer recomendaciones más específicas en las directrices futuras», dijo la Dra. Bertoia.
En Estados Unidos, en la actualidad, la mayoría de las personas consume menos de una taza de frutas y menos de dos tazas de verduras al día. Los autores señalan que esto se debiera incrementar a 2 tazas de frutas y 2,5 tazas de verduras.
Los autores declaran no tener conflictos de interés económico pertinentes.
Dra. Veronica Hackethal
Fuente: Medscape. 03 de feb de 2016.

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900128

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus