Diabetes mellitus

4 julio 2015

Manejo de la diabetes en pacientes con enfermedad renal crónica

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 14:49

Diabetes y nefropatía diabética
La diabetes mellitus es una epidemia creciente y es la causa más común de enfermedad renal crónica e insuficiencia renal. Una guía actualizada de manejo para el médico práctico.

Autor: Allison J Hahr and Mark E Molitch Clinical Diabetes and Endocrinology 2015, 1:2 Management of diabetes mellitus in patients with chronic kidney disease
En el sitio IntraMed

Una bacteria puede ayudar a bajar de peso

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:44

intestines

Es posible que entre los millones de bacterias que viven en los intestinos, al menos un microbio pueda cambiar la forma en que el cuerpo procesa los alimentos y afectar al peso, sugiere un pequeño estudio francés.

El microbio, Akkermansia muciniphila, conforma del 3 al 5 por ciento de las bacterias intestinales. La cepa se vincula con una dieta rica en fibra. También se asocia con unos niveles más bajos de azúcar en sangre, insulina y grasas, lo que ayuda a proteger de la obesidad, la diabetes y la enfermedad cardiaca. La A. muciniphila también ayuda con una distribución más saludable de la grasa corporal, dijeron los investigadores.

“Esta bacteria es un objetivo potencial para nuevas terapias en el campo de la enfermedad metabólica”, dijo la investigadora líder, la Dra. Karine Clement, directora del Instituto de Cardiometabolismo y Nutrición del Hospital Pitie-Salpetriere, en París.

“Pero primero hay que identificar las moléculas que produce esta bacteria para explicar esta mejora”, dijo.

Esta bacteria produce una variedad de sustancias que podrían servir como fuentes de energía para otras bacterias del cuerpo, señaló Clement.

Es posible que la A. muciniphila contribuya a la expansión de otras bacterias beneficiosas, además de tener un efecto beneficioso propio, dijo.

El informe aparece en la edición en línea del 22 de junio de la revista Gut.

Para el estudio, el equipo de Clement observó la cantidad de este microbio y otras bacterias que vivían en los intestinos de 49 personas obesas o con sobrepeso. La mayoría de los participantes (41) eran mujeres. Los investigadores también observaron el azúcar en sangre, las grasas en la sangre y otros factores que influyen a la grasa corporal.

Los investigadores midieron esos factores antes y después de que los participantes comenzaran una dieta de seis semanas baja en calorías que incluía proteínas y fibra adicionales. Restringir las calorías altera a las bacterias intestinales, señalaron los investigadores.

Al inicio de la dieta, las personas con mucha A. muciniphila en los intestinos tenían un azúcar en sangre más bajo, y unos niveles más bajos de insulina, unas cinturas más estrechas y menos células de grasa bajo la piel que las que tenían unos niveles bajos de la bacteria, encontraron los investigadores.

Además, las personas con mucha A. muciniphila junto con otros tipos de bacterias en los intestinos tenían el azúcar y la grasa en sangre más bajas, y la mejor distribución de grasa corporal, según los investigadores.

Tras seis semanas de restricción calórica, los que comenzaron con el mayor nivel de A. muciniphila experimentaron la mayor mejora en el azúcar en sangre, los niveles de insulina y la distribución de la grasa corporal, en comparación con los que tenían unos niveles más bajos de la bacteria, encontró el estudio.

Los investigadores anotaron que midieron los niveles de la bacteria a partir de muestras de heces, y que no está claro si esos niveles son iguales en el intestino y en las heces. También dijeron que no está claro si los cambios en los niveles de la bacteria perdurarían después de la restricción calórica.

Samantha Heller, nutricionista clínica principal del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, dijo que las bacterias intestinales son esenciales para la vida.

“Nuestro tracto gastrointestinal contiene una variedad de más o menos mil especies de bacterias”, dijo.

Hay alrededor de un billón de microbios que “alquilan nuestro espacio intestinal”, comentó Heller. “Les ofrecemos una vivienda, y a cambio nos ayudan a recuperar los nutrientes de los alimentos, mejoran la digestión, mantienen la pared intestinal sana, combaten a los gérmenes y crean compuestos que combaten a la enfermedad”, explicó.

De hecho, las investigaciones están hallando que esos microbios desempeñan roles tan importantes en la salud y en la enfermedad de los humanos que la supervivencia misma de la especie humana podría depender de ellos, enfatizó Heller.

“Los investigadores están trabajando con vistas a determinar cuáles son los microbios y qué efectos tienen en el cuerpo, pero creen que un equilibrio de varios tipos de microbios buenos es importante”, dijo.

Se ha encontrado que una dieta más basada en las plantas, el ejercicio regular y el sueño ayudan a respaldar una comunidad intestinal próspera y diversa, señaló Heller.

En cuanto a la gestión del peso, la investigación en esa área es muy nueva, dijo.

“Pero hace 50 o 100 años la obesidad no era el problema que es ahora”, comentó Heller. “Lo que sí sabemos es que consumir calorías en exceso, comer alimentos altamente procesados, comida basura y comida rápida, y ser sedentarios contribuyen muchísimo a la obesidad. Un solo microbio no puede deshacer un estilo de vida malsano”, advirtió.
________________________________________
FUENTES: Karine Clement, M.D., Ph.D., director, Institute of Cardiometabolism and Nutrition, Pitie-Salpetriere Hospital, Paris, France; Samantha Heller, M.S., R.D., senior clinical nutritionist, NYU Langone Medical Center,

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=87181&uid=445164&fuente=inews

Alarmantes cifras de sobrepeso y obesidad en Estados Unidos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:36

obesidad_pabdominal

Apenas el 25 por ciento de los hombres y el 33 por ciento de las mujeres tienen un peso saludable.

Menos de una tercera parte de los estadounidenses tienen actualmente un peso saludable, y el resto de la población tiene sobrepeso o es obesa, según un informe reciente.

Alrededor del 35 por ciento de los hombres y el 37 por ciento de las mujeres son obesos. Además, el 40 por ciento de los hombres y el 30 por ciento de las mujeres tienen sobrepeso, señalaron los investigadores en la edición del 22 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.

“La obesidad no está mejorando. Está empeorando, y es realmente aterrador. Esto no tiene un buen aspecto”, dijo Lin Yang, asociada postdoctoral de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

La obesidad se ha vinculado con varias afecciones crónicas de salud, entre ellas la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiaca, ciertos cánceres y la artritis, advirtió Yang.

“Esta generación de estadounidenses es la primera que tendrá una esperanza de vida más corta que la generación anterior, y la obesidad es uno de los factores contribuyentes más importantes a esta menor esperanza de vida, porque está fomentando muchas afecciones crónicas de salud”, comentó.

El nuevo informe usó datos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición, reunidos entre 2007 y 2012 sobre más de 15,000 hombres y mujeres a partir de los 25 años de edad.

Según los datos, los investigadores calculan que más de 36 millones de hombres y casi 29 millones de mujeres de EE. UU. tienen sobrepeso actualmente. Unos 32 millones de hombres y 36 millones de mujeres son obesos, encontraron los investigadores.

El sobrepeso se define como tener un índice de masa corporal (IMC) de entre 25 y 29.9, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El IMC se calcula comparando el peso de una persona con su estatura.

Por ejemplo, un hombre de 5 pies y 9 pulgadas (1.74 metros) que pese 169 libras (casi 77 kilos) y una mujer de 5 pies y 4 pulgadas (1.60 metros) que pese 146 libras (unos 66 kilos) tendrían un IMC de 25 y se considerarían de peso normal, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.

Los CDC definen la obesidad como un IMC de 30 o más. Un hombre de 5 pies y 9 pulgadas que pese 203 libras (92 kilos) o más se considera obeso, al igual que una mujer de 5 pies y 4 pulgadas que pese 175 libras (79 kilos) o más.

La mayoría de estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos hoy en día, en comparación con los datos de las encuestas federales reunidos entre 1988 y 1994, apuntó Yang.

En ese entonces, el 63 por ciento de los hombres y el 55 por ciento de las mujeres tenían sobrepeso o eran obesos, con un IMC de 25 o más. Hoy día, alrededor del 75 por ciento de los hombres y más o menos el 67 por ciento de las mujeres tienen sobrepeso o son obesos, según el estudio.

Las nuevas cifras sobre la obesidad no sorprendieron al Dr. Elliott Antman, presidente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

“Concuerda con lo que ya sabíamos, y ofrece algunas cifras sobre la magnitud del problema”, dijo Antman sobre el nuevo estudio. “Identifica el problema, que es significativo”.

La obesidad se vincula con aumentos en la diabetes, la hipertensión y el colesterol elevado, “que convergen en un aumento en el riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular”, advirtió.

El problema del peso de EE. UU. no se resolverá mediante una solución solo médica, dijeron Yang y Antman. Los políticos y autoridades a nivel federal, estatal y local tendrán que intervenir con políticas que aumenten el número de calorías que las personas queman y que reduzcan la cantidad de alimentos malsanos que consumen.

Por ejemplo, las comunidades deben adoptar planes que faciliten que la gente se desplace a pie o en bicicleta, en lugar sentarse en el coche, planteó Yang.

“EE. UU. es un país que depende mucho del coche. Sabemos que conducir el coche es una conducta sedentaria importante”, dijo. “Caminar o montar bicicleta con más frecuencia aumentaría la actividad física de todo el país”.

Los legisladores deben también encontrar formas de mejorar la disponibilidad de comida saludable y barata, dijo Antman. Ahora mismo, las comidas procesadas y las comidas rápidas que son ricas en azúcar, sal y grasas malsanas tienden a ser más asequibles y a estar más disponibles en las comunidades estadounidenses que las opciones más saludables.

“Las comidas rápidas son menos caras, de forma que los individuos que intentan alimentar a una familia grande podrían tender a comprarlas en lugar de los alimentos frescos, que son más difíciles de comprar y más costosos, y por tanto menos atractivos desde el punto de vista económico”, comentó.

FUENTES: Lin Yang, Ph.D., postdoctoral research associate, Washington University School of Medicine, St. Louis, Mo.; Elliott Antman, M.D., president, American Heart Association JAMA Internal Medicine

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=87167&uid=445164&fuente=inews

Investigan el papel de los antihipertensivos y el Alzheimer

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:25

El aumento de la presión arterial se asocia con menor riesgo de enfermedad de Alzheimer
Variantes genéticas que predicen una mayor presión arterial sistólica (PAS) se asocian con una mayor probabilidad de tomar la medicación antihipertensiva y con menor riesgo de enfermedad de Alzheimer (EA), según un estudio publicado en ‘Plos Medicine’.
El estudio, realizado por Robert Scott, de la Unidad de Epidemiología de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido; Soren Ostergaard, del Hospital Universitario de Aarhus, en Risskov, Dinamarca, y Shubhabrata Mukherjee, de la Universidad de Washington, en Seattle, Estados Unidos, y sus colegas sugiere que la presión sanguínea elevada o la terapia antihipertensiva pueden desempeñar un papel protector contra el desarrollo de Alzheimer.
Los estudios epidemiológicos han identificado varios factores de riesgo potenciales para la EA, pero la naturaleza causal de estas asociaciones no se ha establecido. Sin el conocimiento de la causa, no está claro si las intervenciones de salud sobre estos factores de riesgo pueden alterar el riesgo de Alzheimer.
Scott y sus colegas utilizaron una técnica de “aleatorización mendeliana” para probar si ciertos factores de riesgo modificables, incluyendo la presión arterial, el tabaquismo y los niveles de colesterol, podrían desempeñar un papel causal en el desarrollo de la EA. En la aleatorización mendeliana, la causalidad se infiere de las asociaciones entre variantes genéticas relacionadas con un factor de riesgo y el resultado de interés.
El uso de variantes de genes, que se heredan al azar y se mantienen durante toda la vida, mitiga el riesgo de que una asociación identificada esté mediada por un tercer factor de confusión en relación con la historia genética o el estilo de vida. Estos hallazgos sugieren que el aumento de la presión arterial se asocia con menor riesgo de EA, que puede estar relacionado con el efecto de la mayor exposición a la medicación antihipertensiva.
Como todos los estudios de aleatorización mendeliana, la fiabilidad de estos resultados depende de la capacidad de las variantes genéticas utilizadas en los análisis para predecir la presión arterial y la suposición de que estas variantes genéticas no afectan a otros factores de riesgo. Por otra parte, ya que el estudio incluyó una población exclusivamente europea, la asociación causal no puede ser válida para los grupos étnicos no europeos.
Dado que la hipertensión es un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular, los investigadores no apuestan por elevar la presión arterial, como medida para prevenir la EA. “Sin embargo -afirman los autores- ya que existe una fuerte asociación entre alta puntuación genética para PAS y la exposición a tratamientos antihipertensivos, hay una necesidad de evaluar el posible papel protector de algunas de estas sustancias contra el Alzheimer, independiente de sus efectos en la presión de la sangre”.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/133606/investigan-el-papel-de-los-antihipertensivos-y-el-alzheimer

Cuba es el primer país en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:17

La Organización Mundial de la Salud ha validado que el país caribeño ha sido el primero en lograr erradicar la transmisión en el embarazo o el parto de este virus y de la sífilis
Cada año, alrededor de 1,4 millones de mujeres con VIH se quedan embarazadas. Si no reciben tratamiento, las posibilidades de que transmitan el virus a su bebé durante la gestación, parto o lactancia oscilan entre el 15 y el 45 %. Así que lograr cortar este círculo vicioso que provoca la continuación de un virus que se lleva décadas combatiendo sin que aún se haya logrado una cura efectiva no es un desafío menor. Pero eso es lo que ha conseguido Cuba, tal como ha reconocido oficialmente este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En una ceremonia en la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS, la oficina regional de la OMS) en Washington, la OMS entregó a Cuba la primera certificación del mundo que avala que un país ha logrado el reto doble de eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH y, también, de la sífilis congénita.
“Se ha ganado una gran batalla en la lucha contra el sida”, celebró la directora de la OPS, Carissa Etienne. Eliminar la transmisión vertical del VIH “representa un gran paso para Cuba hacia una generación libre de sida”, agregó.
“La eliminación de la transmisión de un virus es uno de los mayores logros posibles en el campo de la salud”, coincidió también la directora general de la OMS, Margaret Chan, en un comunicado.
Se cree que Canadá, Estados Unidos y Puerto Rico también pueden haber eliminado la transmisión madre-hijo del VIH
El porcentaje de 15-45 % de posibilidades de transmisión del VIH de madre a hijo cae a solo 1 % si se dan retrovirales tanto a la madre como al hijo durante todas las fases en que se puede producir la transmisión. Según la OMS, el número de niños que nacen cada año con VIH se ha reducido a casi la mitad desde 2009, pasando de 400.000 a 240.000 en 2013.
Pero la cifra está muy lejos aún de la meta marcada para este mismo 2015: que se reduzca a menos de 40.000.
La batalla contra la transmisión maternoinfantil de la sífilis también tiene aún muchos retos por delante: cada año, casi un millón de mujeres embarazadas se infectan con sífilis, lo que puede provocar desde la muerte fetal o perinatal a infecciones neonatales graves. Todo ello, señala la OMS, cuando existen “opciones simples y rentables de detección y tratamiento relativamente rentables durante el embarazo”, como la penicilina, que pueden eliminar la mayor parte de esas complicaciones.
En Washington, en una ceremonia junto con el ministro cubano de Salud, Roberto Morales Ojeda, la directora de la OPS destacó la clave del hito cubano: la cobertura sanitaria universal y asequible.
El éxito de Cuba demuestra que es posible un acceso universal a la salud”, ha afirmado la directora de la Organización Panamericana de la Salud
“El éxito de Cuba demuestra que el acceso universal y la cobertura universal de salud son factibles y de hecho son la clave del éxito, incluso en contra de desafíos tan complejos como el VIH”, recalcó Etienne. A su lado, el director ejecutivo adjunto deONUSIDA, Luiz Loures, y el jefe de salud de UNICEF, Mickey Chopra, asentían.
Cuba disfruta de un servicio público de salud “gratuito, accesible regionalizado, integral y sin discriminación, basado en la atención primaria de salud”, resumió el ministro cubano esta parte clave del éxito ahora logrado, que también atribuyó a una “voluntad política” clave y la participación de las comunidades en los programas de atención y prevención.
Pero la premisa de la cobertura sanitaria universal y asequible va más allá de la larga lucha contra el sida, apostilló la jefa de la OPS.
La crisis desatada el año pasado por la epidemia de ébola “nos ha demostrado que si tienes un sistema de salud fuerte que está basado en atención primaria y acceso y cobertura sanitaria universales, puedes afrontar cualquier desafío, ya sea un desastre natural o enfermedades contagiosas”, señaló Etienne.
En el continente americano, la OMS-OPS ha estado trabajando desde 2010 en una iniciativa regional para eliminar la transmisión maternoinfantil de VIH y sífilis.
Aunque Cuba es el primer país que recibe esta certificación oficial, después de haber comenzado el proceso de validación hace un año, hay seis países o territorios que según la OPS también están en condiciones de ser validados porque habrían logrado eliminar tanto la transmisión de madre a hijo del VIH como la sífilis: las islas británicas en el Caribe de Anguila y Montserrat, Barbados, Canadá, Estados Unidos y Puerto Rico.
La OMS considera que un país ha eliminado la transmisión maternoinfantil del VIH cuando se registran menos de dos bebés infectados por cada cien nacidos de madres portadoras del virus. En el caso de la sífilis, es menos de un caso por cada 2.000 nacimientos vivos.
En el marco de la iniciativa de la OPS, Cuba ha implementado en los últimos años medidas como cuidado prenatal temprano y pruebas de VIH y sífilis tanto para las mujeres embarazadas como para los padres. También proporciona tratamiento a las mujeres que dan positivo y a sus bebés, además de fomentar medidas de prevención como el uso de preservativos, entre otros.
Como resultado, que ha redundado ahora en la certificación oficial de la OMS, en 2014 en Cuba solo se registraron los casos de dos bebés que nacieron con VIH y cinco más con sífilis congénita, una cifra por debajo de los mínimos para poder dar por logrado el objetivo de eliminar la transmisión maternoinfantil de estas enfermedades.
Pese a que el objetivo de la OMS es alentar a que los países continúen sus esfuerzos para cortar la transmisión vertical de estas enfermedades, los expertos pidieron no desatender las otras fases importantes de este problema, especialmente el tratamiento.
“El desafío no es solo la prevención, también lo es asegurar el derecho de los niños ya infectados a obtener el mejor tratamiento posible”, recordó el responsable de UNICEF.

http://elpais.com/elpais/2015/06/30/ciencia/1435677308_417885.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus