Diabetes mellitus

17 diciembre 2015

Descubren en células apoptósicas una posible forma de controlar las concentraciones de colesterol

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:59

Un descubrimiento en torno a cómo el cuerpo hace frente al colesterol que contienen las células agonizantes ha señalado un nuevo enfoque muy interesante para controlar las concentraciones de colesterol de las personas y, por tanto, su riesgo de presentar cardiopatía.
El descubrimiento de la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia revela un mecanismo previamente desconocido por el cual las células que están a punto de morir informan a las células que están a punto de fagocitarlas cómo manejar el colesterol que contienen. Al estimular o simular estos mensajes moleculares, los médicos algún día podrán regular mejor las concentraciones de colesterol de las HDL y de las LDL del cuerpo: el llamado colesterol “bueno” y “malo”.
“Tenemos en el cuerpo un recambio de aproximadamente un millón de células por segundo como parte de la vida sana habitual, y estos ‘cadáveres’ rápidamente son fagocitados y procesados por células circunvecinas llamadas fagocitos”, explicó el investigador Kodi S. Ravichandran, PhD. “Sin embargo, hay una dificultad aquí: cuando un fagocito se come a otra célula, básicamente es como si un vecino se mudara con uno, con todas sus pertenencias. El fagocito que acaba de digerir a la célula agonizante tiene que manejar todo el colesterol, los lípidos, las proteínas, los hidratos de carbono y otros componentes que han provenido de la célula diana que se acaba de fagocitar, además de mantener su propio metabolismo habitual”.
El descubrimiento realizado por el Dr. Aaron Fond del laboratorio de Ravichandran, explica cómo las células agonizantes ofrecen un tipo de instrucciones en el lecho de muerte para lidiar con el colesterol excesivo. Este conocimiento abre las puertas para los tratamientos de acción molecular específica que podrían controlar el proceso a través de un factor desencadenante más fisiológico que los métodos existentes.
Regulación del colesterol
El objetivo principal de los científicos en la regulación del colesterol ha sido una molécula llamada LXR, un “sensor” que evita que las células se sobrecarguen de colesterol. Sin embargo, los esfuerzos para actuar directamente sobre LXR han asumido un enfoque de mazo, ya que LXR normalmente estimula y suprime centenares de genes. Estos esfuerzos, dijo Ravichandran, no han sido “muy fructíferos y han tenido demasiados efectos secundarios”.
El descubrimiento realizado por el laboratorio de Ravichandran ofrece una forma de estimular el transporte de colesterol y eliminarlo como el cuerpo lo hace naturalmente: a través de la emisión de mensajes celulares. “Cuando estábamos estudiando cómo los fagocitos que ingieren las células apoptósicas [agonizantes] regulan el colesterol, lo que descubrimos fue que las células agonizantes utilizaban un mecanismo completamente nuevo”, dijo. “Las células agonizantes exponen determinados lípidos de membrana o las llamadas señales ‘cómeme’ en su superficie. Cuando éstas son reconocidas por los fagocitos a través de receptores específicos, esto desencadena una vía [en los fagocitos] que finalmente conduce a la regulación por incremento de las concentraciones de un transportador de colesterol muy importante, ABCA1″. Este es un proceso que al parecer es completamente independiente de la vía LXR la cual se está eligiendo como objetivo. Lo que es importante, muchos estudios humanos han demostrado una relación entre las concentraciones de ABCA1 y las enfermedades cardiovasculares.
Fond, Chang Sup Lee, Ravichandran y sus colaboradores han descubierto ahora los componentes del aparato molecular mediante el cual las células apoptósicas regulan por incremento ABCA1 en los fagocitos. Descubrieron que cuando el receptor fagocítico BAI1 capta la célula apoptósica, esto inicia una señal para regular por incremento ABCA1. Los ratones que carecen de BAI1 tuvieron un peor cociente HDL/LDL, en tanto que los ratones que expresan más BAI1 mostraron un efecto beneficioso. “En los ratones con mayores concentraciones de este receptor BAI1, los fagocitos no sólo comen mejor, sino que regulan por incremento a ABCA1 y muestran un mejor cociente de colesterol de las HDL por contraposición a las LDL”, dijo Ravichandran.
Ravichandran, el presidente del Departamento de Microbiología, Inmunología y Biología del Cáncer de la Universidad de Virginia, ya está trabajando en posibles formas de desencadenar este efecto en seres humanos. “Tenemos la oportunidad ahora de actuar específicamente sobre este receptor BAI1 o de señalización directa a través de esta vía”, dijo.
“Esto, a su vez, tendría un papel beneficioso en la regulación del colesterol y ayudaría a evitar los efectos cardiovasculares perjudiciales”.
Referencias:
Aaron M. Fond et al, Apoptotic cells trigger a membrane-initiated pathway to increase ABCA1. Journal of Clinical Investigation, 2015; 125 (7): 2748 DOI: 10.1172/JCI80300
04/12/2015
Fuente: Science Daily

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus